Archivo de la categoría: Efemérides

Siempre hay algo que celebrar. Pues agamoslo.

“Apolo 11”, de Eduardo García Llama

«La apasionante historia de cómo el hombre pisó la Luna por primera vez»
.

.
“Hoy hace exactamente 50 años que un ser humano pisó por primera vez la Luna”

Cubierta de Apolo 11

Cubierta de: ‘Apolo 11’

Tengo que reconocer que no sabía como comenzar esta reseña de uno de los mejores y más claros libros que he leído sobre la misión del Apolo 11, cuyo objetivo fue lograr que un ser humano caminara sobre la superficie de la Luna, y creo que he elegido bien al insertar lo primero de todo, las imágenes originales de la retransmisión que realizó TVE el 21 de julio de 1969 con la voz inimitable de un joven Jesús Hermida y que corresponden a los momentos en que Neil Armstrong, baja por la escalerilla del módulo Águila. Cuando ponga el pie en la tierra lunar será exactamente las 03:56:15 hora de España.
También podía haber puesto la famosa frase de Neil Armstrong o la menos famosa de Buzz Aldrin. Aquí os dejo las dos para que podáis escoger la que más os guste.

«Este es un pequeño paso para un hombre;
un gran salto para la humanidad»

«¡Que magnífica desolación!»

Como he dicho antes eran cerca de la cuatro de la madrugada cuando nos quedamos con la boca abierta mirando un televisor con unas imágenes increíbles pues tras un descenso repleto de tensión a bordo del Águila, Neil Armstrong, comandante de la misión Apolo 11, y Buzz Aldrin caminaron ese día sobre un nuevo mundo mientras Michael Collins lo orbitaba a bordo del Columbia. Son hechos muy conocidos que Armstrong fue el primero en pisar la Luna y pronunciar la famosa frase, pero, ¿cómo se gestó la gran hazaña del Apolo 11?, ¿qué experiencias a nivel humano vivieron sus protagonistas? y, sobre todo, ¿quiénes eran esos tres hombres que arriesgaron sus vidas en una aventura fuera de los límites conocidos?
A estas, y muchas otras preguntas, da respuesta Eduardo García Llama, físico e ingeniero español, que trabaja en la Sección de Dinámica de Vuelo en el Johnson Space Center de la NASA, en Houston.
Esta obra relata la misión del Apolo 11, desde el lanzamiento hasta la vuelta a la Tierra, con absoluta rigurosidad histórica y de un modo profundamente narrativo que da el protagonismo a sus tres tripulantes siguiendo las transcripciones oficiales del vuelo, refiriendo detalles de sus vidas, anécdotas y episodios apenas conocidos, y explicando los formidables retos técnicos de la misión que marcó un antes y un después en la historia de la humanidad.

Además de perseguir un enfoque divulgativo que permita entender los riesgos, los retos, las dificultades y el desarrollo de una misión lunar y de alunizaje como la del Apolo 11, creo que una de las características más destacables del libro se encuentra en la manera en la que describe los acontecimientos: haciéndolo desde una perspectiva, no solo rigurosamente histórica, sino desde la personal y emocional con la que los vivieron sus protagonistas, ahondando en su psicología, motivaciones y aspectos vitales que los llevaron hasta ese momento.
En muchos aspectos, el Apolo 11 sigue fielmente las etapas de la aventura mitológica del héroe, diseccionada magistralmente por Joseph Campbell en su celebrada obra El héroe de las mil caras. Lo hace, además, a través de las figuras antagónicas de Neil Armstrong y Buzz Aldrin, siendo protagonista cada uno de ellos de su propia aventura heroica, exterior o macroscópica para el primero, interior o microscópica para el segundo. También el Apolo 11 constituye la primera ocasión en la que prácticamente todos los habitantes de la Tierra fueron testigos de cómo una historia mitológico-heroica se desarrollaba en todas sus etapas en directo gracias a la televisión y la radio, incluida la de su apoteosis, en la que el acto sublime que protagoniza Neil Armstrong puede ser interpretado como el Eje del Mundo de tantas historias míticas. El libro solo hace puntuales referencias distendidas a estas simetrías, exponiéndolas desde una vertiente interpretativa intencionadamente laxa, dado que no es su objetivo adentrarse en los sutiles detalles de las profundas significaciones míticas.
El autor continúa diciendo en el prólogo, “por combinar los estilos de la novela y el ensayo, e introducir fragmentos en segunda persona dirigidos a los astronautas, el libro presenta un acontecimiento histórico de primera magnitud en un formato atípico en relatos de exploración espacial. Con esta aproximación pretendo atraer al lector a un campo en el que tal vez otros formatos no conseguirían armonizar de forma tan óptima los aspectos técnicos con la dimensión humana, todo al ritmo del dinamismo marcado por los intensos desafíos de un vuelo espacial único en la historia de la humanidad como es el Apolo 11”.
Espero haberlo conseguido.

Índice de la obra
Prólogo
1. La Partida. El rito de transfiguración
2. Lanzamiento. El cruce del umbral
3. Inyección Translunar. El corte del cordón umbilical
4. Transposición, atraque y extracción. Una pequeña estación espacial
5. Una misión con dos cabinas. El MOCR
6. Más rápido, más lejos, más alto. La fiebre por salir
7. Mentalidad de comandante. El héroe primordial
8. Supeditados a la excelencia. Millones de partes, kilómetros de cable
9. Televisión en directo. Seres de otro planeta
10. Entrenamientos. Una tripulación cansada
11. Un ovni en la Luna. Inspección del módulo lunar
12. Luna a la vista. Neil, el zar de la nave
13. Inserción en órbita lunar. Descubriendo la cara oculta… y la Tierra
14. Circularización de la órbita lunar. Una luz en Aristarco
15. ¡El Eagle tiene alas! Dieciocho escenarios
16. Que dios nos bendiga hoy. Caso n.º 26
17. Órbita de descenso. Cierren las puertas
18. Descenso propulsado. Alarmas 1201 y 1202
19. P66. En caso de un desastre en la Luna
20. Pensando en una frase. Comunión en la Luna
21. Un pequeño paso. Un gran salto
22. Después de la salida a la Luna. El descanso de los héroes
23. Ascenso. Los primeros en la pista
24. Rendezvous. Al encuentro con el Columbia
25. Inyección transterrestre. Adiós al Eagle
26. En tránsito a la Tierra. Desconocidos amigables 
27. Entrada atmosférica y amerizaje. El cruce del umbral del regreso 
28. La noche más grande… El eje del mundo
Lecturas recomendadas
Listado de acrónimos y unidades

En toda gran aventura hay personas que estando detrás, casi ocultas y que han sido imprescindibles para la realización del proyecto Apolo y en concreto el proyecto Apolo 11. Hay un libro magnífico titulado Figuras ocultas escrito por Margot Lee Shetterly que habla de ellas. Voy a nombrar dos, podría nombrar varias de esas mujeres, pero solo nombraré dos que me parecen necesarias.
Katherine Johnson calculó la trayectoria de vuelo del Apolo 11 hacia la Luna; Neil Armstrong se fiaba más de sus cálculos que de los que hacían las incipientes computadoras.
La otra persona que nombraré es Margaret Hamilton, matemática como Margot. Estuvo al frente del equipo que diseño el software para que el módulo ‘Águila’ se posase en la Luna, y uno de sus mayores logros durante la dirección del desarrollo del sistema operativo para las misiones Apolo fue el sistema de excepciones y carga asincrónica de tareas que jugó un papel crucial momentos antes del alunizaje de la misión Apolo 11, ya que cuando los astronautas se estaban preparando para descender la computadora empezó a arrojar los errores 1201 y 1202. Durante unos minutos no sabían si proceder con el alunizaje o no debido al error que mostraba la computadora, pero el equipo de Hamilton rápidamente encontró entre sus notas que ese código significaba que la computadora estaba limpiando la lista de tareas de procesos poco prioritarios para dedicarle todo el procesamiento a las funciones de descenso. Una vez resuelta la incógnita de qué significaba el mensaje de error, se procedió con el descenso en la Luna, el cual fue exitoso. Más tarde se descubrió que los mensajes de error no eran por un problema de software, sino que en la lista de procesos que le entregaron a Buzz Aldrin para la preparación de los instrumentos se lo instruyó a que encendiera un radar que no era utilizado durante el descenso, pero que podría ser útil en caso de requerir abortar la misión, este radar empezó a llenar el procesamiento del sistema con tareas de medición debido a todo tipo de lecturas que estaban llegando desde sus sensores, gracias a que Hamilton con su equipo tuvieron en cuenta como resolver un problema de este tipo, no terminó en ningún incidente. Es una pena que en el capítulo 18 Descenso propulsado. Alarmas 1201 y 1202, no se la nombre.

Antes de terminar esta reseña me gustaría que compararais vuestro teléfono móvil con la computadora con la que  Neil Armstrong y Buzz Aldrin llegaron a la Luna: Por más increíble que suene, este tenía un almacenamiento de 36.864 palabras de 16 bits. Es decir, su almacenamiento equivaldría a 73 kilobytes. En cuanto a su RAM, se trataba de 2048 palabras de 16 bits, lo que equivaldría a 4kB. Mientras tanto, su procesador actuaba a una velocidad de 2MHz. Ahora compáralo con tu teléfono móvil. No hay color. 

Lee y disfruta de un fragmento del libro.

El autor:
Eduardo García Llama es licenciado en Ciencias Físicas por la Universidad Autónoma de Madrid, posee un Máster de Ingeniería en Operaciones Espaciales por la Universidad de Colorado en Colorado Springs y un Máster en Administración Internacional de Empresas por el Centro de Estudios de Postgrado en Administración de Empresas de la Universidad Politécnica de Madrid, donde también obtuvo los títulos de Especialista en Relaciones Económicas Internacionales y de Experto en la Administración y Gestión de la Innovación Tecnológica.

Eduardo García Llama posa junto al Saturno V

Eduardo García Llama posa junto al cohete Saturno V

Ha trabajado en el Departamento de Vehículos Aeroespaciales de la Universidad Politécnica de Madrid, en el Centro Europeo de Investigación y Tecnología Espacial (ESTEC) de la Agencia Espacial Europea en Noordwijk, Holanda, y en la actualidad trabaja en la Sección de Mecánica de Vuelo y Diseño de Trayectorias en el Centro Espacial Johnson de la NASA en Houston.

El libro:
Apolo 11. La apasionante historia de cómo el hombre pisó la Luna por primera vez ha sido publicado por la Editorial Crítica en su Colección Drakontos. Encuadernado en rústica con solapas, tiene 440 páginas.

Cómpralo a través de este enlace con Casa del Libro.

Como complemento pongo el vídeo realizado por el diario El País titulado MISIÓN APOLO 11 | 50 aniversario de la llegada a la Luna.

.
Para saber más:
https://eduardogarciallama.lanasa.net/
Programa Apolo en Wikipedia.
Apolo 11 en Wikipedia.

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Biografías, Ciencia y tecnología, Efemérides, Ensayo - Crítica literaria, Historia, Literatura, Viajes y tiempo libre

“El espacio de la A a la Z”, texto de Emanuela pagliari y Diego Mattarelli, e ilustraciones de Annalisa Beghelli

Para jóvenes a partir de 8 años

«¡Este libro explica, de la A a la Z, los hechos más interesantes que conocemos sobre el universo!»
.

Cubierta de El espacio de la A a la Z

Cubierta de: ‘El espacio de la A a la Z’

A de Apolo (Proyecto que llevó al hombre a la Luna)
B de Big Bang 
C de Curiosity (nave exploradora en Marte)
D de Discovery 
E de ESA (Agencia Espacial Europea)
Y así llegaríamos a la Z a través de 36 entradas a través de las cuales vamos a conocer los más importantes eventos, artefactos y personajes relacionados con el universo.
Letra por letra, este volumen nos va a guiar en un viaje fantástico para descubrir el alfabeto del espacio. Mucha información y curiosidad, escrito en un lenguaje simple y cautivador, que se enriquecen con las coloridas tablas ilustradas, para acompañar a los jóvenes lectores en la exploración de planetas y constelaciones, pero también de naves espaciales, satélites y misiones, así como a astrónomos y científicos cuyos descubrimientos han dado forma a los secretos del espacio. Una guía preciosa para aprender todo lo que hay que saber sobre el universo … ¡de la A a la Z!

El ser humano siempre ha tenido puesta la mirada en el firmamento: en un principio se preguntaba qué eran aquellos puntos brillantes que iluminaban los cielos nocturnos; más tarde, deseó zambullirse en l cosmos y tocar la luna. Hoy, muchos sueñan con viajar al espacio (entre ellos yo), ¡aunque muy pocos lo consiguen! Pero eso no significa que que podamos echar a volar la imaginación y transportarnos a mundos lejanos.
El siglo XX fue testigo de grandes proezas: la humanidad puso el pie en la Luna, exploró el Sistema Solar con sondas espaciales y llegó más lejos de lo imaginable gracias a potentes telescopios que enviaban preciosas imágenes de galaxias lejanas.

¡De hecho, decir lejanas es quedarse corto! ¿Pero en qué medida?

En el espacio las distancias son enormes y no se pueden medir utilizando metros o kilómetros. Por esa razón los astrónomos han inventado nuevas unidades de medida. Para el Sistema Solar empleamos la Unidad Astronómica (UA), que se define como la distancia media entre nuestro planeta y el Sol. Esto equivale a unos 150.000.000 de kilómetros.
Pero con los objetos que están fuera del Sistema Solar, como las galaxias o las estrellas se utiliza como medida el año/luz, es decir, la distancia que recorre la luz en un año; y como la luz viaja a 300.000 Km/s. un año luz es igual a ¡9,46 billones de kilómetros!

¡¡1 año/luz = 9.460.730.472.580,8 km.!!

“Tenemos que tener presente que el deseo de explorar el espacio ha abierto la puerta a nuevos descubrimientos científicos, pero también ha servido para hacer más sencilla nuestra vida en la Tierra.”

Los autores:
Annalisa Beghelli se graduó en arquitectura en Venecia, pero cuatro años después decidió convertir su pasión por el dibujo en una nueva profesión. En 2011 se especializó en ilustración y diseño en Milán, donde vive actualmente. Trabaja como ilustradora y en 2017 fundó FAI 31, una marca con la que desarrolla proyectos de comunicación de carácter formativo.

Autores

Diego Mattarelli se graduó en Ciencias y Tecnologías Geológicas en Milán y se dedica a la divulgación científica destinada a escuelas de todos los niveles y al gran público. Actualmente colabora con varias instituciones y trabaja como guía en el Museo de Historia Natural de Milán. Ha participado en el diseño y organización de varias exposiciones científicas y en la elaboración de numerosos materiales educativos.

Emanuela Pagliari se graduó en Ciencias Naturales en la Universidad de Milán y ha trabajado como guía en el Museo de Historia Natural de Milán y en diversas exposiciones científicas. Colabora en la creación de material recreativo-educativo para escuelas y para el público en general. Ha adquirido experiencia editorial en el campo de la publicación de materiales educativos y es coautora de un curso de ciencia.

El libro:
El espacio de la A a la Z (título original: Lo spazio dalla A alla Z, 2018) ha sido publicado por el Sello VVKids del grupo Vicens Vives. Traducido del italiano por Alberto Fuertes. Encuadernado en tapa dura y gran formato (24,4 x 34,7 cm) tiene 96 páginas.

Cómpralo a través de este enlace con Casa del Libro.

Como complemento pongo un vídeo realmente interesante titulado Viaje a los límites del universo.

.
Para saber más:
El universo en Wikipedia.

Deja un comentario

Archivado bajo Biografías, Ciencia y tecnología, Curiosidades, Efemérides, Ensayo - Crítica literaria, Historia, Literatura