“La librería de los corazones solitarios”, de Robert Hillman

«La novela perfecta para quien haya tenido el corazón roto, para quien haya conseguido recomponerlo y para quien se lo haya dejado alguna vez en una librería.»

Maudy VentosaReseña escrita por Maudy Ventosa.

“Tuvo que ser la lluvia”, es la única explicación que encuentra Tom ante el abandono de Trudy, su esposa. Una chica de ciudad que conoció en Melbourne. Y de tanto darle vueltas, llega a la conclusión de que no es un buen marido, ni tampoco un buen granjero. Nunca pensó que ella estuviera desequilibrada. Y le rompió el corazón.

Cubierta de La librería de los corazones solitarios

Cubierta de: ‘La librería de los corazones solitarios’

Tom Hope tiene una granja que le dejó su tío Frank a los pies de la colina, cerca de Hometown, con muchas ovejas, que resulta que no son tan tontas como la gente cree; son animales optimistas; y un perro fiel que se llama Beau que las controla cuando quieren largarse sin permiso; también tiene vacas lecheras a las que hay que ordeñar todos los días, y árboles de manzanas, peras y nectarinas que poda después de verano. Josephine es su yegua, y Stubby un pony ciego que había adoptado. Sobre todo, Tom es un buen hombre. Porque, ¿cómo se dice cuando haces siempre las cosas como tienen que hacerse? ¿Ser una persona de fiar? Sí, Es muy de fiar.

La tristeza y la añoranza invaden el día a día de Tom cuando, por segunda vez, Trudy se lleva a Peter, el precioso niño que cuidó como si fuera su hijo. Saber que ocurriría no le consuela porque el dolor es profundo y la añoranza hace que ande con la cara mojada por las lágrimas. Él, que no solía llorar echa de menos los abrazos. Solo el fiel Beau le lame con cariño. Lija, pinta, ordeña, poda… pero no tiene cerca a quien amar. Aunque, tal vez, podía existir una mujer que se alegrara de estar con él. No era imposible. Existen segundas oportunidades cuando aún te queda mucho amor que dar.

Maudy Ventosa (2)

Maudy Ventosa

Hometown no tiene librería, aunque el tío Frank era un gran lector y una vez Tom leyó varias hojas de un cuento que le dejó. Algo de las “navidades” de un tal Dickens, y lo cierto es que le había gustado. Y ahora ha llegado al pueblo una mujer extravagante y madura, que dicen que está loca, y quiere poner una. Se llama Hannah Babel y es judía, de Hungría. Y también es profesora de música. Flauta y piano.

Tom sabía soldar y hacer estanterías; las que se necesitaban para la librería de Hannah.

Y el drama que arrastraba esta mujer loca poco a poco fue curándose con la palabra escrita, con los libros que acunaba con veneración: ficción, biografías, viajes… y una sección de novelistas australianos contemporáneos además de clásicos alemanes, rusos y franceses sin traducir. ¿Pretendes que gestione una librería para perezosos? Cualquiera puede aprender alemán en dos semanas.

Tom no sabe nada de Auschwitz, el campo de concentración cerca de Cracovia, en Polonia, a donde fue llevada Hannah con Leon y Michael, y del que salió sola. Es una superviviente que sabe que si olvida, los alemanes habrán ganado. Y no quiere olvidar aunque vuelva a reír con fuerza y se cambie de vestido a diario y lleve tacones en el pueblo. Y elija un nuevo marido al que amar con pasión. Un hijo nunca más. Nunca más.

La librería de los corazones solitarios contaba con siete mil quinientos ejemplares, pero había que llegar a los veinticinco mil. Los mismos que quemaron en Opernplatz, Berlín, estudiantes alemanes llenos de odio. El padre de Hannah elevó una oración de perdón, porque iba por la vida perdonando incluso cuando no estaba especialmente justificado. Cada libro, en su enorme biblioteca, ocupaba su lugar en la narrativa mundial. Lo mismo pensaba Han y en su librería no aprobaba la existencia de colonias en las estantería y obligaba a todos los autores a convivir en un kibutz literario.

Hannah hizo un largo recorrido por Europa llevando la librería siempre en su cabeza. Y por fin se paró en Australia. En la librería de los corazones solitarios. En Tom Hope.

El campo australiano luce espléndido, el amor a los animales y la sensación de libertad es inmenso en contraste con la rigidez y la soberbia de ciertos grupos religiosos. El odio y la sinrazón frente a la esperanza, la dulzura y el amor incondicional. Y la familia.

PERSONAJES:

  • Tom Hope tiene el pelo rubio y sus extremidades son largas y limpias. Hace las cosas como tienen que hacerse. Cuida las ovejas y las vacas de la granja que le dejó su tío Frank. Es esencialmente bueno y sabe amar, pero las mujeres le dejan. Es dulce, tierno y justo, y Peter quiere vivir con él.
  • Hannah Babel es judía y dicen que está loca. Es vital, tiene el pelo ensortijado y voluminoso. Lleva vestidos bonitos cada día. Ha recorrido un largo y duro camino y su corazón está lleno de cicatrices profundas. Ha perdido casi todo. Escribió su tesis sobre el barroco húngaro mientras criaba un bebé y horneaba pan challah. Por la noche descorre las cortinas de la habitación. Necesita ver el exterior porque en la guerra pasó muchos días en lugares oscuros.
  • Peter es hijo de Trudy y adora a Tom. Quiere vivir con él. Es duro y estoico y aguanta los correazos en el trasero sin proferir un grito. Ama las colinas y la granja. Sueña con volver a casa, con su padre. Aprendió a escuchar y a contener las emociones. Era como si hubiera un estanque de agua transparente dentro de él…
  • Trudy siente un vacío enorme que no es capaz de llenar el hombre que la ama y del que huye dos veces. No quiere a su hijo hasta que es demasiado tarde y tendrá que hacer algo horrible para salvarle, pero lo hará. Aprendió tarde. Inestable e inmadura. Infeliz.
  • Michael es un hijito pequeño de apenas tres años. Se perdió en Auschwitz. Alguien dijo que de él no quedó nada. Ni un diente.
  • Maggie trabaja en la tienda de Babel. Se cortó sus largas trenzas y se puso gafas.
  • Leon fue el primer marido de Hannah. Un gigante intelectual que hablaba con los rusos.
  • Stefan fue el segundo marido. Leía a Berenson. Era sobrino de Isaiah.
  • George Babel, el padre de Hannah tenía tres objetivos para ella: enviarla a la universidad, que aprendiera a mantener una cocina siempre kosher, alimentar al esposo y desarrollarse profesionalmente. Amaba los libros.
  • Bernie Shaw tenía un chucho grande y bobo y había recogido fruta para Tom durante sus vacaciones anuales en State Rivers.
  • Y una lituana que se llamaba Elizabeth que daba clase a las lituanas que querían aprender yiddish; y Zalman, un hombre culto, comprometido y austero; y Lette y Eva…y más…

En “La librería de Madame Babel” los libros están ordenados por títulos, en orden alfabético. No por autor. En hebreo, es La librería de los corazones solitarios, pero solo lo sabe ella.
La segunda librería está en el granero luterano alemán mejor conservado de Australia, y se ha convertido en la librería más bella de Australia…

  • Y el pastor Bligh, soberbio y malvado que antes conducía una locomotora; y Monique, la madre de Trudy y su hermana Tilly… y más…

SINOPSIS de la editorial:
¿Puede una pequeña librería sanar dos almas rotas?
Tom Hope no piensa que se le dé especialmente bien ser granjero. Solo hace lo que puede: ordeña las vacas, recoge las manzanas, cuida de las ovejas… Tampoco se considera un buen marido porque su esposa lo abandonó y se llevó consigo al pequeño Peter. Pero cuando en su vida aparece Hannah Babel, la alegre y excéntrica mujer que quiere montar una librería en el pueblo, él se atreve a soñar que podrían ser felices juntos.

Sin embargo, en 1968 solo han transcurrido veinticuatro años desde que Hannah llegara a Auschwitz con su hijo pequeño y saliera sola. Y Tom se enfrenta a una batalla contra el dolor y el recuerdo que todavía apenas puede imaginar.

Lee y disfruta de un fragmento de la novela.

Robert Hillman

Robert Hillman

El autor:
Robert Hillman ha escrito numerosos libros, entre los que destaca su obra autobiográfica de 2004, The Boy in the Green Suit, que le mereció el National Biography Award. La historia de un adolescente abandonado por su madre y desconcertado por su padre que busca consuelo y escapa en un barco con destino a Ceilán y que acabará en Atenas, Estambul, Teherán y Kuwait. Desde el trabajo en un hotel de lujo a la estancia en una cárcel de la frontera, es la historia de un viaje iniciático. Actualmente, Hillman vive en Melbourne, Australia, pero creció en Victoria, un pequeño pueblo de la zona rural construido junto a una presa que le llevaba a imaginar qué pasaría si los muros cedieran y él tuviera que rescatar a sus habitantes. «Estas fantasías de triunfo fueron el comienzo de mi vida como escritor», afirma.

El libro:
La librería de los corazones solitarios (título original: The Bookshop of the Broken Hearted, 2019) ha sido publicado por el Sello Suma de Letras fuera de colección. Traducción de Isabel Murillo Fort. Encuadernado en rústica con solapas, tiene 384 páginas.

Cómpralo a través de este enlace con Casa del Libro.

Como complemento pongo un vídeo realizado por Mooresville (IN) Public Library de “The Bookshop of the Broken Hearted“.

.
Para saber más:
https://www.roberthillmanauthor.com/

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Literatura, Literatura, Narrativa, Por Maudy Ventosa

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s