Archivo de la etiqueta: Suma de Letras

“Todo lo demás era silencio”, de Manuel de Lorenzo

«No se puede controlar el qué ni el por qué,
pero sí el cuándo y el cómo.»

maudy-ventosa-2Reseña escrita por Maudy Ventosa.

Cubierta de Todo lo demás era silencio

Cubierta de: ‘Todo lo demás era silencio’

Tengo delante de mi la primera novela de Manuel Lorenzo, Todo lo demás era silencio, y transcribo parte de la dedicatoria que me escribió ayer: Porque todas las historias que terminan, terminan mal: Salvo que a uno se le permita elegir el final…
Así comenzamos a hablar de este libro que, a priori parece fácil de leer por la extensión; pero cuando te adentras en él ves que es todo lo contrario porque has de pararte en cada página para apuntar una frase que contiene muchas, para saborear esas lentitudes que traspasan sus líneas. Porque en este libro cabe el amor, la amistad, el azar, la soledad, la ausencia, el rencor, las raíces, el miedo, la felicidad, la esperanza…, en una palabra: la vida. Dice que no puede haber oscuridad sin luz. Destaca lo optimista y lo esperanzador porque lo que viene detrás es lo contrario. Por eso llama lentitudes a los momentos especiales en los que la vida va despacio, como cuando Lucía mira el cielo y ve la estela blanca que deja un avión al pasar. Ese cielo siempre estará ahí para ella. Son momentos de felicidad absoluta. Es una novela de contrastes en realidad, afirma.

Narra la historia de una pareja a la que se le tuerce la vida de repente; el suelo se rompe bajo sus pies. No queda más remedio que tomar las riendas e iniciar un viaje a Galicia para poder elegir un final. Lucía no necesita regresar a una aldea, necesita regresar a un verano en el que cabía toda la vida. ¿Quién supera la carga emocional y la sensibilidad que contiene esta frase?. Cuando Manuel habla de su tierra, su lenguaje es mucho más descriptivo, se vuelve más rico porque contiene color y contiene música; cuando la acción se sitúa en algún lugar de Madrid, es capaz de trasladarnos la sensación agobiante y dolorosa que atraviesa Julián. Maneja la palabra con elegancia, precisión y contundencia. Muy gallego, diría yo.

La construcción de los personajes está muy cuidada y trabajada porque ha pasado mucho tiempo definiéndolos, y aunque no se parecen a nadie en particular, cada uno contiene muchas partes de otros: es la personalidad de alguien, el sentido del humor de este otro, el miedo de aquel… soy una persona absolutamente maniática. Tengo más apuntes sobre el libro que las propias páginas del libro. Y al final se acaba produciendo un cambio de roles en los personajes, porque no hay más remedio que asumir y ser fuerte, y buscar esa luz y esa estela de los aviones mirando al cielo. Ese cielo que no muta, que siempre está. También para Julián, para buscar luz.

El azar lo impregna todo desde la primera hoja, pero no en el plan metafísico que podemos suponer, sino como algo distinto al destino, como una concatenación de circunstancias de los elementos que se van engranando en un puzle que acaba concluyendo en tu presente actual. Es la filosofía de Fernando: incluso para que las cosas más fortuitas sucedan, todas las piezas tienen que haber encajado antes. Todas las pequeñas cosas que controlamos y no controlamos, se disponen en el tablero y eso acaba haciendo que la vida de una persona acabe siendo lo que es y solamente la que es. Tiene muy claro que cuando una persona pasa toda la vida con otra, es porque no puede ser de otra manera, porque, en el presente, las circunstancias personales de cada uno son las que son y solo las que pueden ser. Rotundo y absolutamente convencido. Es posible que Fernando tenga mucho de ti también…

Le pregunto cómo es esa sonrisa plena de gramática y sintaxis, otra de las frases insuperables… y me contesta que quizás sea una sonrisa también plena de semántica, muy elegantemente construía, y perfectamente formada y muy elocuente. Cuando la gramática, la sintaxis y la semántica son perfectas, la sonrisa lo dice todo sin tener que decir nada.

Otra frase para enmarcar: es amistad cuando se traspasa el silencio…Cuando una persona está con otra y no necesita hablar es porque es tan absoluta la sintonía, que no pasa nada, es síntoma de verdadera amistad, de verdadero cariño… Ese silencio es lo que nos dice si dos personas se quieren y una es complementaria de la otra. Amistad con mayúsculas.

Le pregunto también si se puede echar de menos lo que no se ha vivido. Me contesta que es una añoranza singular… es volver al cielo, a los aviones, al mismo humo; es asirse a un anclaje vital, porque si mira al cielo puede situarse en un momento, es un estado vital. Me dice que la infancia es una patria porque no existía el futuro. Se necesita volver al presente cuando no hay futuro. Es parte del viaje de Lucía. A veces dejamos felicidades atrás… donde fuiste feliz debes volver…. Tu felicidad está allí, tienes que volver .

Cuando hablamos de la relación madre-hija que aparece en el libro, me explica que hay una forma torcida de quererse que consiste en el mutuo resentimiento, cuando la cuerda que les une se va debilitando. Me impresiona leer que ¡guardarse rencor debe hacerse en persona!

¡Tengo tantas frases tuyas subrayadas!: proveedor de nostalgia; en sus páginas descubrió mucho más que lo que había ido a buscar; comenzaron a intercambiar silencios; el azar es una nube indefinida de posibilidades

Afirmas que es imposible ser escritor gallego y no ser acreedor de Rivas, Cunqueiro, Camba… dices mucho en muy pocas palabras, evocas imágenes con pocas descripciones. Eres prosa poética y no dejas indiferente porque sacudes y remueves muchas emociones.

Por último, te pido consejo para poner una tienda de nostalgia… Me contestas que la nostalgia es lo que sientes como propio, lo que tienes grabado en la memoria, lo que es tuyo; no está en venta, cada uno tiene su propio tesoro, siempre está en la memoria… la nostalgia no debe estar en venta, porque no tienen precio… No pongo una tienda. ¡La nostalgia no se debe vender!

Me despides diciendo que ha sido como hablar con alguien que sabe lo que has intentado plasmar aquí. ¡¡¡ Mil gracias!!!

Lucía fue a buscar felicidad, no a cerrar el círculo.
Y yo también, cuando me encuentro mal, siempre regreso a los lugares donde fui feliz.

PERSONAJES

  • Lucía es luz. Tiene 46 años y los recuerdos de un verano al que necesita volver, porque en ese verano cabía toda una vida. Es apasionada, pero enseña a Julián a vivir despacio. El único camino que no está preparada para emprender es el del regreso. Tiene un precioso balcón con geranios blancos y naranjas.
  • Julián halla consuelo en sentirse desdichado. Desde niño, siempre se sintió asustado e inseguro en público, y disimula su inseguridad sintiéndose arisco. Es inquieto, ansioso, urgente.
  • Fernando es su vecino y el mejor amigo de Lucía. Ella dice que es su proveedor de nostalgia.
  • La abuela Carmen ya murió, pero nunca perdonó a su hija Rosario que dejara de odiarla.
  • Rosario es la madre de Lucía. Se viene Madrid porque la lejanía es lo único que ha logrado no apartarla del todo de su madre.
  • Antón es valentón y engreído, y se enamora de Lucía. Y también están Raquel, que se da aires de ciudad, y el pequeño Josito, y Gonzalo, y Marina, y Lourdes. Y lugares que son uno más. Mucho más…

SINOPSIS de la editorial:
Lucía
y Julián son una pareja como tantas otras, dos personas que saben aprovechar las pequeñas dosis de felicidad cotidiana que les regala a vida. Sin embargo, de un día para otro su realidad da un vuelco y se topan de frente con el dolor y el abismo.

Eso hará que los dos emprendan un viaje hacia los orígenes –un viaje físico y psicológico, conjunto e individual- en el que descubrirán el inmenso valor de los recuerdos. 
Manuel de Lorenzo escribe una primera novela que nos traslada de Madrid a Galicia y es capaz de crear imágenes certeras y brillantes en una atmósfera que envuelve al lector, llena de lúcidas reflexiones acerca de la pérdida, del azar y del miedo.

Lee y disfruta de un fragmento de la novela.

Manuel de Lorenzo con Maudy Ventosa

Manuel de Lorenzo con Maudy Ventosa

El autor:
Manuel de Lorenzo nació en Ourense en 1981 y, según él mismo afirma, a pesar de sus esfuerzos por ganarse la vida decentemente terminó siendo escritor. Asegura que solamente le gusta escribir sobre aquello que le apasiona en particular y quizá por eso al final siempre acaba escribiendo sobre la vida en general. Durante los últimos años ha trabajado para diferentes medios de comunicación, bien en prensa escrita, como columnista y articulista, bien en radio y televisión, como colaborador y guionista.
Opina que la literatura, aunque a veces no lo parezca, todavía tiene algo que ver con el arte de inventar y contar historias.

El libro:
Todo lo demás era silencio ha sido publicado por el Sello Suma de Letras en su Colección Suma. Encuadernado en rústica con solapas, tiene 192 páginas.

Cómpralo a través de este enlace con Casa del Libro.

Como complemento pongo un vídeo grabado por Maudy Ventosa en el que Manuel de Lorenzo nos habla de su novela Todo lo demás era silencio.

.
Para saber más:
@manu_delorenzo

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Literatura, Literatura, Narrativa, Por Maudy Ventosa

“Vuelo 19”, de José Antonio Ponseti

«Te han informado mal sobre mí, estoy muy vivo».
‘Georgie’
.

Cubierta de Vuelo 19

Cubierta de: ‘Vuelo 19’

Esta novela está basada en un hecho real, muy real ocurrido el 5 de diciembre de 1945. La Segunda Guerra Mundial ha terminado y todos los soldados desean regresar a casa. Cinco aviones TBM Avenger despegan de la base de Fort Lauderdale para una sencilla misión de entrenamiento en el océano, pero tras una serie de dificultades y malas decisiones desaparecen sin dejar rastro.
Al cabo de unas horas un avión del operativo de rescate, que ha salido en su búsqueda, tampoco regresa. Tras unos angustiosos días donde se articula un amplio dispositivo, todos los tripulantes del Vuelo 19 son dados por muertos.
El día después de Navidad el hermano de uno de los desaparecidos recibe un telegrama:

«Te han informado mal sobre mí,
estoy muy vivo».

El 26 de diciembre de 1945, el cabo de los marines Joseph Paonessa recibe un telegrama con ese escueto texto firmado por «Georgie». Ese es el modo en que su madre, solo ella, llamaba a su hermano George, sargento de marines, por lo que, teniendo en cuenta que falleció hace unos años, eso significa que el mensaje lo envía realmente su hermano, algo que no resultaría extraño de no ser porque «desapareció del mapa, se esfumó, se lo tragó la tierra o el mar» veintiún días antes cuando participaba como operador de radio en el ya en ese momento tristemente conocido Vuelo 19.

El 5 de diciembre de 1945 ha pasado a la historia por ser el día en que un total de seis aviones y veintisiete personas desaparecieron cuando sobrevolaban el Atlántico (en la zona que a partir de la siguiente década sería conocida como el Triángulo de las Bermudas). Cinco aviones bombarderos torpederos Grumman TBM Avenger con catorce tripulantes despegaron de la base de Fort Lauderdale para llevar a cabo una sencilla misión de entrenamiento de la que no regresaron. Durante el operativo desplegado para intentar su localización y rescate, uno de los aviones participantes en el mismo también desapareció, elevándose la cifra total de desparecidos a veintisiete.
Joseph pone en conocimiento del capitán Burch, que estaba de permiso cazando patos y no supo nada de lo sucedido hasta media mañana del día siguiente, el mensaje recibido y lo que parece revelar: hay un superviviente… ahora solo queda encontrarle porque, a pesar de haber dado señales de vida, no dice dónde está ni hacia dónde se dirige.

Proporcionar datos sobre los sucesos que inspiran Vuelo 19 supondría anticipar algunas de las sorpresas que esconde la narración, por lo que será mejor recurrir a lo que cuenta el propio autor, solo para contextualizar los acontecimientos que se recogen en sus páginas y que son la médula de esta absorbente novela: «El teniente William Stoll estaba terminando sus últimas explicaciones antes de salir con su grupo de estudiantes del Vuelo 18. La hora prevista era las 13.45, aunque realmente esa era la hora asignada al Vuelo 19, pero seguían los retrasos esa mañana debido al tiempo inestable y a las pocas ganas de Taylor. Unas nubes negras se desplazaban hacia el norte de la base, en esa zona llovía, el viento parecía ir en aumento y podía complicar los últimos ejercicios del día. Sin embargo, la previsión del tiempo que llegaba de los británicos de la RAF, desde Windsor Field en la isla de New Providence, en plenas Bahamas, no parecía tan mala. El problema era que más al norte de las Bahamas no había ninguna estación y no se sabía qué fenómenos atmosféricos podían encontrar hacia el este».

«En la primera parte [del ejercicio] volarían 56 millas hasta Hen and Chickens, un pequeño islote cerca de Bimini, en el lado más occidental de las Bahamas, para realizar prácticas de bombardeo de unos veinte minutos de duración; continuarían otras 67 millas tomando como referencia Great Cayo Stirrup. La segunda manga tendría 73 millas y se pasaría sobre Gran Bahama hasta Great Cayo Sale, posteriormente un nuevo giro a la izquierda y desde ese punto 120 millas más, y una hora aproximadamente hasta la base. Quizá llegarían algo al norte, en Florida, y deberían tomar rumbo sur siguiendo la costa. Básicamente, y explicado de forma sencilla, se trataba de volar hacia el este para girar hacia el noreste y dar el último giro hacia el oeste hasta Fort Lauderdale, un triángulo».

¿Hubo algún superviviente del Vuelo 19? ¿Qué sucedió con esas veintisiete personas y esos seis aviones?

José Antonio Ponseti, manejando una exhaustiva documentación, reconstruye el vuelo, así como el enorme despliegue llevado a cabo para encontrar los aparatos y, sobre todo, los tripulantes desaparecidos, con enormes verosimilitud y viveza, rellenando los agujeros de una historia que nunca se ha podido contar completa por razones obvias. Un cúmulo de circunstancias adversas y fatalidades de diverso signo (humanas, mecánicas y climatológicas) convirtió un mero ejercicio de rutina en una catástrofe que ha provocado especulaciones de todo tipo e incluso ha inspirado a cineastas como Steven Spielberg que en la película de ciencia ficción de 1977, Encuentros en la tercera fase, presentaba una representación de los aviones del Vuelo 19 que se estaban descubriendo en el Desierto de Sonora, aparentemente colocados allí por fuerzas extraterrestres y luego sus pilotos son devueltos a la Tierra por pacíficos captores alienígenas. En la película, los pilotos devueltos se representan a la edad que tenían en el momento de su desaparición, pero tienen nombres ficticios.

Lee y disfruta de un fragmento de la novela.

José Antonio Ponseti

José Antonio Ponseti

El autor:
José Antonio Ponseti es un locutor de radio español licenciado en Ciencias de la Información con formación internacional. Inició su carrera en el programa Día de domingo (RNE) y ha colaborado en La Vanguardia, Avui, Diario AS y Mundo Deportivo en España. Fue director de la revista Cien Yardas y ha colaborado con revistas como Automóvil, Altaïr o Imágenes de Actualidad. Es autor de varias guías de viajes y de un libro sobre fútbol americano. Durante diez años ha sido redactor de Canal Plus. Fue durante este periodo cuando adquirió gran popularidad nacional al presentar, junto a Luis Moya, los programas especiales que resumían las pruebas del Campeonato Mundial de Rally. En Caracol Radio fue director de programación y dirigió y presentó el programa Efectos Secundarios, dirigiendo asimismo en la Cadena SER el programa SER Aventureros y colaborando en la Primera Hora de los sábados de Carrusel Deportivo. Ha sido copresentador junto a Manu Carreño de Carrusel Deportivo. De igual modo, fue copresentador, junto a Santi Cañizares, del mítico programa de Canal Plus El Día Después. Presenta junto con Cañizares, Luis Moya, Fernando Albes y varios invitados el programa De Rally, un resumen de más de una hora de duración de las pruebas del Campeonato del mundo de Rally.
Vuelo 19 es su primera novela.

El libro:
Vuelo 19 ha sido publicado por el Sello Suma de Letras en su Colección Nuevas Voces. Encuadernado en rústica con solapas, tiene 512 páginas.

Cómpralo a través de este enlace con Casa del Libro.
Como complemento pongo el book trailer del libro.


.
Para saber más:
@PonsetiRadio
Flight 19 from Wikipedia, the free encyclopedia.

2 comentarios

Archivado bajo Literatura, Literatura, Narrativa