Archivo de la etiqueta: Stanisław Lem

“Paz en la Tierra”, de Stanisław Lem

Para jóvenes y no tan jóvenes a partir de 14 años.

“Tras regresar de la constelación de Tauro, no pensaba volar a ninguna parte durante por lo menos un año. Acepté solo por el bien de la humanidad”.
.

Cubierta de Paz en la tierra

Cubierta de: Paz en la Tierra

Quien así habla es Ijon Tichy, un piloto lemiano del que tuvimos noticias anteriormente en Congreso de futurología (1971), y en Regreso a Entia (1982) y que Paz en la Tierra (1987) es el último gran libro de la serie de aventuras de Ijon Tichy y el penúltimo de los libros que Lem escribió.
La trama se desarrolla en un futuro bastante próximo, cuando las grandes potencias mundiales han decidido enviar sus arsenales y fábricas de armas a la luna para que allí evolucionen por su cuenta, dejando a la Tierra en un estado de bienestar y paz lo que ha dejado al planeta azul libre de guerras por primera vez en su historia. Sin embargo, el miedo a lo que podía haber surgido de estos arsenales motiva a las organizaciones internacionales a enviar a Ijon Tichy en una misión clandestina para descubrir qué ocurre en la esfera desierta. El protagonista sufre un peculiar accidente: la rotura del cuerpo calloso que une los dos hemisferios cerebrales y ahora vive con los dos hemisferios de su cerebro enfrentados entre sí, lo que hace que él mismo –psíquicamente desdoblado– se convierta para sí y para su entorno en un enigma y a la vez portador de un misterio del cual no es consciente, pero que es de gran interés para todos los servicios de inteligencia de la Tierra.
Para los que no estamos familiarizados con las ciencias cognitivas y del cerebro, la neurociencia, las peripecias del explorador espacial Ijon Tichy suponen un verdadero descubrimiento. El cerebro no es tan solo un órgano del sistema nervioso rico en neuronas, sino también un órgano que posee diferentes regiones que desempeñan funciones distintas con capacidades y características diferentes.
Ya era hora de convertir el cerebro en el eje de una obra literaria, como lo han sido el alma y el corazón; el segundo, naturalmente en sentido figurado. En cierto modo el cerebro de Ijon Tichy, léase, el cerebro humano, es el protagonista o uno de los protagonistas de la novela.
El incansable viajero espacial es incapaz de ponerse de acuerdo consigo mismo: “Debo dirigirme a la mano izquierda utilizando la lengua de señas de los sordomudos con mi mano derecha. El problema está en que la izquierda no siempre desea responder. Me manda, por ejemplo, de paseo con uno de sus gestos, siendo esta la forma más educada que tiene a la hora de expresar su desacuerdo”. ¿Podrá Ijon Tichy revelar el misterio del que ha sido testigo, el misterio que trae en vilo a todos los sistemas de inteligencia terrestres? Divertida, ingeniosa, satírica, filosófica, Paz en la Tierra trasciende las fronteras de los géneros y, como sucede con los mejores libros de Lem, desarma al lector en el terreno intelectual y en el literario.

A propósito de Paz en la Tierra Stanisław Lem tiene su propia opinión: «El argumento de Pokój na Ziemi (Paz en la Tierra) no estaba inspirado por la situación política de entonces —recordar que la novela es de 1968—. Yo más bien intentaba aislarme de este tipo de influencias, las noticias de la prensa sobre la intensificación de los antagonismos entre los soviéticos y los americanos no tenían influencia directa sobre el proceso de construcción de la novela. Es ahora que sabemos que el mundo estaba más cerca de una guerra nuclear de lo que cualquiera podía imaginar, pero por supuesto en aquella época no supe nada de eso. A pesar de que se haya terminado la guerra fría, el riesgo de utilización de las armas nucleares sigue vigente, aunque sea debido a la actividad de diferentes grupos terroristas.
Nunca me he ocupado de transformar hechos reales en argumento de mis novelas, no me he interesado por la llamada ‘political fiction’, debido a la convicción de que la previsión de acontecimientos políticos, tanto a escala global como local, en principio es imposible. El inicio de este libro se debe más bien al intento de imaginar y presentar la situación psíquica del ser humano después de la rotura del cuerpo calloso que une los dos hemisferios cerebrales, o sea, después de la intervención llamada callosotomía. Me fascinaba la situación en la cual en un cerebro pudiera haber dos consciencias independientes. Antes de empezar a escribir me dediqué a estudiar las publicaciones médicas al respecto: me tomé la libertad de llenar ciertos espacios en blanco en el conocimiento científico de este fenómeno: en un ochenta por ciento, mis reflexiones se basaron en la literatura profesional, mientras que el resto fueron invenciones mías desarrolladas en función del argumento».

Stanislaw Lem

Una de las fotografías más conocidas de Stanislaw Lem (1966)

El autor:
Stanisław Lem nació el 12 de septiembre de 1921 en la ciudad polaca de Lvov, (actual Ucrania), en el seno de una familia de la clase media acomodada. Aunque nunca fue una persona religiosa, era de ascendencia judía. Siguiendo los pasos de su padre, se matriculó en la Facultad de Medicina de Lvov hasta que, en 1939, los alemanes ocuparon la ciudad. Durante los siguientes cinco años, Lem vivirá con papeles falsos como miembro de la resistencia, trabajando como mecánico y soldador, y saboteando coches alemanes. En 1942 su familia se libró de milagro de las cámaras de gas de Belzec. Al final de la guerra, Lem regresó a la Facultad de Medicina, pero la abandonó al poco tiempo debido a diversas discrepancias ideológicas y a que no quería que lo alistaran como médico militar. En 1946 fue «repatriado» a la fuerza a Cracovia, donde fijaría su residencia. Pronto, Lem comenzó una titubeante carrera literaria. Se considera de modo unánime que su primera novela es El hospital de la transfiguración, escrita en 1948, pero no publicada en Polonia hasta 1955 debido a problemas con la censura comunista. De hecho, esta novela fue considerada «contrarrevolucionaria» por las autoridades polacas, y obligaron a Lem a convertirla en la primera de una trilogía —la «Trilogía del tiempo perdido»—, cuyas otras dos entregas, De entre los muertos y El retorno, fueron repudiadas por Lem, que siempre se negó a que nadie las leyera. No fue hasta 1951, año en que publicó Los astronautas, cuando por fin despegó su carrera literaria. Las novelas que escribió a partir de ese momento, pertenecientes en su mayoría al género de la ciencia-ficción, harían de él un maestro indiscutible de la moderna literatura polaca: La investigación (1959), Edén (1959), Memorias encontradas en una bañera (1961), Solaris (1961), Relatos del piloto Pirx (1968), o Congreso de futurología (1971). Lem fue, asimismo, autor de una variada obra filosófica y metaliteraria. Destaca en este ámbito, aparte de su obra Summa Technologiae (1964), la llamada «Biblioteca del Siglo XXI», conformada por Vacío perfecto (1971), Magnitud imaginaria (1973) y Provocación (1982). Lem fue miembro honorario de la SFWA (Asociación Americana de Escritores de Ciencia-Ficción), de la que sería expulsado en 1976 tras declarar que la ciencia-ficción estadounidense era de baja calidad. Stanisław Lem falleció el 27 de marzo de 2006 en Cracovia a los 84 años de edad, tras una larga enfermedad coronaria.

El libro:
Paz en la Tierra (título original: Pokój na Ziemi, 1987) ha sido publicado por la Editorial Cátedra en su Colección Letras Populares. Con edición de Grzegorz Bak, y traducción de Grzegorz Bak y Mabel Velis. Encuadernado en rústica con solapas, tiene 374 páginas.

Cómpralo a través de este enlace con casa del Libro.

Para saber más:
http://spanish.lem.pl/   Página oficial de Stanislaw Lem
http://lem.cyberiada.org/    Página no oficial sobre Stanislaw Lem

Stanisław Lem en su casa

Stanisław Lem (22.01.2005)

Deja un comentario

Archivado bajo Literatura, Literatura, Narrativa, Literatura. Fantasía y Ciencia Ficción

“Máscara” de Stanisław Lem (traducción de Joanna Orzechowska)

Una alegría para los devotos de Stanisław Lem

La editorial Impedimenta publica Máscara, una recopilación de trece cuentos del maestro de la ciencia ficción que nunca hasta ahora habían sido traducidos al español.
Cubierta de: Máscara

Cubierta de: Máscara

El 20 de diciembre de 2013, en la librería madrileña Estudio en Escarlata se presentaba Máscara de Stanisław Lem. Charlamos muy amigablemente con Francisco Suñer Iglesias (director de SdCF), Joanna Orzechowska (traductora del libro) y Enrique Redel (editor de Impedimenta). Fue una tarde muy entretenida y esclarecedora.
Como todo libro Máscara tiene su historia. Enrique Redel, editor de Impedimenta, se encontró con este libro casi por casualidad. Quería publicar la novela La nube de Magallanes, pero los herederos prefirieron no cederle los derechos porque el escritor no la consideraba digna de su producción literaria. Así que en vez de ese título de ciencia ficción, le propusieron publicar los cuentos que, estos sí, son tributarios de la brillante sabiduría de Lem. Stanislaw Lem era un genio inclasificable. En Alemania es tenido por un filósofo, en Rusia por un científico y en Polonia, su patria, por un escritor de libros para niños. Su talento inabarcable le hace merecedor de ser considerado un grande de la literatura fantástica. Los devotos de este escritor de múltiples registros tienen motivos para felicitarse. 

La editorial Impedimenta acaba de publicar Mascara, una compilación de trece relatos que permanecían inéditos en español. Cuentos en los que asoma la clarividencia, el espíritu socarrón y las inquietudes filosóficas de un creador cuya figura se ha agigantado con los años.
La inteligencia de Lem era portentosa. Fue ginecólogo, publicó trabajos sobre genética y teoría de la de la probabilidad, conocía al dedillo los libros de Einstein, Heisenberg y Wiener y además sobrevivió al Holocausto. Pocos escritores han cultivado disciplinas tan dispares y con tanto aprovechamiento como Lem. Conocía pues el horror y el espanto, la pesadilla del genocidio nazi -no en vano muchos de sus amigos acabaron sus días en hornos de gas de Belze- y el delirio comunista que vino después.
Las antologías tradicionales de cuentos de Lem que circulaban en Polonia no incluían estos relatos recogidos en Mascara porque los editores habían prescindido de ellos, bien por razones temáticas, bien porque abarcaban una trayectoria de cuarenta años. El más antiguo, “La rata en el laberinto”, data de 1957 y el más reciente, “La colchoneta”, que clausura la recopilación, es de 1996.

Francisco Suñer Iglesias, Joanna Orzechowska y Enrique Redel durante la presentación del libro.

Francisco Suñer Iglesias, Joanna Orzechowska y Enrique Redel durante la presentación del libro.

En los primeros capítulos, como “La rata en el laberinto” o “Invasión”, aborda las cuestiones a las que el ser humano tendría que enfrentarse para comunicarse con seres venidos del espacio exterior que son totalmente diferentes a las formas de vida que conocemos. ¿Cómo comunicarnos con quien no tiene boca, ni orejas o quien no está hecho de carne y hueso sino de cristal o luz? ¿Qué pasaría si nos visitasen seres extraterrestres a los que no les importásemos lo más mínimo, que no intentasen conquistarnos porque fuesen incapaces de comprender que nosotros también existimos?

“La invasión de Aldebarán”, un cuento que podría haber estado protagonizado por Mortadelo y Filemón, es uno de los mejores exponentes del humor negro de Lem. Nos mete en la piel de dos extreterrestres de avanzada tecnología que llegan a la Tierra para arrasar con la humanidad… pero, muy pronto, sus conocimientos previos se revelan insuficientes para enfrentarse a unos pueblerinos que apenas se sorprenden de la visita de seres de las estrellas.
Máscara, que da título a la recopilación, es la historia de una robot que busca escapar de su predeterminación y abrazar el libre albedrío. Las cuestiones que plantea el desarrollo de inteligencias artificiales y, por extensión, la posibilidad de que el hombre sea capaz de crear vida alguna vez, son comunes también en la obra de Lem. En este volumen, esta temática aparece en otros cuentos como “El amigo” o “La fórmula de Lymphater”.
En “El moho y la oscuridad”, unos investigadores son capaces de modificar una bacteria hasta el punto de convertirla en un organismo imparable capaz de destruir absolutamente cualquier cosa que se le ponga por delante. ¿Puede el hombre convertirse en un dios creador de vida? ¿Existe Dios? ¿Por qué no? Exista o no exista… ¿tendremos la capacidad de comprenderlo algún día?Las conclusiones a las que llegan los personajes de los cuentos están siempre basadas en el estudio, la aplicación de la lógica y el raciocinio, pero muchas de ellas son tan terroríficas como inabarcables.

El lector descubrirá en las páginas de Máscara que no somos nada y lo somos todo.

Quien quiera acercarse al la literatura de Stanislaw Lem, Máscara es el libro perfecto, y el salto natural al resto de su obra.

Lee el primer capítulo.

El autor:

Stanisław Lem

Stanisław Lem

Stanisław Lem nació en la ciudad polaca de Lvov el 12 de septiembre de 1921, en el seno de una familia de la clase media acomodada. Aunque nunca fue una persona religiosa, era de ascendencia judía.Siguiendo los pasos de su padre, se matriculó en la Facultad de Medicina de Lvov hasta que, en 1939, los alemanes ocuparon la ciudad. Durante los siguientes cinco años, Lem vivirá con papeles falsos como miembro de la resistencia, trabajando como mecánico y soldador, y saboteando coches alemanes. En 1942 su familia se libró de milagro de las cámaras de gas de Belzec. Al final de la guerra, Lem regresó a la Facultad de Medicina, pero la abandonó al poco tiempo debido a diversas discrepancias ideológicas y a que no quería que lo alistaran como médico militar. En 1946 fue «repatriado» a la fuerza a Cracovia, donde fijaría su residencia. Pronto, Lem comenzó una titubeante carrera literaria. Se considera de modo unánime que su primera novela es El hospital de la transfiguración, escrita en 1948, pero no publicada en Polonia hasta 1955 debido a problemas con la censura comunista. De hecho, esta novela fue considerada «contrarrevolucionaria» por las autoridades polacas, y obligaron a Lem a convertirla en la primera de una trilogía —la «Trilogía del tiempo perdido»—, cuyas otras dos entregas, De entre los muertos y El retorno, fueron repudiadas por Lem, que siempre se negó a que nadie las leyera. No fue hasta 1951, año en que publicó Los astronautas, cuando por fin despegó su carrera literaria. Las novelas que escribió a partir de ese momento, pertenecientes en su mayoría al género de la ciencia-ficción, harían de él un maestro indiscutible de la moderna literatura polaca: Edén (1959),Memorias encontradas en una bañera (1961), Solaris (1961), Relatos del piloto Pirx (1968), o Congreso de futurología (1971). Lem fue, asimismo, autor de una variada obra filosófica y metaliteraria. Destaca en este ámbito, aparte de su obra Summa Technologiae (1964), la llamada «Biblioteca del Siglo XXI», conformada por Vacío perfecto (1971), Magnitud imaginaria (1973) yProvocación (1982). Lem fue miembro honorario de la SFWA (Asociación Americana de Escritores de Ciencia-Ficción), de la que sería expulsado en 1976 tras declarar que la ciencia-ficción estadounidense era de baja calidad. Stanislaw Lem falleció el 27 de marzo de 2006 en Cracovia a los 84 años de edad, tras una larga enfermedad coronaria. (Fuente: la editorial)

Joanna Orzechowska

Joanna Orzechowska

 

La traductora:
Joanna Orzechowska (1972, Cracovia, Polonia), es licenciada en Filología Hispánica por la Universidad Jagellón de Cracovia. Ha traducido al castellano algunas obras de los siguientes autores: Stanisław Lem, Magdalena Tulli, Dorota Masłowska, Joanna Chmielewska, Ksawery Knotz, y del castellano
 al polaco a Arturo Pérez Reverte y Camilo José Cela. Su actividad gira también en torno a la escritura de relato y poesía, así como a la fotografía.

El libro:
Máscara (título original: Maska) ha sido publicado por la Editorial Impedimenta. Traducido del polaco por Joanna Orzechowska. Encuadernado en rústica con sobrecubierta, tiene 421 páginas.

Cómpralo a través de este enlace con Casa del Libro.

Como complemento pongo un vídeo subtitulado en español subido por ExtremadamenteNerd en el que los Hermanos Quay se adentran en el territorio de la ciencia-ficción con esta adaptación de un relato de Stanislaw Lem sobre un robot al servicio de un gobierno feudal futuro.

Maska – Stephen Quay & Timothy Quay [2010] [ Subtitulado]

Para saber más:

Página oficial de Stanisław Lem en español.

Stanisław Lem en “Sitio de Ciencia Ficción”.

Stanisław Lem en Wikipedia.

 

 

Deja un comentario

Archivado bajo Literatura, Narrativa, Literatura. Fantasía y Ciencia Ficción