“La persona incorrecta” de Sara Herranz

«Vuelve Sara Herranz con una historia sorprendente y personajes más sofisticados.»
.

Cubierta de La persona incorrecta

Cubierta de: ‘La persona incorrecta’

La persona incorrecta es el segundo libro de Sara Herranz, una de las ilustradoras más relevantes del panorama español. Una nueva y sorprendente historia en la que el amor vuelve a ser protagonista, con personajes más sofisticados y una historia más madura.
Su primer libro, Todo lo que nunca te dije lo guardo aquí (Lunwerg 2015) resultó una auténtica revelación: un superventas que cuenta ya con varias reediciones y que también se ha publicado con éxito en Italia.
Este nuevo proyecto, La persona incorrecta, es la evolución natural de su estilo, con una trama más elaborada, reflexiones cargadas de madurez, y la incorporación de nuevas técnicas narrativas y elementos gráficos.

Los temas recurrentes de la obra de Sara Herranz vuelven a cautivar al público en una historia de pareja contada a través de dos puntos de vista. ¿Qué tienen en común estos dos personajes con vidas aparentemente diferentes? Tras separarse hace años, ambos siguen anhelando lo mismo: amar y ser amados.
“¿Crees que la nostalgia solo sirve para romantizar el pasado?”, se preguntan los personajes del nuevo libro de Sara Herranz. Cuando pasa el tiempo, los recuerdos se vuelven difusos, maduramos, anhelamos aquello que fuimos hace tiempo, y nos preguntamos “qué hubiese pasado si…”. Pero, ¿qué pasaría si años más tarde volvemos atrás?
Un viaje, la vuelta a la casa familiar, a los lugares que fueron abandonados. Todo sigue igual, pero nada es igual. Tú no eres igual. El tiempo ha pasado y, aunque los espacios parezcan los mismos, las personas han cambiado. Se producen los reencuentros y te cruzas con él. Las fiestas y las copas han dado paso a las responsabilidades y al trabajo. Todo es diferente… ¿o no?

Ilustración

Como suele ser habitual en el trabajo de Sara Herranz los protagonistas de esta historia podrían ser cualquiera de nosotros. Una ex pareja en la treintena que tras años sin verse se reencuentra y surgen los temas de siempre; reflexionan sobre su generación, sobre la tristeza, la felicidad, el amor o el sexo.
“Cumplir años me ha hecho reflexionar sobre el paso del tiempo. Con veinte no tienes pasado. Acabas de llegar. Cuando cruzas la barrera de los treinta comienzas a fijar la mirada en el retrovisor. Dentro de diez años tendremos más de cuarenta… ¿dónde estaremos entonces?”, se pregunta la protagonista. La persona incorrecta es un libro lleno de preguntas que van directas al lector y se clavan en su mente para hacerle reflexionar. 

Ilustración 2

En La persona incorrecta, la autora nos presenta ahora personajes que han crecido y cuyos recuerdos y heridas del pasado pesan en su memoria. Al igual que sus personajes han evolucionado y ganado profundidad, también lo ha hecho su estilo artístico. Aparecen las sombras y los volúmenes, en un giro que se acerca al realismo. Hay algo que sigue inamovible: su trazo negro, los jersey de rayas y las notas de color en rojo. Pero
ahora esas líneas ya no son tan gruesas y contundentes, sino que han dado lugar a líneas más finas y un dibujo a menudo abocetado.
Siguen presentes elementos habituales de la artista, como las escenas cotidianas, el entorno de la ciudad como un personaje más, los vagones de metro, el amor, el sexo… pero ahora representados de una forma más adulta, atrevida y cargada de erotismo.
La narrativa se vuelve algo más compleja y en ocasiones es puramente visual. La persona incorrecta bebe de diferentes géneros: páginas con clara influencia japonesa, superposiciones que nos sorprenden o detalles de elementos aislados son algunos de los recursos creativos al servicio de esta historia que habla del amor en la actualidad, de mensajes no respondidos y conversaciones leídas mil veces.

©Pablo Curto

©Pablo Curto

La autora:
Sara Herranz Millares, natural de Tenerife, estudió Comunicación Audiovisual en Santiago de Compostela. Continuó su camino en Madrid donde se especializó en realización televisiva. Tras acabar los estudios tuvo una crisis de identidad que sufrió al no encontrar empleo y no saber muy bien cómo encauzar su vida. A esto se sumó una dolorosa ruptura amorosa.
A raíz de esta mala etapa personal comenzó a dedicar tiempo a una de sus pasiones: dibujar. Decidió usar su afición al dibujo como salida de emergencia y así creó un blog personal donde volcar sus sentimientos. A partir de ese momento empezó con su página en tumblr a modo de diario. Su popularidad fue creciendo rápidamente en Internet casi sin darse cuenta.
Sara ha expuesto en Madrid, Barcelona y Tenerife, ha trabajado para marcas como Oysho, Ron Barceló, Vermut Yzaguirre, Loreak Mendian y diseñado portadas para editoriales como Mondadori o Alfaguara. Junto a una amiga, Sara Prieto, fue creativa de Brackets T-Shirts, una marca de camisetas y bolsos diferentes y con mensaje. Actualmente se dedica a la ilustración, el diseño gráfico y motion graphics. Vende láminas y originales en formato papel a través de su página web, aunque también ha participado en ferias como el Mercado Central de Diseño de Matadero Madrid.

El libro:
La persona incorrecta ha sido publicado por la Editorial Lunwerg en su Colección Ilustración. Encuadernado en tapa dura con sobrecubierta, tiene 224 páginas.

Cómpralo a través de este enlace con Casa del Libro.

Como complemento pongo un vídeo titulado Sara Herranz, el refugio de sus historias – Tendencias.tv

Para saber más:
http://www.sara-herranz.com/

Dibujo

 

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Cómics, libros ilustrados con viñetas, Literatura, Literatura, Narrativa

“Cuentos de Navidad. De los hermanos Grimm a Paul Auster”

«38 Cuentos de Navidad seleccionados por Marta Salís»
.

Cubierta de Cuentos de Navidad

Cubierta de: ‘Cuentos de Navidad’

La Navidad, siempre muy presente en la literatura, ha inspirado relatos magníficos, y son muchos los grandes escritores que se han acercado a ella desde diferentes perspectivas. Seguramente el primer cuento que la trató es del filósofo neoplatónico romano Celso quién en el siglo II, cuando los cristianos empezaban a celebrar el nacimientos de Cristo, escribió una versión del hecho sagrado en la que Cristo nace en Judea y es hijo de una campesina adúltera y un soldado romano llamado Pantero; en su obra Doctrina verdadera (según otros traductores, Discurso sobre la verdad).
Esta antología, sin embargo, parte de una tradición muy posterior y desde luego menos «apócrifa», más ligada a lo que la Navidad sigue significando hoy en el imaginario de Occidente
En esta antología se refleja la alegría, el sentido de comunidad, la excitación espiritual, la oportunidad de cambio, los deseos, la nostalgia e incluso el rechazo que estas fechas despiertan en muchos de nosotros, porque, si bien es cierto que la tradición invita a los buenos sentimientos, no lo es menos que se presta a una variedad sorprendente de estilos y de tonos: no faltan aquí ni el humor, ni la oscuridad, ni la crítica social, ni la fantasía, ni la tragedia.

Los 38 Cuentos de Navidad seleccionados por Marta Salís proceden de distintas tradiciones occidentales (anglosajona, germánica, nórdica, mediterránea, eslava). De los hermanos Grimm y E. T. A. Hoffmann hasta Joyce, Capote o Auster, y alternando clásicos como Canción de Navidad de DickensLa niña de los fósforos de Andersen con piezas poco conocidas e inéditas, este volumen abarca dos siglos de literatura navideña desde los ángulos más distintos y con las más diversas intenciones.

El recorrido por las distintas vivencias, paisajes, sentimientos y tradiciones, comienza por Jacob Wilhelm Grimm y termina con Paul Auster. La calidad del resto de autores, es incuestionable:

  • Jacob y Wilhelm Grimm: Los táleros de las estrellas (1812)
  • E. T. A. Hoffmann: La aventura de la noche de San Silvestre (1815)
  • Nathaniel Hawthorne: Las hermanas (1839)
  • Charles Dickens: Canción de Navidad (1843)
  • Charles Dickens: El cuento del pariente pobre (1852)
  • Hans Christian Andersen: La niña de los fósforos (1845)
  • Fiódor M. Dostoyevski: Un árbol de Navidad y una boda (1848)
  • Theodor Storm: Bajo el abeto (1862)
  • Bret Harte: De cómo Santa Claus visitó Simpson’s Bar (1872)
  • Zacharias Topelius: Ojo de Estrella (1873)
  • Alphonse Daudet: Las tres misas rezadas (1875)
  • Anthony Trollope: Catherine Carmichael o el paso de tres años (1878)
  • Guy de Maupassant: Cuento de Navidad (1882)
  • August Strindberg: Pal y Per (1882)
  • Nikolái S. Leskov: La fiera (1883)
  • Robert Louis Stevenson: Markheim (1884)
  • Amalie Skram: La Navidad de Karen (1885)
  • Antón P. Chéjov: Vanka (1886)
  • Sarah Orne Jewett: La Nochebuena de la señora Parkins (1890-1891)
  • Thomas Hardy: El despiste de una orquesta parroquial (1891)
  • Gustav Wied: Noche de paz, noche de amor… (1891)
  • Arthur Conan Doyle: La aventura del carbunclo azul (1892)
  • Léon Bloy: Navidad prusiana (1893)
  • Luigi Pirandello: Navidad en el Rin (1896)
  • Wladyslaw Reymont: Felices (1897)
  • Clarín (Leopoldo Alas): El rey Baltasar (1901)
  • Grazia Deledda: Mientras sopla el Levante (1902)
  • O. Henry: Un regalo de Navidad en el chaparral (1903)
  • Ramón María del Valle-Inclán: Nochebuena (1903)
  • Saki: La fiesta de Navidad de Reginald (1904)
  • G. K. Chesterton: Las Estrellas Voladoras (1911)
  • Emilia Pardo Bazán: La estrella blanca (1912)
  • James Joyce: Los muertos (1912)
  • Dino Buzzati: Cuento de Navidad (1945)
  • Dylan Thomas: La Navidad de un niño en Gales (1952)
  • Ray Bradbury: El regalo (1952)
  • Truman Capote: Una navidad (1982)
  • Paul Auster: El cuento de Navidad de Auggie Wren (1990)

De Berlín a Brooklyn, de un pueblecito sardo a un rancho del Lejano Oeste, de la Provenza a Nueva Zelanda, de un aristocrático salón a un pueblo de mineros, de Dublín a un cohete espacial…: en todos esos lugares veremos celebrar la Nochebuena, la Navidad, el día de San Esteban, la Nochevieja o el día de Reyes, y en todos ellos ocurrirá algo que ilustre el tradicional espíritu navideño… o bien lo desmienta.
El sentido religioso está muy presente en relatos como el de Zacharias Topelius, que trata de reconciliar las dos tradiciones pagana y cristiana, el de Dino Buzzati, que alterna lo devoto y lo absurdo, o el de Emilia Pardo Bazán, que reconstruye la historia de la adoración de los Reyes Magos; y, en un orden más terrenal, Alphonse Daudet, Léon Bloy y Ramón María del Valle-Inclán nos hablan, no sin ironía, de las costumbres del clero. Pero hay cuentos en los que la Navidad está completamente secularizada y no es más que un mero compromiso social donde se forjan o consolidan pactos mundanos (Dostoyevski), o donde se remueven anécdotas y episodios que afectan puramente a la vida íntima o personal («Los muertos» de Joyce): de ahí, por cierto, que figuren también en este volumen varios cuentos de intenso lirismo, como los de Luigi Pirandello y Dylan Thomas. Pero en la Navidad de Saki, por ejemplo, más que un compromiso, las fiestas navideñas son ya directamente un engorro.
Vamos, que hay donde elegir, pues la selección de 
Marta Salís es magnífica.

El libro:
Cuentos de Navidad. De los hermanos Grimm a Paul Auster ha sido publicado por Alba Editorial en su Colección Clásica Maior. Los traductores son Paula Brines, Mercedes Corral, María José Chuliá García, Celia Filipetto, Víctor Gallego Ballestero, Isabel Hernández, Maribel de Juan, José Luis López Muñoz, Cristina Marín Rubio, Catalina Martínez Muñoz, Carmen Montes Cano, Katarzyna Olszewska Sonnenberg, Blanca Ortiz Ostalé, Fernando Otero Macías, Marta Salís, Marta Sánchez-Nieves y Miguel Temprano García. Encuadernado en tapa dura con sobrecubierta, tiene 624 páginas.

Cómpralo a través de este enlace con Casa del Libro.

Para saber más:
La Navidad en Wikipedia.

feliznavidad

 

 

Deja un comentario

Archivado bajo Literatura, Literatura, Narrativa