“Una vida mágica” de Diana Wynne Jones

Para jóvenes a partir de 12 años.

“Los mundos de Chrestomanci”
Una historia de magia, amistad y justicia, en un mundo dominado por brujos y hechiceros

Cubierta de: Una vida mágica

Cubierta de: Una vida mágica

Una vida mágica es el primer libro de una serie de siete que su autora (que estudió en Oxford, en St. Anne College  donde asistió a conferencias de C.S. Lewis y Tolkien) denominó Los mundos de Chrestomanci.  Diana Wynne Jones aconsejó a todos sus lectores que para entender bien las historias de Los mundos de Chrestomanci leyeran en primer lugar Una vida mágica (Charmed Life, 1977). A este primer libro le siguieron: Los magos de Caprona (The Magicians of Caprona, 1980);  Semana bruja (Witch Week, 1982); Las vidas de Christopher Chant (The Lives of Christopher Chant, 1988); y la serie continua con los siguientes libros todavía no publicados en España: Mixed Magics (2000); Conrad’s Fate (2005) y The Pinhoe Egg (2006) y que me gustaría que alguna editorial los publicara, y si es Anaya… pues mejor que mejor.
Los mundos de Chrestomanci, creados por Diana Wynne Jones, es un entramado de universos paralelos muy parecidos entre sí. Sus argumentos son complejos pero se desarrollan con claridad y, a la vez, presentan con naturalidad convincente la fusión de lo cotidiano y lo mágico. Algo parece haber tomado de su ingenio J. K. Rowling a la hora de presentar conjuros y sus efectos. Todos estos universos paralelos son variaciones del mundo que conocemos en diferentes épocas, con magia o sin magia. Y todos nosotros tenemos una vida distinta en cada uno de los mundos… salvo el Chrestomanci, que tiene siete.
Chrestomanci no es un nombre propio, sino un título. El Chrestomanci es el brujo más poderoso de los mundos, aquél que comprende varias vidas en una sola y que por eso tiene el poder de viajar entre los mundos y la responsabilidad de corregir sus errores de funcionamiento para garantizar el orden en todos ellos.

La historia es fascinante. Gwendolen, una joven con poderes mágicos, y Eric Chant, apodado”Gato“, pasan de ser unos pobres huérfanos que viven con una bruja a vivir en el lujoso castillo del señor Chrestomanci. Allí les ocurrirán cosas increíbles, se descubrirá el malévolo plan de Gwendolen y otros brujos para dominar otros mundos. Gato y la familia Chrestomanci tratarán de impedirlo…
Gwendolen y Eric Chant, conocido como”Gato“, son dos hermanos huérfanos, que al morir sus padres en un accidente marítimo se quedan a vivir con la señora Sharp, una bruja vecina. La señora Sharp es consciente de que Gwendolen posee grandes poderes mágicos, y la ayuda para su preparación como bruja. Sin embargo, un día aparece un hombre adinerado, el señor Chrestomanci que ofrece a los chicos la posibilidad de vivir en su castillo. Gwendolen, sabiendo que eso la abriría las puertas para una vida plena de riquezas y poder, acepta encantada, pero Gato no está muy convencido. Cuando llegan al castillo, empiezan las desilusiones de Gwendolen, ya que nadie allí reconoce sus increíbles dotes. Incluso le prohíben el uso de la magia. En venganza, Gwendolen, utilizando sus poderes, hace la vida imposible al señor Chrestomanci, a su esposa, a los hijos de éstos, Julia y Roger, y a los demás habitantes del castillo. Un día la chica desaparece y en su lugar aparece Janet, una chica normal pero idéntica a Gwendolen, que carece de poderes y que proviene de otro mundo. Solo Gato y Janet saben la verdad: Gwendolen ha hecho un conjuro para desaparecer de allí y en su lugar ha dejado a Janet como su sustituta. Pronto Janet y Gato descubren que Gwendolen trama algo terrible, junto a otros hechiceros y brujos. Intenta abrir las puertas de los numerosos mundos existentes para poder entrar en ellos y dominar con su magia a todos. El señor Chrestomanci y su familia, con la ayuda de Janet y de Gato, que resulta ser un encantador muy poderoso y que dispone de nueve vidas en los diferentes mundos, consiguen detener el malévolo plan de Gwendolen y sus aliados. Tras su victoria, Gato se configura como el sucesor de Chrestomanci, título correspondiente a un funcionario del Estado que protege al mundo para que no sea gobernado totalmente por los brujos. En realidad, éste había sido el propósito del señor Chrestomanci cuando fue a buscar a Gwendolen y a Gato para que vivieran en su castillo. Al final, Janet se queda en el mundo de Gato, donde se siente muy a gusto, para no volver jamás a su anterior mundo.

Una vida mágica de Diana Wynne Jones nos permite observar varias cosas. La primera es  que todo el libro es un canto a la fantasía, pero esta cualidad está mostrada, como en las buenas obras de este género, con sus reglas, algo que diferencia los libros valiosos de los que son solo fantasiosos. Y otro tema importante es el de la justicia. Cuando Chrestomanci decide intervenir ante la insolencia de Gwendolin y sus continuas provocaciones, y quitarle sus poderes de bruja, se evidencia el imperio de la justicia, y de los límites en la educación, algo tan necesario para un crecimiento equilibrado y que tanta falta hace a los niños.

Diana con su gata Dorabella

Diana con su gata Dorabella

La autora:
Diana Wynne Jones nació en Londres el 16 de agosto de 1934, donde pasó su infancia antes de trasladarse con su familia a Essex. Estudió Filología Inglesa en la Universidad de Oxford. Allí asistió a las clases de J.R.R. Tolkien y C.S. Lewis. Su primer libro infantil fue publicado en 1973. Escribió más de cuarenta obras, que han sido traducidas a cerca de treinta idiomas. Gozó de gran prestigio internacional, buena cuenta de ello son los numerosos premios recibidos a lo largo de su carrera, entre ellos el Mythopoetic Fantasy Award for Children’s Literature, en dos ocasiones (1996 y 1999), o el World Fantasy Award for Life Achievement (2007). Su novela El castillo ambulante fue llevada al cine por el director japonés Hayao Miyazaki. Falleció en el año 2011 en Bristol.

El libro:
Una vida mágica (título original: Charmed Life, 1977) ha sido publicado por la Editorial Anaya en su Colección Clasicos Modernos. Traducido del inglés por Elena Abós, 2015. Encuadernado en rústica con solapas, tiene 265 páginas.

Cómpralo a través de este enlace con Casa del Libro.

Para saber más:

Los personajes

Eric.
Llamado por todos Gato, vive pegado a su hermana, pues la orfandad y sus escasas capacidades como brujo le hacen ser un niño retraído e inseguro.

Gwendolen.
Hermana mayor de Gato. La muchacha, arrogante y consciente de sus altos poderes como bruja, es caprichosa y desea hacer siempre lo que le apetece, sin importarle nada lo que piensen o sientan los demás.

La señora Sharp.
Es la anciana vecina que se ocupa de los pequeños cuando quedan huérfanos hasta que marchan al castillo de Chrestomanci, y sus poderes de bruja son más bien mediocres.

Chrestomanci. 
Es el gran brujo, señor del castillo, que vive con sus hijos y su mujer, y ejerce la autoridad sobre toda la comunidad de brujos y brujas, haciendo valer sus capacidades. Es un hombre justo, pero severo.

Julia y Roger.
Son los hijos de Chrestomanci, dos niños sin capacidades de brujería, dóciles, que hacen los que se les manda y que están asustados por la insolencia de su prima Gwendolen.

La señora Millie.
Esposa de Chrestomanci y madre de Julia y Roger, es una mujer afable y cuidadosa de sus hijos, que no tendrá reparo en acoger a Gwendolen y Gato en su casa, siempre y cuando esta se comporte debidamente.

Janet. 
Es el doble de Gwendolen que pertenece a nuestro mundo. Tiene un carácter afable y carece absolutamente de poderes.

 

Deja un comentario

Archivado bajo Literatura, Literatura infantil y Juvenil

“Robinson Crusoe” de Daniel Defoe

«La vida e increíbles aventuras de Robinson Crusoe, de York, marinero, quien vivió veintiocho años completamente solo en una isla deshabitada en las costas de América, cerca de la desembocadura del gran río Orinoco; habiendo sido arrastrado a la orilla tras un naufragio, en el cual todos los hombres murieron menos él. Con una explicación de cómo al final fue insólitamente liberado por piratas. Escrito por él mismo».

Cubierta de: Robinson Crusoe

Cubierta de: Robinson Crusoe

Este título tan largo que figura más arriba, es el título original tal y como aparece en la portada de la primera edición inglesa publicada por la Editorial W. Taylor, con ilustraciones de John Pine, el 25 de abril de 1719. Afortunadamente ahora conocemos la novela con el título corto, Robinson Crusoe,  escrita por  un Daniel Defoe que rondaba los sesenta años y que hasta ese momento había sido calcetero, mercader, aventurero que había participado en la rebelión del duque de Monmouth contra el rey Jaime II y que milagrosamente escapó del sangriento castigo impuesto a los rebeldes, incauto especulador cuyas erradas inversiones lo condujeron a la bancarrota, autor de panfletos satíricos por los que fue condenado a la cárcel, secretario de hombres políticos adinerados y poderosos, escritor de tratados religiosos y económicos, y talentoso novelista según nos cuenta en el prólogo Alberto Manguel.
Esta novela cuenta el naufragio de un hombre en una isla desierta y las aventuras que vivió en ella. El autor pudo basar su novela en la historia real del naufragio del marinero escocés Alexander Selkirk y del marinero español Pedro Serrano, y de los hechos reales que les ocurrieron.
El marinero escocés, Alexander Selkirk, fue rescatado en 1709 tras pasar cuatro años en una isla desierta que hoy lleva su nombre, en el archipiélago Juan Fernández, frente a Chile, donde también está la isla Robinson Crusoe, que pasó a llamarse así en honor a la fama mundial de la pieza literaria.
El otro náufrago, un capitán de marina español llamado Pedro Serrano, que siendo el único superviviente del naufragio de un patache español en un banco de arena del mar Caribe, pasó ocho años aislado hasta que fue rescatado en 1534. El banco de arena sigue existiendo hoy, con el nombre de banco Serrana.
Robinson Crusoe es la clásica novela de aventuras por antonomasia, y está considerada como la primera novela inglesa.

Portada de la 1ª edición de Robinson Crusoe

Portada de la 1ª edición de Robinson Crusoe

Manguel en el prólogo nos ofrece los pensamientos de dos gigantes de la literatura universal como son Jorge Luis Borges y Virginia Wolf.
Borges imaginó que Selkirk (o Robinson), ya rescatado y viviendo en Inglaterra, seguiría pensando en ese otro «yo» anclado para siempre a su isla desierta. Borges ofrece a Selkirk estas palabras a guisa de conclusión: 
¿Y cómo haré para que aquel otro sepa que estoy aquí, salvado, entre mi gente?”.
Y Virginia Woolf escribió que Robinson «es incapaz de entusiasmo»: todo se le presenta como se le presentaría a una inteligencia naturalmente cautelosa, aprehensiva y convencional. Todo lo sabe hacer: construir su casa, alzar una empalizada, dibujar mapas del territorio virgen, curtir la piel de cabra y hacerse un traje, plantar trigo, fabricar vasijas de barro, cocinar. ¡Tantas ocupaciones para la mayor gloria de su Majestad Británica y que nadie se entere! Karl Marx, en El capital, anota que todas estas actividades de Robinson no son nada más (y nada menos) que modalidades diferentes de la labor humana. Hay que reconocer que Manguel ha escrito un gran prólogo.

El argumento es de (casi) todos conocido. Robinson Crusoe es un marinero de York que, en una expedición por África en barco, es capturado por unos piratas y se convierte en esclavo. Consigue escapar y es ayudado por un capitán de marina portugués, Rubén Catalin, que se dirige a Brasil. En este último lugar se establece por un tiempo pero surge la opción de navegar nuevamente a África en busca de negros para asistir las necesidades domésticas de él y un grupo de inmigrantes en Brasil; es allí donde el barco naufraga y es el único superviviente, logrando llegar a una isla de la que parece ser el único habitante. Como medio para sobrevivir, toma todas aquellas armas y provisiones del barco que necesita, a la espera de ser rescatado. Cuando por fin empieza a adaptarse a la soledad (gracias, entre otras cosas, a su conversión al cristianismo) e instalarse en la isla, descubre que no está solo en ella, ya que una tribu indígena caníbal reside allí. Crusoe inmediatamente considera a los indígenas como enemigos, y ayuda a escapar a uno de sus prisioneros que estaba a punto de ser ejecutado. Como se han conocido un viernes, Crusoe le llama “Viernes” y forjan una sincera amistad, a pesar de que no coinciden ni en el idioma ni en la cultura. Juntos deciden ayudar a los demás prisioneros capturados por los indígenas, uno de los cuales es un español que también es un náufrago que aguarda la llegada de un barco.

A pesar de estar escrita en primera persona, el hecho de contar acontecimientos lejanos en el tiempo, hace que el estilo sea sencillo y poco dado a la subjetividad, dando más importancia a los sucesos que a los sentimientos del propio protagonista. Da la sensación de que Crusoe apenas pensaba: actuaba. Esto decrementa la verosimilitud del texto, presentando a un personaje beatificado y engrandecido por el relato. No obstante, llama la atención cuando Crusoe se autoproclama rey de la isla, entrando en unos matices políticos. Y también es curioso que, a pesar de que el marino toma dinero del barco, éste es completamente inútil en la isla, mientras que las herramientas y provisiones son tremendamente valiosas y fundamentales para su supervivencia en el lugar.

Daniel Defoe

Daniel Defoe

El autor:
Daniel Defoe, (nacido Daniel Foe) nació entre 1659 y 1661, posiblemente el 10 de octubre de 1660 en las cercanías de Londres, Inglaterra, y falleció el 24 de abril de 1731 en Londres. Comerciante, periodista, narrador y autor de textos políticos, ocupa un lugar preeminente en la historia de la cultura occidental como pionero de la prensa económica, pero sobre todo en tanto creador de la ficción realista como género literario. Implicado y comprometido con las grandes batallas políticas de su tiempo, en 1865 fue indultado tras ser condenado por su participación en la rebelión del duque de Monmouth, en 1688 apoyó a Guillermo III de Orange en la conocida como Revolución Gloriosa, y en 1703 acabó en la prisión de Newgate por su panfleto político “El camino más corto con los disidentes”, en el que arremetía contra los tories. Su dedicación al comercio, que le llevó en dos ocasiones a declararse en bancarrota, hizo también que visitara diversas ciudades de la península Ibérica (Cádiz, Oporto, Lisboa…). Obras como Vida, aventuras y piratería del célebre capitán Singleton (1720), Fortuna y adversidades de la famosa Moll Flanders (1722), Diario del año de la peste (1722), Roxana o la amante afortunada (1722), Historia política del Diablo (1726) e Historias de piratas (1728)  bastarían para situarlo en un lugar de honor de la historia de la literatura en lengua inglesa, pero los tres libros dedicados a Robinson Crusoe lo convierten además en uno de los clásicos más fructíferos y populares de la literatura universal y, en palabras de James Joyce, en “el padre de la novela inglesa”. 

El libro:
Robinson Crusoe (título original: The Life and Strange Surprising Adventures of Robinson Crusoe, of york, Mariner, 1719) ha sido publicada por la Editorial Siruela en su Colección Tiempo de Clásicos, 20. Traducido del inglés por Carlos Pujol Jaumandreu. Prólogo de Alberto Manguel. Encuadernado en rústica con solapas, tiene 334 páginas.

Cómpralo a través de este enlace con Casa del Libro.

Como complemento pongo el vídeo de la película Robinson Crusoe, en inglés con subtítulos en español, que en el año 1954 dirigió Luis Buñuel.

Robinson Crusoe. Luis Buñuel, 1954 

Para saber más:

http://en.wikipedia.org/wiki/Robinson_Crusoe

Deja un comentario

Archivado bajo Literatura, Literatura, Narrativa