Archivo de la etiqueta: Alfaguara

“Quirke en San Sebastián”, de Benjamin Black (seudónimo)

«Tal vez fuese mejor dejar a los muertos en paz,
incluso si no estaban muertos.»

.

Cubierta de 'Quirke en San Sebastián'

Cubierta de: ‘Quirke en San Sebastián’

Quirke en San Sebastián es la octava entrega del ciclo cuyo protagonista es el patólogo Quirke ,una creación casi por azar, de la que nacería El secreto de Christine, la primera entrega protagonizada por el patólogo forense Quirke y ambientada en el Dublín de los años 50, escrita por John Banville y firmada con el seudónimo Benjamin Black, un seudónimo que según cuenta el autor sólo se utilizará, a partir de ahora, en el mercado español, y que tras la cual se ha visto –según cuentan– la mano de su nuevo agente literario, Andrew Wylie.
El 27 de enero tuve la oportunidad de participar en una rueda de prensa con Benjamin Black/John Banville organizada por editorial Alfaguara a través de zoom y nos contó muchas anécdotas interesantes sobre su pasado y su presente. “Interesado como lector en el género negro practicado por clásicos como Georges Simenon o Ross MacDonald, John Banville no tenía pensado probar suerte con él hasta que se encontró con un esqueleto de guion que no fue aprobado para convertirse en una producción audiovisual y decidió intentar darle forma de novela. Así, por azar, nacería El secreto de Christine, la primera entrega protagonizada por el patólogo forense Quirke y ambientada en el Dublín de los años 50, firmada con el seudónimo Benjamin Black.”
El autor ha comentado en múltiples ocasiones la diversión que le procura escribir novela negra, en gran parte porque la inspiración y el ritmo de escritura son sorprendentemente fluidos frente al gran esfuerzo y concentración que le exigen las obras de Banville (lo que, por descontado, no va en demérito de su altísima calidad final).

Durante la rueda de prensa.

Durante la rueda de prensa.

El ciclo llega ahora a su octavo título, habiéndose definido desde el primer momento por aportar una prosa rica y una brillante caracterización de personajes a los códigos del género, todo esto compensado por el sutil e irónico sentido del humor que es marca de fábrica del autor.
Quirke en San Sebastián aporta, sin embargo, novedades estimulantes, empezando por el hecho de ambientarse parcialmente en España. El protagonista y su esposa Evelyn disfrutan de unos días de descanso en Donostia (San Sebastián), encandilados por el clima primaveral, la gastronomía y la presencia vigorizante del mar, hasta que, como no podía ser de otro modo, la fatalidad irrumpe en este oasis de paz. Benjamin Black se une de este modo a la larga nómina de artistas que han sido seducidos por nuestro país. Otro aspecto a destacar es la confluencia de Quirke con el inspector Strafford, protagonista de las dos últimas novelas firmadas por Black, Pecado y Las invitadas secretas, donde también hacía acto de presencia el comisario jefe Hackett, amigo y cómplice del patólogo en la resolución de múltiples casos. La tirria y desconfianza mutuas serán evidentes.
Banville, quien ya vio cómo en la edición inglesa de Las invitadas secretas se le rebautizaba como B.W. Black. Con esta decisión, tras la cual se ha visto la mano de su nuevo agente literario, Andrew Wylie como comenté al principio, el seudónimo de Benjamin Black quedará reservado para el mercado español.

Y una tercera particularidad de Quirke en San Sebastián es que establece unos estrechos vínculos con una obra anterior, En busca de April, tercer título de la serie. Esto no implica que se haga necesaria la lectura de esta última, únicamente que aquellos que la leyeron y la tengan fresca en la memoria obtendrán más matices de lectura.

«Quirke en San Sebastián es la última novela de Benjamin Black, un seudónimo que a partir de ahora John Banville continuará utilizando exclusivamente en sus ediciones en España, ya que es entre este público donde se hallan sus lectores más fieles.»

Con John Banville - Benjamin Black. Foto de archivo

Foto de archivo

La historia comienza con el doctor Quirke pasando unas románticas vacaciones en San Sebastián con Evelyn, su querida psicóloga austriaca lejos están los casos y las investigaciones, pero toda esta calma y hedonismo se ven perturbados cuando un accidente algo ridículo lo lleva a un hospital de la ciudad. En él se cruza con una irlandesa que le resulta extrañamente familiar, hasta que finalmente cree reconocer en ella a una infortunada joven, amiga de su hija Phoebe. Si la memoria, o el abuso del alcohol, no le juegan una mala pasada, se trataría de April Latimer, presuntamente asesinada –aunque su cadáver jamás fue hallado– por su perturbado hermano en el transcurso de una sórdida investigación en la que el propio Quirke se vio implicado años atrás. Convencido de que no ha visto a un fantasma, insiste a Phoebe para que visite el País Vasco para salir de dudas. Lo que Quirke ignora es que la acompañará el inspector Strafford, por quien siente una aguda antipatía, y que, además, un asesino a sueldo muy peculiar emprenderá idéntico trayecto.

Lee y disfruta de un fragmento de la novela.

Benjamín Black – John Banville

Benjamín Black – John Banville

El autor:
Benjamin Black es el seudónimo de John Banville (Wexford, Irlanda, 1945). Banville ha trabajado como editor de The Irish Times y es colaborador habitual de The New York Review of Books. Con El libro de las pruebas (Alfaguara, 2014) fue finalista del Premio Booker, que obtuvo en 2005 con El mar, consagrada además por el Irish Book Award como mejor novela del año. Entre su obra, publicada en Alfaguara, destacan también El intocable (2015), la Trilogía Cleave –ciclo de novelas que incluye Eclipse (2014), Imposturas (2015) y Antigua luz (2012), uno de los mejores libros del año según la crítica española–, La guitarra azul (2016) y La señora Osmond (2018). Bajo el seudónimo de Benjamin Black ha publicado en Alfaguara, con gran éxito de público y de crítica, El lémur (2009), la serie de novela negra protagonizada por el doctor QuirkeEl secreto de Christine (2007), El otro nombre de Laura (2008), En busca de April (2011), Muerte en Verano (2012), Venganza (2013), Órdenes sagradas (2015) y Las sombras de Quirke (2017)–, La rubia de ojos negros (2014), en la que, por invitación de los herederos de Raymond Chandler, resucita al mítico detective Philip Marlowe, y Los lobos de Praga (2019). En 2011 recibió el prestigioso Premio Franz Kafka, considerado por muchos la antesala del Premio Nobel; en 2013 fue galardonado con el Premio Austríaco de Literatura Europea y, en España, con el Premio Leteo y el Premio Liber, y en 2014 le fue otorgado el Premio Príncipe de Asturias de las Letras, por «su inteligente, honda y original creación novelesca» y por «su otro yo, Benjamin Black, autor de turbadoras y críticas novelas policiacas».

El libro:
Quirke en San Sebastián (April in Spain –cuando se publique en inglés–) ha sido publicado por la Editorial Alfaguara en su Colección Alfaguara Negra. Encuadernado en rústica con solapas, tiene 312 páginas.

Cómpralo a través de este enlace con Casa del Libro.

En el siguiente enlace podrás ver la noticia en RTVE.
https://www.rtve.es/alacarta/videos/telediario/john-banville-benjamin-black-manda-quirke-san-sebastian-su-nueva-novela/5773815/

Para saber más:
http://john-banville.com/

 

 

 

Deja un comentario

Archivado bajo Literatura, Literatura, Narrativa, Literatura. Novela Negra

“Una casa en el desierto”, de Javier Fernández de Castro

«‘Una casa en el desierto’ es la historia de unos personajes y un paisaje. Una novela que le devuelve al lector los ecos de la mejor narrativa española, y que consagra a un escritor de larga trayectoria, discípulo de Ferlosio y con una altura literaria que lo encuadra junto a los grandes nombres de la novela contemporánea española.»

Cubierta de 'Una casa en el desierto'

Cubierta de: ‘Una casa en el desierto’

Javier Fernández de Castro falleció el 10 de agosto de 2020 en Fontrubí, Barcelona. Una casa en el desierto era su novela número trece. Su enfermedad no le permitió verla publicada.
Félix de Azua calificó la novela de soberbia, y Olga Merino dijo de ella que es un thriller ecológico en un paisaje abrasado por el cierzo, el sol y los secretos familiares. El grito de la tierra envenenada; y creo que no es para menos. Como pequeño homenaje me permito reproducir la carta escrita por Pilar Álvarez y un breve texto que el autor dejó escrito sobre su novela.

Carta de Pilar Álvarez directora literaria de Alfaguara.
“El primer libro de este año llega tarde. Sé que dentro de un tiempo esto me habrá dejado de entristecer,
porque es una novela que se convertirá pronto en un clásico, pero ahora me cuesta mucho superar que el autor no viviera para verla publicada.
En julio de 2020, Javier Fernández de Castro y yo estábamos todavía cambiándonos correos sobre la ropa que lleva Antón en la novela (si ustedes consiguen imaginarse a Antón cuando la lean, por favor no dejen de contármelo) y sobre la cubierta, sobre planes de vacaciones y hasta recetas de cocina. El 11 de agosto me llamó Andreu Jaume, que nos había presentado: Javier acababa de morir. Él me había dicho muchas veces que a su médico solo le pedía que lo «arreglase» lo suficiente para llegar a enero del año siguiente. En fin, ha llegado enero y es un enorme placer presentar la novela, aunque aún estemos de duelo por el autor.

Desde que la leí por primera vez tengo la convicción de que Una casa en el desierto es una obra maestra. Digamos, por resumir, que en esa lectura tuve la sensación poco frecuente de que había alguien al mando, una mente poderosa que sabía adónde se dirigía cada suceso, por qué decía cada personaje cada una de sus frases. Y todo ello sin apenas narrador, sin que nadie nos esté explicando qué piensan, qué esperan o qué les pasa a los personajes, porque los entendemos y los seguimos solo por sus acciones y sus diálogos. Me gusta el entorno de esta novela, ese desierto tan bien contado que es un personaje más, el encuadre de las aventuras de Raquel y Nicolás además de las dudosas actividades de La Planta, que es una empresa pero también otro protagonista. Y me gusta especialmente que el autor optara por contar la vida de una familia para hablar de la destrucción de un paisaje, porque finalmente lo que está contando es que lo que le hacemos a la naturaleza
nos lo hacemos a nosotros.
Ojalá sean muchos quienes la lean con la admiración que yo sentí y les quede en el recuerdo junto con la memoria de un escritor que fue el secreto mejor guardado de su generación.
Con un abrazo.”

En palabras del autor.
“En Una casa en el desierto hay dos corrientes vitales contrapuestas y fácilmente reconocibles en otras tantas corrientes narrativas igualmente contrapuestas. De un lado están los adultos con sus ambiciones y su afán por abrirse paso en pos de sus objetivos sin reparar en las consecuencias de sus delirios. En su ceguera, y mirando cada cual por lo suyo, llegan incluso a envenenar, quién sabe si para siempre, un entorno tan sereno y ajeno a la codicia como el desierto de La Llanada y un singular y bellísimo paraje llamado Cabezo de la Franca y que resultará literalmente volatilizado.
La segunda corriente narrativa y vital es la de unos niños, más tarde jóvenes, que luchan por conocer y hacer habitable un entorno natural que está siendo implacablemente destruido por sus mayores. Entre ambas corrientes vitales surgen figuras como Dimas, el antiguo talabartero, o Antón, el más pequeño de los hermanos mayores, que por pertenecer en cierto modo a ambas corrientes vitales enfrentadas se ven obligados a tomar partido por unos menores que sólo están empezando a adquirir las armas que les permitirán colonizar su propio espacio vital sin ser arrollados por las locuras de sus mayores.

Sinopsis de la novela:
Una joven pareja de recién casados llega desde Barcelona a instalarse en un pueblo desolado en mitad de la nada. Allí, el marido será gerente de una nueva empresa extranjera dedicada al reciclaje de residuos metálicos que para los lugareños es simple y llanamente una chatarrería.
La familia va creciendo hasta sumar cinco hijos, mientras el matrimonio hace aguas y la actividad de la planta resulta cada vez más dudosa. Se habla de unos camiones sin marca ni letreros, llenos de bidones de contenido raro. Y una noche todos asisten atónitos a un suceso que cambia la vida de la familia, del pueblo y del desierto que los rodea.
Una casa en el desierto es la historia de unos personajes y un paisaje. Una novela que le devuelve al lector los ecos de la mejor narrativa española, y que consagra a un escritor de larga trayectoria, discípulo de Ferlosio y con una altura literaria que lo encuadra junto a los grandes nombres de la novela contemporánea española.

Lee y disfruta de un fragmento de la novela.

© María Belmonte

© María Belmonte

El autor:
Javier Fernández de Castro (1942-2020) desarrolló una larga carrera como escritor, crítico para medios como Babelia, profesor y traductor de autores del prestigio de Georges Simenon, Oscar Wilde, James Joyce, Henry Miller o Ian McEwan, entre otros. Estudió Periodismo y dio clases en la facultad de Filosofía de San Sebastián, antes de instalarse en Londres como corresponsal de prensa. Su primera publicación llegó con Alimento del salto (1972), a la que siguieron otros ocho títulos entre novelas y relatos. Su obra ha sido traducida al alemán. Una casa en el desierto, su novela póstuma, fue su primera obra larga en más de veinte años.

El libro:
Una casa en el desierto ha sido publicado por la Editorial Alfaguara en su Colección Hispánica. Encuadernado en rústica con solapas, tiene 320 páginas.

Cómpralo a través de este enlace con Casa del Libro.

Para saber más:
Javier Fernández de Castro en Wikipedia.

Deja un comentario

Archivado bajo Literatura, Literatura, Narrativa