Archivo de la etiqueta: Victoria Alonso Blanco

«La historia de Aria», de Nazanine Hozar

«Una novela épica y extraordinariamente bella
sobre el devenir
de una niña abandonada
en tiempos de la Revolución iraní de 1979.»

.

Cubierta de 'La historia de Aria'

Cubierta de: ‘La historia de Aria’

Conocido hasta 1935 como Persia, Irán —crisol de civilizaciones, culturas y tradiciones milenarias— ha ejercido una profunda fascinación en Occidente, redoblada en el siglo XX por sus importantes yacimientos y recursos petrolíferos. Su historia reciente, con constantes injerencias de los gobiernos occidentales, se ha visto marcada por dos sucesos de enorme trascendencia política, económica, social y cultural: primero, la instauración de la dictadura monárquica del sah Mohamed Reza Pahlevi en 1953, tras un golpe de estado instigado por la CIA; segundo, la Revolución de 1979, dirigida por el ayatolá Jomeini tras su regreso del exilio en París, y el establecimiento de la república islámica.

La historia de Aria reconstruye la transición vivida en Irán en apenas un cuarto de siglo, de 1953 a 1979, es decir, durante el momento en que las supersticiones que dominaban a la población dejaron paso a la modernidad. Fueron años de agitación en los que el sah fue perdiendo el respeto de su pueblo y en los que Jomeini fue preparando su regreso a un país brutalmente dividido entre ricos y pobres, cultos y analfabetos, musulmanes chiitas y feligreses de otras religiones (cristianos, judíos, zoroastrianos y bahaíes, sobre todo).

En 1953, en un acaudalado barrio del norte de Teherán, una mujer sumida en la pobreza abandona a su hija apenas tres días después de su nacimiento. La deja en un callejón, junto a una morera y una jauría de perros famélicos, pero, antes de que la inanición o la voracidad canina acaben con la vida de la recién nacida, Behruz Bakhtiar, un militar que trabaja como conductor para el ejército iraní, la rescata. Cuando coge al bebé en brazos, este hombre de una gran bondad descubre que es una niña y, tras llevársela a casa, decide ponerle el nombre de ese tipo de música que tanto le gusta: Aria.
Aria tiene los ojos azules con ligeros toques verduzcos, lo que hace que algunas personas crean que es un dyinn, esto es, un diablo llegado al mundo para engañar y perjudicar a la gente. De hecho, la primera en creer esto será Zahra, la esposa de Behruz. Se trata de una mujer profundamente amargada que, viéndose obligada a criar a la huérfana, la someterá a todo tipo de vejaciones y castigos físicos.

Consciente de que la situación no puede seguir así, Behruz buscará una segunda tutora para su hija, que en esta ocasión será una acaudalada mujer (Fereshté) que le dará la educación que merece y que estará a su lado mientras se va convirtiendo en toda una adolescente. En el liceo francés donde la matricula, Aria hará amistad con dos chicos (Mitra y Hamlet) cuyos padres representan la polarización de la sociedad iraní a principios de los años setenta. Así, mientras el padre de uno de esos compañeros será perseguido por sus ideales comunistas, el del otro sufrirá la furia popular por sus vínculos con el imperialismo occidental representado por el sah.
Fereshté no sólo procurará una educación académica a Aria, sino también otra de carácter moral. Y por esta razón la empujará a hacer una obra de beneficencia consistente en enseñar a leer a las hijas de un matrimonio muy pobre: los Shirazí. Paradójicamente, la madre de esas chiquillas, Mehri, dará a Aria una lección de vida de un valor fabuloso, además de desvelarle algunos secretos sobre sus propios orígenes.

Pero La historia de Aria no narra únicamente el desarrollo personal e intelectual de su protagonista, sino también los cambios de la sociedad iraní durante tres décadas, desde 1953 hasta 1979, dividida entre los defensores de un sah que parecía más empeñado en regalar el país a los ingleses que en convertirlo en una gran nación y los partidarios de un tal Jomeini, un sacerdote exiliado en París que, según ellos, podría traer la paz social a un territorio marcado por grandes diferencias de clase.
Aria crecerá en un Teherán dividido en dos grandes estratos sociales: al sur de la ciudad sobreviven los pobres, mientras que al norte disfrutan los ricos. Además, la capital también está fragmentada por la religión. De hecho, La historia de Aria despliega una enorme cantidad de personajes de credos muy distintos. Hay musulmanes, kalimis (judíos), cristianos, bahaíes y zoroastrianos, entre otros, y todos están abocados a convivir en un país que, lenta pero inexorablemente, se va acercando hacia la radicalización chiita.

Sin embargo, si la novela arranca con la llegada al poder del sah, termina con las asonadas en favor de Jomeini. Así pues, Aria habrá sido testigo de dos realidades en gran medida contrapuestas que, sin embargo, se suceden a una velocidad de vértigo. Nazanine Hozar relata de un modo extraordinario el proceso de gestación de ese cambio y borda escenas memorables, como las que describen la venta clandestina de cintas de casetes con los discursos de Jomeini y las últimas canciones de Julio Iglesias, Abba o los Beatles.

A través de los ojos de una recién nacida, conoceremos a tres mujeres muy distintas obligadas por el azar a hacer de madre de esta niña huérfana: la irresponsable y ensimismada Zahra, casada con Behruz; la acaudalada y compasiva Fereshté, que tras acogerla en su hogar la adopta y nombra heredera; y finalmente la enigmática y menesterosa Mehri, que resulta ser a la vez una bendición y una carga.

Lee y disfruta de un fragmento de la novela.

Nazanine Hozar

Nazanine Hozar

La autora:
Nazanine Hozar nació en Teherán a comienzos de la Revolución iraní de 1979. Durante la guerra entre Irán e Irak se trasladó a Canadá, donde obtuvo un máster en Escritura Creativa por la Universidad de
British Columbia y donde colabora regularmente en medios como The Vancouver Observer y Prairie Fire. Tras el éxito de La historia de Aria —uno de los diez libros más vendidos de 2020 según The Globe and
Mail, finalista del Ethel Wilson Fiction Prize y del Amazon Canada First Novel Award, seleccionada en Francia para el Prix Médicis étranger y el Prix Femina étranger, y en curso de traducción a más de una decena de idiomas—, Hozar trabaja en su segunda novela.

El libro:
La historia de Aria (título original: Aria, 2020) ha sido publicado por Ediciones Salamandra en su Colección Salamandra Narrativa. Traducción de Victoria Alonso Blanco. Encuadernado en rústica con solapas, tiene 448 páginas.

Como complemento pongo un vídeo en inglés con subtítulos en español en el que Nazanine Hozar habla de su novela La historia de Aria.

Deja un comentario

Archivado bajo Literatura, Literatura, Narrativa

«Un mes en Siena», de Hisham Matar

«El ganador del Premio Pulitzer, Hisham Matar, regresa con un relato conmovedor sobre la fuerza del arte para sobreponerse al dolor y la desdicha»

.
Cubierta de 'Un mes en Siena'Hisham Matar es un autor justamente elogiado por sus novelas editadas en español por Salamandra, Solo en el mundo, Historia de una desaparición y sobre todo por El regreso por el que recibió el Premio Pulitzer de Biografía en 2017. La tragedia de su familia ha formado parte de todos sus escritos pues el padre de Matar, Jaballa Matar, un destacado disidente libio, vivía exiliado en Egipto cuando fue secuestrado en El Cairo por agentes de Muammar el-Qaddafi y llevado a una prisión en Libia de la que (hasta donde el hijo puede determinar) nunca salió.

La sombra de esa experiencia traumática
se cierne sobre su nuevo libro

Un mes en Siena nos presenta a Matar dirigiendo su intensa mirada hacia otro paisaje distinto por completo. Después de pasar tres años escribiendo sobre su crucial visita de regreso a Libia por el que recibió el Pulitzer, se va a Siena para no hacer nada más que mirar cuadros pintados entre los siglos XIII y XV. Siempre ha amado a estos artistas sieneses, nos dice, desde los años posteriores a la desaparición de su padre (cuando Matar tenía 19 años y estaba en la Universidad) y buscó distracción y consuelo en la National Gallery de Londres que visitaba a la hora del almuerzo y pasaba una hora estudiando una sola pintura: “Una imagen cambia cuando la miras y cambia de formas inesperadas”. Inicialmente reaccionó con desconcierto ante la estructura simétrica y el simbolismo cristiano de las pinturas (él es musulmán). Y, sin embargo, con el tiempo fue a obras como La Anunciación o La curación del ciego de Duccio di Buoninsegna a las que siguió regresando: “Los colores, los patrones delicados y el drama suspendido de estas imágenes se volvieron gradualmente necesarios para mí”.

En Siena su forma de mirar cualquier cuadro o fresco es estar de pie frente a él durante horas, durante un día entero, durante días y días. Los guardias de la Pinacoteca se fijan en él e insisten en regalarle una silla plegable, que inicialmente rechaza pero finalmente la encuentra muy útil.

Alegoría del buen gobierno

Alegoría del buen gobierno

Un mes en Siena está ilustrado a todo color con las imágenes que atraen a Matar. Lo que le interesa de este arte es el conocimiento humano que el pintor intenta transmitir. Este es Matar contemplando la Alegoría del Buen Gobierno de Lorenzetti en el Palazzo Pubblico, pero no os hablaré del cuadro, pero si os invito a leer en el libro las doce páginas que utiliza para su explicación, en el que la descripción es exacta y elegante, como suele ser la prosa de Matar. Ha tenido demasiadas razones para pensar en el buen y el mal gobierno y lo que ve en el cuadro conecta naturalmente con sus propias preocupaciones. Hay un capítulo bonito sobre el encuentro de Matar con un jordano que lo invita a su casa en Siena, y otra sobre ir de mala gana a la fiesta del 90 cumpleaños de un querido viejo amigo en una villa no muy lejana. Pero estos se pasan por alto como periféricos a la acción principal, que son las pinturas como experiencia.

Hisham Matar en Un mes en Siena nos invita a reflexionar sobre el valor del arte como instrumento para iluminar nuestro propio paisaje interior y ayudarnos a entender el mundo que nos rodea.

En Madrid tenemos la suerte de admirar Cristo y la samaritana (1310–1311) un cuadro de Duccio di Buoninsegna en el Museo Nacional Thyssen-Bornemisza del cual he insertado una fotografía en la reseña.

Lee y disfruta de un fragmento de la novela.

Hisham Matar

Hisham Matar

El autor:
Hisham Matar
 nació en Nueva York en 1970, de padres libios, creció en Trípoli y en El Cairo y ha pasado la mayor parte de su vida adulta en Inglaterra. Su ópera prima, Solo en el mundo (Salamandra, 2007), se tradujo a una treintena de idiomas, fue finalista de los premios Booker y Guardian First Book en Inglaterra y National Book Critics Circle en Estados Unidos, y obtuvo seis importantes galardones literarios internacionales, entre ellos el Commonwealth Writers’ Prize, el Ondaatje de la Royal Society of Literature, el Flaiano y el Gregor von Rezzori. Un éxito que repitió con su segunda novela, Historia de una desaparición (Salamandra, 2011). Su tercer libro, el relato autobiográfico El regreso (Salamandra, 2017), ganó el Premio Pulitzer, el PEN/Jean Stein Book Award y el Folio Prize.

El libro:
Un mes en Siena (título original: A Month in Siena, 2019) ha sido publicado por Ediciones Salamandra en su Colección Salamandra Narrativa. Traducción de Victoria Alonso Blanco. Encuadernado en rústica con solapas, tiene 156 páginas.

Como complemento pongo un vídeo en el que Hisham Matar nos habla de su libro Un mes en Siena.

.
Para saber más:
http://www.hishammatar.com/
Hisham Matar en Wikipedia.
https://www.facebook.com/hishamjmatar

Deja un comentario

Archivado bajo Arte, Historia, Literatura, Literatura, Narrativa