Archivo de la categoría: Literatura. Novela Negra

Sigue el rastro de sangre…

“El hombre perdido”, de Jane Harper

«Una nueva entrega de la reina de la novela negra australiana»
«Tres hermanos, una muerte, no hay respuestas»

.
Parece que fue ayer cuando la editorial Salamandra me envió la primera novela, Años de sequía, de una escritora australiana de la que no había oído hablar hasta ese momento, corría el año 2017: Jane Harper. El resultado fue espectacular pues nos mostraba un escenario criminal tan despiadado como fascinante bajo un sol abrasador. Dos años después publica Naturaleza salvaje y cambia el escenario por la salvaje la adversidad de los bosques de Giralang Ranges, pero con un mismo hilo conductor, Aaron Falk, un investigador de seguros un poco solitario. Su tercera novela, El hombre perdido , es una novela independiente y creo que su historia más fuerte hasta ahora (lo que dice mucho).

El hombre perdido es un misterio sólido y un drama familiar impresionante ambientado en un paisaje implacable e inolvidable, el desierto australiano. Harper lleva sus temas de aislamiento emocional y ambiental a un nivel completamente nuevo.
“De noche, cuando el cielo parecía aún más vasto, casi podía imaginarse que había retrocedido un millón de años y que estaba caminando por el fondo del mar. Un millón de años antes de que la necesaria sucesión de un millón de acontecimientos naturales formara el paisaje que tenía delante: un sitio de crecidas sin lluvia, de conchas fosilizadas a miles de kilómetros del agua y de hombres que se apean del coche para dirigirse a pie, sin saber muy bien por qué, al encuentro con su muerte.”  [Pág. 65-66]

Cubierta de 'El hombre perdido'

Cubierta de: ‘El hombre perdido’

En el centro de esta novela está Nathan Bright. Él y sus dos hermanos, Cameron y Bub, han crecido en Burley Downs, el rancho de sus padres, que tiene 3.500 kilómetros cuadrados — como la isla de Mallorca, Islas Baleares—. Es el hogar de unas 3.000 cabezas de ganado Hereford y solo media docena de seres humanos.
La ciudad local en esta novela puede ser ficticia, pero el paisaje no lo es. Se trata de una franja de tierra semiárida y cálida que atraviesa el centro de Queensland, Australia, donde las temperaturas oscilan a niveles inhumanos bajo un cielo despejado. Este no es un ambiente acogedor ni indulgente. Es un lugar donde los jóvenes sanos y vibrantes de unos 20 años mueren sin agua después de solo seis horas. Los lugareños saben que es mejor no probar un atajo fuera de la carretera porque atascarse en la arena lo matará.
Entonces, si los lugareños saben todo esto, ¿por qué Cameron, que creció en este paisaje y administró hábilmente el rancho familiar durante años, se alejó millas de su vehículo que funcionaba perfectamente y que estaba lleno de agua y comida? ¿Por qué terminó abrazando la legendaria lápida de un ganadero desconocido, rodeándola para obtener la sombra minúscula que ofrecía bajo el sol implacable antes de sufrir una muerte insoportable por deshidratación? ¿Tiene algo que ver con su galardonado cuadro de la lápida?

Cuando comienza El hombre perdido, Nathan, el hermano mayor, se acerca a la lápida para encontrarse con Bub, el menor de los hermanos, que ha estado salvaguardando el cuerpo de su hermano de los dingos y otros depredadores. Cameron, Cam, no regresó a casa después de salir para realizar una tarea de rutina en la propiedad. Su cuerpo fue visto por un piloto de helicóptero que trabajaba desde el aire, reuniendo ganado desperdigado.
Nathan trabaja en su propio rancho, más pequeño, de solo 700 kilómetros cuadrados. Vive solo, después del divorcio, con visitas cada vez más raras de su hijo adolescente, Xander, que actualmente está de visita. Aunque la propiedad de Nathan linda con la tierra de la familia, no los visita muy a menudo por razones prácticas. Es un viaje de tres o cuatro horas desde su casa hasta la casa de los padres. La madre del hermano todavía vive allí junto con Cameron, su esposa, sus dos hijas, Harry un empleado de mucho tiempo y dos empleados itinerantes. Las razones personales también mantienen alejado a Nathan —su rancho es tan remoto que el médico local le manda una señal para presionar todas las noches para saber que está bien—.

«El aislamiento de Nathan lo convierte en una elección fascinante como narrador en una novela llena de personajes interesantes.»

Días antes de Navidad, cuando se encuentra el cuerpo de Cameron, la tragedia y las vacaciones obligan a Nathan a quedarse en la casa de la familia, lo que oprime a un hombre que prefiere evitar a las personas. A medida que aumentan las preguntas sobre la muerte de Cameron y ciertos hechos salen a la luz, se revela la historia familiar. ¡Y hasta aquí puedo contar! Bueno, añadir que al principio de la novela figura un mapa de la región muy útil para no perderse en el desierto.

La escritura de Harper te hace sentir la asfixia del calor seco, del ostracismo social y de los secretos familiares. Esta es una gran hazaña para una historia ambientada en un paisaje abierto y lleno de cielo. El Hombre Perdidoes lento, y el desenlace es menos un “¡ajá!” de momento y más como una válvula de liberación de presión que se abre, proporcionando un alivio de la intensidad del lugar que la familia Bright llama hogar.

Lee y disfruta de un fragmento de la novela.

Jane Harper

Jane Harper

La autora:
Jane Harper nació en Manchester (Inglaterra), pero a los ocho años se mudó con su familia a Boronia, en la región australiana de Victoria. Se graduó en Historia y Literatura Inglesa por la Universidad de Kent, en Canterbury, y trabajó durante trece años en Inglaterra y luego en Australia como periodista. Años de sequía (Salamandra, 2017), cuyos derechos de traducción se han vendido a más de treinta idiomas, recibió los premios ABIA, Indie y Ned Kelly en Australia, entre otros, y fue finalista del prestigioso CWA Gold Dagger Award de 2017 en Reino Unido. Jane Harper, que vive en Melbourne, ha publicado también Años de sequía y ahora El hombre perdido, pero seguro que la editorial Salamandra está preparando la traducción de su novela The Survivors (2021). La espero con mucho interés.

El libro:
El hombre perdido (título original: The Lost Man, 2018) ha sido publicado por la Editorial Salamandra en su Colección Salamandra Black. Traducción del inglés por Jofre Homedes Beutnagel. Encuadernado en rústica con solapas, tiene 380 páginas.

Cómpralo a través de este enlace con Casa del Libro.

En el siguiente ENLACE podrás ver un vídeo el el qué Berna González Harbour entrevista a Jane Harper por motivo de su novela El hombre perdido, así como de las recomendaciones de lectura que nos hace la autora.

Como complemento pongo un vídeo en inglés con subtítulos en español en el que Jane Harper nos habla de su nueva novela El hombre perdido.

.
Para saber más:
https://janeharper.com.au/

Deja un comentario

Archivado bajo Literatura, Literatura, Narrativa, Literatura. Novela Negra

“El retrato de Dorian Gray”, de Oscar Wilde

Introducción de Robert Mighall
Traducción de Alejandro Palomas
Apéndice de Peter Ackroyd

«La vida te lo reserva todo, Dorian.
Con tu extraordinario atractivo,

no hay nada que no puedas conseguir.»

.

Cubierta de 'El retrato de Dorian Gray'

Cubierta de: ‘El retrato de Dorian Gray’

En el apéndice que Peter Ackroyd titula Introducción a la primera edición en Penguin Classics  nos cuenta una muy interesante anécdota. “La creación de El retrato de Dorian Gray estuvo determinada, como tantos otros acontecimientos en la vida de Oscar Wilde, por la casualidad: Wilde y Arthur Conan Doyle estaban cenando con un editor estadounidense, J. M. Stoddart, y durante la velada Stoddart les encargó a ambos que escribieran para la Lippincott’s Monthly Magazine. Conan Doyle nos cuenta el final de la historia: «La contribución de Wilde fue El retrato de Dorian Gray, un libro de un alto nivel moral, mientras que yo escribí El signo de los cuatro». Tan pronto como recibió el encargo, Wilde se puso a trabajar a toda prisa (sin duda, la triste historia de Dorian Gray ya le rondaba la cabeza) y la obra apareció en la Lippincott’s en el número de julio de 1890.”
Para Arthur Conan Doyle, El signo de los cuatro, era su segunda novela, de las cuatro que escribió (junto a Estudio en escarlata, El sabueso de los Baskerville y El valle del terror), protagonizada por Sherlock Holmes; para Wilde, El retrato de Dorian Gray fue su primera y única novela.

«Quiero hacer hincapié en la importancia, tanto de la introducción de Robert Mighall, imprescindible para llegar a conocer a fondo tanto al autor como a su novela; como del apéndice de Peter Ackroyd en el que encontramos una muy precisa información sobre la repercusión que la novela tuvo en su tiempo.»

Ahora os voy a hacer un pequeño resumen del argumento.
Dorian Gray es joven, hermoso y parece la imagen de la inocencia; quizás ni él mismo lo sabe… hasta que se ve reflejado en el hermoso retrato que le hace Basil Hallward, que ha quedado fascinado por su figura.
Uno de los amigos del pintor, Henry Wotton, un ingenioso frecuentador de salones que escandaliza a la sociedad con sus epigramas y su desprecio por la moral convencional, le invita a que se aproveche al máximo de su juventud y belleza.
Dorian, consciente por primera vez de sí mismo, teme el paso del tiempo, que acabará con todo su encanto. ¿Qué ocurriría si todos los estragos de la edad quedaran reflejados en el cuadro?
Henry Wotton tiene cada vez más influencia sobre él. Como un nuevo Mefistófeles, desea hacerse dueño de su alma —¿o representa la irresistible fuerza de una sociedad decadente?—, y cuando Gray se enamora de una actriz, se burla, y el joven la abandona cruelmente. Sybil Vane, que así se llama la chica, se suicida. En un primer momento, Dorian se arrepiente, pero ¿fue acaso él responsable?, se interroga. Nada ha cambiado, nada más que el rostro del retrato, que muestra la crueldad de su modelo…
El horror sacude a Gray, pero solo un momento: su deseo se ha cumplido, será joven por siempre. A partir de aquí acumula un pecado sobre otro, sin que su cara pierda su pureza, pero paga un alto precio. Sus noches se llenan de pesadillas, pero nada consigue llenar su vida. Basil, el único que intenta ponerle freno, muere por su mano, y las manos del personaje del retrato se llenan de sangre.
Dorian oculta su alma corrupta, contenida en un cuadro, como la sociedad victoriana —y la de ahora— oculta sus lacras, pero no hay modo de negar la verdad, ni el tiempo, ni la muerte, como acaba descubriendo pagando con su vida.

«El retrato de Dorian Gray es un logro insoslayable de la literatura universal, vertido aquí magníficamente por el escritor y traductor Alejandro Palomas

Lee y disfruta de un fragmento de la novela.

Oscar Wilde, 1882

Oscar Wilde, 1882

El autor:
Oscar Wilde (Oscar Fingal O’Flahertie Wills Wilde) nació en Dublín en 1854. Estudió en el Trinity College de su ciudad y, más tarde, en Oxford, donde destacó en el estudio de los clásicos y como poeta. Fue allí donde recogió la influencia de los estetas Walter Pater y John Ruskin. Su peculiar indumentaria y su carácter excéntrico le convirtieron en blanco de sátiras y bromas, pero su ingenio y su talento le hicieron ganar numerosos admiradores. Tras un primer libro de poemas y una obra teatral, Vera o los nihilistas (1882), que se estrenó en Nueva York durante uno de sus viajes como conferenciante, el autor se instaló en Londres. En 1884 se casó con Constance Lloyd, una mujer irlandesa adinerada, con la que tuvo dos hijos. Desde entonces se dedicó por completo a la literatura. En 1895, en la cima de su carrera tras el estreno en 1890 de su polémica obra de teatro El retrato de Dorian Gray, que se publicaría como novela un año después, y tras el éxito de las comedias Una mujer sin importancia (1893), Un marido ideal (1895) y La importancia de llamarse Ernesto (1895), Wilde se convirtió en la víctima de las iras de la convencional sociedad victoriana al ser acusado de sodomía por el padre de lord Alfred Douglas. Hallado culpable en el juicio, fue encarcelado en Reading y condenado a trabajos forzados durante dos años. La prisión lo arruinó material y espiritualmente, y al salir se instaló en París, donde murió en 1900. Además de sus obras ya citadas, Wilde publicó tres colecciones de cuentos escritas para sus hijos: El príncipe feliz (1888), El crimen de lord Arthur Savile (1891) y La casa de las granadas (1892); un poderoso poema escrito en la cárcel, La balada de la cárcel de Reading (1898), y una extensa epístola confesional, De profundis (1895), publicada tras su muerte. Maestro también de la crítica y el ensayo, sus obras tienen una vigencia universal.

El libro:
El retrato de Dorian Gray (título original: The Picture of Dorian Gray, 1890) ha sido publicado por el Sello Penguin Clásicos. Traducción de Alejandro Palomas y de Julia sabaté Font de la introducción y del apéndice. Encuadernado en rústica sin solapas, tiene 320 páginas.

Cómpralo a través de este enlace con Casa del Libro.

Como complemento pongo el trailer de la película El retrato de Dorian Gray.

.
Para saber más:
Página web sobre Oscar Wilde.
Oscar Wilde en Wikipedia.

Deja un comentario

Archivado bajo Literatura, Literatura, Narrativa, Literatura. Fantasía y Ciencia Ficción, Literatura. Novela Negra