Archivo de la categoría: Ensayo – Crítica literaria

El pensamiento en estado puro

“Dioses y mendigos. La gran odisea de la evolución humana”, de José María Bermúdez de Castro

«El hombre es un dios cuando sueña
y un mendigo cuando piensa.»

Friederich Hölderin

.

Cubierta de 'Dioses y mendigos'

Cubierta de: ‘Dioses y mendigos’

“En este ensayo científico es imprescindible es imprescindible exponer de manera sucinta lo que sabemos hasta ahora acerca de la biología de nuestra especie. Desde que tuvimos conciencia de nosotros mismos hemos buscado comprender nuestra naturaleza desde muchos puntos de vista. En particular, se han buscado aproximaciones desde el ámbito de la filosofía. La lista de personas ávidas de sabiduría, como Sócrates, Platón, Aristóteles, Tomñas de Aquino, Averroes, René Descartes, John Lock, Immanuel Kant, Karl Marx, Friedrich Nietzche, Fiedrich Hegel y un largo etc. han aportado sus valiosos pensamientos y sus teorías al conocimiento de los seres humanos. No hemos de olvidar las explicaciones míticas y las mágico-religiosas. Los trabajos de Charles Darwin ofrecieron una nueva perspectiva. De su labor nacieron las investigaciones recientes sobre los aspectos de la biología del ser humano, una forma diferente de entendernos a nosotros mismos, despojada de la mística o de los aspectos sobrenaturales y basada únicamente en el conocimiento científico. Mi formación me ha llevado a estudiar a los seres humanos desde esa perspectiva que se reflejará en los capítulos de este libro.”

“Si los contenidos de este libro puedes arrojar alguna luz
o despertar conciencias, mi objetivo se habrá cumplido.”

Mi primer acercamiento a la obra de Bermúdez de Castro se produjo hace ya algunos años con motivo de la publicación de su libro Exploradores, la historia del yacimiento de Atapuerca en el que nos mostraba la historia de los descubrimientos de Atapuerca y su relevancia mundial. También es autor de ensayos muy importantes como Hijos de un tiempo perdido o El chico de la Gran Dolina. Y todos tienen un punto en común: La evolución humana.
A través de quince capítulos pasaremos por los «arbustos» genealógicos; los genes de humanos y chimpancés; el género homo; las primeras tecnologías; el cambio de dieta ¿omnívoros desde siempre?; las abuelas «erectus»; el cerebro y su potencial; ¿África el origen de todo? ¿Y si no fue África el origen de todo?; las migraciones y los primeros navegantes; el dominio del fuego; el lenguaje; hasta llegar a ¿El fin de la especie?
Un viaje increíble de la mano de uno de los mejores antropólogos del mundo, y es español.

Necesitamos saber quiénes somos y de dónde venimos para entender las luces y sombras de nuestro presente y, sobre todo, para aproximarnos a las teorías y conjeturas sobre un futuro incierto, marcado por una tecnología cuyo progreso exponencial escapa a menudo a nuestra completa comprensión y al particular ritmo de los cambios biológicos. Dioses y mendigos nos propone un fascinante viaje para revisitar nuestros orígenes como especie, penetrar en los enigmas del cerebro y la genética y redescubrir el papel central de la cultura en la historia de la Humanidad.
Somos una forma de vida muy particular, con una enorme inteligencia y, al mismo tiempo, con una mayúscula fragilidad. La primera, impulsada por los cambios genómicos y la selección natural, nos ha permitido expandirnos y someter a nuestros designios ecosistemas y especies. Sin embargo, esta misma preeminencia nos aproxima al colapso en forma de emergencia climática, agotamiento de recursos y la consecuente extinción o transhumanismo. Para conjurar esta incertidumbre, José María Bermúdez de Castro plantea renovar nuestra apuesta por la ciencia y el conocimiento, consciente que la evolución sigue en marcha. Conocer nuestra naturaleza es una imperiosa necesidad, más aún cuando nos hemos alejado demasiado de la realidad a la que pertenecemos y olvidado que formamos parte de la biodiversidad y estamos sometidos a sus leyes.

La edición se complementa con ocho páginas de fotografías, una amplísima bibliografía y un utilísimo índice analítico.

Lee y disfruta de las primeras páginas del libro.

José María Bermúdez de Castro

José María Bermúdez de Castro

El autor:
José María Bermúdez de Castro es doctor en Biología por la Universidad Complutense de Madrid, donde fue profesor titular de Paleontología. Es profesor de investigación del CSIC, y desde 1991 codirector de las excavaciones de la sierra de Atapuerca. Dirigió el Centro Nacional de Investigación sobre Evolución Humana desde su fundación hasta 2012. Posee una amplia trayectoria en divulgación de la ciencia. Ha recibido, entre otros, el Premio Príncipe de Asturias de Investigación Científica y Técnica y es Doctor Honoris Causa por la Universidad de Burgos.

El libro:
Dioses y mendigos. La gran odisea de la evolución humana ha sido publicado por la Editorial Crítica en su Colección Drakontos. Encuadernado en tapa dura con sobrecubierta, tiene 446 páginas.

Cómpralo a través de este enlace con Casa del Libro.

Como complemento pongo el vídeo en el que José María Bermúdez de Castro presenta Dioses y mendigos. La gran odisea de la evolución humana en el salón de actos del Museo de la Evolución Humana.

.
Para saber más:
http://josemariabermudezdecastro.com/
José María Bermúdez de Castro en Wikipedia.
https://twitter.com/jmbdecastro?lang=es

Deja un comentario

Archivado bajo Biografías, Ciencia y tecnología, Ensayo - Crítica literaria, Historia, Literatura, Literatura, Narrativa

“Javier Krahe. Ni feo, ni católico, ni sentimental”, de Federico de Haro

Prólogo de Julio Llamazares
Epílogo de Javier López de Guereña

«…el mundo entero era un escenario en el que no había actores y espectadores, sino que todos éramos actores y espectadores a la vez. Y quien dice actores dice músicos… Siempre hizo lo que quiso y consiguió vivir de ello. Para él eran importantes la música, la conversación y la noche, unidos al tabaco y al whisky…»(Julio Llamazares)

MaudyReseña escrita por Maudy Ventosa.

1111

Cubierta de 'Javier Krahe. Ni feo, ni católico, ni sentimental'

Cubierta de: ‘Javier Krahe. Ni feo, ni católico, ni sentimental’

El periodista Federico de Haro, que ya de pequeño cantaba “Marieta”, acaba de publicar en Reservoir Book, Penguin Random House, una biografía sobre Javier Khrae. Como dice el autor, no se trata de una biografía al uso, sino de algo tan informal como el personaje, peculiar y cariñosa… Ha contado con la familia de Krahe y con su círculo más íntimo de amigos y compañeros de profesión –Sabina, Carbonell, Wyoming, Ladoire…–, a los que ha entrevistado durante los dos años que le ha llevado la elaboración de este libro. Ha mantenido largas conversaciones con su fiel guitarrista y amigo, Javier López de Guereña, que le acompañó en la presentación a los medios. El resultado final, es el excelente libro que tengo en mis manos.

Federico ha conseguido realizar un retrato íntimo de la vida y obra de Krahe, inseparables, respetando cronología y hechos, huyendo de caricaturas y estereotipos, a través de anécdotas contadas por sus personas cercanas. Incluye fotografías y letras de cancines, citadas por cortesía de sus herederos. El prólogo corre a cargo de Julio Llamazares, –El juglar anarquista-, con el que compartió muchas noches de bar, canciones, copas y partidas de ajedrez y que afirma que era a la vez un caballero y un pícaro, un seductor y un misántropo, un ácrata y un burgués, un sentimental y un duro… Dependía de la hora y el humor.

El epílogo lo firma Javier López de Guereña, seguramente una de las personas que más lo añoran, autodenominado hijo predilecto. Nos cuenta que, en sus canciones, Krahe ponía su sentido del humor, su forma de vida, su genio y su ingenio. En su recuerdo queda una persona buena, alguien extraordinario no solo por las canciones, sino por su vida, su trato, su genio, su chispa…

Federico quiere que, a través de este libro tan bonito y cuidado, los que conocían a Krahe lo vean, y los que no, lo descubran. Estudiante de El Pilar, visitaba con asiduidad el Museo del Prado, era amante de los conciertos de la Orquesta Nacional y del cine… Krahe, niño rubio y de ojos azules que aprendió tan pronto a decir que no como a ponerlo todo en duda…

«La primera biografía de Javier Krahe, el bardo
más irreverente e inclasificable de la canción española»

Jorge Krahe, hermano de Javier, fue el primero en poner música y cantar las letras que éste le enviaba desde Canadá. Fue allí donde entró en contacto con las canciones de Leonard Cohen y donde descubrió al que más claramente influiría después en su vida profesional y sería para él un referente, un maestro: George Brassens. Javier cayó deslumbrado por el ingenio, la irreverencia y el rigor del francés; más tarde, el responsable directo del debut de Javier en La Aurora, fue Chicho Sánchez Ferlosio, donde cantaba con Teresa Cano. En la sala Vihuela, de la mano del poeta Fernando Quiñones, conoció a un tal Joaquín Sabina…, y fue el comienzo de una gran amistad que se fraguó en la primavera del 79.

Corría el año 78, cuando se abre en Latina La Mandrágora, en el 42 de la Cava Baja, que más que local de actuaciones, era cenáculo al que acudían con asiduidad músicos, cantantes, poetas, magos, pintores, cineastas, escritores… El éxito del local no se entiende sin las actuaciones de Chicho Sánchez Ferlosio y el trio que formaban Krahe, Sabina y Alberto Pérez, que marcaron el ambiente literario y satírico del local.

En Zahara de los Atunes -Cádiz-, un verano,
murió Javier Krahe, pero no su obra.

“Ni feo, ni católico ni sentimental”… es la definición a la que llega Federico de Haro, parafraseando al propio Krahe, que a su vez los copió del maestro Valle-Inclán… uno de sus maestros.

Dice Sabina que Javier Krahe nunca fue viejo porque nunca fue joven. Y será verdad.

Para terminar, la primera estrofa de “El obseso sexual”, una canción de la que Cela cita cuatro versos en su Diccionario Secreto:

Cuando en su más tierna infancia
aquel niño preguntaba
si era en París de la Francia
donde un niño se engendraba.
Sus padres se enrojecieron
y cómplices se sonrieron.
El padre dijo a su esposa:
“¿Pero qué pregunta es esta?”
a cuestión embarazosa,
la callada por respuesta.
Este niño no es normal
Es un obseso sexual

Sinopsis de la editorial.
Javier Krahe, como él mismo solía decir, añadió una varilla nueva al abanico del género canción en nuestro país. Con ella, el aire circula con una fuerza literaria insólita y descubre rincones inexplorados. Conocido sobre todo por sus letras cáusticas sobre el amor, la política y la religión, admirador de Brassens y de Leonard Cohen, colega de Chicho Sánchez Ferlosio y mentor de Joaquín Sabina y Albert Pla, tuvo una vida inquieta (a su manera) y curiosa. Tanto como sus canciones, que hunden sus raíces en los años de estudiante en El Pilar y llegan hasta las fecundas temporadas en Zahara de los Atunes, pasando por el dulce autoexilio canadiense en el franquismo tardío, los primeros años de la democracia y los posteriores encontronazos con el poder. Canciones como «La hoguera», «Marieta», «Un burdo rumor», «Cuervo ingenuo», «En la costa suiza» o «No todo va a ser follar» son bandera de la contracultura más duradera.
Federico de Haro ha reconstruido la vida y la carrera de Javier Krahe a partir de los dos ingredientes imprescindibles en toda gran biografía: pasión y fuentes. La familia y los amigos del cantautor han abierto las puertas de sus casas para contarle todo lo que no se sabe sobre Krahe. El relato, completado con un examen cercano de su personal manera de componer las canciones e introducirlas en directo y con un apéndice con sus primeras letras (inéditas hasta hoy) da como resultado un retrato íntimo y original del hombre que siempre anduvo a la contra.

«Bendito sea el Krahe; y quien le ha glosado con tanto acierto, Federico de Haro.»
Javier López de Guereña.

El autor:
Federico de Haro nació en los ochenta en la ribera del Manzanares. Nunca fue muy futbolero, pero desde su casa se escuchaban los uys de la afición del Atlético de Madrid, y eso, se quiera o no, marca. Su infancia fueron las mañanas de cromos en el Rastro y las tardes de bicicleta en el Retiro. Luego la familia se mudó a la sierra de Guadarrama y el encontró ahí su lugar en el mundo (mañana será otro).

Federico de Haro

Federico de Haro

Su periplo universitario fue largo. Empezó Medicina y Filosofía, acabó Periodismo. Como buen milenial, salió al mercado laboral en plena crisis. Soportó la tormenta y el tormento atrincherado en sus vocaciones: la fotografía, la escritura y la docencia.
De Javier Krahe lo primero que le gustó fue “Marieta”, porque era la única ocasión en que a sus padres les hacía gracia que el niño dijera “gilipollas”. Luego, todo lo demás: las canciones-milagro, los conciertos, Brassens. Escribir una biografía a su altura siempre le pareció tarea imposible. Se lo sigue pareciendo, pero él puede asegurar, eso sí, que Javier Krahe: ni feo, ni católico, ni sentimental es su mejor libro hasta la fecha. Es, además, el primero.

El libro:
Javier Krahe: ni feo, ni católico, ni sentimental ha sido publicado por la Editorial RESERVOIR BOOKS en su Colección RESERVOIR NARRA. Prólogo de Julio Llamazares.  Epílogo de Javier López de Guereña. Encuadernado en tapa dura, tiene 288 páginas.

Cómpralo a través de este enlace con Casa del Libro.

Como complemento pongo un vídeo con una entrevista a Javier Krahe realizada por Fernando Sánchez Dragó en el Programa El faro de Alejandría en 2003. El sonido empieza en el 00:43​ por problemas con el copyright.

.
Para saber más:
Javier Krahe en Wikipedia.

Deja un comentario

Archivado bajo Arte, Biografías, Ensayo - Crítica literaria, Literatura, Literatura, Narrativa, Por Maudy Ventosa