Archivo de la categoría: Literatura. Novela Negra

Sigue el rastro de sangre…

«Maldad», de Leticia Sierra

«Solo siente necesidad. Necesidad de verla morir. Nota un ronroneo en el vientre, justo debajo del ombligo, un cosquilleo que sabe que se convertirá en algo más cuando acabe con ella…»

MaudyReseña escrita por Maudy Ventosa.

Leticia Sierra acaba de publicar una nueva novela, Maldad, en Ediciones B –Penguin Random House– que, sin duda, logrará el mismo éxito que la anterior, Animal.

Cubirta de 'Maldad'La descripción cruda y descarnada del asesinato de una adolescente consigue enganchar al lector desde la primera página. Es un caso tan extremo que pondrá a prueba la profesionalidad y resistencia, al enfrentarse a la maldad del ser humano, del equipo de la UDEV (Unidad de Delincuencia Especializada y Violenta). La intuición y sagacidad de Olivia Marassa, periodista de El Diario, jugará también un papel importante en el esclarecimiento de esta trágica muerte; son ya personajes conocidos y queridos por los lectores.

Las cosas suceden porque la gente lo permite.

Maldad es mucho más que una novela negra. Es la excusa que permite a Leticia Sierra denunciar problemas actuales, muy graves, que ocurren a diario en nuestros colegios e institutos y que en ocasiones llevan al suicidio a niños y niñas que ven en la muerte la única manera de escapar de algo tan terrible como es el maltrato físico y psicológico, sentirse acechado, notar el acoso y vivirlas humillaciones a las que se ven sometidos muchos niños y adolescentes por los abusones de turno. Machos y hembras alfa, lobos o hienas, que se erigen en torturadores de los débiles ante la mirada impasible de los “colaboradores necesarios” que los admiran y jalean intentando evitar caer en desgracia y convertirse en los siguientes… El grupo sabe lo que ocurre, pero es preferible “no meterse en líos” y mirar para otro lado porque siempre habrá víctimas más propicias, como los gorditos, los gafitas, los afeminados… Callan los que se creen “normales”. ¿Protege el sistema a nuestros hijos?

Existe un Plan Nacional para la Prevención del Acoso Escolar –impulsado por AEPAE y surgido de la experiencia directa con miles de víctimas–; existen protocolos de actuación en todos los centros; existen campañas de sensibilización ante el bullying. ¿Qué está fallando entonces? Supongo que prevalece el miedo. Miedo de los alumnos; miedo de los profesores –que apenas conservan su autoridad–; miedo a que el colegio quede en entredicho por tener valoraciones negativas; miedo de los padres a descubrir quiénes son en realidad sus hijos… ¿Qué estamos haciendo tan mal como para llegar a esos extremos en los que la resignación por parte de los escolares era el mejor de los sentimientos, en los que la pérdida de la inocencia era condición sine qua non para sobrevivir?

Después de la familia, el segundo grupo de referencia y socialización más importante para el niño es el colegio. Allí debe sentirse como en casa, seguro y protegido, no aterrorizado. En casos de agresiones, no solo fallan los alumnos, fallan las instituciones y los profesores que lo conocen. Porque siempre hay alguien que percibe la situación y calla.

Otra reflexión a la que conduce la novela es que la Ley del Menor hace a los niños maltratadores casi intocables. Si no han cumplido los catorce años son inimputables, independientemente del delito que hayan perpetrado. En España, los delitos cometidos por menores salen, en el mejor de los casos, muy baratos, y en el peor, gratis. Y los agresores lo saben.

Niños con la autoestima destruida que, por terror, no son capaces de denunciar la situación a la que les están sometiendo; padres que no perciben el sufrimiento de sus hijos; otros, que prefieren ignorar, incluso justificar, los desmanes de los suyos porque son incapaces de controlarlos. Se pregunta uno de los personajes ¿cuándo hemos dejado de criar niños para empezar a criar monstruos? La responsabilidad es de cada uno de nosotros, no solo de las leyes, los profesores y las instituciones. Estamos dejando que nuestros niños crezcan con una Tablet pegada al culo porque así no dan la lata… aislamiento social, exceso de información, falta de valores, abandono emocional… ¡Menudo cóctel Leticia! Proteger a un hijo no consiste en darle todo lo que pide, sino en saber decir que no; pasar tiempo de calidad con él; enseñarle que el mundo de fuera es una zona de guerra, un hijo de puta que niega más que consiente, que no va a permitir que cojas lo que quieras cuando quieras y como quieras y que no entiende de mimos y fruslerías.

Novela adictiva, casi coral por la cantidad de personajes que aparecen, y con un trasfondo real, actual y muy duro. Es lo que pasa cuando ahondas en el alma humana. Cuando descubres que la MALDAD, con mayúsculas, también existe en el mundo de los más pequeños.

Lee y disfruta de un fragmento de la novela.

Leticia Sierra

Leticia Sierra

La autora:
Leticia Sierra (Pola de Siero, 1972) se licenció en Periodismo por la Universidad Pontificia de Salamanca e inició su andadura profesional en el periódico semanal Tribuna Universitaria de Salamanca. También trabajó en La Nueva España, La Voz de Asturias, El Comercio y Tribuna de Salamanca. Colaboró con COPE Salamanca y con la Cadena SER en Madrid.
Animal fue se primera novela y con ella arrancó una serie protagonizada por la periodista Olivia Marassa. Su debut fue alabado tanto por a crítica como por los lectores.
Actualmente, alejada de la profesión periodística, reside con su marido en Noreña (Asturias).

El libro:
Maldad ha sido publicado por el Sello Ediciones B del grupo Penguin Random House en su Colección La Trama. Encuadernado en rústica con solapas, tiene 416 páginas.

Como complemento pongo un vídeo realizado por Canal Prestosu en el que Leticia Sierra habla de su novela Maldad.

.
Para saber más:
https://www.facebook.com/lsierradorado/
https://twitter.com/letiestilolibre?lang=es
https://www.instagram.com/lsierradorado/?hl=es

Deja un comentario

Archivado bajo Literatura, Literatura, Narrativa, Literatura. Novela Negra

«La gran serpiente», de Pierre Lemaitre

«La gran serpiente es la primera novela negra escrita por Pierre Lemaitre en 1985, casi treinta años antes de su premio Goncourt por Nos vemos allá arriba y que nunca había sido publicada. Y por una buena razón, que lo explica en el prólogo, no lo había enviado a un editor. En la cubierta también aparece un dálmata, Ludo, que acompaña a Mathilde, una bajita, ancha y gruesa de sesenta y tres años que mata gente con una Magnum 44»

.

Cubierta de 'La gran serpiente'

Cubierta de: ‘La gran serpiente’

Hace no mucho reseñé el libro de Andrea Camilleri «El cocinero del Alcyon» y aunque separaban a los dos autores más de dos mil kilómetros y son incomparables como autores, si hay algo que une a los dos es la fina ironía que se desprende de sus diálogos y siempre con ese humor persistente incluso en los momentos más oscuros.
Y el autor nos manda una advertencia: siempre hay que tener cuidado con las ancianas bien vestidas, con aspecto de jubiladas, y si encima pasean un dálmata, peor. Mathilde Perrin, nuestra protagonista, a la que podemos describir como una anciana gorda no parece gran cosa. Nadie podría imaginar que, bajo su aire de abuela exhausta, se esconde un asesino muy profesional, generosamente remunerado en cuentas en Suiza y que en su casa guarda un verdadero arsenal siendo su preferida la Desert Eagle con silenciador, pero por si acaso lo necesita cuenta con una Luger 9 mm. Parabellum, una Wildey Magnum y una LAR Grizzly Parabellum, todas de gran tamaño y un muy gran calibre.

“Gruesa y lenta, con la vista no tan buena como antes, sudando en cuanto llega el calor, conduciendo a cincuenta centímetros del parabrisas, parece cualquier cosa menos lo que realmente es.” [Pág. 81]

La acción se desarrolla en 1985 entre el 5 de mayo y el 21 de septiembre y realmente ocurre de todo, incluso para su cerebro, que empieza a perder parte de él —¿Alzheimer?—, y su carácter templado la hacen cada vez más incontrolable… e inquietante. Del asesinato pasa a la masacre matando sin discernimiento y sin escrúpulos, y está contado con ese tono irónico y un tanto distante que imprime Lemaitre y esa sensación de imágenes tremendas que llegan a impactarnos. Y todo esto en una época  —os recuerdo que estamos en 1985— de cabinas telefónicas y mapas de carreteras donde el autor no tenía que temer que su historia fuera imposible por los móviles, el GPS, cámaras de vigilancia, ADN, archivos digitales, etc.

“Porque esa gran serpiente se comporta de un modo curioso, siente un odio muy peculiar por las culebrillas de la entrepierna, es ahí donde escupe su veneno, a propósito, es una serpiente enorme que no soporta a las pequeñas. No es de las que te pegan un tiro en mitad de la frente, ni mucho menos: esa serpiente te dispara dos balas en el centro de gravedad, y le da igual que seas hombre o mujer. Habría que recurrir a un psiquiatra.” 
[Pág. 134]

Mathilde, nuestra protagonista capaz de dar esquinazo a la policía y agotar a sus perseguidores, es una veterana heroína de la Resistencia (a mitad del libro descubrimos su paso devastador y su actividad durante este período oscuro cuando ejecutó nazis) ejecuta sin piedad los encargos de su amigo el misterioso comandante Henri Latournelle cuando no está cuidando su jardín de las afueras de París.
Sin embargo, los frecuentes descuidos y el mal carácter de la antaño perfeccionista Mathilde, que la vuelven cada vez más incontrolable y perturbadora, empiezan a preocupar a las altas esferas, dispuestas a deshacerse de ella antes de que sea demasiado tarde y no precisamente jubilándola. Hay que eliminarla.
A partir de ese momento la narración se vuelve hasta divertida y da muestra del talento de Lemaitre.

«Brillante combinación de una trama ingeniosa y precisa con un ritmo trepidante, La gran serpiente es la primera novela negra escrita por Pierre Lemaitre. Un tablero de asesinatos encadenados cargado de diálogos mordaces, escenas impactantes y grandes dosis de humor cáustico y descarnado.»

Lee y disfruta de un fragmento de la novela.

Pierre Lemaitre

Pierre Lemaitre

El autor:
Escritor y guionista, Pierre Lemaitre (París, 1951) estudió Psicología, creó una empresa de formación pedagógica e impartió clases de literatura. Autor tardío, en 2006 ganó el premio a la primera novela policíaca en el festival de Cognac con Irène, primera entrega de una serie protagonizada por el comandante Camille Verhoeven que incluye Alex (2011, CWA Dagger 2013, entre muchos galardones, y llevada al cine con éxito), Rosy & John (2011) y Camille (2012, CWA Dagger 2015, entre otros honores), una saga de gran reconocimiento internacional a la que Lemaitre ha puesto un emotivo colofón con su Diccionario apasionado de la novela negra (Salamandra, 2022), un documentado y emotivo homenaje al género negro. Consagrado como uno de los escritores más populares del momento, con más de tres millones de lectores en todo el mundo, su carrera literaria dio un vuelco asombroso con la aparición de Nos vemos allá arriba (Premio Goncourt 2013, entre una retahíla de distinciones), primer volumen de su aclamada trilogía sobre el período de entreguerras titulada «Los hijos del desastre» y editada por Salamandra, que sigue con Los colores del incendio (2018) y El espejo de nuestras penas (2020). Completan su obra, traducida a más de treinta idiomas, las novelas Vestido de novia (2014), Tres días y una vida (Salamandra, 2016) y Recursos inhumanos (2017).

El libro:
La gran serpiente (título original: Le serpent majuscule, 2021) ha sido publicado por Ediciones Salamandra en su Colección Salamandra Narrativa. Traducción de José Antonio Soriano Marco. Encuadernado en rústica con solapas, tiene 318 páginas.

Como complemento pongo un vídeo el francés en el que Pierre Lemaitre presenta su novela Le serpent majuscule.

.
Para saber más:
Pierre Lemaitre en Wikipedia.

Deja un comentario

Archivado bajo Literatura, Literatura, Narrativa, Literatura. Novela Negra