Archivo de la etiqueta: Fundación José Manuel Lara

“Días como aquellos. Granada, 1924”, de Alfonso Alegre Heitzmann

«Premio Antonio Domínguez Ortiz
de Biografías 2019»

«Testimonio de una época luminosa, este ensayo revive
el mítico encuentro granadino entre
Juan Ramón Jiménez, Lorca y Manuel de Falla»
.

El Premio Antonio Domínguez Ortiz de Biografías 2019, que conceden la Fundación Cajasol y la Fundación José Manuel Lara, se ha fijado en esta ocasión en un momento de la cultura española de la Edad de Plata: los días compartidos en Granada por Juan Ramón Jiménez y Federico García Lorca, en el verano de 1924. El ensayo ‘Días como aquellos, Granada 1924. Juan Ramón Jiménez y Federico García Lorca’ recuerda ese episodio histórico, un hecho que es a su vez testimonio de una época luminosa, que le ha proporcionado a su autor, Alfonso Alegre Heitzmann, la posibilidad de revivir ese momento y de recordarnos a todos los protagonistas de ese suceso. 

Cubierta de Días como aquellos. Granada, 1924

Cubierta de: ‘Días como aquellos. Granada, 1924’

Días como aquellos. Granada, 1924 es un paréntesis temporal único en el que recorremos paso a paso la ciudad de Granada con Juan Ramón y su mujer Zenobia, de la mano de Federico y su familia. Esos días dejaron en los que los compartieron una impresión indeleble que permanecería siempre en su memoria. A ello contribuyó, además de la presencia de Manuel de Falla, la de otros protagonistas de la vida cultural granadina como Hermenegildo Lanz, Emilia Llanos, Manuel Ángeles Ortiz o Ángel Barrios.
Ejemplo de lo mucho que significó para Juan Ramón Jiménez aquel viaje a Granada son los textos que nacieron en los meses y años siguientes. Muy especialmente ese poema extraordinario que es ‘Generalife’, un largo romance que dedicó a Isabel García Lorca, y las prosas del libro ‘Olvidos de Granada’. “Días como aquellos se viven pocas veces en la vida”, escribirá Juan Ramón muchos años más tarde. Alfonso Alegre Heitzmann los ha reconstruido en un libro que combina de modo magistral la narración y la crítica.

¿Cuándo surge la idea de escribir este libro? ¿cuánto tiempo le ha llevado?
– No sabría decirlo con exactitud. Acaricio la idea de escribir este libro hace muchos años. Ese encuentro en Granada de Lorca y Juan Ramón ha estado siempre lleno para mí de sugestiones. Escribir el libro ha sido como hacer un corte sincrónico en el tiempo, un viaje vertical a la Granada de aquel verano de 1924. En cuanto a su redacción concreta, me ha llevado algo más de un año.

¿Qué podemos encontrar en este ensayo? ¿qué hay de novedoso o de inédito?
– Sinceramente, creo que hay elementos inéditos en cada uno de los capítulos y secciones, a veces detalles; y otras, aspectos más generales, sobre todo en aquellos capítulos en que me extiendo en la interpretación de algunos de los textos de Juan Ramón que nacieron del viaje. En ese sentido, me siento especialmente contento de los capítulos titulados “El ladrón de agua” y “El cielo bajo”; pero prefiero no revelar demasiado su contenido y que el lector lo descubra por sí mismo.

¿Cómo definiría la relación entre Juan Ramón y Federico? ¿quién admiraba más a quién?
– Cuando se conocen en la primavera de 1919, Juan Ramón tenía treinta y siete años y ya era un poeta muy reconocido, mientras que Lorca tenía veinte, acababa de llegar a Madrid y todavía no había publicado su primer libro de poemas. O sea, que la relación en esos primeros años fue la de admiración de un discípulo hacia un maestro. Aun así, cabe decir que Juan Ramón enseguida se dio cuenta —y lo manifestó en distintas ocasiones— de la calidad y del futuro que tenía aquel joven poeta. Con los años, la relación fue cambiando; pero yo creo que siempre se mantuvo una admiración mutua, más allá de algunas polémicas y distanciamientos.

¿Queda mucho por descubrir de la figura de Lorca o de Juan Ramón, de aquellos días felices?
– Como ocurre con todos los grandes poetas de la historia, queda mucho por descubrir tanto de Lorca como de Juan Ramón. La poesía de ambos es en realidad inagotable, y, al serlo, también cabe decir lo mismo de ellos y de los momentos que hicieron posible el milagro.

De todos los personajes que se cruzan en esta historia ¿a quién destacaría, además de los dos protagonistas?
– Sin duda, a Manuel de Falla, que es, en realidad, el tercer protagonista del libro. Imaginarse juntos, y en una ciudad tan bella como Granada, a tres artistas de la calidad de García Lorca, Juan Ramón y Falla, es casi irreal, como un sueño del tiempo. Hay, además, otros personajes importantes de la Granada de la época; singularmente, Hermenegildo Lanz –fundamental en su relación con Falla y Lorca en la realización de los títeres de cachiporra— que, por distintas razones, cobra un especial protagonismo en el libro. También encontramos personajes secundarios llenos de interés, como el cónsul inglés de Granada en los años veinte, que aparece en textos literarios de Lorca y Juan Ramón y del que apenas se ha dicho nada.

Desde el punto de vista literario, ¿cuáles fueron las consecuencias más destacadas de aquel encuentro?
– Es difícil decirlo, o concretarlo. Pero el mero hecho de que pocos días después de aquel encuentro en Granada, Juan Ramón escribiera el romance titulado “Generalife” —sin duda, uno de sus grandes poemas—, y Lorca el “Romance sonámbulo” —que es para mí el mejor de los poemas del Romancero gitano, que además empezó a escribir entonces—, son elementos suficientes para vislumbrar lo que aquellos días significaron para ambos poetas.

¿Cómo fue la idea de presentar este trabajo?
– La idea de presentarme al Premio no fue mía. Me lo sugirió Carmen Hernández-Pinzón, sobrina nieta de Juan Ramón Jiménez, siempre atenta a mi trabajo de reflexión y edición de la obra del poeta de Moguer.

“El jurado, compuesto por Nativel Preciado, Antonio Cáceres, Jacobo Cortines, Alberto González Troyano, Ignacio Fernández Garmendia, Joaquín Pérez Azaústre y Rafael Valencia, reconoció el trabajo de m, que recrea o reconstruye un momento fundamental de nuestra historia reciente, marcado por grandes personajes y origen de destacados acontecimiento culturales.”

Lee y disfruta de un fragmento del libro.

Alfonso Alegre Heitzmann

Alfonso Alegre Heitzmann

El autor:
Alfonso Alegre Heitzmann (Barcelona, 1955) es poeta y ensayista. Ha sido director de la revista de poesía Rosa Cúbica y fundador, entre otros, de Hablar/Falar de Poesía. Ha desarrollado una parte importante de su obra poética en diálogo con pintores como Antoni Tàpies, Albert Ràfols-Casamada, Maria Girona o Vicente Rojo. Estudioso de la obra de Juan Ramón Jiménez, ha editado Lírica de una Atlántida y su epistolario completo. Con Victoria Pradilla, ha traducido a Màrius Torres, J.V. Foix y Joan Brossa, entre otros. Como poeta, ha publicado La luz con el tiempo dentro (1993), Sombra y materia (1995), La luz en la ventana (2001), La flor en lo oscuro (2003) y Agón. Contemplación de Antoni Tàpies (2008).

El libro:
Días como aquellos. Granada, 1924 ha sido publicado por la Editorial Fundación José Manuel Lara en su Colección Biografías. Encuadernado en tapa dura, tiene 176 páginas.

Cómpralo a través de este enlace con Casa del Libro.

Como complemento pongo en vídeo grabado por José Belló Aliaga de la presentación del libro Días como aquellos. Granada, 1924.

.
Para saber más:
Juan Ramón Jiménez en el Instituto Cervantes.
Federico García Lorca en el Instituto Cervantes.

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Biografías, Ensayo - Crítica literaria, Literatura, Literatura, Narrativa, Literatura. Poesía, Literatura. Teatro.

“El intruso honorífico”, de Felipe Benítez Reyes

«Premio Manuel Alvar de Estudios Humanísticos 2019»
.

“Microensayos, aforismos y otras formas breves conviven en un libro que deslumbra por su ingenio, su buen humor
y su excelente escritura.”
.

Concedido por la Fundación Cajasol y la Fundación José Manuel Lara, el premio Manuel Alvar ha recaído en el ensayo El intruso honorífico, de Felipe Benítez Reyes. La reunión y fallo del jurado —integrado por Nativel Preciado, Jacobo Cortines, Ignacio F. Garmendia, Alberto González Troyano, Antonio Cáceres, Rafael Valencia y Joaquín Pérez-Azaústre— tuvieron lugar en la sede sevillana de la Fundación Cajasol.

Cubierta de El intruso honorífico

Cubierta de: ‘El intruso honorífico’

El Prontuario enciclopédico provisional de algunas cosas materiales y conceptuales del mundo, que tal es el subtítulo del ensayo de Felipe Benítez Reyes, viene a ser una enciclopedia personal en la que se mezclan la interpretación y el dato, la parodia y el análisis, la visión crítica y la visión irónica, dando pie a una especie de caleidoscopio ensayístico en el que se analizan objetos cotidianos y conceptos universales, obras artísticas y creadores de todas las disciplinas, con el foco centrado en los aspectos más extraños e imprevistos de nuestra realidad. Todo ello da pie a un libro –en el que Felipe Benítez Reyes ha trabajado a lo largo de los últimos 25 años– de factura clásica y de visión novedosa, mezclando “la precisión de un proyecto enciclopédico y la fantasía propia de la creación literaria: el método caprichoso y el capricho metódico”, en palabras del autor. Un libro, en definitiva, en que se despliegan, entre bromas y veras, saberes y conjeturas, información y especulación. Y que ofrece, sobre todo, con la habitual brillantez de la prosa de Benítez Reyes, un ejercicio de literatura en estado puro.

Preguntado sobre qué definición le daría a este libro, responde que “se trata de un proyecto híbrido. El formato tiene algo de diccionario, de enciclopedia, de recopilación de ensayos, de sucesión de aforismos, incluso de procedimientos puramente narrativos en ocasiones. Plantea una visión más o menos imprevisible, y ojalá que más o menos imprevista, de muchas cosas, ya sea una almohada o Truman Capote, ya sea la redefinición de una figura retórica o una divagación en torno a las bombillas, por ejemplo. Los procedimientos son variados: lo mismo hay una definición que consta de cuatro palabras que otra que ocupa varias páginas. Según.”

¿25 años madurando, está terminado? “Es un libro terminado, pero con la peculiaridad de ser un libro prácticamente interminable. Es el resultado de muchísimos años haciendo anotaciones, ideando definiciones, buscando datos…Son esos libros que parecen escribirse por si solos, aunque hay muchísimas horas de trabajo detrás. Por supuesto admite una prolongación, y creo que la tendrá, aunque tengan que pasar otros 25 años, si los hubiera.”

“Al lector…, me conformaría con provocar una sonrisa o una reflexión, con ofrecer un dato que le fuese desconocido y que le resultase revelador o al menos pintoresco, con hacerle partícipe, en definitiva, de un juego literario en el que se sienta implicado.”

Lee y disfruta de las primeras páginas del libro.

Felipe Benítez Reyes

Felipe Benítez Reyes

El autor:
Felipe Benítez Reyes (Rota, Cádiz, 1960) es autor de una obra literaria que abarca casi todos los géneros, ha obtenido distinciones tan prestigiosas como el Premio de la Crítica y el Premio Nacional de Literatura. Entre sus novelas cabe destacar Humo (Premio Ateneo de Sevilla en 1995), La propiedad del paraíso, El novio del mundo y El pensamiento de los monstruos. Su obra poética está reunida en el volumen titulado Trama de niebla, y entre sus libros de ensayo se cuentan Gente del siglo y Bazar de ingenios. Sus relatos están reunidos en Oficios estelares. Ha traducido a T. S. Eliot, a Francis Scott Fitzgerald y a Vladimir Nabokov.
Sus libros han sido traducidos y publicados en Francia, Italia, Rusia, Rumania, Portugal y Estados Unidos. Con Mercado de espejismos obtuvo en 2007 el Premio Nadal.

El libro:
El intruso honorífico ha sido publicado por la Editorial Fundación José Manuel Lara fuera de colección. Encuadernado en tapa dura, tiene 320 páginas.

Cómpralo a través de este enlace con Casa del Libro.

Como complemento pongo el vídeo de la presentación de “El intruso honorífico”, de Felipe Benítez Reyes grabado por José Belló Aliaga.

.
Para saber más:
http://felipe-benitez-reyes.blogspot.com/

Deja un comentario

Archivado bajo Ensayo - Crítica literaria, Literatura, Literatura, Narrativa, Nombramientos y Premios