Archivo de la etiqueta: Óscar Mariscal

“El maravilloso mago de Oz”, de L. Frank Baum

«El imperecedero clásico de L. Frank Baum con las ilustraciones originales a color de W. W. Denslow y en una nueva y deliciosa traducción de Óscar Mariscal
.

Parece que fue ayer, pero fue en 2016 cuando nacía en Sevilla una pequeña (ya no tan pequeña) editorial literaria e independiente que responde al nombre de ‘el paseo’ y que al poco publicó Historias mágicas de Oz y con ello ya nos indicaba que no tardaría mucho en publicar el libro talismán de L. Frank Baum: El maravilloso mago de Oz

Cubierta de El maravilloso mago de Oz

Cubierta de: ‘El maravilloso mago de Oz’

“En medio de las vastas praderas de Kansas vivía Dorothy con su tío Henry y su tía Em, que eran granjeros. Su casa era pequeña, pues la madera necesaria para para construirla hubo que transportarla en carro desde muy lejos. Sus cuatro paredes, su suelo y su techo formaban una sola estancia que contenía una herrumbrosa estufa, un aparador para la vajilla, una mesa y tres o cuatro sillas; tío Henry y tía Em tenían una cama grande en un rincón, y Dorothy una camita en el opuesto. No había buhardilla  ni sótano solo un hueco excavado en la tierra, que llamaban «refugio antitornados», en el que la familia podía resguardarse en caso de que uno de esos grandes torbellinos, lo suficientemente poderosos para aplastar a su pase cualquier construcción, se levantase…”

De esta forma comienza esta maravillosa novela  que no me he podido resistir a compartirla con todos vosotros en esta deliciosa traducción de Óscar Mariscal. Aunque creo que todos conocéis el argumento de la novela creo que no está de más el recordarlo.

Dorothy conoce al león cobarde (Pág. 59)

Dorothy conoce al león cobarde (Pág. 59)

Vamos a vivir la increíble peripecia de Dorothy y su perro Toto, extraviados en el fantástico mundo de Oz por culpa de un gran tornado que les lleva con granja y todo al  país de los Munchkins en la mágica Tierra de Oz . La casa,  al caer, ha matado a la Bruja Mala del Este, la malvada gobernante de los munchkins. La Bruja del Norte, que es buena, llega con tres Munchkins agradecidos y le da a Dorothy los mágicos zapatos de plata que una vez pertenecieron a la Bruja Mala del Este. La Bruja del Norte le dice a Dorothy que la única manera de regresar a casa es seguir el camino de baldosas doradas hacia la Ciudad de las Esmeraldas y pídele al gran y poderoso Mago de Oz que te ayude. Cuando Dorothy se embarca en su viaje, la Buena Bruja del Norte la besa en la frente y le da protección mágica contra todo el que quiera hacerle daño.
Allí conocerán a sus amigos el Espantapájaros, el Leñador de hojalata y el León cobarde, y harán su camino hacia la Ciudad de las Esmeraldas, donde esperan conseguir del Gran Mago Oz una solución a sus deseos a través de su poderosa magia.

24. De nuevo en casa.
La tía Em acababa de salir de la casa para regar las coles cuando levantó la vista y vio a Dorothy corriendo hacia ella.
…..—¡Mi querida niña! —gritó, estrujando a la niña entre sus brazos y cubriendo su rostro de besos—. ¿De dónde sales tú?
…..—De la tierra de Oz—dijo Dorothy seriamente—. Y aquí está Toto. Y… ¡oh, tía Em… estoy tan contenta de estar de nuevo en casa!

‘Y COLORÍN COLORADO ESTE CUENTO SE HA ACABADO.’

Y la editorial nos dice: “Este es el primer y celebrado libro de la Tierra de Oz, un escenario ya mítico en la literatura universal creado por Lyman Frank Baum, quien escribió 14 libros sobre este mundo imaginario. Este imperecedero relato para todas las edades —que ofrecemos con las ilustraciones originales a color y una nueva y fiel traducción — ha tenido múltiples lecturas: una sátira política, una alegoría religiosa, un manifiesto de género, un viaje alucinógeno… Pero lo único seguro es que sigue manteniendo hoy plena vigencia, con su frescura y atractivo intactos, como uno de los más admirados cuentos de hadas de todos los tiempos…”

Frank Baum, c. 1911

Frank Baum en 1911

El autor:
Lyman Frank Baum, nacido en Chittenango, estado de Nueva York, en 1856, es célebre como autor de un clásico imperecedero, El mago de Oz. En 1897 vio impreso su primer libro: Mother goose in prose, una colección de cuentos infantiles ilustrados por Maxfield Parrish. Su primer éxito llegó en 1899 con Father goose, his book, una antología de poesía disparatada con dibujos de W. W. Denslow. Un año después, el tándem Baum-Denslow publica El maravilloso mago de Oz, que se convertirá en un clásico de la literatura infantil y juvenil, y tuvo un impacto inmediato con una versión teatral representada en Broadway desde enero de 1903 a diciembre de 1904. Además de los catorce libros de Oz, Baum escribió más títulos para niños y jóvenes —en total, cerca de sesenta novelas y más de ochenta relatos—, y muchos de ellos acabarían teniendo alguna conexión con Oz. En 1910, se trasladó con su familia a Hollywood, California; y en 1914, a fin de llevar sus historias a la gran pantalla, fundó la Oz Film Manufacturing Company, de la que fue presidente, productor y guionista. Murió en su casa el 6 de mayo de 1919. En 1939, tras veinte años de su fallecimiento, se estrenó en la gran pantalla la celebérrima adaptación cinematográfica de El mago de Oz, protagonizada por Judy Garland.

El libro:
El maravilloso mago de Oz (título original: The Wonderful Wizard of Oz, 1900) ha sido publicado por la Editorial el paseo en su Colección DE-9-A-99. Traducción de Óscar Mariscal, con las ilustraciones de W.W. Denslow. Encuadernado en rústica con solapas, tiene 224 páginas.

Cómpralo a través de este enlace con Casa del Libro.

Como complemento pongo el vídeo de la versión en dibujos animados basada en la novela infantil El maravilloso mago de Oz de L. Frank Baum.

.
Para saber más:
El maravilloso mago de Oz en Wikipedia.
L. Frank Baum en Wikipedia.

1 comentario

Archivado bajo Literatura, Literatura infantil y Juvenil, Literatura, Narrativa

“Vieja Navidad”, de Washington Irving

Incluye casi doscientas ilustraciones originales de Randolph Caldecott
Traducción de Óscar Mariscal

«Sencillamente, delicioso»
.

Cubierta_Vieja Navidad_040716-blanco.indd

Cubierta de: ‘Vieja Navidad’

Por primera vez se traduce al español la novela breve Vieja Navidad escrito por Washington Irving. Uno no llega a comprender el olvido de las editoriales en español del libro más influyente para que la Navidad llegara a todos los rincones del mundo. Si no fue de la mano de Irving, sí lo fue de la mano del gran Charles Dickens cuyo libro reseñé unos días atrás.
A Washington Irving se le conoce en España por varias obras. Quizá la que en un principio le dio más popularidad fue Cuentos de la Alhambra escrita durante su estancia en nuestro país como embajador de los Estados Unidos de América. Pero en época más reciente los éxitos de películas como La leyenda de Sleepy HollowRip Van Winkle han elevado el nivel de atención con que miramos a este autor. Tanto los Cuentos de la Alhambra como estos dos últimos se encuentran en una edición que se publicó por primera vez en 1819-1820 dentro de su obra The sketch book of Geoffrey Crayon, Gent.

imagen

Ilustración de Randolph Caldecott

Una vez que hemos conocido un poco más a Washington Irving voy a contaros un poco de la novela que con tono nostálgico y humorístico, nos cuenta la tradición de las celebraciones navideñas en una casa de campo inglesa. Toda la acción de la novela transcurre en dos días: el día de Nochebuena y el de Navidad.

«Ese jaleo, me informó Bracebridge, debía de venir de la sala de los sirvientes, donde no solo estaba permitida toda clase de jolgorio, sino que incluso se fomentaba, pues el señor, durante los doce días de la fiesta de Navidad, establecía que todo se hiciese conforme a la antigua usanza. Aquí se mantenían los viejos juegos del encapuchado ciego, la herradura de la yegua salvaje, los berberechos calientes, ¡roba el pan blanco!, la manzana en el cogote y boca de dragón.»         [Pág. 44]

En algunos escritos, como en este, utiliza el seudónimo de Geoffrey Crayon protagonista de la obra junto a la familia Bracebridge que lo recibe en la mansión familiar con la mejor hospitalidad y tradición inglesa. No puede faltar ni el leño de Yule y el cirio pascual en esta celebración, así como el muérdago, con sus bayas blancas que cuelga “al acecho de las criadas bonitas”. Dentro de las tradiciones culinarias no podía faltar el frumenty, un plato hecho a base de tortas de trigo hervidas en leche con suculentas especias, que era una receta típica de las cenas de Nochebuena en los viejos tiempos.

cubierta-de-la-primera-edicion-de-vieja-navidad

Cubierta de la primera edición de ‘Vieja navidad’

También en la novela encontramos excéntricos personajes como Maese Simon, chocarrero oficial de la familia, que prodigando pícaras bromas e insinuaciones entre las damas, además de infinita hilaridad con sus retruécanos sobre viejos temas de la familia, mantenía un tono divertido en las reuniones familiares. Y también estaba, como no podía ser menos, el «cuenco de Wassail» o  ponche caliente, tan famoso y necesario en la fiesta de Navidad.

«Todo el semblante del viejo caballero sonreía con una serena expresión de deleite interior, mientras removía el potente contenido del cuenco. Al cabo, habiéndoselo llevado a los labios, deseando cordialmente una feliz Navidad a todos los presentes, lo hizo circular alrededor de la mesa para que todo el mundo siguiera su ejemplo, de acuerdo con la costumbre ancestral. La fórmula ritual empleada por él fue la siguiente: la antigua fuente de buenos sentimientos, donde todos los corazones se encuentran   [Pág. 102-103]

Esta novela corta, poco más de cien páginas, como decía en el encabezado de la reseña es sencillamente deliciosa, reportando una gran popularidad al autor en Europa, pues no olvidemos que Washington Irving es de origen norteamericano.  Además, contribuyó a resucitar la tradición de la Navidad en Estados Unidos y construyó buena parte de la imaginería y del moderno espíritu nostálgico de estas fiestas en la cultura occidental. Su divertida lectura, junto a la de Dickens, merece ser una tradición navideña.

Vieja Navidad es en definitiva una novela que no dejará indiferente a nadie; la alegría que transmite, el recuerdo de la tradición, y en definitiva el magnífico marco, que para esta narración es la campiña inglesa, hacen de Washington Irving el descubridor moderno de la fiesta de la Navidad.
Magnífica la traducción de Óscar Mariscal.

washington-irving

Washington Irving

El autor:
Washington Irving nació  en Manhattan, Nueva York, 3 de abril de 1783. Narrador, ensayista, biógrafo, historiador y diplomático, fue uno de los primeros escritores norteamericanos que ganó fama en Europa y un clásico de la literatura en inglés. Especialmente conocido por sus cuentos, incluidos en su célebre Sketch Book, dejó muchas obras que incluyen el comentario social y político, sus apuntes de viaje, y fue pionero de la costumbre biográfica en la literatura anglosajona. En el ámbito hispánico es especialmente conocido por su estancia diplomática en España, por sus libros de históricos y de viajes, y por sus Cuentos de la Alhambra (1832). Murió el 28 de noviembre de 1859 en su famosa casa de campo de New York, llamada Sunnyside, a la edad de 76 años.

El libro:
Vieja Navidad (título original: Old Christmas, 1820) ha sido publicado por Editorial el paseo en su Colección El Paseo Central. Traducción de Òscar Mariscal e ilustraciones de Randolph Caldecott. Encuadernado en rústica con solapas, tiene 128 páginas.

Cómpralo a través de este enlace con Casa del Libro.

Como complemento pongo un vídeo en el que Bing Crosby & Frank Sinatra cantan Christmas Songs. No tiene que ver con el libro, pero es bonito.

Para saber más:
https://en.wikipedia.org/wiki/Washington_Irving

washington-irving-old-christmas

Washington Irving, ‘Old Christmas’

Deja un comentario

Archivado bajo Literatura, Literatura infantil y Juvenil, Literatura, Narrativa