Archivo de la etiqueta: Seix Barral

“Tres tristes tigres”, de Guillermo Cabrera Infante

«Edición conmemorativa en el 50 aniversario de su publicación»

“Su prosa es una de las creaciones más personales e insólitas de nuestra lengua, una prosa exhibicionista, lujosa, musical e intrusa, que no puede contar nada sin contarse a la vez a sí misma, interponiendo sus disfuerzos y cabriolas, sus desconcertantes ocurrencias, a cada paso, entre lo contado y el lector, de modo que éste, a menudo, mareado, escindido, absorbido por el frenesí del espectáculo verbal, olvida el resto, como si la riqueza de la pura forma volviera pretexto, accidente prescindible el contenido.”

Este párrafo lo escribía Mario Vargas Llosa en un artículo titulado MARIO VARGAS LLOSA – CABRERA INFANTE que publicó HACER (The Hispanic American Center for Economic Research).

Cubierta de Tres tristes tigres

Cubierta de: ‘Tres tristes tigres’

Tres tristes tigres, o TTT como la denominaba Cabrera Infante es de esas novelas que no se deciden a tener un título definitivo ni una extensión determinada. Corría el año 1964 cuando Cabrera Infante publica Vista del amanecer en el Trópico que obtendría el Premio Bibliotec Breve de la editorial Seix Barral. La novela fue prohibida en Cuba y Cabrera Infante tuvo que exiliarse. Ya en el exilio el autor retocó notablemente la novela y la volvió a cambiar de título llamándola Ella cantaba boleros, por poco tiempo, pues al publicarla en 1968 la tituló Tres tristes tigres. La novela se caracteriza por el uso ingenioso del lenguaje introduciendo coloquialismos cubanos y constantes guiños y referencias a otras obras literarias. En ella relata la vida nocturna de tres jóvenes en La Habana de 1958. En Cuba, la obra fue tildada de contrarrevolucionaria y Cabrera Infante, expulsado de la Unión de Escritores y Artistas, fue calificado de traidor. En España, la editorial Seix Barral no la pudo publicar hasta el año 1967.

Los personajes de Tres tristes tigres semejan una colección de camafeos (no de retratos) de Dorian Gray, sus personajes no son esos hombres y mujeres, ni siquiera «Las desventuras de unos pocos» en los que vio «una historia, un mito. Sus héroes son la nostalgia, la literatura, la ciudad, la música y la noche y, a veces, esa forma actual de arte que parece reunirlas en una sola cosa: el cine.
La noche habanera, insular y urbana es protagonista de esta novela y todas las noches quieren fundirse o se funden en la sola, larga noche del libro, que al final comienza a amanecer, lenta y reveladora.

Guillermo Cabrera Infante desgrana en estas páginas varios de sus amores, de sus obsesiones, de sus temas: Cuba, el inglés, la literatura, la jerga de la ciudad, las habaneras, el cine de día,la música total, los autos viajando y «también la nostalgia y la noche». 

Esta edición, que conmemora el 50.º aniversario de la publicación de Tres tristes tigres, incluye un texto del autor inédito en España que explica el proceso administrativo que sufrió la obra, postergando su publicación desde que recibiera el Premio Biblioteca Breve en 1964 hasta que vió la luz, en febrero de 1967, acompañado del expediente de la censura.
Cabrera Infante escribió «Lo que este libro debe al censor» como prólogo a la primera edición íntegra, sin censura, de Tres tristes tigres, publicada en Venezuela en 1990 por la editorial Ayacucho, que posteriormente fue restituida en la edición de Seix Barral, en 1994.
La edición incluye documentos oficiales en los que la censura informa sobre Vista del amanecer en el trópico en 1964 y sobre Tres tristes tigres en 1967.

Lee y disfruta de las primeras páginas del libro.

Guillermo Cabrera Infante

Guillermo Cabrera Infante

El autor:
Guillermo Cabrera Infante nació el 22 de abril de 1929 en Gibara, provincia de Oriente, Cuba. En 1941 emigró a La Habana con sus padres. Comenzó a escribir en 1947 y abandonando los estudios y una soñada carrera médica, trabajó en muchos oficios o en un solo oficio repetido. En 1950 ingresó en la escuela de periodismo local. En 1952 fue detenido y multado por publicar un cuento que contenía «English profanities». En 1953 se casó por primera vez. En 1954 comenzó a escribir con el seudónimo de G. Caín la crítica de cine en “Carteles”, semanario popular del que sería jefe de redacción en 1957. Ganó premios y menciones literarias con sus cuentos y fundó la Cinemateca de Cuba, que presidió de 1951 a 1956. En 1959 fue dirigente de la cultura oficial, directivo del Instituto del Cine y director del magazine literario Lunes de Revolución desde su fundación hasta su clausura en 1961. A fines de ese año se casó con la actriz Miriam Gómez. En 1962 viajó a Bélgica como agregado cultural. En 1964 ganó el Premio Biblioteca Breve. En 1965 regresó a Cuba a los funerales de su madre, renunció a la diplomacia y volvió a Europa. Publicó el volumen de relatos Así en la paz como en la guerra, la novela Tres tristes tigres, que obtuvo en 1964 el Premio Biblioteca Breve (Seix Barral, 1967) y La Habana para un Infante Difunto, la recopilación de críticas cinematográficas Un oficio del siglo XX, el libro narrativo unitario Vista del amanecer en el Trópico, la colección de artículos y ensayos O y el inclasificable volumen de piezas experimentales Exorcismos de estilo. Posteriormente publicó un conjunto de cinco extensos ensayos sobre sendas figuras del cine norteamericano, bajo el título de Arcadia todas las noches, reunió sus escritos de tema cubano en el volumen Mea Cuba, escribió en inglés el libro sobre el tabaco Holy Smoke y dio a conocer los textos narrativos Delito por bailar el chachachá y Ella cantaba boleros (este último, procedente de Tres tristes tigres) y la recopilación de escritos de crítica cinematográfica Cine o sardina. En diciembre de 1997 obtuvo el premio Cervantes. Falleció en Londres en febrero de 2005.

El libro:
Tres tristes tigres ha sido publicado por la editorial Seix Barral en su Colección Biblioteca Breve. Encuadernado en rústica con solapas, tiene 540 páginas.

Cómpralo a través de este enlace con Casa del Libro.

Como complemento pongo el enlace con la entrevista que realizó Joaquín Soler Serrano a Guillermo Cabrera Infante.
http://www.rtve.es/alacarta/videos/a-fondo/entrevista-guillermo-cabrera-infante-fondo-1976/1184309/

Para saber más:
Guillermo Cabrera Infante en el Instituto Cervantes.

Deja un comentario

Archivado bajo Literatura, Literatura, Narrativa

“El fantasma en el libro”, de Javier Calvo Perales

«La vida en un mundo de traducciones»

El fantasma en el libro es un ensayo que versa sobre la traducción, escrito por uno de los mejores traductores literarios en España. Una obra que acerca al gran público a una de las figuras menos conocidas y más presentes en el mundo actual: el traductor.”

cubierta-de-el-fantasma-en-el-libro

Cubierta de: ‘El fantasma en el libro’

Suele decirse que la traducción es una gran desconocida. Es verdad y no es verdad. Vivimos, más que en ningún otro momento de la historia de la Humanidad, en un mundo de traducciones, literalmente rodeados de ellas. En el trabajo, en el cine, en internet, en la publicidad, por la calle. Hemos aprendido a no verlas, pero nuestra relación con ellas es muy íntima. Por extraño que parezca, teniendo en cuenta que está en todas partes, se escribe muy poco sobre la traducción.

Nos cuenta Javier Calvo en la introducción del libro, que no ha escrito este libro para reivindicar su profesión, o por lo menos no es la razón principal, aunque por culpa de la naturaleza misma del trabajo de traductor, casi es imposible escribir sobre él sin reivindicarlo de alguna forma.
Cuando empecé a escribir este breve libro, no tenía muy claro qué acabaría siendo. Al principio solamente tenía un puñado de historias y anécdotas, recogidas durante años de lecturas y conversaciones. Poco a poco esas historias se me fueron ordenando de forma caprichosa. Me pareció que algunos episodios históricos arrojaban luz sobre cosas que pasan hoy en día.
Así surgió la forma que ahora tiene el libro: tres capítulos que hablan del pasado de la traducción y dos sobre su presente. Los tres primeros resultan remotos y exóticos; una recopilación un poco arbitraria de folklore sobre la traducción que en algún momento, tal vez, roza lo elegíaco. No pretenden ser una una historia de la traducción literaria, ni tampoco darle a esta ninguna coherencia. Son simples apuntes, y se pueden leer como un breve cuento, completamente subjetivo e incompleto, sobre la traducción en tres movimientos, con sus gestas, sus héroes y su comedia.
Los dos últimos capítulos, por el contrario, son abrumadoramente cercanos, y hablan de cómo se traduce hoy en día, de circunstancias que influyen en los libros traducidos que leemos pero que los lectores no ven y seguramente no se plantean. También transmiten, en algunos momentos, cierta preocupación. No tiene sentido fingir que la traducción profesional no vive amenazas. De hecho se da la situación paradójica de que, en el momento de la historia en que la traducción es más ubicua, omnipresente y necesaria, nuestra profesión afronta un futuro incierto.

Como seguramente os habéis dado cuenta, toda la reseña son palabras del propio autor. Creo que él, es la persona idónea para escribir esta reseña.

«Un ensayo brillante sobre el oficio invisible: la traducción.»

Lee y disfruta de las primeras páginas.

javier-calvo-perales

Javier Calvo Perales

El autor:
Javier Calvo Perales (Barcelona, 1973) es, desde sus inicios, un narrador curtido en las más oscuras trincheras literarias (su pasión por H.P. Lovecraft y toda la narrativa gótica del XIX, la superstición, el victorianismo, el momento en el que Viejo y el Nuevo Mundo se confundían, se superponían, buscaban aliados aquí y allá, queda más que patente en cada uno de sus escritos), pero también, un narrador universal, por lo que tienen de singulares sus historias, que consiguen extraer de la realidad una parte para analizarla en un mundo paralelo, tan parecido al real que resulta incluso más real que el que pisamos. Curtido y respetado traductor (lo ha sido de Ted Hughes, Ezra Pound, David Foster Wallace, Chuck Palahniuk, J.M. Coetzee, Donald Ray Pollock y un largo e impresionante etcétera) y guionista ocasional (suyo es el guión de Remake, de Roger Gual), Calvo debutó como narrador en 2001, con la recopilación de lisérgicos relatos Risas enlatadas, a la que siguió su primera novela, El dios reflectante (2003). En 2005 volvió a los cuentos, con la brillante Los ríos perdidos de Londres, y dos años después publicó la novela que lo llevaría a organizar lecturas en librerías norteamericanas: Mundo Maravilloso. Traducida al inglés, el francés, el alemán y el italiano, y publicada, con un enorme éxito de crítica, en otros tantos países, la novela fue finalista del premio Fundación José Manuel Lara en 2008, y relanzó al autor, que sus contemporáneos habían vinculado sin su consentimiento a la llamada Generación Nocilla, situándolo en un nuevo escenario, el de la mejor y más personal narrativa española de los últimos años. En esa línea apuntaba su anterior trabajo, Corona de flores, novela en la que el espíritu zapping de sus primeras obras dio paso a un entramado dickensiano narrado con un envidiable (y siempre muy propio) pulso narrativo. Pulso con el que también está construido El jardín colgante, novela en la que Calvo alcanza una nueva cima en su narrativa, propia de un narrador en mayúsculas. 

El libro:
El fantasma del libro ha sido publicado por el Sello Seix Barral en su Colección Los Tres Mundos. Encuadernado en rústica con solapas, tiene 190 páginas.

Cómpralo a través de este enlace con Casa del Libro.

Para saber más:
Javier Calvo en Wikipedia.

Deja un comentario

Archivado bajo Ensayo - Crítica literaria, Literatura