Archivo de la etiqueta: Alfaguara

«El caso Alaska Sander», de Joël Dicker

«El caso Alaska Sanders es el tercer y último libro de la trilogía formada por La verdad sobre el caso Harry Quebert y El libro de los Baltimore»

—¡Condenado Goldman! —se regocijó—. ¡Otro libro en perspectiva ya! ¡Y un caso criminal además! ¿Qué maravilla, es lo que todo el mundo está pidiendo! ¡Si hasta tenemos ya el título El caso Alaska Sanders! ¿Cuándo cree que podremos publicarlo? [Pág. 262]

.

Cubierta de 'El caso Alaska Sanders'

Cubierta de: ‘El caso Alaska Sanders’

Así de contento se encontraba Roy Barnaski editor de Marcus Goldman cuando por una pequeña indiscreción trasciende en un periódico local, el Mount Pleasant Star, que Marcus Goldman está en la ciudad investigando para una nueva novela el asesinato de la joven Alaska Sanders.
Joël Dicker divide la novela en cinco partes: un Prólogo —Lo que sucedió en 2010—, tres partes —De las consecuencias del éxito; De las consecuencias de un asesinato y De las consecuencias de la vida— y un epílogo —Un año después de la resolución del caso Alaska Sanders—.

La novela comienza un 3 de abril de 1999 cuando una corredora descubre el cadáver de Alaska Sanders a orillas del lago Skotam, cerca de la pequeña y pacífica ciudad de Mount Pleasant. Alaska se había mudado allí pocos meses atrás desde la ciudad de Salem con su pareja, Walter Carrey, pero ya se había ganado el cariño de la gente. Simpática, siempre atenta, educada con los clientes de la gasolinera en la que trabajaba y muy guapa. Hacía poco que había ganado el concurso de Miss Nueva Inglaterra, aunque a sus veintidós años su sueño no era ser modelo sino actriz, y tenía todo a su favor para conseguirlo.
Los sargentos Perry Gahalowood —al que ya conocemos de La verdad sobre el caso Harry Quebert— y Matt Vance, de la brigada criminal de la policía estatal de New Hampshire, asumen la investigación y enseguida encuentran tres hilos de los que tirar: Primero, una nota de amenaza en el bolsillo de Alaska: «Sé lo que has hecho». Segundo, un jersey con rastros de sangre, en una caravana abandonada. Y tercero: los restos del piloto trasero de un vehículo, cerca del escenario del crimen.
Enseguida arranca el desfile de sospechosos, empezando por su pareja: Walter Carrey, un exmilitar seis años mayor que Alaska y que en 1999 se ocupa de la tienda familiar de caza y pesca. Walter asegura que jamás oyó hablar de esas amenazas y tiene una coartada poco sólida para la hora del crimen. Afirma que Alaska cortó con él esa misma tarde, sin previo aviso; que dio por hecho que ella había regresado con sus padres a Salem, y que de noche él salió a ahogar las penas con su amigo de la infancia Eric Donovan y la hermana de él, Lauren.

Sin embargo, según Lewis Jacob —dueño de la gasolinera y el último que la vio con vida—, Alaska tenía una «cena romántica» esa noche. Si no era con Walter, ¿con quién era? ¿Acaso tenía un amante?

En el intervalo de cuatro días —del 3 al 6 de abril de 1999— todo habrá saltado por los aires. Esa noche del 6, en la comisaría estalla el caos y la noche acaba con dos muertos —el sargento Matt Vance, compañero de Gahalowood y Walter Carrey— y una confesión de asesinato que lleva a cerrar el caso.  Pero en mayo de 2010 Marcus Goldman recibe una noticia que da un vuelco a todos sus planes. Indirectamente, una llamada lo lleva hasta un misterioso sobre azul con un anónimo que obliga a reabrir el caso Alaska Sanders: «Carrey y Eric Donovan: son inocentes». Con el apoyo tácito del jefe Lansdane, Marcus se zambulle en la investigación y averigua que la trágica noche del 6 de abril de 1999 no se desarrolló como se dijo en su día. Nicholas Kazinsky presente en el interrogatorio a Carrey mintió. También el detenido. Mano a mano con Gahalowood, Marcus tratará de descubrir si once años atrás cerraron ese caso en falso. Contarán con la investigación paralela que han estado realizando Lauren Donovan —hermana de Eric y ahora policía— y Patricia Widsmith, que asumió pro bono la defensa del acusado por el asesinato y logró que lo condenaran a cadena perpetua en vez de a la pena de muerte.

A partir de aquí la novela da mil vueltas tanto en personajes —perfectamente creados por Dicker— como en ubicaciones; y nos encontraremos de nuevo con Harry Quebert, profesor de Marcus en la Universidad de Burrows y algún que otro fantasma del pasado. Magnífico Joël Dicker, me ha tenido entretenido durante las casi seiscientas páginas de la novela y sobre todo porque los saltos temporales de la novela, que son muchos, no me han distraído de su lectura.

Lee y disfruta de un fragmento de la novela.

(c) Patrick Fouque Paris Match Contour by Getty Ima

(c) Patrick Fouque/Paris Match/ Contour by Getty Ima

El autor:
Joël Dicker nació en Suiza en 1985. En 2010 obtuvo el Premio de los Escritores Ginebrinos con su primera novela, Los últimos días de nuestros padres (Alfaguara, 2014). La verdad sobre el caso Harry Quebert (Alfaguara, 2013) fue galardonada con el Premio Goncourt des Lycéens, el Gran Premio de Novela de la Academia Francesa, el Premio Lire a la mejor novela en lengua francesa y, en España, fue elegida Mejor Libro del Año por los lectores de El País y mereció el Premio Qué Leer al mejor libro traducido y el XX Premio San Clemente, otorgado por los alumnos de bachillerato de varios institutos de Galicia. Traducida con gran éxito a cuarenta y dos idiomas, se ha convertido en un fenómeno literario global. Alfaguara también ha publicado su relato El Tigre (2017) y sus novelas El Libro de los Baltimore (2016), La desaparición de Stephanie Mailer (2018) y El enigma de la habitación 622 (2020), novela ganadora del Premio Internacional de Alicante Noir. El caso Alaska Sanders es la esperada secuela de La verdad sobre el caso Harry Quebert y ambas forman, junto con El Libro de los Baltimore, la trilogía protagonizada por el personaje de Marcus Goldman. La publicación de El caso Alaska Sanders coincide con la inauguración de la editorial de Joël Dicker, Rosie & Wolfe, establecida en Ginebra tras el fallecimiento de Bernard de Fallois, que había estado a su lado desde el principio.

El libro:
El caso Alaska Sanders (título original: L’Affaire Alaska Sanders, 2022) ha sido publicado por la Editorial Alfaguara en su Colección Narrativa Internacional. Traducción de María Teresa Gallego Urrutia y Amaya García Gallego. Encuadernado en rústica con solapas, tiene 586 páginas.

Como complemento pongo el vídeo de la presentación en el Círculo de Bellas Artes de Madrid de El caso Alaska Sanders de Joël Dicker en charla con el escritor Javier Castillo y que contó con la presencia y moderación de María Fasce, directora literaria de Alfaguara, Lumen y Reservoir Books, y editora de Joël Dicker.

.
Para saber más:
https://www.joeldicker.com/

Deja un comentario

Archivado bajo Literatura, Literatura, Narrativa, Literatura. Novela Negra

«La mirada quieta (de Pérez Galdós), de Mario Vargas Llosa

¿Al Nobel le gusta Galdós?
“Marianela”
La mirada quieta es uno de los homenajes más hermosos que se le han hecho a Don Benito Pérez Galdós…()… es un libro apasionado que consigue apasionar… <

Afirma la editora Pilar Reyes.

MaudyReseña escrita por Maudy Ventosa.

El 7 de abril de 2022, se presentó en el Ateneo de Madrid —lugar galdosiano por excelencia— el último libro del Nobel de Literatura Mario Vargas Llosa, “La mirada quieta”, publicado por la Editorial Alfaguara. Un libro escribo con libertad y pasión desde una doble perspectiva, la del escritor y la del lector, integradas en una misma persona.
Dos años hace que se cumplieron cien del fallecimiento del novelista, dramaturgo, cronista y político canario, Benito Pérez Galdós, considerado uno de los mejores representantes de la novela realista del siglo XIX.

Salí del acto sorprendida por las palabras del escritor peruano, pensando que no habíamos leído al mismo Galdós o que yo era inculta e ignorante y que no tenía ni idea de literatura… pero poco convencida de eso último. Tuve un buen profesor de Lengua y Literatura —Don Luis, al que doy las gracias desde aquí— cuando curse el bachillerato en el Colegio Purísima Concepción —Las Nieves— hace ya una pila de años. Leíamos mucho y siempre, por respeto al escritor, había que terminar el libro, aunque no te gustara. Hoy soy más práctica y me permito muchas licencias al respecto porque tengo más historia por detrás que la que me queda por delante. Es decir, poco tiempo para leer todo lo que me apetece y tengo pendiente.

Vargas Llosa nos invita a la reflexión a través de este ensayo; analiza la obra completa del autor, que incluye novelas, obras teatrales y los Episodios Nacionales, creando un perfil completo, personal y sugerente de Galdós.
El suyo.

Les invito a que dediquen un tiempo a “La mirada quieta”, puesto que Vargas Llosa ha dedicado los dos años de confinamiento por la pandemia covid 19 a estudiar y analizar en profundidad la obra completa de Galdós. Y después relean a Don Benito como voy a hacer yo.

¡Ah! Rebuscando entre carpetas antiguas, me topé con algo que escribí cuando leí “Marianela” allá por cuarto de bachillerato, creo. No voy a cambiar ni una como, porque era como lo sentí en aquel momento. Hoy mi análisis sería diferente… ¿o no?

Marianela. Don Benito Pérez Galdós

Marianela es la historia de una muchacha sola y abandonada, llamada la Nela. Es hija natural de la Canela, mujer de mala vida y, a la muerte de esta, la infeliz criatura tiene que vivir de la caridad humana.

La figura de la Nela es una figura dulce, con ese encanto especial que hay en las personas carentes de toda malicia. Su alma es hermosa, creada por ella misma, lo que da lugar a que esté llena de supersticiones, pero su cuerpo es feo y desgarbado. Es una niña-mujer o mujer-niña.

Sirve de lazarillo al ciego Pablo, muchacho bueno que ama a Nela cuando las apariencias no le ofuscan, o sea, cuando está ciego, pero en el momento de recobrar la luz, ese amor desaparece en su afán de perfección y gusto por las cosas bellas.

La ceguera de Pablo es simbólica en Galdós, como ocurrirá en otra de sus novelas, “La de Bringas”.

Nela se siente despreciada; antes vivía para Pablo y era feliz dejándole creer que era bella, pero en el momento en que el recobra la vista, ella trata de ocultarse horrorizada de que el joven pueda llegar a ver su feo rostro y su cuerpo desgarbado. Nela se suicida. Se suicida moralmente cuando la vida deja de interesarla, cuando comprende que no tiene ya nada que hacer. Su débil naturaleza no puede aguantar tanto sufrimiento y se extingue lentamente.

La falsa caridad está reflejada en la esposa del más pequeño de los hermanos Golfines, que se creía buenísima por las colectas que hacía para los pobres y no era capaz de dirigir una palabra cariñosa a la Nela. Era más importante su perrito que la desgraciada.

La ambición y la incultura, la codicia, lo representan la familia Centeno, donde vive la Nela como si no fuera nadie.

La nobleza, la entrega, el amor por los demás es sin duda alguna D. Teodoro Golfín, el médico que llega a Socartes para salvar a Pablo de la ceguera, y es la primera persona que trata a Nela con cariño y se preocupa de verdad por ella.

Hay también una figura angelical, la hermosa y buena prima de Pablo, que acaba casándose con el y que quiere convertir a Nela en su hermana.

Es una pequeña sociedad en contacto con la naturaleza dura de las minas, con sus ambiciones y su falsa caridad. Mientras, la insignificante figura de Nela está sobre todos ellos. Llena de grandeza en su pequeñez”.

Me gustaría haber despertado la curiosidad de los lectores —la mayoría de ustedes lo conocen de sobra— por la obra de Don Benito Pérez Galdós y no enfadarse conmigo por dar tantas pistas sobre Marianela en este pequeño resumen hecho por una niña que siempre amó la buena literatura. Para los que quieran profundizar en esta obra, les diré que los estudiosos del autor la califican como una novela de tesis en la que utiliza alegorías para criticar lo que llama positivismo aldeano y que marca la transición entre el romanticismo y el realismo. No es una novela romántica, como puede parecer a primera vista.

Analicen los temas que subyacen, como el de la pobreza, el enclave geográfico —fundamental en la obra—, que hace que se endurezca el corazón de los que allí habitan, la naturaleza, la crítica social, el papel de la religión en el mundo de Nela… Y disfruten de los personajes: la Nela, Pablo, Teodoro Golfín, Florentina, Carlos Golfín, la Familia Centeno…, porque no tienen desperdicio.

Y no daré más pistas.

Lee y disfruta de un fragmento del libro.

Foto 2 (Maudy Ventosa)

Foto Maudy Ventosa

El autor:
Mario Vargas Llosa, Premio Nobel de Literatura 2010, nació en Arequipa, Perú, en 1936. Aunque había estrenado un drama en Piura y publicado un libro de relatos, Los jefes, que obtuvo el Premio Leopoldo Alas, su carrera literaria cobró notoriedad con la publicación de La ciudad y los perros, Premio Biblioteca Breve (1962) y Premio de la Crítica (1963). En 1965 apareció su segunda novela, La casa verde, que obtuvo el Premio de la Crítica y el Premio Internacional Rómulo Gallegos. Posteriormente ha publicado piezas teatrales (La señorita de Tacna, Kathie y el hipopótamo, La Chunga, El loco de los balcones, Ojos bonitos, cuadros feos, Las mil noches y una noche y Los cuentos de la peste), estudios y ensayos (La orgía perpetua, La verdad de las mentiras, La tentación de lo imposible, El viaje a la ficción, La civilización del espectáculo, La llamada de la tribu y Medio siglo con Borges), memorias (El pez en el agua), relatos (Los cachorros), Conversación en Princeton, con Rubén Gallo, y, sobre todo, novelas:
Conversación en La Catedral, Pantaleón y las visitadoras, La tía Julia y el escribidor, La guerra del fin del mundo, Historia de Mayta, ¿Quién mató a Palomino Molero?, El hablador, Elogio de la madrastra, Lituma en los Andes, Los cuadernos de don Rigoberto, La Fiesta del Chivo, El Paraíso en la otra esquina, Travesuras de la niña mala, El sueño del celta, El héroe discreto, Cinco Esquinas y Tiempos recios. Ha obtenido los más importantes galardones literarios, desde los ya mencionados hasta el Premio Cervantes, el Príncipe de Asturias, el PEN/Nabokov y el Grinzane Cavour.

El libro:
La mirada quieta (de Pérez Galdós) ha sido publicado por la Editorial Alfaguara en su Colección Hispánica. Encuadernado en rústica con solapas, tiene 352 páginas.

Como complemento pongo el vídeo de la presentación de La mirada quieta (de Pérez Galdós) de Mario Vargas Llosa

.
Para saber más:
Mario Vargas Llosa en Wikipedia.

«Marianela», de Benito Pérez Galdós.

«Marianela» (1878) pertenece a lo que Galdós llamó «Novelas de la Primera época» (que comprenden obras como «Doña Perfecta» y «Gloria»). Partiendo de un caso extraído de un tratado de Psicología (la recuperación de la visión en un ciego congénito), Galdós creó una de sus novelas más famosas. La vida trágica de la muchacha Nela, fea y deforme, enamorada del ciego Pablo a quien sirve de lazarillo, es el hilo conductor sobre el que se entrelazan tres temas: la ceguera y su posible cura, la relación sentimental y la situación socioeconómica. La maestría del escritor canario se demuestra en la articulación narrativa de las oposiciones principales: belleza física y belleza moral; industria y agricultura, el hoy y el ayer; cultura y naturaleza. La relación del ciego con su lazarillo ha quedado como una de las más bellas surgidas de la pluma de Galdós.
[Marianela, Ediciones Cátedra, 2006, Colección Letras Hispánicas, encuadernado en tapa dura,256 Páginas.]

Benito Pérez Galdós (Las Palmas, (1843-1920), novelista y dramaturgo, ha sido considerado uno de los escritores españoles más representativos del siglo XIX. Su estancia en Madrid, donde estudió Derecho, le permitió comenzar a realizar colaboraciones en revistas y frecuentar los ambientes literarios de la época. Sus obras, de un nítido realismo, fueron un reflejo de su preocupación por los problemas políticos y sociales del momento. Gran observador, su genial intuición le permitió plasmar fielmente las atmósferas de los ambientes y los retratos de lugares y de personajes.
El autor de los Episodios Nacionales, una colección de 46 novelas que narran la historia del siglo XIX en España, vino a la capital con 19 años para estudiar en la Universidad Central, pero su verdadera escuela fueron los cafés de la Puerta del Sol, el Teatro Real, al que acudía con frecuencia, y los tranvías donde se mezclaban el pueblo y los señores. Novelas como Fortunata y Jacinta o Misericordia son retratos transversales de la ciudad, en los que aparecen tanto los barrios más acomodados como la creciente periferia metropolitana.

Deja un comentario

Archivado bajo Literatura, Literatura, Narrativa, Por Maudy Ventosa