Archivo de la etiqueta: Editorial Lumen

“Cenicienta liberada”, de Rebecca Solnit

Hermosas siluetas de Arthur Rackham en cada página

«Nadie podría darte una mejor versión de Cenicienta para contar a tus hijos que Solnit, la gran pensadora feminista»

.

Cubierta de 'Cenicienta liberada'

Cubierta de: ‘Cenicienta liberada’

Un cuento de hadas es, por definición, la historia de una transformación. Y con ese mismo espíritu, Rebecca Solnit revisita el cuento clásico de La Cenicienta liberándolo de lugares tópicos y finales típicos. Una historia tradicional, contada de padres a hijos, de madres a hijas, un cuento mágico y romántico, pero también repleto de esquemas encorsetados que han creado un imaginario en el que las mujeres se realizan a través de la vida de los otros, ya sea un príncipe-marido, una madrastra o un hada madrina… Así que la autora ha decidido reinventar la historia dotándola de una nueva dimensión, mucho más abierta, más libre, más moderna e igualitaria. Porque Cenicienta liberada habla del poder liberador de la autodeterminación, de las elecciones, de la empatía y la solidaridad, de la generosidad y de las segundas oportunidades.

«Cenicienta vio al príncipe cuando llevó al salón el té y el pastel que acababa de sacar del horno. De pronto se sintió harta de muchas cosas: de estar en la cocina, de no sentarse a la mesa, de tener la sensación de que era menos importante que sus hermanastras, de que no la invitaran a las fiestas. —El zapato es mío —dijo.» [Pág. 43]

El cuento arranca con el mismo planteamiento del original: Cenicienta es una joven que se siente sola y que trabaja duro, privada de comodidades, amor e incluso de su propio nombre. Ella anhela otra vida y otras posibilidades de futuro, aunque en esta versión lo que ella desea es tener su propia pastelería…
Un día se celebra una fiesta en el castillo. Y aquí también hay un príncipe: el príncipe Daigual –un nombre genial en esta maravillosa traducción de Antonia Martín Martín, porque en el fondo da igual que sea un príncipe o un obrero de la construcción–, que invita a un baile a las damas solteras del reino. Una fiesta a la que, por supuesto, Cenicienta no está invitada. Así que se queda sola en casa hasta que aparece el hada madrina. En esta revisión, esta mujer menuda y azul, con manos nudosas, es la que obra su primera transformación. La primera, pero no la única. El hada no sólo convierte unos harapos en un vestido maravilloso, sino que también transmuta una calabaza, una rata, y algunos ratones y lagartijas. Y, hasta aquí, casi todo es igual.

«—No me vendría mal una amiga —respondió el príncipe tímidamente, aunque con valentía—.
¿Te gustaría que fuéramos amigos? —Y se sintió fatal porque temió que ella dijera que no.
Ella no dijo que no.
—Sí —contestó—, siempre que tú también quieras. Y así, los dos dejaron de ser personas que no tenían amigos.» [Pág. 47]

A partir de ese primer cambio, con baile incluido y escapada a medianoche –más bien huida–, la historia cobra una nueva dimensión: en Cenicienta liberada ni el príncipe está contento en su papel, ni las hermanastras –Perlita y Paloma– son tan malas, ni los ratones son idiotas. Cada uno de los personajes comienza a decidir de una manera libre lo que quiere ser. El hada madrina también tiene su carácter y reprende sutilmente a Cenicienta porque, si alguien necesita ayuda, también tiene que saber pedirla. De modo que el hechizo se convierte en una metáfora de la capacidad liberadora de la autodeterminación, porque ser princesa no está mal, pero sólo si así lo decides. Porque el cambio no sólo se consigue deseando un futuro distinto, sino también consolidándolo. Porque cada quien decide el tamaño de sus sueños, y no hace falta que sean absurdos o inalcanzables, sino pequeños y manejables.
Así, en ese nuevo escenario, planean estas y otras cuestiones sobre la identidad, la libertad y el miedo, sobre las inseguridades o las posesiones. Rebecca Solnit juega con el lenguaje y los símbolos, redibujando referentes para nuevas generaciones, para pequeños y mayores. Y también, a pesar de los guiños feministas, el relato va más allá de las cuestiones de género.

«La liberación de Cenicienta se extiende a sus hermanastras, al príncipe, al resto de habitantes de la comarca. Incluso también hay cierta justicia poética en forma de aullido, y una capitana de barco y un juez y un zapatito destelleante en un escaparate… Pero no haremos más spoilers, porque hay que leerlo.»

Durante más de dos décadas, Rebecca Solnit ha escrito una veintena de libros e innumerables artículos de opinión que la han convertido no sólo en una autora rigurosa y comprometida, respetada en los círculos literarios y aclamada por el público, sino también en una de las voces más afiladas y contundentes del feminismo actual. Sus exquisitos ensayos, que cabalgan entre lo político y lo personal, lo intelectual y lo cotidiano, entre la filosofía y la cultura pop, despertaron un interés global a raíz de la publicación del libro Los hombres me explican cosas, una especie de manifiesto sobre un nuevo feminismo. Toda la obra de Solnit invita a una profunda reflexión sobre la desigualdad entre mujeres y hombres, la violencia basada en el género, la fuerza del lenguaje en la deconstrucción de clichés y los retos ante el futuro de las nuevas generaciones.

Lee y disfruta de un fragmento de la novela.

Rebecca Solnit

Rebecca Solnit

La autora:
Rebecca Solnit nació en 1961 en Bridgeport, Connecticut. Es escritora, historiadora y autora de veinte libros sobre feminismo, la historia de la cultura occidental y los indígenas de Estados Unidos, el poder popular, los cambios sociales y los movimientos de insurrección, y la esperanza y los desastres naturales, entre otros temas. Sus obras la han hecho merecedora de la beca Guggenheim, el National Book Critics Circle Award y el Lannan Literary Award. En España se han publicado Los hombres me explican cosas, su gran éxito de público y crítica; Wanderlust. Una historia de caminarEsperanza en la oscuridadUna guía sobre el arte de perderseUn paraíso en el infierno y La madre de todas las preguntas. Con Recuerdos de mi inexistencia, elegido por la revista Time como uno de los cien libros que hay que leer en 2020, Lumen comenzó la publicación de su obra, que continúa con Cenicienta liberada y, próximamente, con De quién es esta historia.

El ilustrador:
Arthur Rackham (1867-1939) fue descrito por The London Times como “uno de los ilustradores de libros más eminentes de su época” con “un lugar especial en el corazón de los niños“. Fue un destacado ilustrador británico de muchos libros infantiles clásicos, desde Los cuentos de hadas de los hermanos Grimm hasta La bella durmiente y Cuentos de hadas de Hans Andersen y muchos más. Sus ilustraciones de la edición de 1919 de Cenicienta son ejemplos atemporales de sus exclusivas y hermosas sillouettes en acuarela.

El libro:
Cenicienta liberada (título original: Cinderella Liberator, 2019) ha sido publicado por la Editorial Lumen en su Colección Lumen Gráfica. Traducción de Antonia Martín Martín. Ilustraciones de Arthur Rackham. Encuadernado en tapa dura, tiene 72 páginas.

Cómpralo a través de este enlace con Casa del Libro.

Como complemento pongo un vídeo en inglés con una curiosa lectura del libro.

.
Para saber más:
http://rebeccasolnit.net/

Deja un comentario

Archivado bajo Cómics, libros ilustrados con viñetas, Literatura, Literatura infantil y Juvenil, Literatura, Narrativa

“El remitente misterioso y otros relatos inéditos”, de Marcel Proust

Introducción, transcripción y anotación de Luc Fraisse
Prólogo y traducción del francés de Alan Pauls

«Estos ocho relatos excepcionales de un joven Marcel Proust han permanecido inéditos durante más de un siglo. Probablemente fueron víctimas de su propia censura, ya que la mayoría ponen en escena el deseo homosexual —un tema que ronda su obra maestra, En busca del tiempo perdido— con excesiva osadía.»

.

Cubierta de 'El remitente misterioso y otros relatos inéditos'

Cubierta de: ‘El remitente misterioso y otros relatos inéditos’

Siguiendo la línea de publicación de inéditos de grandes autores clásicos, iniciada con Las inseparables de Simone de Beauvoir y que se proseguirá este año con la publicación de sendos inéditos de Françoise Sagan (Las cuatro esquinas del corazón) y Virginia Woolf (Genio y tinta), Lumen rescata estos nueve relatos inéditos de Proust, de un interés incalculable, traducidos y prologados por Alan Pauls y en una cuidadosa edición de Luc Fraisse, profesor de la Universidad de Estrasburgo.
Estos relatos excepcionales de un joven Marcel Proust han permanecido inéditos durante más de un siglo. Probablemente fueron víctimas de su propia censura, ya que la mayoría ponen en escena el deseo homosexual —un tema que ronda su obra maestra, En busca del tiempo perdido— con excesiva osadía. Como afirma Alan Pauls en su prólogo: «Es esa hipersensibilidad hacia lo maleable y la voluntad de seguirle la pista, siempre, no importa adónde nos lleve, la razón por la que estos relatos […] nos interpelan: leemos a Proust porque es nuestro contemporáneo».

El hallazgo de estos cuentos se debe a Bernard de Fallois, el mítico editor de Marcel Pagnol y Joël Dicker y “el proustiano capital”, según la expresión de Nathalie Mauriac. En el marco de sus investigaciones sobre Los placeres y los días, recopiló numerosos manuscritos dispersos entre los que estaban estos. De Fallois fue el primero en llevar a cabo un análisis metódico de ellos en el ensayo publicado póstumamente Proust avant Proust. Antes de fallecer, en 2018, dejó por escrito su voluntad de poner a disposición de los investigadores el conjunto de los archivos reunidos en
el marco de su trabajo personal sobre Proust para evitar así que se dispersaran en alguna casa de subastas. Esta publicación responde, pues, a su voluntad.

Cada relato está introducido por una explicación de Luc Fraisse acerca de su creación y algunas observaciones sobre las novedades que ofrece y su influencia más a largo plazo en la obra posterior de Proust. Además, completan el volumen un conjunto de documentos de Luc Fraisse sobre las fuentes de la investigación: notas de lectura, análisis de obras filosóficas, bocetos preparatorios de pasajes que se han hecho famosos (como el comienzo tan a menudo citado: “Durante mucho tiempo, me acosté temprano”), breves anotaciones sobre los modelos masculinos de Gilberte o el primer boceto del encuentro entre Charlus y Morel.

En la Introducción Luc Fraisse escribe:
“Hasta la maldición y el sufrimiento, en efecto, se revelan como creadores: son ellos los que organizan las situaciones y los personajes, profundizan los interrogantes, requieren trasposiciones originales, siempre renovadas y moduladas. Este joven escritor que dice y se guarda su secreto ya parece presentir a la Gilberte y la Albertine de su obra futura que, transparentes, devolviendo centuplicado todo el amor que les profesan, no escondiendo nada, diciéndolo todo, aniquilarían la fuerza analítica con la que se impondrá y triunfará el narrador de En busca del tiempo perdido. Porque, como revelará este entonces, «las ideas son los sucedáneos de las tristezas».”

Lee y disfruta de un fragmento de la novela.

Marcel Proust

Marcel Proust (1892)

El autor:
Marcel Proust (1871-1922) nació en París en el seno de una familia adinerada y abandonó pronto sus estudios de derecho para relacionarse con la sociedad elegante de París y dedicarse a escribir. Aquejado de asma desde la infancia, a los treinta y cinco años se convirtió en un enfermo crónico y pasó el resto de su vida recluido, sin abandonar prácticamente nunca la habitación revestida de corcho donde escribió su obra maestra, En busca del tiempo perdido (Por la parte de Swann, 1913; A la sombra de las muchachas en flor, 1919; La parte de Guermantes, 1920-1921; Sodoma y Gomorra, 1920-1921; La prisionera, 1923; Albertine desaparecida, 1925, y El tiempo recobrado, 1927). En busca del tiempo perdido es el largo monólogo interior de un hombre ocioso que se mueve en la alta sociedad, y que es, en muchos aspectos, autobiográfico. Proust es autor de otras obras como Los placeres y los días (1896) y Jean Santeuil, que no apareció hasta 1952.
Su importancia reside no solo en las descripciones de la cambiante sociedad francesa sino en la evolución psicológica de sus personajes y en la reflexión filosófica del autor sobre el trascurrir del tiempo, al que trata como un elemento a la vez destructor y positivo, solo aprehensible gracias a la memoria intuitiva. Proust concibe el tiempo como un fluir constante en el que los momentos del pasado y el presente poseen una realidad igual. Exploró en profundidad los abismos de la psique humana, las motivaciones inconscientes y la conducta irracional, sobre todo en relación con el amor.

El libro:
El remitente misterioso y otros relatos inéditos (título original: Le mystérieux correspondant et autres nouvelles inédites suivi de Aux sources de la Recherche du Temps perdu, 2019) ha sido publicado por la Editorial Lumen en su Colección Narrativa. Prólogo y traducción del francés de Alan Pauls. Introducción, transcripción y anotación de Luc Fraisse. Encuadernado en rústica con solapas, tiene 192 páginas.

Cómpralo a través de este enlace con Casa del Libro.

Como complemento pongo un vídeo con un documental referido a la vida de Marcel Proust en francés con subtítulos en español.

.
Para saber más:
Marcel Proust en Wikipedia.

Deja un comentario

Archivado bajo Biografías, Ensayo - Crítica literaria, Literatura, Literatura, Narrativa