Archivo de la etiqueta: Vandalia

“Narciso y ecos”, de Juan Vicente Piqueras

«De la mano del mito, este libro plantea una reflexión sobre uno de los más agudos males contemporáneos, el narcisismo.»
.

Cubierta de Narciso y ecos

Cubierta de: ‘Narciso y ecos’

Se incorpora a la colección Vandalia una de las voces más reconocidas y prestigiosas de la poesía española contemporánea: el escritor valenciano Juan Vicente Piqueras. Y lo hace con un libro titulado Narciso y ecos, formado por poemas, aforismos y fragmentos en prosa que deslumbra por su originalidad y la hondura de su discurso.
Escrito en Roma, reescrito en Atenas y corregido en Argel, entre 2007 y 2017 (su trayectoria profesional en el Instituto Cervantes por medio mundo ha dejado huella en su obra), este libro plantea una personal versión del mito de Narciso y a la vez una reflexión sobre uno de los más agudos males contemporáneos, el narcisismo.
De igual manera que Narciso se refleja en la fuente, el autor se reflejó en el mito, y ambos en la fuente de la página, en un juego de espejos y espejismos que cifra el origen de una herida, de una enfermedad: la condena del ser humano a pasarse la vida solo.

Juan Vicente Piqueras habla de un mal solitario que aísla y aleja al ser humano moderno, que convence a quien lo padece de ser el centro del mundo y a los demás en ecos que lo llaman echándolo de menos. Antonio Machado tuvo claro que un corazón solitario no es un corazón, dejó en el aire la pregunta de Narciso –para qué sirve la sed– y nos advirtió para siempre de que en nuestra soledad vemos cosas muy claras que no son verdad.

«De lo que ve Narciso en su soledad trata este libro.»

Juan Vicente Piqueras hablando de su libro decía: Narciso y ecos fue una gestación larga y obsesiva (diez años), una especie de embarazo que no acababa nunca. Como un embarazo de mí a mí mismo que no va a ningún lado, que no me llevaba a cabo. Nació de mi obsesión por el mito de Narciso y de un persistente malestar por el mal que de él se deriva y que impregna nuestra época: el narcisismo. La obsesión viene de lejos, pero se convirtió en materia de análisis y estudio a principios del milenio cuando todavía vivía en Roma, siguió en Grecia del 2012 al 2017, y las últimas versiones son de Argel en los últimos años. En todos estos años ha vivido mil formas y accidentes, pero sobre todo dos fases: la primera de acumulación de materiales, de estudio, en que creí que el libro acabaría siendo un ‘Tratado sobre Narciso y narcisismo’, y la segunda de despojamiento, poda y eliminación hasta dejarlo como está, en los huesos, como se quedó Narciso ante la fuente.

Ante la pregunta: ¿Cree que la poesía va más allá de la literatura? ¿Está de forma natural en nuestra propia vida y nos traspasa al mismo tiempo? Juan Vicente Piqueras contesta.

“La poesía no es solo un género literario. Es la esencia de la vida. Sin poesía la vida es un error, mejor dicho: es imposible. La poesía es la gracia y el misterio de la vida, el temblor que hay en todo lo que vive, la gota de miel que hay dentro de cada cosa. Yo aprendí poesía antes de aprender a leer. Mi madre me cantaba nanas, canciones, coplas, cantilenas… Hay pueblos sin literatura pero no hay ninguno sin poesía. El habla cotidiana está llena de poesía inconsciente. Decir que estás “entre la espada y la pared” es un verso digno de Shakespeare. Cada palabra encierra un poema si sabemos sentirlo. La poesía es mucho más que los libros de versos, donde a menudo brilla por su ausencia.”

Lee y disfruta del primer capítulo del libro.

Juan Vicente Piqueras

Juan Vicente Piqueras

El autor:
Juan Vicente Piqueras (Los Duques de Requena, Valencia, 17 de diciembre de 1960) es licenciado en Filología Hispánica por la Universidad de Valencia y trabaja en el Instituto Cervantes, actualmente en Lisboa. Ha publicado, entre otros, los libros de poemas Tentativas de un héroe derrotado (1985), Castillos de Aquitania (1987), La palabra cuando (premio José Hierro, 1992), La latitud de los caballos (premio Antonio Machado en Baeza, 1999), Adverbios de lugar (2004), Aldea (premio del Festival Internacional de Medellín, 2006), Palmeras (2007), La hora de irse (premio Jaén de poesía, 2010), Yo que tú (2012), Atenas (premio internacional Fundación Loewe, 2013), La ola tatuada (2015), Padre (2016) y Animales (2017).
Ha traducido a autores como Tonino Guerra, Izet Sarajlic, Ana Blandiana, Kostas Vrachnós, Elisa Biagini y Cesare Zavattini.

El libro:
Narciso y ecos ha sido publicado por la Editorial Fundación José Manuel Lara en su Colección Vandalia. Encuadernado en rústica con solapas, tiene 150 páginas.

Cómpralo a través de este enlace con Casa del Libro.

Como complemento pongo un vídeo grabado por José Belló Aliaga durante la presentación de Narciso y ecos.

Para saber más:
Juan Vicente Piqueras en Wikipedia

Ana Gavín, directora de la Fundación José Manuel Lara, al autor, Juan Vicente Piqueras e Ignacio Garmendia, editor de la Fundación José Manuel Lara, durante la rueda de prensa de pr

Ana Gavín, directora de la Fundación José Manuel Lara, el autor, Juan Vicente Piqueras e Ignacio Garmendia, editor de la Fundación José Manuel Lara, durante la rueda de prensa de presentación de “Narciso y ecos”

Anuncios

1 comentario

Archivado bajo Literatura, Literatura. Poesía

“Poemas para ser leídos en un centro comercial”, de Joaquín Pérez Azaústre

«El nuevo y deslumbrante poemario de Joaquín Pérez Azaústre nace de la imbricación del arte popular en el discurso emotivo.»
.

Cubierta de Poemas para ser leídos en un centro comercial

Cubierta de: ‘Poemas para ser leídos en un centro comercial’

Explica el autor de Poemas para ser leídos en un centro comercial, publicado en Vandalia, que inició el viaje ahora concluido cuando, mientras paseaba por uno de esos establecimientos, tuvo la impresión de estar atravesando las ruinas rutilantes de nuestra memoria sentimental, poblada por escenas y personajes de un imaginario compartido. Elogiado por maestros como Pere Gimferrer y José Manuel Caballero Bonald, Joaquín Pérez Azaústre combina en su nueva entrega —un libro redondo y singular, desprejuiciado, deslumbrante— el rigor y el brillo del estilo, presente en toda su obra, con la capacidad para llegar a un público amplio. Destacan también en este nuevo libro el pulso periodístico, la alternancia en verso y prosa manejada por el autor y las referencias cinematográficas.

Concebidos y escritos a lo largo de una década, a raíz de la publicación de El jersey rojo (2006), los poemas ahondan en una veta que siguió desarrollándose en paralelo a las entregas posteriores de Pérez Azaústre, nacida de la fecunda imbricación del arte popular en el discurso emotivo. Tras acabar el libro citado, el poeta sintió que su escritura continuaba, pero de otra manera: “Predominaba, digamos, un cierto intimismo culturalista popular. Ya entonces lo titulé Poemas para ser leídos en un centro comercial, porque hay veces que un título nombra un libro, como sucede en este caso. El título ha sido faro, guía, pulso y orientación”.
Estuvo a punto de publicar una primera versión en 2009, pero se le cruzó la escritura de otros libros de fuerte carácter unitario: Las Ollerías (2011) y Vida y leyenda del jinete eléctrico (2013).
El proyecto, sin embargo, siguió su andadura, “como una música de fondo que acompañó a aquellos dos libros y que después ha continuado creciendo. Ha sido un compañero fiel y grato, y en parte por eso me resistía a terminarlo. Podríamos decir que en este libro están todos mis libros”.
Hay en los poemas, señala el autor, “dos ideas más o menos evidentes: la imagen del centro comercial como lugar de reflexión indirecta para una parte de la cultura contemporánea, o lo que hemos entendido como cultura desde un planteamiento popular —el cine especialmente—, y la reciente devastación de esos espacios, poco a poco abandonados, porque las formas de consumo se han individualizado. Hay también una nostalgia del rito simbólico de las salas de cine, que parecen definitivamente abandonadas como lugar de encuentro”.

“La tolerancia no era vista, como hoy, con malos
ojos, como una debilidad y una flaqueza, sino que
era ponderada como una virtud ética.”
Stefan Zweig  (El mundo de ayer)

Es significativo el primer poema, “Petrópolis”, una confesión de Stefan Zweig poco antes de tomar la decisión de suicidarse ante el avance del nazismo. “El exiliado teme que pueda llegar hasta allí y prefiere antes quitarse la vida. Ya lo ha perdido todo: no tiene ni libros, ni amigos, ni ciudad. Solo le queda su nombre, la conciencia de lo que ha sido, de su mundo de ayer. Hay una experiencia cultural que se borra, que nos es arrebatada. Eso está presente en el libro, desde ahí se parte. Es cierto que también hay celebración, amor, elegía y desgarro, pero el dolor es grieta y elemento germinador”.
En el plano formal destacan el pulso periodístico ajustado al margen del poema, la alternancia en verso y prosa o el tratamiento de la referencia cinematográfica de un modo íntimo que la acerca al terreno de la autobiografía: “Siempre he creído —concluye Pérez Azaústre— en la capacidad del poema para encarnar cualquier discurso artístico, desde varios niveles de lenguaje, hasta fundirse en una nueva realidad. No estoy de acuerdo con quienes propugnan un planteamiento formal invariable: la poesía buena es esto, y no puede ser aquello. De ninguna manera. Me interesan los autores que evolucionan, que se revisan a sí mismos, porque también la propia escritura muta y se atempera a nuestra respiración, y en momentos distintos de la vida puede ayudarnos a decir otras cosas, o incluso las mismas, con registros estéticos distintos”.

Lee y disfruta del primer capítulo del libro.

Joaquín Pérez Azaústre

Joaquín Pérez Azaústre

El autor:
Joaquín Pérez Azaústre (Córdoba, 3 de julio de 1976) Es licenciado en Derecho por la Universidad Complutense de Madrid. Ha publicado los libros de poemas Una interpretación (2001, Premio Adonáis), Delta (2004), El jersey rojo (2006, Premio Fundación Loewe Joven), El precio de una cena en Chez Mourice (2007), Las Ollerías (2011, Premio Fundación Loewe) y Vida y leyenda del jinete eléctrico (2013, Premio Jaime Gil de Biedma). Como narrador, ha publicado el libro de relatos Carta a Isadora (2001, Premio Andalucía Joven) y las novelas América (2004), El gran Felton (2006), La suite de Manolete (2008, Premio Fundación Unicaja Fernando Quiñones), Los nadadores (2012) –traducida al inglés, al italiano y al francés– y Corazones en la oscuridad (2016).  Es colaborador habitual de las revistas Letra Internacional, Turia y Mercurio, coordinador del concurso semanal de micropoemas de El Cultural “Cuenta 140” y columnista de Diario Abierto y de El País.

El libro:
Poemas para ser leídos en un centro comercial ha sido publicado por la Editorial Fundación José Manuel Lara en su Colección Vandalia. Encuadernado en rústica con solapas, tiene 140 páginas.

Cómpralo a través de este enlace con Casa del Libro.

Para saber más:
http://elgranfelton.blogspot.com.es/  (Blog de Joaquín Pérez Azaústre)

Deja un comentario

Archivado bajo Literatura, Literatura. Poesía