Archivo de la etiqueta: Ana Isabel Sánchez Díez

“Dos vidas para Lydia”, de Josie Silver

«… Tu vida continúa siendo tu vida… Sigues aquí respirando, por muy inoportuno que te parezca, viendo cómo se pone el sol y sale la luna con independencia de que tú creas que es una desfachatez que saque a relucir su brillante carita todos los puñeteros días…»

MaudyReseña escrita por Maudy Ventosa.

No soy lectora de novela romántica, pero tenía que leer esta por dos motivos, el primero por respeto a mi querida Pilar Manzanares que me la envió porque gira en torno al duelo y quería conocer mi opinión sobre cómo lo trata la autora. El segundo motivo es que consiguió que me interesara el tema, porque, por desgracia, algo se de ese asunto.

Cubierta de 'Dos vidas para Lydia'

Cubierta de: ‘Dos vidas para Lydia’

La autora de Un día de diciembre, editada por Plaza y Janés, que vendió más de un millón de ejemplares, Josie Silver, acaba de publicar su última novela, Dos vidas para Lydia, en esta misma editorial. Se traducirá a más de quince idiomas y su éxito está asegurado.
Narrada en primera persona por la protagonista, cuenta la historia de LydiaLyds-, una joven que se prepara para celebrar la cena de su cumpleaños un 14 de marzo. La llamada de su novio Freddie consigue irritarla; va a retrasarse porque a su mejor amigo, Jonah -casi son un trío-, se le ha averiado el coche y pasará a recogerlo… “cambio y corto” fueron sus últimas palabras. Iban a casarse el próximo año, pero murió esa noche al empotrarse su coche contra un roble.

Nadie está preparado para asumir la muerte de un ser querido, y menos si se trata de la persona que amas y con la que quieres envejecer. Al impacto de la noticia le siguen una amalgama de sentimientos que se mezclan, se cruzan y superponen; incredulidad, angustia, dolor, miedo… Eran jóvenes con toda una vida por delante de promesas, de ilusiones, de proyectos. De repente él no está y el mundo se desmorona a tu alrededor.

Comienza la elaboración del duelo para Lyds, que según el doctor “debe pasarse de manera consciente para poder emerger de él”. Es decir, a palo seco, sin analgesia –el cuerpo duele de pena-, ni ansiolíticos que ayuden a dormir -aunque al final, tras la insistencia de la madre acaba recetándole unas pastillas rosas-. No habla de fase de negación ante la sorpresa y el miedo; ni de la ira que provoca cólera y resentimiento; ni de negociar con el desconsuelo; ni de la depresión por la tristeza, la nostalgia y la frustración, porque acaba de empezar y, la fase de aceptación, la que da confianza y tranquilidad, aún está lejos. Le queda un largo camino por recorrer. Piensa en las fases del duelo como si fueran colores: dolor hierro candente; dolor gris plomo… rojo furioso; negro interminable. Y más tarde gris. Nadie puede pasarlo por ella, aunque esté rodeada de gente que la quiere y le agarren de la mano. El duelo es suyo y no piensa en que los demás también tengan dolor. Solo importa el suyo.

Y comienza el miedo a olvidar cosas de él, perder los recuerdos, las ocurrencias que nos hacían nosotros. Seguramente, lo primero que teme olvidar es el olor que lo hacía único. Por eso Lyds no quiere acostarse en esa cama a la que han puesto sábanas limpias. No conservan el aroma de Freddie. Y luego empiezan las contradicciones, el no querer salir a la calle y cuando lo hace no quiere volver a una casa vacía en la que no está. Los demás no pueden entender esa sensación de ausencia profunda que experimentas cuando tu amor ya no está presente en tu vida, la sensación de que esa persona se ha llevado consigo demasiadas piezas de ti como para que puedas seguir funcionando con normalidad. O, al menos, que seas como antes.

 Y después llega el temor a las primeras veces después de… el volver a la oficina, el entrar en un bar… No eres buena compañía porque tus amigos, sus amigos, no se atreven a mirarte a los ojos. Temen que te rompas en cualquier momento y no sabrían qué hacer. Y el sentirte culpable un día que te lo pasas bien, porque lo vives como una traición ¿Y qué pasa con su mejor amigo que era también tu amigo más antiguo? Le acompañaba cuando murió y tan solo sufrió un rasguño. Él si siente la culpa del superviviente, si no me hubiera ido a buscar, por qué él y no yo… Pero tú eso no lo has pensado, porque en el fondo sientes que, en efecto, es el culpable de tu pérdida.

¿Dormida o despierta si percibes que alguien ha apagado el sol cuando amanece? Y comienzan las visitas oníricas a través de las pastillas rosas, y crea dos mundos paralelos. Y en uno de ellos está él; inventas nuevos recuerdos aunque suponga pisotear los antiguos… Como decía Peter Pan, segunda estrella a la derecha, y todo recto hasta el amanecer ¿Hasta cuándo? Porque la vida no se detiene y siempre va hacia adelante. Pero Lydia quiere sus dos vidas.

No hay un patrón fijo para superar el duelo; cada persona necesita su tiempo. Lo que está claro, es que solo se supera cuando las personas que te quieren están cerca apoyándote, abrazándote. Ya llegará el momento de empezar a caminar sola.

Y seguro que podrá volver a querer a otro hombre, de forma diferente y sin que sea sustituto. El corazón es muy grande y cabe mucha gente. Y también ese corazón dolorido es sabio.

Está claro que Josie Silver ha mantenido largas conversaciones con personas que han sufrido pérdidas importantes, pero, afirmo rotundamente, no existen pastillas rosas que mitiguen el dolor y te hagan soñar.

PERSONAJES:

  • Lydia, Lyds, la novia de Freddie, la del pelo largo y rubio. Trabaja organizando eventos para el Ayuntamiento. Está rota por la pérdida del hombre con el que iba a casarle el próximo año.
  • Freddie Hunter, el novio. Nunca se tomó la vida en serio. Tenía una sed de vida insaciable; era competitivo, divertido. Publicista. Alto, anchos hombros de jugador de rugby. Trabajaba en el centro de Birmingham. Sus ojos eran de un azul intenso. Él era un hombre de acción.
  • Jonah Jones es el mejor amigo de Freddie, y el más antiguo de Lyds, de cuando tenían doce años; siempre está en medio de los dos. Su pelo es moreno y rebelde, con enormes rizos, y es alto y larguirucho. Su madre es aficionada a la bebida y su padre se casó con otra. Es pianista autodidacta y toca también otros instrumentos. Es un soñador, un observador de estrellas. Es profesor de lengua y literatura.
  • Gwen Bird es la madre Lyds y Elle; las crio sola cuando el padre se largó; vive a la vuelta de la esquina. Todo lo apunta en “la lista”. Protectora. Es una mujer que siempre busca soluciones.
  • Elle es la hermana, una versión mejorada de sí misma. En los días oscuros es la única luz que ve Lyds. Es fantástica.
  • David, el marido de Elle. Se le da fatal el bricolaje. Divertido. Adora a su mujer.
  • Maggie, la madre de Freddie, su único y querido hijo que eliminó a Lyds de la ecuación. Es una mujer acostumbrada a que la cuiden.
  • La tía June se parece mucho a su madre, sobre todo en la risa. Su marido es el tío Bob.
  • Phil, su jefe en el Ayuntamiento. Todo el mundo lo adora, rebosa bondad y carisma; conecta de manera natural con la gente. Sus compañeros de trabajo son Julia, Dawn, Ryan… y más adelante Flo y Mary, las divertidas señoras mayores de la biblioteca.
  • Dee, es profesora de yoga del instituto donde trabaja Jonah.
  • Kris, tiene pinta de vikingo. Se conocen en una cita rápida silenciosa. Es arquitecto. De padre británico y madre sueca. Sonríe con facilidad. Está separado. Sus ojos son grises con motas verdes que solo ves si te fijas de verdad.
  • Stef es el amigo de mamá. Poco hablador. A Lydia le gusta su humor negro.

Y los amigos de Croacia, y muchos más…

Sinopsis de la editorial:
La vida de Lydia da un vuelco cuando Freddie, su alma gemela y su pareja desde hace más de diez años, muere. Lydia sabe que Freddie habría querido que siguiera adelante y viviera al máximo, así que, con la ayuda de su mejor amigo, Jonah, y su hermana, Elle, decide abrirse de nuevo al mundo (y tal vez, al amor).
Entonces sucede algo increíble: Lydia tiene la oportunidad de volver atrás y seguir viviendo junto a Freddie. La elección parece sencilla, pero ¿qué pasa si en su nueva vida hay alguien que también la quiere a su lado?
Lydia deberá elegir entre dos vidas, entre dos amores; entre evadirse del dolor de la pérdida o acoger las nuevas oportunidades que le brinda el destino para volver a ser feliz.

Lee y disfruta de un fragmento de la novela.

Josie Silver

Josie Silver

La autora:
Josie Silver es una romántica empedernida que conoció a su marido al pisarle el pie el día en que este cumplía veintiún años. Viven con sus dos hijos y su gato en una pequeña ciudad inglesa.
Su primera novela, Un día de diciembre (Plaza & Janés, 2019), fue un fenómeno editorial internacional. Con más de un millón de ejemplares vendidos en todo el mundo, se colocó en el número 1 de las listas de best sellers en diversos países y convirtió a Josie Silver en una de las grandes firmas del género. Dos vidas para Lydia se traducirá a quince idiomas, y la tercera novela de la autora se publicará en inglés próximamente.

El libro:
Dos vidas para Lydia (título original: The Two Lives of Lydia Bird, 2020) ha sido publicado por la Editorial Plaza y Janés en su Colección Éxitos. Traducción de Ana Isabel Sánchez Díez. Encuadernado en rústica con solapas, tiene 432 páginas.

Cómpralo a través de este enlace con Casa del Libro.

Como complemento pongo un vídeo del canal Thoughts on Tomes donde comentan el libro Dos vidas para Lydia de Josie Silver.

.
Para saber más:
https://www.josiesilver.com/
https://www.facebook.com/JosieSilverAuthor/

Deja un comentario

Archivado bajo Literatura, Literatura, Narrativa, Por Maudy Ventosa

“La habitación de las mariposas”, de Lucinda Riley (seudónimo)

«Cuando dibujamos la naturaleza y empezamos a entenderla, podemos ver las distintas partes y la manera en que encajan entre sí. Al dibujar y estudiar lo que ves, puedes ayudar a otras personas a entender también el milagro de la naturaleza…»

MaudyReseña escrita por Maudy Ventosa.

Cubierta de 'La habitación de las mariposas'

Cubierta de: ‘La habitación de las mariposas’

No es fácil, y menos en los tiempos que corren, que la lectura de un libro te dibuje en la cara una tenue sonrisa y te impregne el corazón de una agradable sensación de paz, incluso de añoranza, porque te retrotraen a otros en los que creías que todo era posible y que los sueños terminarían cumpliéndose. Emociones positivas que me ha transmitido Lucinda Riley con su última novela, La habitación de las mariposas, publicada por Plaza y Janés. A pesar de los temas duros que subyacen en la obra, la delicadeza con la que escribe hace que percibas la denuncia, pero que duela menos.

La pequeña Posy asocia la palabra felicidad a su infancia en Admiral House. Su padre significa hogar y con él aprendió el respeto y el amor por la naturaleza. Tuvo fácil, pues, elegir a qué quería dedicar su vida; en qué quería convertirse de adulta. El modelo que tenía cerca era papá, al que, esta niña soñadora, idolatraba y siempre idealizó. Era un héroe de guerra que además pilotaba un Spitfire; con él aprendió a dibujar plantas y a cazar mariposas. Estaba también, claro, la bella maman, francesa, que con voz dulce le llamaba chérie, pero que no daba abrazos como papá. Está ausente. La infancia es un refugio feliz e inocente para casi todos los niños, sobre todo cuando se oculta una verdad dolorosa y trágica que acabe con los mitos.

La novela alterna dos épocas, la última etapa de la Segunda Guerra Mundial, donde Hitler estaba prácticamente vencido y los émigrés parisinos llenaban Inglaterra y que, a pesar de todo, coincide con la feliz infancia de nuestra protagonista y la segunda, en la que una Posy madura, rondando los setenta, sigue teniendo la misma fuerza y personalidad que siempre la caracterizó. El poso de tristeza y amargura que se percibe, es el que van dejando los desengaños y el dolor al que la vida la ha enfrentando. No obstante, seguramente es más fácil mirar hacia atrás que mirar al futuro cuando estás sola y has perdido tantas cosas… Pero Posy es fuerte y no tiene miedo, aunque la esperen decisiones importantes que pueden cambiar su vida.

La Habitación de las mariposas toca uno de los peores dramas de la vida familiar, antes y ahora: el maltrato a la mujer –incluso a los hijos– y el abuso del alcohol y la falta de dinero como desencadenantes de la mayoría de las crisis domésticas. Por muy lejos que huyas, nunca puedes escapar de ti mismo. Y por mucho que duela la cercanía del maltratador, la posición de la autora está clara: siempre al lado de las víctimas, reivindicando su derecho a la dignidad y a buscar la felicidad lejos de quien decía quererlos y solo les infringía daño y dolor. La lejanía del que humilla, a pesar del sentimiento de dependencia, abandono y culpa que subyace en las víctimas y el apoyarse en el amor de los allegados, lograrán el milagro. De nuevo la ilusión de amar y ser feliz.

«Por la autora del fenómeno editorial Las siete hermanas, una maravillosa saga familiar inglesa llena de secretos, viejos amores y nuevas oportunidades»

Otra de las grandes desdichas a las que nos enfrenta la obra es al de las enfermedades terminales. Dramas tremendos tratados también con suma delicadeza por parte de la autora, lejos de regodearse en el drama que supone para estos enfermos enfrentarse a la muerte en un corto periodo de tiempo cuando aún quedan muchas cosas pendientes por arreglar en su vida. Al final, la generosidad y el amor incondicional de las personas lograrán que se vayan en paz. Lucinda Riley nos hace creer en los demás. Nos infunde esperanza en la grandeza del ser humano.

Las descripciones vívidas de la autora, nos trasladan a un campo maravilloso y colorido; a un jardín botánico frondoso y bien cuidado por científicos que aman su trabajo; a una mansión que conoció épocas mejores pero que mantiene su esencia y su esplendor en la sombra; al corazón de una serie de personajes bien perfilados que te transmiten la fuerza necesaria para superar todos los obstáculos que te pone por delante la vida; al amor, y también a la maldad de la que algunos no pueden escapar… Y al mundo fascinante de las utricularias, la vanessa atalanta –almirante rojo–, la phengaris arion –hormiguera de lunares–, o la inachis io –mariposa pavo real–, ¡Bienvenidos a la habitación de las mariposas!

PERSONAJES:

  • Adriana Rose Anderson, Rosy, Posy, la Princesa de las Hadas es una niña de preciosos rizos con imaginación desbordante que idolatra a su padre y quiere a su madre. Es la narradora de su infancia. Ha heredado de su padre el amor por la naturaleza. Cuando estaba en el internado pensaba que era “del montón” porque era alta y atlética. De adulta, es una mujer fuerte capaz de enfrentarse a situación difíciles sin dejar de soñar y de tener esperanza.
  • Lawrence, Rey del Pueblo de los Magos. El padre, el hogar. Tiene el pelo blanco y canoso.  Huele de maravilla. Estudió botánica en Cambridge. La guerra lo dejó con una leve cojera. Pilota un caza monoplaza de la Royal Air.
  • Adriana, Maman, la es la Reina del Pueblo de los Magos, pero ella no lo sabe. Había sido cantante de un famoso club de París. Su voz es grave y sedosa.
  • Ralph es el mejor amigo de papá y el favorito de Posy, además de su padrino. Tiene el pelo oscuro y grandes ojos castaños. Había sido concertista. Tocaba el piano.
  • La abuela Rose, vive en las afueras de Blisland y será una de las personas más importantes en la vida de Posy. Siempre a su lado. Su único apoyo. Incondicional.
  • Nick Montague, el hijo pequeño de Posy y Jonny. Juega “en primera división” con el negocio de las antigüedades. Es introspectivo y tiene muchas cosas en común con su madre: el amor por las cosas viejas y el sabe apreciar la naturaleza.
  • Tamy Shaw, es una exmodelo de cutis de alabastro, alta y extraordinaria cabellera de color rojo. Tiene grandes ojos verdes. Estudiaba filosofía en el King´s College cuando alguien se fijó en ella. Tiene cerebro y belleza. Madura, equilibrada e inteligente.
  • Sam Montague, el otro hijo; seguro de si mismo. Todo acción. De pequeño le diagnosticaron un déficit de atención; salta con facilidad. Tiene pocas cosas en común con su hermano. Pone en marcha un trabajo detrás de otro, pero todos fracasan…
  • Amy Montague, es la mujer de Sam y Posy dice de ella que es un encanto, un ángel. Tienen dos hijos, Jake y Sara. Conoció a Sam cuando estaba acabando los estudios de Bellas Artes. Es rubia, con ojos azules.
  • Sebastian Girault, es un famoso escritor; fue finalista del Booker Prize. Muy atractivo, alto, fuerte y ojos verdes. Su mujer murió al dar a luz, y también el bebé. Las mujeres dicen que es guapísimo…
  • Freddie Lennox, fue el gran amor de Posy en la Universidad en Cambridge. Su marcha le rompió el corazón. Era increíblemente guapo; ahora es un varón –casi 70– muy atractivo. Estudiaba Derecho, pero tenía alma de artista. Trabajó como abogado, y se casó con una fiscal. Viudo. Se conocieron.
  • Evie Newman era la ayudante de Nick en la tienda de antigüedades. Su hijita se llama Clemmie. Se casó con Brian, mayor que ella, como sustituto al padre que perdió.  El matrimonio fracasó y ha vuelto al pueblo con su pequeña.
  • Meena es una experta en costura; sobre saris lo sabe todo…

Y Daisy, la criada que tiene acento de Suffol; y Estella Symons, la mejor amiga de la universidad, que es menuda y delicada y tiene pasión por el ballet y una lustrosa melena rubia; sus ojos son grandes de color azul porcelana. Su madre es actriz y su padre un reconocido novelista. Su físico etéreo y su personalidad soñadora. Compartieron piso; y Marie Simmonds que es la mejor amiga de Evie y dirige una inmobiliaria; y Joyti Rajeeve es diseñadora de zapatos y su tienda está junto a la de Tammy. Su madre es Meena… y muchos más que tendrás que descubrir.

Sinopsis de La habitación de las mariposas:
Posy Montague
se aproxima a su setenta cumpleaños. Todavía vive en la encantadora casa familiar, Admiral House, entre los magníficos paisajes de Suffolk en los que transcurrió su idílica infancia cazando mariposas con su padre y donde crio a sus propios hijos. Pero Posy sabe que debe tomar una angustiosa decisión. A pesar de los recuerdos que alberga y del exquisito jardín que ha pasado veinticinco años creando, la casa se cae a pedazos a su alrededor y Posy es consciente de que ha llegado el momento de venderla.

Es entonces cuando reaparece Freddie, su primer amor, quien la abandonó dejándola con el corazón roto. Mientras lucha por hacer frente a los nuevos problemas a los que se enfrenta su familia, Posy es reacia a confiar en las renovadas atenciones que le presta Freddie. Aunque ella aún lo desconoce, Freddie guarda un devastador secreto. Y Admiral House también…

Lee y disfruta de un fragmento de la novela.

Lucinda Riley ©Lana Pinho

Lucinda Riley ©Lana Pinho

La autora:
Lucinda Riley (llamada Lucinda Edmonds, Lisburn, Irlanda 1968). Durante su juventud fue actriz de teatro, cine y televisión y escribió su primer libro a los veinticuatro años. Sus novelas han sido traducidas a treinta y siete idiomas y ha vendido veinticinco millones de ejemplares en todo el mundo. Varias de ellas han alcanzado la primera posición en las listas de best sellers de The Sunday Times y The New York Times. En la actualidad está escribiendo la serie Las Siete Hermanas, que cuenta la historia de varias hermanas adoptadas y está inspirada en los mitos en torno a la famosa constelación del mismo nombre. Esta serie se ha convertido en un fenómeno global y cada nuevo título alcanza el número uno en las listas de los libros más vendidos en un gran número de países. Los derechos para su adaptación han sido adquiridos por una importante productora de Hollywood.

El libro:
La habitación de las mariposas (título original: The Butterfly Room, 2019) ha sido publicado por la Editorial Plaza y Janés en su Colección Éxitos. Traducción de Ana Isabel Sánchez Díez y Matilde Fernández de Villavicencio. Encuadernado en rústica con solapas, tiene 544 páginas.

Cómpralo a través de este enlace con Casa del Libro.

Para saber más:
http://lucindariley.co.uk/landing/

Deja un comentario

Archivado bajo Literatura, Literatura, Narrativa, Por Maudy Ventosa