Archivo de la etiqueta: Alianza Editorial

“Cuentos victorianos de Navidad”, de varios autores

Selección y traducción de Miguel Ángel Pérez Pérez

«Charles Dickens, Anthony Trollope, Charlotte Riddell, Arthur Conan Doyle, Juliana Ewing y Wilkie Collins»
.

Cubierta de Cuentos victorianos de Navidad

Cubierta de: ‘Cuentos victorianos de Navidad’

El extenso periodo victoriano ( 1831-1901) fue, por diversas y variadas circunstancias, quien dio carta de naturaleza al “espíritu navideño” y consolidó buena parte de la imagen y el carácter que asociamos a estas festividades hoy en día. Fue, asimismo, la edad de oro del cuento de Navidad, del que dejaron muestras los más destacados autores de la época, siendo los de miedo y los de misterio los que gozaron de más aceptación. En esta recopilación antológica no falta, como es natural, Charles Dickens, y junto a los suyos se recogen también magníficos relatos de Anthony Trollope, Charlotte Riddell, Arthur Conan Doyle (uno de ellos protagonizado por Sherlock Holmes), Juliana Ewing y Wilkie Collins.
A Charles Dickens se le puede considerar el inventor del «espíritu navideño». Alianza Editorial ya publicó en un volumen, Cuentos de Navidad, las cinco novelas cortas que el autor escribió a lo largo de la década de 1840, entre las que destaca la celebérrima Canción de Navidad. Una recopilación de cuentos victorianos navideños puede parecer escasa sin algún texto dickensiano, y la presente edición incorpora La historia de los duendes que robaron un sacristán, extraído de Los papeles póstumos del Club Pickwick, es una especie de borrador de lo que unos años después sería Canción de navidad, y que Los siete viajeros pobres responde a la técnica que Dickens emplearía en varios de los números especiales de navidad de sus revistas.

Otro de los grandes novelistas victorianos, Anthony Trollope (casi desconocido en España), escribió varios cuentos de ambientación navideña en los que hace gala de sus habilidades y características habituales. Así, Navidad en Thompson Hall es el divertido relato de las peripecias de una digna señora inglesa en una aciaga noche en un hotel parisino; y en La rama de muérdago demuestra por qué podemos considerar a Trollope el más austeniano de los escritores victorianos.
Charlotte Riddell, quien también firmaba como J. H. Riddell, fue una prolífica escritora que destacó por esos cuentos de fantasmas que tanta aceptación tenían, uno de los cuales, Un extraño juego de Navidad está incluído en la selección.
El nombre de Arthur Conan Doyle normalmente se asocia a Sherlock Holmes, pero aparte de sus aventuras, escribió el entretenido cuento Una nochebuena trepidante, en la que un timorato científico alemán que se cree gafado por el destino ha de enfrentarse a un peculiar grupo de anarquistas, que por las circunstancias políticas y sociales. Bueno, también hay un guiño a los seguidores de Sherlock Holmes con La aventura del carbúnculo azul en el que se ve que Holmes no es inmune al bondadoso espíritu de la Navidad.

Juliana Ewing fue una escritora de literatura infantil que demuestra sus buenas dotes en Dragones: un cuento de Nochebuena, en el que, mezclando lo costumbrista y lo fantástico con suma facilidad, nos recuerda la importancia de los buenos modales y el carácter didáctico de este tipo de literatura, que aquí no se ciñe a los hijos, sino también a los padres.
Y el broche final lo pone Wilkie Collins, quien subtituló su novela corta La máscara robada como Una historia para leer al amor de la lumbre navideña, donde mezcla humor, misterio y melodrama.

Miguel Ángel Pérez Pérez, al final de la presentación nos dice: “La literatura navideña de la época victoriana es, en resumidas cuentas, tan variada como entretenida, así como un buen reflejo de al menos parte de la sociedad para la que fue escrita.”

«Espero que todos disfrutéis con esta recopilación.»

El libro:
Cuentos victorianos de Navidad ha sido publicado por Alianza Editorial en su Colección 13/20. Con selección y traducción de Miguel Ángel Pérez Pérez. Encuadernado en tapa dura con sobrecubierta, tiene 393 páginas.

Cómpralo a través de este enlace con Casa del Libro.

Como complemento pongo un vídeo que nos cuenta como era la Navidad en la época victoriana.

La Navidad en época victoriana

La Navidad en época victoriana

 

 

 

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Literatura, Literatura, Narrativa

“Mientras embalo mi biblioteca”, de Alberto Manguel

«Una elegía y diez digresiones»

“Cuando abro Siete cuentos góticos de Isak Dinesen o los primeros poemas de Blas de Otero, la impresión que tengo no es la de estar leyendo yo el libro sino de que me lo están leyendo en voz alta. Esta es una de las razones por las que jamás me siento solo en mi biblioteca.”    [Pág. 23]

Cubierta de Mientras embalo mi biblioteca

Cubierta de: ‘Mientras embalo mi biblioteca’

Creo que para algunos puede ser difícil de entender el subtítulo del libro y como siempre en estos casos recurro al diccionario de la Real Academia y nos dice que Elegía es una composición lírica en que se lamenta cualquier acontecimiento infortunado. En este caso el traslado de la biblioteca. Y de digresiones el DRAE nos comenta que Digresión es la acción y efecto de romper el hilo del discurso y de introducir en él cosas que no tengan aparente relación directa con el asunto principal.
Y en esas cosas que no tienen relación directa con el asunto principal vamos a encontrar temas como la venganza y el rencor, la biblioteca de Alejandría, los límites de la creación (el Golem), los sueños, Borges o los diccionarios.

En relación a los diccionarios, Manguel nos cuenta una anécdota de Noah Webster (el creador de su famoso diccionario) a quien su esposa atrapó en brazos de la criada.  «Doctor Webster — exclamó—, ¡estoy sorprendida!» «No, señora —la corrigió él—. Yo estoy sorprendido. Usted está asombrada.» Como se ve, hay que mantener el buen uso del lenguaje incluso en los momentos más problemáticos.

Cuando a comienzos de este siglo Alberto Manguel instaló su biblioteca en un viejo presbiterio del Valle del Loira, sintió finalmente que, al igual que sus libros, había hallado su lugar en el mundo. Pero la vida le desdijo y su biblioteca está ahora guardada en cajas en un depósito en Canadá.
Eco inverso del breve ensayo de Walter Benjamin, Mientras embalo mi biblioteca es casi un manifiesto, un gesto de rebeldía frente a la amenaza de olvido que supone vaciar los estantes. En esta elegía (acompañada de diez digresiones), Manguel reivindica con lucidez y sabiduría la biblioteca que sigue existiendo en la mente del lector, el poder de la palabra y los juegos de asociaciones y recuerdos que los libros, aun encerrados, producen. Una biblioteca, dice Manguel, es una autobiografía de muchas capas: esa es la noción que explora este nuevo texto del autor, Premio Formentor 2017, quien tanto ha contribuido, a lo largo de todos sus escritos, al placer de la lectura.

“El denominado oficio de escribir que consiste en una compulsión morbosa de inventar historias para reconocer nuestra condición humana, a pesar de saber que su herramienta es poco fiable, que su percepción de las cosas es borrosa, que su comprensión del mundo es confusa y que su confianza en la buena voluntad del lector es muchas veces injustificada.”    [Pág. 135]

Creo que este es el libro más intimista de Alberto Manguel. En esta especie de autobiografía en la que convive con, para y por los libros en un maridaje perfecto.
“Mi biblioteca, nos cuenta Manguel, por más reciente que fuera su construcción, era, en esencia, un lugar muy antiguo: sus libros protagonizaron nuestra literatura desde sus principios. La épica de Gilgamesh no se inicia con un rey aventurero sino con una caja en lo alto de una torre que contiene el libro lapislázuli en el que el poema está escrito, y en las primeras páginas del Majabhárata, el bardo Ugrásravas habla de los volúmenes de los sagrados Vedas y de los relatos en el Bhárata que ilustrarán a su audiencia. En los primeros ejemplares del Libro de los Muertos egipcio, se ve llevando a las almas llevando ese mismo libro en su trayecto al otro mundo, una de las primeras mise-en-abîme de la historia. Desde aquellos lejanos días, los libros han definido a los personajes que los leen o los poseen, y el libro dentro del libro se convierte en un espejo del protagonista, que es un espejo del lector, como la obra dentro de la obra que monta Hamlet para atrapar a su incestuoso tío y que también, implícitamente, relata al propio príncipe.”

No quiero terminar esta reseña sin incluir un poema galés del siglo VI que Mangel redescubrió por casualidad en uno de los puestos callejeros de Broadway:

«He adoptado multitud de aspectos
Antes de adquirir mi forma definitiva
He sido una esbelta lanza dorada
Creo, porque es evidente,
Que he sido gota de lluvia en los aires,
He sido la más profunda de las estrellas,
He sido palabra entre las letras,
He sido libro.»     [Pág. 114]

Mientras embalo mi biblioteca, como he dicho antes, es tal vez, el más personal de todos los de Alberto Manguel, concluye con su toma de posesión del cargo que ejerció su admirado Jorge Luis Borges, la dirección de la Biblioteca Nacional de Argentina.

Alberto Manguel, en Mondion en Francia en 2013. GETTY

Alberto Manguel en su biblioteca, en Mondion en Francia en 2013. GETTY

El autor:
Alberto Manguel (Buenos Aires, Argentina, 13 de marzo​ de 1948) es un escritor, traductor y editor argentino-canadiense que escribe generalmente en inglés, aunque a veces lo hace también en español. Pasó su niñez en Israel, donde su padre era embajador, y de vuelta a Argentina estudió en el Colegio Nacional de Buenos Aires e inició estudios de Filosofía y letras en la Universidad de Buenos aires, que abandonó. Comenzó a trabajar en una editorial y viajó por Europa con trabajos editoriales en París y Londres, que continuó en Haití. Se estableció en Toronto adquiriendo la nacionalidad canadiense, trabajando desde allí en diversos periódicos como The Washington Post y The New York Times, compaginándolo con su labor literaria, traductora y editora.

El libro:
Mientras embalo mi biblioteca. Una elegía y diez digresiones (título original: Packing My Library: An Elegy and Ten Digressions, 2017) ha sido publicado por la Alianza Editorial en su Colección Alianza Literaria (AL). Traducido del inglés por Eduardo Hojman (2017). Encuadernado en tapa dura con funda, tiene 206 páginas.

Cómpralo a través de este enlace con Casa del Libro.

Como complemento pongo un vídeo grabado en la Biblioteca Nacional de España en Madrid en el que Alberto Manguel diserta sobre El libro como universo. Una conferencia realmente interesante. Publicado el 12 jun. 2012.

Para saber más:
http://manguel.com/

 

Deja un comentario

Archivado bajo Biografías, Ensayo - Crítica literaria, Historia, Literatura, Literatura, Narrativa