Archivo de la etiqueta: Salamandra Black

“El hombre perdido”, de Jane Harper

«Una nueva entrega de la reina de la novela negra australiana»
«Tres hermanos, una muerte, no hay respuestas»

.
Parece que fue ayer cuando la editorial Salamandra me envió la primera novela, Años de sequía, de una escritora australiana de la que no había oído hablar hasta ese momento, corría el año 2017: Jane Harper. El resultado fue espectacular pues nos mostraba un escenario criminal tan despiadado como fascinante bajo un sol abrasador. Dos años después publica Naturaleza salvaje y cambia el escenario por la salvaje la adversidad de los bosques de Giralang Ranges, pero con un mismo hilo conductor, Aaron Falk, un investigador de seguros un poco solitario. Su tercera novela, El hombre perdido , es una novela independiente y creo que su historia más fuerte hasta ahora (lo que dice mucho).

El hombre perdido es un misterio sólido y un drama familiar impresionante ambientado en un paisaje implacable e inolvidable, el desierto australiano. Harper lleva sus temas de aislamiento emocional y ambiental a un nivel completamente nuevo.
“De noche, cuando el cielo parecía aún más vasto, casi podía imaginarse que había retrocedido un millón de años y que estaba caminando por el fondo del mar. Un millón de años antes de que la necesaria sucesión de un millón de acontecimientos naturales formara el paisaje que tenía delante: un sitio de crecidas sin lluvia, de conchas fosilizadas a miles de kilómetros del agua y de hombres que se apean del coche para dirigirse a pie, sin saber muy bien por qué, al encuentro con su muerte.”  [Pág. 65-66]

Cubierta de 'El hombre perdido'

Cubierta de: ‘El hombre perdido’

En el centro de esta novela está Nathan Bright. Él y sus dos hermanos, Cameron y Bub, han crecido en Burley Downs, el rancho de sus padres, que tiene 3.500 kilómetros cuadrados — como la isla de Mallorca, Islas Baleares—. Es el hogar de unas 3.000 cabezas de ganado Hereford y solo media docena de seres humanos.
La ciudad local en esta novela puede ser ficticia, pero el paisaje no lo es. Se trata de una franja de tierra semiárida y cálida que atraviesa el centro de Queensland, Australia, donde las temperaturas oscilan a niveles inhumanos bajo un cielo despejado. Este no es un ambiente acogedor ni indulgente. Es un lugar donde los jóvenes sanos y vibrantes de unos 20 años mueren sin agua después de solo seis horas. Los lugareños saben que es mejor no probar un atajo fuera de la carretera porque atascarse en la arena lo matará.
Entonces, si los lugareños saben todo esto, ¿por qué Cameron, que creció en este paisaje y administró hábilmente el rancho familiar durante años, se alejó millas de su vehículo que funcionaba perfectamente y que estaba lleno de agua y comida? ¿Por qué terminó abrazando la legendaria lápida de un ganadero desconocido, rodeándola para obtener la sombra minúscula que ofrecía bajo el sol implacable antes de sufrir una muerte insoportable por deshidratación? ¿Tiene algo que ver con su galardonado cuadro de la lápida?

Cuando comienza El hombre perdido, Nathan, el hermano mayor, se acerca a la lápida para encontrarse con Bub, el menor de los hermanos, que ha estado salvaguardando el cuerpo de su hermano de los dingos y otros depredadores. Cameron, Cam, no regresó a casa después de salir para realizar una tarea de rutina en la propiedad. Su cuerpo fue visto por un piloto de helicóptero que trabajaba desde el aire, reuniendo ganado desperdigado.
Nathan trabaja en su propio rancho, más pequeño, de solo 700 kilómetros cuadrados. Vive solo, después del divorcio, con visitas cada vez más raras de su hijo adolescente, Xander, que actualmente está de visita. Aunque la propiedad de Nathan linda con la tierra de la familia, no los visita muy a menudo por razones prácticas. Es un viaje de tres o cuatro horas desde su casa hasta la casa de los padres. La madre del hermano todavía vive allí junto con Cameron, su esposa, sus dos hijas, Harry un empleado de mucho tiempo y dos empleados itinerantes. Las razones personales también mantienen alejado a Nathan —su rancho es tan remoto que el médico local le manda una señal para presionar todas las noches para saber que está bien—.

«El aislamiento de Nathan lo convierte en una elección fascinante como narrador en una novela llena de personajes interesantes.»

Días antes de Navidad, cuando se encuentra el cuerpo de Cameron, la tragedia y las vacaciones obligan a Nathan a quedarse en la casa de la familia, lo que oprime a un hombre que prefiere evitar a las personas. A medida que aumentan las preguntas sobre la muerte de Cameron y ciertos hechos salen a la luz, se revela la historia familiar. ¡Y hasta aquí puedo contar! Bueno, añadir que al principio de la novela figura un mapa de la región muy útil para no perderse en el desierto.

La escritura de Harper te hace sentir la asfixia del calor seco, del ostracismo social y de los secretos familiares. Esta es una gran hazaña para una historia ambientada en un paisaje abierto y lleno de cielo. El Hombre Perdidoes lento, y el desenlace es menos un “¡ajá!” de momento y más como una válvula de liberación de presión que se abre, proporcionando un alivio de la intensidad del lugar que la familia Bright llama hogar.

Lee y disfruta de un fragmento de la novela.

Jane Harper

Jane Harper

La autora:
Jane Harper nació en Manchester (Inglaterra), pero a los ocho años se mudó con su familia a Boronia, en la región australiana de Victoria. Se graduó en Historia y Literatura Inglesa por la Universidad de Kent, en Canterbury, y trabajó durante trece años en Inglaterra y luego en Australia como periodista. Años de sequía (Salamandra, 2017), cuyos derechos de traducción se han vendido a más de treinta idiomas, recibió los premios ABIA, Indie y Ned Kelly en Australia, entre otros, y fue finalista del prestigioso CWA Gold Dagger Award de 2017 en Reino Unido. Jane Harper, que vive en Melbourne, ha publicado también Años de sequía y ahora El hombre perdido, pero seguro que la editorial Salamandra está preparando la traducción de su novela The Survivors (2021). La espero con mucho interés.

El libro:
El hombre perdido (título original: The Lost Man, 2018) ha sido publicado por la Editorial Salamandra en su Colección Salamandra Black. Traducción del inglés por Jofre Homedes Beutnagel. Encuadernado en rústica con solapas, tiene 380 páginas.

Cómpralo a través de este enlace con Casa del Libro.

En el siguiente ENLACE podrás ver un vídeo el el qué Berna González Harbour entrevista a Jane Harper por motivo de su novela El hombre perdido, así como de las recomendaciones de lectura que nos hace la autora.

Como complemento pongo un vídeo en inglés con subtítulos en español en el que Jane Harper nos habla de su nueva novela El hombre perdido.

.
Para saber más:
https://janeharper.com.au/

Deja un comentario

Archivado bajo Literatura, Literatura, Narrativa, Literatura. Novela Negra

“Los papeles de Tony Veitch”, de William McIlvanney

♦♦Ganadora del Dagger Award♦♦

«Un vibrante recorrido por las calles y el alma de Glasgow que pone al descubierto una sociedad escocesa marcada por la violencia y la corrupción»

La primera novela de William McIlvanneyRemedy is None , ganó el Geoffrey Faber Memorial Prize y con Docherty ganó el Whitbread Award for FictionLaidlaw y The Papers of Tony Veitch , los dos primeros libros de la trilogía de Laidlaw, ganaron Silver Daggers de la Crime Writers ‘Association, mientras que el tercero de la serie, Strange Loyalties, ganó el Glasgow Herald’s People’s Prize. Tras su muerte en diciembre de 2015 se estableció el Premio McIlvanney; que premia el mejor libro sobre crimen escocés en Bloody Scotland, el Festival Internacional de Escritura Criminal de Escocia.

Cubierta de 'Los papeles de Tony Veitch'

Cubierta de: ‘Los papeles de Tony Veitch’

William McIlvanney no es muy conocido por el publico en general, pero para los seguidores de serie negra es un escritor de culto y la razón está en lo que he escrito anteriormente y si leéis el libro lo saboreareis en primera persona.
No es una novedad, pues la primera edición en inglés de Los papeles de Tony Veitches es de 1983, pero ha sido un acierto que Salamandra Black la recupere para satisfacción de los lectores seguidores del género negro o para los más puristas de Tartan Noir y así leer la continuación de Laidlaw que en su día publicó RBA Libros y está descatalogado. Aunque para terminar la trilogía nos faltaría Extrañas lealtades publicado en su día por la Editorial Península y también totalmente agotado. La buena noticia es que Salamandra Black tiene previsto, sin fecha por ahora, publicar las otras dos partes.

En este segundo libro de su monumental serie Laidlaw, McIlvanney cuenta la historia de Eck Adamson, un vagabundo alcohólico entrado en años, con barba de naufrago y apestando a alcohol, es ingresado en el Royal Infirmary de Glasgow. Agonizante en una sala de urgencias, el vagabundo no para de repetir el nombre del inspector Jack Laidlaw, y dado que ningún policía se habría tomado la molestia de acudir al hospital, sus palabras habrían caído en saco roto de no ser porque Laidlaw, haciendo honor a su fama de protector de los pobres y predilecto de los damnificados, acude a escuchar al moribundo. Y su diligencia tiene premio: en las crípticas palabras finales de Eck («me dieron un vino que no era vino»), Laidlaw descifra la clave para resolver el asesinato de un rufián del mundo del hampa y, al tiempo, aclarar la desaparición de Tony Veitch, un joven universitario de buena familia, grafómano e idealista.

Los papeles de Tony Veitch es un vibrante recorrido por las calles y el alma de Glasgow, una ciudad marcada por la violencia y la depravación. Gracias a una prosa elegante y depurada, un humor sombrío y unos diálogos inolvidables, William McIlvanney es considerado hoy unánimemente una mezcla perfecta de Raymond Chandler y Albert Camus, y Los papeles de Tony Veitch, una obra maestra del género negro.

Lee y disfruta de un fragmento de la novela.

William McIlvanney

William McIlvanney

El autor:
William McIlvanney (Kilnarnoch, 1936 – Glasgow, 2015) estudió literatura inglesa en la Universidad de Glasgow y hasta 1975 se dedicó a la docencia, una labor que abandonó para consagrarse a la literatura. Autor muy laureado, obtuvo en 1967 el Geoffrey Faber Memorial Prize con su primera novela Remedy is None; el Whitbread Award de ficción en 1975 con Docherty; el CWA Silver Dagger en dos ocasiones, en 1977 con Laidlaw y en 1983 con Los papeles de Tony Veitch; y el People’s Prize del Glasgow Herald en 1992 con Extrañas lealtades, el tercer libro de la trilogía dedicada a Glasgow y al inspector Laidlaw.

El libro:
Los papeles de Tony Veitch (título original: The Papers of Tony Veitch, 1983) ha sido publicado por la Editorial Salamandra en su Colección Salamandra Black. Traducción de Antonio Padilla Esteban. Encuadernado en rústica con solapas, tiene 332 páginas.

Cómpralo a través de este enlace con Casa del Libro.

Como complemento pongo un vídeo en inglés titulado William McIlvanney en el Festival Literario de Dundee 2013.

.
Para saber más:
William McIlvanney en Wikipedia.

 

 

 

Deja un comentario

Archivado bajo Literatura, Literatura, Narrativa, Literatura. Novela Negra