“Km 123”, de Andrea Camilleri

«La última novela del recientemente fallecido maestro de la novela negra y creador del comisario Montalbano.
100% thriller, 100% Camilleri»
.

Km 123 llegó a las librerías italianas el 24 de marzo de 2019, casi cuatro meses antes del fallecimiento de su autor, el 17 de julio.  De esta manera, Km 123 se ha convertido en el último thriller que Andrea Camilleri vio en las estanterías. Quizás consciente del deterioro de su salud, el escritor preparó con su editorial italiana una edición especial que Destino presenta también para el lector en español.
El libro Km 123 se cierra con un texto, a modo de largo epílogo —de testamento, en fin—, titulado «Defensa de un color». El color al que se refiere Camilleri es el amarillo, el giallo, con el que en Italia se conoce la literatura policíaca desde que, en 1929, apareciese la colección Il giallo Mondadori, por el color de sus llamativas portadas y que por sugerencia del autor, ha sido incluida en esta edición de Km 123.

Cubierta de 'Km 123'

Cubierta de: ‘Km 123’

La novela arranca con un móvil apagado. Ester es la que llama; quien no responde, Giulio, que acaba de ser trasladado al hospital en estado grave a causa de un accidente en el kilómetro 123 de la Via Aurelia de Roma. Sin embargo, el teléfono lo conectará Giuditta, la mujer de Giulio, quien lógicamente no sabe nada de Ester. Podría parecer el inicio de una comedia de enredo, pero nada más lejos de la realidad: un testigo afirma que el accidente de Giulio ha sido en realidad un intento de asesinato, por lo que la investigación será asignada al perspicaz inspector de la policía criminal Attilio Bongioanni, que se enfrenta a un caso en el que nada —ni pistas ni testimonios— es lo que parece.
Se trata de un thriller muy inteligente, rápido, de múltiples voces que nunca dan respiro y que sumergen al lector en una trama endiabladamente hábil. Una delicia para disfrutar de principio a fin. Km 123 confirma a Andrea Camilleri, una vez más, como el maestro de la novela negra contemporánea.

Para escribir Km 123, Camilleri se despojó de muchos de los elementos narrativos que lo han convertido en uno de los autores más vendidos del mundo. No hay en la novela descripciones coloristas ni escenas costumbristas; tampoco se recrea en sutilezas dialectales ni en detalles gastronómicos.
El autor desnuda el relato. Lo despoja del tan alabado toque Camilleri para ofrecernos un maravilloso ejercicio de estilo en el que el misterio, el suspense y la acción se sustentan en diálogos directos y sin acotaciones, mensajes telefónicos, emails, notas manuscritas, algún informe policial y unos pocos recortes de prensa. Nada más. Nada menos.
Camilleri demuestra en Km 123 su conocimiento del género y su profundo —endiablado— dominio del ritmo y de las estructuras. No solo es capaz de sostener una trama compleja en un puñado de personajes y en sus interacciones, sino que consigue atrapar al lector y sumergirlo en un enigma en la que elementos dispersos, como las piezas de un rompecabezas, no encajan hasta la última página, prácticamente hasta la última línea. Un homenaje a los clásicos del género. Un homenaje a la buena literatura… sin color.

El personaje del investigador es un maravilloso homenaje a los policías clásicos del género. Bongioanni es íntegro, sabio y capaz de arriesgar su vida para dar con el culpable.

Sinopsis:
La madrugada del 7 al 8 de enero de 2008, en el punto kilométrico 123 de la Via Aurelia, el empresario romano Giulio Davoli sufre un aparatoso accidente. Al parecer, la fuerte lluvia hizo que colisionara con otro vehículo y se saliese de la carretera para caer por un talud. Por fortuna, otro conductor, Anselmo Corradini, fue testigo de los hechos y se detuvo para auxiliar al herido.
Giulio acabó ingresado en el American Hospital de Roma.
Ajena a estos hechos, su amante, Ester, le escribe varios mensajes a su móvil. La mujer no sabe qué sucede y está desesperada porque Giulio no le responde.
En el centro médico, el enfermero encargado del empresario herido se hace cargo de sus efectos personales para entregárselos a la familia. Entre ellos está el teléfono con los mensajes de Ester. Ni Giacomo, que así se llama el sanitario, ni la esposa del accidentado saben todavía que acaban de destapar una caja de pandora cuyo final ni ellos ni el lector son capaces de intuir.
Contra toda lógica —el amor y el desamor son malos consejeros—, Ester se pone en contacto con Giuditta Davoli para interesarse por Giulio. Pergeña una excusa poco creíble que pone en alerta a la esposa del herido. Cuando esta lee los mensajes que Giulio y Ester se intercambiaron descubre el pastel y la historia entra en una nueva dimensión.
Ester y Giulio llevan varios meses viéndose. Se encuentran tres veces a la semana en un apartamento que él alquiló en la calle de Borgo Pío. Siguen una estricta rutina para evitar quedar en evidencia: entran en el edificio por separado y ella deja su coche en un callejón cercano, en doble fila; le deja las llaves al frutero Carlo —que anda medio enamorado de Ester— para que éste lo mueva si es necesario.
La única persona que conoce esa relación clandestina es Maria de Stefani, la mejor amiga de Ester. Maria está casada con el directivo de una importante empresa y se han mudado a Milán para intentar superar un pequeño bache en su matrimonio.
Todo aquel precario equilibrio sentimental y económico amenaza con venirse abajo cuando el único testigo del accidente de Giulio declara que no fue un accidente: alguien quiso echar de la carretera al empresario. La policía y la compañía de seguros entran en liza y todo se complica. Y mucho.

Lee y disfruta de las primeras páginas de la novela.

Andrea Camilleri

Andrea Camilleri

El autor:
Andrea Camilleri (Porto Empedocle, 1925 – Roma, 2019), siciliano de nacimiento, vivió muchos años en Roma, donde era realizador de teatro y televisión y guionista. Publicó ensayos sobre el espectáculo, crónicas sobre hechos históricos y diversas novelas, algunas de ellas de género policíaco y otras ambientadas en la Sicilia de finales del siglo XIX. Estas últimas se basan en hechos reales y presentan, a través de una sucesión de acontecimientos llenos de humor y comicidad, la realidad siciliana, que en sus rasgos esenciales es la misma hoy que hace cien años.
En sus últimos años de vida, Camilleri se quedó ciego. Sin embargo, pudo seguir escribiendo con la ayuda de Valentina Alferj, quien lo asistió durante diecisiete años.

El libro:
Km 123 (título original: Km 123, 2019) ha sido publicado por Ediciones Destino en su Colección Áncora & Delfín. Traducción de Juan Carlos Gentile Vitale. Encuadernado en rústica con solapas, tiene 224 páginas.

Cómpralo a través de este enlace con Casa del Libro.

Como complemento pongo un vídeo en italiano en el qué Andrea Camilleri nos presenta su libro “Km 123”.

.
Para saber más:
Andrea Camilleri en Wikipedia (italiano)
Andrea Camilleri en Wikipedia (en español)

 

Deja un comentario

Archivado bajo Literatura, Literatura, Narrativa, Literatura. Novela Negra

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s