Archivo de la etiqueta: Biblioteca Castro

“Obras completas. Tomo II (Teatro)”, de Federico García Lorca

«Edición de Andrés Soria Olmedo»

Ayer publique en este blog la estupenda biografía en libro ilustrado Federico, escrita e ilustrada por Ilu Ros. dando la casualidad de que la Fundación Castro publica el volumen dedicado a Teatro de las Obras Completas de Federico García Lorca.

.

Cubierta de 'Obras completas. Tomo II (Teatro)' FGL

Cubierta de: ‘Obras completas. Tomo II (Teatro)’ FGL

La Fundación José Antonio de Castro publicó en 2019 el primer volumen de las Obras Completas de Federico García Lorca dedicado a la Prosa (Impresiones y paisajes. Conferencias) y a la Poesía, que incluía también Dos melodías del Primer romancero gitano y Colección de canciones populares antiguas.
Han pasado dos años y una pandemia y la Fundación acaba de publicar el segundo volumen de las Obras Completas, dedicado al Teatro en el cual vamos a encontrar su teatro completo: El maleficio de la mariposa (1920), Títeres de Cachiporra (1921), Tragicomedia de don Cristóbal y la señá Rosita (1922), Mariana Pineda (1927), Diálogos, La zapatera prodigiosa (1930), Amor de don Perlimplín con Belisa en su jardín (1933), Viaje a la luna, El público (1930), Así que pasen cinco años (1931), Retablillo de don Cristóbal (1930), Bodas de sangre (1933), Yerma (1934), Doña Rosita la soltera o el lenguaje de las flores (1935), y La casa de Bernarda Alba (1936).

En Lorca lo teatral obedece a un impulso primario. Tuvo una visión teatral del mundo: disfrutó y sufrió la vida como un drama universal. “El teatro es poesía que se levanta del libro y se hace humana”, dijo en una ocasión, y nunca dejó de confiar en la capacidad del teatro para enseñar y deleitar, según el viejo modelo clásico.
Su producción estuvo siempre determinada por la voluntad de innovar, en todas las ocasiones. Nunca quiso hacer la comedia burguesa que dominaba en su tiempo, sino acceder a los grandes temas: el amor, la muerte, el paso del tiempo, la opresión y la rebeldía, la fuerza del destino.
El fracaso de su primera obra estrenada, El maleficio de la mariposa (1920) quizá se debió a un exceso de transgresión, de modo que la siguiente, Mariana Pineda (1927), se ciñó al diálogo con el “teatro poético” modernista, para subvertir sutilmente sus códigos, hasta fundir el amor (privado) con la Libertad (pública).

A pesar de haber quedado truncada su vida en plena madurez, como puede percibirse al leer el fragmento conservado de Los sueños de mi prima Aurelia, (o El sueño de la vida, que junto a El Público y Así que pasen cinco años formarían parte de la llamada “trilogía del teatro imposible”; la obra de Federico García Lorca sigue produciendo un interés sostenido en todo el mundo.

Federico García Lorca

Federico García Lorca

El autor:
Federico García Lorca  nació en Fuente Vaqueros, Granada, España, 5 de junio de 1898. Pocos autores en lengua española han vivido la literatura como lo hizo Federico García Lorca. Se hace difícil saber hasta dónde hubiera sido capaz de llevar su obra, pero en apenas dieciocho años, los que van desde sus primeros escritos hasta el triste fusilamiento de Víznar, el 18 de agosto de 1936, tras el estallido de la Guerra Civil, Lorca alcanzó a ser un excelente prosista, uno de nuestros más grandes dramaturgos del siglo XX y un poeta universal.

El libro:
Obras completas. Tomo II (Teatro) ha sido publicado por la Fundación José Antonio de Castro en su Colección Biblioteca Castro. Edición de Andrés Soria Olmedo. Encuadernado en tapa dura con sobrecubierta, tiene 802 páginas.

Como complemento pongo un vídeo con un Fragmento de “La barraca: teatro en el camino”, sobre el teatro universitario “La barraca” fundado por Lorca, con imágenes del poeta actuando en su “teatro del pueblo”, grabadas con la cámara del historiador y “barraquero” Gonzalo Menéndez Pidal (1911-2008), y a la actriz Maria Carmen García Lasgoity cantando el himno de la Barraca. Locución Juan Echanove, dirige Maria Luisa Chamorro y Jesús Vigorra, asesor Ian Gibson.

.
Para saber más:
Federico García Lorca en el Instituto Cervantes
https://www.centrofedericogarcialorca.es/es/inicio

Deja un comentario

Archivado bajo Arte, Biografías, Literatura, Literatura. Teatro.

“Poesía completa”, de Fray Luis de León

♦Edición de José Palomares♦

«Poesía completa (Obras propias.
Traducciones e imitaciones de autores profanos.
Traducciones de autores sagrados)»

.

Cubierta de 'Poesía completa'

Cubierta de: ‘Poesía completa’

Fray Luis de León es una de las voces más señaladas del humanismo español, pues en sus excelsos versos se armoniza la cultura clásica, la sabiduría bíblica y la elocuencia cristiana. Su nombre permanece indisolublemente ligado a la Salamanca renacentista, en cuya Universidad se doctoró en Teología, ejerció como catedrático y sufrió las luchas internas que lo llevaron a la cárcel por su traducción del Cantar de los cantares al romance y su cuestionamiento sobre la autoridad de la Vulgata.
Las apasionadas rencillas que el agustino hubo de librar, nos ayudan a desmitificar la idea del poeta contemplativo alejado de las pasiones mundanas. Un temperamento batallador e intelectual como bien se aprecia en buena parte de esta Poesía completa, editada bajo la erudita mirada de José Palomares.

En 1581, fray Luis compiló su corpus poético y, manuscrito, lo dirigió a su amigo don Pedro Portocarrero con la intención de fijar las composiciones y difundirlas. En este cancionero reconocemos una voz propia que sigue la sutileza de la poesía latina para dignificar la lengua romance.

El catedrático clasifica sus poemas en un orden tripartito y ascendente. Las obras propias son seguidas por sus traducciones de autores clásicos y, como broche, ubica la traslación de textos sagrados. Un concepto teológico de la poesía como verbo tocado por el aliento divino, “sentencias preñadas de grandes misterios”, que señalaría al escribir el Libro de Job en tercetos.
En lo que a la materia poética se refiere, la Oda I que celebra la vida retirada del “mundanal ruido” sirve como espejo de los principales temas luisianos. La soledad rústica, la armonía en tensión con el desorden o la concepción del hombre como un pequeño mundo que busca la paz interior. Un orden parejo con el sosiego y la armonía que el poeta sentía al escuchar sonar el órgano de Salinas (Oda III). Fray Luis transitará otros asuntos como la dialéctica entre el cielo y el bajo y torpe suelo de la “Noche serena” o la “Profecía del Tajo”, en la que trata sobre la pérdida de España por la concupiscencia del rey Rodrigo y la Cava, con ecos del rapto de Helena que llevó a la destrucción de Troya.

De principio a fin, desde la célebre lira “¡Qué descansada vida…” hasta las quintillas “Aquí la envidia y mentira…”, el poemario luisiano debe leerse en diálogo con la tradición literaria y solo desde ella se puede comprender en su plenitud.
Así lo apreciaron los lectores del s. XVI, que no valoraban menos sus versiones clásicas y bíblicas que su poesía original, pues al trasladar a los clásicos (Virgilio, Horacio, Ovidio…), fray Luis recreaba y dotaba a los textos de una belleza propias. Las imitaciones de autores profanos le prepararon, pues, para emular la sencillez y majestad de las canciones sagradas. Y al abordar los salmos y otros poemas bíblicos que hasta entonces no se habían cultivado en la lírica castellana, encontraremos también, una impronta clásica que nos deja testimonio de esta interrelación entre las distintas tradiciones.
En cuanto al Libro de Job en tercetos, uno de los libros más complejos de la Biblia, se aborda como una traducción libre, llena de amplificaciones estéticas y dramáticas, en la que algunos críticos han visto el trasunto dramático de la agitada vida luisiana.

A pesar de los más de cuatrocientos años trascurridos desde su escritura, los versos de fray Luis siguen hablando al lector contemporáneo y hacen de este clásico admirado ayer y hoy, “el honor de la lengua castellana”, como lo calificaría en su momento el gran Lope de Vega.

Fray Luis de León, descrito y dibujado hacia 1598 por Francisco Pacheco

Fray Luis de León, descrito y dibujado hacia 1598 por Francisco Pacheco

El autor:
Luis de León nació en la villa conquense de Belmonte en una familia de origen judío, entre 1527 y 1528 según sus distintos biógrafos. Tras vivir unos años en Madrid y Valladolid, el joven Luis ingresa en el convento de San Agustín de Salamanca en 1542 y se matricula en la Universidad para estudiar Teología unos años después. Allí terminará por doctorarse y desarrollará gran parte de su vida académica. Una labor sin tregua entre las distintas cátedras que ocupó.
El ambiente de crispación universitario derivó en la denuncia de fray Luis por su traducción del Cantar salomónico, acusación que le llevará a las cárceles de la Inquisición entre 1572 y 1576. Un célebre proceso que el religioso afrontó con entereza, sin dejar por ello de denunciar la envidia y la maldad de sus acusadores, así como la lentitud de la burocracia. De vuelta a Salamanca se reintegrará en la Universidad donde acomete años de grandes trabajos, tanto en la docencia de la cátedra como de editor y crítico textual.
En 1591 fue elegido provincial de los agustinos en Madrigal de las Altas Torres, donde morirá solo unos días después de su nombramiento. Sus restos descansan hoy en la capilla de San Jerónimo de la Universidad.

El libro:
Poesía completa de Fray Luis de León ha sido publicado por la Biblioteca Castro. Edición de José Palomares. Encuadernado en tapa dura con sobrecubierta, tiene LXXXIV páginas de introducción y 428 páginas de texto.

Cómpralo a través de este enlace con Casa del Libro.

Como complemento pongo un pequeño vídeo titulado Fray Luis de León, escritor y realizado por Castilla y León Televisión.

.
Para saber más:
Fray Luis de León en Wikipedia.

Aula Fray Luis de León en la Universidad de Salamanca

Aula Fray Luis de León en la Universidad de Salamanca

Deja un comentario

Archivado bajo Ensayo - Crítica literaria, Literatura, Literatura, Narrativa, Literatura. Poesía