Archivo de la etiqueta: Impedimenta

“Damas Asesinas”, de Tori Telfer

«Mujeres letales de la historia»
.

“Si tuviera que describir a las mujeres de este libro con una única palabra (aparte de ‘tremendas’), creo que optaría por ‘ajetreadas’. No he podido evitar exclamar de admiración aunque a regañadientes, ante la cantidad de empleos que tuvieron estas mujeres, la cantidad de maridos a los que engañaron, la cantidad de veces que burlaron a las autoridades.”

Cubierta de 'Damas Asesinas'

Cubierta de: ‘Damas Asesinas’

Creo que Tori Telfer deja muy claro  en un capítulo a modo de prólogo que titula La población esquiva con el párrafo que figura un poco más arriba.
Últimamente se han publicado muchos artículos de libros sobre mujeres: Libros sobre mujeres que cambiaron el curso de la historia; Libros sobre mujeres que aman la libertad; Libros sobre mujeres escritos por mujeres que debes leer; Libros sobre mujeres científicas, artistas…, y así podríamos seguir hasta no se donde. Pero un libro como el que tengo en mis manos y que se subtitula Mujeres letales de la historia creo que no se le había ocurrido a nadie hasta que Tori Telfer comenzó a escribir en Jezebel A Supposedly Feminist Website unas biografías que afortunadamente se han convertido en libro.
Los hombres son mucho más propensos que las mujeres a ser asesinos. El título del libro es en sí mismo un juego de palabras sombrío: la frase “Damas asesinas” se aplica, por supuesto, con mayor frecuencia a los hombres, aunque Telfer hace todo lo posible para igualar el recuento de cuerpos.

Mujeres asesinas ofrece catorce ejemplos horripilantes. Aunque en gran medida olvidadas por la historia, las asesinas en serie como la condesa Erzsébet Báthory de Ecsed (siglo XVI), Nannie Doss conocida como la abuelita risueña; Mary Ann Cotton que podría haber matado a unas 21 personas, incluyendo a 11 de sus 13 hijos y 3 de sus 4 maridos. Era la reina del arsénico; y Darya Nikolayevna Saltykova famosa por torturar y matar a muchos de sus siervos. Estas asesinas rivalizan con sus homólogos masculinos en astucia, crueldad y apetito por la destrucción.
Cada capítulo explora los crímenes y la historia de un tema diferente, y luego procede a enseñar su legado y su repercusión en los medios, así como los estereotipos y clichés sexistas que inevitablemente la rodean. Damas asesinas, el primer libro que examina a las mujeres asesinas en serie a través de una lente feminista con un tono ingenioso y seco, descarta explicaciones fáciles (ella era hormonal, lo hizo por amor, un hombre la obligó a hacerlo) y tropos banales ​​(ella era una femme fatale, una viuda negra, una bruja), profundizando en la compleja realidad de la agresión y la depredación femenina.

Damas asesinas es un viaje espeluznante, perspicaz e irresistible al corazón de la oscuridad.

Lee y disfruta de las primeras páginas del libro.

Tori Telfer

Tori Telfer

La autora:
Tori Telfer es escritora y periodista. Sus artículos han aparecido en medios como The Believer, Vice, RollingStone.com y TheAtlantic.com. Ha trabajado en una revista infantil, como lectora de pruebas y editora académica. Actualmente vive en Nueva York con su marido. Damas Asesinas es su primer libro. Está trabajando un nuevo libro sobre ‘estafadoras a lo largo de la historia’.

El libro:
Damas asesinas. Mujeres letales de la historia (título original: Lady Killers: Deadly Women Throughout History, 2017) ha sido publicado por la Editorial Impedimenta. Traducción de Alicia Frieyro Gutiérrez. Encuadernado en tapa dura con sobrecubierta y guía de lectura, tiene 396 páginas.

Cómpralo a través de este enlace con Casa del Libro.

Para saber más:
https://www.toritelfer.com/bio

 

 

Deja un comentario

Archivado bajo Biografías, Curiosidades, Ensayo - Crítica literaria, Historia, Literatura, Literatura, Narrativa

“A la deriva”, de Penelope Fitzgerald

«Ganadora del Booker Prize en 1979»
.

«Basada en la experiencia personal de la propia autora»
.

El epígrafe, que figura al principio del libro: “che mena il vento, e che batte la pioggia, e che s’incontran con si aspre lingue” (“a quien impulsa el viento, a quien golpea la lluvia, o a aquellos que chocan con lenguas tan amargas”) proviene de Canto XI del Infierno de Dante.

Cubierta de A la deriva

Cubierta de: ‘A la deriva’

A la deriva recuerda el tiempo que Penelope Fitzgerald pasó en la década de los 60 en barcazas en el Támesis en Battersea Reach. La novela explora el límite de las personas que no pertenecen a la tierra o el mar, pero están en algún punto intermedio.
Cuando Edward toma un trabajo en el extranjero, su esposa Nenna James se queda en Londres. Sin trabajo, pocos ingresos y un esposo ausente, recurre a vivir en una casa flotante en el Támesis. Allí ella y sus dos hijas están rodeadas por un grupo de apoyo de habitantes de botes afines. Sus casas flotantes reflejan sus personalidades, que van desde mantenidas cuidadosamente hasta casi abandonadas.
Edward regresa a Londres, pero se niega a vivir con Nenna. Incapaz de enfrentar sus problemas matrimoniales y encaprichada con Richard, Nenna se pasea a lo largo de sus días mientras su próspera y enérgica hermana trata de persuadirla para que regrese a Canadá por el bien de sus hijas. Las cosas se complican cuando el barco de Willis se hunde inesperadamente, Laura deja a Richard y Nenna finalmente se enfrenta a Edward.

El personaje principal de la novela es Nenna James, una expatriada canadiense que gastó sus ahorros restantes en la casa flotante Grace . Nenna tiene dos hijas: Martha, de 11 años, y Tilda, de seis, dos de los personajes infantiles más inolvidables y divertidos creados por Fitzgerald. Las dos niñas faltan a la escuela y con frecuencia muestran una madurez que va mucho más allá de sus años. El marido separado de Nenna, Edward, se niega a vivir con ella en el barco, esta disputa forma una parte importante de la trama de la novela.
Richard y Laura Blake viven en Lord Jim  un dragaminas Ton-class reformado. Richard es un ex oficial de la Marina Real y el jefe no oficial de la comunidad de casas flotantes en el muelle. Laura preferiría vivir en tierra firme, lo cual es una fuente de desacuerdo entre ella y Richard a lo largo de la novela.
Maurice un chapero demasiado acomodaticiovive en Maurice. Su conocido, Harry, usa el bote para almacenar bienes robados pero no vive a bordo.
Sam Willis un artista de unos sesenta y cinco años especializado en pinturas marinas y el propietario del Acorazado , un barco con fugas que intenta vender antes de que se hunda.
Woodrow es un hombre de negocios jubilado que vive solo en el Rochester durante el verano y vive con su esposa Janet en Purley durante el invierno.

“En todas las barcazas de Battersea, el leve y ominoso goteo de un grifo, aunque no hiciera más ruido que la puerta de un armario al cerrarse, iba seguido de sonidos más fuertes procedentes de cada placa, de cada ristrel, de cada pieza de madera; una sucesión de crujidos atronadores que a veces incluso parecían quejidos humanos. Las ancianas embarcaciones, enloquecidas, flotaban felices sin carga alguna mientras esperaban el regreso de sus propietarios.”    [Pág. 31]

Una de las novelas más entretenidas y mejor escritas que he leído. Tanto la ambientación como los personajes están perfectamente construidos, se nota que conoció muy bien el ambiente marinero del Támesis. Es muy de agradecer la excelente introducción de Alan Hollinghurst que nos da una visión completa de Penelope Fitzgerald, su vida, sus libros y sus personajes perfectamente construidos.

Lee y disfruta de las primeras páginas de la novela

Penelope Fitzerald, 1986

Penelope Fitzerald

La autora:
Penelope Fitzgerald, de soltera Knox, nació en 1916. Era la hija del editor de Punch, Edmund Knox, y sobrina del teólogo y novelista Ronald Knox, del criptógrafo Dilly Knox y del estudioso de la Biblia Wilfred Knox.
Fue educada en caros colegios de Oxford. Durante la segunda guerra mundial trabajó para la BBC. En 1941 se casó con Desmond Fitzgerald, un soldado irlandés, con el que tuvo tres hijos. Durante algunos años vivió en una casa flotante en el Támesis. Autora tardía, Penelope Fitzgerald publicó su primer libro en 1975, a los cincuenta y ocho años, una biografía del pintor prerrafaelista Edward Burne-Jones. En 1977 publicó su primera novela, The Golden Child, una historia cómica de misterio ambientada en el mundo de los museos. A lo largo de los siguientes cinco años publicó cuatro novelas vagamente autobiográficas, que la consagraron como una de las figuras más importantes de la nueva narrativa inglesa, comparable a Iris Murdoch o A. S. Byatt. Con La librería (1978) fue finalista del Booker Prize, premio que finalmente consiguió con su siguiente novela, A la deriva (1979). Siguieron Human Voices (1980) y At Freddie’s (1982). En este punto, Fitzgerald declaró que ya estaba cansada de escribir sobre su propia vida, y se decantó por la novela que desvelaba hechos y acontecimientos del pasado, desde un punto de vista histórico. La primera de ellas sería Inocencia (1986), desarrollada en la Italia de los años 50 y que narraba la historia de amor entre la hija de un aristócrata arruinado y un médico comunista. En 1988 publicó El inicio de la primavera, que tiene lugar en el Moscú de 1913, protagonizada por un pequeño impresor inglés perdido en los albores de la Revolución rusa. Siguieron La puerta de los ángeles (1990) y La flor azul (1995), centrada en la vida del poeta alemán Novalis. Penelope Fitzgerald murió en Londres en abril del año 2000.

El libro:
A la deriva (título original: Offshore, 1979) ha sido publicado por la Editorial Impedimenta en su Colección Impedimenta. Traducción de Mariano Peyrou e introducción de Alan Hollinghurst. Encuadernado en rústica con sobrecubierta tiene 217 páginas.

Cómpralo a través de este enlace con Casa del Libro.

Para saber más:
Penelope Fitzgerald en Wikipedia.

 

Deja un comentario

Archivado bajo Literatura, Literatura, Narrativa