Archivo de la etiqueta: Editorial Siruela

“Umbrales. Un viaje por la cultura occidental a través de sus puertas”, de Óscar Martínez

«Cada puerta es una insinuación.
Cada umbral es una rendija por la que se accede a otro espacio»

.

Cubierta de 'Umbrales'

Cubierta de: ‘Umbrales’

Umbrales, nos dice el autor, es un libro sobre puertas, sobre qué hace especiales a estos elementos arquitectónicos y sobre cómo el ser humano ha llenado de simbolismos y mensajes las entradas de sus edificios y construcciones. A su vez, no es un texto únicamente sobre arquitectura. Intenta ser también una suerte de libro de viajes que descubra puertas que quizá no se conozcan y abra ojos y oídos a nuevas historias sobre umbrales ya conocidos.
Este libro comienza con la puerta de una casa, pues a día de hoy quizá sean esos umbrales los que más nos determinan como ciudadanos, pero no una casa cualquiera. Descubierta en la década de 1890, la Casa de los Vettii en Pompeya fue probablemente habitada por una pareja de libertos o antiguos esclavos liberados conocidos como Aulo Vettio Conviva y Aulo Vettio Restituto y que decoraron después del terremoto del año 62 con fabulosas pinturas que la erupción del Vesubio en el año 79 sepulto y conservó.

Con Óscar Martínez durante la presentación del libro en Ámbito Cultural de El Corte Inglés en Madrid

Con Óscar Martínez durante la presentación del libro en Ámbito Cultural de El Corte Inglés en Madrid.

Pero enseguida nos adentramos en el primer bloque, en el terreno de la arquitectura religiosa que el autor llama Umbrales Sagrados. La primera gran arquitectura de la humanidad fue sin duda la dedicada a los dioses y a su culto, y no es de extrañar que algunos de los más antiguos ejemplos de puertas monumentales se encuentren en templos y santuarios. Desde la prehistoria hasta la Edad Media, en los siete umbrales sagrados que se visitan se repasarán culturas arquitectónicas que han conformado la civilización occidental durante milenios. Las entradas a santuarios prehistóricos, a templos egipcios, griegos y romanos y, por supuesto, a iglesias medievales serán las protagonistas de este primer gran bloque, al que seguirá el segundo bloque, los umbrales de viviendas, fortalezas, castillos e incluso negocios. Palacios, residencias privadas, murallas y comercios tienen todos ellos puertas que muchas veces cuentan historias que van más allá de la mera función del edificio al que dan acceso.
El tercer gran bloque está dedicado a un tipo especial de umbrales. Algunos de ellos son todavía accesos a edificios y construcciones, pero el resto son puertas que nos permiten adentrarnos en otros espacios, no tanto arquitectónicos como simbólicos e imaginarios. En efecto, la pintura y la arquitectura pueden abrirnos posibilidades perceptivas que amplían nuestra experiencia del mundo, permitiéndonos viajar a entornos simbólicos que enriquecen la realidad.

Con Emilio del Río latinista y tuitero que presentó el libro de Óscar Martínez

Con Emilio del Río latinista y tuitero que presentó el libro de Óscar Martínez

Estas páginas terminan con la entrada a una casa, aunque en esta ocasión no se trate de la de una vivienda de la Antigüedad romana, sino de la puerta de un moderno apartamento. Se cierran así el círculo y la lista de umbrales. De lo privado a lo sagrado, pasando por lo simbólico y lo militar, para terminar de nuevo con la puerta de una vivienda.

La lista de umbrales en estas páginas es, obviamente, subjetiva. Quien lea estas líneas no encontrará el pórtico de la Gloria de la catedral de Santiago de Compostela, aunque sí otros umbrales medievales que pueden servir como introducción a facetas no tan evidentes del arte románico y gótico. Tampoco visitará la puerta de Alcalá de Madrid ni la de Brandeburgo de Berlín, pero el carácter de arco triunfal conmemorativo que pueden tener esas construcciones sí que será analizado. Algo similar se podría comentar acerca de las puertas de las murallas de Roma o del baptisterio de Florencia, o de fachadas tan interesantes como la de la Universidad de Salamanca, todas ellas ausentes aquí. Ellas no están, pero sí otras que sirven para profundizar en cuestiones relacionadas con la simbología, la historia o la mitología.

«Toda puerta marca un tránsito. El umbral enmarcado por las jambas y los dinteles o los arcos de la entrada es un espacio híbrido, un momento entre dos realidades, la frontera entre dos mundos y dos estados.»

Lee y disfruta de las primeras páginas del libro.

Óscar Martínez

El autor:
Óscar J. Martínez García (Almansa, Albacete, 1977) Doctor en Bellas Artes por la Politécnica de Valencia y licenciado en Historia del Arte por la Universidad de la misma ciudad, desde hace más de diez años es profesor de historia del arte, arquitectura, fotografía y diseño en la Escuela de Arte de Albacete. Tras una etapa dedicándose al mundo del arte, como pintor, dibujante y grabador realizando diversas exposiciones individuales y colectivas tanto en España como en el extranjero, en los últimos años desarrolla su inquietud artística desde un punto de vista literario.

El libro:
Umbrales. Un viaje por la cultura occidental a través de sus puertas ha sido publicado por Ediciones Siruela en su Colección Biblioteca de Ensayo / Serie mayor 118. Encuadernado en rústica con solapas, tiene 302 páginas. Se complementa con una amplia bibliografía.

Cómpralo a través de este enlace con Casa del Libro.

Como complemento pongo el vídeo de la presentación de ‘Umbrales’, de Óscar Martínez el cual charlará con  charlará con Emilio del Río, doctor en Filología Clásica y Director general de Bibliotecas, Archivos y Museos de Madrid.

.
Para saber más:
Facebook de Óscar Martínez

Deja un comentario

Archivado bajo Arte, Curiosidades, Ensayo - Crítica literaria, Historia, Literatura, Literatura, Narrativa

“El libro de las ciudades”, de Ana Rossetti

«Si no existiera Ana Rossetti, tendríamos que crearla»

Cubierta de 'El libro de las ciudades'

Cubierta de: ‘El libro de las ciudades’

Si, lo digo bien, pues a su amplia bibliografía de poesía y de narrativa ahora nos deleita con un libro poético y apasionante que explica, a la vez que alimenta, el conocimiento y la curiosidad sobre los cimientos de nuestra sociedad actual. Un conjunto de historias maravillosas en las que conoceremos el legendario origen de algunas de las grandes ciudades como Cartago, Atenas, Madrid, Medina Azahara y Varsovia.
En El libro de las ciudades, Ana Rossetti bebe de los mitos antiguos para dar vida a una galería de personajes clásicos que intervienen en la fundación de algunas ciudades, y lo hace con su habitual destreza al escribir, con gran ironía y un sentido reivindicativo que nos lleva a reflexionar sobre algunos de los grandes temas: el papel de las mujeres a lo largo de la Historia, las distintas formas de amor y sus consecuencias, el valor de la poesía, las migraciones o el tráfico de personas y animales.

Asistimos a la fundación de Cartago por la reina Dido o Elisa de Tiro en La ciudad en la piel y su fama se debe principalmente al relato incluido en la Eneida del poeta romano Virgilio donde se relata la ingeniosa argucia de delimitar una superficie mediante una cuerda formada por las tiras cortadas de una piel de toro.
En el siguiente capítulo La ciudad sin ciudadanas vamos a vivir la elección de un dios protector de la ciudad de Atenas, pues había dos posibles Poseidón y Atenea que estaban enemistados y discutieron porque ambos querían ser el patrón de la ciudad y estaban dispuestos a luchar por ello hasta que Zeus tuvo que intervenir y dejó que votara el pueblo. En ese momento se hizo necesario que los dioses ofrecieran algo a la ciudad. Poseidón golpeó el suelo con su tridente e hizo brotar una fuente, pero su agua era salada y por tanto no muy útil, mientras que Atenea ofreció el primer olivo. Los atenienses escogieron el olivo y con él a Atenea como patrona, pues el árbol daba madera, aceite y alimento.
El tercer capítulo está dedicado a la fundación de la ciudad de Madrid: La ciudad de los sin ciudad. La historia comienza con la abdicación de la reina Mantua I a favor de su hijo Bianor. Pero Bianor tuvo un sueño en el que se le auguraba fortuna si abandonaba el reino y partía a la tierra donde muere el sol. Tras el sueño, la reina Mantua le puso el prenombre de Ocno, “porque a través de los sueños conocerás el pasado y lo que está por venir”, anduvo durante años, viviendo mil y una aventuras, y una noche volvieron los sueños para indicarle que aquel lugar en el que se encontraba era el elegido para que fundase una nueva ciudad a la que dedicaría el resto de su vida. Una ciudad para aquellos que no tienen ciudad. Ana Rossetti nos cuenta la leyenda de a ciudad de Metragirta, que después se convirtió en Magerit. Ahora se llama Madrid, pero todavía sigue siendo a ciudad de todos.

Una de las ilustraciones de Valle Camacho

Una de las ilustraciones de Valle Camacho

La promesa de la hija del mar nos conduce a la historia de Wars y Sawa, a la historia de la ciudad de Varsovia. Wars, un humilde pescador sin muchos recursos y Sawa una sirena a la que un personaje sin escrúpulos había capturado con la intención de pasearla de feria en feria para hacerse rico y que la tenía prisionera en un tonel. Wars la liberó y la devolvió al mar. Sawa en agradecimiento le prometió que siempre que la necesitara acudiría en su ayuda, como así ocurrió pues fue fiel a su promesa. Por eso el recuerdo de la promesa de la hija del mar permanece en Varsovia donde se puede ver una escultura de una valerosa sirena provista de espada y escudo.
El último capítulo Rossetti lo dedica a la ciudad de Medina Azahara, la ciudad que en otro tiempo llamaron La Resplandeciente, que fue arrasada, expoliada, olvidada, pero no por ello perdió su belleza. P>ero si nos trasladamos muchos siglos atrás, llegamos a un reino gobernado por un emir cuya infancia había trascurrido entre el estudio, la poesía y la música, y que cuando creció llenó su corte de sabios, de poetas y cantores y en su grandiosa biblioteca se guardaban numerosos volúmenes traídos de todos los rincones del mundo: la Biblioteca Áulica. Conoceremos el taller del Arte de la Bella Escritura, y a una bella escriba que yo –en mi pobre saber– identifico, por la época con la famosa Lubna de Córdoba; y se hablará de Rumaykiyya, una notable poetisa de entre todas aquellas que en el al-Ándalus alcanzaron la gloria; y que tanto a Al Mutabit como a Adberramán se les concedió el honor de ser poetas y de estaar enamorados.

Un libro poético, divertido y apasionante que explica, a la vez que alimenta, el conocimiento y la curiosidad sobre los cimientos de nuestra sociedad actual.

Lee y disfruta de un fragmento de la novela.

Ana Rossetti en la Feria del Libro de Madrid 2021

Ana Rossetti en la Feria del Libro de Madrid 2021

La autora:
Ana María Bueno de la Peña, más conocida como Ana Rossetti (San Fernando, Cádiz, 1950), ha creado una obra rica en registros y géneros. Su obra es una mezcla de erotismo, esteticismo y culturalismo. Aunque es muy conocida por su obra poética, también ha escrito textos teatrales, un libreto para ópera (en torno a la figura de Oscar Wilde, estrenada en la Sala Olimpia de Madrid en 1993 y con música de Manuel Balboa), novela, libros para niños y relatos. Esta poetisa gaditana, que revolucionó el panorama literario en la España de los años 80, se encuentra por derecho propio entre los mejores poetas españoles de la poesía española contemporánea, obteniendo numerosos reconocimientos: en poesía, el premio Gules por Los devaneos de Erato, el premio internacional Rey Juan Carlos I por Devocionario y el premio de El Público por Deudas contraídas. En Siruela ha publicado Una mano de santos.

El libro:
El libro de las ciudades ha sido publicado por Ediciones Siruela en su Colección Las Tres Edades, 312. Ilustraciones de Valle Camacho. Encuadernado en tapa dura, tiene 194 páginas.

Cómpralo a través de este enlace con Casa del Libro.

En una entrevista que se publicó en el periódico El País, se le pregunta a Ana Rossetti: De las ciudades reales que usted conoce, ¿cuál es la más mítica y por qué?
La respuesta me encanta –¡Cuánto conocimiento!– y estoy seguro que daría para otro libro.
A.R. “Yo nací en Erytheia, una isla de lo que fuera el archipiélago de las Gadeiras. Allí vivió Gerión y sucedió el décimo trabajo de Hércules; y Argantonio, el último rey tarteso y las sacerdotisas de la diosa Astarté… y bueno, en tres mil años ha dado tiempo para que pasara de todo.”

.
Para saber más:

Ana Rossetti en Wikipedia.

Deja un comentario

Archivado bajo Biografías, Curiosidades, Ensayo - Crítica literaria, Historia, Literatura, Literatura, Narrativa