Archivo de la etiqueta: Editorial Lunwerg

“Himalaya”, de Tania Abitbol

Edición bilingüe español-inglés con prólogo de Almudena Grandes

mujer-tibetana

«Un viaje fotográfico y espiritual que transcurre por el territorio mítico de las montañas del Himalaya y se detiene con sensibilidad en las personas que lo habitan.»
.

cubierta-de-himalaya

Cubierta de: ‘Himalaya’

Dicen los maestros orientales que la sabiduría emana del silencio. El camino de la vida es largo y tiene bifurcaciones, así que cada pequeño aspecto influye en nuestras decisiones. Los ojos de quien toma fotografías también deben elegir cada instante, ya que esos momentos trazarán su propia cartografía personal. En el caso de Tania Abitbol, ese mapa tiene un elemento singular: la generosidad. Acercarse a cualquier localización –ya sea desde Katmandú y Nepal, Tibet o Bután– es hacerlo casi tocando la brisa de las montañas con las manos: ritos, paisajes, texturas, rostros y colores que lo impregnan todo configurando un relato mágico allí donde sucede la vida.

Himalaya, el nuevo trabajo editorial de Tania Abitbol, es un viaje espiritual a la memoria de lo que alguna vez hemos sido, la madurez de un trabajo responsable con aquello que muestra, el respeto de las diversas luces, una carta de amor al silencio, ese que nos devuelve la belleza escondida detrás de cada fotografía, el mismo silencio que nos reconcilia con la humanidad para hacernos más sabios.

 

“Morada de las Nieves”, ese es su nombre en sánscrito;nosotros la conocemos como la cordillera del Himalaya, y ninguna de las imágenes que a lo largo de estos últimos meses busqué en diferentes revistas, guías de viaje y portales de internet me podría haber preparado para lo que sentí al verla con mis propios ojos por primera vez; no hay palabras para describir la grandiosidad y la belleza de estas mágicas montañas.
Escondido en sus faltas y absolutamente condicionado por ellas, trata de sobreponerse a los continuos cambios de nuestro tiempo el universo de tres fascinantes naciones: Nepal, Bután y Tibet… los reinos del Himalaya; cada uno con sus paisajes, sus creencias religiosas y sus bagajes culturales bien diferenciados, pero todos ellos con dos claros rasgos en común: una estrecha y mística relación con su abrupto entorno, y un carácter como en tantos otros rincones de Asia y a pesar de las adversidades, sumamente alegre, respetuoso y acogedor.

El valor de Tania no tiene que ver con la perfección técnica de su trabajo, sino con la sensibilidad de una fotógrafa capaz de transmitir una verdad elaborada a base de sensaciones y sentimientos.

himalaya_4

Himalaya

Los majestuosos Dzong vigilando desde el silencio de Bután, los grandes ojos de Buda contemplando con su mirada benévola desde las estupas de Nepal, las ruedas de oración girando incesantemente en la entrada de los templos tibetanos, las banderolas ondeando al viento esperando a que el aire que las acaricia lleve consigo las bendiciones y los buenos deseos escritos en ellas, peregrinos llegados a la ciudad de Lhasa desde tierras lejanas para rezar en el emblemático y mágico monasterio de Jokhang… momentos únicos e inolvidables que, como en tantas otras ocasiones, me reafirman en el porqué de mi fascinación por el continente asiático.

himalaya-3

Himalaya

Ha sido este un viaje lleno de emociones, la mayoría de ellas positivas. Pero sabía que uno de los destinos iba a tocar como ningún otro mi fibra sensible; hablo del Tibet: el techo del mundo. Emprendía esta última visita con la esperanza de que, más allá de los horrores que el país lleva soportando desde hace años, a consecuencia de la invasión frenética e injustificada por parte del gobierno chino,, iba a poder encontrar pequeñas muestras de la gentileza, la nobleza y el valor de una nación que trata de mantenerse en pie a pesar de la terrible opresión que sufre por parte del país vecino. Y así ha sido: no es fácil ser testigo de semejante violación de los derechos humanos: más de un millón de tibetanos asesinados, otros tantos apresados y torturados de forma brutal, centenares de monasterios destruidos, miles de kilómetros de majestuosa naturaleza sufriendo las devastadoras consecuencias de una expansión china absolutamente desmesurada, infinidad de especies en peligro de extinción… y lo más grave, una cultura milenaria repleta de maravillas que se apaga en silencio. Pero ahí estaba, firme e indestructible, el corazón de una sociedad que, gracias a su fe en las enseñanza de Buda y a su gran fortaleza de espíritu, sigue latiendo, hasta el día de hoy y para siempre, con valor y con orgullo.

Como en tantas otras ocasiones, mi indignación ante semejantes actos de injusticia queda reflejada únicamente en estas líneas. Con ello no trato, en ningún caso, de evitar mirar de frente la cruda realidad, sino más bien de dejar paso a una continua búsqueda de esa parte hermosa que habita en el alma humana; esta es mi manera de plantarle cara, a través de mis fotografías, a los actos de egoísmo, avaricia y abuso de poder de los que en ocasiones soy testigo. Me parece grandiosa la capacidad que tiene el ser humano de sobreponerse una y otra vez en los momentos más difíciles; los magníficos paisajes llenos de vida así como las innumerables muestras de bondad, alegría y cariño que encuentro a lo largo del camino en lugares tan castigados por las adversidades, me hacen sentir que no todo está perdido, que en este mundo roto siempre habrá espacio para que florezcan la magia y la belleza.
Una vez más, regreso a casa con la grata sensación que deja en mí el privilegio de poder acercarme a otras culturas, de poder compartir unos pocos días con gentes maravillosas, gentes que saben ser felices con muy poco y que con su dulzura, su generosidad y su calidez siempre dejan una huella imborrable en mi corazón. (Tania Abitbol)

Lee y disfruta de las primeras páginas del libro.

tania-abitbol

Tania Abitbol

La autora:
Tania Abitbol (Madrid, 1965). Ya desde muy temprana edad, Tania Abitbol sintió una especial fascinación por las artes plásticas, pero es mucho más tarde cuando, por casualidades del destino, descubre su gran pasión: la fotografía de viajes. Durante años fue jugadora de golf profesional, pero tras una grave lesión de espalda se ve obligada abandonar el deporte. Es en este momento cuando, una vez recuperada, opta por seguir conociendo otros mundos, en esta ocasión en compañía de unas cámaras; el flechazo es inmediato y decide dedicarse en cuerpo y alma a esta nueva profesión. Desde entonces no para de viajar y de retratar con enorme respeto y sensibilidad la vida y las costumbres de las diferentes culturas que va conociendo, con un interés especial en el continente asiático.
A raíz de ello publica su primer libro titulado Birmania. En 2014 y 2015 es finalista del prestigioso concurso internacional “Travel Photographer of the Year”. Con este segundo trabajo pretende, como en tantas otras ocasiones y según sus propias palabras, plasmar con imágenes la infinita belleza del alma humana y la cara amable de la vida.

El Libro:
Himalaya ha sido publicado por el Sello Lunwerg en su Colección Varios. Traducción de William Truini. Prólogo: «Una colección de almas», Almudena Grandes. Encuadernado en tapa dura sin sobrecubierta, en formato 34 x 26 cm., tiene 220 páginas.

Cómpralo a través de este enlace con Casa del Libro.

Como complemento pongo un vídeo titulado Himalaya.  Por Tania Abitbol.

Para saber más:
http://www.taniaabitbol.com/lang/es

Deja un comentario

Archivado bajo Arte, Literatura, Literatura, Narrativa, Viajes y tiempo libre

“La sed”, de Paula Bonet

«La Sed es un seísmo, una perturbación, el origen de la luz.»
.

cubierta-de-la-sed

Cubierta de: ‘La sed’

Tras el éxito del primer libro en solitario de Paula Bonet editado en 2014 Qué hacer cuando en la pantalla aparece The End, la artista valenciana se convirtió en un referente imprescindible en el panorama de la nueva ilustración española. Desde entonces, Paula Bonet ha crecido artísticamente y ha ido despertando una gran expectación por su nuevo trabajo que ve ahora la luz: La Sed.
La Sed puede leerse como un largo poema. Es una obra en la que se resume la evolución tanto personal como estilística de una artista que ha traspasado las fronteras de la ilustración convencional para incorporar nuevas técnicas y abordar una temática más íntima y arriesgada que en sus obras precedentes. La Sed es un trabajo cargado de lirismo que bebe de la gran literatura, de la música, del cartelismo, la escenografía y de sus propias experiencias personales.
Para la creación de esta obra, Paula Bonet se ha tomado su tiempo para este trabajo que realizado de forma reposada y madura. El resultado supone un canto a la soledad y a la igualdad, con toda su crudeza, acudiendo a las enseñanzas de creadoras a las que admira, artistas que consiguieron expresarse a través del arte: Anne Sexton, Maria Luisa Nombal, Sylvia Plath, Teresa Wilms Montt, Camille Claudel o Virginia Woolf.

«La Sed es la reconstrucción de una historia: la nuestra.»

La Sed son más de 300 páginas de dibujos, grabados y óleos en los que Paula Bonet se ha encontrado con los pinceles y los procesos más artesanales. Aquí nos encontramos con la ilustradora que tanto interés despierta, pero también la pintora que cuenta historias de una forma diferente, más austera, menos amable, más desgarradora.
La Sed surge de un momento de ruptura, de lógica introspección y nos cuenta una historia que pretende huir de la etiqueta de género. No es un libro de ilustración apoyado en una narración, ni un relato ilustrado con imágenes: el libro es una obra completa y compleja, que no se puede leer ni mirar sin contemplarla en todo su conjunto. Texto e imagen van de la mano. Los pasajes más duros se resuelven con la línea dura del aguafuerte, grabada con ácido y estampada en un tórculo. Los narrativos, con dibujo. Los más abstractos se resuelven con óleo.

Paula Bonet ha creado una obra absolutamente personal, original y arriesgada, que tiene como eje narrativo la vida de una mujer que se enfrenta a las incertidumbres de la vida actual desdoblándose en dos personajes (Lupe y Monique). Hay mucho de Lupe en Monique y mucho de Monique en Lupe. Una de ellas se relaciona con una crudeza mayor con el mundo, la otra es más ingenua. De la lucha de estas dos personalidades nace Teresa.

“¿Cómo se explica que no soporte yo ver, solo porque la vida no es la que pensaba sino otra? ¡Como si antes hubiese sabido lo que era! ¿Por qué el ver produce una desorganización tal?”
, se pregunta Clarice Lispector. Con esta pregunta empieza La Sed. Es la pregunta a la que, de algún modo, intenta llegar Teresa, la protagonista de este libro. No digo que intente llegar a encontrar una respuesta, digo solamente que acaba siendo capaz de plantearse la pregunta.

3
En un principio, La Sed iba a ser un homenaje explícito a autoras como Anne Sexton, Teresa Wilms Montt, Sylvia Plath, Woolf o Virginia Ocampo. A esa especie de “madres” o “despertadoras”. Pero Paula Bonet utilizó la ficción y habló a través de Teresa. Y Teresa intenta ser fiel a esas despertadoras. A su manera de entender el mundo y de relacionarse con su obra artística. Ellas aparecen en pequeños gestos (en un momento del libro Teresa imita a Ana María, la “amortajada” del libro de María Luisa Bombal, cuando juega con ideas suicidas y palpa una “pequeña bestia recelosa” en su bolsillo, el revólver con el que acabará disparando contra un árbol), o en objetivos más concretos: para Woolf era muy importante que sus personajes pudieran leerse como andróginos. Teresa podría ser también un hombre. Se comporta como podrían comportarse Bru o Martín (los otros dos personajes del libro). Su condición física, lógicamente, los aleja de ellos en ciertos momentos (menstruación, penetración, etc.).

El terremoto, las réplicas, los viajes (Chile, Valencia, Barcelona…) funcionan como un juego de ficción, elementos que Paula Bonet va tomando de la realidad para construir un marco narrativo particular.
Y la narración será el hilo argumental de una obra artística en la que ha combinado nuevas técnicas: ilustración, grabado, óleo… y que le sirven para mostrar su propia evolución artística, la que le ha llevado a ser la ilustradora española más relevante del panorama actual, a ser requerida en Roma, en Nueva York, en Santiago de Chile… y a exponer por todo el mundo.

Lee y disfruta de las primeras páginas del libro.

con-paula-bonet

Con Paula Bonet

La autora:
Paula Bonet (Vila‐Real, 1980) es Licenciada en Bellas Artes por la Universidad Politécnica de Valencia, completa su formación en la NYU de Nueva York, en la UPC de Santiago de Chile y en Dédalo Arte, Italia.
Hasta hace relativamente poco, su estilo era el óleo, un trabajo pictórico que combinaba con técnicas de grabado. Trabajó la xilografía, la litografía y la serigrafía en el Taller 99 de Santiago de Chile, así como en Urbino, Italia. Pero su carácter impulsivo y las esperas y paciencia a las que obligan estas técnicas debido a los tiempos de secado, unido a la dificultad de integrar con las imágenes fragmentos de texto que según su criterio era necesario que convivieran con la propia imagen, hicieron que cambiara los óleos, el cobre, la madera y las gubias por el bolígrafo, las acuarelas y la tinta china. El resultado es más rápido y directo, y la rapidez e inmediatez son característica que su trabajo más reciente exige.
Esta velocidad de la que hablamos también podemos aplicarla a la manera en que su obra se ha expandido por internet: como la pólvora. Ahora le llegan encargos desde puntos tan dispares como México, Hong Kong o París.

El libro:
La sed ha sido publicado por la Editorial Lunwerg en su Colección Ilustrados. Encuadernado en tapa dura sin sobrecubierta, tiene 344 páginas. 

Cómpralo a través de este enlace con Casa del Libro.

Como complemento pongo un vídeo con el book trailer del libro.

Para saber más:
http://www.paulabonet.com/

Deja un comentario

Archivado bajo Arte, Cómics, libros ilustrados con viñetas, Literatura, Literatura, Narrativa