Archivo de la categoría: Literatura. Teatro.

“Ocho comedias magistrales”, de Lope de Vega

Ed. del Grupo Prolope a cargo de Agustín Sánchez Aguilar

«Peribáñez y el comendador de Ocaña. Fuenteovejuna.
El villano, en su rincón. El mejor alcalde, el Rey.
La dama boba. El perro del hortelano.
El Caballero de Olmedo. El castigo sin venganza.»

Cubierta de 'Ocho comedias magistrales'

Cubierta de: ‘Ocho comedias magistrales’

“Lope era mucho Lope”, concluye Agustín Sánchez Aguilar en su amenísimo prólogo a estas Comedias magistrales. En pleno Siglo de Oro, el dramaturgo sembró la polémica con una nueva forma de escribir teatro que gozaba de gran éxito entre el público, aunque fuese criticada desde el mundo académico. Los vigías de la alta cultura no entendían que sus obras contraviniesen las reglas aristotélicas que habían regido la escena desde siglos atrás y le pidieron que escribiese una disertación en defensa de su escritura. El resultado será el Arte nuevo de hacer comedias en este tiempo (publicado junto a sus Rimas en 1601).

Aunque sabemos que escribió muchas más solo se han conservado alrededor de trescientas comedias, un repertorio inmenso del que se han escogido ocho piezas consideradas magistrales por todos sus estudiosos. Algunas, como Peribáñez, estuvieron en el canon desde el principio mientras que otras hubieron de esperar siglos para ser apreciadas. Hablamos por ejemplo de El Caballero de Olmedo, redescubierta por Lorca, que la adaptó y representó con La Barraca.
Sin embargo, todas ellas revelan a un dramaturgo ingenioso y versátil que se maneja tan a gusto en la tragedia histórica como en la comedia de enredo, y que bebe en las fuentes más variopintas (pasamos de los tiempos bíblicos a la Galicia medieval, de la Grecia antigua al Toledo del rey Bamba). Mitos clásicos, fábulas caballerescas, crónicas e incluso refranes servirán, en fin, para que la imaginación de Lope engendre una nueva comedia.

En su teatro el romance cobra protagonismo, la figura del gracioso siembra el contrapunto cómico frente al galán y la honra se revela como fuerza omnipotente que determina los movimientos de los protagonistas.
En este sentido, Lope va un paso por delante porque considera que el honor también es asunto del pueblo (frente a la creencia tradicional de que solo pertenecía a los nobles). Así, en Peribáñez y el comendador de Ocaña (1605) elevará la figura del campesino como protagonista heroico que defiende la honra de su mujer ante los abusos del comendador e incluso logra el favor del rey, reconociendo la victoria del débil sobre el poderoso. Drama de honor villano que bordará en otras comedias como Fuenteovejuna (1612) o El mejor alcalde, el rey (1623).

Pero no menos poderoso se mostrará su ingenio en piezas como La dama boba (1613) que, bajo el molde de la comedia ligera, aborda temas tan sustanciosos como la educación de las mujeres (tantas veces les habían prevenido del peligro de la mujer cultivada) y la idea neoplatónica de que el amor refina el entendimiento. Lope teje y desteje hasta resolver en el último momento el lío con un solo tirón del hilo. Amor y honor que también cobran protagonismo en El perro del hortelano (1615), donde nuevamente rompe una norma social (el enlace imposible entre una noble y un plebeyo) en pro de la felicidad individual. O el amor y la muerte, en tragicomedias como El castigo sin venganza (1631) y El Caballero de Olmedo (1625), donde el autor parte de una coplilla conocida por todos, anticipando el aciago final del caballero desde el principio y jugando con la complicidad del público como nunca antes se había hecho en escena.

Lope de Vega

Lope de Vega

El autor:
Félix Lope de Vega
nació en Madrid, aunque de niño vivió en Sevilla. Estudió gramática con los jesuitas y se formó en las universidades de Alcalá y de Salamanca. Durante su vida mantuvo relaciones amorosas con varias mujeres, que aparecen en sus obras bajo diversos seudónimos. La actriz Elena Osorio (Filis), fue una de las más importantes. Finalizado su romance, Lope es condenado a cuatro años de destierro por escribir unos poemas difamatorios contra la familia de Elena. Se instala en Valencia con su primera esposa, Isabel de Urbina (Belisa) y allí contacta con importantes dramaturgos de la escuela valenciana, en especial, con Guillén de Castro. Nuestro prolífico autor es considerado el creador del teatro nacional y de la llamada “comedia nueva”, cuyos principios recoge en el Arte nuevo de hacer comedias en este tiempo (1609), primer manifiesto del teatro moderno. Sus composiciones rompieron con el teatro renacentista clásico, gracias al uso de la polimetría y al empleo de un lenguaje accesible al pueblo, creando un estilo propio que ha tenido una innegable influencia en la literatura española. Sus comedias crean arquetipos psicológicos característicos, como el rey, el villano, la dama, etc. y la figura del gracioso, contrapunto cómico del héroe grave, con antecedentes Plauto. Sus obras le convierten en uno de los genios de la literatura universal, siendo autor de, por citar algunas, El mejor alcalde el rey, Peribañez y el comendador de Ocaña, Fuenteovejuna o El caballero de Olmedo. Su producción teatral es básica para comprender el teatro barroco español y su influencia en figuras como Calderón, Tirso de Molina, Ruiz de Alarcón y otros.

El libro:
Ocho comedias magistrales. (Peribáñez y el comendador de Ocaña, Fuenteovejuna, El villano, en su rincón, El mejor alcalde, el Rey, La dama boba, El perro del hortelano, El Caballero de Olmedo, El castigo sin venganza) ha sido publicado por la Fundación José Antonio de Castro en su Colección Biblioteca Castro. Edición de Agustín Sánchez Aguilar. Encuadernado en tapa dura con sobrecubierta, tiene Introducción: LX pp. Texto: 752 pp.

Puedes comprarlo a través de este enlace.

Como complemento pongo un vídeo en el cual se aborda la vida y obra de Lope de Vega.

.
Para saber más:
Casa Museo Lope de Vega
Lope de Vega en Cervantes Virtual.

Deja un comentario

Archivado bajo Literatura, Literatura, Narrativa, Literatura. Teatro.

“El príncipe que todo lo aprendió en los libros”, de Jacinto Benavente

A partir de 10 años

«Jacinto Benavente, Premio Nobel de Literatura en 1922»

Cubierta de 'El príncipe que todo lo aprendió en los libros'

Cubierta de: ‘El príncipe que todo lo aprendió en los libros’

Jacinto Benavente es considerado como uno de los grandes innovadores del teatro español de finales del siglo XIX y principios del XX. Conoció a casi todos los grandes autores teatrales europeos de su época, tales como Gabriele D’Annunzio, Oscar Wilde, Maurice Maeterlinck, Henrik Ibsen y George Bernard Shaw. Benavente es, fundamentalmente, un hombre de teatro. De ello da fe su amplia y extensa producción literaria. Conoce perfectamente todos los recursos de la escena y sabe resaltar el carácter dramático de cualquier acción, aunque sea la más intrascendente. Autor reconocido en unas épocas y olvidado en otras, permanece en nuestra historia literaria como un destacado dramaturgo. Benavente es de los primeros autores que reivindican en España la existencia de un teatro para niños y lo denomina, alternativamente, «Teatro de los niños» o «Teatro para los niños»

El 20 de diciembre de 1909 inauguraba en Madrid el Teatro de los Niños con el estreno de la obra El príncipe que todo lo aprendió en los libros. Esta obra maestra va sobre un príncipe que, de tanto leer cuentos de hadas, se cree un príncipe azul. Su padre, el Rey, para hacerle ver que la vida no tiene que ver con los libros que el príncipe lee, le encomienda emprender un viaje para sacarlo de su engaño. Pero en el trascurso del viaje, el príncipe lo confunde todo con seres fantasiosos y situaciones como las que ha leído en sus libros de cuentos.
Una vieja es un hada madrina, un señor gruñón y gordo es un ogro, la hija de un rey es la mejor de las princesas, etc. Parece que el príncipe ha perdido la cabeza completamente, y sus dos acompañantes en el viaje tampoco parecen mucho más cuerdos… Pero al final de su aventura, quizá estaremos de acuerdo con el príncipe cuando dice: «Aprendí que es preciso soñar cosas bellas para realizar cosas buenas. ¡Gloria a mis cuentos de hadas! ¡No maldeciré nunca de ellos! ¡Felices los que saben hacer de su vida un bello cuento!».

«Una comedia teatral perfecta para ser representada
para niños o por niños.»

Jacinto Benavente

Jacinto Benavente

El autor:
Jacinto Benavente ((Madrid, 1866 – Madrid, 1954) fue uno de los más eminentes dramaturgos del siglo xx. En 1922 obtuvo el Premio Nobel de Literatura. Además de ser de los pocos premios Nobel que han escrito libros para niños, fundó en 1909, junto a Gregorio Martínez Sierra, El Teatro de los Niños en Madrid, iniciativa poco exitosa pero considerada precedente y precursora de los actuales festivales de teatro infantil.
También escribió para el público adulto, siendo sin duda sus obras más famosas La noche del sábado, La malquerida y Los intereses creados. Esta última fue llevada a la gran pantalla, hecho que involucró a Benavente en el mundo del cine.

El libro:
El príncipe que todo lo aprendió en los libros ha sido publicado por la Editorial Juventud en su Colección Narrativa Juvenil, Colección Juventud. Encuadernado en tapa dura, tiene 90 páginas.

Cómpralo a través de este enlace con Casa del Libro.

Como complemento pongo este vídeo en el que La Escuela Municipal de Teatro de Santa Lucía, con su alumnado de 12 a 15 años, representó esta obra de teatro infantil, el 21 de Abril del 2017, en el Teatro Víctor Jara de Vecindario.

.
Para saber más:
Jacinto Benavente en Wikipedia.

Deja un comentario

Archivado bajo Literatura, Literatura infantil y Juvenil, Literatura. Teatro.