Archivo de la etiqueta: Alfaguara

“Viajes con un mapa en blanco”, de Juan Gabriel Vásquez

Por Ricardo Martínez.
A partir de este martes y hasta que él quiera, mi buen amigo, escritor, poeta, ensayista y crítico literario Ricardo Martínez-Condese publicará una reseña en el blog Las Lecturas de Guillermo.

«Una colección de ensayos sobre el arte de la novela.»
.

Cubierta de Viajes con un mapa en blanco

Cubierta de: ‘Viajes con un mapa en blanco’

Literatura sobre literatura equivale, en principio, a un ejercicio de especulación que no todos los autores acometen a pesar de ser un trabajo donde hablar-reflexionar de aquello que es el trabajo propio -por ser el tema la literatura-, acaso debiera apasionar al escritor. Algo que el lector espera con fruición. Equivale, de alguna manera, a entrar en la cocina del escritor, a penetrar, más o menos veladamente, en sus secretos. Una seducción perfecta, y extraordinariamente atrayente para todo lector que quiera conocer de cerca el entramado del oficio: “Las grandes novelas reflexionan sobre el arte de escribir novelas. Cervantes, el más borgiano de los novelistas, consciente de la ya tensa relación entre ficción y realidad, fue quizás el primero en abordar el problema de  la ficción en prosa en la ficción misma”.

El equipaje de que ha dotado Vásquez este texto largo, consciente, creo que muy honrado en cuanto a la exposición sincera de sus opiniones, le dota de atractivo en varios campos, y de ello se puede extraer bien gozo, bien didáctica o conocimiento: “Tengo a veces la impresión de que el mundo se divide en dos: los que consideran que recordar es inútil y los que consideran que es peligroso. En esas aguas se mueve el novelista, y esto se debe, en buena parte, a que el pasado es un lugar que, al contrario de lo que suele darse por sentado, no está fijo”. Y añade, con precisa convicción: “Decía Faulkner que el pasado no está muerto, que ni siquiera ha pasado. Se refiere a que las consecuencias de lo que hicimos nos perseguirán siempre, pero también a que el pasado es maleable, a que puede ser  manipulado”. Una interpretación a todas luces razonable.

Al fin, como una forma de balance, sigue con su palabra bien elegida concediéndonos una proximidad muy dúctil e instructiva, y nos confiesa: “Por supuesto, la comprensión tiene un costo: el desencanto. Proust es el gran desencantado; la relación entre expectación y desencanto es  la distancia que existe entre la primera página y la última”.

Lo dicho, gozosa, didáctica, feliz compañía la  que nos otorga el escritor habiendo querido hacer con nosotros el camino del conocimiento que a él le ha llevado a ser escritor, y a nosotros a seguir deseando leer (y, quien sabe, también a escribir).

Lee y disfruta de un fragmento del libro.

Juan Gabriel Vásquez

Juan Gabriel Vásquez

El autor:
Juan Gabriel Vásquez (Bogotá, 1973) es autor de la colección de relatos Los amantes de Todos los Santos y de las novelas Los informantes, Historia secreta de CostaguanaEl ruido de las cosas al caerLas reputaciones y La forma de las ruinas. Ha publicado también una recopilación de ensayos literarios, El arte de la distorsión, y una breve biografía de Joseph ConradEl hombre de ninguna parte. Sus libros se publican actualmente en veintiocho lenguas y han merecido, entre otros, el Premio Alfaguara, el English Pen Award, el Premio Gregor von Rezzori-Città di Firenze, el IMPAC International Dublin Literary Award, el Premio Real Academia Española, el Premio Casa de Amèrica Latina de Lisboa y el Premio Roger Caillois por el conjunto de su obra, otorgado anteriormente a escritores como Mario Vargas Llosa, Carlos Fuentes y Ricardo Piglia. Ha traducido obras de Joseph Conrad y Victor Hugo, entre otros, y en 2016 fue nombrado Caballero de la Orden de las Artes y las Letras de la República francesa.

El libro:
Viajes con un mapa en blanco ha sido publicado por la Editorial Alfaguara en su Colección Hispánica. Encuadernado en rústica con solapas, tiene 216 páginas.

Cómpralo a través de este enlace con Casa del Libro.

Para saber más:
Juan Gabriel Vásquez en Wikipedia.

 

 

 

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Ensayo - Crítica literaria, Literatura, Literatura, Narrativa, Por Ricardo Martínez

“Los perros duros no bailan”, de Arturo Pérez-Reverte

«Nací mestizo, cruce de mastín español y fila brasileña. Cuando cachorro tuve uno de esos nombres tiernos y ridículos que se les ponen a los perrillos recién nacidos, pero de aquello pasó demasiado tiempo. Lo he olvidado. Desde hace mucho todos me llaman Negro.»  [Pág. 11]
.

Maudi Ventosa de la CruzHay ruedas de prensa a las cuales no puedo asistir con la consecuencia de que la reseña se quedaba corta. Esto cambia totalmente pues se ha incorporado al equipo de Las lecturas de Guillermo una gran persona y amiga que sabe mucho de libros: Maudi Ventosa de la Cruz

Cubierta de Los perros duros no bailan

Cubierta de: ‘Los perros duros no bailan’

“Nadie está solo si tiene un perro” afirma Pérez-Reverte en la presentación de esta sobrecogedora novela policiaca… “corta, seca, rápida… canónica en el sentido gélido de la palabra… pura y dura…”. Al autor siempre le ha gustado el mundo de los perros, y afirma que todavía se le mojan los ojos con la mirada de sus perros. Arturo ha bebido en muchas fuentes: Jerry de las Islas, de Jack London cuando tenía 15 años, El coloquio de los perros, de Miguel de Cervantes, El libro de la selva de Kipling… pero la mayoría de las cosas las ha aprendido viviendo, por eso, “estoy condenado a escribir este tipo de novelas. He envejecido, he visto muchas cosas, cada novela es una vuelta de tuerca, es mí territorio. He conocido a los Negros. Cuando hablo de peleas, de morir, de matar… hace que mis novelas sean mías”.

Negro, protagonista y narrador, mezclado, luchador y fiero campeón; Teo, rodesiano de buena planta; Boris el Guapo, Agilulfo, Dido, Margot la porteña, se reúnen al el Abrevadero de Margot. Y pasan muchas, muchas cosas…

Los personajes de Los perros duros no bailan son totalmente revertianos. Tienen valores y virtudes que algunos seres humanos han perdido: dignidad y lealtad. Negro es un héroe cansado y él quiere mostrar “como se ve la vida cuando tienes esas heridas que le acompañan, ese lastre, esa mirada. Ha visto cosas que no hubiera querido ver”.

Los perros duros no bailan tiene también sus toques de humor, por supuesto, porque “el libro me ha permitido escribir sin autocensura. En estos momentos, en que está en peligro la prensa libre, los periodista se callan por miedo a que se les echen encima determinados colectivos. Es lo más grave que está pasando en estos momentos”.

Una sinopsis rápida sería contar que desde hace días en el Abrevadero de Margot, donde se reúnen los chuchos del barrio, nada se sabe de Teo y de Boris el Guapo. Sus colegas presienten que detrás de su desaparición hay algo oscuro, siniestro, que los mantiene alerta. Lo ocurrido no puede ser nada bueno; lo sospechan todos y lo sabe su amigo el Negro, luchador retirado con cicatrices en el hocico y en la memoria. Para él es cuestión de instinto, de experiencia sobreviviendo en las situaciones más difíciles. Eso lo lleva a emprender un peligroso viaje al pasado, en busca de sus amigos.
En esta asombrosa novela negra, divertida, tierna y sobrecogedora de principio a fin, Arturo Pérez-Reverte narra con increíble maestría la aventura de un perro en un mundo diferente al de los humanos, donde rigen las mejores reglas -lealtad, inteligencia y compañerismo- y están desterradas toda corrección política o convención social. Un mundo en el que a veces hay clemencia para los inocentes. Y justicia para los culpables.

Lee y disfruta de un fragmento de la novela.

Arturo Pérez-Reverte

Arturo Pérez-Reverte

El autor:
Arturo Pérez-Reverte Gutiérrez (Cartagena, España; 25 de noviembre de 1951). Fue reportero de guerra durante veintiún años. Con más de quince millones de ejemplares vendidos en todo el mundo, muchas de sus novelas han sido llevadas al cine y a la televisión, como La reina del sur, El club Dumas o El capitán Alatriste entre otras.
La primera novela que publicó, con discreto éxito, fue El húsar en 1986, ambientada en el siglo XIX, a la que siguió dos años después El maestro de esgrima, cuya acción transcurre en el Madrid galdosiano. La siguieron El club Dumas y La tabla de Flandes, que fueron las que lo hicieron conocido. Ya siendo un escritor de éxito, publicó en 1996 El capitán Alatriste, novela que daría comienzo a la saga que ha convertido a Pérez-Reverte en un superventas. Hoy comparte su vida entre la literatura, el mar y la navegación. Es miembro de la Real Academia Española, institución en la que ocupa el sillón “T” mayúscula.

El libro:
Los perros duros no bailan ha sido publicado por la Editorial Alfaguara fuera de colección. Encuadernado en tapa dura con sobrecubierta, tiene 166 páginas.

Cómpralo a través de este enlace con Casa del Libro.

Como complemento pongo el vídeo del booktrailer del libro.

Para saber más:
http://www.perezreverte.com/

1 comentario

Archivado bajo Literatura, Literatura, Narrativa, Literatura. Novela Negra, Por Maudy Ventosa