“El trono maldito” de Antonio Piñero y José Luis Corral

Un trono, un imperio, un Mesías.
La gran novela de los tiempos de Jesucristo.

Cubierta de: El trono maldito

Cubierta de: El trono maldito

Los catedráticos José Luis Corral y Antonio Piñero convierten la historia con mayúscula en un relato vivo que te atrapa desde la primera frase.
Año 4 a. C. Cuando muere el cruel tirano Herodes el Grande, el trono de Israel queda vacante. Dos de sus hijos se lo disputan, pero en la pelea interviene una tercera persona con misteriosos planes y manejos. La lucha por el poder desencadena una truculenta historia de pasiones, sexo, perfidia, violencia y traición para ganarse el favor del emperador Augusto, quien tiene la última palabra. En medio de esa vorágine aparece Jesús de Nazaret, un predicador que revoluciona al pueblo judío con sus sermones, en los que cuestiona los planes del emperador romano y de la casta sacerdotal judía. Acabar con ese rebelde que solivianta al pueblo se convierte en el objetivo de los romanos y de los sacerdotes judíos. 

El desenlace de esta trama supondrá un cambio trascendental en la historia del mundo.

Jose Luis Corral, catedrático de Historia Medieval, y Antonio Piñero, catedrático de Filología griega y experto en historia del Cristianismo, son dos maestros de la novela histórica en España y cuentan con reconocido prestigio. De sus manos ha surgido esta fantástica novela de la cual voy a desentrañar su contexto histórico.
El trono maldito arranca en el año 4 a. C., a la muerte de Herodes I El Grande, rey de Israel, y acaba poco después de la muerte del emperador Calígula, en el reinado de su sucesor Claudio, mediado el siglo I. En ese momento empieza a consolidarse el cristianismo, la nueva religión fundada por los seguidores de Jesús de Nazaret.
Durante ese medio siglo, el Imperio romano alcanza sus “fronteras naturales” (establecidas en los ríos Rin, Danubio y Éufrates y el desierto del Sáhara). Para ello, conquista y pacifica diversos territorios, entre los que figura Israel, uno de los más conflictivos ya que su relación con Roma atraviesa, en ese periodo, momentos muy complicados: los judíos sostienen continuas acciones de guerrilla contra Roma y llevan a cabo diversos alzamientos contra su poderío, que terminan en atroces baños de sangre.
Además, entre los años 4 a. C. y 45 d. C., a los movimientos políticos independentistas de los judíos se suman varios pronunciamientos religiosos que proclaman la venida del reino de Dios. Diversos profetas, algunos calificados como Mesías, predican por tierras palestinas. Uno de esos predicadores es Juan el Bautista, a quien, tras su muerte a manos de Antipas, sucede su discípulo Jesús, un judío natural de la aldea de Nazaret. La vida de Jesús transcurre durante el reinado de los emperadores Augusto y Tiberio, quienes sostienen una compleja y complicada relación política con los sucesores de Herodes el Grande, un linaje de príncipes que luchan entre ellos por hacerse con el poder sobre todo Israel.

En este apasionante momento histórico, clave para la humanidad, transcurre la acción de El trono maldito, una novela fiel a la realidad de ese momento, que muestra la complejidad de una situación política y social un tanto singular. Al abrirla, nos encontramos con una trama apasionante, repleta de intrigas, traiciones, venganzas, amores imposibles y bajas pasiones, en un relato de gran intensidad que muestra, más allá de la pura anécdota, cómo era la sociedad de la época. Así, en sus páginas se asiste a la construcción de nuevas ciudades (Tiberiades), se celebran fiestas religiosas (la Pascua) o se degustan los más exóticos y deliciosos manjares en los fastuosos banquetes servidos en los palacios de los aspirantes al trono de Israel.
Además, el lector participa de momentos míticos como el famoso baile de Salomé que costó la cabeza a Juan el Bautista, la entrada triunfal de Jesús en Jerusalén, la expulsión de los mercaderes del Templo o la muerte de Tiberio y la proclamación de Calígula como emperador. Gracias a un extraordinario y preciso manejo del lenguaje, José Luis Corral y Antonio Piñero convierten la historia con mayúscula en un relato vivo que te atrapa desde la primera frase. Es más, los autores consiguen que sientas que estás viviendo in situ cada una de las escenas que se cuentan, porque esta es una novela muy visual, gracias a sus certeras descripciones de paisajes y personajes.
Los hechos que se narran están apoyados en una exhaustiva investigación, durante la cual Corral y Piñero han consultado obras de referencia escritas en la época, como Guerra de los judíos, de Favio Josefo; Historia romana, de Dión Casio; Cartas, de Plinio el Joven; Vidas de los doce césares, de Suetonio; Historia de Roma desde su fundación, de Tito Livio, y, por supuesto, los Evangelios y el Nuevo Testamento. Además, para ayudarnos a situarnos en el entorno histórico, el libro cuenta con mapas, árboles genealógicos de sus principales protagonistas y un apéndice cronológico con los hechos más destacados de ese medio siglo.
Si los hechos que narra El trono maldito son apasionantes, mucho más lo son los personajes que transitan por sus  páginas. Desde el difunto Herodes El Grande, cuya presencia está latente en toda la novela, hasta sus hijos Arquelao, Antipas y Filipo; desde los emperadores Augusto, Tiberio y Calígula, hasta los sacerdotes Anás y Caifás; desde Salomé y Livia, mujeres influyentes en la política de su tiempo, hasta Glafira, Herodías o Rut, féminas que hacen perder la cabeza a los poderosos; desde los espías de Hipódamo, a los muchos agitadores y revolucionarios que luchaban por ver a Israel libre del dominio romano; desde procuradores y legados romanos hambrientos de dinero, como Sabino o Poncio Pilato, a profetas como Juan el Bautista y Jesús de Nazaret; desde personajes corruptos y egoístas como Julio Agripa a prudentes consejeros como Nicolás de Damasco. Todos, en mayor o menor medida, protagonizan las diversas tramas que conforman el hilo conductor de esta novela.

El trono maldito es una novela de grandes momentos y apasionantes protagonistas. Pero también de tramas que atrapan desde el comienzo tu  atención. Por debajo de la historia principal, que es la lucha enconada por el trono vacante de Israel que mantienen los hijos del difunto Herodes, subyacen otras muchas: las bajas pasiones desatadas del etnarca Arquelao; el amor imposible entre el griego Hipódamo y la judía Rut; las frágiles relaciones entre el Imperio Romano y sus vecinos orientales, como los nabateos; la desesperación de Antipas y su mujer Herodías por conseguir el ansiado trono de los judíos…
Todas funcionan como las teselas de un mosaico que muestra que “Roma jamás consentirá que la tribulaciones de una pequeña nación desestabilicen su flanco más expuesto en el extremo oriental de su Imperio. Se avecinan tiempos muy agitados para Israel”, sobre todo porque “dirigir a un pueblo como el judío, en el que palpitan sentimientos tan contradictorios, no es tarea fácil. Y aún se complica más al tener que buscar el equilibrio entre los deseos del populacho y la ambición de Roma y de su emperador, sin cuyo beneplácito el rey de los judíos no es nadie”.
A la muerte de Herodes, su hermana Salomé es la depositaria de la última voluntad del rey de los judíos, que ha decidido que su sucesor en el trono de Judea sea su hijo Arquelao, “un príncipe que goza de simpatía entre los comandantes del Ejército (…) No es uno de los príncipes más conocidos por el pueblo judío, pero ¿qué importa lo que piense la masa? (…) Un pueblo no es nada sin un rey”. Esta decisión, que tiene que ser ratificada por el emperador Augusto, no complace a Salomé, que prefiere que sea Antipas, hermano menor del designado, el que ocupe el trono vacante.
Hasta que llegue esa ratificación, Arquelao jura por “el Dios de Israel que me esforzaré por ser mejor gobernante que excelso padre, y vuestros ojos me juzgarán por ello. Y os prometo que si ha habido injusticias y agravios, yo los resolveré y acabaré con ellos”.
Sin embargo, más que renunciar al control de una parte de sus dominios, lo que realmente desea Augusto es convertir a Israel en una provincia más, sin ningún tipo de privilegio que acarree comparaciones que sirvan de excusa para romper la unidad del Imperio y la aplicación del Derecho Romano. Sabe que eso traería consigo la desestabilización de una zona conflictiva. Por eso, en un primer momento, “tras leer el testamento de mi amigo el rey Herodes, escuchar la opinión de miembros ilustres del Senado de Roma y estudiar vuestras alegaciones [las de los judíos que se han desplazado a visitarle], proclamo que Judea no será una nueva provincia romana (…) Judea seguirá siendo un reino amigo y aliado del pueblo romano (…) y Galilea y Perea continuarán siendo una tetrarquía (…) y en cuanto al futuro rey de Israel tampoco voy a pronunciarme todavía”.

Más adelante, y ante la tensión que se genera entre Arquelao y Antipas, Augusto vuelve a convocar a los judíos para transmitirles su decisión: “Las regiones de Judea, Samaria e Idumea quedan bajo el dominio de Arquelao, pero lo ejercerá con el título de etnarca. No serás rey, de momento. No tendrás la autoridad real sobre las otras partes. Pero si en el ejercicio de tu gobierno demuestras el temple, la autoridad y la capacidad de tu padre, y si tus hechos y obras te hacen merecedor de ello, te concederé el título de rey de Israel. Tendrás que ganártelo (…) Perea y Galilea quedan bajo el gobierno de Antipas, con el título de tetrarca”. Con esta decisión, Augusto deja claro que no confía en los hijos de su antiguo amigo. El trono real queda vacante, lo que parece confirmar la suposición de que está maldito. Además, acrecienta el odio que Arquelao siente hacia su hermano, pero no puede hacer nada contra él, salvo dejar pasar el tiempo y vigilar las posibles conspiraciones que hagan peligrar su puesto. Para esta misión, contará con la ayuda de Hipódamo, un joven de origen griego, al que nombra jefe de la Policía.
El tiempo va pasando. Arquelao endurece su forma de gobernar y provoca la indignación de su pueblo por su lujuria, su lascivia y sus constantes escándalos. Uno de los más vergonzantes es su unión carnal con Glafira, viuda de su hermano Aristóbulo. Las revueltas se suceden contra el poder y “el Dios de Israel parece sordo, ciego y mudo ante tantas plegarias que ascienden a su trono, y no manifiesta el menor gesto en ayuda de su pueblo”.
Cada vez son más las voces en contra de Arquealo que piden en Roma que acaben con él. Augusto decide actuar contra ese pernicioso gobierno, convoca a Roma a Arquelao y le comunica que queda confinado “en una aldea cerca de la ciudad de Viena de las Galias (…) todos tus bienes son confiscados y pasan a formar parte de la Hacienda imperial… A partir de este mismo momento, las regiones de Judea, Samaria e Idumea pasan a ser una provincia bajo administración directa del Imperio, encomendadas a la autoridad de un prefecto que dependerá del legado imperial en Siria. De nuevo, el trono seguirá vacío y Antipas tendrá que ser paciente, esperar, aguardar, resistir, no rendirse”.
Augusto muere sin resolver el problema del trono de Israel. Al frente del Imperio le sucede Tiberio, amigo personal de Antipas, quien confía en la resolución a su favor porque es “el último heredero de la estirpe de David y Salomón y tengo derecho a ostentar la corona”. Sin embargo, la voluntad del césar es que “las cosas se mantengan en Oriente como están (…) Tal vez más adelante”.
Antipas continúa esperando y las cosas no son fáciles. Rompe su matrimonio con Fáselis, la hija del rey Aretas de los nabateos, al conocer a la bella Herodías, abriendo un delicado frente de inestabilidad política. Pero el verdadero problema será otro: “A palacio llegan noticias sobre un predicador, de nombre Juan, un desharrapado mugriento que anda por los caminos de Galilea anunciando la inmediata llegada de extraños acontecimientos (…) Muchos afirman que es un profeta y que no se conoce otro en Israel desde Elías y que no cabe duda de que se trata de un enviado de Dios”. Y no será el único. “Hay un nuevo profeta entre los seguidores de Juan el Bautista (…) Su nombre es Jesús (…) Es un predicador extraordinario que encandila con su voz, sus gestos y su claro mensaje a cuantos lo escuchan”.
Tras la muerte de El Bautista a manos de Antipas, Jesús se queda como única cabeza del movimiento que proclama la inminente llegada del reino de los cielos. El número de sus seguidores no para de crecer. Allá donde va, la gente se reúne para escuchar sus palabras, lo que inquieta a Antipas y a Hipódamo, su jefe de policía. No quieren tomar una decisión sobre ese hombre y dejarán que sea Poncio Pilato, el gobernador romano de Judea y Samaria nombrado por Tiberio, quien tome la decisión de atajar los disturbios y conflictos ocasionados por Jesús y sus seguidores. Para ello, contará con la ayuda de Caifás, el sumo sacerdote del Templo de Jerusalén, y su suegro, el poderoso Anás.
Jesús es prendido y llevado a juicio. Se le acusa de “seducir y engañar al pueblo, de blasfemar pública y reiteradamente perturbando en extremo el orden y la paz del Templo, de la ciudad y de todo Israel (…) Es un falso profeta que merece la muerte”. Se ha convertido en una molestia para todos y es condenado a morir en la cruz, “una forma de castigo muy rara en Roma, habitual en algunas de sus provincias, y se trata de una condena a muerte que por su vistosidad ejerce una manifiesta ejemplaridad”.
Aunque la muerte de Jesús causa alegría a Antipas, este siente que tiene otro problema frente a él: la actitud de su cuñado Julio Agripa, cuyas andanzas en Roma preocupan al tetrarca de Galilea y Perea. “Ocioso, despreocupado, con ganas de vivir, Agripa se entrega a una vida de lujo y dilapidación”. Gran derrochador, se verá obligado a huir de Roma a causa de sus deudas. Herodías acoge a su hermano y su esposa, pero también tendrá que marcharse de Tiberiades por su mala relación con Antipas. Tras varios engaños y huidas desesperadas, Agripa vuelve a Roma y retoma sus antiguas relaciones con Calígula, hijo de Germánico, que sucederá a Tiberio al frente del Imperio.
Una de las primeras decisiones que tendrá que tomar Calígula será la resolución del trono de Israel, todavía vacante. Como ser divino, Calígula querrá sorprender a todos. Así, escribe una carta al Senado “proponiendo que el ilustre y noble Julio Agripa reciba la tetrarquía de las regiones orientales de Batanea y Gaulanítide, para que las gobierne con el título de rey, ¡Julio Agripa, rey de los judíos! (…) Y además, es mi deseo que también se te conceda la tetrarquía que gobernaba Lisanias, para que los territorios bajo tu mando adquiera una mayor extensión”.
En Israel, esta decisión es bien acogida y creen que la llegada del rey Julio Agripa a las regiones vecinas va a traer una época de próspera felicidad, pero nada más lejos de la realidad. Antipas, el eterno aspirante al trono de Israel, desea vivir sus últimos años en paz, mientras que Herodías, envidiosa de la suerte de su hermano, insta a su marido a luchar por sus derechos a la corona. Tanta es la insistencia de la mujer, que Antipas viaja a Roma a defender que el gobierno de toda Palestina quede en manos de los propios judíos. Pero el trono de Israel está maldito para los hijos de Herodes: Calígula condena al destierro a Antipas y decreta que “la tetrarquía de Galilea y Perea sea entregada al rey Julio Agripa, que sabrá gobernarla para beneficios de sus gentes y provecho del pueblo romano”.

Finalmente, en un desenlace apasionante, la trama muestra cómo todos los que habían participado en los asesinatos de Juan Bautista y Jesús van recibiendo su propio merecido. De entre todos los protagonistas, primarios y secundarios, se salva una bella mujer, cuyo destino final te emocionará, lector.

Imagen de archivo

Imagen de archivo

Los autores:
José Luis Corral Lafuente nació en Daroca, Provincia de Zaragoza el 13 de julio de 1957. Catedrático de Historia Medieval de laUniversidad de Zaragoza, fundador y presidente de la Asociación Aragonesa de Escritores, ha sido profesor invitado en universidades españolas e internacionales. Reconocido como «el maestro de la novela histórica española contemporánea», José Luis Corral es autor de una treintena de ensayos y libros de investigación histórica, comoHistoria de la pena de muerte (2004), Breve Historia del Temple (2006) y Una historia de España (2008) y de dos centenares y medio de artículos de Historia en diversas revistas españolas y extranjeras, también ha publicado, entre otras, las novelas El salón dorado (1996), El amuleto de bronce. La epopeya de Gengis Kan (1998), El invierno de la CoronaPedro el Ceremonioso (1999), El Cid (2000), Trafalgar (2001), Numancia (2003), El número de Dios (2004), Fulcanelli. El dueño del secreto (2008) y FátimaEl enigma de las apariciones (2009). Además, ha escrito los cuentos infantiles El corazón rojo (1998) y Los tres amigos (2009). Colaborador habitual en diversos medios de comunicación y revistas de divulgación, ha realizado excavaciones arqueológicas en yacimientos de época medieval y fue asesor de Ridley Scott en la película 1492. La conquista del paraíso.

Antonio Piñero

Antonio Piñero

Antonio Piñero nació en Chipiona, Cádiz en 1941; catedrático emérito de Filología Griega, especializado en literatura e historia del cristianismo primitivo. Ha editado, con introducciones, traducción y notas, colecciones de textos nunca publicados en español, como Apócrifos del Antiguo Testamento (7 volúmenes), Textos Gnósticos (3 volúmenes) o Hechos Apócrifos de los Apóstoles (3 volúmenes). Es autor también de cerca de treinta libros sobre el Nuevo Testamento y el cristianismo primitivo, como Jesús de Nazaret, el hombre de las cien caras, o Los cristianismos derrotados; de un centenar de artículos científicos en revistas nacionales e internacionales y de la novela histórica Herodes el Grande. 

El libro:
El trono maldito ha sido publicado por la Editorial Planeta en su Colección Autores Españoles e Iberoamericanos. Encuadernado en tapa dura con sobrecubierta, tiene 576 páginas.

Cómpralo a través de este enlace con Casa del Libro.

Como complemento pongo el vídeo grabado por Periodista Digital en el que José Luis Corral y Antonio Piñero explican los pormenores de El trono maldito.

José Luis Corral y Antonio Piñero, autores de ‘El trono maldito’. 17-10-2014

 Para saber más:

http://www.antoniopinero.com/inicio.html

http://es.wikipedia.org/wiki/Jos%C3%A9_Luis_Corral

Deja un comentario

Archivado bajo Literatura, Literatura, Narrativa

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s