Archivo de la etiqueta: Acantilado

“Leopardi” de Pietro Citati

La biografía de uno de los más asombrosos y fascinantes antimodernos

Cubierta de Leopardi

Cubierta de: Leopardi

Pietro Citati no para de escribir. Considerado uno de los mejores críticos literarios de Italia acaba de editar en Mondadori, en Italia (2013) Il Don Chisciotte, un libro que sin ninguna duda se editará en España dada la singularidad del autor y la importancia del ensayo.
Desde que en 1970 publicara su primer ensayo biográfico Goethe (Milano, A. Mondadori, 1970 reeditado después por Adelphi) hasta el día de hoy son muchos los escritores que han sido “desnudados” por la pluma de este autor de amplia cultura.
En 2010 publica Leopardi en Mondadori, y que gracias a la Editorial Acantilado podemos disfrutar hoy en español.

El conde Giacomo Taldegardo Francesco di Sales Saverio Pietro Leopardi nació en Recanati, Italia el 29 de junio de 1798 y murió en Nápoles el 14 de junio de 1837. Fue poeta, filósofo, filólogo, erudito del Romanticismo italiano.
Nacido en el palacio familiar de la costa adriática en Recanati, una aldea a cuatro millas de Loreto, en la antigua región de las Marcas de Ancona, provincia de Macerata, fue hijo de unos padres casi completamente opuestos: su madre, Adelaide, descendiente de los marqueses Antici, de luengo linaje, era conocida por su fanático catolicismo y su patológica cicatería (se alegró por la muerte de un hijo recién nacido en vista del ahorro que suponía). Por el contrario, su padre, el conde Monaldo, cuya ejecutoria de nobleza se remontaba al año 1200 y era una de las más vetustas de Italia, de ideología reaccionaria, era un erudito local que dilapidó la fortuna familiar y llegó a acumular una formidable biblioteca.

Desde su nacimiento Giacomo fue minado por la enfermedad: tuvo una enfermedad de Pott que le combó la espalda y además padeció un severo raquitismo; consumió su infancia estudiando desesperadamente y leyendo con una curiosidad inagotable hasta altas horas de la noche. A los once años lee a Homero, a los trece escribe su primera tragedia; a los catorce la segunda: Pompeyo en Egipto; a los quince un ensayo sobre Porfirio. A esa edad conocía ya siete lenguas y había estudiado casi de todo: lenguas clásicas, hebreo, lenguas modernas, historia, filosofía,filología, ciencias naturales y astronomía. Los maestros que habrían debido prepararle para el sacerdocio debieron admitir que no tenían mucho que enseñarle. Tanto estudio repercutió en su salud: Leopardi fue durante toda su vida un hombre enfermizo. En 1810 recibió la tonsura de manos del obispo Bellini. Pero la lectura de los enciclopedistas franceses destruye definitivamente su fe religiosa. Leopardi evocará estos días de infancia y juventud en su famoso poema “Le ricordanze”, (“Los recuerdos”). Con motivo de sus trabajos de traducción, entabla correspondencia con el ya anciano humanista Pietro Giordani, que será su amigo y editor. Su primer amor es la prima del padre Gertrude Cassi-Lazzari, de 27 años, que ve llegar a casa como una aparición; a ella está dedicado su poema “El primer amor”.
Con diecinueve inicia su cuaderno de apuntes, Zibaldone dei pensieri, que le acompañará hasta 1832. Los escritos de Leopardi se caracterizan por un pesimismo profundo y sin lenitivos: es una voz que grita el desamparo del ser humano y la crueldad de una natura naturans implacable, que le azuza desde su propio nacimiento hasta más allá de la muerte. En este valle de lágrimas, Leopardi se aferra, a pesar de todo, a tres consuelos: el culto de los héroes y de un pasado glorioso pronto sustituido por el de una edad de oro, que le emparenta con Hölderlin; el recuerdo del juvenil engaño antes de la brutal irrupción de “la verdad” y la evocación de una naturaleza naturata, de un paisaje brumoso y lunar donde al anochecer se escucha siempre perderse o acercarse por un camino la canción melancólica de un carretero.

El primero en divulgarlo en España fue Juan Valera (“Sobre los cantos de Leopardi”, 1855); siguió José Alcalá Galiano, (Poetas líricos del XIX: Leopardi. Sección VII, 1870); Carmen de Burgos prologó una importante traducción en dos volúmenes (1911). Prestaron a su obra atención escritores como Miguel de UnamunoMarcelino Menéndez PelayoJuan Luis Estelrich y Enrique Díez Canedo, entre otros muchos. Hay huella suya en la obra de poetas como Luis CernudaRafael AlbertiJorge GuillénCarlos BarralCarlos ClementsonAntonio Colinas y Andrés Trapiello.

Pietro Citati ha buceado en los vericuetos de la mente de Leopardi, ha tratado de entender las pulsiones de su alma, de aprehender la esencia de su ser, de interpretar su vida y su arte. Para ello, no sólo ha leído, en riguroso orden cronológico, la totalidad de la enorme producción literaria de Leopardi, con la precisión de que sólo ‘Zibaldone’, que más que el diario personal del poeta fue una especie de laboratorio de ideas y que resulta muy complejo, tiene 4 000 páginas. Pero además Citati ha tratado de reconstruir también la gigantesca cultura de Leopardi, leyendo aquellos libros y aquellos autores que más le marcaron e influyeron. «Ha sido un trabajo inmenso y extenuante».

Lee las primeras páginas del libro.

Pietro Citati

Pietro Citati

El autor:
Pietro Citati nació en Florencia, Italia el 20 de febrero de 1930. Escritor y crítico literario, que actualmente vive en Roma. Conoce a Italo Calvino a los 17 años, y mantiene esa relación de por vida. A partir de ese momento comienza su carrera de crítico literario, y colabora en revistas como Il Punto (al lado de Pier Paolo Pasolini), L’ Approdo y Paragone. Entre 1954 y 1959 enseña italiano en las escuelas profesionales de Frascati y también en la periferia de Roma. En la década siguiente empieza a escribir para el cotidiano Il Giorno. Y entre 1973 y 1988, escribe en las páginas culturales del Corriere della Sera. Finalmente, desde 1988 es el crítico literario de La Repubblica. Su éxito está basado en en ensayo y asimismo en la narrativa. La biografía (Kafka, Goethe, Tolstoi, Proust), no es la narración de una vida sino la de una obra a partir de cierto momento Publica en Mondadori y en Adelphi. Tras su libro El mal absoluto, ensayo sobre la idea de mal absoluto en la literatura europea del siglo XIX, ha concluido una monografía sobre Leopardi y dos libros más.
Ha merecido: el Premio Strega con Tolstoj (1983), el Premio Bagutta, el Prix Médicis étranger, y Premio Grinzane Cavour de ensayo. En 2002, Javier Marías, le nomina duque del Reino de Redonda.

El libro:
Leopardi (título original: Leopardi, 2010) ha sido publicado por la Editorial Acantilado en su Colección El acantilado. Fraducido del italiano por Juan Díaz de Atauri Rodríguez de los Rios, 2014. Encuadernado en rustica cosida con solapa tiene 528 páginas.

Cómpralo a través de este enlace con Casa del Libro.

Como complemento pongo un vídeo titulado:

Giacomo Leopardi e la riflessione sull’esistenza — Pietro Citati

Para saber más:

Leopardi en la Wikipedia italiana

Anuncios

1 comentario

Archivado bajo Ensayo - Crítica literaria, Literatura, Literatura, Narrativa

“Relatos”de Rudyard Kipling

«Este libro contiene algunos de los relatos más perfectos escritos en lengua inglesa. Su mérito está en la concisión, la sutil manera de contar, la generosidad que permite al lector sentirse más inteligente que el autor. Un gesto discreto, un detalle nimio, una palabra que parece ser casual, revela la verdad sobre un personaje y brinda la clave de la historia. El lector acaba la última página con la agradecida impresión de que algo, quizás innombrable, maravilloso o terrible, le ha sido revelado».  Alberto Manguel.

Cubierta de: Relatos

Cubierta de: Relatos

La figura y los relatos de Rudyard Kipling me recuerdan a Jorge Luis Borges y su narrativa. No debe ser coincidencia que el seleccionador de los mismos sea Alberto Manguel, amigo de Borges y biógrafo de Kipling. Podrás elegir en esta rica selección los relatos que más te gusten. Hay varios de ellos inolvidables, que figuran con justicia en la lista de los mejores cuentos de la narrativa moderna.
Quizás el más famoso sea “El hombre que pudo reinar” (1888), relato llevado al cine por John Huston. Cuenta las andanzas de un par de aventureros ingleses que viajan a un lugar remoto de Afganistán con el propósito de ser coronados como reyes. Se valen para tal aventura de unos rifles, cuya efectividad sorprende a los nativos, lo que les permite conseguir su propósito. Las cosas terminan mal y uno de ellos regresa maltrecho a contarle al narrador, Kipling, la historia y su triste final. El relato en el momento de su publicación sorprendió por la novedad temática, por el carácter de los personajes y el ambiente extraño, desconocido para el público europeo. Quizás el mejor cuento de Kipling sea “La ciudad de una noche atroz” (que data de las mocedades de Kipling, 1885), también situado en Pakistán, en la antigua India, en el mencionado municipio de Lahore. Vamos de la mano del narrador, un personaje innominado que entra en la ciudad un día de verano. Hace un calor horrible. La gente duerme tendida en las aceras de la calle, y él los pasa de largo como si fueran cadáveres. Unas pocas personas permanecen despiertas. El personaje sube por una escalera de caracol que conduce al minarete donde reza el muecín, despertando con su canto a los durmientes, que enseguida volverán a los brazos de Morfeo agobiados por el calor y el cansancio. Se trata del descenso a un lugar sin aire, puro calor, que permite entrever el infierno en vida, pero en vez de presentarnos los sueños torturados de los durmientes, como hizo Juan Rulfo en Pedro Páramo, nos deja con la impresión igualmente trágica de un calor que es puro agobio físico. 

Semejante al anterior, pero con una historia narrativa más elaborada resulta “Los constructores del puente”. Se cuenta la historia de un ingeniero encargado de elevar un puente entre dos orillas por donde corre el río Ganges. El río en un momento crece, y desata miedos presentes, de peligro físico, y otros ancestrales. Se juntan los del hombre que ve peligrar su carrera si el puente se cae con temores del hombre enfrentado a la fuerza de la naturaleza. El lector habitual de cuentos reconocerá el poder de la selva, de las fuerzas irracionales que no rodean, tan bien representadas por Horacio Quiroga. “Mary Postgate” (1915) narra una historia genial. Una mujer de compañía, que nunca dice nada y parece inmune a todo sentimiento que no sea el del deber, acabará dejando morir a un aviador alemán, culpable en su estimación de la muerte del joven Wynn. Ofrece el cuento un ejemplo clásico de cómo en un momento la historia da un giro inesperado, que desvela un secreto, en este caso de una persona. Mary nunca dejó entrever sentimiento alguno, nadie pudo notar el amor que profesaba a Wynn, pero al terminar el relato vemos aparecer en su cara por primera vez un destello de belleza, el que ha dejado la venganza de su querido joven.

George Moore dijo que Rudyard Kipling era, después de Shakespeare, el único autor inglés que escribía con todo el diccionario Sabía administrar sin pedantería esa profusión léxica. Cada línea ha sido sopesada y limada con lenta probidad. Sus primeros temas fueron el mar, los animales, los aventureros y los soldados; los últimos, las enfermedades y la venganza.

Lee las primeras páginas del libro.

Rudyard Kipling

Rudyard Kipling

Joseph Rudyard Kipling nació en Bombay, India, el 30 de diciembre de 1865 y murió en Londres, Inglaterra, el 187 de enero de 1936. Autor de relatos, cuentos infantiles, novelista y poeta, se le recuerda por sus relatos y poemas sobre soldados británicos en la India y la defensa del imperialismo occidental, así como por sus cuentos infantiles.

Algunas de sus obras más populares son la colección de relatos The Jungle Book (El libro de la selva, 1894), la novela de espionaje Kim (1901), el relato corto The Man Who Would Be King (El hombre que pudo ser rey, 1888), publicado originalmente en el volumen The Phantom Rickshaw, o los poemas Gunga Din (1892) e If— (traducido al castellano como Si…, 1895). Además varias de sus obras han sido llevadas al cine.

Fue iniciado en la masonería a los veinte años, en la logia «Esperanza y Perseverancia Nº 782» de Lahore, Punjab, India.

En su época fue respetado como poeta y se le ofreció el premio nacional de poesía Poet Laureat en 1895 (poeta laureado) la Order of Merit y el título de Sir de la Order of the British Empire (Caballero de la Orden del Imperio Británico) en tres ocasiones, honores que rechazó. Sin embargo aceptó el Premio Nobel de Literatura de 1907, el primer escritor británico en recibir este galardón, y el ganador del premio Nobel de Literatura más joven hasta la fecha.

Relatos (título original: Collected Stories) ha sido publicado por la Editorial Acantilado en su +6.  Traducido del inglés por Catalina Martínez Muñoz y selección y postfacio de Alberto Manguel. Encuadernado en rústica cosida, tiene 800 páginas.

Cómpralo a través de este enlace con Casa del Libro.

Como complemento, aunque no tiene más relación con los Relatos que el autor, Rudyard Kipling, pongo un vídeo del maravilloso poema IF (SI), que Kipling escribió cuando tenía 30 años como consejo paternal a su hijo John. Está incluido en el libro Rewards and Fairies. Versión de Juan Peña.

SI, IF, DE RUDYARD KIPLING

 

 

1 comentario

Archivado bajo Literatura, Narrativa