Archivo de la categoría: Literatura

“Mayo del 68. Una utopía tras las barricadas”, de Francisco J. Castañón

«No es una revolución, señor,
es una mutación»

Reseña escrita por Ricardo Martínez
http://www.ricardomartinez-conde.es/

Cubierta de Mayo del 68

Cubierta de: ‘Mayo del 68’

La ‘ciudad de la luz’ se apagó por un tiempo. La ‘ciudad del amor’ desbordó de pasiones tan libres como desordenadas. Muchas cosas, casi todo, de pronto amaneció un poco trabucado, con los sentidos al desnudo para cobijarse en cualquiera de esas novedades que pudiera traer ese movimiento social activo, reincidente, destructivo pero no tanto, que se venía llamando la Revolución de París y que acabó por reconocerse más propiamente como mayo del 68
Tal es la fecha en que ahora estamos, si bien habiendo pasado 50 años de ello, tiempo suficiente para que todo pose (incluso los verdaderos argumentos y las realidades de una revolución) De haber de señalar algunas características definitorias de ese movimiento social, una de ellas fue (basándonos en el afamado protagonismo de las pintadas) no tanto el desarrollo del lenguaje como el de la imaginación, y en ello una cierta originalidad para la definición, para la aspiración: ‘Es necesario explorar sistemáticamente el azar’, ‘La acción no debe ser una reacción, sino una creación’, ‘La novedad es revolucionaria, la verdad también’ Desde luego, como resalta el autor, había una general exigencia perentoria: ‘No a la revolución con corbata’ Al fin, se trataba de poner de manifiesto que, como tantas veces se ha puesto de manifiesto a lo largo de la historia de las revoluciones –un efecto social que, acaso, nunca se inicie porque nunca ha rematado desde que el hombre vive en sociedad- cabría pensar que, tal como resaltaba otro texto mural, ‘La sociedad es una flor carnívora’ De ahí que algunos, con un criterio educado, vinieran en expresar, a título casi académico: “No es una revolución, señor, es una mutación”. Por eso la pervivencia, la mutabilidad permanente, la perenne renovación en el tiempo.

Este libro, fruto de un minucioso trabajo cronológico de los hechos, supone una revisión-exposición histórica de los acontecimientos que tuvieron lugar en París en aquella primavera convulsa, sobre todo en lo social. Así, el texto tiene un carácter periodístico que ayuda, gracias al minucioso orden con que se ha abordado el trabajo, a construir una crónica necesaria a la hora de entender, de ofrecer una mirada retrospectiva de aquellos avatares. Recuérdese, a la vez, que lo de París no fue un hecho aislado sino algo así como un primer síntoma de lo que luego habría de granar en una expresión social bien acuñada, cual es la globalización. Tal como se señala en el prólogo, ilustrativo al efecto: “Sería injusto negar la importancia de Berkeley (California), la London School of Economics del Reino Unido o la Universidad Libre de Berlín, que también jugaron su papel” Por eso “probablemente el que los centros neurálgicos fueran las universidades indica con precisión el carácter estudiantil y generacional de las protestas”, pues en lo político ningún partido se sintió cómodo con el hipotético aporte ideológico que la revolución aportaba –y por ello no pudieron apropiárselo. Cambiaron muchas cosas, sí, a cambio de que no cambiasen muchas otras –sobre todo en lo que afectaba a la pervivencia del Sistema- de manera esencial.

Fue notorio el impacto en el cine, en la moda, en la libertad de conciencia, sobre todo con su reflejo en la libido, a modo de una forma de liberación; en la forma de abordar los  acuñados comportamientos sociales. Así al menos se pretendió por muchos de los integrantes de las manifestaciones. En tal sentido no me parecen desacertadas las líneas que el profesor Chazarra: “Se suele decir que la dialéctica es construir destruyendo. Mayo del 68 destruyó más que construyó y tuvo un carácter efímero, aunque las tendencias que emergieron volvieron a aflorar poco más tarde y marcaron los años 70 y 80” Y añade: “Convendría señalar que las tesis ecologistas ganaron terreno, que el movimiento feminista y de liberación de la mujer alzó su voz, que la libertad sexual fue reivindicada insistentemente y que el freudomarxista Wilhekm Reich, con su Manifiesto de la Revolución Sexual tuvo su momento de gloria” Para concluir: “Todo transcurrió con una velocidad vertiginosa. Todo fue frágil y quebradizo, aunque algunas de sus manifestaciones habían venido para quedarse y arraigaron con fuerza” Y tal fuerza continúa, si bien, como cabría esperar, en su inevitable transformación”. Recuérdese: ‘La sociedad es carnívora’

Como apoyo adicional al texto se incluyen entrevistas a algunos personajes españoles coetáneos con los eventos reseñados (Rafael Fraguas, Mercedes Lezcano, Juan Antonio Matesanz) si bien a mí me gustaría destacar el interesantísimo aporte que suponen apartados expresamente didácticos para la comprensión del problema como ‘Cronologías. Mayo del 68’ o ‘Cronología 1968’ que hace relación a otros acontecimientos mundiales y que sirven para enmarcar el problema geopolíticamente.

Como escribe  Francisco Castañón, el autor, a modo de conclusión de su trabajo, “hemos explorado al cumplirse el 50º aniversario de Mayo del 68 una serie de aproximaciones mostrando sus antecedentes, protagonistas, hechos de mayor relieve, su influencia en los ámbitos sociales y culturales…” Eso es lo que va a encontrar el lector, una ayuda muy eficaz para rememorar aquella primavera en apariencia liberadora a favor de un nuevo Sistema, unas nuevas costumbres, unas recientes ilusiones… cuyo cumplimiento acaso se vayan fraguando lentamente, a sabiendas de que todo movimiento, toda renovación social (en cualquiera de sus manifiestos) siempre queda un algo mutilada respecto de las perspectivas iniciales, a la vez que, transcurrido un tiempo ( y cincuenta años son una buena medida) ya van siendo puestas en entredicho por las siguientes generaciones.

Esto es, como si se tratase de un razonamiento dialéctico puesto de manifiesto ahora en una pintada de estos días en París: “Hagamos a Nanterre (una de las universidades cuna de la revolución) necesaria otra vez” Lo que acaso quiera decir: renovemos la revolución; con los métodos de hoy, se entiende

O dicho al modo clásico: ‘Rinovare o perire’

El autor:

Francisco J. Castañón

Francisco J. Castañón

Francisco J. Castañón (Madrid, 1961). Escritor y periodista. En la actualidad es redactor del periódico Estrella Digital y de la revista digital Entreletras. Ha sido Bibliotecario y presidente de las Secciones de Literatura y de Derechos Civiles del Ateneo de Madrid. Ha publicado los poemarios Fuenfría (Verbum, 2004), A cuenta del Albur (Visión Libros, 2010), Las horas indultadas (Verbum, 2011) e Identidad (Vitruvio, 2016). Es autor de diversos ensayos sobre literatura e historia del siglo XVIII. Junto a los periodistas Joaquín Vidal y Eva Díaz Arévalo, publicó Diccionario de la corrupción (Nostrum, 2016. Muchos de sus escritos pueden leerse en su blog: http://escritoadrede.blogspot.com.es/

El libro:
Mayo del 68. Una utopía tras las barricadas ha sido publicado por Ediciones Vitruvio. Encuadernado en rústica, tiene 220 páginas.

Cómpralo a través de este enlace con Casa del Libro.

Como complemento pongo un vídeo grabado por Todoliteratura en el que Francisco J. Castañón presenta su libro “Mayo del 68”.

.
Para saber más:

Muchos de sus escritos pueden leerse en su blog: http://escritoadrede.blogspot.com.es/

 

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Biografías, Ensayo - Crítica literaria, Historia, Literatura, Por Ricardo Martínez

“La hija del relojero”, de Kate Morton

¿Mi nombre verdadero? Nadie lo recuerda.
¿Los sucesos de aquel verano? Nadie más los conoce.

Reseña escrita por Maudy Ventosa.

Kate Morton nació en un pequeño pueblo de Australia y, junto con su familia, cambió muchas veces de residencia. Es posible que esas mudanzas fueran el germen de su obsesión por las casas, porque las casas cuentan historias a quien sabe escucharlas, todas guardan misterios y tal vez, también tesoros. Como los que buscaba con su madre, anticuaria, en las tiendas de viejo.

Cubierta de La hija del relojero

Cubierta de: ‘La hija del relojero’

La “Hija del Relojero” es la historia de Birchwood Manor, en Berkshire, porque todos los acontecimientos giran  en torno a esta casa con dos tejados y un jardín campestre, que está en un recodo del río  y  al lado de un bosquecillo donde abundan los botones de oro, las nomeolvides azules, los brotes de mardiazgo y los digitales de rosa.Es uno de esos lugares donde los hilos del tiempo se aflojan hasta soltarse.”. Es un personaje silencioso, mágico, pero con una luz que arropa siempre y te hace sentir a salvo y seguro.

Escrito con distintas voces, en primera persona, cuando la narradora es la protagonista que habita la casa desde aquel verano de 1862; con narrador omnisciente casi siempre y también con narrador observador, la novela cuenta lo que ocurrió aquel espléndido verano cuando un grupo de jóvenes creativos de la Hermandad Magenta se reúnen en Birchwood Manor para dar rienda suelta a su imaginación y crear obras para una  exposición colectiva.  Edward Radcliffe acaba de comprar esta casa que descubrió la  “Noche de la Persecución”, y que le obsesiona desde entonces. Pasará allí en verano con sus amigos, su modelo y sus dos hermanas. Pero algo ocurre, su prometida  muere víctima de un disparo y su modelo, su amor apasionado, desaparece junto con el diamante Azul de los Radcliffe, una joya de incalculable valor. Su mundo se desmorona, y él no es capaz de salir de ese profundo agujero que supone la pérdida de sus sueños y la sensación de abandono y traición que le invaden.

Las historias se suceden y se abren como un caleidoscopio. Todos los que han tenido relación con la casa van contando la suya, porque todas están relacionadas, mientras que el espíritu que la habita las ve pasar lo mismo que a sus habitantes temporales.

Comienza la narración cuando Elodie Winslow, joven archivista de Londres, descubre dentro de una cartera de cuero, el cuaderno de bocetos del pintor Radcliffe junto a una fotografía en la que figura una joven de gran belleza. En uno de los dibujos aparece la casa… sabe que la conoce, que vivía en su imaginación a través de un cuento que de pequeña la contaba su madre, la célebre concertista de chelo Lauren Adler que murió en un accidente automovilístico. Se pregunta qué relación tenía su madre con la casa del río y quién es la hermosa joven de la fotografía en sepia.

Historias de amor, verdades a medias, mentiras, abandonos, culpas… y por encima de todo, la magia de la casa y la presencia atemporal que ha quedado encerrada entre estas paredes para siempre.
Otra constante en la novela será el amor por el arte y el aprendizaje en todas sus facetas, en esta época en la que las mujeres empezaban a reclamar sus derechos. Los personajes femeninos son fuertes y decisivos, con personalidad e ideas propias.

Se nota el amor que transmite la autora por los libros. La mayoría de sus reflexiones poseen una gran belleza lírica que invitan a saborearlas despacio, interiorizándolas, a pesar de tantos personajes que a veces te dispersan y de las más de 600 páginas de la obra.
El sentido común de los personajes secundarios da una idea de la profundidad con que Kate trata todos los temas… la señora Berry afirma que “la vida solo es justa en la forma aleatoria en que reparte sus golpes”.

Albertine Bell, Lily Millington, Birdie… la hija del relojero. ¿Hay alguien que sepa la verdad?

PERSONAJES

  • Lily Millington, nacida Albertine Bell, hija de Antonia (hija mayor de Lord Albert Stanley) y de Peter Bell, relojero. Su padre la llama Birdie. Sensación de abandono, es capaz de sobrevivir haciendo lo que los demás piden que haga y saliendo indemne. Inteligente y bella. Musa y modelo del pintor Edward Radcliffe, su gran amor con el que encuentra la redención. Acabará convirtiéndose en una luz cautiva”.
  • Edward Radcliffe, su corazón se  rompió cuando su prometida fue asesinada aquel verano…y su modelo desapareció a la vez que el  Azul de Radcliffe, una joya de incalculable valor. ¿Se sumió en la desesperación por su prometida o por la desaparición de  Lily, la bella modelo?. En su lápida pone Aquí yace alguien que buscó la verdad y la luz y vio la belleza en todas las cosas”.
  • Lucy Radcliffe, la hermana pequeña de Edward y Clare. Fundamentalmente curiosa. Devora los libros que caen en su mano, amante de la arqueología. Hereda de su hermano la casa del río para que abra allí una escuela de señoritas tan inteligentes como ella”. Acaba donando la casa a los Historiadores de Arte. Afirma que lo que ilumina a una persona es la inteligencia. Tiene todos los secretos porque es despierta y lo ha visto todo. Poseedora de la verdad, pero no puede cambiar la historia que han contado porque es verosímil. Su castigo será la culpa eterna y el aislamiento.
  • Elodie Winlow, su padre ha sido segundo violín, y su madre, la hermosa y brillante Lauren Adler, es concertista de chelo. Muere en un accidente de coche junto a otro músico. Recuerda que cuando era pequeña la contaba un cuento en el que aparecía una casa mágica junto a un río. Es archivista en Londres y va a casarse con Alastain que se dedica a la banca y es un hombre de éxito. Cree que no se quieren, que él está enamorado de su madre, pero ya tienen todo preparado… Elodie no toca ningún instrumento, porque, ¿qué sentido tiene competir contra la perfección?. Su amiga Pippa le ha dado una foto en la que aparecen su madre y el músico con el que murió en la casa del río…
  • Ada Lovegrove, nació en Bombay pero sus padres la trasladan a Inglaterra y la dejan en el colegio para señoritas de Lucy, de quien heredada la pasión por aprender y por la arqueología. Regresa al pueblo y conoce a Juliet y sus hijos.
  • La señora Mack vive debajo de la tienda de pájaros. Cuida de varios niños, a los que “pone a trabajar”. Para la pequeña Birdie tiene grandes planes.
  • Joe el Pálido, su padre es un importante hombre de negocios. Él está enfermo y pasa mucho tiempo en su habitación. Allí conoce a Lily cuando ésta huye de la policía a través de los tejados. Pasarán muchas horas juntos y él será su paño de lágrimas. Un buen amigo para compartir secretos.
  • Leonard, estudió Historia en Oxford. Hermano de Tom, el simpático y extrovertido que muere en la guerra. Arrastra la culpa del hermano que sobrevive.  Gana una beca y se va a vivir a la casa del río, la que obsesionó al pintor, porque “hay una conexión entre los seres humanos y los lugares, entre los lugares y el arte”.
  • Jack va con su cámara al hombro. Habita la casa con un encargo concreto: encontrar el Azul de Radcliffe. Expolicía, padre de gemelas que su mujer Sarah no deja ver porque se expuso cuando desobedeció las órdenes y  salió con  cuatro rehenes liberados y una herida…
  • Juliet, es periodista y madre de tres niños. Conoce la casa durante su luna de miel, y ahora, cuando su marido está en la guerra (en el bolsillo tiene la carta donde la notifican…) y su casa ha sido destruida por una bomba, vuelve a la  casa con sus hijos para pasar el verano, Beatrice la mayor, adolescente que  ya no quiere caricias; Freddy, “Red”, y el pequeño Tippy, el más frágil y que habla con la amiga imaginaria que habita la casa. Juliet siente la atracción de este lugar y también la seguridad que la proporciona.

SINOPSIS
En el verano de 1862, un grupo de jóvenes artistas, guiados por el apasionado y brillante Edward Radcliffe, viaja a Birchwood Manor, una casa de campo en Berkshire. Tienen un plan: vivir los siguientes meses recluidos y dejarse llevar por su inspiración y creatividad. Sin embargo, cuando el verano toca a su fin, una mujer ha muerto de un disparo y otra ha desaparecido, se ha extraviado una joya de valor incalculable y la vida de Edward Radcliffe se ha desmoronado.

Unos ciento cincuenta años más tarde, Elodie Winslow, una joven archivista de Londres, descubre una cartera de cuero que contiene dos objetos sin relación aparente: una fotografía en sepia de una mujer de gran belleza con un vestido victoriano y el cuaderno de bocetos de un artista en el que hay un dibujo de una casa de dos tejados en el recodo de un río.
¿Por qué ese boceto de Birchwood Manor le resulta tan familiar a Elodie? ¿Y quién es esa hermosa mujer que aparece en la fotografía? ¿Le revelará alguna vez sus secretos?Narrada por varias voces a lo largo del tiempo, La hija del relojero es la historia de un asesinato, un misterio y un robo, una reflexión sobre el arte, la verdad y la belleza, el amor y las pérdidas. Por sus páginas fluye como un río la voz de una mujer ya libre de las ataduras del tiempo y cuyo nombre ha caído en el olvido: Birdie Bell, la hija del relojero, la única persona que vio todo lo sucedido.

Lee y disfruta de un fragmento de la novela.

La autora:

Kate Morton y Maudy Ventosa

Kate Morton y Maudy Ventosa

Kate Morton (Berri, Australia Meridional, 1976) creció en las montañas del sudeste en Queensland. Posee títulos en arte dramático y literatura inglesa y es especialista en literatura eduardiana del siglo XX. Candidata doctoral en la Universidad de Queensland. Kate vive con su esposo e hijos en Brisbane. La casa de Riverton, que fue su primera novela, se publicó con enorme éxito en 34 países, alcanzó el número uno en muchos de ellos y lleva vendidos más de 1,6 millones de ejemplares en todo el mundo. El jardín olvidado fue su segunda novela y ha vendido hasta la fecha más de 2,5 millones de ejemplares. Se estima que las ventas globales de toda la obra de Kate Morton ascienden a más de 7 millones de ejemplares.

El libro:
La hija del relojero (título original: The Clockmaker’s Daughter, 2018) ha sido publicado por la Editorial Suma de Letras en su Colección Femenino Singular. Traducido por Máximo Sáez Escribano. Encuadernado en tapa dura con sobrecubierta, tiene 648 páginas.

Cómpralo a través de este enlace con Casa del Libro.

Como complemento pongo un vídeo en inglés en el que Kate Morton presenta La hija del relojero y revela algo de lo que les espera a los lectores en su nuevo y cautivador misterio.

.
Para saber más:

https://www.katemorton.com/espanol/
https://www.katemorton.com/  (The official site of bestselling author Kate Morton)

 

Deja un comentario

Archivado bajo Literatura, Literatura, Narrativa, Literatura. Novela Negra