Archivo de la categoría: Por Maudy Ventosa

«Nos crecen los enanos», de César Pérez Gellida

«Un circo… hace días que no encuentro mejor imagen con la que comparar la que tenemos montada que la de un gigantesco circo gobernado por la improvisación y donde cada espectáculo empeora el anterior hasta que al final las fieras se zampan al público.»

MaudyReseña escrita por Maudy Ventosa.

El escritor vallisoletano, quizá el autor más importante de novela negra en España, César Pérez Gellida, acaba de publicar en Suma de Letras un nuevo thriller, Nos crecen los enanos. Una novela estremecedora, brutal y adictiva, características propias de las obras de este autor.

Cubierta de 'Nos crecen los enanos'

Cubierta de: ‘Nos crecen los enanos’

Un escritor de éxito, se convierte en narrador protagonista, haciéndonos partícipes de lo que piensa y siente en cada momento, mientras que a través del omnisciente conoceremos el resto de la trama, una sucesión de acontecimientos macabros que se desbordan cuando un perro descubre dos cadáveres en un pinar cerca de Ureña. Es el detonante para que el asesino dormido que se creía a salvo despierte y actúe de nuevo dando rienda suelta a todas las perversiones de índole sexual que padece, elevando el grado de violencia al máximo a medida que vaya satisfaciéndolas.

Las señas de identidad de Gellida son inconfundibles: un ritmo trepidante y ágil —todo transcurre en un mes—, con lo que consigue la implicación del lector para que no pueda abandonar la novela y se posicione frente a los personajes; el comienzo de cada capítulo con una definición muy particular del sustantivo que adelanta, a modo de sinopsis, la esencia de lo que viene a continuación —a la altura del mejor académico—; cambiar de personajes, situación y emplazamiento comenzando el párrafo con las palabras con las que acabó el anterior; documentación excelente sobre fisiología, añadiendo un realismo exagerado y unas dosis de tensión brutales porque es capaz de explicar perfectamente, por ejemplo, qué ocurre en el globo ocular cuando es reventado por un picahielos y, lo más importante, un perfecto conocimiento sobre los trastornos de personalidad que caracterizan a los psicópatas y los alejan de la realidad. Algo que muchos profesionales que luchan para atrapar a los malos y los colegas psicólogos pueden llegar a envidiar. ¡Magnífico Gellida!

En el terreno onírico no se puede tener el control de ninguna situación. La doctora Velasco tenía mucha razón: en el subconsciente no hay ninguna norma que impida fantasear con los deseos primarios…

Los personajes de la novela son viejos conocidos de los lectores, la mayoría provienen de Astillas en la piel y La suerte del enano, pero también tienen su momento otros más antiguos, como Otto Bauer o Erika Lopategui, que aparecen en Todo lo mejor y Todo lo peor. Gellida, de esta manera, mantiene a los actores vivos, prestos a mostrarse de nuevo en historias paralelas sin alejarse de la trama principal.

El vocabulario que utiliza el autor es riguroso y preciso, dado que muchas veces es complicado definir con precisión estados de ánimo o diferenciar y poner nombre a las emociones que sienten los seres humanos. Maneja la culpa y el dolor que arrastra Sara; el terror y la esperanza como calamidad a la que se agarran los débiles pensando que no van a morir; la ausencia de empatía, la deshumanización  y el egocentrismo del asesino; el deseo de quitarte la vida cuando te conviertes en tu peor enemigo; amplía la pista del circo para que los personajes discurran por el cual malabaristas bajo la batuta de un psicópata que los lleva al límite; desciende a lo más sórdido del comportamiento humano, a las miserias y el dolor que conlleva un comportamiento tan cruel como obtener gratificación sexual mediante el sufrimiento atroz de otra persona. Y nos pone frente al espejo demostrando que es mejor que atemos corto y no dejemos salir al demonio que llevamos dentro.

Como la mujer de goma, Gellida estira el suspense hasta el final, con giros sorprendentes e inesperados, porque al final importa el resultado, aunque suponga contravenir las leyes. Decía el escritor que no hay mejor modo de conocerse que experimentar… Pero cuidado, que eso no es solo potestad de los malos.

Aunque suene a tópico, la realidad y la ficción se funden y se confunden cuando uno es lo bastante hábil para elegir los ingredientes a conveniencia y agitarlos bien antes de servir el cóctel.

El asesino se creía impune, y eso fue su perdición. No valoró convenientemente al personaje al que el autor le enfrentaba. Digno rival. Que nos dará todavía muchas sorpresas. ¿En Valladolid o por otros lares? Estamos preparados y ansiosos ¿O aterrorizados?

César Pérez Gellida con Maudy Ventosa

César Pérez Gellida con Maudy Ventosa

PERSONAJES:

  • Sara Robles, ácida, almibarada, mordiente y divertida; tremendamente sensual pero fría e impenetrable. Incapaz de controlar el sexo. Cuando era pequeña se refugiaba en su mundo interior. Ahí era inmune.
  • Álvaro Rodríguez López, escritor de fama. Talibán del autocontrol y con una magnífica memoria fotográfica.
  • Ramiro Sancho, de barba pelirroja, alto, ciento noventa centímetros de humanidad, espalda ancha, cabeza rapada. Jefe de una de las Transnational Operating Cells de la Interpol.
  • Paz Velasco, doctora psicóloga y criminalista experta en trastornos de la personalidad. Atiende al escritor desde hace cuatro años.
  • El teniente Bittor Balenziaga es el jefe del Grupo de Homicidios de la Unidad Orgánica de la Policía Judicial adscrita a la Comandancia de la Guardia Civil de Valladolid, está separado y los niños están con su mujer en Bilbao. Sus ojos son verde oliva.

Y la Sargento Verónica Quiñones; y el Comisario Herranz-Alfageme, Copito por su tez nívea; y el subinspector Álvaro Peteira, compañero de Sara; y Ruth Domínguez Cazón, redactora jefe de nacional, de Actualidad Digital; y el alemán Otto Bauer, presidente de una de las organizaciones más importantes del mundo; y el nigeriano Azubuike Makila, responsable del TOC, inspector general; y un padre, ex guarida civil que tiene mucho amor por dar a su hija y brazos protectores… y todos los demás.

Sinopsis:
Un asesino sádico e inteligente con un único objetivo: no ser atrapado jamás.
Dos cadáveres han aparecido en un pinar de Valladolid. Según la autopsia uno de ellos es el principal sospechoso de unos crímenes acaecidos en el municipio de Urueña varios años atrás. Este giro de guion pone en alerta a Bittor Balenziaga y Sara Robles, los policías y guardias civiles encargados de aquel caso, sobre todo cuando empiezan a aparecer otros cadáveres por distintos puntos de la geografía nacional. Y todos con el rostro desfigurado tras practicarles la sonrisa de Glasgow.

César Pérez Gellida construye con maestría una trama escalofriante llena de giros y personajes memorables. Nos crecen los enanos es una novela brutal y afilada que trasciende los límites de lo policial y nos ofrece un fresco de relaciones humanas inquietante.

Lee y disfruta de un fragmento de la novela.

Cesar Pérez Gellida

César Pérez Gellida

El autor:
César Pérez Gellida nació en Valladolid en 1974. Es licenciado en Geografía e Historia por la Universidad de Valladolid y máster en Dirección Comercial y Marketing por la Cámara de Comercio de Valladolid. Ha desarrollado su carrera profesional en distintos puestos de dirección comercial, marketing y comunicación, hasta que en 2011 decidió dejarlo todo para comenzar una carrera profesional en la escritura. Hasta ahora ha escrito 13 libros y ha recibido varios premios por su tarea literaria. Es uno de los escritores de novela negra más importantes de España.

El libro:
Nos crecen los enanos ha sido publicado por la Editorial Suma de Letras en su Colección Suma. Encuadernado en rústica con solapas, tiene 616 páginas.

Como complemento pongo el booktrailer del libro Nos crecen los enanos, de César Pérez Gellida.

.
Para saber más:
https://perezgellida.es/
https://www.facebook.com/cesar.perezgellida

Deja un comentario

Archivado bajo Literatura, Literatura, Narrativa, Literatura. Novela Negra, Por Maudy Ventosa

«Esclava de la libertad», de Ildefonso Falcones

«El comercio de hombres y mujeres estaba prohibido, pero no su propiedad, y los esclavos continuaban llegando de forma subrepticia a la isla de Cuba, una de las últimas posesiones coloniales de lo que fue el vasto Imperio español, al amparo de unas autoridades corruptas y de la ambición desmedida de los productores de azúcar.»

MaudyReseña escrita por Maudy Ventosa.

Cubierta de 'Esclava de la libertad'

Cubierta de: ‘Esclava de la libertad’

El autor de La Catedral del mar, novela reconocida mundialmente, Ildefonso Falcones, nos presenta su última obra, Esclava de la libertad, publicada por Editorial Grijalbo —Penguin Random House Grupo Editorial—. “La historia se fundamenta en algo que pasó; al hablar de esclavitud intentamos pensar en épocas muy lejanas, sin embargo, en una colonia española como fue Cuba… la tenemos tan cerca, tan cerca… Nos cuenta Ildefonso en la rueda de prensa, que han pasado tan pocos años que se puede trazar el hilo que une a los protagonistas de la novela. El no quiere pasar de puntillas por un episodio del que en España apenas se habla.

Se puede ser esclava por la ambición desmedida y la crueldad de otros; se puede ser esclava por la laxitud de tantos que permiten la injusticia social y toleran las tropelías mirando para otro lado; se puede ser esclava porque no puedes sacudirte la pobreza que te engulle y atrapa; se puede ser esclava sexual por la perversión de los insatisfechos y los que tienen complejo de castrados, que pagan por un amor que no reciben y envilecen el cuerpo que tocan; se puede ser esclava por la supremacía de una raza que se cree superior…pero, ¿se puede ser esclava de la libertad que quieres conquistar? ¿Son tan imperiosos los caprichos de los dioses que no puedes resistirte a sus deseos, aunque suponga abandonar el camino de la felicidad? Ildefonso Falcones utiliza un oxímoron para titular esta novela de aventuras -como la califica-, porque el personaje principal de la Cuba esclavista es una mujer que no lucha por su propia libertad, cuando la alcanza como cimarrona y renuncia a ella; es una esclava que lucha por la libertad de los demás, aclara.

Se mantienen dos líneas temporales en la novela, la primera ambientada en la Cuba colonial de mediados del siglo XIX, que amparaba todavía la esclavitud cuando ya estaba prohibida la venta de seres humanos, la segunda, en la España del siglo XXI, en uno de los barrios más exclusivos y elitistas de Madrid.

El estilo narrativo del autor llega de una forma tan directa al corazón del lector que es imposible sustraerse y escapar del horror que sienten las niñas yorubas hacinadas y encadenadas en la estrecha bodega de un clíper ágil de proa afilada que recorre la distancia entre África y Cuba en el tiempo récord de unos tres meses. Algunas ya conocían lo que significaba llevar una argolla al cuello y anticipan un futuro sin esperanzas, sin amor, sin abrazos, porque todo eso quedó atrás, en la aldea de la que las arrancaron para convertirlas en bozales. Condenadas a deslomarse en el ingenio del marqués de Santadoma antes y después de la zafra, y más adelante a engendrar y parir negros fuertes y mansos para el amo cuando se les asigna otro negro semental, también domado. Cantan mientras trabajan, no como algo placentero o catártico, sino porque, como bien saben los capataces, un negro que canta es un negro que no piensa. Producción, explotación, ambición, crueldad, humillación… mercancía sin alma para los que creen tenerla, solo. Y cada una de las deidades africanas que acompañaron a los negros en su cautiverio fue asociándose a otra de aquellas que les imponían los blancos. De esta forma, adorando en la misma persona a un santo cristiano y a un dios yoruba, los esclavos evitaron que amos y sacerdotes impidieran la llegada de sus orishas a tierras devotas de Cristo. Tal vez los blancos no contaron con la fuerza de la joven y rebelde Kaweka cuando la poseía la veleidosa Yemayá; nunca dejaría que esclavizaran su alma, aunque se condenara a la infelicidad porque sabe que el amor hiere más que el látigo. Será esclava de la libertad que anhela para ella y su gente.

Ildefonso Falcones con Maudy Ventosa

Ildefonso Falcones con Maudy Ventosa

Lita es la protagonista de la historia que se desarrolla en Madrid; dicen que tiene la piel de color chocolate con leche, a lo que afirma, enfadada, que es mulata. Tiene estudios y ambiciones de progresar, pero se encuentra con las mismas dificultades para encontrar trabajo que el resto de los jóvenes de su edad. Es hija de la criada de toda la vida de los marqueses de Santadoma y del chofer, ya fallecido, que viven en el barrio de Salamanca. María Regla está segura de que algunos de sus antepasados cubanos fueron esclavos del marqués y va a investigar para conocer las raíces de su familia.

Ildefonso no ha tenido ninguna dificultad para escribir desde la piel de dos mujeres, como ya ha demostrado en otras obras, pero sí le ha costado meterse dentro de un esclavo, confiesa que es en inimaginable. Pegar a los bueyes estaba prohibido y castigado con dureza; pegar a un esclavo no planteaba ningún problema.

Estamos ante una novela muy actual, que habla de mujeres, racismo, xenofobia, discriminación, dentro del decenio de defensa de los afrodependientes promovido por la ONU. Lacras que están aumentando hoy día en nuestro mundo avanzado y feliz. En vez de avanzar y desterrar las diferencias y acabar con las injusticias, se está produciendo una involución promovida por determinados grupos políticos.

Trabajador y luchador infatigable, Ildefonso Falcones habla de personas humildes atrapadas en una vida que no eligieron y de la que es casi imposible escapar; de mujeres generosas y valientes que luchan por la dignidad y la libertad, no solo de la propia, sino de la de los demás.

PERSONAJES:

  • Kaweka, había sido una niña feliz. Su abuelo era el chamán del poblado. Odia a los blancos y nunca permitirá que posean su alma. Lucha contra la esclavitud de los suyos, siempre apoyada por sus dioses, a veces veleidosos.
  • Ambrosia, criollera anciana que cuida de los niños recién nacidos y sus madres. Acoge a Kaweka con amor, tratándola como a una hija.
  • Don Juan José de Santadoma, el marqués, una de las primeras fortunas de la isla; posee ingenios azucareros, minas de cobre… Irradia poder, nobleza y elegancia. Posee el magnífico Ingenio de La Merced, en el Valle de la Magdalena, en Matanzas.
  • Lita, María Regla Blasco, Reglita de niña, Lita para la eternidad. Trabaja en la Banca Santadoma. Su piel es chocolate con leche. Tiene 28 años y es fuerte y ambiciosa. Su madre había servido a los Santadoma. Es la hija de la criada de los marqueses que estudió un Master en Comercio Internacional. Su padre había sido el chofer de la familia.
  • Concepción, la madre de Lita es una mujer sumisa y abnegada. Agradece lo poco que recibe sin tener en cuenta lo mucho que da.

Y Modesto, ayudante del doctor Agustín Rivaviejo; y Pablo, consultor externo de Speth & Markus; y Enrique de Santadoma, el último marqués de Santadoma… y otros que merece la pena descubrir.

Lee y disfruta de un fragmento de la novela.

Ildefonso Falcones

Ildefonso Falcones

El autor:
Ildefonso Falcones, casado y padre de cuatro hijos, es abogado y escritor. La catedral del mar, su primera novela, se convirtió en un fenómeno editorial mundial sin precedentes, reconocida tanto por los lectores como por la crítica y publicada en más de cuarenta países. Fue también merecedora de varios premios, entre ellos el Euskadi de Plata 2006 a la mejor novela en lengua castellana, el Qué Leer al mejor libro en español del año 2006, el premio Fundación José Manuel Lara a la novela más vendida en 2006, el prestigioso galardón italiano Giovanni Boccaccio 2007 al mejor autor extranjero, el premio internacional CittàdelloStretto 2008 y el Fulbert de Chartres 2009. En 2018 se convirtió en una exitosa serie de televisión emitida por Antena 3 y TV3, y que en la actualidad también está disponible en Netflix. La obra, además, fue adaptada al formato de cómic en una espléndida novela gráfica editada por Random Comics e ilustrada por Tomeu Pinya.

Su segunda novela, La mano de Fátima (Grijalbo, 2009), fue galardonada con el premio Roma 2010 y La reina descalza (Grijalbo, 2013), su siguiente obra, recibió el premio Pencho Cros. Los herederos de la tierra (Grijalbo, ) supuso la esperadísima continuación de La catedral del mar y también se ha convertido en una serie estrenada recientemente en Netflix. En El pintor de almas (Grijalbo, 2019), el autor retrataba los albores del siglo XX cuando el Modernismo arquitectónico cambió la faz de Barcelona. Todas ellas han recibido numerosos elogios de la crítica y el apoyo incondicional de los lectores.

Con más de once millones de ejemplares de su obra vendidos en todo el mundo, ahora Ildefonso Falcones aborda de nuevo un tema de gran calado social y humano, la esclavitud en las colonias españolas y, al mismo tiempo, nos retrata sus últimas consecuencias en la época actual. Esclava de la libertad representa una firme defensa de la diversidad cultural, la justicia histórica y la libertad.

El libro:
Esclava de la libertad ha sido publicado por la Editorial Grijalbo en su Colección Novela Histórica. Encuadernado en tapa dura con sobrecubierta, tiene 624 páginas.

Como complemento pongo un vídeo en el que Ildefonso Falcones nos habla de su novela Esclava de la libertad.

.
Para saber más:
http://www.ildefonsofalcones.com/

Deja un comentario

Archivado bajo Historia, Literatura, Literatura, Narrativa, Por Maudy Ventosa