Archivo de la etiqueta: Suma de Letras

“Piso para dos”, de Beth O’Leary

«Es curioso hasta qué punto puedes llegar a conocer a alguien
por el rastro que deja…»

Maudy VentosaReseña escrita por Maudy Ventosa.

Cubierta de Piso para dos

Cubierta de: ‘Piso para dos’

No se conocen, pero están condenados a entenderse porque ambos se necesitan. Su economía no atraviesa un buen momento y tienen que compartir un pequeño piso que cuenta con una sola cama. Eso si, de matrimonio. Ella trabaja de día; es editora de libros sobre hobbies, como el ganchillo. Él trabaja de noche; es enfermero de cuidados paliativos y será su novia Kay quien marque las reglas: bajo ningún concepto deben coincidir en el piso…, ni habrá necesidad de que se conozcan. Cada uno tiene asignado un lado de la cama… Tiffy ocupará el lado izquierdo.

Pero poco a poco la vida de Leon se va alterando con la llegada de la nueva inquilina. El piso adquiere una nueva fisonomía con los colores, a veces estridentes y chocantes si los combinas mal, de la ropa de la chica que vive con él; con los portavelas de aromaterapia que inundan el borde de  la bañera; con la increíble lámpara de lava que tiene un hueco en la sala de estar; con los exquisitos postres que prepara cuando está depre porque sale de una ruptura difícil después de una convivencia tormentosa y tóxica con Justin; con el puf sorprendente… y la preciosa manta tie-dye que encontró en el mercado de Brixton. El apartamento empieza a oler… a mujer.

Y comienzan a enviarse mensajes a través de post-its que pegan en la nevera o en la puerta del baño…o en cualquier otro sitio. El cocina strogonof de champiñones, ella delicias de avena o crujientes de chocolate… mensajes y deliciosa comida para compartir…

Aquí hay tantas cosas… Bromas, secretos, anécdotas, el desarrollo de la vida de dos personas que han ido cambiando en paralelo… o, no sé, al unísono. En diferentes momentos, en un mismo lugar.

Cada capitulo está contado en primera persona por uno de los protagonistas, Tiffy o Leon, imprimiendo ritmo a una historia que te atrapa con un humor muy inglés y grandes dosis de romanticismo. Amistad verdadera y desinteresada; amor tóxico con dependencia y maltrato psicológico que destruyen la autoestima; relaciones que dejaron de serlo pero que permanecen por no cambiar e influyen en el presente; errores judiciales que hunden la vida de un joven algo alocado; esperanza y triunfo del amor y la justicia… ingredientes bien colocados que hacen que la lectura sea muy agradable y ágil a la vez que te llenan de optimismo. Temas profundos como el maltrato psicológico, tratados de manera seria pero sin dramatismo, porque arropa la amistad que ayuda a salir del agujero; el horror que provoca la desidia de un abogado que no hace bien su trabajo y lleva a la cárcel a un joven lleno de ilusiones que ve cómo se truncan de repente, pero hay esperanza porque su familia cree en él y no lo abandonan…

Maudy Ventosa con el libro.

Maudy Ventosa con el libro.

No soy lectora de novela romántica, pero cada vez me gustan más las historias que acaban bien y te dejan con una sonrisa en los labios y buen sabor de boca… y además, está bien escrita.

Me sorprenden y me gustan los diálogos que anuncian quién habla y, a veces, también su estado de ánimo. Originales y divertidos. Imposible perderse en divagaciones. Personajes que evolucionan y se van conociendo a través de notas; a ciegas se empiezan a querer y necesitar…

Emoción y superación. Personajes principales muy bien definidos y a los que acabas queriendo, y secundarios con personalidad que también se hacen su hueco desde el principio.

Tendremos que aprender a hacer ganchillo y a tejer jerséis y gorros para el invierno. ¡Parece un buen comienzo! Lástima que no contemos con el libro de Katherin ni con sus clases con modelos. Hubiera sido estupendo conocerla también.

PERSONAJES:

  • Tiffany Rose Moore, Tiffy, es editora. Tiene que alquilar un piso en Londres que pueda pagar con su escaso sueldo. Tiene unos enormes ojos azules, la nariz pecosa y una larga melena rojiza. Tez pálida y unos pechos perfectos. Alta. Su madre dice que es de estructura ósea ancha. Divertida y con gustos muy personales a la hora de combinar las coloridas prendas que encuentra en tiendas de segunda mano…
  • Leon Twomey enfermero de cuidados paliativos siempre trabaja de noche. Alto, pelo rizado que no se alisa ni mojado. Facciones delicadas y ojos marrón oscuro. Orejas un poco de soplillo. No le gusta que las cosas cambien…, prefiere su rutina. Le da seguridad. Habla lo imprescindible y sus compañeros creen que ¡no le gustaría nadie que no tuviera una enfermedad terminal!
  • Justin siempre ha tenido el control y no acepta que su exnovia pase de él. Su ego se resiente. Es un maltratador que, como la mayoría, no sabe que lo es… Confunde amor con posesión. Es suya.
  • Richie es el hermano pequeño de Leon y a veces se ha descarriado un poco. Mide un metro noventa y complexión musculosa. Tiene el pelo oscuro y muy corto y los tatuajes le cubren los antebrazos y hay uno que asoma por el escote de la camisa. Guapo, con los ojos marrón oscuro, pensativos y pícaros.
  • Gerty es una abogada sagaz e inteligente que contesta de manera cortante y algo borde cuando lo considera necesario. Siempre es directa. Lleva botas de tacón y un moño bajo cogido con horquillas cuando tiene que acudir al juzgado y actuar como letrada.
  • Mo es psicólogo y comparte piso con Gerty. Junto con Tiffy, forman un grupo inseparable desde que se conocieron en la universidad. Es terapeuta y observa fijamente: es un profesional de leer el pensamiento y da la impresión de que nunca desconecta sus superpoderes…
  • Holly tiene ocho años y acaba de salir de una enfermedad muy dura, leucemia. Es sagaz e intuitiva y no se le escapa nada en cuanta a las relaciones que establece Leon. Se siente especial con él.
  • Rachel es diseñadora gráfica y compañera de trabajo de Tiffy. Juntas han tenido un gran éxito con el libro de Katherin Engánchate al ganchillo. Defensora incondicional de su amiga… conoce todos los tacos del mundo y sabe bien en qué momento utilizarlos y contra quien.
  • Señor Prior está al final de su vida y quiere encontrar al hombre que amó en un momento y una situación difícil, pero tiene pocas esperanzas ya… !Teje bufandas y gorros alucinantes!
  • Johnny White VI vive en Brighton y tiene muchos años, pero se mueve con gran agilidad. Al principio reniega de ser el auténtico Johnny… pero al final, no soltará la mano del señor Prior hasta que…

Y Katherin, y Kay, y la madre…. ¡Tendrás que descubrirlos!

RESEÑA del editor

Tiffy y Leon comparten piso.
Tiffy y Leon comparten cama.
Tiffy y Leon no se conocen.

Tiffy Moore necesita un piso barato, y con urgencia. Leon Twomey trabaja de noche y anda escaso de dinero. Sus amigos piensan que están locos pero es la solución ideal: Leon usa la cama mientras Tiffy está en la oficina durante el día y ella dispone del apartamento el resto del tiempo. Y su modo de comunicarse mediante notas es divertido y parece funcionar de maravilla para resolver las vitales cuestiones de quién se ha acabado la mantequilla y si la tapa del váter debería estar subida o bajada.
Claro que si a eso se añaden exnovios obsesivos, clientes exigentes, hermanos encarcelados por error y, lo más importante, el hecho de que aún no se conocen, Tiffy y Leon están a punto de descubrir que lograr la convivencia perfecta no es fácil. Y que convertirse en amigos puede ser solo el principio…

Lee y disfruta de un fragmento de la novela.

Beth O'Leary

Beth O’Leary

La autora:
Beth O´Leary se licenció en Lengua Inglesa antes de dedicarse a la edición de libros infantiles. Vive en el campo cerca de Londres y escribió su primera novela, Piso para dos, en el tren de ida y vuelta del trabajo. Ahora se dedica a la literatura a tiempo completo y si no está sentada trabajando se la puede encontrar acurrucada en el sofá de su casa con un libro, una taza de té y varios jerséis de lana (sin importarle el tiempo que haga).

El libro:
Piso para dos (título original: The Flatshare, 2019) ha sido publicado por el Sello Suma de Letras. Traducción de María del Mar López Gil. Encuadernado en rústica con solapas, tiene 496 páginas.

Cómpralo a través de este enlace con Casa del Libro.

En este enlace podrás ver la reacción de Beth al recibir por primera vez el libro en su casa.

Para saber más:
@OLearyBeth

 

 

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Literatura, Literatura, Narrativa, Por Maudy Ventosa

“La librería de los corazones solitarios”, de Robert Hillman

«La novela perfecta para quien haya tenido el corazón roto, para quien haya conseguido recomponerlo y para quien se lo haya dejado alguna vez en una librería.»

Maudy VentosaReseña escrita por Maudy Ventosa.

“Tuvo que ser la lluvia”, es la única explicación que encuentra Tom ante el abandono de Trudy, su esposa. Una chica de ciudad que conoció en Melbourne. Y de tanto darle vueltas, llega a la conclusión de que no es un buen marido, ni tampoco un buen granjero. Nunca pensó que ella estuviera desequilibrada. Y le rompió el corazón.

Cubierta de La librería de los corazones solitarios

Cubierta de: ‘La librería de los corazones solitarios’

Tom Hope tiene una granja que le dejó su tío Frank a los pies de la colina, cerca de Hometown, con muchas ovejas, que resulta que no son tan tontas como la gente cree; son animales optimistas; y un perro fiel que se llama Beau que las controla cuando quieren largarse sin permiso; también tiene vacas lecheras a las que hay que ordeñar todos los días, y árboles de manzanas, peras y nectarinas que poda después de verano. Josephine es su yegua, y Stubby un pony ciego que había adoptado. Sobre todo, Tom es un buen hombre. Porque, ¿cómo se dice cuando haces siempre las cosas como tienen que hacerse? ¿Ser una persona de fiar? Sí, Es muy de fiar.

La tristeza y la añoranza invaden el día a día de Tom cuando, por segunda vez, Trudy se lleva a Peter, el precioso niño que cuidó como si fuera su hijo. Saber que ocurriría no le consuela porque el dolor es profundo y la añoranza hace que ande con la cara mojada por las lágrimas. Él, que no solía llorar echa de menos los abrazos. Solo el fiel Beau le lame con cariño. Lija, pinta, ordeña, poda… pero no tiene cerca a quien amar. Aunque, tal vez, podía existir una mujer que se alegrara de estar con él. No era imposible. Existen segundas oportunidades cuando aún te queda mucho amor que dar.

Maudy Ventosa (2)

Maudy Ventosa

Hometown no tiene librería, aunque el tío Frank era un gran lector y una vez Tom leyó varias hojas de un cuento que le dejó. Algo de las “navidades” de un tal Dickens, y lo cierto es que le había gustado. Y ahora ha llegado al pueblo una mujer extravagante y madura, que dicen que está loca, y quiere poner una. Se llama Hannah Babel y es judía, de Hungría. Y también es profesora de música. Flauta y piano.

Tom sabía soldar y hacer estanterías; las que se necesitaban para la librería de Hannah.

Y el drama que arrastraba esta mujer loca poco a poco fue curándose con la palabra escrita, con los libros que acunaba con veneración: ficción, biografías, viajes… y una sección de novelistas australianos contemporáneos además de clásicos alemanes, rusos y franceses sin traducir. ¿Pretendes que gestione una librería para perezosos? Cualquiera puede aprender alemán en dos semanas.

Tom no sabe nada de Auschwitz, el campo de concentración cerca de Cracovia, en Polonia, a donde fue llevada Hannah con Leon y Michael, y del que salió sola. Es una superviviente que sabe que si olvida, los alemanes habrán ganado. Y no quiere olvidar aunque vuelva a reír con fuerza y se cambie de vestido a diario y lleve tacones en el pueblo. Y elija un nuevo marido al que amar con pasión. Un hijo nunca más. Nunca más.

La librería de los corazones solitarios contaba con siete mil quinientos ejemplares, pero había que llegar a los veinticinco mil. Los mismos que quemaron en Opernplatz, Berlín, estudiantes alemanes llenos de odio. El padre de Hannah elevó una oración de perdón, porque iba por la vida perdonando incluso cuando no estaba especialmente justificado. Cada libro, en su enorme biblioteca, ocupaba su lugar en la narrativa mundial. Lo mismo pensaba Han y en su librería no aprobaba la existencia de colonias en las estantería y obligaba a todos los autores a convivir en un kibutz literario.

Hannah hizo un largo recorrido por Europa llevando la librería siempre en su cabeza. Y por fin se paró en Australia. En la librería de los corazones solitarios. En Tom Hope.

El campo australiano luce espléndido, el amor a los animales y la sensación de libertad es inmenso en contraste con la rigidez y la soberbia de ciertos grupos religiosos. El odio y la sinrazón frente a la esperanza, la dulzura y el amor incondicional. Y la familia.

PERSONAJES:

  • Tom Hope tiene el pelo rubio y sus extremidades son largas y limpias. Hace las cosas como tienen que hacerse. Cuida las ovejas y las vacas de la granja que le dejó su tío Frank. Es esencialmente bueno y sabe amar, pero las mujeres le dejan. Es dulce, tierno y justo, y Peter quiere vivir con él.
  • Hannah Babel es judía y dicen que está loca. Es vital, tiene el pelo ensortijado y voluminoso. Lleva vestidos bonitos cada día. Ha recorrido un largo y duro camino y su corazón está lleno de cicatrices profundas. Ha perdido casi todo. Escribió su tesis sobre el barroco húngaro mientras criaba un bebé y horneaba pan challah. Por la noche descorre las cortinas de la habitación. Necesita ver el exterior porque en la guerra pasó muchos días en lugares oscuros.
  • Peter es hijo de Trudy y adora a Tom. Quiere vivir con él. Es duro y estoico y aguanta los correazos en el trasero sin proferir un grito. Ama las colinas y la granja. Sueña con volver a casa, con su padre. Aprendió a escuchar y a contener las emociones. Era como si hubiera un estanque de agua transparente dentro de él…
  • Trudy siente un vacío enorme que no es capaz de llenar el hombre que la ama y del que huye dos veces. No quiere a su hijo hasta que es demasiado tarde y tendrá que hacer algo horrible para salvarle, pero lo hará. Aprendió tarde. Inestable e inmadura. Infeliz.
  • Michael es un hijito pequeño de apenas tres años. Se perdió en Auschwitz. Alguien dijo que de él no quedó nada. Ni un diente.
  • Maggie trabaja en la tienda de Babel. Se cortó sus largas trenzas y se puso gafas.
  • Leon fue el primer marido de Hannah. Un gigante intelectual que hablaba con los rusos.
  • Stefan fue el segundo marido. Leía a Berenson. Era sobrino de Isaiah.
  • George Babel, el padre de Hannah tenía tres objetivos para ella: enviarla a la universidad, que aprendiera a mantener una cocina siempre kosher, alimentar al esposo y desarrollarse profesionalmente. Amaba los libros.
  • Bernie Shaw tenía un chucho grande y bobo y había recogido fruta para Tom durante sus vacaciones anuales en State Rivers.
  • Y una lituana que se llamaba Elizabeth que daba clase a las lituanas que querían aprender yiddish; y Zalman, un hombre culto, comprometido y austero; y Lette y Eva…y más…

En “La librería de Madame Babel” los libros están ordenados por títulos, en orden alfabético. No por autor. En hebreo, es La librería de los corazones solitarios, pero solo lo sabe ella.
La segunda librería está en el granero luterano alemán mejor conservado de Australia, y se ha convertido en la librería más bella de Australia…

  • Y el pastor Bligh, soberbio y malvado que antes conducía una locomotora; y Monique, la madre de Trudy y su hermana Tilly… y más…

SINOPSIS de la editorial:
¿Puede una pequeña librería sanar dos almas rotas?
Tom Hope no piensa que se le dé especialmente bien ser granjero. Solo hace lo que puede: ordeña las vacas, recoge las manzanas, cuida de las ovejas… Tampoco se considera un buen marido porque su esposa lo abandonó y se llevó consigo al pequeño Peter. Pero cuando en su vida aparece Hannah Babel, la alegre y excéntrica mujer que quiere montar una librería en el pueblo, él se atreve a soñar que podrían ser felices juntos.

Sin embargo, en 1968 solo han transcurrido veinticuatro años desde que Hannah llegara a Auschwitz con su hijo pequeño y saliera sola. Y Tom se enfrenta a una batalla contra el dolor y el recuerdo que todavía apenas puede imaginar.

Lee y disfruta de un fragmento de la novela.

Robert Hillman

Robert Hillman

El autor:
Robert Hillman ha escrito numerosos libros, entre los que destaca su obra autobiográfica de 2004, The Boy in the Green Suit, que le mereció el National Biography Award. La historia de un adolescente abandonado por su madre y desconcertado por su padre que busca consuelo y escapa en un barco con destino a Ceilán y que acabará en Atenas, Estambul, Teherán y Kuwait. Desde el trabajo en un hotel de lujo a la estancia en una cárcel de la frontera, es la historia de un viaje iniciático. Actualmente, Hillman vive en Melbourne, Australia, pero creció en Victoria, un pequeño pueblo de la zona rural construido junto a una presa que le llevaba a imaginar qué pasaría si los muros cedieran y él tuviera que rescatar a sus habitantes. «Estas fantasías de triunfo fueron el comienzo de mi vida como escritor», afirma.

El libro:
La librería de los corazones solitarios (título original: The Bookshop of the Broken Hearted, 2019) ha sido publicado por el Sello Suma de Letras fuera de colección. Traducción de Isabel Murillo Fort. Encuadernado en rústica con solapas, tiene 384 páginas.

Cómpralo a través de este enlace con Casa del Libro.

Como complemento pongo un vídeo realizado por Mooresville (IN) Public Library de “The Bookshop of the Broken Hearted“.

.
Para saber más:
https://www.roberthillmanauthor.com/

Deja un comentario

Archivado bajo Literatura, Literatura, Narrativa, Por Maudy Ventosa