Archivo de la etiqueta: Suma de Letras

«Los mil nombres de la libertad», de María Reig

«Dígame una cosa señor Guzmán. ¿Por qué se teme tanto la palabra “libertad”? Me he dado cuenta de que, salvo usted, nadie lo dice. La mayoría actúa como si nada hubiera ocurrido.»

MaudyReseña escrita por Maudy Ventosa.

La periodista y escritora barcelonesa María Reig ha publicado una nueva novela, Los mil nombres de la libertad, de la mano de Suma —Penguin Random House—.

Cubierta de 'Los mil nombres de la libertad'

Cubierta de: ‘Los mil nombres de la libertad’

Con pluma ágil, propia de los escritores consagrados, con descripciones sensoriales que te transportan junto a un mar de una calidez que te traspasa, bajo el cielo de unas nubes hechiceras, una documentación exhaustiva y trabajada, mezclada convenientemente con una creatividad sensible y delicada, la autora nos traslada a esa España de Fernando VII donde las conspiraciones se encontraban en cualquier taberna, en las aulas de la facultad, en los cuarteles de los militares… Se ha instalado la desconfianza en una sociedad que no se atreve a decir en voz alta lo que piensa por miedo a la tortura y, por supuesto, a la muerte. Los aristócratas se han consolidado y han acumulado riquezas gracias al comercio con América y a las rentas de sus muchas posesiones. Los estratos sociales están bien diferenciados porque los que pertenecen a la clase más baja no saben leer frente a los hijos de los hacendados que hacen carrera con poco esfuerzo.

Es la época de francmasonería, de las logias… Algo que el rey quiere erradicar, y no es cuestión de llevarle la contraria, pero ¿lo conseguirá ahora que está próximo el fin de Napoleón, o continuarán ejerciendo su actividad en las sombras con una nueva amenaza que ya tiene nombre y se expande como la espuma por toda la península? Hablamos del liberalismo.

Los rumores del fin definitivo de Napoleón, tras la derrota de Waterloo, se colaban en las calles de Santa Cruz. Los últimos coletazos habían tomado el nombre de los Cien Días, periodo que se había extendido desde el 16 de marzo hasta el 8 de julio de aquel año. Pero ya no quedaba casi nada del poder que había puesto en jaque a una vieja Europa que ahora luchaba por recuperar el control en el Congreso de Viena, cuya acta final se había elaborado a principios del mes de junio.

Viajamos con la hija de una familia acomodada desde Santa Cruz de Tenerife hasta Cádiz, cuna de la Constitución de 1812, cuando su padre, Don Lorenzo de Villalta, recibe una carta misteriosa que cambiará el rumbo de esta joven alegre, curiosa y fuerte. Allí también recala, desde Jerez de la Frontera, el joven Modesto Andújar, que quería estudiar leyes y acaba en la carrera de Comercio como dicta su padre. El tercero en discordia será el inteligente y vividor Alonso Guzmán, un ex teniente coronel que vive más de noche que de día. ¿Se cruzarán sus caminos? Pero habrá otros personajes importantes que irán descubriendo a medida que continúen leyendo la obra…

Asistimos, en Cádiz, a un acontecimiento único para el pueblo llano deseoso de huir de sus miserias y reflejarse, aunque solo fuera por un momento, en aquellos que tenían más fortuna: ser testigos de la llegada de doña Isabel, futura reina de España, y doña María Francisca de Braganza, hermanas, para casarse con dos hermanos, Felipe VII y su hermano, el infante Carlos María Isidro.

Con María Reig también recorreremos la Salamanca de la época, una ciudad en la que los restos de la guerra están plasmados en los esqueletos de edificios en ruinas, en los claustros de los que solo asoman un par de arcos abandonados, con unas fachada derruidas y bajas; la barbarie y la desolación de la contienda han dejado sus recuerdos grabados en la piedra. Una herida abierta y supurante para todos los salmantinos. Es desolador contemplar cómo quedó destruido el barrio universitario, El colegio de Ovidio, el Trilingüe, los conventos de San Agustín o San Cayetano…. Todo había desaparecido gracias a la intervención de los franceses, los ingleses y, como no, de los españoles. Entre todos borraron una parte de la identidad de Salamanca al establecer en estos edificios sus campamentos militares. Después de la guerra, era conocido como El barrio de los Caídos.

Nos queda aún por visitar Madrid, Asturias, Sevilla, Aranjuez, de la mano de una autora que convierte la historia en una aventura sin tregua en los albores del siglo XIX, cuando había acabado la guerra de la Independencia y estaba en ciernes el nacimiento de un estado liberal.

Historia, aventuras, intriga, lealtad, amor… En Los mil nombres de la Libertad conviven personajes reales con otros de ficción. Todos tratados con el respeto y la maestría que imprime a los protagonistas de sus novelas María Reig, obras en las que queda patente el intenso trabajo previo realizado por la autora y que, en este caso, da lugar a una narración de casi novecientas páginas. Pero no se asusten, porque Los mil nombres de la Libertad les va a atrapar desde la primera página, a medida que van apareciendo los personajes que la pueblan y la excelente recreación que hace de una época crucial y no muy lejana de la historia de España.

  • PERSONAJES:
    Don Lorenzo Villalta, el padre, de salud frágil al que le gusta participar en la política local. Casado con Micaela Aguilar.
  • Inés, la hermana mediana de Blanca, con quien comparte habitación. Es una joven inquieta en casa y tímida en sociedad, pero sobre todo es curiosa, fuerte y valiente.
  • Alonso Guzmán, vive más de noche que de día, era teniente coronel; su apellido deja rastro y el rey le pide que sea baluarte de la monarquía. Inteligente e irreverente. Tiene 30 años.
  • Modesto Andújar va a estudiar a Cádiz. Su vocación es estudiar Leyes. No sabe que en el Cádiz actual no se puede decir en voz alta ciertas cosas… Y Filomena Esquivel que genera felicidad, de corta estatura, cabellos grises y dientes picados.

Blanca es pintora, del hogar burgués de la Casa de los Villalta, casada con Julio Gutiérrez del Peral, de familia hidalga de origen castellano. Y El marqués de Villanueva del Prado, que había sido presidente de la Junta Suprema de las islas al inicio de la guerra; O’Neil, es segundo cabo y comandante general de las Islas Canarias; y Jacinto Aguilar, hermano mayor de la señora de Villalta. Esposa Virtudes Hinojosa, hija del V barón de Tuy. Empática y despierta y muchos más…

Incluyo una relación exhaustiva de personajes históricos que aparecen en la novela, tomados del excelente dossier cedido por la editorial:

Ángel de Saavedra, duque de Rivas (1791-1865), dramaturgo y poeta que combinó su carrera literaria con una estrecha conexión con la política; Antonio Alcalá Galiano (1789-1865), jurista, político y escritor; Carlos IV de Borbón (1748-1819), Rey de España desde 1789 hasta 1808; Carlos María Isidro de Borbón (1788-1855), Infante de España, hijo de Carlos IV de Borbón y María Luisa de Parma y hermano de Fernando VII; Conde de Miranda, gentilhombre de cámara y mayordomo mayor de la Casa Real; Duque de Angulema, Luis Antonio de Borbón y Saboya (1775-1844), militar, miembro de la familia real francesa; Francisca Javiera Ruiz de Larrea y Aherán, «Frasquita Larrea» (1775-1838), intelectual y anfitriona de una de las dos tertulias más importantes del Cádiz de las Cortes, de corte conservador, madre de la escritora Cecilia Böhl de Faber; Evaristo San Miguel (1785-1862), militar y político; Francisco Espoz y Mina (1781-1836), guerrillero y militar; Fernando VII de Borbón (1784-1833), Rey de España desde 1808 a 1833 con la interrupción de la ocupación francesa entre 1808 y 1814; Francisco Martínez de la Rosa (1787- 1862), escritor y político; I Conde de La Bisbal, Enrique José O’Donnell (1776-1834), militar y político; José de Madrazo y Agudo (1781-1859), pintor perteneciente a la corriente neoclasicista; Margarita López de Morla y Virués (1790-1850), intelectual jerezana y anfitriona de la tertulia liberal del Cádiz de las Cortes; María Antonia de Nápoles (1784-1806), Princesa de Asturias entre 1802 y 1806; José María Blanco White (1775-1841), periodista y político; José María de Torrijos Uriarte (1791-1831, militar y político; María Francisca de Braganza (1800-1834), Infanta de España entre 1816 y 1834; Juan Álvarez de Mendizábal (1790-1853, financiero y político; María Josefa Amalia de Sajonia (1803-1829), Reina consorte de España desde 1819 a 1829; María Luisa de Parma (1751-1819), Reina consorte de España desde 1781 hasta 1808; María Rita de Barrenecha (1757-1795), escritora que formó parte de los círculos ilustrados madrileños y fue anfitriona de una conocida tertulia; María Rosa de Gálvez Cabrera (1768-1806), dramaturga y poetisa; Rafael del Riego (1784-1823), militar y político; Pedro Collado «Chamorro», amigo de Fernando VII; Pedro Macanaz (1764-1830), político y diplomático; Vicente López-Portaña (1772-1850), pintor e integrante de la camarilla.

Lee y disfruta de un fragmento de la novela.

María Reig

María Reig

La autora:
María Reig López-Acedo (Barcelona, 1992) estudió Periodismo en la Universidad Complutense de Madrid y un Máster en Dirección de Comunicación Corporativa en EAE Business School. A los 25 años decidió centrar todos sus esfuerzos profesionales en que su primera novela, Papel y Tinta, viera la luz. En febrero de 2018, desarrolló una campaña de crowdfunding con el objetivo de recaudar fondos para la promoción del libro y en poco más de 24 horas consiguió el fondo requerido y ser publicada por Suma de Letras. Desde entonces Papel y tinta lleva vendidos más de 80.000 ejemplares y los derechos audiovisuales han sido adquiridos para su adaptación a serie de televisión. En 2020 publicó Una promesa de juventud y obtuvo una gran acogida. Los mil nombres de la libertad, su tercera novela, supone su consagración como escritora.

El libro:
Los mil nombres de la libertad ha sido publicado por la Editorial Suma de Letras en la Colección Suma. Encuadernado en tapa dura con sobrecubierta, tiene 880 páginas.

Como complemento pongo un vídeo en el que María Reig nos habla de su libro Los mil nombres de la libertad.

.
Para saber más:
https://mariareig.es/
María Reig en Wikipedia.
https://twitter.com/maria_reig
https://www.facebook.com/MariaReigEscritora/

2 comentarios

Archivado bajo Historia, Literatura, Literatura, Narrativa

«Nos crecen los enanos», de César Pérez Gellida

«Un circo… hace días que no encuentro mejor imagen con la que comparar la que tenemos montada que la de un gigantesco circo gobernado por la improvisación y donde cada espectáculo empeora el anterior hasta que al final las fieras se zampan al público.»

MaudyReseña escrita por Maudy Ventosa.

El escritor vallisoletano, quizá el autor más importante de novela negra en España, César Pérez Gellida, acaba de publicar en Suma de Letras un nuevo thriller, Nos crecen los enanos. Una novela estremecedora, brutal y adictiva, características propias de las obras de este autor.

Cubierta de 'Nos crecen los enanos'

Cubierta de: ‘Nos crecen los enanos’

Un escritor de éxito, se convierte en narrador protagonista, haciéndonos partícipes de lo que piensa y siente en cada momento, mientras que a través del omnisciente conoceremos el resto de la trama, una sucesión de acontecimientos macabros que se desbordan cuando un perro descubre dos cadáveres en un pinar cerca de Ureña. Es el detonante para que el asesino dormido que se creía a salvo despierte y actúe de nuevo dando rienda suelta a todas las perversiones de índole sexual que padece, elevando el grado de violencia al máximo a medida que vaya satisfaciéndolas.

Las señas de identidad de Gellida son inconfundibles: un ritmo trepidante y ágil —todo transcurre en un mes—, con lo que consigue la implicación del lector para que no pueda abandonar la novela y se posicione frente a los personajes; el comienzo de cada capítulo con una definición muy particular del sustantivo que adelanta, a modo de sinopsis, la esencia de lo que viene a continuación —a la altura del mejor académico—; cambiar de personajes, situación y emplazamiento comenzando el párrafo con las palabras con las que acabó el anterior; documentación excelente sobre fisiología, añadiendo un realismo exagerado y unas dosis de tensión brutales porque es capaz de explicar perfectamente, por ejemplo, qué ocurre en el globo ocular cuando es reventado por un picahielos y, lo más importante, un perfecto conocimiento sobre los trastornos de personalidad que caracterizan a los psicópatas y los alejan de la realidad. Algo que muchos profesionales que luchan para atrapar a los malos y los colegas psicólogos pueden llegar a envidiar. ¡Magnífico Gellida!

En el terreno onírico no se puede tener el control de ninguna situación. La doctora Velasco tenía mucha razón: en el subconsciente no hay ninguna norma que impida fantasear con los deseos primarios…

Los personajes de la novela son viejos conocidos de los lectores, la mayoría provienen de Astillas en la piel y La suerte del enano, pero también tienen su momento otros más antiguos, como Otto Bauer o Erika Lopategui, que aparecen en Todo lo mejor y Todo lo peor. Gellida, de esta manera, mantiene a los actores vivos, prestos a mostrarse de nuevo en historias paralelas sin alejarse de la trama principal.

El vocabulario que utiliza el autor es riguroso y preciso, dado que muchas veces es complicado definir con precisión estados de ánimo o diferenciar y poner nombre a las emociones que sienten los seres humanos. Maneja la culpa y el dolor que arrastra Sara; el terror y la esperanza como calamidad a la que se agarran los débiles pensando que no van a morir; la ausencia de empatía, la deshumanización  y el egocentrismo del asesino; el deseo de quitarte la vida cuando te conviertes en tu peor enemigo; amplía la pista del circo para que los personajes discurran por el cual malabaristas bajo la batuta de un psicópata que los lleva al límite; desciende a lo más sórdido del comportamiento humano, a las miserias y el dolor que conlleva un comportamiento tan cruel como obtener gratificación sexual mediante el sufrimiento atroz de otra persona. Y nos pone frente al espejo demostrando que es mejor que atemos corto y no dejemos salir al demonio que llevamos dentro.

Como la mujer de goma, Gellida estira el suspense hasta el final, con giros sorprendentes e inesperados, porque al final importa el resultado, aunque suponga contravenir las leyes. Decía el escritor que no hay mejor modo de conocerse que experimentar… Pero cuidado, que eso no es solo potestad de los malos.

Aunque suene a tópico, la realidad y la ficción se funden y se confunden cuando uno es lo bastante hábil para elegir los ingredientes a conveniencia y agitarlos bien antes de servir el cóctel.

El asesino se creía impune, y eso fue su perdición. No valoró convenientemente al personaje al que el autor le enfrentaba. Digno rival. Que nos dará todavía muchas sorpresas. ¿En Valladolid o por otros lares? Estamos preparados y ansiosos ¿O aterrorizados?

César Pérez Gellida con Maudy Ventosa

César Pérez Gellida con Maudy Ventosa

PERSONAJES:

  • Sara Robles, ácida, almibarada, mordiente y divertida; tremendamente sensual pero fría e impenetrable. Incapaz de controlar el sexo. Cuando era pequeña se refugiaba en su mundo interior. Ahí era inmune.
  • Álvaro Rodríguez López, escritor de fama. Talibán del autocontrol y con una magnífica memoria fotográfica.
  • Ramiro Sancho, de barba pelirroja, alto, ciento noventa centímetros de humanidad, espalda ancha, cabeza rapada. Jefe de una de las Transnational Operating Cells de la Interpol.
  • Paz Velasco, doctora psicóloga y criminalista experta en trastornos de la personalidad. Atiende al escritor desde hace cuatro años.
  • El teniente Bittor Balenziaga es el jefe del Grupo de Homicidios de la Unidad Orgánica de la Policía Judicial adscrita a la Comandancia de la Guardia Civil de Valladolid, está separado y los niños están con su mujer en Bilbao. Sus ojos son verde oliva.

Y la Sargento Verónica Quiñones; y el Comisario Herranz-Alfageme, Copito por su tez nívea; y el subinspector Álvaro Peteira, compañero de Sara; y Ruth Domínguez Cazón, redactora jefe de nacional, de Actualidad Digital; y el alemán Otto Bauer, presidente de una de las organizaciones más importantes del mundo; y el nigeriano Azubuike Makila, responsable del TOC, inspector general; y un padre, ex guarida civil que tiene mucho amor por dar a su hija y brazos protectores… y todos los demás.

Sinopsis:
Un asesino sádico e inteligente con un único objetivo: no ser atrapado jamás.
Dos cadáveres han aparecido en un pinar de Valladolid. Según la autopsia uno de ellos es el principal sospechoso de unos crímenes acaecidos en el municipio de Urueña varios años atrás. Este giro de guion pone en alerta a Bittor Balenziaga y Sara Robles, los policías y guardias civiles encargados de aquel caso, sobre todo cuando empiezan a aparecer otros cadáveres por distintos puntos de la geografía nacional. Y todos con el rostro desfigurado tras practicarles la sonrisa de Glasgow.

César Pérez Gellida construye con maestría una trama escalofriante llena de giros y personajes memorables. Nos crecen los enanos es una novela brutal y afilada que trasciende los límites de lo policial y nos ofrece un fresco de relaciones humanas inquietante.

Lee y disfruta de un fragmento de la novela.

Cesar Pérez Gellida

César Pérez Gellida

El autor:
César Pérez Gellida nació en Valladolid en 1974. Es licenciado en Geografía e Historia por la Universidad de Valladolid y máster en Dirección Comercial y Marketing por la Cámara de Comercio de Valladolid. Ha desarrollado su carrera profesional en distintos puestos de dirección comercial, marketing y comunicación, hasta que en 2011 decidió dejarlo todo para comenzar una carrera profesional en la escritura. Hasta ahora ha escrito 13 libros y ha recibido varios premios por su tarea literaria. Es uno de los escritores de novela negra más importantes de España.

El libro:
Nos crecen los enanos ha sido publicado por la Editorial Suma de Letras en su Colección Suma. Encuadernado en rústica con solapas, tiene 616 páginas.

Como complemento pongo el booktrailer del libro Nos crecen los enanos, de César Pérez Gellida.

.
Para saber más:
https://perezgellida.es/
https://www.facebook.com/cesar.perezgellida

Deja un comentario

Archivado bajo Literatura, Literatura, Narrativa, Literatura. Novela Negra, Por Maudy Ventosa