Archivo de la etiqueta: Maeva

“Alas de plata”, de Camilla Läckberg

«… Había cometido el error de dar por supuesto el futuro, había caído víctima de la misma soberbia que empujó a Ícaro a volar con sus alas de cera demasiado cerca del sol. Y ahora le tocaba pagarlo mientras la cera se derretía y las alas se deshacían por completo…»

MaudyReseña escrita por Maudy Ventosa.

Cubierta de 'Alas de plata'

Cubierta de ‘Alas de plata’

La autora de una de las series más famosa de drama policial, de novela negra, Los crímenes de Fjällbacka, demuestra de nuevo su implicación sin reservas en la lucha contra la pedofilia, el maltrato, los abusos y agresiones en el ámbito familiar que sufren muchas mujeres, reivindicando su derecho a la igualdad, invitándolas a que sean capaces de reconocer sus méritos y sentirse orgullosas de sus logros; es hora de dejar de minusvalorarse y sentirse vulnerables; no pueden permitirse olvidar quienes son. Nunca.

Alas de plata, publicada por Maeva Noir es la nueva novela de la sueca Camilla Läckberg, thriller que continúa la denuncia y el compromiso social iniciado con Una jaula de oro, su obra anterior.

Una tiene que perderse para poder resurgirFaye, por fin, ha encontrado la paz y la felicidad junto a sus dos personas más queridas; vive en un pequeño pueblo de la campiña italiana. Nunca ha visto un sueco por esos lares, factor que contribuyó a decidirse por ese lugar. Su marido cumple cadena perpetua en Suecia y su empresa, Revenge, de la que conserva solo un 10%, dará en breve el salto a Estados Unidos. Todo va viento en popa y la compañía es un éxito. Aún cree en los lazos firmes que estableció con el resto de mujeres accionistas que le ayudaron a ponerla en marcha, porque la sororidad entre ellas no puede dejar de existir. Todas son firmes defensoras de los derechos de la mujer. Confía en ellas. Como hizo en su momento.

Cruzó todos los límites para defenderse del hombre que la encerró en una jaula de oro y la anuló como persona, como profesional y como mujer. Ahora es una empresaria respetada, que ha triunfado; tiene dinero, poder y a las personas que más quiere a salvo. Eso permite que las barreras de la desconfianza que siempre la protegieron estén bajadas y los sistemas de alerta desactivados… lo que supone que no ve la amenaza que se cierne sobre ella y Revenge. No entiende que las cosas tienen cierta tendencia a ocurrir todas juntas. La felicidad se amontona; la tristeza se amontona; las desgracias se amontonan… De nuevo hay que prepararse para luchar. Y de eso sabe mucho.

Para ella, la empresa tiene vida, porque en los cimientos de Revenge estaban las heridas y cicatrices de todas las mujeres que la habían constituido; su espíritu. Por eso es más difícil encontrar sentido a la traición; admitir que esas mismas mujeres, ahora, suponen una amenaza para su existencia.

La novela se estructura en cuatro partes y cuenta con dos narradores. Se alternan dos tiempos, el presente, para el que utiliza el narrador omnisciente, y la dramática infancia que vivió en su pueblo natal, Fjällbacka, narrado en primera persona. Le robaron los sueños y esa infancia conformó y marcó su personalidad hasta tal punto que aprendió que la sociedad no protege a sus víctimas y que estas suelen asumir siempre una parte de culpa de lo que les ocurre. Callan también por vergüenza. Ella sabe que no puede titubear si quiere defender su vida; que hay que elegir: el agresor o ella… y no lo duda, ni se asombra cuando percibe que no siente el más mínimo remordimiento por lo que hace. Esos hombres tienen que pagar el dolor que provocan y no podrá estar tranquila hasta que desaparezcan definitivamente. En el mundo no hacen falta hombres que pegan, asustan y violan. Una niña nunca debe crecer viendo cómo maltratan a su madre…

Luchará con todas sus fuerzas por defender Revenge, teniendo como aliadas, de nuevo, a mujeres heridas. El dolor une, y el deseo de venganza aún más. Volverá a Estocolmo y conocerá de nuevo el amor y el placer sin ambages ni límites; puede disfrutar de relaciones alternativas porque nadie la controla sexualmente. No hay puritanismos ni falsos pudores. Es libre, porque antes estuvo prisionera. No sentirá culpa por hacer daño, solo por elegir mal. De nuevo.

Camila Läckberg hace un claro guiño a los lectores españoles con la visita de Faye al Madrid de plazas empedradas, músicos callejeros, buena gastronomía y bullicio en las calles.

En su obra, se refleja el momento de madurez personal y profesional que atraviesa la autora y su implicación por los derechos de las mujeres y consigue que, aunque se traspasen los límites que dividen el bien del mal, te pongas del lado de las víctimas y justifiques sus acciones… Afirma que fue su padre el responsable de que amara los libros. Detrás de ellos se esconden muchos secretos y un mundo lleno de posibilidades. Deja abierta la puerta para continuar la historia de Faye, y creo que, también, pronto podríamos reencontrarnos con Erica Falck y Patrik Hedström… Pero eso, es otra historia.

Camila Läckberg y Maudy Ventosa (Foto de archivo)

Camila Läckberg y Maudy Ventosa (Foto de archivo)

PERSONAJES:

  • Faye vive en Ravi, un pequeño pueblo italiano que es el paraíso. El amor la asfixió en una jaula dorada. Ahora es libre, bella y elegante. Y rica. Directora ejecutiva de Revenge. Ha reconquistado la confianza en sí misma. De los negocios le atrae el desafío.
  • Ingrid, la madre. A pesar de lo que ha sufrido, sigue siendo una mujer muy guapa. Ahora es feliz.
  • Kerstin, la superayudante de Faye ya ha cumplido los sesenta. Pasa temporadas en la India desde que conoció a Bengt, y se implicó en el proyecto de un hogar infantil. Cuenta con la confianza ilimitada de Faye.
  • Julienne, la hija, preciosa, sana y feliz. Tiene pecas por el sol y el pelo muy rubio que le cae por la espalda en tirabuzones.
  • Jack Adelheim, el exmarido, era engreído y autosuficiente; ahora cumple cadena perpetua en una cárcel de Estocolmo. Era director ejecutivo de Compare.
  • David Schiller tiene dos hijas, Stina y Felicia; se le refleja la sonrisa en los ojos azul celeste. Habla con respeto de la mujer de la que se está separando. Es abierto y atractivo. Se dedica a invertir en compañías jóvenes, lo que exige pericia, intuición, conocimientos y capital.
  • Irene Ahrnell fue la primera y principal inversora. Ahora es también amiga. Tiene sesenta años. Es una mujer de mundo, sofisticada. Siempre serena, siempre digna.
  • Yvonne Ingvarsson, es la policía sueca que investigó la desaparición de Julienne.
  • Henrik Bergendahl es el antiguo socio de Jack. Es descuidado y carece de olfato para los detalles. Suele pasar por alto información. Carece de escrúpulos.
  • Ylva Lehndorf le robó el marido a Faye y también a ella la engañó Jack y la encerró en una jaula… Se conocieron en la Facultad de Económicas; era de las economistas más brillantes de Suecia.
  • Alice Bergendahl, siempre fue el ama de casa perfecta. Guapa, leal y comprensiva. Sexi sin ser vulgar. Tenía un alma rebelde. Es un genio de los actos sociales y sabe cómo funcionan los hombres vinculados al poder. Y sabe cómo funcionan las mujeres ricas, las que pueden pagar lo que quieren.
  • Gösta Berg, el padre de Faye, berraco y violento.
  • Johanna Schiller, la mujer de David. Morena y elegante.

Y muchos más…

«Camilla Läckberg nos sorprende con una novela que reinventa la línea que divide el bien y el mal.»

SINOPSIS de la editorial:
Faye lleva una nueva vida en un pueblo de Italia. Su compañía Revenge va viento en popa y su exmarido está en la cárcel. Pero justo cuando piensa que todo ha vuelto a la normalidad, su pequeña burbuja de felicidad se ve de nuevo amenazada al descubrir que alguien intenta arruinar el sueño por el que tanto ha luchado. Los fantasmas del pasado todavía parecen estar muy cerca y dispuestos a arrebatarle todo lo que es suyo. Faye tiene que regresar a Estocolmo para salvar lo que más quiere. También hace una escapada a Madrid, un guiño a los lectores de nuestro país, que la autora adora.

Lee y disfruta de las primeras páginas de la novela.

Camilla Läckberg

Camilla Läckberg

La autora:
Camila Läckberg (Suecia, 1974). Es la exitosa autora de la serie de Los crímenes de Fjallbacka. Con 29 años publicó su primera novela, La princesa de hielo, en 2002. Tres años más tarde, sus libros encabezaban las listas de bestseller suecas y de la que se han vendido hasta la fecha más de 25 millones de ejemplares en todo el mundo. Su segundo libro, Los gritos del pasado, se lanzó en 2004, el siguiente, Las hijas del frío, en 2005 y Crimen en directo en 2006. En abril de 2007 publicó su quinta novela, Las huellas imborrables, que fue llevada al cine. En 2008 publicó La sombra de la sirena. En 2009 volverá con Los vigilantes del faro, en 2011 con La mirada de los ángeles y en 2014 con su noveno libro El domador de leones. La bruja lo publicó en 2018 y con Una jaula de oro, abandona por ahora el universo de Fjallbacka y hace una incursión en el género del suspense psicológico con una protagonista nueva, Faye, que ha llegado para quedarse y la prueba es esta nueva novela Alas de plata.

El libro:
Alas de plata (título original: Vingar av silver, 2020) ha sido publicado por la Editorial Maeva en su Colección Maerva Noir. Traducción de Carmen Montes Cano. Encuadernado en rústica con solapas, tiene 344 páginas.

Cómpralo a través de este enlace con Casa del libro.

Como complemento pongo un vídeo subtitulado en español en el que Camilla Läckberg presenta su nuevo libro Alas de plata.

.
Para saber más:
http://www.camillalackberg.se.webadmin7.net/

Deja un comentario

Archivado bajo Literatura, Literatura, Narrativa, Literatura. Novela Negra

“Las mujeres que escriben también son peligrosas”, de Stefan Bollmann

♦♦Prólogo de Esther Tusquets♦♦

MaudyReseña escrita por Maudy Ventosa

«…Vive peligrosamente todo aquel que intenta escapar a las normas establecidas… en el caso de los hombres, las normas establecidas han sido siempre tan amplias que ellos han podido permitírselo sin tener que violarlas… dice Esther Tusquets en el prólogo de este libro maravilloso y especial que ha publicado MAEVA Ediciones, Las mujeres que escriben también son peligrosas, del alemán Stefan Bollmann. Se trata de la segunda parte de otro libro igualmente hermoso, Las mujeres que leen son peligrosas, en el que el autor reúne una serie de cuadros que muestran la relación estrecha que tienen las mujeres con la lectura.

“En esta obra se ha cuidado todo, tanto el diseño interior como el exterior; la sobrecubierta y la belleza de las ilustraciones y fotografías de las autoras que aparecen; los textos y la elección de las mujeres que escriben desde el siglo XII hasta el siglo XXI hacen de este libro algo singular y bello que apetece disfrutar y compartir.”

Cubierta de 'Las mujeres que escriben también son peligrosas'

Cubierta de: ‘Las mujeres que escriben también son peligrosas’

Si nos alejamos del ámbito doméstico, muy pocos han sido los lugares reservados a lo largo de la historia para que la mujer pudiera desarrollar todas sus facultades con plenitud. La literatura tampoco permitía su acceso con libertad; era otro de los terrenos vedados que se fueron conquistando poco a poco, con esfuerzo, sacrificio y lágrimas. Muchas autoras se quedaron en el camino y aún hoy, escribir puede suponer la muerte para las pocas que se atreven a desafiar la ley establecida en países en los que su única misión es ir un paso por detrás de los hombres; donde viven ocultas y apartadas y tienen prohibido asumir papeles relevantes en la sociedad. Está claro que la lucha no habrá terminado hasta que ser hombre o mujer no diferencie la tarea que puedan realizar cada una de las personas y pase a ser un mero dato como el color del pelo. La literatura no entiende de sexo, sino de emociones, creatividad y buen hacer. No importa quién escriba, sólo cómo lo haga y lo que sea capaz de transmitir.

El libro se centra en escritoras europeas y americanas de los últimos doscientos cincuenta años, y sólo en el último capítulo aparecen siete de la literatura mundial contemporánea: Doris Lessing“el amor es internacional”-, Paula Fox, Toni Morrison, Assia Djebar, Isabel Allende, Zeruya Shalev y Arundhati Roy.

El prólogo lo firma Esther Tusquets y en el escribe sobre Las mujeres, la literatura y la peligrosidad. Si escribir es una actividad de riesgo… si tenemos una sola vida, afirma, ¿no será lo mejor vivirla peligrosamente, arriesgándola por algo, en este caso la escritura, que de veras importe y nos importe…?

Componen el libro ocho capítulos. El primero corresponde a La lucha con el ángel y se plantea si el feminismo se ha resuelto en la actualidad. Una cita de la escritora austriaca Marie von Ebner-Eschenbach afirma que el feminismo surgió (…) cuando una mujer aprendió a leer; constata el autor que esa máxima sería mejor atribuirla a la escritura… Jane Austenvida interior y vida exterior interactúan, coinciden o se contradicen…-, Virginia Woolf, que reivindica una habitación propia para las escritoras… porque no quiere un arte banal ni convencional…

“El mapa del amor; Casas señoriales y burdeles; De los pasos alpinos a la Villa Kunterbunt; Escribir para vivir, vivir para escribir; Escribir para resistir; París-Nueva York y El amor y el arte son internacionales…”

Hildegard von Bingen, George Sand, Las hermanas Brontë, Beatrix Potter, Miles Franklin, Karen Blixen, Milena Jesenská, Agatha Christie, Irene Némirovsky, Anne Frank, Lilli Jahn, Margueritte Yourcenar, Anaïs Nin, Simone de Beauvoir, Marguerite Duras… y tantas otras a las que debemos el avance de la novela en el mundo moderno, como afirma Henry James, está ligado al extraordinario avance de la mujer.

Gracias por conseguir que vivamos experiencias impensables; trasladarnos a lugares que ni si quiera sabíamos que existían; sentir emociones prohibidas sin asomo de culpa ni sonrojo… algo así no podía estar al margen de la vida de las mujeres a pesar del reducido círculo por el que podían moverse. Y pasaron de imaginarlo a crearlo…

Mil gracias a Celia por hacerme un regalo tan hermoso que me llevará, de nuevo, a releer viejas obras que guardo con deleite.

Sinopsis de la editorial:
La literatura ha sido tradicionalmente un terreno reservado a los hombres y, hasta bien entrado al siglo XX, las pocas mujeres que se atrevían a tomar la pluma solían utilizar seudónimos masculinos para ocultar semejante acto de rebeldía. Sin embargo, ya en el siglo XIII algunas mujeres se atrevían a escribir en un mundo en el que sólo unas poquísimas privilegiadas tenían acceso siquiera a la lectura. Esta interesante y reveladora obra, llena de ilustraciones y fotografías, propone repasar la trayectoria de las escritoras más destacadas que ha dado la historia, como las hermanas Brönte, Jane Austen, George Sand o Virginia Woolf.

Lee y disfruta de un fragmento del libro.

Stefan Bollmann

Stefan Bollmann

El autor:
Stefan Bollmann (Düsseldorf, Alemania, 1958) estudió filología, teatro, historia y filosofía antes de dedicarse a la literatura. Especialista en Thomas Mann, es editor y autor de varios libros de literatura, poesía y arte. Actualmente vive en Múnich. En España ha publicado Mujeres y libros. Una pasión con consecuencias (Planeta, 2015) y  Las mujeres que leen son peligrosas (Maeva, 2017).

La traductora:
Esther Tusquets (Barcelona, 1936-2012) dirigió durante cuarenta años la prestigiosa editorial Lumen. Es autora de varias obras, entre las que se cuentan Habíamos ganado la  guerra, Confesiones de una vieja dama indigna y Pequeños delitos abominables

El libro:
Las mujeres que escriben también son peligrosas (título original: Frauen, die schreiben leben, gefährlich, 2014) ha sido publicado por Ediciones Maeva. traducción de Ana Košutić, 2017). Encuadernado en tapa dura con sobrecubierta y tiene 152 páginas. 

Cómpralo a través de este enlace con Casa del Libro.

Como complemento pongo un vídeo de la TV Ecuador en relación al libro Las Mujeres que leen son peligrosas.

.
Para saber más:
https://twitter.com/StefanBollmann

Deja un comentario

Archivado bajo Arte, Biografías, Ensayo - Crítica literaria, Historia, Literatura, Por Maudy Ventosa