“Divina Comedia”, de Dante Alighieri (Edición bilingüe)

«La presente edición, a cargo del poeta español Jorge Gimeno, incluye el texto original, una soberbia traducción en endecasílabos, una introducción general, un prólogo y un iluminador aparato de notas.»

k

Estuche de 'Divina Comedia'

Estuche de: ‘Divina Comedia’

La Comedia es un poema tan sincero que confunde, nos cuenta Jorge Gimeno en la introducción. En la vida y en la poesía, la extrema sinceridad resulta engañosa, no es lo usual. Tendemos a la elaboración de la verdad, no a la verdad. Ante la Comedia, no creemos que sea verdad lo que se nos está diciendo porque nadie nos ha dicho la verdad así, tan desnudamente, con una fe fanática en ella.
Dante es el poeta de la veracidad extrema: poética, filosófica, teológica, política, experiencial. Él lo ha sentido, él lo ha estudiado, él lo ha vivido. Él lo sufre y lo sufre por todos.
El título del poema, Comedia (Commedia), desconcertó desde el principio. Dante murió en 1321. Unos treinta años después, Boccaccio, uno de sus primeros y más entusiastas admiradores, que escribió una biografía de tintes hagiográficos, no lo entendía y Petrarca tampoco, de lo que hay que deducir que no era transparente e inmediato, sino un título cauto tras el que Dante se resguardaba, el título más prudente, conciliador y feo de la historia de la literatura –esto lo apunta Jorge Gimeno–.
Fue más tarde, dos siglos después, en 1555, cuando un editor veneciano añadió al título el epíteto de «Divina», en el que resuenan los elogios de Boccaccio, y con el que la obra conquistó un principio de inteligibilidad, pues le cuadra: no en vano, ya avanzado el argumento, en el Paraíso, Dante llama a su poema «poema sacro», y un par de cantos antes ya lo había llamado «sagrado».

«La Divina Comedia relata el viaje de Dante Alighieri por el infierno, el purgatorio y el paraíso en tres grandes cánticas.»

Infierno.
En el Infierno, el gran poeta italiano relata su viaje al inframundo desde el encuentro fortuito con su guía, el poeta latino Virgilio, hasta el avistamiento de Lucifer en el fondo del abismo. Viaje simbólico por el alma humana, su recorrido es un inolvidable catálogo de los pecadores que merecen la pena eterna según la escatología medieval. Sin embargo, su visión poética trasciende también el tiempo y, en sus horrores, alumbra la edad moderna que en parte ayudó a crear.

Purgatorio.
El Purgatorio es la cántica del cambio, el paso del poeta por el reino en que las almas, mediante sus padecimientos y la oración de los vivos, conquistan la salvación que ya han obtenido. Pero no menos importa el aprendizaje del poeta, que amplía su conocimiento de la realidad verdadera a través de las revelaciones que le ofrece el camino. Tras un viaje entre lo velado y lo desvelado, lo que es y lo que no es, Dante se reencontrará con Beatriz y se dirigirá de su mano al bien supremo, ya un poco más dueño de su destino.

Paraíso.
En el Paraíso, culminación necesaria de la Comedia, Dante asciende a los cielos y consigue lo impensable: alcanzar el Empíreo, el no lugar y no tiempo de la presencia divina, para luego regresar a la tierra y contarlo. El sentido último del libro no es otro que místico, y los versos finales del poema se resuelven en la divinidad. Pero Dante se eleva en esta cántica también hasta la más alta expresión de su poesía, un estilo sacro, inimitable e irremplazable, que resume su destino literario.

Lee y disfruta de un fragmento de la obra.

El autor:Dante Alighieri
Dante Alighieri nació en Florencia en 1265, en el seno de una familia noble empobrecida. Su formación se enmarcó en la tradición de la época, por lo que probablemente estudió en la Universidad de Bolonia. Conoció por primera vez a Beatrice Portinari en 1274, y a su muerte en 1290, el joven poeta stilnovista (El nuevo estilo dulce) buscó refugio en el estudio de la filosofía y la teología, y escribiendo la Vita Nuova. En esta época se involucró en la disputa entre güelfos y gibelinos, partidarios del Papa y del Emperador, respectivamente. Dante llegó a ser un importante güelfo blanco -defendían la independencia tanto del poder papal como del imperial-, de modo que cuando los negros tomaron el poder en Florencia en 1302, Dante fue condenado al exilio, aprovechando su ausencia de la ciudad. Primero se refugió en Verona y, tras residir en numerosas ciudades -algunos dicen que París o incluso Oxford-, se estableció finalmente en Rávena, donde completó la escritura de su gran obra, la Divina Comedia. Dante murió en Rávena, al volver de una misión diplomática en Venecia, en 1321.

El libro:
Divina Comedia (título original: Commedia, 1304-1321) ha sido publicado por el Sello Penguin Clasicos. Introducción, prólogo, traducción y notas de Jorge Gimeno. Encuadernado en rústica, tiene 1408 páginas.

Cómpralo a través de este enlace con Casa del Libro.

Como complemento pongo un vídeo grabado por la Fundación Juan March en el que José María Micó diserta sobre Dante y su mundo, y describe la Divina Comedia como “el libro más extraordinario de la literatura europea”.

.
Para saber más:
Dante Alighieri en Wikipedia.

Además de ser uno de los códices más importantes en la tradición manuscrita de la Comedia, este ejemplar constituye el testimonio más antiguo de la relación entre Dante y la lengua española. Junto al texto original, presenta una versión castellana atribuida a Enrique de Villena (1384-1434), que es la primera traducción del poema a un idioma vernáculo. Perteneció a Íñigo López de Mendoza, el Marqués de Santillana (1398-1458), luego pasó a los duques de Osuna y finalmente, el 1884, a la BNE.

DANTE ALIGHIERI, Comedia, manuscrito en papel transcrito en Génova fechado el 10 de noviembre de 1354. (Biblioteca Nacional, Madrid)

DANTE ALIGHIERI, Comedia, manuscrito en papel transcrito en Génova fechado el 10 de noviembre de 1354. (Biblioteca Nacional, Madrid)

Deja un comentario

Archivado bajo Literatura, Literatura. Poesía

“Donde haya tinieblas”, de Manuel Ríos San Martín

«Solo un asesino en serie en tiempos de Instagram hará que dos policías se pongan de acuerdo: él, un boomer chapado a la antigua; ella, una milenial con ganas de cambiar el mundo.»

.

Cubierta de 'Donde haya tinieblas'

Cubierta de: ‘Donde haya tinieblas’

Tras el éxito arrollador de su anterior novela, La huella del mal, que el autor ambientó en la excavación arqueológica de Atapuerca y de la que se están desarrollando los guiones para una serie de televisión, Manuel Ríos San Martín vuelve al thriller con una historia en la que de nuevo se entremezclan la aventura y la cultura.
Donde haya tinieblas es un thriller protagonizado por dos inspectores separados no sólo por la edad, sino también por las distintas visiones del mundo que tienen cada una de las generaciones a las que pertenecen. Uno de ellos es el inspector Martínez Gutiérrez, un veterano de la Unidad de Delincuencia Especializada y Violencia de Madrid que, tras veinticinco años trabajando el Cuerpo Nacional de Policía -algunos de los cuales los pasó destinado en el País Vasco de ETA-, sigue amando su trabajo. Tiene más de cincuenta años y se define a sí mismo como fofisano, familiar y seguidor del Atleti. Una de sus características principales es su tendencia a la dispersión. Evidentemente, estos rasgos dan un toque de humor al thriller.
El inspector Martínez tiene ciertas dificultades para adaptarse al nuevo vocabulario que impera en la sociedad (stories, gentrificación, poliamor, riders…) y, de vez en cuando, suelta alguna palabra hoy considerada políticamente incorrecta (subnormal, maricón, etc.). Es consciente de que tiene una visión mordaz de la realidad, al tiempo que no pude dejar de mostrar ciertos toques machistas que se esfuerza por erradicar. Además, fue educado en un centro de los marianistas, por lo tiene conocimientos profundos de la tradición católica que le serán de utilidad a lo largo de la novela.

Por su parte, Nuria Pieldelobo es una inspectora treintañera tan concienciada con la lucha feminista que se pasa el día reprochando a sus compañeros los comportamientos machistas que les caracterizan. De hecho, su tendencia a enmendar la plana a los hombres de la comisaría puede llegar a ser tan irritante que hay quien prefiere no hablar con ella. Es, pues, una mujer echada para adelante que no se amilana ante los hombres que la miran con superioridad… o con deseo.
Pero la inspectora Pieldelobo guarda un secreto que, de alguna forma, justifica que se sienta tan implicada en el caso de la modelo rusa. Y es que ella también trabajó en el mundo de la moda cuando apenas era una preadolescente.

Lógicamente, los inspectores Martínez y Pieldelobo mantienen una relación extraña. Ella ve en él la representación de un machismo totalmente fuera de época y él ve en ella un feminismo que en ocasiones no sólo resulta exagerado, sino también irritante.

Donde haya tinieblas también es una profunda reflexión sobre la influencia de las redes sociales en nuestras vidas. De hecho, la investigación que aquí se narra tiene como punto de origen esas plataformas en las que se permite que auténticos trastornados acosen impunemente a la gente que opina o que vive de un modo distinto al que estos haters consideran conveniente.

“Iluminada cenitalmente y desnuda, la piel de la chica brillaba irreal en ese entorno, con el cuerpo encogido sobre si mismo, en posición fetal”.    [Pág. 119]

@Mrios Virgen del Ara

@Mrios Virgen del Ara

Después de haber descrito a los dos protagonistas principales de la novela solo me queda hablar de la trama de la novela y esta comienza con la desaparición de una modelo rusa de diecisiete años –y que, curiosamente, carece de ombligo– ha puesto en alerta a la Unidad de Delincuencia Especializada y Violencia (UDEV) de Madrid. Dos inspectores, el cincuentón Martínez Gutiérrez y la treintañera Nuria Pieldelobo, serán los encargados de adentrarse en el mundo de la moda para descubrir quién se ha llevado a una chica cuyas redes sociales están tan llenas de admiradores como de haters. Pero la investigación tomará un nuevo rumbo cuando el cadáver de la modelo aparezca tumbado sobre el altar de la ermita de la Virgen del Ara (Badajoz).
El asesinato de la modelo rusa abrirá tres líneas de investigación. La primera apunta a la existencia de una posible red de prostitución de lujo que organiza fiestas privadas con menores de edad. La segunda, a la maldad de un follower que se ha obsesionado con las fotos sensuales que la muchacha colgaba en Instagram. Y la tercera, a un crimen de carácter ritualístico cometido por alguien que pretende librar al mundo de todos aquellos pecadores que no siguen los preceptos de Dios.
Esta tercera línea de investigación cogerá fuerza cuando aparezcan dos nuevos cadáveres: el de un chico al que han asesinado brutalmente y el de un hombre con barba al que han ahogado. Además, ambos cadáveres han sido hallados, al igual que en el caso de la modelo, en lugares de culto religioso: el monasterio de San Juan de la Peña (Huesca) y el santuario de Aránzazu (Guipúzcoa). Los investigadores no tardarán en relacionar cada uno de los asesinatos con una escena del Antiguo Testamento: el primero representa a Adán y Eva, el segundo a Caín y Abel, y el tercero a Noé. La pregunta es: ¿habrá un cuarto asesinato relacionado, por ejemplo, con la Torre de Babel? ¿Tendrá, pese a todo, algún vínculo con las fiestas privadas de carácter sexual a las que se invita a las modelos?

Donde haya tinieblas @Sara Mate

@Sara Mate

Así pues, lo que parecía un crimen vinculado a las redes de prostitución de lujo ha degenerado en un caso de serial killer con trasfondo religioso. De manera que, a lo largo de la novela, los inspectores se verán obligados a adentrarse en diferentes mundillos: el de los desfiles de moda, el de los ricachones que organizan orgías privadas, el de las hermandades cuyos miembros andan obsesionados con castigar los pecadores y, en definitiva, el de otros ambientes que, eso sí, tienen siempre un denominador común: la misoginia o, lo que es lo mismo, el sometimiento del cuerpo de la mujer.
De hecho, el tema de la misoginia y el machismo será, precisamente, lo que unirá a los dos inspectores que, debido a su edad, tienen visiones muy distintas de la realidad, a todas luces tremendamente distintos el uno de otro, tendrán que entenderse para resolver un caso lleno de claroscuros. ¿Serán capaces de hacerlo?

Este thriller plantea una reflexión irónica sobre la intolerancia, la dicotomía entre pecado y belleza, entre misericordia y castigo, y las relaciones entre el hombre y la mujer como dos seres destinados a entenderse desde el principio de los tiempos. 

Aparte hay otro detalle que os hará más agradable la lectura, pues conoceréis “al Influencer, al Conspirador, a la Pitbull, a Clint Easwood, a Donsebastián, a Muñequín, a la Botox, a Bigdata y a algunos más” que os harán la lectura de esta novela policíaca más interesante.

Con Manuel Ríos San MartínEn la charla que mantuvimos en relación a la novela le pregunté sobre la trama y los escenarios. Me comentó que primero fue la trama en la que alguien asesinase siguiendo la Biblia, y también quería hablar del pecado, del mal. Si en La huella del mal hablaba del mal desde un punto de vista primitivo, en Donde haya tinieblas introducía el concepto de pecado, de castigo, de misericordia.
Luego comencé a buscar lugares en España en los que estuviese representado Adán y Eva y vi una foto de la Ermita de la Virgen del Ara y decidí que fuera el escenario principal, un escenario impresionante con unas pinturas excepcionales del siglo XVII.
La novela comenzó a documentarla en noviembre de 2018, comenzó a escribirla en marzo de 2019 y se entregó a la editorial definitivamente en febrero de este año.

Lee y disfruta de las primeras páginas de la novela.

El autor:
Manuel Ríos San Martín (1965) es licenciado en Ciencias de la Información y ha trabajado en importantes productoras de televisión como Globomedia, BocaBoca y Diagonal, en las que ha ejercido de productor ejecutivo, director o guionista. Ha participado, entre otras, en Colegio Mayor, Médico de familia, Menudo es mi padre, Más que amigos, Compañeros, Mis adorables vecinos, Soy el Solitario, Raphael, Rescatando a Sara, Historias robadas y Sin identidad. Ha dirigido un largometraje, No te fallaré, y ha colaborado en la escritura de los guiones de Amigos… y Maradona, la mano de Dios. Ha coordinado y coescrito el libro El guion para series de televisión, publicado por el Instituto de RTVE.

También es autor de las novelas Círculos y La huella del mal, que ha sido traducida al italiano y está siendo adaptada a la televisión como una serie de ocho capítulos por el mismo Ríos San Martín junto a Victoria Dal Vera y la productora LAZONA.

El libro:
Donde haya tinieblas ha sido publicado por Editorial Planeta en su Colección Autores Españoles e Iberoamericanos. Encuadernado en tapa dura con sobrecubierta, tiene 528 páginas.

Cómpralo a través de este enlace con Casa del Libro.

Como complemento pongo un vídeo en el que Manuel Ríos San Martín nos habla de su novela Donde haya tinieblas.

.
Para saber más:
https://manuelriossanmartin.com/
https://www.facebook.com/mfantasma
https://twitter.com/mriossanmartin

Deja un comentario

Archivado bajo Literatura, Literatura, Narrativa, Literatura. Novela Negra