“La ladrona de fruta: o Viaje de ida al interior del país”, de Peter Handke

«Peter Handke Premio Nobel de Literatura 2019»

Cubierta de: 'La ladrona de fruta'

Cubierta de: ‘La ladrona de fruta’

“Esta historia comenzó en uno de aquellos días de pleno verano en que uno anda descalzo por la hierba y por primera vez en el año es picado por una abeja. Me la tomé como una señal. ¿Una buena señal?, ¿una mala? Ni buena ni mala y en absoluto funesta, simplemente una señal. La picadura dio la la señal de partida. Es hora de que te pongas en camino. Aléjate del jardín y de la región. Vete. Ha llegado el momento de marchar.
[…]
Cuánto había vivido durante los tres días de su viaje al interior del país, y qué dramática había sido cada hora, aunque no ocurriera nada, y de qué manera, en todo momento, había estado algo en juego y, apenas tres días después, el claro mechón de verano en el pelo oscuro: extraño. ¿o quizá no? No, extraño. Permanentemente extraño. Eternamente extraño.”

Hay que leer con atención la ‘Nota de la traductora’ de Anna Montané que figura al final del libro y que nos da claves sobre la nueva novela de Peter Handke, pues él suele anunciar en sus libros los que proyecta escribir. La ladrona de fruta: o Viaje de ida al interior del país (2017), una obra que su autor ha calificado como «su última epopeya», sale a la luz quince años después de que la banquera protagonista de La pérdida de la imagen o Por la sierra de Gredos (2002) propusiera al escritor encargado de contar su historia «La ladrona de fruta» como un posible título, ya que, al fin  y al cabo, toda su vida había sido una ladrona crónica de fruta.

La última y esperada novela del Premio Nobel de Literatura 2019.

Alexia, a la que todos llaman la ladrona de fruta, va a emprender una «Expedición-de-una-sola-mujer» por la Picardía francesa en busca de su madre.

Antes de partir, su padre le da algunos consejos para el camino. Pero el relato no se inicia con Alexia, sino con el narrador, que parte un día de agosto de la «bahía de nadie»: ¿para qué?, ¿para observar a «la ladrona de fruta»?, ¿para acompañarla en silencio? No: para dar fe de sus experiencias y aventuras en su viaje iniciático.
La ladrona de frutas es Peter Handke en estado puro; la «Última epopeya» según su propia definición. Peter Handke, es todo un clásico contemporáneo de la literatura en lengua alemana. Sus libros, traducidos a más de 35 idiomas, han sido publicados en Alianza Editorial desde 1976.
En 2017 fue nombrado Doctor Honoris Causa por la Universidad de Alcalá de Henares. “Como todas las obras de Handke, La ladrona de fruta es un libro muy singular, uno que es consciente de su singularidad. Hay en él cosas maravillosas y extrañas y, como no podía ser de otro modo en un Perceval moderno, algunas heridas que la narración no puede sanar, sino a lo sumo cubrir.”

«No se habla de política, economía, pensamiento lucrativo, crítica social, reevaluación histórica, sociología, psicología. En cambio, es un retorno al mundo, como siempre ha sido, es y será, a la naturaleza, a sus propios sentimientos, a ver, oír, oler, sentir, saborear, a la gran humanidad y la empatía.»

Peter Handke

Peter Handke

El autor:
Peter Handke (Griffen, 6 de diciembre de 1942) es ya un clásico contemporáneo de la literatura en lengua alemana. Su medio centenar de novelas, ensayos y obras de teatro tienen en común la angustia de la soledad y la incomunicación, con un estilo original que no renuncia nunca a la creación verbal. También ha escrito algunos guiones cinematográficos para Wim Wenders y dirigió la película “La mujer zurda”, basada en su novela homónima. Entre los numerosos premios que ha recibido a lo largo de su carrera es de destacar el Georg Büchner, equivalente al Cervantes de las letras alemanas. La mayor parte de su obra está publicada en Alianza Editorial.

El libro:
La ladrona de fruta: o Viaje de ida al interior del país (título original: Die Obstdiebin, 2017) ha sido publicado por Alianza Editorial en su Colección Alianza Literaria. Traducción de Anna Montané Forasté. Encuadernado en rústica con solapas, tiene 387 páginas.

Cómpralo a través de este enlace con Casa del Libro.

Como complemento pongo un vídeo grabado por Javier Velasco de Todoliteratura durante la visita que Peter Handke hizo a España.

.
Para saber más:
Peter Handke en Wikipedia.

 

 

 

Deja un comentario

Archivado bajo Literatura, Literatura, Narrativa, Nombramientos y Premios

“El insólito final del señor Monroe”, de Dan Mooney

«La vejez es un reto, un desafío…
y esperanza…»

MaudyReseña escrita por Maudy Ventosa.

Cubierta de 'El insólito final del señor Monroe'

Cubierta de: ‘El insólito final del señor Monroe’

Dan Mooney, escritor y controlador aéreo, sabe mucho de ancianos, de vejez y, a pesar de ser tan joven, conoce y transmite bien las emociones que sienten las personas mayores. Todo el libro rezuma respeto y cariño por ellos; y no le cuesta escribirlo, porque se crió con sus abuelos. Siente cercano todo lo que les ocurre y tiene una sensibilidad especial para hacérnoslo sentir también a los lectores.

La vejez supone un reto porque puede haber muchas oportunidades aún; desafío porque tenemos que darles oportunidades en vez de enjaularlos, y esperanza sería poder hacer todo esto… darles medios para esta oportunidad.

Dan aprovecha cada minuto de su tiempo al máximo, y se siente privilegiado porque su trabajo le permite, al salir, tiempo para escribir, para jugar al rugby, para su grupo de teatro, y por supuesto, para su familia. Su mente está libre después de la máxima concentración que requiere ser controlador. Es una persona alegre, optimista y activo. Y muy implicado. Su libro, El insólito final del señor Monroe está lleno de toques de humor a pesar de tratar un tema tan delicado como la vida de unos ancianos en un asilo, la Residencia de Ancianos Hilltop. Personas que hasta ese momento eran autónomas, dueñas de su vida y de sus decisiones y que de repente dejan de llevar el control porque hemos creado un sistema que no les permite crecer ni seguir desarrollándose. Se sienten aislados, enjaulados, y lo que es peor, tratados como niños que tienen que portarse bien para recibir premios. Incluso hemos infantilizado el lenguaje sin darnos cuenta. Pero ellos sí. Es terrible para las personas que, aunque les fallan las fuerzas y tienen muchos achaques, conservan la mente lúcida.

El principal problema de Joel Monroe es que ha perdido la autonomía… todo está prohibido… hasta que Frank aparece. El primero se ha ido convirtiendo en un viejo quejoso y cascarrabias que discute con todos y se rebela contra las normas; que no se lleva bien con su hija y ha dejado que sus nietos se alejen de él; es una persona egoísta y solitaria que no admite que le digan cuando tiene que comer o acostarse. Es incapaz de sentir una mínima alegría ni atisbo de ilusión. Solo tiene un objetivo para ocupar su mente: poner fin a su vida a lo grande, de una manera en que todos recuerden quién fue en vida. Frank es todo lo contrario a pesar de ser algo mayor que Joel. Es un hombre vital y alegre que fue actor de culebrones. Galante, incluso seductor aunque trate de huir de un pasado, de unas vivencias que le han hecho mucho daño y que solo su amigo conocerá al final de sus correrías cuando ya han tomado más de una pinta… Dos personas, aparentemente opuestas a las que une la vejez y la soledad. Ninguno se resigna a su destino aunque lo manifiesten de manera diferente.

A Joel, la llegada de Frank no solo le entretiene, le hace tener otro punto de vista, le distrae, le hace acceder a situaciones y sitios a los que él solo no habría llegado. El señor Monroe no abandona su sentimiento de duelo permanente después de perder a su mujer y a su último compañero de habitación, por eso su amargura es constante, porque se centra en el dolor, en sus pérdidas, en lo negativo. Su vida es el y su amargura… todo lo suyo se centra en él, en lo negativo. Fran le lleva a otro mundo, a saber apreciar otras situaciones, no solo las suyas propias.

Es una novela tierna y dramática a la vez que te obliga a reflexionar sobre el presente y el futuro; sobre la vida de las personas que están llegando al final y que ya no tienen esperanzas ni sueños, y algunos, ni recuerdos. Restringimos su libertad, su sexualidad, su autonomía. El insólito final del señor Monroe habla de amistad, de soledad, de pérdida, de separación, de homosexualidad, de solidaridad… y de humor. Es su presente y nuestro futuro.

Dan, fue una entrevista agradable, entrañable y divertida. Tu novela de personajes fuertes me ha tocado el corazón.

Personajes:

  • Joel Monroe vive en la residencia para ancianos Hilltop. Tiene ochenta años largos y aún conserva su postura y buen aspecto gracias a su trabajo anterior –mecánico-, a jugar al fútbol… y a las indicaciones de su padre también. Odia que le digan lo que tiene que hacer. Se abandona tras la muerte de su mujer. Porque se siente solo e inútil…
  • Frank Adams –nombre artístico Frank de Selby– es un hombre risueño, de naturaleza enérgica y vital. Gesticula al hablar y se ríe de forma estruendosa. Tras la máscara del actor de culebrones, se esconde el verdadero Frank, un hombre solitario, una criatura aislada y vulnerable..
  • Lucey era la mujer de Joel. Enérgica y radiante; sonreía y transmitía calidez. Ella embellecía la residencia y el quería que la muerte le eligiera antes que a ella… Había sido el verdadero eje de la familia…
  • El señor Miller llevaba dos años en cama y era el compañero ideal para Joel porque no protestaba no se enfadaba… aunque tenia una pésima conversación. Es un cadáver-que-no-es-tal.
  • El enfermero Liam odia que Joel le llame muchacho. Su aspecto es de persona mayor siendo aún joven… Intenta ponerse en la piel y comprender las emociones del viejo cascarrabias
  • La Rino es la enfermera jefe. Dura e implacable. Gobierna la residencia con mucha autoridad. Es una mujer diminuta que le da órdenes como si fuera un niño, no un hombre.
  • Jim El Poderoso fue alcalde de Jim Lincoln. Fue un hombre poderoso que ahora va encorvado y que ha perdido la cabeza, aunque siempre gana cuando juega al ajedrez con Joel.
  • Una Clarke es formal y remilgada y se pone la ropa que Lucey le regaló. Era una mujer atractiva que no aparentaba haberse rendido aún al malestar general.
  • Eva es la hija de Joel. Cuando ocurría algo siempre acudía a su madre. Es una mujer hermosa y ha sido padre y madre de sus hijos. Joel siente que quiere tenerle controlado. Eva busca su bien… acaba confiando en él porque no es demasiado tarde. Lo harán juntos.
  • Lily y Chris son los nietos de Joel, y ha pasado mucho tiempo desde que era su favorito…y la grieta entre ellos ha ido creciendo. La oportunidad de sentir otra vez su admiración se acabará presentando. Son fantásticos.

Angélica es la enfermera filipina de voz suave; la sensación de libertad; Karl, otro enfermero corpulento y jovial; y Tony, pareja de Eva; y más…. que tendrás que descubrir.

SINOPSIS:
“Si vas a terminar con todo, más vale que lo hagas a lo grande. Nada de tirarse de un puente. Es indigno de hombres de nuestra solera. O lo haces a lo grande o no lo hagas. Tiene que ser algo profundo, teatral, maravilloso, un compendio de todo. Algo que deje huella, algo de lo que se hable, de lo que se siga hablando”
Joel vive en la Residencia de Ancianos Hilltop y la odia con toda su alma. Solo hay otra cosa que odie con más fuerza, y es que le digan lo que tiene que hacer y cuándo debe hacerlo. Cuándo tiene que comer, cuándo es hora de irse a la cama, cuándo debe tomarse las pastillas Junto a su nuevo compañero de habitación, Frank, un actor de culebrones retirado, emprenderá la más singular de las aventuras: la de poner fin a su vida de una manera digna. En el transcurso de esta misión suicida, Joel y Frank descubrirán que quizá nunca es demasiado tarde para experimentar la magia de los primeros momentos, y es que cuando piensas que todo ha pasado, la vida te regala una última y gran aventura.

Dan Mooney junto a Maudy Ventosa.

Dan Mooney junto a Maudy Ventosa

El autor:
Dan Mooney es escritor, controlador aéreo y director de cine amateur. Es un gran amante del teatro, del rugby y de los gatos. Empezó a publicar a los 10 años, cuando escribió su primera pieza de ficción para un periódico local, y desde entonces no ha parado de escribir. Es autor de Me, Myself and Them (2017). Vive en Limerick, Irlanda.

El libro:
El insólito final del señor Monroe (título original: The Great Unexpected, 2019) ha sido publicado por la Editorial Catedral. Traducción de Milo Krmpotic, 2019. Encuadernado en rústica, tiene 336 páginas.

Cómpralo a través de este enlace con Casa del Libro.

Como complemento pongo un vídeo grabado por Maudy Ventosa en el que Dan Mooney nos habla de su libro El insólito final del señor Monroe.

.
Para saber más:
https://twitter.com/danielmoonbags
http://danmooneyauthor.com/

Deja un comentario

Archivado bajo Literatura, Literatura, Narrativa, Por Maudy Ventosa