Archivo de la etiqueta: Arturo Pérez-Reverte

“Los perros duros no bailan”, de Arturo Pérez-Reverte

«Nací mestizo, cruce de mastín español y fila brasileña. Cuando cachorro tuve uno de esos nombres tiernos y ridículos que se les ponen a los perrillos recién nacidos, pero de aquello pasó demasiado tiempo. Lo he olvidado. Desde hace mucho todos me llaman Negro.»  [Pág. 11]
.

Maudi Ventosa de la CruzHay ruedas de prensa a las cuales no puedo asistir con la consecuencia de que la reseña se quedaba corta. Esto cambia totalmente pues se ha incorporado al equipo de Las lecturas de Guillermo una gran persona y amiga que sabe mucho de libros: Maudi Ventosa de la Cruz

Cubierta de Los perros duros no bailan

Cubierta de: ‘Los perros duros no bailan’

“Nadie está solo si tiene un perro” afirma Pérez-Reverte en la presentación de esta sobrecogedora novela policiaca… “corta, seca, rápida… canónica en el sentido gélido de la palabra… pura y dura…”. Al autor siempre le ha gustado el mundo de los perros, y afirma que todavía se le mojan los ojos con la mirada de sus perros. Arturo ha bebido en muchas fuentes: Jerry de las Islas, de Jack London cuando tenía 15 años, El coloquio de los perros, de Miguel de Cervantes, El libro de la selva de Kipling… pero la mayoría de las cosas las ha aprendido viviendo, por eso, “estoy condenado a escribir este tipo de novelas. He envejecido, he visto muchas cosas, cada novela es una vuelta de tuerca, es mí territorio. He conocido a los Negros. Cuando hablo de peleas, de morir, de matar… hace que mis novelas sean mías”.

Negro, protagonista y narrador, mezclado, luchador y fiero campeón; Teo, rodesiano de buena planta; Boris el Guapo, Agilulfo, Dido, Margot la porteña, se reúnen al el Abrevadero de Margot. Y pasan muchas, muchas cosas…

Los personajes de Los perros duros no bailan son totalmente revertianos. Tienen valores y virtudes que algunos seres humanos han perdido: dignidad y lealtad. Negro es un héroe cansado y él quiere mostrar “como se ve la vida cuando tienes esas heridas que le acompañan, ese lastre, esa mirada. Ha visto cosas que no hubiera querido ver”.

Los perros duros no bailan tiene también sus toques de humor, por supuesto, porque “el libro me ha permitido escribir sin autocensura. En estos momentos, en que está en peligro la prensa libre, los periodista se callan por miedo a que se les echen encima determinados colectivos. Es lo más grave que está pasando en estos momentos”.

Una sinopsis rápida sería contar que desde hace días en el Abrevadero de Margot, donde se reúnen los chuchos del barrio, nada se sabe de Teo y de Boris el Guapo. Sus colegas presienten que detrás de su desaparición hay algo oscuro, siniestro, que los mantiene alerta. Lo ocurrido no puede ser nada bueno; lo sospechan todos y lo sabe su amigo el Negro, luchador retirado con cicatrices en el hocico y en la memoria. Para él es cuestión de instinto, de experiencia sobreviviendo en las situaciones más difíciles. Eso lo lleva a emprender un peligroso viaje al pasado, en busca de sus amigos.
En esta asombrosa novela negra, divertida, tierna y sobrecogedora de principio a fin, Arturo Pérez-Reverte narra con increíble maestría la aventura de un perro en un mundo diferente al de los humanos, donde rigen las mejores reglas -lealtad, inteligencia y compañerismo- y están desterradas toda corrección política o convención social. Un mundo en el que a veces hay clemencia para los inocentes. Y justicia para los culpables.

Lee y disfruta de un fragmento de la novela.

Arturo Pérez-Reverte

Arturo Pérez-Reverte

El autor:
Arturo Pérez-Reverte Gutiérrez (Cartagena, España; 25 de noviembre de 1951). Fue reportero de guerra durante veintiún años. Con más de quince millones de ejemplares vendidos en todo el mundo, muchas de sus novelas han sido llevadas al cine y a la televisión, como La reina del sur, El club Dumas o El capitán Alatriste entre otras.
La primera novela que publicó, con discreto éxito, fue El húsar en 1986, ambientada en el siglo XIX, a la que siguió dos años después El maestro de esgrima, cuya acción transcurre en el Madrid galdosiano. La siguieron El club Dumas y La tabla de Flandes, que fueron las que lo hicieron conocido. Ya siendo un escritor de éxito, publicó en 1996 El capitán Alatriste, novela que daría comienzo a la saga que ha convertido a Pérez-Reverte en un superventas. Hoy comparte su vida entre la literatura, el mar y la navegación. Es miembro de la Real Academia Española, institución en la que ocupa el sillón “T” mayúscula.

El libro:
Los perros duros no bailan ha sido publicado por la Editorial Alfaguara fuera de colección. Encuadernado en tapa dura con sobrecubierta, tiene 166 páginas.

Cómpralo a través de este enlace con Casa del Libro.

Como complemento pongo el vídeo del booktrailer del libro.

Para saber más:
http://www.perezreverte.com/

Anuncios

1 comentario

Archivado bajo Literatura, Literatura, Narrativa, Literatura. Novela Negra

“Eva (Serie Falcó)”, de Arturo Pérez-Reverte

«Para Falcó, palabras como patria, amor o futuro no tenían ningún sentido. Era un hombre del momento, entrenado para serlo. Un lobo en la sombra. Ávido y peligroso.»

Cubierta Eva (Serie Falcó)

Cubierta de: ‘Eva’ (Serie Falcó)

Esta no es una historia cualquiera, porque él no es un personaje cualquiera. Lorenzo Falcó es un hombre peligroso. Alguien que sólo es leal a su propia causa y a quien la cercanía de la acción inyecta en sus venas una «intensa y satisfecha lucidez».
Arturo Pérez-Reverte lo presentó ante los lectores en una primera entrega, Falcó, y ahora ahonda en su territorio en Eva, una historia fascinante en la que Pérez-Reverte vuelve a ese mundo de entreguerras en el que los mercenarios y espías se mueven a sus anchas para sacar tajada de la carnicería ajena. Corren los años treinta y cuarenta de un siglo en el que bullen los fascismos, el comunismo y las revueltas. Por los dos lados de una línea que separa los hoteles de lujo de los calabozos donde otros mueren como perros se mueve el jerezano Lorenzo Falcó, protagonista de esta historia de aventuras y espionaje. Es alguien a quien no le tiembla el pulso para matar ni tampoco para deslizar la cremallera del vestido de una mujer hermosa. Así es Falcó: un cazador sin escrúpulos.

«Incluso dormida, desnuda, indefensa, vulnerable en ese momento, Eva Neretva seguía siendo un enigma», asegura Falcó.

Tras la primera misión, que consistía en liberar a José Antonio Primo de Rivera de la cárcel de Alicante, Falcó debe enfrentar ahora una nueva encomienda: traer de vuelta a la España nacional treinta toneladas del oro del Banco de España que un barco de la marina al servicio de la República retiene en el puerto de Tánger. La tarea no es sencilla, pero se complicará todavía más. Reaparecen personajes y fantasmas: un enemigo en la sombra, Lisandro Queralt, y una mujer con la que Falcó no termina de estar en paz, Eva Neretva, alias Eva Rengel o, en esta ocasión, Luisa Gómez. A fin de cuentas la misma persona que había conocido: una mujer capaz tanto de matarlo como de salvarle la vida.
Una espía soviética, fría y pasional, que ha abierto grietas en la coraza de hormigón de Lorenzo Falcó. Ella será el obstáculo más peligroso. Dotada de todavía más acción y velocidad que Falcó, de una dosis aún más ácida de humor e intriga, Eva perfecciona y encarna el mundo que Arturo Pérez-Reverte ya presentó en la primera entrega de una serie que promete llegar lejos. En estas páginas aparecen, además, nuevos pliegues en la biografía de Lorenzo Falcó. Tendrá que combatir con más ferocidad para seguir vivo, acaso porque su verdadero oponente es, en esta ocasión, una mujer por la que se ha metido en problemas. El mayor de ellos: que le importa.

«La primera muerte aparece pronto, en la segunda página del primer capítulo. Eva Neretva no aparece hasta la página 244, aunque su presencia se nota en todas las páginas.»

“Ante él, recortada en el contraluz del pasillo, la frente a un palmo del cañón de la pistola, estaba Eva Neretva.”     [Pág. 244]

En estas páginas reaparecen personajes como Paquito Araña, un asesino a sueldo capaz de pintarse las uñas antes de torturar a un prisionero, y aparecen otros nuevos, como Moira Nikolaos, una griega, de Esmirna, a la que Falcó conoció cuando la vio subir a una barcaza de refugiados durante el asedio turco a esa ciudad y que vendrá a recordarle quién es él y qué ha sido a lo largo de estos años. ¿Ya era fascinante el mundo que conocíamos de Falcó? Sí, lo era. Pues en Eva irá a más. Porque Lorenzo Falcó resume los claroscuros del ser humano que Arturo Pérez-Reverte conoció en sus años como corresponsal de guerra. Todos aquellos rasgos, que maceró en el oficio de quien acumula una obra sin fisuras, los vuelca ahora en esta serie: una de las mejores versiones literarias de sí mismo.

Eva transcurre en Marzo de 1937 apenas han transcurrido cuatro meses desde que Lorenzo Falcó usara su pistola Browning para salvar la vida a Eva Rengel —o Neretva—, aquella espía soviética que le jugó una carta inesperada al jerezano en su misión para
liberar a José Antonio Primo de Rivera. A pesar de eso, él le salvó el pellejo entonces. Dejarla en libertad le causó muchos problemas. Al separarse en la frontera con Portugal, en la primera entrega de la serie, ella aseguró que las cosas estaban en paz entre los dos. Pero no lo estaban. En absoluto. Y esta novela lo demostrará.
Hay suficientes ingredientes en esta novela para que el lector no pueda apartarse de lo que ocurre a lo largo de sus casi cuatrocientas páginas. Eva comienza en Lisboa, pero avanza hacia muchos otros escenarios: Sevilla, Salamanca y Tánger. El lector caminará junto con Falcó por el Zoco Chico; mirará las covachas morunas e israelitas de cueros, babuchas y mercerías de la calle de los cristianos; entrará en bares donde suena el Mon légionnaire de Edith Piaf o Mélancolie, un jour s’achève, mélancolie on n’y peut rien, de Jean Sablon; se topará con moras de piel aceitada y mujeres europeas; con marinos franceses e ingleses, pero también con legionarios españoles. El lugar transmite el rumor cosmopolita de voces y conversaciones en media docena de lenguas.

Realidad y ficción vuelven a enlazarse magistralmente con el talento literario de Arturo Pérez-Reverte en esta asombrosa novela de lectura fascinante.

Lee y disfruta de un fragmento de la novela.

Arturo Pérez-Reverte en Tanger

Arturo Pérez-Reverte en Tánger

El autor:
Arturo Pérez-Reverte Gutiérrez (Cartagena, España; 25 de noviembre de 1951). Fue reportero de guerra durante veintiún años. Con más de quince millones de ejemplares vendidos en todo el mundo, muchas de sus novelas han sido llevadas al cine y a la televisión, como La reina del surEl club Dumas o El capitán Alatriste entre otras.
La primera novela que publicó, con discreto éxito, fue El húsar en 1986, ambientada en el siglo XIX, a la que siguió dos años después El maestro de esgrima, cuya acción transcurre en el Madrid galdosiano. La siguieron El club Dumas y La tabla de Flandes, que fueron las que lo hicieron conocido. Ya siendo un escritor de éxito, publicó en 1996 El capitán Alatriste, novela que daría comienzo a la saga que ha convertido a Pérez-Reverte en un superventas. Hoy comparte su vida entre la literatura, el mar y la navegación. Es miembro de la Real Academia Española, institución en la que ocupa el sillón T mayúscula.

El libro:
Eva ha sido publicado por la Editorial Alfaguara en su Colección Hispánica. Encuadernado en tapa dura con sobrecubierta, tiene 392 páginas.

Cómpralo a través de este enlace con Casa del Libro.

Como complemento pongo un vídeo en el que Arturo Pérez-Reverte habla de Eva, su nueva novela. 

Para saber más:
http://www.perezreverte.com/

Deja un comentario

Archivado bajo Literatura, Literatura, Narrativa, Literatura. Novela Negra