Archivo de la etiqueta: Editorial Planeta

“La sospecha”, de Fiona Barton

«La sospecha es la tercera novela protagonizada por Kate Waters,
tras La viuda y La madre.
.

Cuando dos jóvenes británicas desaparecen en su año sabático en Tailandia, su caso pasa a copar el foco de la atención mediática internacional. La periodista Kate Waters está lista para informar sobre la historia; como siempre, quiere ser la primera en conseguir la exclusiva y descubrir la verdad, y esta vez no será una excepción. Sin embargo, a medida que se van conociendo más detalles de la investigación, Kate no puede dejar de pensar en su propio hijo, a quien no ha visto en dos años.

Cubierta de La sospecha

Cubierta de: ‘La sospecha

La sospecha narra, con un ritmo implacable, la historia de tres parejas cuyos hijos inician el camino hacia su independencia personal embarcándose en un viaje a Tailandia que termina en tragedia. Transcurre entre el 27 de julio y el 19 de diciembre de 2014. La construcción de estos personajes es uno de los puntos fuertes de la novela: son profundos en lo psicológico y escapan del estereotipo. Además, la narración desde cuatro puntos de vista: el de la periodista Kate Waters, en primera persona; los del inspector Bob Sparkes y de Lesley O’Connor, la madre de una de las muchachas que desaparecen en Tailandia, en tercera; y la de una de las jóvenes; nos abre, la perspectiva del caso. Más que múltiple, es una visión caleidoscópica que solo al final nos muestra la imagen real de cuanto sucedió en aquel verano de 2014. La experiencia como periodista de Fiona Barton dota al conjunto de un estremecedor realismo.

Por otro lado, Fiona Barton nos lleva al pasado para convertirnos en testigos de las aventuras y desventuras de Alex O’Connor en Bangkok, a través de una narración en tercera persona y de los emails —en primera, por lo tanto— que la joven envía a su mejor amiga. Estas escenas retrospectivas recorren los veinte días que van desde que Alex y Rosie aterrizan en el aeropuerto de Bangkok, el 27 de julio, hasta que desaparecen, el 15 de agosto.

Los personajes:

  • Kate Waters veterana periodista del Daily Herald, un periódico sensacionalista británico que vive ya inmerso en el nuevo entorno digital y en la dictadura del clic. Está considerada una de las mejores periodistas de investigación y sus preguntas punzantes suelen animar las ruedas de prensa. No le importa mentir —o, digamos, deformar la realidad—, coquetear y fingir empatía con su interlocutor si con ello consigue información útil o alguna ventaja sobre sus rivales. Está casada con Steve y tiene un hijo, Jake, con el que apenas mantiene el contacto desde que el muchacho dejó la universidad y se fue a Tailandia.
  • Bob Sparkes «Un policía íntegro de la cabeza a los pies», según la definición de Kate. Mantienen una sincera amistad con intercambio de pequeños favores. En un principio se sintieron atraídos, aunque de eso hace mucho tiempo. Sparkes vive ahora pendiente de la salud de su esposa Eileen, enferma de un cáncer terminal. Y odia que en el trabajo todo el mundo lo trate con una cierta condescendencia. «Sabe escuchar. Tiene el oído entrenado», piensa Kate de él cuando decide explicarle sus problemas de comunicación con Jake.
  • Lesley O’Connor madre de Alex, una de las dos muchachas de Winchester desaparecidas. Es la más activa y la más entera, en apariencia, de los progenitores. Mantiene una buena relación con su hija, lo que hace que se preocupe mucho cuando esta no se pone en contacto con ella desde Tailandia. Al principio, establece un fuerte vínculo emocional con Kate.
  • Alex O’Connor acaba de cumplir los dieciocho y está pendiente de recibir la nota de admisión en la universidad que ha elegido. Fiona Barton nos ofrece una doble visión de sus últimas semanas de vida. Por un lado, los emails que escribe a Mags, su mejor amiga, y, por otro, una narración en tercera persona de cuanto le sucede desde que llega a Tailandia hasta el día en el que se la da por desaparecida.
  • Rosie Shaw es la compañera de viaje de Alex. Eran vecinas pero no amigas. Rosie se destapa como una persona voluble y sin unos límites claros; en Bangkok se entrega gustosa a las nuevas experiencias sexuales de riesgo y con las drogas blandas.
  • Jake Waters, el hijo de Kate. Tiene veintidós años y dio un giro a su vida hace dos, cuando abandonó la universidad y se fue a Phuket, una de las zonas turísticas más importantes de Tailandia. Cuando Alex nos habla de un chico llamado Jake, por el que se siente atraída en Bangkok, intuimos que se trata del joven Waters.
  • Don Richards conoce a Kate desde que ella estuvo en Tailandia cubriendo las noticias sobre el trágico tsunami que devastó las costas del país, en 2004. Vive allí como corresponsal de prensa y Fiona Barton nos lo describe como «el típico inglés en colonias».

Y si pensamos en los escenarios La sospecha transcurre en dos escenarios, el Reino Unido y Tailandia. Las familias de Alex y Rosie viven en Winchester. Situada en el sur de Inglaterra, es la capital del condado de Hampshire y una de las ciudades con más historia de Gran Bretaña. Cuenta con edificios de interés, como la catedral o la Gran Sala del antiguo Palacio Real, en donde cuelga, según la leyenda, la auténtica mesa redonda del rey Arturo.
Sin embargo, los momentos clave de la novela y la mayor parte de su argumento tienen a Tailandia como marco. Y, en concreto, la calle de Khao San y sus alrededores. Con sus 400 m. de longitud, Khao San es una de las calles más populares para los mochileros de todo el mundo, sobre todo para los procedentes de los países anglosajones, puesto que allí están situados numerosos hoteles de precio medio y bajo. Tiene, además, una animada vida nocturna y está ubicada en uno de los barrios más céntricos de la ciudad.
Pese a su fama de lugar paradisíaco y de gentes acogedoras, Tailandia ha vivido varias crisis de seguridad relacionadas con el turismo. A principios de este siglo, por ejemplo, dos mochileras británicas fueron asesinadas en sus hoteles de Bangkok; dos crímenes que, seguramente, han servido de inspiración a Fiona Barton, por aquel entonces una de las reporteras más brillantes de Inglaterra.

En el trasfondo de La sospecha late un tema universal: la independencia de los hijos y los problemas de relación con los padres que este hecho puede provocar. Con su facilidad para dar volumen a los personajes y establecer vínculos entre ellos, Fiona Barton disecciona en la novela tres tipos de relaciones materno filiales, sobre todo.
…..FAMILIA WATERS. La nueva vida de Jake ha venido acompañada de la ruptura casi total del cordón umbilical que le unía a sus padres. Niño prodigio en los estudios, sorprende a todos renunciando a la universidad y viajando a Phuket, en Tailandia, para vivir allí por sus propios medios de una forma modesta. Se siente agobiado por el interés de Kate por él y solo el cariño por su hermano pequeño, Freddie, hace que, muy de vez en cuando, telefonee a casa. Lleva la independencia a su extremo.
…..FAMILIA O’CONNOR. Alex es el prototipo de buena hija de una familia de clase media. Ha vivido sin estridencias y ha cumplido con sus obligaciones, sobre todo en los estudios. Cuando llega el momento de acudir a la universidad sigue el camino de tantos otros estudiantes británicos y decide tomarse un año sabático para viajar a Tailandia, con sus ahorros, y vivir unos meses en Australia manteniéndose con pequeños trabajos. Lo tiene todo planificado, salvo la estafa del hotel, lo que la lleva al tugurio de Mama —una imponente mujer—, en el que desaparece.
…..FAMILIA SHAW. Frente a la confianza que existe entre Alex y sus padres, se alza la tormentosa relación de Rosie con los suyos. Su padre las abandonó a ella y a su madre para casarse con su amante. Desde entonces, Lesley Shaw vive sumida en el odio a su exmarido y ha asfixiado a su hija con un control enfermizo e hiperperfeccionista. Rosie ha crecido trampeando ese control y aprendiendo a mentir y a aprovecharse de los demás, como hace su padre con su abuela, a la que ella también sablea para pagarse el billete a Tailandia. Se apunta al viaje en el último momento y lo convierte en una vía para dar salida a todas sus frustraciones y deseos reprimidos.

Hay dos momentos clave en la novela relacionados con las posibilidades que brindan las redes sociales. Uno en positivo y el otro en negativo. Al principio de la novela, cuando las chicas llevan solo una semana sin ponerse en contacto con sus familias, se organiza una campaña en Facebook para intentar averiguar su paradero o dar con personas que pudieran informar sobre ellas. Otro de los personajes vive un verdadero acoso por culpa de una imagen suya reproducida fuera de contexto. Es de hace dos años, y va disfrazado de Keith Flint, el cantante del grupo The Prodigy, famoso por su aspecto diabólico. Al pie, la letra de la canción Firestarter, que dice en uno de sus primeros versos: «Yo soy el pirómano».

Otra de las características de la narrativa de Fiona Barton, gracias a su pasado como reportera de sucesos, es la fidelidad en la descripción de los procesos forenses y policiales. No hay milagros ni casualidades en la investigación de Sparkes y sus agentes. Rezuma verosimilitud.

La sospecha es su tercer libro protagonizado por la periodista Kate Waters, en quien ha volcado buena parte de su experiencia como reportera durante más de treinta años.

Lee y disfruta de un fragmento de la novela.

Fiona Barton

Con Fiona Barton

La autora:
Fiona Barton cuenta con una dilatada carrera en el mundo del periodismo, Daily Mail, el Mail on Sunday, y ex redactora de sucesos del Daily Telegraphy y ha trabajado en muchos juicios, incluyendo la desaparición de Madeline McCann. Fue galardonada con el prestigioso Premio Nacional de la Prensa británica. Desde 2008 trabaja formando a periodistas exiliados y amenazados en todo el mundo. Nacida en Cambridge, Inglaterra, Barton reside actualmente en el sur de Francia con su marido.

El libro:
La sospecha (título original: The Suspect, 2019) ha sido publicado por Editorial Planeta en su Colección Planeta Internacional. Traducción de Albert Fuentes Sánchez. Encuadernado en tapa dura con sobrecubierta, tiene 600 páginas.

Cómpralo a través de este enlace con Casa del Libro.

Para saber más:
https://fionabartonauthor.com/

Anuncios

1 comentario

Archivado bajo Literatura, Literatura, Narrativa, Literatura. Novela Negra

“Desaparecida en Siboney”, de Rosario Raro

«Hay grandes fortunas que tienen su origen en un crimen;
otras ocultan cientos.»
.

Una de las situaciones más agradables con las que puedo contar es mantener una charla con Rosario Raro. Tiene la virtud de que habla por los codos y esto no es una maldad por mi parte, sino todo lo contrario. Me encanta escucharla. El entusiasmo con el que avanza en la conversación solo es comparable a la calidad de los libros que escribe. Y tiene libro nuevo: Desaparecida en Siboney.

“La literatura es un medio de transporte”

Cubierta de Desaparecida en Siboney

Cubierta de: ‘Desaparecida en Siboney’

Esta frase de Josefina Aldecoa le sirve a Rosario para entrar directamente en el entramado de la novela, añadiendo que es como una máquina del tiempo y además puedes elegir a los pasajeros e incluso la época.
En el caso de Desaparecida en Siboney la acción trascurre en 1874 y 1875 en Santiago de Cuba, cuando Cuba era la provincia más rica de España; y en Barcelona, Santander, Cádiz, reflejando también la vida diferente en las dos orillas.
La novela está basada en hechos reales, que como ella dice es marca de la casa, pues reconoce que le interesan las historias del pasado, pero cuyas consecuencias llegan al presente. No son capítulos cerrados de la historia.
El origen de la novela lo tenemos que buscar en el encuentro con un anticuario que le enseñó una especie de informe policial manuscrito (entonces se escribía a mano pues la primera máquina de escribir data de 1873 y fue fabricada por Remington) y que la dijo:

“Aquí hay una historia”

Cuando terminó de leer el informe policial hubo una frase que fue como un aldabonazo que la provocó un escalofrío porque no acababa de creerse lo que acababa de leer. Lo tuvo que leer varias veces y se refería a la desaparición de Dulce Sargal en Cuba, la hermana del protagonista, de quien va a buscarla, y eso unido a la fotografía de una casona en Cantabria que llamó mucho la atención de la autora porque el retratado, que era el dueño de la casa, tenía una mirada que mezclaba la picardía y la nostalgia (me enseño la fotografía).
La novela es también la historia de dos cuñados que es un parentesco que no está muy explotado en la literatura y que da mucho de sí. Dulce Sargal se casa con Bartolomé Gormaz, antagonista completo de Mauricio (que era quien le gustaba), porque se lo pide su padre. No quiere contrariarlo y prefiere sacrificar su felicidad (hay que leerlo con ojos de 1875).

Siboney, 2 de diciembre de 1874
Estimado tío Mauricio:
Espero que al recibo de la presente te encuentres muy bien de salud. Me gustaría darte buenas noticias de aquí, de Siboney, pero no es el caso, sino que te escribo porque me hallo en una situación de extrema gravedad, la peor de mi vida y, cuando lo sepas, también será la peor de la tuya: mi madre ha desaparecido.

Rosario me comenta que le interesó mucho la historia y el acicate fue cuando se enteró de que habían sustraído y destruido después de los archivos públicos los documentos que certificaban el oscuro origen de algunas fortunas ACTUALES.
En la novela hay una relación muy importante entre Cuba y Cataluña, pues, ¿de donde salió el capital para poder montar las fábricas de la Cataluña industrial y textil? El origen estaba en lo que llamaban eufemísticamente ‘el comercio triangular’ que no era otra cosa que la trata de esclavos. Ocurre que algunos descendientes de ellos, ahora son políticos u ocupan cargos en la empresa privada.
Que hicieran desaparecer esos documentos ya nos da idea de que al contrario de sus antepasados, ellos se avergonzaban del origen de la fortuna familiar.

“¿Hasta que punto uno es responsable
de lo que hicieron sus abuelos?”

Casi al final de la charla me confiesa que le gustan estas historias porque hacen reflexionar al lector y es como rescatar hechos que son importantes; y me deja claro que en aquella época en los salones no era de buen gusto hablar de los esclavos. Ahora tampoco.
Y yo añado que al final del libro, antes de los agradecimientos, hay una cronología de lo que va sucediendo cada año. Las dos últimas fechas son muy significativas.

Pero claro, con Rosario es muy difícil terminar una conversación, y así nos enzarzamos en que si es una obra de ficción, que si es histórica…. Y ella aclara. Para escribir una obra de ficción tienes que tener una documentación mixta, si no sería un documento histórico y para Desaparecida en Siboney he consultado documentos originales y he viajado a Cuba. Y no solo eso, hay que leer muchas novelas del siglo XIX para ver hechos y costumbres; la forma de hablar de los personajes era muy distinta a la actual, la forma de vestir, la distribución de las casas y para eso Galdós y Clarín  son magníficos; y también hay que leer mucha historia del siglo XIX. No puedes meter la pata.

Después de Volver a Canfranc y de La huella de una carta, Rosario Raro nos deleita con esta novela donde vamos a encontrar muchas cosas y ampliaremos conocimientos sobre el cacao, el tabaco, el azúcar y también sobre las vitolas de los habanos.

Sinopsis de la editorial:
En 1875, Mauricio Sargal, un millonario antillano retornado a España, libertino y bon vivant, se ve obligado a regresar a Cuba cuando le comunican que su hermana Dulce ha desaparecido de su hacienda en Siboney. Para saber de ella tendrá que enfrentarse a su cuñado, Bartolomé Gormaz, quien fuera prófugo de la justicia y que, con el olvido de cualquier escrúpulo, ha conseguido reunir una de las mayores fortunas de todos los territorios españoles, peninsulares y de ultramar. En su búsqueda, Mauricio encontrará también el amor en la enigmática Deva, por la que sentirá una atracción irresistible.

hdr

Con Rosario Raro, Madrid 2019

La autora:
María Rosario Raro López (Segorbe, Castellón, 1971) es profesora de Escritura Creativa en la Universitat Jaume I, doctora en Filología Hispánica con una tesis sobre las estrategias de escritura en internet y posgraduada en Comunicación Empresarial y Pedagogía. Desde hace más de veinte años imparte cursos y talleres literarios para numerosas instituciones. Su obra ha sido traducida al catalán, al japonés y al francés y reconocida con numerosos premios literarios, tanto nacionales como internacionales. Vivió durante una década en Lima, Perú. 
De su novela Volver a Canfranc  (Planeta, 2015), [en su versión francesa Dernier train pour Canfranc (Editions Kero, 2017)], se han publicado hasta el momento siete ediciones, ha sido finalista de los premios de la crítica valenciana y la productora Diagonal TV ha adquirido los derechos audiovisuales de la misma para su adaptación a la pantalla. 

El libro:
Desaparecida en Siboney ha sido publicado por Editorial Planeta en su Colección Autores Españoles e Iberoamericanos. Encuadernado en tapa dura con sobrecubierta, tiene 512 páginas.

Cómpralo a través de este enlace con Casa del Libro.

Como complemento pongo un vídeo en el que Rosario Raro nos invita a leer Desaparecida en Siboney.

.
Para saber más:
http://www.rosarioraro.net/
@rosarioraro 
https://www.facebook.com/RosarioRaro

Deja un comentario

Archivado bajo Literatura, Literatura, Narrativa