Archivo de la etiqueta: Alfaguara

“Juventud de cristal”, de Luis Mateo Díez

«Un relato emocionante sobre la inconsciencia y
la vulnerabilidad de la juventud.»
.

Cubierta de 'Juventud de cristal'

Cubierta de ‘Juventud de cristal’

En un magnífico ensayo titulado El arte de contar (Cátedra, 2018) que cuenta con la edición de Ángeles Encinar y Ana Casas se podía leer:“Con el presente volumen deseamos contribuir a un estudio intenso, riguroso y original sobre sus universos literarios, que, sin duda, podemos calificar con la antinomia de clásicos —en el sentido modélico— y modernos. A los dos autores estudiados [José María Merino y Luis Mateo Díez], les aseguramos que con sus ficciones se hace realidad más que nunca la máxima de Horacio en su Arte poética:prodesse et delectare’.”
Y eso es lo que hace Luis Mateo Díez en su nueva novela ‘enseñar deleitando’. Bueno en su nueva novela y en las anteriores, pues creo que después de Miguel Delibes no hay prosa más precisa, elegante y pura que la suya como lo demuestra en las novelas que he tenido el placer de reseñar en este blog Fábulas del sentimiento, La soledad de los perdidos, Los desayunos del café Borenes, Vicisitudes o El hijo de las cosas.

Juventud de cristal está protagonizado por Mina, una mujer que rememora su juventud al leer cuadernos escritos durante esa etapa de su vida, una época en la que Mina volcó sus acciones en ayudar a los demás, reflejando sus vivencias en las existencias de otros.
Desde la edad adulta, Mina recuerda su primera juventud como si se tratara de olvidados fotogramas de una película antigua. Son los recuerdos de una época en la que una inquieta y alborotada Mina se dedicó ilusoriamente a ayudar a los demás como una forma de asumir sus propias carencias. ‘Querer para que me quieran’, parece ser su objetivo. Como si su propia existencia estuviera detenida, abocada a un letargo del que intenta salir viviendo la de aquellos que la rodean.
En Juventud de cristal Luis Mateo Díez cede la voz narradora a un personaje femenino lleno de matices y conmovedor, que se debate entre el desconcierto de sus impulsos y emociones, y a la que acompañan otros seres entrañables y quiméricos con quienes los límites de la amistad y el amor tienden a desdibujarse.

Narrador magistral, dotado de una capacidad extraordinaria para la evocación y un dominio del lenguaje en la mejor herencia de nuestros clásicos, Díez deslumbra en esta novela sobre la juventud, esa etapa de la vida en la que todo es posible pero también frágil, como el cristal de una copa delicada que contuviera la esencia de lo que acabaremos siendo.

Lee y disfruta de un fragmento de la novela.

Con Luis Mateo Díez (Archivo)

Con Luis Mateo Díez. Archivo

El autor:
Luis Mateo Díez (Villablino, León 1942) es autor de, entre otras, las novelas La Fuente de la edad (1986 y 2016), con la que obtuvo el Premio Nacional de Literatura y el Premio de la CríticaEl expediente del náufrago (1992), Camino de perdición (1995), La mirada del alma (1997), El paraíso de los mortales (1998), Fantasmas del invierno (2004) Azul serenidad o la muerte de los seres queridos (2010), Pájaro sin vuelo (2011), La soledad de los perdidos (2014) y Vicisitudes (2017), todas ellas publicadas en Alfaguara. El volumen Fábulas del sentimiento (2013) recoge las doce novelas cortas de ese ciclo narrativo. Sus cuentos están recogidos en El árbol de los cuentos (2006). Con La ruina del cielo (2000) obtuvo el Premio Nacional de Literatura y el Premio de la CríticaLa cabeza en llamas (2012) fue distinguida con el Premio Francisco Umbral al libro del año.
Es miembro de la Real Academia Española, Premio Castilla y León de las Letras, Premio Miguel Delibes, Premio de Literatura Observatorio D’Achtall y Premio Rivas Cherif por la adaptación teatral de su trilogía «El reino de Celama». Su obra está muy traducida a otras lenguas, y ha sido llevada al cine y al teatro.

El libro:
Juventud de cristal ha sido publicado por la Editorial Alfaguara en su Colección Hispánica. Encuadernado en rústica, tiene 234 páginas.

Cómpralo a través de este enlace con Casa del Libro.

Como complemento pongo el vídeo de la entrevista de Carlos Alsina a Luis Mateo Díez en el programa ‘Más de uno’ de Onda Cero con motivo de su nueva novela Juventud de cristal.

.
Para saber más:
Luis Mateo Díez en la RAE.
Luis Mateo Díez en Wikipedia.

 

Deja un comentario

Archivado bajo Literatura, Literatura, Narrativa

“Malaherba”, de Manuel Jabois

«Una historia sobre lo bello y lo terrible.
Una historia de descubrimiento.»

Maudy VentosaReseña escrita por Maudy Ventosa.

Me gusta mucho observar la vida de los demás… conversaciones en el metro, en un bar… sin participar, porque cuando te metes ya está condicionada.  Manuel Jabois es un periodista que sabe cómo y donde mirar; que no abusa de los adjetivos porque busca que el lector descubra, que analice, que se meta en la novela y, tal vez, que se conmueva también.

Tiene una buena historia y siente el vértigo de pensar cómo la va a contar y cómo será recibida por los lectores. “Me dio tanto miedo y tanta inseguridad que dije ¡guay! Y se lanzó. Pensé que me quería regalar una novela, arriesgarme otra vez a fracasar, arriesgarme a hacer algo que la gente no esperase que lo hiciese y con lo que yo podría estrellarme…”

Cubierta de Malaherba

Cubierta de: ‘Malaherba’

Estoy ante un escritor ágil, rápido, sagaz… diría que su mente va a más revoluciones que las de los demás. No para, habla, analiza, piensa, observa. Dice su editora que Manuel no tira nada, porque el cien por cien de lo que escribe es válido. Lo hace con rapidez y naturalidad. Malaherba la escribió en tres meses y no la ha releído.

Querer aclarar las cosas siempre es de gallegos, por eso nos confirma que el protagonista de esta historia no es él, que es ficción; pero seguro que sí está hecha de retazos de recuerdos tamizados, suavizados y moldeados por el tiempo y nuestra forma de ser. Como Tambu, el protagonista, vivió su infancia en Pontevedra, y aún conserva y se reúne con sus amigos de entonces. Por eso los recuerdos se mantienen nítidos, porque los comparten. Y con ellos surgió la idea de esta novela, porque sintió que sería bueno contar sus años de colegio desde la voz narrativa de un niño de diez años. Se sintió cómodo con el personaje. Afirma que el niño, de alguna forma, creo que me mejoró. Hace cosas que son malas pero que yo en algún momento eché de menos en mi niñez… Estoy absolutamente convencida de que la infancia es la etapa más difícil e importante de nuestra vida, porque en ella están las claves para construir la autoestima, la identidad, en definitiva, para ser nosotros mismos. Necesitamos sistemas de referencia para interiorizar valores, y sentir que pertenecemos a un grupo; el nacimiento del amor empieza con la infancia. Valiente este autor que se atreve con la infancia, que te traslada a la época de la inocencia, al aprendizaje por ensayo y error sin poder nombrar lo que experimentas. Te adentras en un mundo desconocido. El de los mayores. Y te pasan cosas.

Esta historia tierna y dura a la vez deja al descubierto una serie de carencias que determinan el desarrollo afectivo y social de los protagonistas, quienes, de alguna manera milagrosa, no notan la soledad estando solos, ni las dificultades de las familias desestructuradas cuando ambos pertenecen a una. Los dos tienen un padre en casa, y como dice Tambu, “un padre en casa da siempre normalidad a las cosas”. Dos personajes poderosos, dos niños, Tambu y Elvis son dos personas inseparables de la manera que creen que el listo es él, y que nacen ya excluidos. Que tienen nombres que no provienen de donde todo el mundo piensa; y que juntos, descubren el amor y la muerte mientras juegan a las tinieblas…se están haciendo mayores, pero todavía no lo saben. Por eso, parte fundamental de la novela está dedicada a las primeras veces: siempre me han encantado “las primeras veces”… y yo recuerdo perfectamente las emociones que tuve con muchísimas cosas… la primera vez que supe que algo parecido al amor te rondaba… el sexo, el desconcierto… a este niño le están pasando por primera vez muchas cosas que no sabe qué son, no tiene ni manera de ponerle nombre. Esas primeras veces las comparte con Elvis, más inocente aún que él y que necesita de su protección. No existe malicia en sus acciones, y mucho menos en los sentimientos que son incapaces de identificar. Nunca hay doblez en los ojos de un niño, pero si turbación y mucho desconcierto. Tienen que poner nombre a situaciones y emociones que hasta ahora desconocen. Están solos y no identifican el desprecio, el ridículo, el desamor, la exclusión. No tiene nombre, luego no existe. El amor, la muerte… y uno mismo es lo que hace a un niño mayor…

¿Lusco o fusco?, ¿amanece o anochece en la vida de estos niños? Todo el futuro por delante para los que nacen con futuro. Fusco para los que no esperan nada.

Tengo un folio entero de frases sacadas de este libro. Dicen todo. Me ha sacudido por dentro y me ha hecho reflexionar mucho. No sobra nada, como todo lo que escribe Manuel. Es magnifico.

Gracias a Ámbito Cultural por la excelente elección.

PERSONAJES:

  • Mister Tamburino, César, Tambu,.pero no por Bob Dylan, sino por Battiato. Repite 5º de EGB. Habla muy rápido y tiene mucho acento gallego. Es superdotado o tonto. Le pasa algo en la cabeza porque a veces se le cruzan los cables y entiende la violencia casi como un lenguaje. Cree que ser padre consiste básicamente en mentir. Adora a su hermana. Es el narrador.
  • Rebe es la hermana de Tambu y tiene trece años, está en octavo curso. Es mala pero no cruel. Es del montón, que es lo mejor que se puede ser en la vida, como dice su padre. Siempre alegre y desconfiada a la vez. Lo protege. No le cae nadie bien del todo. Adora a papá.
  • Padre hace el capullo y siempre tiene mucha prisa para todo. Se colapsó y todo era confuso. Exigía mucho a Tambu ”para que llegase”. Se le ve guapo y joven. Lee el periódico en el sofá mientras fuma y escucha música en el tocadiscos. Dice Tambu que el sueño secreto de los padres es morirse sin que se enteren los hijos.
  • La madre trabaja en El Corte Inglés de Vigo y antes de empezar el curso piensa que su hijo será algo. Dice Tambu que la veo y me da vergüenza
  • Armando Romero es el vecino nuevo, padre de Claudia y Elvis. Es un capullo o no es un capullo. Es un tío rarísimo. Medio calvo, tiene tripita y es delgado. Los dientes de arriba están más separados que los de abajo. Trabaja en casa y hace “pausas” cuando quiere. Casi siempre está haciendo una “pausa”.
  • Elvis es un niño flaquito. Tiene el pelo revuelto, casi pelirrojo. Es el hermano de Claudia. Es torpe, pero buen niño. El mejor amigo de Tambu.
  • Claudia Romero Viscasillas es la hija de Armando y hermana de Elvis. Tiene los ojos verdes como los gatos. Es habladora, mandona y resabidilla. En el colegio la llaman estrecha, maripecas y topa, por las gafas. Es organizadora y lista. Según Tambu, es una niña muy buena con muchos problemas, incluido el de parecer imbécil.
  • Cándido es un viejo maestro, con arrugas y un hijo drogadicto y con melena que entra en clase a pedirle dinero. Cuando los echa de clase dice: poneos fuera tú… tú y tú.

Y Dani Ojitos, Dani Rey, guapísimo, que tiene un hermano, Galaxi, que es guapo pero con maldad y dinero; y Mariña Martínez Agujas, que es blanquísima como si la hubieran sacado la sangre; y Jairo Barbeito, que es pelota y malo con ganas, y Verónica Cantalapiedra; y Pezetas que es malote de la sala de máquinas; y Martiño Iglesias Pernas, que tiene un padre cirujano…y tantos niños como quepan en el aula de un colegio hace cuarenta años… pero tendrás que descubrirlos…

  • Malaherba es el malo oficial de Pontevedra. Ha dado el “palo” a todos. Nadie lo ha visto, pero todos cuentan historias…

SINOPSIS de la editorial:
«La primera vez que papá murió todos pensamos que estaba fingiendo.»
Así empieza Malaherba, la nueva novela de Manuel Jabois. Un día Mr. Tamburino, Tambu, un niño de diez años, se encuentra a su padre tirado en la habitación y conoce a Elvis, un nuevo compañero de su clase. Descubrirá por primera vez el amor y la muerte, pero no de la forma que él cree. Y los dos, Tambu y Elvis, vivirán juntos los últimos días de la niñez, esos en los que aún pasan cosas que no se pueden explicar y sentimientos a los que todavía no se sabe poner nombre.
Esta es una historia de dos niños que viven una extraña y solitaria historia de amor. Un libro sobre las cosas terribles que se hacen con cariño, escrito con humor y una prosa rápida que avanza llevando a Tambu y su hermana Rebe, a Claudia y su hermano Elvis, a la frontera de un mundo nuevo.
«Bien sabe Dios que es más peligrosa la pena que el odio, porque el odio puede destruir lo que odias, pero la pena lo destruye todo.»

Lee y disfruta de un fragmento de la novela.

Manuel Jabois con Maudy Ventosa

Manuel Jabois con Maudy Ventosa

El autor:
Manuel Jabois nació en Sanxenxo (Pontevedra) en 1978 y empezó su carrera como periodista en Diario de Pontevedra. Tras pasar por El Mundo, desde 2015 escribe reportajes, crónicas y columnas en el diario El País; también tiene un espacio diario en el programa Hoy por hoy de la Cadena SER. Como escritor, ha publicado la recopilación de artículos Irse a Madrid (2011), las breves memorias Grupo Salvaje (2012) y Manu (2013) y un largo trabajo sobre el 11-M titulado Nos vemos en esta vida o en la otra (2016).

El libro:
Malaherba ha sido publicado por la Editorial Alfaguara en su Colección Hispanica. Encuadernado en rústica con solapas, tiene 192 páginas.

Cómpralo a través de este enlace con Casa del Libro.

Como complemento pongo un vídeo grabado por Maudy Ventosa en el qué Manuel Jabois nos habla de su novela Malaherba.

.
Para saber más:
Manuel Jabois en Wikipedia.
Manuel Jabois escribe en el diario El País.
https://twitter.com/manueljabois

Deja un comentario

Archivado bajo Literatura, Literatura, Narrativa, Por Maudy Ventosa