“Crónicas Marcianas”, de Ray Bradbury (Edición especial 60 aniversario)

«Ediciones Minotauro cumple 60 años y lo celebra con una edición especial, en edición limitada a 2.300 ejemplares, del primer libro que publicó en agosto de 1955: Crónicas Marcianas, de Ray Bradbury»

Cubierta de: Crónicas Marcianas. Edición especial 60 aniversario

Cubierta de: Crónicas Marcianas. Edición especial 60 aniversario

“¿Qué ha hecho este hombre de Illinois, me pregunto, al cerrar las páginas de su libro, para que episodios de la conquista de otro planeta me llenen de terror y de soledad?” [Jorge Luis Borges (Prólogo)]

Crónicas marcianas es una serie de relatos que carecen de una línea argumental lineal fija, pero la referencia contextual y temporal es la misma en todos ellos. Narra la llegada a Marte y la colonización del planeta por parte de los humanos.
Publicado en 1950, Crónicas marcianas (reconocido junto a Fahrenheit 451 como uno de los mejores libros de Bradbury) abunda en descripciones poéticas y melancólicas de Marte y los marcianos, y de la sociedad estadounidense en la época de Bradbury. Si bien el libro se titula Crónicas marcianas, en él se tratan temas perennes de toda la humanidad: la guerra y el impulso autodestructivo del hombre, el racismo, tanto hacia los marcianos (Fuera de temporada) como hacia otras personas (Un camino a través del aire), y la pequeñez del hombre ante la naturaleza y el universo (Vendrán lluvias suaves).

“Sobre el planeta rojo –que su profecía nos revela como un desierto de vaga arena azul, con ruinas de ciudades ajedrezadas y ocasos amarillos y antiguos barcos para andar por la arena”. [Jorge Luis Borges (Prólogo)]

Cubierta de: Crónicas marcianas. Edición 1955 Minotauro Argentina

Cubierta de: Crónicas marcianas. Edición 1955 Minotauro Argentina

Esta colección de relatos recoge la crónica de la colonización de Marte por parte de una humanidad que huye de un mundo al borde de la destrucción. Los colonos llevan consigo sus deseos más íntimos y el sueño de reproducir en el Planeta Rojo una civilización de perritos calientes, cómodos sofás y limonada en el porche al atardecer. Pero su equipaje incluye también los miedos ancestrales, que se traducen en odio a lo diferente, y las enfermedades que diezmarán a los marcianos.
Ray Bradbury se consolidó como escritor con esta obra, ahora un clásico de las letras norteamericanas, con su estilo rico, inmediato y conmovedor, que le ha valido el apelativo de poeta de la ciencia ficción. Bradbury se traslada al futuro para iluminar el presente y explorar la naturaleza humana.
Esta edición especial 60 aniversario, limitada y numerada, incluye dos relatos nuevos (“El desierto“, inédito en castellano, y “Los globos de fuego“) y dos prólogos que no aparecían en la edición original (uno de John Scalzi y otro del mismo Ray Bradbury), además de cuatro ilustraciones del artista Edward Miller. Sigue manteniendo el prólogo de Jorge Luis Borges.

Ediciones Minotauro fue creada en 1955 por el editor Francisco Porrúa en Buenos Aires. El primer libro que publicó la editorial fue Crónicas marcianas de Ray Bradbury. Con el paso de los años, fue incorporando autores tan emblemáticos como Ursula K. Le Guin, J. G. Ballard, Philip K. Dick o Anthony Burgess, convirtiéndose en referente indiscutible de la ciencia ficción y la fantasía en lengua castellana. La incorporación a su catálogo en 1977 del primer volumen de la trilogía El Señor de los Anillos de J.R.R. Tolkien, que fue completada en 1980, representó un hito en la historia del sello.

“–Es bueno renovar nuestra capacidad de asombro –dijo el filósofo–. Los viajes interplanetarios nos han devuelto a la infancia”. [Ray Bradbury, Crónicas marcianas]

Tengo que hacer notar tres cosas.
Primera: la menos importante pero podía haber sido un puntazo. Me habría gustado que la Editorial Minotauro hubiera mantenido la cubierta original de la edición de 1955.
Segunda: Esta si es importante. ¿Como es posible que falte el índice en esta edición? ¡Imperdonable!
Tercera: Y esta es la que más me sorprende. Subterranean Press y PS Publishing encargaron a Les Edwards para la edición definitiva de Crónicas marcianas CINCO láminas, de las cuales solo figuran CUATRO en el libro. Pero no hay problema, pues yo os muestro cual es la que falta: Corresponde al capítulo Aunque siga brillando la luna.

Crónicas Marcianas; Aunque siga brillando la luna

Crónicas Marcianas; Aunque siga brillando la luna

Ray Bradbury

Ray Bradbury

El autor:
Ray Douglas Bradbury nació en Waukegan, Illinois, el  22 de agosto de 1920, y residió desde 1934 en Los Ángeles, ciudad en la que falleció el 5 de junio de 2012. Bradbury fue un ávido lector en su juventud además de un escritor aficionado. Sus primeros trabajos los vendió a revistas a comienzos de los 40. Entre novelas, colecciones de cuentos, poemas y obras de teatro, publicó más de treinta libros. También desarrolló una amplia actividad en el mundo del cine y de la televisión y entre sus trabajos destaca su labor como guionista de la película de John Huston Moby Dick (1956). Algunas de sus obras han sido adaptadas en los programas de televisión The Twilight Zone y el Ray Bradbury Theater. En 1989 fue nombrado Gran Maestro de la SFWA (Asociación de Autores de Ciencia Ficción Norteamericanos) y en 1999 recibió el SF Hall of Fame por toda su carrera.
A lo largo de su vida también usó varios seudónimos: Edward Banks, William Elliott, D.R. Banat, Leonard Douglas, Leonard Spaulding y Brett Sterling.

El libro:
Crónicas marcianas. Edición especial 60 aniversario (título original: The Martian Chronicles, 1950) ha sido publicado por la Editorial Minotaruro en su Colección Biblioteca Ray Bradbury. Traducción de Francisco Abelenda, 1995; Miguel Antón ha traducido el prólogo de John Scalzi, la introducción de Ray Bradbury y el relato El desierto, 2015.  Encuadernado en tapa dura con sobrecubierta. Tiene 351 páginas.

Cómpralo a través de este enlace con Casa del Libro.

Como complemento pongo un vídeo en inglés realizado en 1963 sobre Ray Bradbury, por David L. Wolper, titulado Story of a Writer.

Para saber más:

http://www.raybradbury.com/

Las otras cuatro láminas de Les Edwards incluidas en el libro.

Crónicas marcianas; La Tercera Expedición.

Crónicas marcianas; La Tercera Expedición.

Crónicas marcianas. Las langostas plateadas

Crónicas marcianas. Las langostas plateadas

Crónicas marcianas; Fuera de temporada

Crónicas marcianas; Fuera de temporada

Crónicas marcianas; Vendrán lluvias suaves

Crónicas marcianas; Vendrán lluvias suaves

1 comentario

Archivado bajo Literatura, Literatura, Narrativa, Literatura. Fantasía y Ciencia Ficción

“Un buen hijo”, de Pascal Bruckner

Le suplico (a Dios), que provoque la muerte de mi padre, si es posible en accidente de coche. Un freno que falla en una cuesta, una placa de hielo, un árbol, lo que Le parezca mejor.
«Dios mío, os dejo la elección del accidente, pero haced que mi padre se mate.»

Cubierta de: Un buen hijo

Cubierta de: Un buen hijo

Estas frases las pronuncia cada noche Pascal Brukner cuando se va a acostar. Están en el prólogo del libro y marcan esta portentosa autobiografía.
En teoría siempre es fácil para un hijo hablar de su padre, pero cuando su padre es un tirano doméstico que maltrata, golpea y humilla a su madre, que es antisemita, racista, odia a los Hermanos Marx y a Charles Chaplin, y es un fiel seguidor de Hitler, la cosa se complica.
Eso es lo que le ocurre a Pascal Brukner y que relata de forma magistral en Un buen hijo, aunque también se podía hacer titulado Un mal padre. Semejante conflicto filial da paso a una maravillosa novela de formación, personal e intelectual, de quien es uno de los escritores más sólidos y controvertidos del panorama actual de las letras francesas.

“Aquel hombre timorato, doblegado ante cualquier autoridad, débil ante los fuertes y despiadado con los débiles, adoraba la brutalidad de algunos salvajes, porque era incapaz de ella”.

El hijo adulto se enfrenta en primera persona y sin ningún tipo de máscara narrativa a un personaje por el que siente, a un tiempo, rechazo y compasión, en un relato que nace del odio pero que va adquiriendo un inesperado y reconfortante tinte de ternura. Semejante giro acaba por sorprender al propio narrador. Bruckner no puede culminar su particular condena al padre, y ve cómo el inspirador rencor de partida se va derritiendo para dejar paso a un tímido cariño, que no comprensión, y a la certeza definitiva de que no es posible juzgar de forma absoluta los comportamientos ajenos.

“Solo tengo una certidumbre: mi padre me permitió pensar mejor pensando contra él. Yo soy su derrota: ese es el regalo más hermoso que me hizo”.

Quiero terminar con una frase que figura en la página 217 y que sirve a modo de corolario: “El mundo es una llamada y una promesa: en todas partes hay seres sobresalientes, obras maestras que descubrir. Hay demasiadas cosas que desear, demasiadas cosas que aprender y muchas páginas por escribir. Mientras sigamos creyendo, mientras sigamos queriendo, estamos vivos”.

Es de destacar la Introducción de Juan Manuel Bonet, y la traducción de Lluís Maria Todó.

El autor:

Pascal Bruckner

Pascal Bruckner

Pascal Bruckner, filósofo, ensayista y novelista francés, nació en París en 1948, en el seno de una familia mitad protestante, mitad católica. La vida de Pascal Bruckner está marcada por la contradicción y el espíritu provocador.
Debido a su naturaleza enfermiza, pasó gran parte de su infancia en Suiza, alejado de un ambiente familiar opresivo, y más tarde en la ciudad de Lyon, para acabar regresando, ya con diecisiete años, de nuevo a París. Cursó el bachillerato con los jesuitas, en el prestigioso Lycée Henri-IV, institución que se precia de tener entre sus antiguos alumnos a personalidades de la talla de Alfred de Musset, Prosper Mérimée, Michel Foucault o el propio Jean-Paul Sartre. Anticlerical confeso, fantasea allí con la idea de consagrar su vida a Dios, vocación que se ve sustituida por la Filosofía, que acaba estudiando en la Universidad de París I y VII y en la École Pratique des Hautes Études, y que culmina con un máster impartido por el insigne filósofo y musicólogo Vladimir Jakélévitch y, finalmente, con una tesis sobre Fourier dirigida por Roland Barthes. Fiel a su promesa de no casarse ni dedicarse a la enseñanza, decide entregarse a lo que mejor sabe hacer: escribir. El éxito le llega de la mano de un ensayo, El nuevo desorden amoroso. Escrito a cuatro manos en 1977 con su amigo, el filósofo Alain Finkielkraut, el libro cuestiona la teología de la liberación sexual que se había impuesto desde Mayo del 68. Autor de más de una veintena de títulos, principalmente ensayos y novelas, llega a hacer un par de incursiones en el mundo de la literatura juvenil (una de ellas acompañado por las ilustraciones del aclamado pintor Hervé di Rosa). Sus ensayos y su activismo político no dejan indiferente al lector. En 1983, publica Le Sanglot de l´homme blanc (El sollozo del hombre blanco). Para entonces es ya un autor aclamado por la crítica francesa, y llega a obtener, en 1995, un Premio Médicis por su ensayo La tentación de la inocencia, un libro que denuncia el victimismo y el infantilismo que imperan en nuestra sociedad occidental. Su consagración como novelista llega en 1981 con Lunas de hiel, una lúgubre historia de pareja, convertida en película en 1992 por Roman Polanski. Pero es en 1997 cuando es finalmente reconocido con un Premio Renadout por su novela Los ladrones de la belleza, el claustrofóbico relato de un matrimonio encerrado en un refugio de montaña. Su obra no cesa de aumentar y de traducirse a multitud de idiomas, y es, en la actualidad, una de las voces más interesantes del panorama intelectual francés.

El libro:
Un buen hijo (título original: Un bon fils, 2014) ha sido publicado por la Editorial Impedimenta. Con introducción de Juan Manuel Bonet, y traducción de Lluís Maria Todó. Encuadernado en rústica con solapas, tiene 224 páginas.

Cómpralo a través de este enlace con Casa del Libro.

Como complemento pongo un vídeo en francés con una entrevista a Pascal Bruckner en relación a su libro Un bon fils.

Para saber más:

Pascal Bruckner en Wikipedia.

1 comentario

Archivado bajo Literatura, Literatura, Narrativa