Archivo de la categoría: Ensayo – Crítica literaria

El pensamiento en estado puro

“El gran secreto de Leonardo da Vinci”, de Lynn Picknett y Clive Prince

«Como el genio del renacimiento fabricó la Sábana Santa»

“Una persona que afirmaba pertenecer a la misma sociedad secreta que el maestro nos señaló que solo podía ser obra de Leonardo da Vinci. Ante lo que, en primera instancia, nos manifestamos escépticos. Sin embargo, tras una intensa búsqueda —y obviando las frustrantes ocasiones en que nos hallamos en vía muerta—, descubrimos que nuestro informante estaba en lo cierto. ¡La falsificación más famosa del mundo resultaba ser el Leonardo menos conocido!”.    [Introducción. Pág. 18]

Cubierta de El gran secreto de Leonardo da Vinci

Cubierta de: ‘El gran secreto de Leonardo da Vinci’

Lynn Picknett y Clive Prince no son nuevos en estas investigaciones pues en 1994 publicaron Turin Shroud, que en 1996 la editorial Martínez Roca publicó con el título El enigma de la Sábana Santa y que fue el comienzo de su carrera como escritores a cuatro manos. Desde entonces la historia y la tecnología han evolucionado considerablemente y  en esta nueva edición, El gran secreto de Leonardo da Vinci incluye la información más reciente y las —según ellos— pruebas determinantes de la relación entre Leonardo y el sudario de Turín.

En octubre de 1986, el papa Juan Pablo II aprobó la realización de pruebas de datación de la Sábana Santa a la que concurrieron tres laboratorios: la Universidad de Arizona (Tucson), el Oxford Research Institute y el Swiss Federal Institute of Technology de Zúrich. El secretismo típico de la Iglesia rodeó la toma de muestras. Pese a que oficialmente fijaron la fecha en el 23 de abril de 1988, se aprovechó la presencia del presidente de la República Italiana en Turín y evitaron la expectación de la prensa cambiando el evento al 21 de abril a las cuatro de la madrugada sin previo aviso. Estaban presentes los presidentes de cada uno de los laboratorios, incluido Teddy Hall, y la operación fue supervisada por Michael Tite, del British Museum Research Laboratory.
Cortaron un fragmento de unos 25 cm2 de uno de los extremos, del que se extrajeron tres muestras que fueron selladas en contenedores especiales y, junto a unas muestras de control, entregadas a cada uno de los representantes de los laboratorios. Asimismo, se realizó una grabación en vídeo de todo el proceso.
Los resultados de la prueba del carbono se hicieron públicos el 13 de octubre de 1988, aunque ya se habían «filtrado» previamente. La determinación del carbono probó con un 99,9 por ciento de certeza que el sudario se remonta al periodo entre el año 1000 y el 1500, y con un 95 por ciento de certeza que la tela era de entre el 1260 y el 1390.

«La Sábana Santa de Turín era falsa.»

El falsario tenía que ser alguien con dones espectaculares, y cuyo método en este caso era único y tan avanzado a su tiempo que sigue guardando secretos para los especialistas en arte y los científicos. Tenía que ser una figura innovadora, alguien que viera más allá de la metodología obvia y convencional. Así como un investigador realmente experimentado, que hubiera comprobado de primera mano cómo funcionaba el método de la crucifixión, por ejemplo. Por la misma razón, el falsificador debía poseer conocimientos directos de anatomía.
Leonardo es el candidato perfecto, acaso también el único, al título de creador del sudario. Pierre Barbet intentó demostrar lo improbable que resultaba que la imagen fuera obra de un hombre y detalló los atributos que hubiera debido reunir este con las siguientes palabras: «Si es obra de un falsificador, tuvo que ser un anatomista, fisiólogo y artista excelente, de una genialidad tan difícil de mejorar que tuvo que estar hecho a medida».

Pruebas realizadas por los autores

Pruebas realizadas por los autores

Lynn Picknett y Clive Prince emprendieron una ardua labor de investigación e intentaron reproducir todas las características del sudario de Turín, usando los procedimientos químicos y los instrumentos con los que hubiera contado Leonardo en su época. Manos a la obra, con más entusiasmo que pericia al comienzo, lograron conseguirlo; ¡lo tenían! A pesar de lo específico de sus experimentos y su condición de amateurs absolutos, los resultados obtenidos fueron complacientes: probablemente, no fueron los primeros en reproducir una imagen del sudario en tela usando procesos básicos de fotografía, pero sí fueron los primeros en copiar todas y cada una de sus características.
Algunas de sus conclusiones originales han ido experimentando matices y modificaciones fruto de las subsecuentes búsquedas en áreas más esotéricas, como la red de sociedades secretas heréticas, que incluye a los caballeros templarios, así como algunas formas de francmasonería ocultista.
El propósito de la investigación era mostrar que la alquimia proveyó a Leonardo de los medios. Tal vez, sin embargo, sus medios y sus motivos eran inseparables. Quizás la alquimia no solo le proporcionó los conocimientos con los que fabricar una falsificación ingeniosa e intrépida —cuya falsedad, en definitiva, no pudiera ser detectada en su tiempo—, sino que también pudo ponerle en contacto con una red amplia y secreta de mentes heréticas como la suya.
¿Existen pruebas positivas de que se produjera una sustitución alrededor del año crucial de 1492? Obviamente, cuando se trata de analizar una conspiración en la que pudo estar implicada gente de altísimo nivel, resultaría de lo más improbable que hubiera sobrevivido alguna prueba documental directa —y, evidentemente, no de dominio público—, aunque las hubiera en la época.
Si ocurrió en algún momento, los primeros años de la década de 1490 son el periodo de tiempo más probable en que pudo darse el cambio del sudario. El año 1464 es significativo porque fue entonces cuando los religiosos realizaron los primeros alegatos sobre la autenticidad de la tela. Antes, todo cuanto el sudario había cosechado era un ligero interés y mucha hostilidad. La nueva reivindicación fue obra de un franciscano, Francesco della Rovere —quien posteriormente ascendió hasta convertirse en el papa Sixto IV—, aunque nada certifica que tuviera jamás la ocasión de ver el sudario. En el tratado ‘La sangre de Cristo’ solo menciona brevemente la reliquia, pero dado que su supuesta autenticidad corroboraba sus argumentos teológicos, abrazó la causa entusiasmado. No obstante, el papel que desempeñó en el cambio de suerte del sudario revela indicios de lo más significativos. Se estaba fraguando una conspiración.

A día de hoy, las investigaciones sobre el sudario no cesan. A los autores de este volumen, el destino les puso en sus manos la primera prueba concreta que vinculaba a Leonardo con el sudario turinés. Lo más increíble es que esa prueba llevaba ante sus ojos más de una década hasta que tuvieron conciencia de ella…

“Este libro representa el inicio de lo que para los autores
fue toda una aventura”.

El libro se complementa con una amplia bibliografía y un práctico Indicé analítico.

Lee y disfruta de las primeras páginas del libro.

Con Clive Prince

Con Clive Prince

Los autores:
Clive Prince es un escritor inglés de temática ocultista, conocido por libros como Descifrando el Código Da Vinci (2004).
Lynn Picknett es escritora especializada en fenómenos paranormales, lo sobrenatural, los misterios religiosos e históricos, las teorías conspirativas y la pseudohisotria. Ambos escritores británicos han colaborado en una serie de investigaciones de las que han nacido varios bestsellers, entre ellos El enigma de la Sábana Santa y La revelación de los templarios, un libro que el propio Dan Brown reconoció que había sido una de las principales fuentes de inspiración para su novela El código Da Vinci.
Son autores de El universo prohibido. Los orígenes ocultos de la ciencia moderna, también publicado por Ediciones Luciérnaga en su Colección Ocultura.

Lynn Picknet y Clive Prince

Lynn Picknet y Clive Prince

El libro:
El gran secreto de Leonardo da Vinci (título original: Turin Shroud: In Whose Image?, 2006) ha sido publicado por Ediciones Luciérnaga en su Colección Ocultura. Traducción de Núria Pujol Valls. Encuadernado en tapa dura sin sobrecubierta, tiene 373 páginas.

Cómpralo a través de este enlace con Casa del Libro.

Como complemento pongo un vídeo en inglés titulado: Turin Shroud: The New Evidence (Shroud of Turin) | History Documentary | Reel Truth History.

.
Para saber más:
http://www.picknettprince.com/

 

 

Deja un comentario

Archivado bajo Biografías, Curiosidades, Ensayo - Crítica literaria, Historia, Literatura

“321 curiosidades que todo el mundo debería conocer”, de Mathilda Masters (ilustraciones de Louize Perdieus)

Para todas las edades

«Un compendio de datos interesantes y una mirada, amena y entretenida, sobre varios temas de interés»
.

Cubierta de 321 curiosidades que todo el mundo debería conocer

Cubierta de: ‘321 curiosidades que todo el mundo debería conocer’

Estas 321 curiosidades sorprendentes sobre animales, ciencia, historia, geografía y mucho más ofrecen impactantes datos como que las jirafas pueden chuparse las orejas, el ser humano se cepilla los dientes desde hace miles de años, el bambú puede llegar a crecer más de un metro al día o que los astronautas hacen pis en una aspiradora.
El saber de Mathilda Masters y la maestría de Louize Perdieus se han convertido en un libro variado y entretenido que confirma que el conocimiento puede ser algo muy atractivo y divertido y que la lectura puede contagiar a todo el mundo y conseguir que nos olvidemos de mirar el móvil.

Y como para muestra vale un botón, aquí pongo unas cuantas:

  • Un gato doméstico corre más que Usain Bolt. Usain Bolt corre los 100 metros en menos de 10 segundos. Pero ¿sabías que tu gato corre más rápido todavía? Un gato doméstico normal y corriente alcanza tranquilamente los 13,9 metros por segundo, por lo que ganaría sin dificultad una carrera al superhéroe jamaicano.
  • La cuarta parte de tus huesos está en tus pìes. El esqueleto de un ser humano está formado por 206 huesos, de los cuales 26 están en cada pie. Es decir, entre los dos pies tenemos 52 huesos, más de la cuarta parte del total. Nuestros pies son, además, un pequeño prodigio técnico. Además de esos 26 huesos, cada pie tiene 33 articulaciones, 107 ligamentos (los tejidos que unen los huesos de las articulaciones), 19 músculos y tendones y 250 000 glándulas sudoríparas.
  • Charlie Chaplin perdió una vez un concurso de imitadores de Charlie Chaplin. Seguro que conoces a Charlie Chaplin, el actor de cine mudo que interpretaba a un vagabundo con bombín y bastón. En muchos sitios se organizaban concursos de imitadores del mendigo interpretado por Charlie Chaplin. Los participantes no solo tenían que parecerse al personaje físicamente, sino que también tenían que imitar su característica forma de andar y sus gestos. Según se cuenta, el auténtico Charlie Chaplin se apuntó una vez en San Francisco a uno de esos concursos. Por pura diversión. Pero al jurado no le convenció demasiado su actuación y acabó séptimo.  Hasta el día de hoy no se ha podido demostrar la veracidad de esta historia pero, en cualquier caso, tiene mucha gracia.
  • El explorador james Cook tenía una misión secreta. En agosto de 1768, el británico James Cook partió en el HMS Endeavour rumbo a lo desconocido. La tripulación estaba formada por casi cien hombres, entre marineros y científicos. La primera misión de Cook consistía en reunir más información sobre el planeta Venus. Los científicos querían conocer mejor el movimiento del planeta con respecto al sol. Para ello, Cook tenía que viajar a Tahití, que es donde mejor se puede estudiar Venus.
    Pero Cook también llevaba en el bolsillo un sobre que no podía abrir hasta que hubiera terminado de observar Venus. El sobre contenía una misión secreta. Cook tenía que intentar descubrir un nuevo continente. Los gobernantes británicos estaban convencidos de que en el extremo sur del planeta tenía que haber tierras todavía sin descubrir.
    Desde Tahití, Cook continuó hacia el sur para cumplir su misión secreta. El 6 de octubre de 1769, el HMS Endeavour llegó a Nueva Zelanda. ¿Eran aquellas las nuevas tierras que estaban buscando? James Cook no estaba convencido, pero cartografió el territorio y continuó la travesía hacia Australia, donde su tripulación descubrió especies vegetales desconocidas. Tres años después, el HMS Endeavour volvió a Inglaterra. Cook admitió que no había descubierto ningún continente. Hoy en día sabemos por qué fracasó en su misión. Sencillamente, ya no quedaba ningún continente por descubrir.

A que os han parecido curiosas, pues en el libros vais a encontrar 317 curiosidades más.

Lee y disfruta de las primeras páginas del libro.

Mathilda Masters

Mathilda Masters

La autora:
Mathilda Masters nació en la ciudad con el ayuntamiento más bello del mundo en algún lugar en el medio de Bélgica y tengo la edad en que los exploradores están en su apogeo. No demasiado joven y, por lo tanto, no demasiado viejo. Un poco en el medio. Digamos que terminé la secundaria y luego me senté con la nariz en los libros por un rato. Si realmente quieres saber cuántos años tengo, solo envíame un correo electrónico. ¡Siempre me gusta eso! Tengo dos hijos Se llaman Wannes y Flo. El gato se llama Bibi. Y el caballero con el que estoy casado es Patrick. También escribe, pero solo en el periódico.

La ilustradora:
Louize Perdieus (Vorselaar, 1990) es ilustradora y profesora de artes visuales. Se graduó como diseñadora / ilustradora gráfica en la Academia de Bellas Artes de Amberes (2013) y recibió el Premio de Diseño Gráfico por su proyecto de graduación. Para el concurso de ilustración Picturale en Ronse, ganó el Premio Pictorial Push (2015) para jóvenes talentos. Louize trabaja como diseñadora independiente en libros infantiles y por encargo.
Su debut: ‘321 curiosidades que todo el mundo debería conocer‘ surgió de una colaboración con la escritora Mathilda Masters.

El libro:
321 curiosidades que todo el mundo debería conocer (título original: 321 superslimme dingen die je moet weten voor je 13 wordt, 2017) ha sido publicado por la Editorial GeoPlaneta en su Colección Ilustrados. Traducción de Gonzalo Fernández Gómez. Encuadernado en rústica sin solapas, tiene 288 páginas.

Cómpralo a través de este enlace con Casa del Libro.

Como complemento pongo un vídeo en el que podéis ver el libro pero en su versión original. La edición española es exactamente igual pero en nuestro idioma.

.
Para saber más:
https://www.mathildamasters.be/?jjj=1571311983452  (Página oficial de Mathilda Masters)
https://www.auteurslezingen.be/author/22135  (Página sobre Louize Perdieus)

 

Deja un comentario

Archivado bajo Curiosidades, Ensayo - Crítica literaria, Literatura, Literatura infantil y Juvenil, Literatura, Narrativa