Archivo de la etiqueta: Editorial Galaxia Gutenberg

«Rueda de prensa de Theodor Kallifatides. Timandra»

«Nunca he creído que las diferencias entre mujeres y hombres sean tan grandes como la mayoría de los escritores y filósofos han dicho. Mujeres no son solo las hijas de Afrodita y los hombres no son solo los hijos de Ares.»

MaudyReseña escrita por Maudy Ventosa.

La rueda de prensa tiene lugar en la Residencia dela Embajada de Suecia; se presenta la última novela del escritor griego afincado en Suecia desde 1964,Theodor Kallifatides, Timandra. Será el propio embajador, Teppo Tauriainen, el encargado de darnos la bienvenida. Es el quinto libro traducido al español, y todos se han presentado aquí. Junto a él, acompañando al autor, está Joan Tarrida, director general y Editor de Galaxia Gutenberg desde el año 2011.

TK01

Theodor Kallifatides recibió el Premio extraordinario 2019 por Otra vida por vivir Premios Cálamo-, y este año ha sido reconocido con el Premio de honor BBK GUtunZuria Bilbao internacional. Es un motivo de satisfacción para los editores que cada vez cuente con más lectores en España y que ese reconocimiento se traduzca en nuevos galardones.

Tres grandes líneas definen la producción de este prolífico escritor, afirma Tarrida: las novelas que hablan de él -más autobiográficas-, como Otra vida por vivir, Madres e hijos o Lo pasado no es un sueño; las novelas que él basa en su propia experiencia pero que ficciona mucho más y los personajes protagonistas no se llaman Kallifatides, tienen otros nombres, les ocurres cosas que a lo mejor le pasaron a él pero no exactamente ni todas, como El asedio de Troya y, por último, otra línea que se basa en mitos de la antigüedad clásica o en personajes de la Grecia Clásica, como Timandra, Las lágrimas de Afrodita o Hércules. Sus obras se irán publicando en español para que podamos apreciar la complejidad de su narrativa.

Kallifatides escribe en sueco, excepto Otra vida por vivir que nació en griego;  él mismo traduce sus obras a su lengua materna. Prefiere que las traducidas al español se hagan de estas versiones, y si no están en griego se harán directamente del sueco. Significa que Galaxia Gutenberg utiliza varias traductoras de primer nivel siempre, continúa Tarrida, como Selma Ancira, Neila García o Carmen Vilela Gallego. Nos adelanta una excelente noticia: en octubre se publicará el último libro de Theodor, Amor y morriña, y su traductora será Carmen Montes.

TK02

El español de Kallifatides ha mejorado muchísimo y se atreve a hablarnos en la lengua de Cervantes sobre Timandra; mejor dicho, quiere explicarnos por qué escribió Timandra. Quiso demostrar que, en las épocas más difíciles de la Segunda Guerra mundial, la guerra civil griega demasiado cruel, la ocupación, los verdaderos héroes eran las mujeres, que mantenían la vida, la esperanza y la carencia. Yo escribí Timandra para mostrarlo, entonces la dejé contar una historia. Ella es quien escribe sobre su vida, sobre sí misma, sobre su cuerpo, sobre su deseo y sobre la falta del mismo. Es Timandra quien habla en el libro. Bromea sobre lo incómodo que le resultó al escribir con voz de mujer, siendo un “pequeño griego flaco”, hablar de sus pechos. Suponía un reto escribir en primera persona, mujer. Lo superó pronto porque encontró una línea que une su vida a la de esta mujer: el sueño de la libertad, no en el sentido de hacer lo que uno quiere, sino en el sentido de alcanzar la verdad más íntima de uno de convertirse en uno mismo. Encontrar en uno mismo la persona que es.

Alude a momentos decisivos de su vida, cuando dejó su país, con sus tradiciones, ideas y exigencias; más adelante abandonaría también una lengua en la que ya no confiaba porque era un idioma que distorsionaba la realidad, donde un “no” podía significar fácilmente un “si”, donde democracia podía significar dictadura, donde justicia podía significar lo contrario. La lengua sueca le permitió acercarse a sus propias ideas y pensamientos. Escribir Timandra supuso para él una nueva liberación, porque abandonó su género, una mochila muy pesada, se acercó a los sentimientos y deseos sobre su relación con la mujer… sobre todo, le permitió descargar todo el sexismo y la mentalidad machista que había recibido sin pedirlo. Afirma que, fue quizás la mayor liberación de todas. Acaba confesando que ha disfrutado mucho escribiendo esta novela.

Escribir sobre su vida, dice, no es fácil, porque lo natural es mentir –ríe afirmando que como griego sabe de qué habla–; escribir novela histórica es interesante pero muy difícil. Para él, escribir literatura pura es como estar de vacaciones, un placer.

TK03Admira a Timandra porque es libre, inteligente, interesada en la filosofía y en la política; es un modelo, pero no solo para una mujer, es un modelo para un exigente ciudadano, y elegí una mujer para ese modelo, no un hombre, como es lo normal. Admiraba también su país de acogida, Suecia, porque en los años sesenta era casi uno de los países de Europa con más bibliotecas; hoy las cosas han cambiado mucho, quizá la mayoría de los políticos piensa que la cultura es una cuestión negociable, de si te doy esto tú me das estomuy pocas veces los escucha citar a Strindberg, más bien citan a Pipi Calzaslargas. Suecia le dio lo que Grecia le negó: la posibilidad de aprender, de acceder a la universidad -porque su padre fue acusado de socialista-, de tener un trabajo. En España nota la calidez y el amor de los lectores por sus libros, le parece sorprendente… quizá porque en España, igual que en Grecia, hubo una guerra civil y las guerras civiles, como las guerras en general, pero más las guerras civiles, pensamos que acaban, pero nunca acaban. Siempre continúan, siempre hay una derecha y una izquierda y una forma de ver las cosas y otra forma de ver las cosas y eso quizá acerca a España y Grecia. Las sociedades están en crisis y todos cambiamos.

Defiende que Timandra no era una prostituta. Las llamaban “servidoras de Afrodita”, además de otras denominaciones; en Japón, sería una geisha. Vende algo, pero no todo el mundo puede comprar; puede comprarlo quien ella quiera; solo lo vende a quien ella quiere. Afirma que no solo pasaba en la Grecia antigua, hoy y siempre ha habido gente, sobre todo mujeres o chicos jóvenes, que han vendido su cuerpo para los que pueden pagar, los ricos y los poderosos. Timandra no representa la prostitución que existe hoy, era una mujer en su tiempo muy respetada, como Aspasia, formaban parte del centro de la vida cultural y de la vida política de Atenas, tenían prestigio, tenían poder y los políticos, los filósofos, los escritores iban a verlas y a hablar con ellas. Prostitución hoy es algo horrible, la prostitución lo que da es la justificación para hacer algo que sabes que está mal. Utilizas una palabra para poder hacer algo que sabes que la mujer no quiere.

Theodor Kallifatides confiesa que ahora no está escribiendo nada, que es mayor y quiere descansar, jugar con su nieta de diez años que ama el futbol; que seguirá practicando el español a través de la lectura; que tiene derecho a no levantarse cada mañana con el corazón acelerado porque tiene que escribir; que la nostalgia es un estado permanente de su alma que lo espera; que su carrera ya está hecha con casi cuarenta libros publicados…

Espero que se equivoque y que después de Amor y morriña, nos deleite con su narrativa de nuevo.

TK04

Theodor Kallifatides con Maudy Ventosa

Deja un comentario

Archivado bajo Literatura, Literatura, Narrativa, Por Maudy Ventosa

«Timandra», de Theodor Kallifatides

«Hetera, prostituta, meretriz, vendedora de placer, mariposa de la noche… al principio ni siquiera eran un oficio. Mujeres y efebos han sido siempre objetos del placer de los vencedores y continúan siéndolo. Lo profesionalizaron algunas mujeres célebres: Nicó de Samos, Calistrata de Lesbos, Filení de Leucada…»

MaudyReseña escrita por Maudy Ventosa.

Cubierta de Timandra

Cubierta de: Timandra

En 1964,Theodor Kallifatides emigró a Suecia, donde ha vivido desde entonces, donde formó una familia y donde desarrolló su carrera profesional. Pero nació en Grecia y al igual que Alcibíades, cuando se alejó de Atenas, sabe que “no hay mayor añoranza que la de tu cielo, tu tierra, tu mar… que puedes olvidarte de tu amor, pero no de esas cosas”. Conoce bien su historia, aunque no es fácil escribir sobre ella -como nos cuenta en la rueda de prensa que publicaremos mañana-. Su último libro, Timandra, tiene voz femenina, la de una hermosa hetera –hetaira, compañera– que vivió en el siglo V a.C., en plena guerra del Peloponeso entre atenienses y espartanos, cuando en Atenas florecían el comercio, las artes, la filosofía, la retórica… Una ciudad que contaba con escuelas, gimnasios, teatros, palacios; una ciudad en la que podía escuchar discursos de Pericles, debatir sobre el amor o disertar sobre política en el ágora con Sócrates, Protágoras o Platón, entre otros. La Editorial Galaxia Gutenberg nos acerca la obra de Kallifatides, con la traducción del griego moderno de Carmen Vilela Gallego.

Narrado en primera persona, Timandra, “la que honra al hombre”, se presenta para poder exponer su opinión, para poder tener voz. Heredó la profesión de su madre, Teodoti, que contaba entre sus clientes con el filósofo Sócrates; una mujer excepcional e inteligente que quiso hacer de su hija una reina. Mi madre se vendía, pero nadie pudo comprarla. Su libertad no dependía tanto de lo que ella misma podía hacer, sino de lo que los demás no podían hacer con ella. Educó a su hija; su cuerpo para seducir y su mente para ser libre; Midas la instruía en música, danza, retórica, matemáticas y filosofía. Algo poco habitual en una mujer de su época, porque eran los hombres los que se preocupaban de hacer preguntas sobre el amor o la virtud, mientras que, para ellas, era suficiente saber quién era la persona a la que amaban.

El amor cambió la vida de Timandra. Conoció a Alcibíades hace más de veinte años, y lo amó todos esos años; intentó seguir el consejo de su madre: no dejar que el amor fuera más fuerte que ella misma; pero su madre no le dijo que también el amor puede hacernos más fuertes de lo que somos. Nunca usó ni lágrimas ni caricias para retenerlo a su lado, porque quería saber si el amor es algo que construyes paso a paso, con paciencia y con un gran esfuerzo, o es como una casa que te aguarda ya hecha para que entres o no. Sabía que solo había una manera de que él siempre volviera: “amarlo con sensatez”, con un punto de lógica. Diferencia entre enamoramiento y amor… puede que el amor sea la evolución feliz del enamoramiento o ¿es lo que queremos y podemos dar?

Kallifatides, con una prosa hermosa y con un conocimiento excepcional de la filosofía, los mitos y la historia de su país, hace que levantes la vista del libro para reflexionar sobre cada párrafo, sobre cada aserto. Te enseña, a la vez que te traslada a un mundo cada vez más alejado del nuestro. Democracia, libertad, pasión erótica, homosexualidad. Timandra es libre para dar y recibir placer sexual sin que medien sentimientos de culpabilidades. Es libre de amar a quien quiera porque es una hetera. Capaz de ver a su amante en la cama con otra para comprender si lo ama, para conocer la diferencia entre la pasión erótica y el amor, porque sabe que el amor no nace en la cama; allí muere… La cama no está para venganzas o ruindades.

Theodor Kallifatides con Maudy Ventosa

Theodor Kallifatides y Maudy Ventosa

Utiliza el Mito de la Caverna –La República, de Platón– para que Timandra ascienda al mundo exterior y descubra que tiene alma; confirma el precio que se paga por la democracia, que nada tiene que ver con lo que padecen en una dictadura o en un país de bárbaros, porque el mundo no es lo que es, sino lo que nosotros hacemos de él; nos habla de que el miedo llega con el ocaso, “cuando la gente te vuelve la espalda. Pero el auténtico pavor nos visita temprano, por la mañana, cuando la gente te muestra su rostro”; manifiesta que no se puede luchar contra el tiempo y que la muerte jamás puede ser el resumen de una vida y concluye que podemos descubrir el placer de las caricias sin exigencias, los párpados cerrados, el susurro en la oscuridad…porque, estamos envejeciendo”.

Del futuro no nos ocupamos, el presente no lo comprendemos. Lo único que podemos comprender y amar es el pasado.

Por supuesto. Aunque duela.

PERSONAJES:

  • Timandra. Su maestro fue Midas –pitagórico irreductible– que la instruyó en música, danza, retórica, matemáticas y filosofía. Siempre buscó la libertad, y amó por encima de todo. Su belleza era excepcional, así como su inteligencia.
  • Teodoti, madre de Timandra. Cada noche la instruye, cómo desnudarse, la posición de la mujer en el espacio -siempre exhibirse-. Su inteligencia la servía para sacar más partido a su cuerpo. Ojos grandes y azules. Se relacionaba con filósofos, artistas, estrategas. Nunca responde a dos preguntas seguidas.
  • Alcibíades, hijo de Clinias y Deinómaca. Bello, esbelto, ágil, inteligente y con talento. Rico. Su nombre hacía temblar a Atenas y a Esparta. Ha sustituido el silencio por la risa. Su risa era un misterio. Tartamudo. Lo rodea el odio. Es a la vez admirado y temido.
  • Sócrates, bajito y regordete. Resplandece de imperturbabilidad. Decía que los sabios no aman el cuerpo bello, sino el alma que suscita el deseo y atrae la mirada. Quería conocimiento y virtud. Al final, no le bastaba con vivir, quería vivir correctamente.
  • Protágoras, rey de los sofistas, que no ponía precio a sus clases.
  • Platón, hermano de Agatón, un joven taciturno y formal, sus ojos brillantes veían algo que los demás no veían. Reservado, tímido. Lo memoriza todo.
  • Y Pericles; y Aspasía –serena, llena de dignidad, hetera que se casa con Pericles–, y tantos…

Lee y disfruta de un fragmento de la novela.

Theodor Kallifátides

Theodor Kallifatides

El autor:
Theodor Kallifatides ha publicado más de cuarenta libros de ficción, ensayo y poesía traducidos a varios idiomas. Nació en Grecia en 1938, y emigró a Suecia el 1964, donde empezó su carrera literaria. Ha traducido del sueco al griego a grandes autores como Ingmar Bergman y August Strindberg, así como del griego al sueco a Giannis Ritsos o Mikis Theodorakis. Ha recibido muchos premios por su trabajo tanto en Grecia como en Suecia, país en el que reside actualmente, como por ejemplo el Premio Nacional griego de Literatura Testimonial por Lo pasado no es un sueño en 2013, (publicado por Galaxia Gutenberg en 2021). Galaxia Gutenberg publicó en 2019 su obra Otra vida por vivir, que ha merecido el Premio Cálamo «Extraordinario 2019». En 2020, se han publicado las obras El asedio de Troya y Madres e hijos, en este mismo sello.

El libro:
Timandra (título original: Τιμάνδρα, 1994, 2022) ha sido publicado por la Editorial Galaxia Gutenberg en su Colección Narrativa. Traducción del griego moderno de Carmen Vilela Gallego, 2022. Encuadernado en rústica con solapas, tiene 190 páginas.

Como complemento pongo un vídeo en el que Theodor Kallifatides, en español, nos habla de su novela Timandra.

.
Para saber más:
Theodor Kallifatides en Wikipedia.

Deja un comentario

Archivado bajo Literatura, Literatura, Narrativa, Por Maudy Ventosa