Archivo de la etiqueta: Cátedra

“Soldados de Salamina”, de Javier Cercas

«Edición de Domingo Ródenas de Moya»
.

“Un fenómeno de sociología literaria que ha vendido más de un millón de ejemplares.”

Soldados de Salamina ha sido el mayor acontecimiento literario, por sus cifras de ventas, por su repercusión social y mediática, por su recepción crítica, de la narrativa española en lo que llevamos de siglo XXI. 

Cubierta de Soldados de Salamina

Cubierta de: ‘Soldados de Salamina’

Javier Cercas lo ha comentado en numerosas ocasiones: “Soldados de Salamina no es una novela sobre la guerra civil”. Soldados de Salamina es una novela sobre la vocación literaria, sobre el sentido y el valor de las ficciones narrativas y también sobre el heroísmo moral, pues la aspiración del narrador protagonista no es sino confirmarse como escritor, para lo que necesita escribir un libro que lo acredite como tal, y sabe que, escribiéndolo, alcanzará algo semejante a la salvación individual. Que ese libro tenga por asunto un insignificante episodio de la guerra (un fusilamiento del que escapa ni más ni menos que el número cuatro de falange) es azaroso para el ficticio periodista Javier Cercas, que podía haberse encontrado (o elegido) cualquier otro asunto; para el novelista Javier Cercas, por el contrario, ese episodio es fundamental, porque activa el dispositivo mediante el que suscita cuestiones extremadamente sensibles sobre la memoria histórica que hicieron aflorar profundas venas de dolor en la sociedad española.

La novela Soldados de Salamina ocupa en el libro unas 205 páginas, el resto hasta las 443, es decir, casi 240 páginas corresponden a la introducción y al estudio que Domingo Ródenas de Moya realiza sobre la obra de Javier Cercas. A una completísima bibliografía, y a unos apéndices interesantísimos que incluyen el artículo que Mario Vargas Llosa publicó el 3 de septiembre de 2001 en el diario El País titulado «El sueño de los héroes», en el que afirmaba que “el libro es magnífico, en efecto, uno de los mejores que he leído en mucho tiempo y merecería tener innumerables lectores”. Recoge, además, las variantes de la edición de 2015 respecto de la primera edición y ofrece los distintos materiales que contextualizan la génesis de la novela, como la crónica que Eugenio Montes publicó en febrero de 1939 sobre el episodio del fusilamiento de Sánchez Mazas, el «Decálogo apócrifo del escritor de éxito» que elaboró irónicamente el autor tras publicar La velocidad de la luz , el poema Los justos de Jorge Luis Borges y, por último, el poema Ser olvidado de Thomas Hardy.

«Soldados de Salamina me pareció una obra maestra»
Kenzaburo Oé, Premio Nobel

Para los que todavía no han leído la novela les incluyo la sinopsis, aunque creo que con todo lo dicho anteriormente está muy clara. 
“Cuando en los meses finales de la guerra civil española las tropas republicanas se retiran hacia la frontera francesa, camino del exilio, alguien toma la decisión de fusilar a un grupo de presos franquistas. Entre ellos se halla Rafael Sánchez Mazas, fundador e ideólogo de Falange, quizá uno de los responsables directos del conflicto fratricida. Sánchez Mazas no sólo logra escapar de ese fusilamiento colectivo, sino que, cuando salen en su busca, un miliciano anónimo le encañona y en el último momento le perdona la vida. Su buena estrella le permitirá vivir emboscado, protegido por un grupo de campesinos de la región, aunque siempre recordará a aquel miliciano de extraña mirada que no lo delató. El narrador de esta aventura de guerra es un joven periodista que se propone reconstruir el relato real de los hechos y desentrañar el secreto de sus enigmáticos protagonistas. Un quiebro inesperado, sin embargo, le llevará a descubrir que el significado de esta historia se encuentra donde menos podía esperarlo: porque uno no encuentra lo que busca, sino lo que la realidad le entrega.”

Por cierto, como es lo usual en Javier Cercas, el título de la obra es ambiguo y sólo fue escrito cuando la novela ya estaba prácticamente finalizada. El nombre Soldados de Salamina alude a la famosa batalla de Salamina en la que los griegos, comandados por Temístocles, vencieron en un combate naval al imperio persa, comandado por Jerjes I, y lograron así salvar su nación, y con ello la democracia y la civilización occidental como entonces se conocían. Aunque el argumento de la novela no tiene que ver directamente con este episodio histórico, dicha batalla era uno de los tantos y variados temas de interés de Sánchez Mazas.

La novela está precedida por el siguiente epígrafe:
«Los dioses han ocultado lo que hace vivir a los hombres.»  Herodoto

El autor:

Javier Cercas

Javier Cercas

Javier Cercas (Ibahernando, Cáceres, 1962) es profesor de literatura española en la Universidad de Gerona. Ha publicado nueve novelas: El móvilEl inquilinoEl vientre de la ballenaSoldados de Salamina (Premio Salambó de Narrativa)La velocidad de la luzAnatomía de un instanteLas leyes de la fronteraEl impostor y El monarca de las sombras.
Su obra consta también de dos ensayos, La obra literaria de Gonzalo Suárez y El punto ciego, y de tres volúmenes de carácter misceláneo: Una buena temporadaRelatos reales y La verdad de Agamenón. Sus libros han sido traducidos a más de treinta idiomas y han recibido numerosos premios nacionales e internacionales, tres de ellos al conjunto de su obra: el Premio Internazionale del Salone del Libro di Torino y el Premio FriulAdria, «La storia in un romanzo», en Italia, y el Prix Ulysse en Francia.

El libro:
Soldados de Salamina ha sido publicado por Ediciones Cátedra en su Colección Letras Hispánicas, 790. Encuadernado en rústica sin solapas, tiene 443 páginas.

Cómpralo a través de este enlace con Casa del Libro.

Como complemento pongo el trailer de la pelicula Soldados de Salamina.

Para saber más:
Javier Cercas en Wikipedia.

 

 

 

 

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Historia, Literatura, Literatura, Narrativa

“La cabaña del tío Tom”, de Harriet Beecher Stowe

«Uno de los grandes clásicos de la literatura universal del que casi todo el mundo ha oído hablar pero que casi nadie ha leído.»
La primera gran novela estadounidense con un héroe afroamericano.

.

cubierta-de-la-cabana-del-tio-tom

Cubierta de: La cabaña del tío Tom.

En The Cambridge Companion to Harriet Beecher Stowe se cuenta una de las anécdotas más populares en la historia de la literatura norteamericana que tuvo lugar alrededor del Día de Acción de Gracias de 1862 , cuando fue presentada al presidente Abraham Lincoln, que supuestamente la recibió con estas memorables palabras: “So you’re the little woman who wrote the book that started this great war!” (¡Así que usted es la pequeña mujer que escribió el libro que inició esta gran guerra!’Harriet medía alrededor de 1,50 m—).
Según los informes, el famoso saludo de Lincoln fue pronunciada a Stowe durante una reunión el 2 de diciembre de 1862. Sin embargo, la cita no comenzó a aparecer impreso hasta treinta y cuatro años más tarde, en 1896, el año en que Stowe murió. Tenía 85 años.
Considerada e incluida tradicionalmente en colecciones de clásicos juveniles, es sin embargo una obra altamente significativa de una época trascendental en la historia contemporánea de Estados Unidos. La cabaña del tío Tom tiene la esclavitud como tema central. Narra dos historias paralelas: la del negro de la casa y el negro del campo. El primero, el tío Tom, complaciente y obediente, sin poder imaginar un futuro fuera de la plantación; el segundo, dispuesto a todo para lograr su libertad y la de su familia.

En La cabaña del tío Tom predomina una temática única: la maldad y la inmoralidad de la esclavitud. Mientras Stowe maneja otros subtemas a lo largo del texto, tales como la autoridad moral de la maternidad y las posibilidades de arrepentimiento ofrecidas por el cristianismo, enfatiza las conexiones entre aquello y los horrores de la esclavitud. Stowe saca a relucir su lucha contra la inmoralidad de la esclavitud en casi cada página de la novela, en ocasiones incluso cambiando el rumbo de la historia para poder dar un «sermón» sobre la naturaleza destructiva de la esclavitud, como cuando una mujer blanca en el barco que lleva a Tom al sur dice: 

«La parte más espantosa de la esclavitud es, en mi opinión, su atrocidad sobre los sentimientos y el afecto: la separación de las familias, por ejemplo». 

Una de las formas en que Stowe mostró la maldad de la esclavitud es como esta «institución peculiar» obligaba a separar a las familias.
Tío Tom, es vendido porque su amo, el señor Shelby, aunque es buena persona y le trata fenomenalmente, tiene muchas deudas y no ve otra salida, antes de perder todas sus propiedades -es decir, a todos sus esclavos, no solo a su hacienda-, que venderle a él y a un niño de una esclava que tiene. La esclava se escapa, pero el Tío Tom no, y pasa por dos manos diferentes, unas de una familia también muy buena, con una niña que es un ángel pero que se muere, y otras las de un bruto horrible llamado Simon Legree. El Tío Tom sufre todo cristianamente, con paciencia y la confianza puesta en Dios. Su mujer, Chloe, que sigue siendo propiedad de los Shelby, trabajará como cocinera ahorrando para rescatarle. Jorge, el hijo de los Shelby, lo intentará también.

La cabaña del tío Tom fue la novela más vendida en el siglo XIX —y el segundo libro más comprado de la época después de la Biblia—, y fue escrito con la intención de darle mayor impulso a la causa abolicionista en los Estados Unidos anteriores a la Guerra Civil. Tras el primer año de su publicación, se vendieron unas 300 000 copias del libro.
En un período en el que la esclavitud no había sido abolida, este libro representaba un blanco fácil de fuertes y profundamente negativas críticas por parte de los sectores opositores, es decir, aquellas personas que se alzaban a favor del sistema y en contra de la causa abolicionista. Además, palabras que Harriet incluyó en su obra solían ser algo polémicas en tanto que no conformaba a ambas partes. Por otro lado, la novelista brindó su visión sobre el tema, lo que luego reforzó mediante la imagen de familias rotas y destruidas por la empresa traficante de esclavos, separaciones innecesarias y la crueldad de muchos de los propietarios que acudían a la gran tienda a comprar mano de obra barata. La bondad y la humildad de Tom, junto a la santa inocencia de personajes infantiles y hombres blancos de bien, contrastan con la pavorosa realidad de la sociedad en la que movían.

img008

Portada de la edición en español

Quisiera comentar que la edición en español de Uncle Tom’s Cabin fue de las más rápidas de la historia de la literatura –estamos en el siglo XIX–, pues la edición americana se publicó el 20 de marzo de 1852, y la primera edición en español data del 7 de noviembre del mismo año publicada en Madrid, por Imprenta de Ayguals de Izco Hermanos., con traducción de Wenceslao Ayguals de Izco. Tiene la particularidad que en su primera edición fue traducida como La choza de Tom, y a la autora la españolizó el nombre llamándola Enriqueta. Que como se todo esto, pues porque dispongo de un ejemplar de esa primera edición en mi biblioteca.

Un clásico que jamás pasará de moda, como ocurre con Corazón de Edmundo d’Amicis, los libros de Salgari sobre piratas o los de Enid Blyton.

harriet-beecher-stowe-en-un-retrato-de-1853

Harriet Beecher Stowe en un retrato de 1853

La autora:
Harriet Beecher Stowe ha nacido el 14 de junio de 1811 en Lichtchfield, Connecticut. Tuvo una formación puritana, en la qué la fe protestante juega un papel muy importante en su vida.
Después de una sólida base intelectual, se casa en 1835 con Calvin Stowe, pastor y profesor de literatura bíblica. En 1849, ve morir de cólera su sexto hijo, lo que la sume en un profundo dolor. La ley de 1850, que obligaba a denunciar los esclavos, incluso en los de Estados Libres, obligaba a todas las personas a denunciarlos a las autoridades, inspirará a Harriet Beecher Stowe un libro entregado por capítulos que empieza a aparecer en 1851, en el The National Era: La cabaña del tio Tom. Esta obra provoca controversias apasionadas que tuvieron una influencia determinante sobre la guerra civil. Traducido en treinta y dos lenguas, se representó en el teatro hasta 1930. La autora publica después una segunda parte en 1856: Dred, A Tale of the Great Dismal Swamp .
Harriet Beecher Stowe muere el 1 de julio de 1896.

El libro:
La cabaña del tío Tom (título original: Uncle Tom’s Cabin, 1852) ha sido publicada por Ediciones Cátedra en su Colección Letras Universales, 264. Con edición de Carme Manuel y traducción de Elizabeth Power. Encuadernado en rústica, tiene 687 páginas.

 Cómpralo a través de este enlace con Casa del Libro.

Como complemento pongo un vídeo con escenas de la película La cabaña del tío Tom.

Para saber más:
http://www.stowesociety.org/

3 comentarios

Archivado bajo Literatura, Literatura, Narrativa