«El invierno de los jilgueros», de Mohamed El Morabet

♦XVI PREMIO MÁLAGA DE NOVELA 2022♦

«La brisa del Mediterráneo es sedosa. Quizá viene a morir a esta tierra solo para embriagar de suavidad la madrugada. Su aroma cambia en función de la estación del año, de la dirección del aire.»

MaudyReseña escrita por Maudy Ventosa.

El XV Premio Málaga de Novela ya tiene ganador. Absolutamente merecido. Se trata del escritor nacido en Alhucemas –Al Khozama– (cuyo nombre original fue Tagsut, o Tijdit), Mohamed El Morabet con la novela editada por Galaxia Gutenberg, “El invierno de los jilgueros”.

Cubierta de 'El invierno de los jilgueros'

Cubierta de: ‘El invierno de los jilgueros’

Si alguien pensaba que un texto escrito con frases cortas no podía albergar emoción y belleza, estaba totalmente equivocado; la novela de Mohamed es un ejemplo de ello. Tenemos dos narradores en primera persona, la mirada de un niño inocente que solo conoce la pequeña ciudad que describe de manera sobria y poética, que narra su vida y la de sus vecinos, sus reflexiones, su miedo y dolor ante la pérdida primero del hermano, después de la madre, más tarde del amor y los sueños y otra vez del hermano; sin romperse. Cuando alguien pierde a un familiar, enseguida busca en otras personas sus gestos, sus rasgos íntimos, lo imperceptible que de pronto cobra fuerza, se agiganta y cubre nuestro horizonte de pistas. No se busca para sustituir a la persona perdida, sino para alargar su presencia.
El otro narrador es una mujer joven, de treinta años, que viene de Madrid y escribe en su cuaderno su llegada a la ciudad y su afán por crear un hogar, aunque no sabe cómo encarar la nostalgia. Ambos aman la pintura, la música, la luz y los sueños. Están condenados a encontrarse y a amarse, a pesar de la diferencia de edad, de estatus y de prejuicios sociales. En Tetuán. Donde el colorido anda por las calles y sus habitantes acaban las conversaciones sin remate.

Mohamed El Morabet con Maudy Ventosa

Mohamed El Morabet con Maudy Ventosa

Es una novela tremendamente sensorial. La luz espléndida del Mediterráneo se cuela en cada página, las baldosas ajedrezadas de la calle vigilan el caminar, las mantas con dibujos de tigres colgadas en las azoteas observan desde arriba; impregnan el aire los olores a mar, a salitre, a la fatiga de los pescadores, a una casa que huele a falta de sueño, a boquerones fritos, a lavanda silvestre que viene de los tres montes que circundan la ciudad; un horno en el que se amasa el pan en compañía de Satie y se hornea con Debussy. Hoy empiezo con la Sinfonía n.º 2 en do menor de Mahler. Resurrección. La música está siempre presente. Bach, Chopin, Debussy, Satie, Mahler, Johnny Cash, Luz Casal, Queen, Bonnie Tyler…; el sabor exquisito de las rosquillas recién cocidas, el de los pescados fritos, el agua que Mimuna deja a la puerta de su casa para que nadie tenga sed; los delirios dactilares cuando se deposita un beso en cada lunar de un lienzo de cuero interminable…Cada frase rezuma sensibilidad, poesía elegante. Determinación, seguir adelante. Y mucho amor.

El invierno de los jilgueros habla de relaciones. De las que establece la madre viuda con sus dos hijos y de cómo el amor no es suficiente para salvar al mayor de una historia que decidieron los hombres; de la que tienen los dos hermanos dedicándose el uno al otro e intercambiando los papeles cuando uno de los ellos se rompe. Mohamed habla de comunicarse a través de la mudez, como hacen madre e hijo; de las miradas confidentes entre los amantes; aprender a quejarse sin palabras; de cómo los Brahim y Musa hablan en silencio acariciándose con la mirada; de los silencios traicioneros o de hablar con una lengua de colores, como hace Olga… La pintura, la música o la mirada sin voz son suficientes para establecer lazos, para que el otro sepa que estás ahí. Relaciones sin palabras.

Hay también una búsqueda consciente de alcanzar la normalidad a través de lo cotidiano, de establecer rutinas que ayuden a salir adelante. En un momento se da cuenta de que todo se derrumba y él se mantiene firme. Es una actitud de él. Tesón y firmeza en aferrarse a lo cotidiano. La idea de la rutina para mí es muy importante, por eso cuenta los pasos. Nos cuenta Mohamed en la presentación de la novela, con Elvira Lindo y Joan Tarrida en la Librería Machado.

Presentación

Hay también reflexiones profundas de vida transmitidas desde la más pura inocencia de un niño que no sabe que está a punto de pasar algo irremediable: del desierto no se regresaba, porque el desierto es el desierto. Era como la vejez. Una vez alcanzada solo cabía resignarse y aceptar la amabilidad de un cuerpo senil. Parecido al abrazo de un adiós incierto. Porque cambia la percepción de la vida cuando cambian las circunstancias y te arrancan de golpe la pureza y los sueños. El carácter del hermano se tornó seco, arenoso e inhabitado. Y tal vez, acabó atrapado entre la arena seca y un sol que deslumbra.

Mohamed necesita que en sus novelas salga Madrid –confiesa–, ciudad en la que lleva viviendo varios años. Y ahí está Olga, en una ciudad pueblerina que se las da de moderna…

El invierno de los jilgueros es una novela deliciosa que he disfrutado despacio, serena y emocionada, sin poder contener una lágrima traicionera al final. No olvidéis que vendrá la noche y olerá a brisa de mar. Siempre pensaré en esta obra cuando contemple un cuadro en el que aparezca la línea del horizonte…

Agradezco a Mohamed la entrevista que publicaremos mañana.

¡Enhorabuena Mohamed El Morabet por tu obra y tu premio!

PERSONAJES:

  • Brahim Isri, el narrador. Empezó a dibujar a los ocho años. Con dieciséis, es un chaval flaquísimo, dibuja con destreza. Es ordenado. Labios carnosos que forman un pliegue perfecto. Mirada clara, aunque esquiva.
  • Mina, la madre está muy delgada. Hay una foto en casa de la mano del padre y ella sonríe. Su cabello olía a jabón de Marsella, la fragancia de los abrazos que me despedían por las mañanas.
  • Musa, su hermano, muy inteligente y le cuida mucho porque su padre murió cuando cumplió 2 años. Heredó un mundo en descomposición que cavó su guarida. Mi simple presencia retrasaba su cita con la libertad…
  • Olga Navas, segunda narradora, de Madrid va a Tetuán como profesora durante tres años, a la escuela de Bellas Artes. Lee por tercera vez a Delacroix. Cada vez se siente menos cohibida, será por vivir sola.
  • Mimuna tiene un hijo que se llama Nabil y trabaja de camarero en un bar del puerto, siempre volvía a casa con pescado de regalo, que compartía con ellos. También les regalaba botellas de aceite.

Y también están Isaac, el compañero de pupitre que tiene granos en la cara y es tímido; y Javier, que lleva siete años en Tetuán y también estudió en la escuela de Bellas Artes donde dio clase de escultura dos años y luego montó el taller cuando se le acabó el contrato; y Maribel, que es de Barcelona. Charnega, preciosa. Expansiva. Ríe, habla, gesticula. Lleva en Tetuán tres años y da clase de Lengua y Literatura en El Pilar y Jamal, compañero del cole que vive casi al final de su calle… y los demás, que tendrás que encontrar.

Lee y disfruta de un fragmento de la novela.

El autor:Mohamed El Morabet
Mohamed El Morabet nació en Alhucemas en 1983. Reside desde 2002 en Madrid. El invierno de los jilgueros es su segunda novela.

El libro.
El invierno de los jilgueros ha sido publicado por la Editorial Galaxia Gutenberg en su Colección Narrativa. Encuadernado en tapa dura con sobrecubierta, tiene 288 páginas.

Como complemento pongo un vídeo en el que Mohamed El Morabet nos habla de su novela El invierno de los jilgueros.

.
Para saber más:
https://twitter.com/grupomohamed
https://www.facebook.com/mohamed.elmorabet.18

Anuncio publicitario

Deja un comentario

Archivado bajo Literatura, Literatura, Narrativa, Nombramientos y Premios, Por Maudy Ventosa

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s