Archivo de la etiqueta: Espasa

“La parte escondida del iceberg”, de Màxim Huerta

«La más íntima novela de Máxim Huerta
.

«Los hilos visibles de un títere son de fiar,
los invisibles de la vida nos inquietan porque
no sabemos quién los maneja.»

Cubierta de La parte escondida del iceberg

Cubierta de: ‘La parte escondida del iceberg’

«Tenía un amor y ya no lo tengo», nos explica Màxim, narrador y protagonista de La parte escondida del iceberg. Se acaba de mudar a París para escribir una novela que se le resiste e intenta recomponer su vida tras una ruptura sentimental. Sin embargo, el recuerdo del amor acecha en las plazas, las calles y los cafés, se aferra a todas partes y se niega a abandonar la ciudad por la que pasearon.
La escritura surge entonces como una forma de memoria y, también, como un modo de combatir el dolor. En su caso, la creación literaria le sirve para purgar los pecados –reales e imaginados– y por eso, paradójicamente, a medida que (le) escribe, su presencia va diluyéndose.
Mientras nos narra su presente, Màxim reflexiona sobre el pasado: la familia, la memoria y la construcción de la propia vida a partir de los recuerdos que conservamos y los que manipulamos. Y paseamos con él por París, una ciudad que no se acaba nunca y que nos describe con el detalle del amante, una completa geografía de sus lugares favoritos y su capacidad emocional.

«En mi cerebro apareció París. No el París de las postales,
apareció el París que visitamos juntos y que se quedó
en la parte escondida del iceberg a falta de fotos.»

En La parte escondida del iceberg, Màxim Huerta realiza un original ejercicio narrativo. Nos propone una novela autobiográfica o, mejor aún, una autoficción, según la definición hecha, en 1977, por Serge Doubrovsky, escritor y crítico literario francés nacido en el noveno distrito –arrondissement– de París, en el que –¿por casualidad?– vive el protagonista/narrador durante una buena parte del relato. Desde su/nuestro presente, Màxim escribe a su amor perdido y se lo cuenta al lector.
Marcado por la historia real de Jill Price, una mujer con una memoria autobiográfica fotográfica –«no goza de la paz que da el olvido»–, y siguiendo los pasos de Hemingway por París, Màxim conjura sus fantasmas e invoca a los personajes que admira y que recorrieron las calles que él pisa ahora.

La noche que Màxim conoció a su amor, supo que, tarde o temprano tendría que olvidarlo. Poseía esa belleza joven y el físico rotundo que provoca unos segundos de silencio cuando entra en cualquier lugar. Además, quería abrirse camino en el mundo de la moda y de la interpretación. Así que siempre le quedó la duda de por qué una persona así se unió a un hombre como él. Los celos –sus celos–aparecieron con destructiva regularidad.
En el presente, los episodios del pasado reaparecen en un doloroso ejercicio de memoria. «No goza de la paz que da el olvido», nos dice de Jill Price, una mujer con memoria fotográfica que le sirve para hilar los pensamientos sobre lo que sucedió en su relación: ¿quién empezó a distanciarse de quién?
Los recuerdos del viaje que realizaron juntos a París –en el gélido mes de enero de 2007– se inmiscuyen en este nuevo periodo de su vida en el que se ha mudado a la capital francesa para escribir una novela que se le resiste. Tiene ya todas las notas para empezar a componer la trama; ha organizado también los personajes, las ciudades y el desarrollo final de la historia de un joven aprendiz del taller de Gepetto, hacedor de marionetas. Pinocho es su cuento favorito y pretende recrearlo en otro relato con los mismos mimbres.
Sin embargo, la certidumbre de la presencia de su antigua pareja en París –«según Google Maps estás a unos kilómetros de mí»– lo lleva a abandonar al hacedor de marionetas y lo sumerge en otra novela, «una novela voluntaria», mientras vuelve una y otra vez a aquel mes de enero de 2007. París le dio la medida de sus diferencias: «Yo disfruto del paseo, tú buscas llegar a un lugar».

El relato de ese amor y de la posterior ruptura no es lineal. Se intercala con otros pensamientos, con otras reflexiones sobre distintos episodios de la vida del autor/narrador/protagonista.
Màxim nos habla de su infancia y juventud. De la relación con su madre, Clara, «una mujer que ha vivido pendiente de los demás y poco de ella misma». Con ella paseó por París; recuerda, en especial, el momento en el que, sentados en la terraza de Chez Francis, en la place de l’Alma, miraban la vida, observando a la gente, curando heridas viejas, en paz, calmados, tranquilos, «en ese infinito que se crea a veces entre dos personas, amordazadas por la felicidad del no pasa nada por fin. Queriéndose».
Conocemos también la historia de sus abuelos maternos –«la genética Hernández»–. La abuela Irene soñó con escribir y anotó su vida en unas libretas que su hija todavía conserva. El abuelo Victoriano era transportista y, desde Utiel, recorría las aldeas abasteciendo de comida a los ultramarinos rurales.

En el presente –el presente del narrador y del lector–, Màxim nos explica su estancia en París. Nos habla de sus recorridos por la ciudad, siguiendo los pasos del Hemingway de París era una fiestaA Moveable Feast– o, mejor dicho, los pasos de Vila-Matas tras las huellas de Hemingway. Nos invita a entrar en cafés y restaurantes emblemáticos, nos lleva a la librería Shakespeare and Company y recupera escenarios y personajes de Una tienda en París (2012).
Mientras asistimos a los progresos de la nueva novela, con reflexiones sobre la escritura, conocemos a Manu, un amigo en cuyo piso se aloja un tiempo, y a varias mujeres muy especiales. Lo dejamos ahí, el autor se reserva el derecho a no explicarnos todo.

Lee y disfruta de un fragmento del libro.

Maxím Huertas

Maxím Huerta

El autor:
Màxim Huerta Hernández (Utiel, Valencia, 26 de enero de 1971) es escritor y periodista. Premio Primavera de Novela 2014 con La noche soñada. Se licenció en Ciencias de la Información en la Universidad San Pablo-CEU, de Valencia, y obtuvo un Master en Diseño Gráfico e Ilustración Editorial por el Instituto Europeo de Diseño, de Madrid.
Se inició periodísticamente en los micrófonos de Radio 5, de Radio Nacional de España, en Utiel y Radio Buñol. Trabajó en prensa comarcal y fue jefe de política en el periódico Valencia 7 Días y colaborador del diario Las Provincias, en Valencia. En 1997 se incorporó a Canal 9, donde trabajó como redactor, enviado especial, editor y presentador de informativos.
En 1999 pasó a formar parte de Telecinco; primero en la Comunidad Valenciana y, más adelante, en la redacción central de informativos. En enero de 2005 entró en el magazine matinal El Programa de AR como copresentador. Ha permanecido en él once años, en los que, entre otras cosas, ha moderado debates políticos y sociales y ha sido enviado especial a eventos importantes.
Además, Màxim Huerta ha presentado La Noche Temática de Los Juegos de Rol, también en Telecinco, y ha formado parte del equipo de Queremos hablar, de Ana García Lozano en Punto Radio. Ha escrito una columna mensual en la revista Vanidad y ha colaborado en El Periódico. Actualmente lo hace en El Español y en Viajes National Geographic.
Ha escrito seis novelas –Que sea la última vez…, El Susurro de la caracola, Una tienda en París, La noche soñada (Premio Primavera de Novela 2014), No me dejes (Ne me quitte pas) y La parte escondida del iceberg– y las obras teatrales Más Sofocos, junto al director Juan Luis Iborra, y Me quedo muerta, para Microteatro Madrid.
Es Miembro de la Academia de las Ciencias y las Artes de la Televisión.

El libro:
La parte escondida del iceberg ha sido publicado por la Editorial Espasa en su Colección Espasa Narrativa. Encuadernado en tapa dura con sobrecubierta, tiene 320 páginas.

Cómpralo a través de este enlace con Casa del Libro.

Como complemento pongo un vídeo en el que la periodista Ana Arnau de Revista de Sociedad entrevista a Maxím Huerta con motivo de su nueva novela La parte escondida del iceberg.

Para saber más:
http://www.maximhuerta.com/

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Literatura, Literatura, Narrativa

“No soy un monstruo”, de Carme Chaparro

«Premio primavera de novela 2017»

“Una novela inquietante con un final… sorprendente”
.

Cubierta de No soy un monstruo

Cubierta de: ‘No soy un monstruo’

Solo lo perdió de vista un instante, apenas medio minuto, mientras respondía a un mensaje de WhatsApp. Y kike desapareció. Nadie vio nada pese a que el centro comercial estaba lleno de clientes. Cuando la inspectora Ana Arén y su equipo del Grupo de Menores se hicieron cargo de la investigación, no tardaron en darse cuenta de que todos los indicios apuntaban a un viejo conocido: Slenderman.
Slenderman El hombre delgado, en alemán— fue el nombre con el que, hacía dos años, la prensa bautizó al misterioso secuestrador de Nicolás, un niño del que no se había vuelto a tener noticias; este suceso provocó una ola de pánico en Madrid y consumió horas y horas de televisión. Ahora parecía que el criminal había regresado: el mismo tipo de niño, de la misma edad, físicamente idéntico  y desaparecido en el mismo lugar. Lo único que no cuadraba era que Slenderman llevaba casi dos años sin actuar. ¿Habría mantenido a Nicolás con vida todo ese tiempo?
Aquel fracaso aún perseguía a Ana Arén. También preocupaba a Inés Grau, reportera estrella del Canal Once y escritora de éxito, la especialista en información de sucesos que siguió el caso de Nicolás y a la que ahora habían asignado la desaparición de Kike. Ambas eran amigas pero tenían objetivos e intereses muy distintos. ¿Acabarían enfrentándose?

Además de la crónica de una investigación contrarreloj. No soy un monstruo muestra los juegos de poder y los intereses que rodean a los sucesos mediáticos.

Uno de los grandes aciertos de Carme Chaparro en No soy un monstruo está narrado desde diversos puntos de vista: policías, testigos… y, sobre todo, los de Ana e Inés, esta última en primera persona. El lector es el único que conoce las distintas piezas de este enigmático caso. Y, sin embargo, se verá también sorprendido por los giros inesperados de una trama que avanza implacable y mantiene la tensión hasta el final.
Carme Chaparro recrea con un enorme realismo algo más de una semana de vertiginosa investigación. Nos muestra la angustia de las familias, que a veces se prolonga durante años, y retrata con crudeza la presión gubernamental sobre la policía y el juego de los intereses políticos y empresariales que rodean los casos más mediáticos. En la guerra de los despachos y por las audiencias no se hacen prisioneros y la verdad es, en muchas ocasiones, lo que menos importa.

Ana e Inés son dos personajes de gran fuerza y de muchos matices. Un regalo para el lector.

Por No soy un monstruo desfila una fascinante galería de personajes: policía, hackers, periodistas, forenses, padres de niños desaparecidos, abogados, testigos… Cada uno de los cincuenta capítulos del libro está encabezado por el nombre de uno de ellos —o de dos— desde cuyo punto de vista se narran los hechos.
Quienes más capítulos protagonizan son Ana, con veintitrés en solitario y cinco compartidos, e Inés, con doce y cuatro, respectivamente. Además, Inés es el único personaje cuyo relato se narra en primera persona.

No quiero terminar esta reseña sin hablar de una de las propuestas más innovadoras: NeuroQWERY. Se trata de un proyecto encabezado por un grupo de ingenieros, físicos y científicos casi todos españoles, especializados en tecnología biomédica. Buscan, a través de la fuerza, la forma de apoyar los dedos, el tiempo que se tarda en levantarlos de las teclas o el ritmo y los errores al escribir en el teclado. La razón es encontrar un algoritmo que permita la detección precoz de enfermedades neurodegenerativas como el Parkinson, antes de que se manifiesten los primeros síntomas físicos a través de la interacción de los dedos con los teclados de los dispositivos electrónicos.
En la novela Javier Nori, subinspector del grupo de menores y hombre de confianza de Ana Arén y Joan Arderin un hacker amigo de Ana, tratan de desarrollar un algoritmo especial para localizar pederastas. Se nota el alto grado de investigación para la novela desarrollado por la autora.

Lee y disfruta de las primeras páginas del libro.

Carme Chaparro

Carme Chaparro

La autora:
Carme Chaparro Martínez (Salamanca, España el 5 de febrero de 1973) es periodista, con una amplia y consolidada carrera como presentadora y editora en informativos de televisión. Desde hace veinte años está al frente de las principales ediciones informativas del grupo Mediaset, en Informativos Telecinco y Noticias Cuatro, espacios para los que ha cubierto los acontecimientos nacionales e internacionales más destacados de las últimas dos décadas.
Su pasión por la lectura se ha traducido en pasión por escribir. Carme ha compaginado su trabajo en televisión con colaboraciones como columnista para las revistas Yo Dona —en la que tiene un espacio semanal—, GQ y Mujer Hoy. Actualmente también escribe su propio blog en Yahoo.
No soy un monstruo es su primera novela.

El libro:
No soy un monstruo ha sido publicado por el Sello Espasa en su Colección Espasa Narrativa. Encuadernado en tapa dura con sobrecubierta, tiene 336 páginas.

Cómpralo a través de este enlace con Casa del Libro.

Como complemento pongo un vídeo en el que Carme Chaparro nos cuenta de que va su libro No soy un monstruo.

Carme Chaparro durante la entrega del premio Primavera 2017

Carme Chaparro durante la entrega del premio Primavera 2017

Deja un comentario

Archivado bajo Literatura, Literatura, Narrativa, Literatura. Novela Negra, Nombramientos y Premios