Archivo de la etiqueta: Ediciones Destino

“El sueño de la razón”, de Berna González Harbour

«Berna González Harbour dio vida a la comisaria María Ruiz Pfeiffer en ‘Verano en rojo’ (2012) la maltrató en ‘Margen de error’ (2014), la hundió en ‘Las lágrimas de Claire Jones’ y creo qué, con ‘El sueño de la razón’ comenzó su redención.»
.

Cubierta de El sueño de la razón

Cubierta de: ‘El sueño de la razón’

El sueño de la razón es la excepcional confirmación de Berna González Harbour como una de las voces más solventes, sólidas y logradas de la nueva novela negra española. El ingreso sin ambages de la autora santanderina al distinguido club de las grandes damas del crimen y el de su creación, la comisaria María Ruiz, al parnaso de papel de legendarias investigadoras como la inspectora de homicidios de la Policía Foral Amia Salazar, de Dolores Redondo, o la inspectora Petra Delicado, de Alicia Giménez-Bartlett

Esta vez la acción se desarrolla en Madrid, entre el Madrid de Goya y el Madrid más actual. Haremos junto a la comisaria María Ruiz un viaje que nos llevará a los túneles subterráneos de la M-30, a las casas okupas, a las presas del Manzanares, a la Quinta del Sordo y a la tumba en la que el genio reposa hoy sin cráneo. El genio que mejor retrató la España más negra se refugió en su vejez en la Quinta del Sordo, una finca cercana al Manzanares en cuyos muros dejó las Pinturas Negras, la colección más enigmática y oscura de sus tribulaciones, de su mirada del abuso, el enfrentamiento y la ignorancia en la que se sumergió España tras el regreso del absolutismo. 200 años después, la comisaria Ruiz vuelve a sus escenarios para indagar en la extraña línea que entrelaza varios crímenes con aquel universo, 

La perspicaz comisaria del cuerpo Nacional de Policía María Ruiz no pasa por su mejor época. Su último caso (Las lágrimas de Claire Jones) le ha dejado un balance desastroso en todos los terrenos y ahora está sin placa, sin pistola y sin amor. Suspendida por tres meses y un día por insubordinación, prepara su defensa a la espera de juicio. El agente de la policía Tecnológica y experto informático Tomás Gutierrez, desde una silla de ruedas y tras superar el coma al que lo envió una herida en servicio, le ha puesto un piadoso punto final a la vieja relación, ya sin futuro, que mantenía con la comisaria expedientada. Como si fuera poco, su viejo amigo y mentor, el comisario Carlos, ha fallecido a causa de un infarto y ya no está ahí para apoyarla, quizá cuando más lo necesite. Porque Ruiz regresa a Madrid tras un largo destierro en Soria, donde la había enviado el Jefe Superior del cuerpo Jota Ese (apodado así por sus subalternos en honor al alcohólico villano de Dallas) para quitársela de en medio. Y lo peor de todo es que, al parecer, está a punto de conseguirlo definitivamente con la causa abierta en su contra.

El sueño de la razón produce mosntruos (F de Goya)

‘El sueño de la razón produce monstruos’ (F de Goya)

Sin embargo, Ruiz no pierde el ánimo, desfoga sus frustraciones con la bicicleta y en Madrid se reencuentra con los suyos (viejos conocidos del lector): el inspector de Homicidios Esteban, el veterano periodista Luna que, ya prejubilado, duda si pasarse al lado oscuro en el departamento de Comunicación del BBVA, y el joven, guaperas y musculado agente Martín. La primavera avanza en la ciudad y, junto con las fiestas de San Isidro, unos extraños incidentes vienen a romper esa engañosa calma. La aparición de animales muertos dispuestos o sacrificados en escenas de macabra estética.
Y eso es sólo el comienzo, porque el cuerpo de una muchacha aparece encadenado a la barandilla del Manzanares, en cuyas inmediaciones un grafiti que reza ‘PR LIBERAL’ parece ofrecer una clave indescifrable.
La muchacha es identificada como Sara Muñoz, más conocida por Saramú, una joven becaria de la Facultad de Historia del Arte de la Complutense. Y su pasión por el arte, en concreto por Goya, la llevaba tatuada en la piel. Como ‘El sueño de la razón produce monstruos’, entre otros lemas del pintor, que se deja leer en su tobillo. Y lo que desconcierta aún más a la policía es la plástica representación de la tortura en la escena del crimen. Está claro que no se trata de un simple femicidio, ni siquiera de un macabro ritual gótico. Hay algo más, y no será tampoco la única víctima.
Apartada del cuerpo, en realidad Ruiz no debe inmiscuirse en la investigación. De hecho, los suyos le ocultan información para protegerla de posibles represalias que agraven su expediente de sanción. Pero como la comisaria no puede con su naturaleza, no sólo se sumerge por completo en el caso, de civil y sin pistola, casi estrenándose involuntariamente en la condición de secreta, y no parará hasta descubrir la verdad con la ayuda de un amigo de Saramú llamado Yago. Aunque ello le implique adentrarse en casas okupas o sumergirse en los túneles subterráneos de un Madrid desconocido.

Sin duda se trata del caso más difícil al que se ha enfrentado nunca la comisaria Ruiz, en el que incluso deberá echar mano hasta de sus conocimientos de psicóloga, porque no demorará mucho en descubrir que cuidada escenografía criminal con la que fue ejecutada la becaria en realidad representa en la vida real una de las estampas negras de Francisco de Goya incluidas en el Álbum de la Inquisición o también llamado Álbum C. Y otro tanto sucede con los animales sacrificados que también tiene sus correspondencias pictóricas. Y lo peor de todo es que el imitador del genial artista no está dispuesto a detenerse. ¿Qué clase de monstruo se deleita representado en la vida real las pesadillas del pintor? ¿Qué persigue con ello? Preguntas que solo la comisaria Ruiz podrá resolver, aunque en esta ocasión vaya con tejanos y sin pistola, no cuente con la ayuda de los suyos o incluso deba poner su vida en peligro en el intento.

Con esta lograda cuarta entrega de la serie de la comisaria María Ruiz, tras las celebradas Con Verano en rojo (2012), Margen de error (2014) y la citada Las lágrimas de Claire Jones (2017) Berna González Harbour no sólo ratifica su condenado talento a la hora de orquestar intrincadas tramas criminales y narrarlas con brío y destreza, sino que lleva el género un paso más allá. A caballo de la acción ininterrumpida, logrados diálogos y plásticas escenas, la autora propone aquí una clase magistral, amena y nada farragosa, de historia del arte. Una clase magistral que a la vez indaga en las zonas más sombrías de la psicología humana. En el mal que anida en los corazones y que despierta, en pesadillas de inefable belleza, justamente cuando duerme la razón.

Lee y disfruta de un fragmento de la novela.

hdr

Con Berna González Harbour

La autora:
Berna González Harbour es escritora de novela negra, creadora de la comisaria Ruiz y está considerada una de las voces más actuales y representativas del género hoy en España. Con Verano en rojo (2012) y Margen de error (2014) dio vida a este personaje inolvidable cuya serie continúa con Las lágrimas de Claire Jones. También es autora de la novela Los ciervos llegan sin avisar (2015). Es periodista, analista política y colaboradora cultural. Trabaja en la sección de opinión de El País, donde anteriormente ha sido editora de Babelia, subdirectora del diario y enviada especial a numerosos países en conflicto. Escribe en las secciones de cultura y opinión, y también en Babelia, y participa habitualmente en la tertulia de Hora 25, en la Cadena Ser.

El libro:
El sueño de la razón ha sido publicado por Ediciones Destino en su Colección Áncora & Delfin. Encuadernado en rústica son solapas, tiene 409 páginas.

Cómpralo a través de este enlace con Casa del Libro.

Como complemento pongo el vídeo grabado en el parque del Retiro de Madrid con motivo de la Feria del Libro, en el qué Berna González Harbour nos habla de su nueva novela El sueño de la razón.

.
Para saber más:
http://bernagonzalezharbour.com/

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Literatura, Literatura, Narrativa, Literatura. Novela Negra

“La quinta víctima”, de J.D. Barker

«Pero no es lo último que quería decir. El final de la novela es tan inesperado que pensé: “Esto no puede quedar así” y tenía razón. J.D. Barker acaba de publicar  The Fifth to Die (The second book in the Detective Sam Porter series). En él, obsesionado con atrapar a BishopPorter sigue una fotografía granosa de Chicago a las calles de Nueva Orleans y se topa con un mundo más oscuro de lo que podría haber imaginado, donde rápidamente se da cuenta de que el único lugar más aterrador que la mente de un asesino en serie es la mente de la madre de la que vino

Con este párrafo terminaba la reseña de El cuarto mono en agosto de 2018. A día de hoy J.D. Barker ha publicado la segunda parte de una trilogía que estoy seguro que será mítica. Vamos a ver que ocurre en La quinta víctima en esta estupenda…

maudy-ventosa-2Reseña escrita por Maudy Ventosa.

Cubierta de La quinta víctima

Cubierta de: ‘La quinta víctima’

No puedes jugar a ser Dios si no conoces bien al diablo.
Hogar, Temor, Muerte…
He disfrutado escribiendo este libro… de hecho acaba de terminar la tercera parte de este thriller adictivo, intenso, escalofriante y rápido. ¿Cómo es posible, J. D. Barker, que tú disfrutes escribiendo cuando yo acabo de finalizar la lectura de “La quinta víctima” y aún tengo el estómago contraído y el corazón encogido?.

Día 1, 20:23 Sam Porter, Detective de Homicidios de la Metropolitana de Chicago se enfrenta de nuevo a su peor pesadilla, recurrente porque no le abandona desde que escapó el asesino en serie Anson Bishop, El Cuarto Mono, CM en abreviatura.  Se niega a creer que esté matando de nuevo porque los asesinos en serie no abandonan su modus operandi. No puede ser él. ¿O sí?

Día 1, 23:24. Ritmo trepidante, dinámico; minuto a minuto sube la tensión narrativa a medida que avanzan los segundos; capítulos cortos; descripciones precisas, brutales, sin ocultar el horror. Te hielan la sangre; ves sufrir a las víctimas, pero no puedes parar de leer, porque quieres saberlo todo. Maestro del suspense. Nos cuenta que le encantan las historias de horror y los thriller y aunque cree que tiene más sentido escribir un solo género, a él le gusta cambiar. Inventa la historia a medida que la va escribiendo. Lo aprendió de Stephen King. Si él no conoce el final, tampoco lo va a conocer el lector. Tendrá que seguir leyendo.

Le pregunto por una frase de la novela: los asesinos rara vez lo dejan por voluntad propia. J.D. Barker ha pasado muchas horas documentándose para escribir sin cometer errores, visita cárceles, charla mucho con policías… Afirma que el asesino deja de matar solo cuando algo lo detiene, la ley, una enfermedad. Asesinar en una adicción, posiblemente más fuerte que el alcohol, el tabaco o las drogas. Nada tranquilizador. Espero que los malos no se enteren…

Se van alternando los hechos que se producen, durante cuatro largos días, con capítulos del diario del asesino narrado en primera persona. Nos acercan a un joven que admira a padre y a madre, que busca su aprobación y que serán el germen de su personalidad psicopática. ¿Se está justificando el horror, la maldad de este adolescente que no tiembla al torturar y mutilar a sus víctimas?. Queda claro que las personas son poliédricas, no hay personajes blancos o negros, todos tienen más tonalidades. Todos tienen motivos, hay otros maticesen el tercer libro será distinto, porque los personajes tienen que evolucionar también. ¿El abandono temprano, la exigencia extrema, la búsqueda del refuerzo positivo pueden derivar en crueldad, sadismo extremo y justificación de la crueldad? Así lo haría padre; esto o aquello complacería a madre. Su conducta está guiada y no va a puede parar. Hasta que lo paren, porque ha fabricado un personaje tan perfecto que se ha convertido en él mismo. Su personaje contrapuesto, el héroe que no abandona, que tiene tantas marcas en el alma, ¿también tiene varias caras?

Conozco a los personajes como si fueran mis amigos, como si fueran personas reales porque paso muchas horas con ellos… decirles adiós es como decírselo a un amigo. Escribir la última frase de la trilogía ha sido muy duro. Por eso ha comenzado a trabajar de nuevo en otra novela, para que la transición sea más llevadera.

Le gusta combinar distintos puntos de vista, porque cuando cambias, algo te llega sin venir a cuento. La historia es más interesante, más real. Por eso no hay varios policías en la investigación, hace la lectura más amena.

¿Tienen que pagar los hijos los pecados de los padres? Ahora empiezan a pagar también los padres.

A pesar de ser una lectura dura, terrorífica, también tiene sus puntos de humor muy bien conseguidos y los guiños a S. King, al que admira.

Charlamos con el autor, vía skype, el miércoles 8 de mayo en Fnac de Goya. Mil gracias a Eduardo Martín Espallargas –Jefe de Prensa Ficción Internacional Planeta- por invitarme a participar y hacerme llegar un ejemplar del libro.

Por cierto, ya estoy deseando leer el siguiente. ¡Un año pasa pronto!

PERSONAJES:

  • Sam Porter tiene un apartamento en Wabash, calle Wood, vive solo desde que su mujer, Heather, –a la que ama y añora- fue asesinada en un atraco chapucero a una tienda de ultramarinos. Es detective de la Metropolitana de Chicago. Perseverante y honrado, aunque no duda en utilizar todos los recursos que tiene a su alcance si con ello puede atrapar al CM. Obsesionado y reflexivo.
  • Anson Bishop tiene el pelo largo y descuidado y una frialdad en sus ojos que no cambia nunca. Va siempre un paso por delante de la policía y sigue un modus operandi. Mutila a sus víctimas, pero no se queda los “trofeos”. Se los hace llegar a sus familiares. Es un justiciero retorcido.
  • El equipo de Sam, de la Metropolitana, lo componen Nash, Clair Norton –mamá osa- y Edwin Klozowski –el informático- . Aunque no esté cerca, confían en él.
  • Hay también un forense, Tom Eisby, una encargada de menores desaparecidos, Sophie Rodríguez y una agente de criminalística, Lindsy Rolfes.
  • Los otros, los del FBI, son los agentes especiales Stewart Diener –que lleva un peinado “delicado” que le tapa la calva-, Hurles, al mando y Frank Poole, que continúa el caso de Sam.
  • Ella Reynolds tiene 15 años y tiene aspecto de ser la pequeña de alguien. No tiene un abrigo rojo ni guantes y gorro blancos. Su padre se llama Floyd Reynolds.
  • Lili Davies es una buena estudiante. Es guapa y por la tarde trabaja en la galería de arte de la señora Collette Edwins. Su mejor amiga es Gabby Deegan.
  • Y una abogada que se llama Sara Werner, de ojos pardos y pelo castaño con ondas. Tiene sentido del humor y unas piernas bronceadas y preciosas.
  • ¡Ah! Y también hablan de Bárbara McInley, que era rubia; y de su hermana Libby y de muchos más…

Por cierto, también hay un personaje que tiene las espaldas anchas, cecea un poco e incluso cojea levemente al andar. Está pálido, aunque es joven, unos treinta años; sus ojos son como de gris nublado. Se cubre la cabeza con un gorro negro de lana.

SINOPSIS del editor:
El FBI ha retirado del caso Anson Bishop (el asesino de El Cuarto Mono) a Porter y su equipo, que pronto se enfrentan a una nueva serie de asesinatos: tras estar desaparecida durante tres semanas, el cuerpo de Ella Reynolds aparece en un estanque del Parque Jackson, aunque el agua hace meses que se heló. Además, lleva la ropa de otra joven desaparecida hace tan sólo dos días. Porter y su equipo empiezan a reconstruir las pistas de este nuevo caso y, al mismo tiempo, en secreto, Porter sigue el rastro de Anson. Cuando sus superiores lo descubren, Porter queda suspendido de sus funciones mientras Clair y Nash buscan al asesino del lago. La pista de Anson llevará a Porter desde Chicago hasta Nueva Orleans y a Carolina del Sur. A cada paso que da, Anson parece estar manipulando los acontecimientos, siempre un paso por delante y Porter se da cuenta de que el único lugar más oscuro que la mente de un asesino en serie es la de la madre que le dio la vida.

Lee y disfruta de un fragmento de la novela.

J.D. Barker durante el encuentro via Skype

J.D. Barker durante el encuentro via Skype

El autor:
Jonathan Dylan Barker más conocido como J.D. Barker (Lombard, Illinois 7 de enero de 1971) despertó una gran expectación del género con su primera novela, Forsaken, nominada a diversos premios, entre ellos el Bram Stoker. Junto con Dacre Stoker escribió a cuatro manos la precuela del gran clásico de Bram Stoker, Drácula. El origen, (publicado por Planeta en 2018). El Cuarto Mono, la primera entrega de la serie El asesino del cuarto mono, obtuvo un impresionante éxito de crítica y público en todos los países en los que fue publicada.
La Quinta víctima
es la segunda novela de la trilogía.

El libro:
La Quinta víctima (título original: The Fifth to Die, 2018) ha sido publicado por Ediciones Destino en su Colección Áncora & Delfín. Traducción de Julio Hermoso, 2019. Encuadernado en rústica con solapas, tiene 604 páginas.

Cómpralo a través de este enlace con Casa del Libro.

Como complemento pongo un vídeo grabado por Todoliteratura durante el encuentro a través de Skype mantenido con J.D. Barker en relación al libro La quinta víctima.

.
Para saber más:
http://jdbarker.com/

Deja un comentario

Archivado bajo Literatura, Literatura, Narrativa, Literatura. Novela Negra, Por Maudy Ventosa