Archivo de la etiqueta: Cátedra

“Mathilda”, de Mary W. Shelley

Edición y traducción de Juan Antonio Molina Foix

«Cuando escribí Mathilda, era tan desgraciada que la inspiración fue suficiente para mitigar temporalmente mi abatimiento.»
.

Cubierta de Mathilda

Cubierta de: ‘Mathilda’

Esta frase está escrita en el diario de Mary W. Shelley el 27 de octubre de 1822. Escribir la distrajo de su aflicción por las pérdidas de su hija Clara Evelina de un año muerta en Venecia en septiembre de 1818 y de su hijo de tres años William muerto en Roma en junio de 1819, y de la consiguiente depresión que la había distanciado emocional y físicamente de Shelley.
De todas las novelas y relatos que Mary dejó manuscritas, solo Mathilda está completa. Existe el borrador y la copia final. Como en en resto de sus obras, hay bastante material autobiográfico. Se trata de un documento fundamental para comprender el personaje de Mary, sobre todo como se veía ella, y su actitud hacia Shelley. Fue escrita entre agosto de 1819 y febrero de 1820 y publicado por primera vez póstumamente en 1959.
El fulgurante éxito internacional de Frankenstein ha eclipsado en parte la meritoria obra de Mary Shelley, quien además no pudo publicar en vida su obra maestra Mathilda, que tuvo que esperar ciento cuarenta años para ver la luz. Un relato sin duda marcadamente biográfico, que cuenta el lado oscuro de la historia de la propia escritora, fiel a la teoría romántica de que el mejor modo de expresar las pasiones es experimentarlas.
Novela melancólica por antonomasia (lluvia, desesperación, sueños, muerte, pasiones, soledad en un brezal yermo), Mathilda explora la naturaleza del pesar, el poder del amor, la destrucción como consecuencia de desafiar a la naturaleza, el perverso poder del deseo.

Mathilda, terminada de escribir en 1920 no fue publicada en inglés hasta 1959, 139 años después, y tuvieron que pasar 165 años hasta la primera edición en español en 1985.”

El análisis del primer borrador de  Mathilda titulado The Fields of Fancy, y el escenario y la estructura se derivan indudablemente de la obra inacabada de Mary Wollstonecraft The Cave of Fancy  en el cual la madre de una niña muere en un naufragio. La historia puede verse como una metáfora de lo que sucede cuando una mujer, ignorante de todas las consecuencias, sigue su propio corazón mientras depende de su benefactor masculino.
Mathilda también se ha visto como un ejemplo de redefinición de narrativas góticas femeninas. Una característica importante de este género redefinido a menudo incluye narradoras que tienen más control sobre la historia de lo que era común en ese momento. Aunque la novela de Shelley parece relacionar una narrativa gótica femenina convencional de una joven víctima del deseo incestuoso de su padre, deja abierta la posibilidad de que, de hecho, sea Mathilda, en lugar de su padre, quien ejerce control sobre la escritura gótica de la novela. Esto potencialmente permite que Mathilda sea vista como un modelo positivo en la literatura del siglo XIX, ya que ella vence la autoridad paterna y se niega a cumplir con las prácticas comúnmente aceptadas con respecto a los personajes femeninos en la literatura de la época.

La edición que nos presenta Juan Antonio Molina Foix y que publica Cátedra, se basa en el manuscrito que contiene la última versión de Mathilda, que está depositado en la Bodlenian Library de la Universidad de Oxford y es propiedad de Lord Abinger.
Se complementa con una exhaustiva cronología y una completísima bibliografía.

Mary W. Shelley

Mary W. Shelley

La autora:
Mary Wollstonecraft Shelley (de soltera Godwin) nació en Londres, Inglaterra el 30 de agosto de 1797 y falleció el 1 de febrero de 1851. Fue narradora, dramaturga, ensayista, filósofa y biógrafa, reconocida sobre todo por ser la autora de la novela gótica Frankenstein o el Moderno Prometeo (1818). También editó y promocionó las obras de su esposo, el poeta romántico y filósofo Percy Bysshe Shelley. Su padre fue el filósofo político William Godwin y su madre la filósofa feminista Mary Wollstonecraft.
Es la autora de novelas como Mathilda (1820) El último hombre (1826), una historia “futurista”, situada en el siglo XXI, Perkin Warbeck (1830), Lodore (1835) o Falkner (1837), pero siempre será recordada sobre todo como la creadora de Frankenstein.

El libro:
Mathilda (titulo original: Mathilda, 1820) ha sido publicado por Ediciones Cátedra en su Colección Letras Universales, 544. Edición y traducción de Juan Antonio Molina Foix. Encuadernado en rústica sin solapas, tiene 246 páginas.

Cómpralo a través de este enlace con Casa del Libro.

Como complemento pongo el trailer oficial de la película Mary Shelley (Subtitulado en español).

Para saber más:
Mathilda en Wikipedia.

Bibliografía de Mary Shelley

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Literatura, Literatura, Narrativa

“Los viajes de Gulliver”, de Jonathan Swift

«La imaginación no puede concebir nada tan grande, sorprendente y asombroso.»

Título original: «Travels into Several Remote Nations of the World, in Four Parts. By Lemuel Gulliver, First a Surgeon, and then a Captain of Several Ships.»
Y en español: «Viajes a varias naciones remotas del mundo, en cuatro partes. Por Lemuel Gulliver, primero médico, y luego capitán de varios barcos.»

Cubierta de Los viajes de Gulliver

Cubierta de: ‘Los viajes de Gulliver’

Bueno, después de ver que el título no es tan corto como nos han hecho creer tengo que decir que Los viajes de Gulliver fue escrito en 1726, y modificado en 1735; es una cuádruple fábula en prosa del escritor y clérigo irlandés, Deán de San Patricio en Dublín, Jonathan Swift,​ que es a la vez una sátira sobre la naturaleza humana y el subgénero literario de los relatos de viajes. Es la obra de narración larga más conocida de Swift, y un clásico de la literatura en inglés.
No se puede entender esta obra sin el precedente de crónicas de viajeros y descubridores, en época en que Inglaterra era dueña de los mares. Pero como ha señalado el poeta inglés Paul Muldoon, Los viajes de Gulliver ha de ser leído, también, a la luz de las antiguas narraciones irlandesas conocidas como immrama, esos relatos de navegaciones extraordinarias de los que El viaje de San Barandán es exponente.

«Si he elegido para esta reseña la edición de Cátedra en su Colección Letras Universales es principalmente porque la tengo mucho cariño y segundo porque he visto otras ediciones de prestigiosas editoriales y no creo que ninguna de ellas ofrezca más que la que tengo, publicada en 1992. La Introducción que es magnífica, nos cuenta la leyenda y la crítica de Swift. Su vida y su obra con un estudio pormenorizado de cada uno de los viajes; una amplísima bibliografía y la Carta del capitán Gulliver a su pariente Sympson, no incluida en otras ediciones.»

El libro se nos presenta como la narración de un viajero con el falso título Viajes a varias remotas Naciones del Mundo…, su autoría solo se asigna a Lemuel Gulliver, siendo al principio un cirujano, y luego un capitán de varios barcos. El texto es presentado como una narración en primera persona por el supuesto autor, y el nombre Gulliver no aparece en el libro más que en el título.

El libro comienza con un pequeño preámbulo en el que Lemuel Gulliver, en el estilo de los libros de la época, da una pequeña reseña sobre su vida e historia antes de sus viajes. Cuenta su procedencia, sus estudios y sus aficiones; entre ellas viajar. Se establece como médico, pero ante las dificultades económicas decide embarcarse para mejorar su situación.
Su primer viaje, como cirujano de a bordo, es en el Antílope, que zarpa de Bristol en mayo de 1699. En las cercanías de la Tierra de van Diemen (actual Tasmania) el navío naufraga y Gulliver llega a la costa después de nadar, cae en la playa y se queda dormido. Al despertar, descubre que ha sido hecho prisionero por una raza de personas de un tamaño doce veces menor que un ser humano, es decir de menos de 15 cm de altura, habitantes del país isleño de Liliput.
Después de muchas vicisitudes que casi le causan la ceguera, logra arreglar un bote abandonado y consigue ser rescatado por un barco que lo lleva de vuelta a su hogar.

En el segundo viaje embarcado en el buque Adventure es desviado por las tormentas y forzado a ir a una isla en busca de agua dulce, el grupo de desembarco es perseguido por seres de gigantesca estatura. Gulliver, abandonado por sus compañeros, huye hasta un campo de cereal y allí es encontrado por un granjero perteneciente a esta raza, de 22 metros de altura: la escala de Brobdingnag es alrededor de 12:1, en comparación con la de Liliput que era 1:12, a partir del cálculo que hace Gulliver de que el paso de un hombre era 10 yardas (9m). El granjero lo lleva a su casa y su hija, Glumdalclitch, cuida de Gulliver. El granjero lo trata como una curiosidad y lo exhibe por dinero.
Aquí, de nuevo tiene muchas vicisitudes, incluso lucha contra avispas gigantes y que un mono se las haga pasar canutas. En una excursión a la costa, la “caja de viaje” es atrapada por un águila gigantesca que termina soltándola sobre el mar, de donde es rescatado por un navío con el que retorna a Inglaterra.

En el tercer viaje el barco de Gulliver es atacado por piratas y es dejado a la deriva cerca de una desolada isla rocosa cercana a la India. Afortunadamente es rescatado por la isla flotante de Laputa, un reino dedicado a las artes de la música, las matemáticas y la astronomía pero absolutamente incapaz de utilizarlas de modo práctico. El método de Laputa de tirar rocas sobre las ciudades rebeldes parece también una de las primeras veces en las que el bombardeo aéreo fue concebido como un método de guerra. Gulliver visita Balnibarbi, el reino gobernado desde Laputa, como un invitado de un cortesano de baja graduación y ve la ruina provocada por la búsqueda ciega de la ciencia sin resultados prácticos en una sátira sobre la burocracia y la Royal Society y sus experimentos.
En la Gran Academia de Lagado, se invierten enormes recursos en investigaciones totalmente ridículas como extraer rayos de sol de pepinos, ablandar el mármol para usarlo como almohadas, aprender cómo mezclar pintura por el olfato, y descubrir conspiraciones políticas examinando los excrementos de personas sospechosas. Después de algunas vicisitudes llega a Japón, y Gulliver pide al Emperador que le exima de pisotear el crucifijo, ceremonia impuesta a los extranjeros, a lo que el monarca accede. Gulliver vuelve a casa determinado a pasar allí el resto de sus días.

Y en su cuarto viaje Gulliver vuelve a la mar como el capitán de un mercante de 35 toneladas ya que se aburre como cirujano. En este viaje se ve forzado a encontrar a añadidos a su tripulación, y cree que estos nuevos tripulantes vuelven contra él al resto de la tripulación. Estos se amotinan y, después de mantenerlo a bordo contra su voluntad, deciden dejarlo en el primer pedazo de tierra que ven y continuar su viaje como piratas. Es abandonado en un bote salvavidas y llega primero ante una raza de lo que parecen horribles criaturas deformes a las que concibe una antipatía violenta. Pronto conoce a un caballo hablador y se da cuenta de que estos animales —en su lenguaje Houyhnhnms, que quiere decir de naturaleza perfecta— son los gobernantes y las deformes criaturas llamadas Yahoos, son seres humanos salvajes.
Despues de muchas aventuras es rescatado, contra su voluntad, por un barco portugués, y se disgusta al ver que el capitán Pedro de Méndez, un yahoo, es una persona generosa, cortés y sabia. Vuelve a su hogar en Inglaterra. Sin embargo, es incapaz de reconciliarse con la vida entre los “yahoos” humanos y se convierte en un ermitaño, quedándose en casa, evitando en gran medida a su familia y su esposa, y pasando varias horas al día hablando con los caballos en sus establos.

Los viajes de Gulliver ha recibido varios calificativos: desde sátira menipea a historia para niños, de proto-ciencia ficción a predecesor de la novela moderna. Publicada siete años después del exitoso Robinson Crusoe de Daniel Defoe, Los viajes de Gulliver puede verse como una refutación sistemática del relato optimista de Defoe sobre la capacidad humana. El capitán que invita a Gulliver a trabajar como cirujano en su barco durante el desastroso tercer viaje, se llama Robinson.
La crítica de Swift a la ciencia (los experimentos de Laputa) es el primer cuestionamiento realizado por un demócrata liberal moderno de los efectos y el coste para una sociedad que acepta y celebra políticas que persiguen el progreso científico. Una posible razón para que este libro haya conseguido el estatus de clásico es que puede verse de maneras diferentes por personas diversas. En términos generales, los temas del libro son tres: Una visión satírica del estado de los gobiernos europeos, y las mínimas diferencias entre religiones. Una indagación sobre si el hombre es inherentemente corrupto o se convierte en corrupto. Una nueva afirmación de la vieja controversia de “lo antiguo frente a lo moderno” que Swift ya había tratado en The Battle of the Books, 1704 (traducción en español La batalla de los libros antiguos y modernos publicado por José J. de Olañeta en 2012 y hoy difícil de encontrar).

Puedo añadir que El amigo de SwiftAlexander Pope, escribió un conjunto de cinco Verses on Gulliver’s Travels, que gustaron tanto a Swift que los añadió a la segunda edición del libro, aunque actualmente rara vez se incluyen. Los interesados los pueden leer en inglés en el siguiente enlace.

La edición se complementa con una enorme bibliografía.

Retrato de Jonathan Swift por Charles Jervas

Retrato de Jonathan Swift por Charles Jervas

El autor:
Jonathan Swift (Dublín, 1667-1745), hijo de ingleses establecidos en Irlanda, su padre falleció antes de que él naciera, lo que provocó el regreso de su madre a Inglaterra. Swift permaneció en Dublín con sus parientes, donde creció en condiciones similares a las de un huérfano. Para conseguir la independencia económica, en 1694 tomó las órdenes religiosas y en 1695 consiguió la pequeña sede de Kilroot en Irlanda. Sin embargo, vivió casi siempre en Londres, donde participó activamente en la vida política, religiosa y literaria del período llamado “augusto”, convirtiéndose gracias a su imaginación y a sus excepcionales dotes de polemista, en una de las personas más influyentes de la ciudad. En 1713 consiguió el decanato de la iglesia de St. Patrick de Dublín, y a la caída del gobierno tory, del que había formado parte como activo consejero, se trasladó a Irlanda. Allí, Swift tomó ardiente posición a favor de los irlandeses contra los atropellos de la administración inglesa, convirtiéndose en una especie de héroe nacional. Tras la muerte de su mujer Stella en 1728, cayó en un progresivo decaimiento físico e intelectual. Dejó su patrimonio a los pobres y destinó una parte de éste a la fundación de un manicomio.

El libro:
Los viajes de Gulliver (título original: Gulliver’s Travels, 1726, modificada en 1735) ha sido publicado en Ediciones Cátedra en su Colección Letras Universales, 115. Edición de Pilar Elena. Traducción de Pollux Hernúñez. Encuadernado en rústica, tiene 607 páginas.

Cómpralo a través de este enlace con Casa del Libro.

Como complemento pongo el vídeo de la película Los viajes de Gulliver.

Para saber más:
Jonathan Swift en Wikipedia.

 

Deja un comentario

Archivado bajo Literatura, Literatura, Narrativa, Literatura. Fantasía y Ciencia Ficción, Viajes y tiempo libre