Archivo de la etiqueta: Biblioteca Castro

«Obras escogidas», de Santiago Ramón y Cajal

♦En el 170 aniversario del nacimiento de Santiago Ramón y Cajal♦

«Prólogo de Antonio Campos, Académico de la Real Academia de Medicina y Catedrático de Histología por la Universidad de Granada»

La Fundación José Antonio de Castro a través de la Biblioteca Castro publica este volumen que recoge los libros Mi infancia y juventud, Los tónicos de la voluntad y El mundo visto a los ochenta años.

Cubierta de 'Obras escogidas'

Cubierta de: ‘Obras escogidas’

Poco sabios han alcanzado el lugar de referencia que logró nuestro premio Nobel en la historia de la ciencia y la medicina. No solo por su vital aportación para el conocimiento del sistema nervioso sino por esa curiosidad sin límites que le lleva a explorar en terrenos como el dibujo, la fotografía o la escritura.
De ahí su habilidad para trasladarnos al paisaje de su niñez y juventud en sus primeras memorias o su capacidad para reflexionar sobre los retos de los jóvenes científicos en los Tónicos de la voluntad. Una cabeza privilegiada que sigue interpelando al lector actual como nos revela El mundo visto a los ochenta años, donde Cajal aborda las limitaciones y consuelos de la vejez como panorama certero al que la mayoría estamos abocados.

El relato autobiográfico de Cajal en Mi infancia y juventud (1901) nos lleva del humilde pueblo de Navarra donde pasó su niñez a los años de formación en Zaragoza y su acceso a la cátedra universitaria en 1884. Sus padres, maestros y profesores, sus aficiones por la naturaleza, la pintura y la gimnasia, su profundo sentido patriótico y otros avatares forman buena parte de este ameno recorrido vital, con las campañas carlistas en Cataluña o la guerra en Cuba como telón de fondo. Una narración que nos permite ver cómo el joven se va convirtiendo en hombre.

En Los tónicos de la voluntad (1899), apasionante ensayo basado en su discurso de ingreso en la Real Academia de Ciencias Exactas, Físicas y Naturales, Cajal pretende orientar al investigador principiante y, como buen positivista, advertirle sobre la necesidad de apoyar sus trabajos en la observación, la experimentación y el razonamiento inductivo y deductivo. Su formación autodidacta le lleva a comprometerse con las nuevas generaciones, a las que trata de animar en su servicio a la comunidad. Sus reflexiones abordan la necesidad de fortalecer la fe en uno mismo o revalorizan la filosofía como excelente ejercicio para el hombre de laboratorio. Un camino, el del investigador a comienzos del XX, solitario y casi épico, en el que cada logro suponía un reconocimiento social desconocido hasta entonces. Asimismo, delibera sobre el patriotismo propio del espíritu noventayochista, para concluir desarrollando unas estimulantes propuestas que remedien las deficiencias de la ciencia española y señalando las responsabilidades que debe asumir el Estado con la investigación científica.

Autorretrato de Cajal en su laboratorio de Valencia, tomado aproximadamente en 1885Credit...Santiago Ramón y Cajal

Autorretrato de Cajal en su laboratorio de Valencia, tomado aproximadamente en 1885Credit…Santiago Ramón y Cajal

En 1934, cinco meses antes de su muerte, don Santiago publica El mundo visto a los ochenta años. “La vejez ahora, apunta Antonio Campos en su ameno prólogo, es el futuro cierto de una gran mayoría de seres humanos”, de ahí la pertinencia de esta obra en nuestros días. Un ensayo en el que Cajal aborda tanto las tribulaciones físicas del anciano (el insomnio, la arteriosclerosis, las alteraciones de la memoria…) como los consuelos que le proporcionan la escritura, el retorno a la naturaleza o la lectura de los clásicos. «La curiosidad y el ansia de renovación» apunta el sabio en cierto momento, retrasan las «metafóricas arrugas del cerebro». De esta manera, sigue manteniendo su fe insobornable en la ciencia positiva que fundamenta la biología de la vejez, y nos revela su regeneracionismo militante y una honda preocupación por la patria. Además, recomienda que el octogenario mantenga una dieta higiénica (“el cerebro y el estómago son dos competidores egoístas”) y esquive los debates políticos. Una invitación para que el lector contemporáneo descubra el camino de su propia vejez.

Pongo el ENLACE a un artículo firmado por Joanna Klein en 2017 y que publicó el periódico The New York Times titulado ‘Santiago Ramón y Cajal, el hombre que dibujó los secretos del cerebro’.

El autor:Santiago Ramón y Cajal
Pocos sabios han alcanzado el lugar de referencia que logró Santiago Ramón y Cajal (Petilla de Aragón 1852-Madrid 1934) en la historia de la ciencia y la medicina. No solo por su vital aportación para el conocimiento de la estructura, función y patología del sistema nervioso que culminaría con la concesión del Premio Nobel en 1906 sino por esa extraordinaria curiosidad que le llevó a profundizar en disciplinas como el dibujo, la fotografía o la escritura. Sus artículos, memorias y ensayos siguen haciéndonos reflexionar y nos llevan a reconocerlo como una de las grandes figuras del pensamiento español.

El libro:
Obras escogidas. Santiago Ramón y Cajal ha sido publicado por la Fundación José Antonio de Castro a través de la Biblioteca Castro. Encuadernado en tapa dura con sobrecubierta, tiene 660 páginas.

Como complemento pongo un vídeo con una entrevista a Antonio Campos, prologuista de las Obras escogidas de Santiago Ramón y Cajal.

.
Para saber más:
Santiago Ramón y Cajal en Wikipedia.
Santiago Ramón y Cajal en el Instituto Cervantes
El legado Cajal en el CSIC.

Deja un comentario

Archivado bajo Biografías, Ciencia y tecnología, Historia, Literatura, Literatura, Narrativa

«Novelas escogidas. Tomo único», de Wenceslao Fernández Flórez

«Edición de Miguel González Somovilla»

♦Volvoreta♦
♦El secreto de Barba Azul♦
♦Las siete columnas♦
♦El bosque animado♦

.

Cubierta de 'Novelas escogidas. Tomo único'

Cubierta de: ‘Novelas escogidas’

Miguel González Somovilla ha hecho una excelente trabajo de edición al recuperar y anotar a partir de sus primeras versiones impresas, lo que ha permitido restablecer los textos originales en su integridad, sin las supresiones y censuras experimentadas en algunas ediciones posteriores.
Los cuatro títulos reunidos en este tomo reflejan la larga trayectoria literaria del artista: de la sátira sobre el sentido de la vida y la lucha entre el bien y el mal de El secreto de Barba Azul y Las siete columnas a la estremecedora visión de la Galicia de hace cien años retratada en Volvoreta y El bosque animado. Todos ellos se completan con un cuidado álbum fotográfico.

Wenceslao Fernández Flórez figuró entre los escritores españoles más populares y premiados del primer tercio del siglo xx, aunque su éxito fuera «más obra de lectores que de críticos», según Emilia Pardo Bazán.
En cuanto a su vida, destacó como cronista parlamentario y pionero del cine en España. Un dandi conservador que, sin embargo, en sus obras cuestionaba con ironía instituciones tan arraigadas como la milicia, la iglesia, el caciquismo o la patria. Llevó con seriedad la etiqueta de humorista, que le abrió las puertas de la RAE, pero evitaba el chiste fácil: «El humorismo es la sonrisa de una desilusión».

  • Volvoreta (mariposa, en gallego) publicada en 1917 está ambientada en el entorno rural de Galicia, y con inspiración costumbrista y naturalista, narra las relaciones amorosas entre Sergio y Federica (apodada Volvoreta), sirvienta de la casa de sus padres. En ellas se contraponen los sentimientos románticos e hipócritas del mozo (se avergüenza de sus sentimientos hacia una mujer de clase inferior) con la concepción más vulgar y pragmática que la muchacha tiene del amor. Fue publicada en 1917 con ilustraciones de Castelao, y obtuvo el Premio Círculo de Bellas Artes ese mismo año.
  • El secreto de Barba Azul es una novela publicada el 1923.​ En ella se aborda la búsqueda del sentido de la vida de Mauricio Dosart, su protagonista. La acción se desarrolla en Surlandia -un país imaginario-, donde Mauricio intentará encontrar los ideales y principios que justifiquen su existencia. Recurrirá para ello a la ayuda de Michaelis, quien representa a la tradición, a Wladimiro Kull (el escepticismo) y al poeta Vega (el convencionalismo).
    Tras buscar respuesta a sus inquietudes en el servicio a la patria, en el amor y en la paternidad, Mauricio llega a la madurez para descubrir que «había abierto la puerta, traspasado el umbral… y el misterioso cuarto de Barba Azul, estaba vacío…». Se hace así referencia al personaje del cuento de Charles Perrault, Barba Azul, quien poseía un cuarto cerrado que despertaba una fatal curiosidad en quienes quería saber lo que en él se guardaba. Finalmente, lo que impulsa al hombre no es muy diferente al instinto que dirige a todos los animales.
  • Las siete columnas es una novela satírica que ganó en el año 1926 el Premio Nacional de Literatura. La trama está compuesta por siete historias que ilustran la necesidad de los siete pecados capitales del cristianismo (lujuria, pereza, gula, ira, envidia, avaricia y soberbia) para que la civilización pueda mantenerse. Paradójicamente, estos vicios son las siete columnas sobre las que se sustenta la sociedad.
  • El bosque animado fue publicado en 1943, en la que se muestra la vida de todas las criaturas que forman la fraga de Cecebre a lo largo de 16 «estancias» o capítulos. Cada estancia equivale a un cuento autónomo, aunque relacionados todos entre sí por el bosque gallego en el que transcurren las peripecias de sus personajes, habitantes todos ellos de la fraga, y que aparecen en más de una estancia. La fraga misma es la vida que prevalece sobre la muerte.
    El hilo narrativo se desarrolla en primera persona desde el punto de vista de un narrador omnisciente que no pertenece al universo presentado, universo regido por cierto animismo en el que animales y plantas son poseedoras de un alma y pensamiento antropomórfico. De esta forma, el recurso a la prosopopeya, o la atribución de cualidades propias del hombre a los seres irracionales.

«Miguel González Somovilla ha hecho un excelente trabajo de edición al recuperar y anotar a partir de sus primeras versiones impresas, lo que ha permitido restablecer los textos originales en su integridad, sin las supresiones y censuras experimentadas en algunas ediciones posteriores.»

Wenceslao Fernández Flórez

Wenceslao Fernández Flórez

El autor:
Wenceslao Fernández Flórez (La Coruña, 1885 – Madrid, 1964) autor de libros superventas en su época, figuró entre los escritores españoles más reconocidos y premiados del primer tercio del siglo xx. Su éxito fue «más obra de lectores que de críticos», según Emilia Pardo Bazán. Estas y otras circunstancias, algunas políticas y otras académicas, favorecieron su olvido.
La vida de Fernández Flórez fue una constante paradoja. Destacado cronista parlamentario —sucedió a Azorín en ABC— y pionero del cine en España, era un dandi conservador que, en sus obras, cuestionaba con ironía la milicia, la iglesia, el caciquismo, la patria. Llevó con seriedad la etiqueta de humorista, que le abrió las puertas de la Real Academia Española (RAE), pero evitaba el chiste fácil: «El humorista no es un clown», recordaba con frecuencia. «El humorismo —escribió en el prólogo de Tragedias de la vida vulgar (1922)— ha de ser la comprensión, un poco bondadosa, del alma humana, con todo lo que hay en ella de dolor y de placer, de virtud y de malicia. Hay una frase, que me parece acertadísima, que llama al humorismo «la sonrisa de una desilusión».
Unas semanas después del ingreso en la RAE de WFF, su paisano Álvaro Cunqueiro le dedicó un elogioso artículo en La Estafeta Literaria: «La lectura de Fernández Flórez es extraordinariamente provechosa; Fernández Flórez es humano, irónico, sencillo y camina con la nostalgia a la espalda; nos vacuna contra el puritanismo y el intelectualismo, y atiende especialmente a la creación y desarrollo de un espíritu libre, humano e ilusionado. (…) Pero nada ni nadie le librará de su melancolía, su escepticismo y su fantasía».

El libro:
Novelas escogidas ha sido publicado por la Fundación José Antonio de Castro en su Colección Biblioteca Castro. Edición de Miguel González Somovilla. Encuadernado en tapa dura con sobrecubierta, tiene LX + 850 páginas.

Como complemento pongo el vídeo de la entrevista a Miguel González Somovilla, editor de Novelas escogidas de Wenceslao Fernández Flórez.

.
Para saber más:
Wenceslao Fernández Flórez en Real Academia de la Historia
Wenceslao Fernández Flórez en la Real academia Española – RAE
Wenceslao Fernández Flórez en Wikipedia.

Deja un comentario

Archivado bajo Literatura, Literatura, Narrativa