Archivo de la etiqueta: Alfaguara

“Una casa en el desierto”, de Javier Fernández de Castro

«‘Una casa en el desierto’ es la historia de unos personajes y un paisaje. Una novela que le devuelve al lector los ecos de la mejor narrativa española, y que consagra a un escritor de larga trayectoria, discípulo de Ferlosio y con una altura literaria que lo encuadra junto a los grandes nombres de la novela contemporánea española.»

Cubierta de 'Una casa en el desierto'

Cubierta de: ‘Una casa en el desierto’

Javier Fernández de Castro falleció el 10 de agosto de 2020 en Fontrubí, Barcelona. Una casa en el desierto era su novela número trece. Su enfermedad no le permitió verla publicada.
Félix de Azua calificó la novela de soberbia, y Olga Merino dijo de ella que es un thriller ecológico en un paisaje abrasado por el cierzo, el sol y los secretos familiares. El grito de la tierra envenenada; y creo que no es para menos. Como pequeño homenaje me permito reproducir la carta escrita por Pilar Álvarez y un breve texto que el autor dejó escrito sobre su novela.

Carta de Pilar Álvarez directora literaria de Alfaguara.
“El primer libro de este año llega tarde. Sé que dentro de un tiempo esto me habrá dejado de entristecer,
porque es una novela que se convertirá pronto en un clásico, pero ahora me cuesta mucho superar que el autor no viviera para verla publicada.
En julio de 2020, Javier Fernández de Castro y yo estábamos todavía cambiándonos correos sobre la ropa que lleva Antón en la novela (si ustedes consiguen imaginarse a Antón cuando la lean, por favor no dejen de contármelo) y sobre la cubierta, sobre planes de vacaciones y hasta recetas de cocina. El 11 de agosto me llamó Andreu Jaume, que nos había presentado: Javier acababa de morir. Él me había dicho muchas veces que a su médico solo le pedía que lo «arreglase» lo suficiente para llegar a enero del año siguiente. En fin, ha llegado enero y es un enorme placer presentar la novela, aunque aún estemos de duelo por el autor.

Desde que la leí por primera vez tengo la convicción de que Una casa en el desierto es una obra maestra. Digamos, por resumir, que en esa lectura tuve la sensación poco frecuente de que había alguien al mando, una mente poderosa que sabía adónde se dirigía cada suceso, por qué decía cada personaje cada una de sus frases. Y todo ello sin apenas narrador, sin que nadie nos esté explicando qué piensan, qué esperan o qué les pasa a los personajes, porque los entendemos y los seguimos solo por sus acciones y sus diálogos. Me gusta el entorno de esta novela, ese desierto tan bien contado que es un personaje más, el encuadre de las aventuras de Raquel y Nicolás además de las dudosas actividades de La Planta, que es una empresa pero también otro protagonista. Y me gusta especialmente que el autor optara por contar la vida de una familia para hablar de la destrucción de un paisaje, porque finalmente lo que está contando es que lo que le hacemos a la naturaleza
nos lo hacemos a nosotros.
Ojalá sean muchos quienes la lean con la admiración que yo sentí y les quede en el recuerdo junto con la memoria de un escritor que fue el secreto mejor guardado de su generación.
Con un abrazo.”

En palabras del autor.
“En Una casa en el desierto hay dos corrientes vitales contrapuestas y fácilmente reconocibles en otras tantas corrientes narrativas igualmente contrapuestas. De un lado están los adultos con sus ambiciones y su afán por abrirse paso en pos de sus objetivos sin reparar en las consecuencias de sus delirios. En su ceguera, y mirando cada cual por lo suyo, llegan incluso a envenenar, quién sabe si para siempre, un entorno tan sereno y ajeno a la codicia como el desierto de La Llanada y un singular y bellísimo paraje llamado Cabezo de la Franca y que resultará literalmente volatilizado.
La segunda corriente narrativa y vital es la de unos niños, más tarde jóvenes, que luchan por conocer y hacer habitable un entorno natural que está siendo implacablemente destruido por sus mayores. Entre ambas corrientes vitales surgen figuras como Dimas, el antiguo talabartero, o Antón, el más pequeño de los hermanos mayores, que por pertenecer en cierto modo a ambas corrientes vitales enfrentadas se ven obligados a tomar partido por unos menores que sólo están empezando a adquirir las armas que les permitirán colonizar su propio espacio vital sin ser arrollados por las locuras de sus mayores.

Sinopsis de la novela:
Una joven pareja de recién casados llega desde Barcelona a instalarse en un pueblo desolado en mitad de la nada. Allí, el marido será gerente de una nueva empresa extranjera dedicada al reciclaje de residuos metálicos que para los lugareños es simple y llanamente una chatarrería.
La familia va creciendo hasta sumar cinco hijos, mientras el matrimonio hace aguas y la actividad de la planta resulta cada vez más dudosa. Se habla de unos camiones sin marca ni letreros, llenos de bidones de contenido raro. Y una noche todos asisten atónitos a un suceso que cambia la vida de la familia, del pueblo y del desierto que los rodea.
Una casa en el desierto es la historia de unos personajes y un paisaje. Una novela que le devuelve al lector los ecos de la mejor narrativa española, y que consagra a un escritor de larga trayectoria, discípulo de Ferlosio y con una altura literaria que lo encuadra junto a los grandes nombres de la novela contemporánea española.

Lee y disfruta de un fragmento de la novela.

© María Belmonte

© María Belmonte

El autor:
Javier Fernández de Castro (1942-2020) desarrolló una larga carrera como escritor, crítico para medios como Babelia, profesor y traductor de autores del prestigio de Georges Simenon, Oscar Wilde, James Joyce, Henry Miller o Ian McEwan, entre otros. Estudió Periodismo y dio clases en la facultad de Filosofía de San Sebastián, antes de instalarse en Londres como corresponsal de prensa. Su primera publicación llegó con Alimento del salto (1972), a la que siguieron otros ocho títulos entre novelas y relatos. Su obra ha sido traducida al alemán. Una casa en el desierto, su novela póstuma, fue su primera obra larga en más de veinte años.

El libro:
Una casa en el desierto ha sido publicado por la Editorial Alfaguara en su Colección Hispánica. Encuadernado en rústica con solapas, tiene 320 páginas.

Cómpralo a través de este enlace con Casa del Libro.

Para saber más:
Javier Fernández de Castro en Wikipedia.

Deja un comentario

Archivado bajo Literatura, Literatura, Narrativa

“La UNESCO celebra el 24 de enero el Día Internacional de la Educación para visibilizar el papel que esta desempeña en la paz y el desarrollo”

«Alfaguara celebra el ‘Día Internacional de la Educación’
con la reedición de Historia de una maestra,
de Josefina Aldecoa»

Alfaguara presenta la edición definitiva de una novela fundamental en la literatura contemporánea española: la emocionante historia de una mujer que supo encontrar su destino.

Cubierta de 'Historia de una maestra'

Cubierta de: ‘Historia de una maestra’

Mañana domingo, 24 de enero, la UNESCO celebra el Día Internacional de la Educación para visibilizar el papel que desempeña en la paz y el desarrollo. Por este motivo, Alfaguara se suma a esta conmemoración con la edición definitiva de una obra fundamental en la literatura española: Historia de una maestra, de Josefina Aldecoa, una novela en la que confluyen la reivindicación de una educación de calidad, la vuelta al mundo rural y la defensa de los derechos de la mujer. Con prólogo de la escritora Lara Moreno, esta historia de ficción se lee hoy, treinta años después de su publicación y casi cien del momento en el que está ambientada, como un «testimonio rebosante de verdad», en palabras de Moreno.

Historia de una maestra, que Alfaguara se pone a la venta el jueves 28 de enero, y cuenta la historia de Gabriela desde el día en el que recoge su título de maestra, el comienzo de un sueño que la llevará a trabajar en varias escuelas rurales en España y en Guinea Ecuatorial. Lara Moreno argumenta en su prólogo que a «Gabriela le pilló la República siendo maestra. Maestra de escuela. Esa profesión abanderada hoy por hoy sobre todo por mujeres, esa profesión silenciada en la literatura, desplazada en tantos lugares de nuestra actual esfera política y social». Este libro es la narración, hecha desde la memoria, de la vida de Gabriela durante los años veinte y hasta el comienzo de la Guerra Civil. Con el trasfondo de la República, la Revolución de Octubre y la guerra, evoca aquella época de pobreza, ignorancia y opresión, y muestra el importante papel de la enseñanza y de aquellos que lucharon por educar un país.

Según la escritora Lara Moreno«no hay más rebeldía que vivir acorde con una misma en medio de la vida, sea cual sea la tragedia que llueva» y, en este caso, la protagonista es una mujer de su época que lleva en su interior una dualidad evidente: con una vida tradicional, responsable del cuidado de la casa, volcada en la maternidad, es también una revolucionaria que cree y lucha por la educación como una forma real de progreso. Gabriela es una maestra rural que crea pequeñas escuelas en aldeas en las que no solo enseña conocimientos, sino herramientas para la vida. Sobre esto Moreno resalta el valor de Aldecoa al «dar cuenta de realidades valiosísimas desde un punto de vista único: el de la mujer visionaria, la que sobrevuela los tiempos, la que, a pesar de su contexto y absolutamente dentro de él, se pregunta con exactitud por cada grieta, las recorre todas con ojos calmos y no deja ninguna sin nombrar. Eso ya supone un valor de ancha magnitud».

Historia de una maestra ha sido considerada siempre por maestros y educadores, por su defensa de la vocación absoluta por la enseñanza en tiempos difíciles, una obra emblemática sobre la importante función social que ellos desempeñan: «Josefina Aldecoa escribió un libro sobre una maestra, en el puro significado de ese sueño: llegar adonde no hay nada y cuidar, transmitir, educar, desde el respeto, desde la empatía, para la libertad», dice Moreno.

A MI MADRE, POR JOSEFINA ALDECOA
Este libro lo escribí para regalárselo a mi madre, porque siempre me contó muchas historias cuando yo era pequeña, me hablaba de situaciones que ella, como maestra, había vivido. Basándome en todos esos recuerdos y también en los de mi infancia, escribí ‘Historia de una maestra’, que es un homenaje a mi madre y a los maestros de la República, a su esfuerzo y dedicación en unos momentos de nuestra historia en los que su sacrificio estaba justificado por la necesidad de salvar al país educándolo, pues tal fue el mandato que recibieron.
La historia es ficticia pero todo lo que sucede en ella es real, es un testimonio histórico que sirve además para conocer las durísimas condiciones de trabajo de los maestros rurales y el papel tan importante que desempeñaron haciendo gala de una constante muestra de vocación.
Después vinieron ‘Mujeres de negro’ y ‘La fuerza del destino’, las otras novelas que completan la trilogía y que, lejos de formar parte de un plan preestablecido, fueron surgiendo poco a poco, gracias al aliento de la gente que me animaba a seguir con esa historia. Y también porque me pareció justo permitir a la madre e hija que protagonizan la novela seguir con sus vidas sobre el telón de fondo de los cambios que fue experimentado España a lo largo del siglo XX.
‘Historia de una maestra’ no ha perdido ninguna vigencia, al contrario, a medida que nos alejamos de esa etapa mayor es su interés, el interés del testimonio que recoge. Creo que su autenticidad ha sido y sigue siendo el factor que ha animado a las distintas generaciones de lectores a acercarse a ella.
Josefina Aldecoa
Diciembre de 2005

Sinopsis de la editorial:
En 1923 Gabriela recoge su título de maestra. Es el comienzo de un sueño que la llevará a trabajar en varias escuelas rurales en España y en Guinea Ecuatorial. Este libro es la narración de su vida, hecha desde la memoria, durante los años veinte y hasta el comienzo de la Guerra Civil. Con el trasfondo de la República, la Revolución de Octubre y la guerra, evoca aquellos tiempos de pobreza, ignorancia y opresión, y muestra el importante papel de la enseñanza y de aquellos que lucharon por educar un país.
Contado desde la verdad del recuerdo, con sentimientos que apenas nos atrevemos a reconocer y una progresiva toma de conciencia, el relato de esta mujer que en una época difícil supo encontrar su destino nos abre a todos un camino a la esperanza y al idealismo.

© J. M. S. Bustos-U.I.M.P

© J. M. S. Bustos-U.I.M.P

La autora:
Josefa Rodríguez Álvarez mas conocida como Josefina Aldecoa (1926-2011) nació en La Robla, León. Estudió Filosofía y Letras en Madrid. Durante los años de facultad entró en contacto con un grupo de amigos que luego iban a formar parte de la llamada «generación de los cincuenta»: Rafael Sánchez Ferlosio, Jesús Fernández Santos, Alfonso Sastre, Carmen Martín Gaite e Ignacio Aldecoa, con quien se casó en 1952. En 1969 murió su marido y durante diez años permaneció alejada de la literatura, hasta que en 1981 apareció su edición crítica de una selección de cuentos de Ignacio Aldecoa. A partir de ese momento reanudó su actividad literaria y desde entonces ha publicado la memoria generacional Los niños de la guerra (1983); el libro infantil Cuento para Susana (1988); las novelas La enredadera (1984), Porque éramos jóvenes (1985), El vergel (1988), Historia de una maestra (1990), Mujeres de negro (1994), La fuerza del destino (1997), El enigma (2002), La Casa Gris (2005) y Hermanas (2008); los libros de recuerdos Confesiones de una abuela (1998) y En la distancia (2004); y los relatos recogidos en Fiebre (2001).

El libro:
Historia de una maestra ha sido publicado por la Editorial Alfaguara en su Colección Hispánica. Encuadernado en rústica con solapas, tiene 240 páginas.

Como complemento pongo un vídeo con una entrevista muy interesante a Josefina Aldecoa.

.
Para sabe más:
Josefina Aldecoa en Wikipedia.
https://es.unesco.org/commemorations/educationday

Deja un comentario

Archivado bajo Artículo de opinión, Biografías, Efemérides, Ensayo - Crítica literaria, Historia, Literatura, Literatura, Narrativa