Archivo de la categoría: Biografías

La biografía es el recuerdo vivo de una persona. Con ella el biografiado nunca muere.

“Una historia de las imágenes”, de David Hockney y Martin Gayford

«La historia de las imágenes se inicia en las cavernas y finaliza, por ahora, en la pantalla del ordenador. ¿Quién sabe hacia dónde irá en el futuro? No obstante, el desafío sigue siendo el mismo: cómo representar el mundo tridimensional sobre una superficie de dos dimensiones».  David Hockney

Por Ricardo Martínez.

Derivar, u obtener, literatura de las imágenes no deja de ser, mutatis mutandi, un remedo de la  labor del escritor. ¿Acaso no es su objetivo obtener de las ‘imágenes’ de la realidad su texto o argumento? Cuando menos en parte: como referencia material, como escenario

Cubierta de Una historia de las imágenes

Cubierta de: ‘ Una historia de las imágenes’

Así parecen reconocerlo los autores, pues en el encabezamiento a una interesantísima Introducción podemos leer: “Toda imagen es el relato de una mirada sobre algo” Y, a continuación, Hockney nos traslada una reflexión a propósito de un dibujo de Picasso que es realmente revelador e indica hasta qué punto la imagen es capaz de concitar no solo una pretensión de gusto por el color, sino una forma de percepción que tiene que ver más con la filosofía que con la mirada: “Vi una vez un cuadro maravilloso de un búho de Picasso. Hoy, un artista podría coger el pájaro, disecarlo y meterlo en una jaula: taxidermia; pero el búho de Picasso es el relato de un ser humano que mira un búho, mucho más interesante que un animal disecado” Esto es, la imagen puede propiciar el deleite de un mirar físico, pero en la medida de que el hombre es el que mira –todo está hecho a su medida, para su apreciación- ésta posibilita también un mirar interior, un mirar ontológico. Lo otro es lo inmediato, esto es continuidad, es futuro y en potencia traslada el significado de la imagen más allá de su inmediata realidad.

También ha llamado mi atención otra reflexión incluida en este magnífico libro donde la imagen adquiere una dimensión nueva al ser pensada y comentada, cuando, en la p. 54, podemos leer: “Cuando Manet comenzó a pintar en las décadas de 1850 y 1860, volvió la pincelada y regresó la falta de elegancia. Al ver una exposición de pintura académica francesa del siglo XIX se me ocurrió que esto era a lo que se oponían Manet y sus aliados. Y ganaron la batalla: la pintura viva contra la aburrida” Es cierto que en este a modo de manifiesto lo que se expresa es una forma de gusto, y como tal no ha de hacerse extensivo como referente. Ahora bien, denota una forma libre de mirar sin desmerecer, desde luego, el posible formalismo anterior, sino sencillamente una forma de distinguir con la mirada, una manera nueva de ver-sentir la realidad que la imagen nos ofrece.

Magníficamente editado, el libro es un autentico gozo para los sentidos por cuanto, basado en una elección muy rica de imágenes a lo largo de la historia, se subdivide en una serie de apartados didácticos que, gracias al diálogo mantenido por los dos autores acerca de estos soportes gráficos más o menos enfrentados, comparativos, ayuda a establecer un vínculo estético que es un verdadero lujo para todo observador atento. Aquí se invita, de alguna manera, a reparar en el concepto de civilización y a interpretar la realidad más en su sentido trascendente que en su sentido mimético o de un realismo estático sin más.

Considero que la traducción resulta muy atinada, y el hecho de que un artista, Hockney, y un crítico de arte, Gayford, vayan intercalando sus consideraciones estéticas y razonamientos al hilo de la exposición de las imágenes que aquí se recogen, convierten al libro en un referente tan vivo como inestimable, una especie de enciclopedia para el bien mirar. Su sensibilidad y conocimientos, desde luego, es quien les permite hacer comentarios tan sustanciosos como oportunos para cualquier espectador: “Aunque ahora se piense que Euclides no escribió la Catóptrica, este tratado –que obviamente fascinaba a Velázquez- demuestra la antigüedad del interés humano en los espejos. Son, de hecho, tan antiguos como las imágenes” Con razón, el propio Hockney dice: “Siempre me han encantado las imágenes, me dan ideas”

     De eso se trata al observar con detenimiento

Lee y disfruta de un fragmento del libro.

Los autores:
David Hockney (9 de julio de 1937 Bradford, Inglaterra) es uno de los artistas contemporáneos mejor conocidos por el público y más aclamados por la crítica. Ha creado sus obras en prácticamente todos los soportes posibles —pintura, dibujo, escenografía, fotografía y grabados— y ha ampliado las fronteras de todos ellos. Es autor de El conocimiento secreto: el redescubrimiento de las técnicas perdidas de los grandes maestros.

David Hockney y Martin Gayford

David Hockney y Martin Gayford

Martin Gayford es crítico de arte de The Spectator y autor de reconocidas obras sobre Van Gogh, Constable y Miguel Ángel. Ha colaborado anteriormente con Hockney en David Hockney.
El gran mensaje: conversaciones con Martin Gayford. http://www.martingayford.co.uk

El Libro:
Una historia de las imágenes (título original: A History of Pictures: From the Cave to the Computer Screen, 2016) ha sido publicado por Ediciones Siruela en su Colección El Ojo del Tiempo, 102. Traducción de Julio Hermoso. Encuadernado en cartoné, tiene 360 páginas.

Cómpralo a través de este enlace con Casa del Libro.

Como complemento pongo un vídeo en inglés en el que David Hockney & Martin Gayford hablan de su libro A History of Pictures (Una historia de las imágenes).


.

Para saber más:
http://www.davidhockney.co/    (Web oficial de David Hockney)

David Hockney en Wikipedia.
http://martingayford.co.uk/   (Web oficial de Martin Gayford)

 

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Arte, Biografías, Ensayo - Crítica literaria, Historia, Literatura, Por Ricardo Martínez

“¿Qué me estás cantando?”, de Fidel Moreno

«Una historia social de España a través de sus canciones más famosas.»
.

Por Ricardo Martínez.

Cubierta de Qué me estás cantando

Cubierta de: ‘¿Qué me estás cantando?’

…..La canción ha sido fundamentalmente, a lo largo de la vida del hombre, una forma implícita de comunicación. Implícita por cuanto, más allá de su tema aludido o su voluntad, había de aludir necesariamente a un tipo de interlocutor. Iba dirigida a alguien antes incluso de ir dirigida a algo. De ahí que su vínculo con el discurrir de la vida cotidiana del hombre fuese inexcusable. Vida y canción se arropan, se complementan (¿No recuerda, en parte, ese principio de esencialidad comunicativa a que se alude cuando se habla de religión? Re-ligare, establecimiento de un nexo comunicativo, sea el que fuere el destinatario

…..Aquí, en este libro original, ampliamente documentado y escrito con una soltura y conocimiento casi contagiosos, podemos hacer un repaso lúcido y ameno a la largo y ancho de una buena parte del siglo XX, un momento en que la canción fue paladín de discursos más o menos intencionados, desde los políticos a los amorosos, y donde el punto central del discurso era alguien que establecía relación con el otro como el complemento a una necesidad sociológica superior: tal vez por la naturaleza del tiempo en que tuvo lugar el nacimiento y difusión de estas canciones, tal vez por la pertinencia de tales ritmos y letras en tales situaciones. Es así que “este personal ensayo recorre la historia cantada del siglo XX español hasta 1976”, momento de una transición política necesaria, y, sin duda, de muchas transiciones más junto con la señalada

¿Qué dicen de nosotros las canciones que escuchamos?

…..De ahí que, considerado este texto a día de hoy pueda pensarse que “las canciones del momento se convierten en el mejor atajo para entender y sentir cómo fue el mundo y la vida de nuestros padres y de nuestros abuelos” (el libro se subdivide en dos grandes apartados: ‘La música de mis abuelos’ y ‘La música de mis padres’) Y ha de considerarse a modo de ensayo, por cuanto lo que se hace es tomar como telón de fondo unas canciones más o menos deliberadas como reflejo de los avatares de una vida rica en acontecimientos de todo tipo. Como ejemplo acaso quepa esgrimir el que tiene su inicial origen en un sentimiento de protección paterna amorosa, tema del amor posesivo y, de alguna manera, obsesivo a ultranza: “Te voy a hacer una casa en el aire/ solamente pa que vivas tú,/ después le pongo un letrero muy grande/ de nubes blancas que diga “tabú” Siempre, inevitable, omnívoro, el tema recurrente de pensar-aludir-vivir el sentimiento del amor, en un país dado -¿tal vez por razones fácilmente delatables en la cultura popular?- a pasiones desmedidas, con su alusión a una forma de tragedia: “En la versión de Lola Flores – aclara Fidel Moreno– al menos no aparece el nombre de Ada Luz, aunque es probable que a ella no le guste esta adaptación rumbera, pues lo que era una canción dedicada a ella por su celoso padre, en voz de la Faraona y con pocos cambios, se convierte en una recriminación a un hombre iracundo al que todo le molesta”

¿Se puede contar la historia de un país a partir de su música?

…..Puede hablarse de ensayo, también no ya solo por la cantidad innumerable de temas aludidos (amor, política, religión, sociedad vitalista…) sino porque el autor, de ello, sabe derivar intencionalidad, didáctica a ras de suelo (a ras de alma popular), para alcanzar una especie de definición de país habiendo tomado, tal como queda dicho, el fondo y trasfondo de una letra y un ritmo como tema explicativo de una sociedad frustrada, no muy culta, siempre reivindicativa y con ese componente mayoritario de las pasiones a flor de piel (¡Qué país!)

…..La labor recopilatoria y divulgativa llevada a cabo en este libro por el periodista y músico Fidel Moreno es encomiable, y su testimonio, al fin, didáctico, muy de agradecer como ‘manual de conocimiento’, como reflejo de una rica y un tanto oscura realidad. Se complementa el texto, a mayores, con un riquísimo glosario de notas y un índice onomástico abundante, explicativo y útil

«¿Qué me estás cantando? es el libro que reúne a tres generaciones en torno a la música.»

Lee y disfruta de un fragmento de la novela.

El autor:

Fidel Moreno

Fidel Moreno

Fidel Moreno (Huelva, 1976) es escritor, periodista y músico. Escritor que no escribe y cantante que no canta, trabaja de freelance para una editorial y ha sido coordinador en la revista El Estado Mental. Si rebuscan en su pasado encontrarán, entre otras cosas, dos libros-disco de El Hombre Delgado y un libro llamado La Cabaña. De la Costa Azul a la Selva Negra; el último de ellos en 2018 titulado Y la realidad. Es director de la revista Cáñamo y profesor de Narrativas en la escuela SUR.
Mientras prepara su próximo disco, aquí se pueden oír algunas de sus antiguas canciones: www.myspace.com/elhombredelgado.

El libro:
¿Qué me estás cantando? ha sido publicado por la Editorial Debate en su Colección Sociedad. Encuadernado en rústica con solapas, tiene 752 páginas.

Cómpralo a través de este enlace con Casa del Libro.

Como complemento pongo el vídeo de una entrevista a Fidel Moreno, autor del libro ¿Qué me estás cantando? el 26/05/2018.

 

 

 

Deja un comentario

Archivado bajo Biografías, Ensayo - Crítica literaria, Historia, Literatura, Literatura, Narrativa, Por Ricardo Martínez