Archivo de la categoría: Por Maudy Ventosa

“Todos nosotros”, de Javier Menéndez Flores

«…Y fue la angustia lo que hizo que en aquel momento, por primera vez, sintiera algo que le provocó un profundo asco. Porque se sorprendió deseando que el monstruo apareciera. Que llegase, por Dios, cuanto antes, de tal forma que su persona, también por primera vez, estaba asociada a la salvación y no a la condena…»

MaudyReseña escrita por Maudy Ventosa.

Cubierta de 'Todos nosotros'

Cubierta de: ‘Todos nosotros’

El veterano escritor, especializado en periodismo cultural, Javier Menéndez Flores acaba de publicar su último libro, Todos nosotros, en Editorial Planeta. Un thriller negro, muy negro que habla de Madrid… un maravilloso y enigmático Madrid con sus luces y sombras; con su movida y “antros” de moda donde los jóvenes beben y bailan de manera frenética y oscura; y con el Templo de Debod y su mirador, en el Parque del Oeste, que asombra y deleita cuando cae la tarde y atisbas la imagen iluminada de El Palacio Real junto a la Catedra de la Almudena y a pocos metros, erguida, la Real Basílica de San Francisco el Grande y la iglesia de San Andrés. Ciudad de contrastes, como refleja la novela, y una historia en contrapunto con dos momentos históricos importantes para la vida del país.

Como dice el autor en una entrevista en Todoliteratura, esta obra tiene los ingredientes de una novela negra clásica: ritmo, misterio, suspense, investigación policial, diálogos ágiles… Pero es mucho más. Es un retrato social, perfectamente documentado, de la historia de una ciudad –de un país– que empezaba a abrir las ventanas para que entrara aire fresco tras largos años de dictadura. Los jóvenes llenan los locales de moda –las discotecas Cerebro y Joy Eslava; el mítico local de pop y rock La Vía Láctea de Velarde; el Penta de la calle de La Palma; escuchan a grupos extranjeros y a Nacha Pop y Mecano– sus padres a Cecilia, Rocío Jurado, Julio Iglesias, Perales; se tiñen el pelo de colores, llevan “chupas” de cuero; toman drogas… Son los ochenta, es la Movida y las ansias de libertad se reflejan en el comportamiento de los ciudadanos, y en el voto, que llevaría al PSOE a gobernar el país con una victoria sin precedentes. Este es el ambiente de la primera parte de la novela, donde conviven lo antiguo y lo nuevo; policías que no dudaban en utilizar la fuerza para arrancar una confesión a los detenidos, junto a jóvenes idealistas que se incorporaban al cuerpo y creían en la frágil y recién y estrenada democracia. A falta de medios técnicos, utilizaban el olfato y la intuición en las investigaciones.

El Pincel era un muchacho que conseguía ver el sol todos los días, aunque el cielo estuviese encapotado. Aunque lloviera a cántaros. Hasta los domingos por la tarde eran hermosos para él… El Pincel era un ingenuo. Un pardillo.

Han pasado los años; estamos estrenando el siglo XXI. Es 2002 y la situación en el país y en la policía ya no es la misma. Las técnicas de investigación modernas llegan al Cuerpo Nacional de Policía (CNP). Un cuerpo que atraviesa por un momento delicado de descrédito por casos muy sonados de mafia policial; la Brigada Provincial de Policía Judicial crea el primer grupo especial para la búsqueda de personas desaparecidas, dependiendo del jefe del área de Homicidios y Delitos Sexuales; los agentes se preparan en la Academia de Policía de Ávila y muchos tienen carreras universitarias; los locales de moda han cambiado y Macumba pasa a ser Space of Sound; hay afters y drogas de diseño –pirulas, pastillas de éxtasis (MDMA); GHB o éxtasis líquido; cocaína; el agua cuesta más que el alcohol para ayudar a disolver las pastillas y facilitar su absorción en el organismo–. Cambian los tiempos, pero el Mal continúa y otra vez desaparecen jóvenes sin dejar rastro… como hace veinte años; aquel caso que quedó sin resolver y dejó un regusto amargo en nuestro protagonista. Él no ha olvidado, y todo vuelve a empezar. Otra vez la intuición.

Javier Menéndez logra un perfil cercano y creíble de los personajes y es capaz de mantener la tensión durante toda la novela. El ritmo hará que no puedas dejar de leer; a pesar del desasosiego que producen las crueles torturas a las que son sometidas las chicas, quieres saberlo todo y conocer al monstruo que está detrás de las desapariciones.

¿Es posible que existan sujetos que hallen consuelo y placer en el sufrimiento de otros? La falta de contacto social, el castigo físico y psicológico, la observación de reiteradas conductas depravadas, la ausencia de modelos positivos, la carencia de amor, ¿pueden llegar a crear alteraciones patológicas severas en individuos sanos? Para bien y para mal, los comportamientos se contagian y en este libro encontramos buena prueba de ello.
“La bondad las condenaba. La bondad era su maldición, su lastre”

Documento singular de nuestra historia reciente desmitificando la Movida madrileña, novela negra con ingredientes clásicos… y homenaje a la policía vocacional, la que quiere proteger a la humanidad.

PERSONAJES:

  • Diego Álamo es inspector del Cuerpo Superior de Policía –Brigada regional de Policía Judicial–, en la sede de la Puerta del Sol. Le llaman “Pincel” por su cuidada indumentaria, alto y guapo, mide 1,80. Ojazos verdes. Demasiado guapo para ser policía. Es inteligente y cree en la cultura del esfuerzo. Con cuarenta y pocos años, se convertirá en inspector jefe, en Homicidios y cambiará de sede. Será un jefe atípico, con el pelo más largo de lo normal, y a veces barba de varios días. Ha desarrollado un “instinto” que le avisa cuando algo es importante. Es solitario y tenaz; sigue siendo educado y discreto.
  • Elena Vicuña Blanco, con 20 años, es una brillante estudiante de arquitectura; muy guapa; tiene éxito con los chicos. Jugaba a baloncesto. Es atropellada por una furgoneta cuando atraviesa, desnuda, la calle. Diez días antes habían denunciado su desaparición. Hermética para sus cosas.
  • José Carranza, subcomisario policía judicial. Tiene marcas de viruela que endurecen su rostro ancho y expresivo. Su pelazo blanco va peinado con esmero.
  • Roberto Guzmán, es inspector de primera. Tiene treinta y cinco años, pero parece mayor. No le gusta conducir. Intenta dejar de fumar no comprando y gorroneando a todo el que se deja. Su aspecto es destartalado. Policía con vicios antiguos a la hora de interrogar a los detenidos. Es el poli malo. La pareja de Diego en el trabajo.
  • Mónica, es inteligente y atractiva; de mirada desafiante, provocadora incluso. Simpática, segura de sí misma. Es una niña bien que estudia Derecho y Diego se enamoró de ella nada más verla en la facultad. Hija de un eminente abogado. Morena y delgada, ojos castaños e inteligentes… una brisa.
  • Sara Segura, alias Migala, SS y la Sorra Muy Segura, la rubia de hielo, inspectora. Es perspicaz, meticulosa y entregada. Poco sociable. Empeñada en demostrar que vale tanto como un hombre. Es de Moratalaz, hija de un electricista y una ama de casa. Se empeña en que su belleza no eclipse su talento. Ha estudiado en Colegios públicos y en la UCM. Ahora está en la Sección de delitos contra las personas de la UDEV, de la Brigada Provincial de la Policía Judicial.
  • Mateo Suarez Zúñiga es un joven inspector, rubio, atractivo. Estudioso, imaginativo y discreto. Se acaba de incorporar al grupo. Poco sociable. Estudiante sobresaliente. Su padre es dueño de una cadena de supermercados y no acepta que se hiciera policía. Estudió en colegios privados y en los veranos pasaba periodos en el extranjero. Sus modales refinados y es un tío templado.
  • Carlos Garrido es el exnovio de Elena Vicuña y trabaja en el taller de automóviles de su padre, cerca de Cuatro Caminos. Pelo corto negro, como sus ojos grandes e intensos. Atleta, tiene la belleza de un animal salvaje. Piensa que ella salió con él por saber como se sentía con alguien de distinta condición social.
  • Ángel Monzón, inspector, un policía alto, fuerte y de carácter reservado que provenía de la Brigada de Investigación Criminal.
  • Serafín Miralles Hermoso tenía una casa alquilada en Valdemorillo…
  • Don Eladio Vicuña es un hombre muy bien relacionado, delgado, con pelo abundante y castaño; ojos azules. Clasista, casado con Doña Margarita Blanco, de ojos marrones y vivos, atractiva a pesar de la edad. Son los padres de Elena.
  • Y Carmen, amiga de Mónica, rubia de ojos verdes y pechos poderosos que atraían la mirada de los hombres y que hablaba a gritos; y Raquel Sanz, íntima amiga de Elena; rubia y menuda, de contornos generosos. Facciones bonitas, ojos azules. Atractiva y desenvuelta…
  • Y Fermín Robles, el juez instructor; Carlos Ledesma, comisario; y Agustín Ramos, jefe de equipo del Grupo de Delitos contra las personas; y Javier García, inspector enjuto, nervioso y locuaz…
  • Y Patricia Feijoo Ramos, desaparecida, veintiún años, natural de Pontevedra que estudia Bellas Artes en la UCM, que continúa enamorada de su ex, Álvaro Hernández que estudia Medicina; y Ana Casado Fernández, desparecida, veintitrés años, nacida en un pueblo de Salamanca y trabaja como dependienta; y Ainhoa Rojas Martínez, desaparecida; responsable estudiante de veterinaria; y Teresa Valverde García, peluquera de veintidós años, desaparecida; y Verónica Salcedo Flores, que ni estudia ni trabaja…

Y otros muchos que están en el libro.

SINOPSIS de TODOS NOSOTROS:
Madrid, 1981. Una pareja de inspectores de policía investiga el atropello mortal de una joven completamente desnuda cuya autopsia revela unas terribles lesiones previas al accidente. Poco después, dos chicas de edades similares desaparecen. Las tres fueron vistas por última vez en locales de copas. Comenzará así una absorbente intriga criminal, que abarca dos décadas, en la que la acción y la psicología de los personajes se entrelazan con maestría. El Madrid del final de la Transición, en donde los feroces métodos franquistas seguían vivos, contrasta con el de una democracia ya asentada aunque expuesta a los peligros del mundo globalizado.

Una novela que no da tregua al lector gracias al ritmo, el suspense y la violencia, con un final épico, tan sorprendente como demoledor, que reflexiona sobre la complejidad del ser humano y sus zonas más oscuras, pero también sobre la fuerza todopoderosa del amor.

Lee y disfruta de un fragmento de la novela.

Javier Menéndez Flores

Javier Menéndez Flores

El autor:
Javier Menéndez Flores (Madrid, 1969) es autor de una quincena de libros. Ha publicado las novelas Los desolados, El adiós de los nuestros y, junto con el periodista Melchor Miralles, El hombre que no fui —basada en el crimen de los marqueses de Urquijo—, la cual fue finalista del Premio Rodolfo Walsh de la Semana Negra de Gijón 2018.
También ha firmado libros de entrevistas —Miénteme mientras me besas, Arte en vena—, un ensayo cinematográfico —Guapos de leyenda— y exitosas biografías de grandes figuras de la música española, entre las que cabe destacar la trilogía dedicada a Joaquín SabinaPerdonen la tristeza, En carne viva y No amanece jamás— y el único volumen autorizado sobre el grupo Extremoduro, De profundis.
Periodista cultural de larga trayectoria, ha colaborado en diversos medios. Sus artículos y entrevistas han aparecido en cabeceras como Interviú, Rolling Stone y El Mundo.

El libro:
Todos nosotros ha sido publicado por Editorial Planeta en su Colección Autores Españoles e Iberoamericanos. Encuadernado en tapa dura con sobrecubierta, tiene 544 páginas.

Cómpralo a través de este enlace con Casa del Libro.

Como complemento pongo un vídeo en el que Javier Menéndez Flores habla de su libro Todos nosotros.

.
Para saber más:
Javier Menéndez Flores en Wikipedia.
https://www.facebook.com/javier.menendezflores.5

https://twitter.com/javiermflores

Deja un comentario

Archivado bajo Literatura, Literatura, Narrativa, Literatura. Novela Negra, Por Maudy Ventosa

“Clara y Claire”, de Camille Laurens

♦Premio Roman News 2016♦
.

«¿Por qué tendría una mujer, pasados los cuarenta y cinco años, que retirarse progresivamente del mundo de los vivos, arrancarse del cuerpo la estaca del deseo… digamos más bien la espina… mientras los hombres vuelven a hacer su vida, vuelven a hacer hijos, rehacen su mundo hasta su muerte…? El mundo les pertenece más que a nosotras: el tiempo, el espacio, la calle, la ciudad, el trabajo, el pensamiento, el reconocimiento, el futuro…»

MaudyReseña escrita por Maudy Ventosa.

Cubierta de 'Clara y Claire'

Cubierta de: ‘Clara y Claire’

Clara y Claire, la novela de Camille Laurens publicada por la Editorial Sitara y con una excelente traducción de Juan Gabriel López Guix, nos adentra en el drama emocional que atraviesa una mujer madura, recién separada y abandonada dos veces –la primera vez por su marido y la segunda por su amante–.

Se percibe y se disfruta la calidad intelectual de la autora porque está escrita de manera brillante, con juegos de palabras que enturbian la escucha –de mente o demente…–, con giros literarios, planteamientos estilísticos, dobles sentidos y alusiones constantes y guiños a escritores y obras literarias para apoyar el argumento narrativo, –entre otros están Marivau; el gran novelista y psiquiatra portugués Antonio Lobo Antunes; Houelebecq que afirma que el derrumbe precoz del potencial erótico de la mujer es ineludible; Richard Millet, en cuya novela habla de la mujer que a los cuarenta y cuatro quería morir porque era la edad a la que perdía la belleza; Marguerite Duras que escribió que a los hombres les gusta encontrarse sobre todo entre ellos; Tasso que muestra que a pesar de la historia de amor entre Reinaldo y Armina no son capaces de superar la mentira; y muchos otros–.

Es una historia corta con varios narradores (¿o solo dos?, ¿seremos capaces de distinguir la realidad de la ficción?), escrita en primera persona, tan profunda y cargada de sentimientos que tienes que parar porque te desconcierta y produce desasosiego, y puedes llegar a identificarte con esa mujer madura que empieza a ser invisible y no deseada; los años y la sociedad le niegan el derecho y la capacidad de sentir, de la noche a la mañana no son aptas para el consumo, como las bebidas que caducan… Claire tiene necesidad de amor y lo busca de manera constante porque no tolera la ausencia y no ha sido capar de elaborar el duelo por una relación que ha muerto. Una se siente sola cuando está sola, y esa soledad no la llena su exitosa carrera ni sus dos hijos, que también están ausentes en la obra. Sufre por la pérdida del otro, por los años que van escribiendo la edad en su piel, y siente que las miradas de la gente la atraviesan: eres vieja… apestas a muerte… resultas patética por querer seguir existiendo… ¡todo el mundo sabe que mientras las mujeres envejecen los hombres maduran! Las mujeres de más de 50 años no son comercializadas, al no ser aptas para el uso que quieren darles los compradores. Con esta afirmación tan dramática y brutal, la protagonista pone de manifiesto que esta percepción de la mujer madura es universal.

Percibes la ansiedad provocada por la traición; el miedo, no como alerta ante la sensación de un peligro cierto que lleva aparejado una conducta de evitación, sino como pérdida de control de su vida, y el vacío que hace sentir el deseo; más tarde será la culpa que lleva aparejada la gran mentira que está urdiendo y de la que no es capaz de escapar, la que dirija su vida. Y los celos, el amor a tres, como lo define Camille, ante la mujer que creó para él. ¿O existe esa mujer? Solo al final será el lector capaz de desenmarañar la trama y empezar a entender el dolor –a la no vida plena– y la renuncia –a la vida– de la protagonista. ¿Verdad o fábula?

¿Estar loca? Es ver el mundo como es…
Fumarse la vida sin filtro…

Las redes sociales jugarán también un papel importante, porque todo es posible en Facebook. Puedes reinventarte, ser quien quieres ser, o ser lo que busca el otro; lo que quiere que seas.

Muy interesante el rol del terapeuta, el guapo doctor Marc, y en la recreación del vínculo transferencial que se establece, donde se funden dos conceptos básicos de la relación analítica: la transferencia y la contratransferencia.

La novela ha sido llevada al cine por el director francés Safy Nebbou en 2019, con un resultado excelente, y como dice la crítica, estamos ante una trama tramposa y facilona que acaba siendo increíble…; otros afirman que es demasiado literaria… y todos coinciden en que se apoya en un prodigio, el de Juliette Binoche como protagonista.

Soledad, amor, deseo… el deseo y el amor no son lo mismo. El deseo quiere conquistar y el amor quiere retener, el deseo, dice, es tener algo que ganar, y el amor algo que perder.

Mil gracias a David Radin por tenerme al día de los eventos culturales que organiza el Institut Français de Madrid, y a Pilar González Meyaui, que sin conocerme, me envió la obra.

PERSONAJES:

  • Claire Millecam, tenía un marido que dirigía teatro y ella actuaba en la compañía de la universidad. Ahora es profesora de literatura comparada, con cuarenta y siete años. Ocupa un puesto de responsabilidad, iba para catedrática… Pero tiene que reinsertarse de nuevo, porque prefiere la ansiedad al olvido. Tiene dos hijos y un doctorado. Maneja la ironía, que hiere, y el humor, que restaura.
  • Clara Antunes, es la identidad virtual que ha elegido, su avatar; tiene veinticuatro años, un contrato temporal y es tímida y amante de la fotografía, los viajes y la buena canción francesa. Romántica, está en la luna y es poco experta en informática.
  • Christophe, Chris, es amigo de Claire en Facebook. Tiene cientos de amigos. Amante de la fotografía. Tiene cuarenta y ocho años. Es cool. Guapo. Sorprendentemente frágil. No tiene un duro y no busca trabajo por no desperdiciar su arte. Su pelo es castaño tirando a pelirrojo, y sus ojos gris verdoso.
  • Joël, Jo, no la acepta en las redes porque los amantes no tienen que ser amigos. Tímido pero sin límites. No tiene problemas de dinero. Vive en el instante presente, pero a diferencia de los demás disfruta, no del presente, sino de la certeza, en el presente, de saber que el porvenir lo va a hacer feliz. Su presente es una proyección perpetua hacia un mañana radiante. Vive en la negación constante de la pérdida, eso le evita ser desgraciado. Es un perverso narcisista.
  • Paul Millecam, el marido de Claire, siempre tendrá mujeres de recambio… quiere que se quede con él porque dentro de poco ella ya no estará en el mercado a pesar de ser esbelta y tener tesis… el narcisismo de la piedad.
  • Katia, su sobrina. ¿Un ghost de la Red? Tiene veintiocho años y una bonita melena morena; es frágil, con tendencia a deprimirse. Guapa. Simpática, aunque poco sociable. Su tía ha sido incapaz de protegerla. O eso cree.
  • Camille lleva un taller de escritura y es escritora, como atestigua su novela ¡Anda a morir! Y quiere conocer a fondo sus personajes… Claire, Chris… Sueña que las cosas ocurren. Dispuesta a la acción. Su editor la denuncia por usurpación de identidad en Facebook. Cada vez que ha tenido un bloqueo creativo se ha puesto a buscar un hombre, ha intentado vivir. Para intentar la potencia del deseo. Porque lo que la interesa no es el sexo, es el deseo.
  • Marc, el doctor. Parece que siempre está investigando de incógnito. Quiere salvar a Claire porque se está marchitando desde hace tres años. La ama; le conmueve.

SINOPSIS:
Claire
, profesora divorciada de 48 años y madre de dos hijos, decide crear un perfil falso en una red social para controlar a Jo, hombre evasivo con el que mantiene una relación. En el mundo virtual, Claire se transforma en Clara, una chica de 24 años, soltera, joven y bonita, comenzando así un juego de seducción y doble identidad. La manipulación, lo imprevisto, el deseo, la mentira y la fatalidad desarrollan una trama en la que todo está mucho más interconectado de lo que a primera vista pudiera parecer.

Con múltiples referencias literarias que van de Marivaux, Racine, Flaubert o Las relaciones peligrosas a Marguerite Duras, Joan Didion o Lacan, Clara y Claire plantea cuestiones muy actuales relacionadas con las relaciones a través de las redes sociales, la invisibilidad de la mujer madura, el deseo femenino o la culpa.
La novela, que ganó el premio Roman News 2016, ha inspirado la última película del director francés Safy Nebbou (Clara y Claire, 2019).

Camille Laurens

Camille Laurens

La autora:
Novelista y ensayista, Camille Laurens nació en 1957 en Dijon, Francia. La autora tiene una veintena de obras publicadas en Francia, la mayoría con la editorial Gallimard. En España, la editorial Seix Barral publicó en 2001 En esos brazos, novela ganadora de los premios Femina y Renaudot de los Estudiantes en 2000.
Camille Laurens ha impartido clases en Normandía y en Marruecos, país en el que vivió durante doce años. Desde 2007, forma parte del jurado del premio Femina y, desde febrero de 2020, es miembro de la Academia Goncourt.
La novela “Clara y Claire”, ganó el premio Roman News 2016 en Francia.

El libro:
Clara y Claire (título original: Celle que vous croyez, 2016) ha sido publicado por la Editorial Sitara. Traducción de Juan Gabriel López. Encuadernado en rústica con solapas, tiene 224 páginas.

Cómpralo a través de este enlace con Casa del Libro.

Como complemento pongo el booktrailer de la película en Versión Original – VO (en francés con subtítulos en portugués) de Clara y Claire protagonizada por Juliette Binoche.

.
Para saber más:
Camille Laurens en Wikipedia (francés)

Deja un comentario

Archivado bajo Literatura, Literatura, Narrativa, Por Maudy Ventosa