Archivo de la etiqueta: Letras Universales

“Cuentos”, de Antón Chéjov

«Edición y traducción de Jesús García Gabaldón»
.

Este volumen reúne treinta cuentos de Chéjov cuidadosamente seleccionados y traducidos por Jesús García Gabaldón con la intención de que dispongamos de una antología representativa de la narrativa breve del gran escritor ruso. Los cuentos han sido traducidos de la edición académica rusa dirigida por N. F. Belchikov en 30 vols. (Moscú, Nauka, 1973-1980)

Cubierta de 'Cuentos'

Cubierta de: ‘Cuentos’

Chéjov  concibe el cuento como un retrato indirecto de uno o dos personajes que representen vidas concretas y anónimas de la Rusia de su tiempo. Este retrato tiene por objeto revelar la imagen esencial que constituye el destino de una persona. Tal retrato es el resultado de la intersección de dos historias: un relato externo, evidente y explícito, y otro interno, secreto e implícito, de carácter ético-moral, aunque sin moraleja.

Chéjov apenas vivió cuarenta y cuatro años y sus veinte años de labor literaria pueden dividirse en tres etapas: una etapa inicial, desde 1880 hasta comienzo de 1886, de aprendizaje y experimentación narrativa, periodística y dramática cuyo primer cuento Carta a un vecino erudito se publicó el 9 de marzo de 1880; una segunda etapa de madurez que se extiende desde febrero de 1886 hasta finales de 1893, en la que se consolida tanto su poética narrativa como teatral, y es reconocido como un gran cuentista y narrador; y un periodo final, de 1894 a 1904, marcado por la tuberculosis y por el desarrollo de su obra dramática, así como por la escritura de cuentos considerados obras maestras absolutas de la literatura universal, tales como El estudiante (al que  Chéjov consideraba el mejor de los que había escrito), Casa con buhardilla, Un hombre en una funda, Las grosellas, Del amor, Iónych, La dama del perrito, El obispo y La novia (su último cuento que publicó en 1903) todas ellas incluidas en esta selección.
1886 y 1887 son los años más prolíficos de Chéjov. En 1886 publicó más de cien cuentos, y unos cincuenta en 1887. Pueden parecer muchos pero hay que tener en cuenta que publicó más de seiscientos cuentos.

De la editorial:
La historia de Chéjov es la historia del empeño y del esfuerzo. Empeño por convertir en virtud las dificultades. Esfuerzo constante para llegar a ser un hombre libre. Ningún escritor ha ofrecido hasta ahora un retrato de Rusia semejante al de Chéjov. Su obra puede verse como una inmensa y variopinta galería de retratos rusos, como un imaginario museo compuesto por un millar de cuentos, varias decenas de relatos y una docena de obras teatrales. A Chéjov le interesa representar vidas concretas y anónimas de la Rusia de su tiempo. Es un escritor realista, no inventa, no imagina, no crea a partir de la nada, sino que describe lo que ve, lo que oye, lo que siente. Sus obras son retratos mínimos dotados de una excepcional y reflexiva potencia reveladora. Esta edición ofrece una selección de cuentos que presenta todas las etapas de la evolución literaria de Antón Chéjov y que brinda una imagen representativa de estructuras genéricas, técnicas narrativas, personajes y temas.

Antón Chéjov

Antón Chéjov

El autor:
Antón Pávlovich Chéjov (en ruso: Анто́н Па́влович Че́хов, (Tangarog, 1860 – Badenweiler, 1904) dramaturgo y autor de relatos, Antón Chéjov es un de los escritores más destacados de la literatura rusa del siglo XIX. La crítica moderna considera a Chéjov uno de los maestros del relato. Y dentro del teatro ruso se le considera como un representante fundamental del naturalismo moderno.
Sus obras dramáticas, lo mismo que sus relatos, son una crítica constante de la sociedad que le tocó vivir, la Rusia anterior a la revolución de 1905, donde refleja la inquietud de sus personajes por crear un mundo mejor… y su frustración. Para presentar estos temas, Chéjov desarrolló una nueva técnica dramática, que él llamó de “acción indirecta”. Para ello diseccionaba los detalles de la caracterización e interacción entre los personajes más que el argumento o la acción directa. En una obra de teatro de Chéjov muchos acontecimientos dramáticos importantes tienen lugar fuera de la escena y lo que se deja sin decir es muchas veces más importante que las ideas y sentimientos expresados.
Maestro en el tacto emocional y el dibujo de los personajes, con inclinación al miramiento crítico en unos textos impregnados de sensibilidad y sentido del humor, Chéjov falleció en 1904 causa de la tuberculosis que padeció durante toda su vida.
Algunos de los mejores relatos de Chéjov se incluyen en el libro publicado póstumamente Los veraneantes y otros cuentos (1910). Sus cuentos y relatos cortos más importantes son La estepa (1888), La cigarra (1892), La sala número 6 (1892), El monje negro (1894) y La señora del perro (1899). Entre sus obras teatrales destacan La gaviota (1896), El tío Vania (1897) o Las tres hermanas (1901).
Biografía publicada en https://www.circulobellasartes.com/biografia/anton-chejov-1860-1904/

El libro:
Cuentos ha sido publicado por Ediciones Cátedra en su Colección Letras Universales, 554. Edición y traducción de Jesús García Gabaldón. Encuadernado en rústica, tiene 301 páginas.

Cómpralo a través de este enlace con Casa del Libro.

Para saber más:
Antón Chéjov en Wikipedia.

Deja un comentario

Archivado bajo Literatura, Literatura, Narrativa

“El poeta es un fingidor. Antología poética”, de Fernando Pessoa

«Edición Bilingüe de Ángel Crespo»
«Introducción de Ignacio García Crespo»

«Esta edición ofrece, en versión bilingüe, una amplia selección de sus tres principales heterónimos: Alberto Caeiro, Ricardo Reis y Álvaro de Campos, así como de Pessoa “êle mesmo”

Reseña escrita por Ricardo Martínez
https://ricardomartinez-conde.es/

Cubierta de El poeta es un fingidor

Cubierta de: ‘El poeta es un fingidor’

…..Una antología de un poeta así, tan universal en la transmisión más sutil de los sentimientos humanos, de la racionalización del pensamiento como indagador en el alma ávida de conocimiento, de religiosidad en el sentido de trascendencia, de vinculo, es un regalo difícilmente eludible para cualquier ‘conciencia sentiente’, como diría Zubiri.

…..Si, a mayores, la edición nos viene dada en bilingüe y vertida al castellano por un especialista tan acreditado como Ángel Crespo, el deseo de leer se multiplica. Pessoa, hay que decirlo, es uno de los poetas que, de unos años a esta parte, se ha situado en el panorama literario como un poeta no solo imprescindible por su canto emotivo, sensible, indagador introspectivo en la soledad del hombre, sino a la vez como un poeta casi inextinguible, no ya por la riqueza de su  discurso (la musicalidad, la sencillez de las palabras elegidas…) sino también por su larga tarea que custodia ese baúl inacabable portador de tantos manuscritos todavía por transcribir a pesar de la minuciosa labor de ‘exhumación’ llevada a cabo hasta ahora.

…..A propósito de su propia obra, escribió un día el propio Pessoa: “Gradué las influencias, conocí las amistades (de los heterónimos), oí, dentro de mí, las discusiones y las divergencias de criterios, y en todo esto me parece que fui yo, creador de todo, lo que menos hubo allí”. Él representó a través de la palabra la más elegante duda existencial, habiéndolo hecho, además, con versos tan delicados que todo entendimiento hallará, en un momento u otro, descanso y comprensión en su rítmico discurso de mar, en su sutil alusión. A veces con sugerencia limpia, sencilla: “La diligencia ha pasado por la carretera, y se ha ido;/ y la carretera no se ha puesto más bonita, ni siquiera más fea./ Así es la acción humana en el mundo./ Nada quitamos ni ponemos; pasamos y olvidamos;/ y el sol es puntual todos los días”

…..Otras veces el discurso es más hondo y sentido, más expresivo y directo; en este caso a través de su heterónimo Álvaro Campos: “No sé. Me falta un sentido, un tacto/ para la vida, para el amor, o para la gloria…/ ¿Para qué sirve cualquier historia/ o cualquier acto?// Estoy solo, solo como nadie lo ha estado,/ hueco dentro de mí, sin después ni antes./ Parece que transcurren sin verme los instantes,/ mas transcurren sin paso alado” Para concluir: “No ser nada, ser una figura romance,/ sin vida, sin muerte material, una idea,/ cualquier cosa que nada tornase útil o fea,/ una sombra en un suelo irreal, un sueño en un trance”

…..Siempre el hombre a solas, ‘desnudo en alma’ no obstante con ese punto, diríase esperanzado, aunque fuere por el deseo de vivir más, de conocer. Así nos ha hecho (nos hace siempre) tan sobria compañía. Y cuando haya de iniciar su camino al infinito, volverá a dar prueba de austeridad, de llaneza, que es una forma, también de seguir haciéndonos compañía, por la sinceridad de su discurso. Así lo ha dejado expreso en su Cancionero: “No combatí; nadie lo mereció./ A la naturaleza y, luego, al arte amé./ Las manos a la llama que la vida me dio/ calenté. Cesa ahora. Cesaré”

     Descanse en paz, y a nuestro lado su pensar, su decir

Fernando Pessoa

Fernando Pessoa

El autor:
Fernando António Nogueira Pessoa, más conocido como Fernando Pessoa nació en Lisboa, Portugal, el 13 de junio de 1888 y falleció el 30 de noviembre de 1935; fue poeta y escritor, considerado uno de los más brillantes e importantes de la literatura mundial y, en particular, de la lengua portuguesa. Tuvo una vida discreta, centrada en el periodismo, la publicidad, el comercio y, principalmente, la literatura, en la que se desdobló en varias personalidades conocidas como heterónimos. La figura enigmática en la que se convirtió motiva gran parte de los estudios sobre su vida y su obra. Habiendo vivido la mayor parte de su juventud en Sudáfrica, donde estudió hasta el año 1905, la lengua inglesa tuvo gran importancia en su vida, pues Pessoa traducía, trabajaba y pensaba en ese idioma. De día, Pessoa se ganaba la vida como traductor. Por la noche, escribía poesía: no escribía «su» propia poesía, sino la de diversos autores ficticios, diferentes en estilo, modos y voz. Publicó bajo varios (72) heterónimos —de los cuales los más importantes son Alberto CaeiroÁlvaro de CamposBernardo Soares y Ricardo Reis—, e incluso publicó críticas contra sus propias obras, firmadas por sus heterónimos. Murió por problemas hepáticos a los 47 años en la misma ciudad en que naciera, dejando una descomunal obra inédita que todavía suscita análisis y controversias.

El libro:
El poeta es un fingidor. Antología poética ha sido publicado por Ediciones Cátedra en su Colección Letras Universales. Edición de Ángel Crespo e introducción de Ignacio García Crespo. Encuadernado en rústica, tiene 584 páginas.

Cómpralo a través de este enlace con Casa del Libro.

Como complemento pongo un vídeo con la lectura del poema de Fernando PessoaTabaquería.

.
Para saber más:
Casa Fernando Pessoa.
Fernando Pessoa en Wikipedia.

Deja un comentario

Archivado bajo Literatura, Literatura. Poesía, Por Ricardo Martínez