Archivo de la etiqueta: Editorial Debate

“¿Qué me estás cantando?”, de Fidel Moreno

«Una historia social de España a través de sus canciones más famosas.»
.

Por Ricardo Martínez.

Cubierta de Qué me estás cantando

Cubierta de: ‘¿Qué me estás cantando?’

…..La canción ha sido fundamentalmente, a lo largo de la vida del hombre, una forma implícita de comunicación. Implícita por cuanto, más allá de su tema aludido o su voluntad, había de aludir necesariamente a un tipo de interlocutor. Iba dirigida a alguien antes incluso de ir dirigida a algo. De ahí que su vínculo con el discurrir de la vida cotidiana del hombre fuese inexcusable. Vida y canción se arropan, se complementan (¿No recuerda, en parte, ese principio de esencialidad comunicativa a que se alude cuando se habla de religión? Re-ligare, establecimiento de un nexo comunicativo, sea el que fuere el destinatario

…..Aquí, en este libro original, ampliamente documentado y escrito con una soltura y conocimiento casi contagiosos, podemos hacer un repaso lúcido y ameno a la largo y ancho de una buena parte del siglo XX, un momento en que la canción fue paladín de discursos más o menos intencionados, desde los políticos a los amorosos, y donde el punto central del discurso era alguien que establecía relación con el otro como el complemento a una necesidad sociológica superior: tal vez por la naturaleza del tiempo en que tuvo lugar el nacimiento y difusión de estas canciones, tal vez por la pertinencia de tales ritmos y letras en tales situaciones. Es así que “este personal ensayo recorre la historia cantada del siglo XX español hasta 1976”, momento de una transición política necesaria, y, sin duda, de muchas transiciones más junto con la señalada

¿Qué dicen de nosotros las canciones que escuchamos?

…..De ahí que, considerado este texto a día de hoy pueda pensarse que “las canciones del momento se convierten en el mejor atajo para entender y sentir cómo fue el mundo y la vida de nuestros padres y de nuestros abuelos” (el libro se subdivide en dos grandes apartados: ‘La música de mis abuelos’ y ‘La música de mis padres’) Y ha de considerarse a modo de ensayo, por cuanto lo que se hace es tomar como telón de fondo unas canciones más o menos deliberadas como reflejo de los avatares de una vida rica en acontecimientos de todo tipo. Como ejemplo acaso quepa esgrimir el que tiene su inicial origen en un sentimiento de protección paterna amorosa, tema del amor posesivo y, de alguna manera, obsesivo a ultranza: “Te voy a hacer una casa en el aire/ solamente pa que vivas tú,/ después le pongo un letrero muy grande/ de nubes blancas que diga “tabú” Siempre, inevitable, omnívoro, el tema recurrente de pensar-aludir-vivir el sentimiento del amor, en un país dado -¿tal vez por razones fácilmente delatables en la cultura popular?- a pasiones desmedidas, con su alusión a una forma de tragedia: “En la versión de Lola Flores – aclara Fidel Moreno– al menos no aparece el nombre de Ada Luz, aunque es probable que a ella no le guste esta adaptación rumbera, pues lo que era una canción dedicada a ella por su celoso padre, en voz de la Faraona y con pocos cambios, se convierte en una recriminación a un hombre iracundo al que todo le molesta”

¿Se puede contar la historia de un país a partir de su música?

…..Puede hablarse de ensayo, también no ya solo por la cantidad innumerable de temas aludidos (amor, política, religión, sociedad vitalista…) sino porque el autor, de ello, sabe derivar intencionalidad, didáctica a ras de suelo (a ras de alma popular), para alcanzar una especie de definición de país habiendo tomado, tal como queda dicho, el fondo y trasfondo de una letra y un ritmo como tema explicativo de una sociedad frustrada, no muy culta, siempre reivindicativa y con ese componente mayoritario de las pasiones a flor de piel (¡Qué país!)

…..La labor recopilatoria y divulgativa llevada a cabo en este libro por el periodista y músico Fidel Moreno es encomiable, y su testimonio, al fin, didáctico, muy de agradecer como ‘manual de conocimiento’, como reflejo de una rica y un tanto oscura realidad. Se complementa el texto, a mayores, con un riquísimo glosario de notas y un índice onomástico abundante, explicativo y útil

«¿Qué me estás cantando? es el libro que reúne a tres generaciones en torno a la música.»

Lee y disfruta de un fragmento de la novela.

El autor:

Fidel Moreno

Fidel Moreno

Fidel Moreno (Huelva, 1976) es escritor, periodista y músico. Escritor que no escribe y cantante que no canta, trabaja de freelance para una editorial y ha sido coordinador en la revista El Estado Mental. Si rebuscan en su pasado encontrarán, entre otras cosas, dos libros-disco de El Hombre Delgado y un libro llamado La Cabaña. De la Costa Azul a la Selva Negra; el último de ellos en 2018 titulado Y la realidad. Es director de la revista Cáñamo y profesor de Narrativas en la escuela SUR.
Mientras prepara su próximo disco, aquí se pueden oír algunas de sus antiguas canciones: www.myspace.com/elhombredelgado.

El libro:
¿Qué me estás cantando? ha sido publicado por la Editorial Debate en su Colección Sociedad. Encuadernado en rústica con solapas, tiene 752 páginas.

Cómpralo a través de este enlace con Casa del Libro.

Como complemento pongo el vídeo de una entrevista a Fidel Moreno, autor del libro ¿Qué me estás cantando? el 26/05/2018.

 

 

 

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Biografías, Ensayo - Crítica literaria, Historia, Literatura, Literatura, Narrativa, Por Ricardo Martínez

“Leonardo da Vinci. La biografía”, de Walter Isaacson

«Walter Isaacson nos vuelve a cautivar con la vida del genio más creativo de la historia en esta fascinante biografía.»
.

Cubierta de Leonardo da Vinci. La biografía

Cubierta de: ‘Leonardo da Vinci. La biografía’

En 1501, desesperada por que Leonardo pintara su retrato, la inmensamente rica Isabel de Este, primera dama de Mantua, empleó a un fraile, Pietro da Novellana, para actuar como intermediario. El fraile se encontró con Leonardo en Florencia pero descubrió que su estilo de vida era “irregular e incierto” y no pudo convencerlo. “Los experimentos matemáticos han absorbido sus pensamientos tan completamente que no puede soportar la vista de un pincel”, le dijo a Isabel. Con promesas de que eventualmente llegaría a él, Leonardo la mantuvo esperando durante otros tres años. Irritante hasta el final, ella cambió de rumbo y le pidió una pintura de Jesús adolescente en su lugar. Huelga decir que Leonardo no lo realizó.
La historia nos revela versiones contradictorias de Leonardo que han estado en juego desde que Vasari lo ensalzó en su Vidas de los Artistas. Por un lado, el noble genio que no se doblegaría ante los patrones adinerados; por el otro, el fantasma irresponsable que no cumplió con sus compromisos. Por un lado, el hombre del Renacimiento para quien las matemáticas y la ciencia eran tan importantes como la pintura; por otro lado, el artista que “dejó a la posteridad más pobre” (frase de Kenneth Clark) al dedicarse a pasatiempos -ingeniería, arquitectura, esplendor, estrategia militar, cartografía, etc.- en los que “desperdició” sus talentos. Él logró mucho. Pero, ¿la multitarea le impidió lograr más?

En la introducción Isaacson nos aclara que su punto de partida para este libro no fueron las obras maestras de Leonardo, sino sus cuadernos. El autor cree que la mente de Leonardo se refleja mejor en las más de siete mil doscientas páginas de notas y garabatos suyos que, de forma milagrosa se han conservado hasta hoy. El papel resulta ser una magnífica tecnología de almacenamiento de datos, aún legible después de quinientos años, algo que nuestros tuits quizá no serán.
Para completar, Isaacson se basa en tres grandes biografías antiguas de Leonardo escritas por autores que fueron casi contemporáneos. El pintor Giorgio Vasari, nacido en 1511 (ocho años antes de la muerte de Leonardo), escribió en 1550 el primer libro de historia del arte, Las vidas de los más excelsos arquitectos, pintores y escultores italianos desde Cimabue a nuesrtos días, de la que publicó una versión revisada en 1568 que introducía correcciones basadas en entrevistas con personas que habían conocido a Leonardo, como su discípulo Francesco Melzi.
Un manuscrito anónimo escrito en la década de 1540, conocido como Anónimo Gaddiano debido a la familia  a la que perteneció, contiene sabrosas anécdotas sobre Leonardo y otros florentinos.
Y una tercera fuente temprana es Giovani Paolo Lomazzo, un pintor que se convirtió en escritor tras quedarse ciego. En 1560 escribió un libro que no llegó a publicar, titulado Gli sogni e ragionamenti, y, más adelante, en 1584, vio la luz un voluminoso tratado sobre arte. Lomazzo era discípulo de un pintor que había conocido a Leonardo y entrevistó a Melzi, por lo que tuvo acceso a algunas anécdotas de primara mano. Lomazzo resulta muy elocuente al hablar de las preferencias sexuales de Leonardo.

Leonardo da Vinci repasa la vida del visionario más importante de todos los tiempos, incidiendo en las tres características de su personalidad que lo llevaros a la cima del arte, del pensamiento y las ciencias: la curiosidad insaciable, la observación cuidadosa y la imaginación juguetona. A estos elementos da Vinci supo añadir su obsesión por por entrecruzar la tecnología y las humanidades (algo que queda especialmente patente en su todavía enigmático Hombre de Vitruvio), lo que demuestra que para él, ciencia y arte eran la misma cosa. Despellejó y estudió el rostro de numerosos cadáveres, dibujó los músculos que configuran el movimiento de los labios y pintó la sonrisa más enigmática de la historia, la de la Mona Lisa. Exploró las leyes de la óptica, demostró como la luz incidía en la córnea y logró producir esa ilusión de profundidad en la Última cena.

“La apasionante vida de este gran hombre debe recordarnos la importancia de inculcar el conocimiento, pero sobre todo la voluntad contagiosa de cuestionarlo: ser imaginativos y pensar de manera diferente.”

Isaacson no pretende hacer ningún descubrimiento nuevo, pero su libro está inteligentemente organizado, simplemente escrito y bellamente ilustrado (más de cien fotografías enriquecen la obra), y termina con un tipo de programa de gimnasia mental que sugiere cómo podemos aprender de Leonardo (Sea curioso, Piense visualmente, Conserve la capacidad de asombro de un niño, Disfrute de la fantasía, Respete los hechos, etc.).

La obra se complementa con cien páginas dedicadas a Notas, Agradecimientos, Créditos de las ilustraciones y un magnífico y completo Índice alfabético.

Lee y disfruta de un fragmento del libro.

Walter Isaacson

Walter Isaacson

El autor:
Walter Isaacson (Nueva Orleans, 20 de mayo de 1952), es periodista, escritor y biógrafo. Profesor de Historia en la Universidad de Tulane en Nueva Orleans. Presidente del Instituto Aspen, un centro de estudios políticos y educativos en Washington, D.C. ; ha sido presidente de la CNN y director ejecutivo de la revista Time. Es autor de Einstein, su vida y su universo (Debate, 2008); Steve Jobs (Debate, 2011); The Innovators (2014); American Sketches (2009);  Benjamin Franklin: An American Life (2003) y Kissinger: A Biography (1992), y es coautor, con Evan Thomas, de The Wise Men: Six Friends and the World They Made (1986). Vive con su mujer en Washington, D.C.

El libro:
Leonardo da Vinci. La biografía (título original: Leonardo Da Vinci, 2017) ha sido publicado por la Editorial Debate en su Colección Biografías. Traducido del inglés por Jordi Ainaud i Escudero. Encuadernado en tapa dura con sobrecubierta, tiene 584 páginas.

Cómpralo a través de este enlace con Casa del Libro.

Como complemento pongo un vídeo de Canal Historia titulado Da Vinci y su código de vida.

Para saber más:
https://www.aspeninstitute.org/our-people/walter-isaacson/
Walter Isaacson en Wikipedia.

Deja un comentario

Archivado bajo Biografías, Ensayo - Crítica literaria, Historia, Literatura