Archivo de la etiqueta: Editorial Galaxia Gutenberg

“Teatro”, de Fernando Fernán Gómez

«Edición de Helena de Llanos
y Manuel Barrera Benítez»
.

Lo mas preciado de la humanidad es la libertad del hombre, y hay dos modos de defenderla, una es con la violencia y otra con el pensamiento y la palabra. Fernando Fernán Gómez opta por esta segunda vía.

Cubierta de: 'Teatro. Fernando Fernán Gómez'

Cubierta de: ‘Teatro. Fernando Fernán Gómez’

Tengo en mis manos una joya; grande y pesada porque consta de más de mil páginas, que se ha hecho realidad porque hay mucho amor y admiración detrás y alguien que se ha propuesto llevar a cabo la ingente tarea de sacar a la luz, por primera vez y reunido en un solo texto, las obras ya publicadas de Fernando Fernán Gómez, otras que se habían estrenado pero no publicado; textos que han aparecido y de lo que no teníamos constancia hasta ahora… y un pliego de imágenes al final con storyboards que llegó a dibujar con ceras Manley, imágenes de carteles de teatro, como por ejemplo el de Las bicicletas son para el verano, que se estrenó en Japón; fotografías, textos manuscritos, anotaciones al margen… Obras diferentes y dispares están aquí recogidas.

Como no podía ser de otra manera, el libro Fernando Fernán Gómez. Teatro, se presentó en el teatro Fernán Gómez. Centro Cultural de la Villa de Madrid. Junto a los editores Helena de Llanos y Manuel Barrera, se encuentran Joan Tarrida, director de Galaxia Gutenberg y Nacho Marín, director artístico del teatro.

Helena de Llanos y Manuel Barrera Benítez junto a Maudy Ventosa

Helena de Llanos y Manuel Barrera Benítez junto a Maudy Ventosa

Su nieta, Helena de Llanos ha revisado y analizado este enorme archivo. Afirma que, en la casa de Fernando y Emma Cohen hay un archivo ingente, enorme y de un gran valor cultural, histórico, social que está hecho de muchas cosas, entre otras de muchas “notitas”… en sobres, en posavasos, en servilletas, en cuadernos… materiales de diversa naturaleza entre los cuales están los inéditos que contiene esta obra.

Se inicia el tomo con una introducción de Helena, Los Cajones de Fernando, y Fernando Fernán Gómez, puro teatro, de Manuel Becerra, que dedicó su tesis doctoral al estudio de la literatura dramática de Fernán Gómez. A partir de aquí, el lector será el que elija por dónde continuar. Emma invitaba a Helena a empezar por el final, Soldado, desencantado y lúcido, y a partir de ahí… como a cada uno le parezca.

Con diecisiete años, Fernando escribe su primera obra de teatro, El Guiñol de Papa Dick, datada en 1938, que aparece posteriormente en el ordenador ya mecanografiada, lo que supone que vuelve a retomar su escritura al final de su vida.

La fuerte personalidad de Fernando se refleja en toda su obra, su fina ironía, su humor, su mirada lúcida, a la vez que también cierto pesimismo, por un lado es un hombre culto e inteligente y conoce muy bien la esencia de lo humano; y por otro, estaba convencido de que había cierta degradación en las costumbres de nuestro tiempo… pero también, afirma Manuel, era una persona muy esperanzada porque… tenía una mirada hacia el mundo y hacia el hombre muy humana, muy cercana y esto contrarresta su pesimismo, porque entre las personas no solo se produce conflicto, sino también colaboración, amistad o el milagro del amor. Todo esto hace que este libro sea a la vez entretenido, tierno, divertido.

Fernando Fernán Gómez no es solo un gran actor, es también director de cine, autor de ensayo, de novela y sobre todo, escritor de teatro, su deseo más íntimo. Es el primer cómico que ingresa en la Real Academia Española, y decía en su discurso de ingreso “Inicié yo mis trabajos siendo modesto servidor de la palabra, con vocación de servirla aún más… Era yo monaguillo de la palabra cuando ya me hormigueaba la vocación de ser no solo intérprete de ella sino sacerdote de su culto”

Aunque queda material para un segundo tomo –nos dice Helena-, tenemos en este libro la posibilidad de disfrutar de la obra de Fernando, profunda y divertida a la vez; La Coartada, Las Bicicletas son para el verano, Ojos de bosque, Del rey Ordás y su infamia, Relámpagos, Soldado, El mundo de Arniches… entre otros. Sesenta y nueve años de escritura…

«Empieza por donde quieras. Siente cómo la magia del teatro te inunda, te envuelve…»

SINOPSIS de la editorial:
El poliédrico y epicúreo Fernán Gómez se inclinaba por el arte de la escritura: ‘De entre estas cosas, la de actuar, la de dirigir y la de escribir, elegiría esta última, porque me produce más placer que las otras dos’ y concebía la vida como teatro, ‘se sabe desde los tiempos clásicos. Y si es teatro lo es porque no sólo los actores, sino todas las demás personas representan, actúan, interpretan.’
Este volumen reúne por primera vez el teatro de Fernando Fernán Gómez. Contiene, además de todas las obras dramáticas publicadas en vida del autor (algunas de la magnitud de La coartada o de la trascendencia de la aplaudidísima Las bicicletas son para el verano), otros muchos textos que fueron llevados a escena pero que permanecieron inéditos (tal es el caso de Ojos de bosque o de Del rey Ordás y su infamia) y, también, una serie de grandes descubrimientos (Relámpagos, Soldado…) hasta ahora desconocidos y, por tanto, nunca representados ni editados.
En total, sesenta y nueve años de escritura teatral que comienzan con El guiñol de Papá Dick, en 1938, y concluyen con El mundo de Arniches, en 2007, año de su muerte, aunque no de la desaparición del enorme legado que nos deja.

Lee y disfruta de las primeras páginas del libro.

Fernando Fernán Gómez en su ingreso en la RAE

Fernando Fernán Gómez en su ingreso en la RAE

El autor:
Fernando Fernández Gómez, conocido como Fernando Fernán Gómez (Lima, Perú, 28 de agosto de 1921 – Madrid, España, 21 de noviembre de 2007), insigne actor representa como pocos la historia del cine español –y de la cultura en general de nuestro país- debido a su actividad ininterrumpida durante bastante más de medio siglo. Director de teatro y de cine, ha firmado historias tan sorprendentes como El extraño viaje, El mundo sigue o ¡Bruja, más que bruja! Incuestionable intelectual y creador total, también fue hombre de letras: tan espléndido ensayista (Historias de la picaresca, puro teatro y algo más) como gran conversador, así lo demuestran sus memorias (El tiempo amarillo) y sus artículos en prensa; tan magnífico novelista (El mal amor, El mar y el tiempo, El ascensor de los borrachos, La puerta del Sol), como indiscutible dramaturgo (La coartada, Las bicicletas son para el verano, Del rey Ordás y su infamia). Fue el primer cómico que ingresó en la Real Academia Española y recibió los más altos reconocimientos y premios, entre ellos el Oso de oro de Berlín por su contribución al cine europeo como actor, director y guionista, el Premio Príncipe de Asturias de las Artes, el Nacional de Teatro, la medalla de oro al Mérito en las Bellas Artes o el Lope de vega; sin olvidar los numerosos premios Goya del cine español (como actor, director y guionista) y, en el ámbito del teatro, los Max logrados durante tres años consecutivos en calidad de autor dramático.

El libro:
Teatro. Fernando Fernán Gómez ha sido publicado por la Editorial Galaxia Gutenberg en su Colección Obras Completas. Encuadernado en tapa dura, tiene 1088 páginas.

Cómpralo a través de este enlace con Casa del Libro.

Como complemento pongo un vídeo grabado por Maudy Ventosa en el que Helena de Llanos nieta de Fernán Gómez nos habla del libro ‘Teatro’ de Fernando Fernán Gómez.

.
Para saber más:
Fernando Fernán Gómez en el Instituto Cervantes.
Fernando Fernán Gómez en Wikipedia.

Junto a los editores Helena de Llanos y Manuel Barrera, se encuentran Joan Tarrida, director de Galaxia Gutenberg y Nacho Marín, director artístico del teatro.

Junto a los editores Helena de Llanos y Manuel Barrera (en el centro), se encuentran Joan Tarrida (a la derecha), director de Galaxia Gutenberg y Nacho Marín (a la izquierda), director artístico del teatro.

Deja un comentario

Archivado bajo Arte, Biografías, Ensayo - Crítica literaria, Historia, Literatura, Literatura. Teatro., Por Maudy Ventosa

“Otra vida por vivir”, de Theodor Kallifatides

«UNA ABSOLUTA DELICIA»

Maudy VentosaReseña escrita por Maudy Ventosa.

«El hombre necesita un sentido en la vida.
No tanto para vivir, como para morir.»

Theodor Kallifatides no entiende cómo sería la vida sin escribir, pero en este momento se encuentra en una crisis profunda y tiene muchos años ya. Ha dejado su estudio de Estocolmo, y siente que pierde importancia en la sociedad… antes era alguien, y además, es difícil vivir sin ser tu mismo…

Cubierta de 'Otra vida por vivir'

Cubierta de: ‘Otra vida por vivir’

Comenzó a escribir este libro unos días después de asistir a la representación de una obra de Esquilo, en el pequeño anfiteatro de la escuela de su pueblo –Molaoi-, que lleva su nombre. Recuerda que era un día de viento y se dio cuenta de que no importaba dónde viviera o dónde estuviera, porque él tenía la lengua, había recuperado su lengua y eso es lo que le permitía volver a ser quien era. Llevaba décadas escribiendo en sueco, un idioma que amaba en la tierra que lo acogió, y ahora, pasando los setenta se sentía incapaz de escribir una sola línea, pero tras la obra de teatro en griego, de repente siente que no escribe !habla! Mi primera lengua es palpitación y brota de mis entrañas… la segunda cavilación y brota de mi cerebro…

Es un libro pequeño, son 153 páginas que rezuman sensibilidad, honestidad, ternura y algo de angustia. El autor se pregunta quién es y cómo seguir adelante ahora que las palabras se le resisten. Realiza un ejercicio de meditación personal profunda. Está envejeciendo, pero su mente sigue estando absolutamente lúcida aunque tenga sequía creativa y el folio siga en blanco…Proviene de un país, Grecia, que tiene una deuda considerable y siente que el resto de Europa desprecia a los griegos porque no saben gestionar su economía ni solucionar sus problemas; los consideran vagos y rentistas. Es complicado sentirse griego en esas circunstancias… pero cuando comenzó la crisis con la deuda y con los refugiados, me volví griego de nuevo. Es emigrante en Suecia desde hace más de cincuenta años, un país que, aparentemente, ha cerrado sus puertas a los que ahora quieren venir a buscar un futuro mejor… Desde el principio, adoptó su lengua, y su obra está toda escrita en sueco, como reconocimiento y agradecimiento, supongo. Es su país de acogida, aquí ha vivido y aquí ha formado una familia.

La emigración es una especie de suicidio parcial. No mueres, pero muchas cosas mueren dentro de ti. Entre otras, tu lengua. Seguramente por eso muchos emigrantes no aprenden la lengua del nuevo país, porque temen perder la suya.

Sabe que hay una diferencia considerable entre los emigrantes de antes y los de ahora. Su familia era pobre cuando abandonó Grecia, pero no habían perdido la dignidad. La pobreza de ahora, no solo se ve, sino que se huele como pudo comprobar en el centro de Atenas cuando viajó con su esposa para saber lo que estaba ocurriendo en su país. No comprende que el mundo en el que vive pueda permanecer impasible ante el drama de los refugiados; tratarlos como animales muchas veces; mirar para otro lado. La pobreza, la indigencia, los vagabundos, las víctimas de nuestro tiempo flotan en el aire como una nube densa y oscura sobre la ciudad. Cuenta una anécdota preciosa cuando Chipre fue dividida en dos y una pasó a formar parte de Turquía y muchos griegos, también, tuvieron que emigrar. Había una mujer mayor que vivía entre cartones, pero siempre tenía un vaso con agua, y dentro una rosa. Ella seguía conservando su dignidad y el sentido de la belleza.

Habla también de la libertad de expresión y del auge de la extrema derecha en la vieja Europa. No está de acuerdo en la libertad sin límites, porque la libertad tiene que respetar también la del otro. Ciertas libertades democráticas pueden autodestruirse. Con procesos democráticos puede imponerse tanto la dictadura como la tiranía… Las libertades democráticas deben estar al servicio de principios más grandes que ellas, como por ejemplo la paz o la igualdad entre los hombres, para no volverse autodestructivas.

Reflexiona también sobre la muerte, porque la vida termina y al mismo tiempo sigue. No en el cielo o en las islas de los Bienaventurados, sino en las consecuencias de nuestros actos.

Literatura, democracia, muerte, lenguaje, memoria, emigración…  no olvidó seguir el consejo de su padre: no te olvides de quién eres.

Como decía al principio, es una pequeña joya que te invita a la reflexión, a pararte para dar un repaso también a tus principios y a la posición que adoptas ante los temas que analiza Theodor. El mundo sería mucho mejor si todos supiéramos quiénes somos, si miráramos dentro, si quisiéramos encontrarnos y reconciliarnos, con nosotros mismos y con los que sufren desarraigo, soledad y pobreza. Tal vez sea necesario que realicemos un viaje, sino a Grecia, si a nuestro interior.

Fue un honor y un placer conocer a Theodor Kallifatides en la Embajada de Suecia. Transmitía paz, serenidad y amor. Se había reconciliado porque ya sabía quién era y había recuperado su lengua.
Agradecida a Galaxia Gutenberg por editar un libro tan delicioso y profundo como el que tengo en mis manos.

Reseña del editor
‘Nadie debería escribir después de los setenta y cinco años’, había dicho un amigo. A los setenta y siete, bloqueado como escritor, Theodor Kallifatides toma la difícil decisión de vender el estudio de Estocolmo, donde trabajó diligentemente durante décadas, y retirarse. Incapaz de escribir y, sin embargo, incapaz de no escribir, viaja a su Grecia natal con la esperanza de redescubrir la fluidez perdida del lenguaje. En este bellísimo texto, Kallifatides explora la relación entre una vida con sentido y un trabajo con sentido, y cómo reconciliarse con el envejecimiento. Pero también se ocupa de las tendencias preocupantes en la Europa contemporánea, desde la intolerancia religiosa y los prejuicios contra los inmigrantes hasta la crisis de la vivienda y su tristeza por el maltratado estado de su amada Grecia. Kallifatides ofrece una meditación profunda, sensible y cautivadora sobre la escritura y el lugar de cada uno de nosotros en un mundo cambiante.

Lee y disfruta de las primeras páginas del libro.

Theodor Kallifatides con Maudy Ventosa

Theodor Kallifatides con Maudy Ventosa

El autor:
Theodor Kallifatides (Θοδωρής Καλλιφατίδης) ha publicado más de cuarenta libros de ficción, ensayo y poesía traducidos a varios idiomas. Nació en Grecia en 1938, e inmigró a Suecia el 1964, donde empezó su carrera literaria. Ha traducido del sueco al griego a grandes autores como Ingmar Bergman y August Strindberg, así como del griego al sueco a Giannis Ritsos o Mikis Theodorakis. Ha recibido muchos premios por su trabajo tanto en Grecia como en Suecia, país en el que reside actualmente.

El libro:
Otra vida por vivir (título original: Μια ζωή ακόμα, 2018) ha sido publicado por la Editorial Galaxia Gutenberg en su Colección Narrativa. Traducción del griego moderno de Selma Ancira Berny. Encuadernado en rústica con solapas, tiene 156 páginas.

Cómpralo a través de este enlace con casa del Libro.

Como complemento pongo un vídeo grabado por Maudy Ventosa durante la entrevista a Theodor Kallifatides en la que nos habla de su libro Otra vida por vivir.
Joan Tarrida editor de Galaxia Gutenberg hace de traductor.

.
Para saber más:

Theodor Kallifatides en Wikipedia (en inglés).

Deja un comentario

Archivado bajo Biografías, Historia, Literatura, Literatura, Narrativa, Por Maudy Ventosa