Archivo de la etiqueta: Natalia Sanmartín Fenollera

“Un cuento de Navidad para Le Barroux”, de Natalia Sanmartin Fenollera

«Un precioso cuento que recupera
el corazón tradicional de la Navidad»

“Escribí Un cuento de Navidad para Le Barroux para hablar de la fiesta de la Natividad, de su belleza sacramental, del profundo misterio que entraña y de la alegría que despierta, pero también de la perseverancia en la fe y sus dificultades, de lo que ocurre cuando la luz se apaga y parece que Dios se esconde, se queda callado, como una puerta cerrada.”   [NSF]

Cubierta de 'Un cuento de Navidad para Le Barroux'

Cubierta de: ‘Un cuento de Navidad para Le Barroux’

Natalia Sanmartin Fenollera ha dedicado este cuento a la abadía benedictina de Notre-Dame de l’Annonciation du Barroux, en Francia, donde una Navidad su abadesa le pidió que escribiese un relato para leer en la fiesta de la Natividad. Con imágenes poéticas y bíblicas, pero a través de la sencilla voz de un niño, Un cuento de Navidad para Le Barroux habla de la belleza tradicional de la fe cristiana, del misterioso modo de hablar de Dios, de la devoción a la Virgen María y del corazón sacramental de la Navidad. Acompañado por las ricas ilustraciones de Michaela Harrison, en sus páginas se entrelazan el Génesis y el Libro de los Jueces, pero también las leyendas artúricas y los cuentos populares eslavos, que llevan al lector suavemente hasta el milagro escondido de la Navidad.

«Mi madre creía en las hadas y en los dragones, decía que creía en todos esos seres legendarios que la memoria de los hombres no recuerda ya. No es que estuviese segura del todo. No creía en las hadas del mismo modo en que creía en Dios, en la Virgen o en los santos. Solo decía que podían haber existido cuando el mundo apenas estaba en pañales y los hombres aún no se habían acostumbrado a los regalos fabulosos de Dios».

Un cuento de Navidad para Le Barroux narra la historia de un niño que pierde a su madre y comienza a preguntar incansablemente a Dios si lo que ella le enseñó sobre Belén, el Cielo y la Eternidad es verdad. Día tras día, durante tres largos años, pide una señal. Hasta que llega la tercera Navidad.

«Yo solo quería una señal, cualquier señal, para estar seguro de que lo que mamá decía sobre Dios, la cueva y el Cielo era verdad».

El protagonista del cuento cree que ha perdido la fe, está convencido de que ha dejado de creer en todas las cosas que aprendió cuando era muy pequeño, pero en realidad tiene una fe heroica, una fe solitaria y escondida, firme como una roca. El día que pierde a su madre comienza a pedir una señal a Dios, quiere saber si el Cielo existe y si lo que ella le enseñó sobre la Navidad es verdad. Pide una respuesta durante tres largos años, en absoluta soledad, sin contárselo a nadie, guardando todo en su corazón y confiando ese peso únicamente a la Virgen María. Tiene una fe preciosa. Él no lo sabe, pero Dios sí.

Una de las ilustraciones de Michaela Harrison

Una de las ilustraciones de Michaela Harrison

El cuento intenta expresar, aunque se trate de un imposible, el modo en que a veces habla Dios, ese lenguaje misterioso que enseña la Escritura, que fluye a través de no-casualidades, suavemente, casi como la brisa. El niño del cuento pide tenazmente esa señal y, tras años de espera, las señales comienzan a aparecer a su alrededor, pero no consigue verlas. Y no las ve porque están muy cerca de él, entretejidas en su propia vida, como las piezas de un rompecabezas pensado por Dios.

«Cuando llegué junto a la Virgen, yo también me arrodillé sobre la hierba helada. «¿Por qué Dios no me da una señal como a Gedeón? —le dije en voz baja—. ¿Por qué no le dices tú que lo haga?».

La Virgen María ocupa un lugar central en la historia. Lo ocupa materialmente, porque en el jardín de la casa del niño hay una imagen suya, tan cobijada por las ramas que parece estar en la gruta de Belén, y lo ocupa sobrenaturalmente, porque es a ella a quien el pequeño acude para interrogar a Dios y es a través de ella cómo Dios responde a esa búsqueda.

“Otra de las cosas que he querido hacer con el cuento es hablar de la profundidad y la belleza de una Navidad cristiana, vivida religiosa y sacramentalmente, en un hogar cristiano. Y de la presencia insustituible de una madre en la vida de un niño, su papel fundamental en la transmisión de la fe y el enorme vacío que deja su ausencia”. [NSF]

Lee y disfruta de las primeras páginas del cuento.

Natalia Sanmartín Fenollera

Natalia Sanmartín Fenollera

La autora:
Natalia Sanmartin Fenollera nació en 1970. Es periodista y ha desarrollado la mayor parte de su carrera profesional en el ámbito de la información económica. Licenciada en Derecho por la ULC, es Máster en Periodismo por la Escuela de Periodismo de El País y la UAM y cuenta con un PIDD por la Escuela de Negocios ESIC. Ha estado al frente de las secciones de “Cinco Sentidos” y de  “Vida Profesional” en el diario económico Cinco Días, donde actualmente es jefa de “Opinión”.
Es autora de la aclamada novela El despertar de la señorita Prim (Planeta, 2013), traducida a once idiomas y publicada en Italia (Mondadori), Alemania (Thiele Verlag), Francia (Grasset), EE. UU y Canadá (Atria Books), Reino Unido y Commonwealth (Abacus), Polonia (Amber), República Checa (Host), Lituania (Vsi, Tikroji Moneta), Eslovenia (Druzina), Croacia (Verbum), Portugal (Porto Editora), Brasil (Quadrante de Sociedade de Publicaçoes Culturais) y Turquía (Epsilon).

El libro:
Un cuento de Navidad para Le Barroux ha sido publicado por Editorial Planeta fuera de Colección. Ilustraciones de Michaela Harrison. Encuadernado en tapa dura, tiene 72 páginas.

Cómpralo a través de este enlace con Casa del Libro.

Para saber más:
Entrevista a Natalia Sanmartín Fenollera en ‘Religión en libertad’

«Hablaba con la luz apagada y la voz baja; hablaba
como si estuviese construyendo
un árbol enorme
con muchas ramas y hojas, con flores y frutos de todos

los tamaños y colores. Era un árbol que crecía y crecía
y nosotros nunca
sabíamos cuándo o dónde se detendría».
(Un cuento de Navidad para Le Barroux)

Deja un comentario

Archivado bajo Literatura, Literatura, Narrativa

“El despertar de la señorita Prim” de Natalia Sanmartin Fenollera

HOY ES EL DÍA MUNDIAL DEL LIBRO, Y PARA CELEBRARLO HE ELEGIDO EL LIBRO QUE MÁS ME HA GUSTADO DE LOS ÚLTIMOS QUE HE LEÍDO

No se sorprenda si descubre finalmente que la belleza no es un qué, sino un quién

Cubierta de: El despertar de la señorita Prim

Cubierta de: El despertar de la señorita Prim

El despertar de la señorita Prim es un oasis de delicadeza, de cultura y de belleza en un mundo marcado por el ruido interior y exterior. Natalia Sanmartin Fenollera, a lo largo de dos años en sus pocos ratos libres, ha escrito un exquisito relato sobre el amor, la amistad y la belleza de las cosas pequeñas. Y lo ha hecho con un estilo que tiene mucho de las grandes novelas del XIX. Es un homenaje a la vieja Europa.

Atraída por un sugestivo anuncio en el periódico, Prudencia Prim llega a San Ireneo de Arnois, un pequeño lugar lleno de encanto en medio de la campiña francesa, cuyos habitantes, ciertamente inconformistas, han decidido declarar la guerra a las influencias del mundo moderno y se han unido con un fin común. Un encantador pueblecito donde nada resulta ser lo que parece.

La señorita Prim, exquisita y delicada, siempre ha sentido el anhelo de huir del estruendo del mundo moderno, ha sido contratada para organizar la biblioteca del Hombre del Sillón, un hombre inteligente, profundo y cultivado, pero sin pizca de delicadeza. Natalia Sanmartin no le pone nombre al Hombre del Sillón en un claro guiño a un protagonista de la novela de Elizabeth Von Armin titulada Elizabeth y su jardín alemán. Pese a las frecuentes batallas dialécticas con su jefe, poco a poco la bibliotecaria irá descubriendo el peculiar estilo de vida del lugar y los secretos de sus nada convencionales habitantes.

Narrado con ingenio, brillantez e inteligencia, El despertar de la señorita Prim nos sumerge en un inolvidable viaje en busca del paraíso perdido, de la fuerza de la razón y la belleza y de la profundidad que se esconde tras las cosas pequeñas.

En conversación con la autora, me comenta que ha querido escribir una historia primero, en cierto modo sobre la vida moderna y sus demonios; y una historia sobre el valor de las cosas pequeñas, pequeñas pero valiosas, de la vida sencilla, de toda una serie de cosas que en el camino hacia el progreso hemos ido dejando de lado y puede que haya llegado el momento de detenerse, reflexionar y mirar hacia atrás y pensar que nos hemos dejado en el camino.

Es una historia coral, comenta la autora, es la historia de un pueblo pequeño, donde el periódico local, que es propiedad de un ama de casa, edita cuatrocientos ejemplares, y que declara la guerra al mundo moderno, en el fondo, y como dije antes es un pueblo de inconformistas.

El libro tiene varios niveles de lectura y se tratan muchos temas. Uno de ellos es el de la educación. La educación es tan fundamental en San Ireneo de Arnois, tan básica, que es el “pilar” que recibe toda la atención. No solo educan a sus propios hijos sino también a los de los demás. El que sabe lenguas clásicas, da clase de lenguas clásicas; el que sabe de botánica, da clases de botánica; una farmacéutica imparte clases de pintura; una antigua empresaria regenta una panadería, hay una especie de acuerdo entre el pueblo para formar a los niños fuera de planes de estudio y de barreras pedagógicas.

La inteligencia es algo que no se puede limitar, ni se puede hacer tabla rasa. De ahí viene la figura de el Hombre del Sillón, y que es un amante de la tradición y todo el pueblo considera la tradición como un muro de contención frente a la incultura y a la degradación. «Uno no puede construirse un mundo a su medida, pero lo que si puede hacer es construirse un pueblo. Aquí todos pertenecemos, por decirlo así, a un club de refugiados. Su patrón es uno de los escasos habitantes que tiene raíces familiares en San Ireneo. Él volvió aquí hace unos años y puso en marcha la idea».

Estamos ahora, nuestra sociedad, en una especie de quiebro cultural que pagaremos más adelante, y debemos reflexionar sobre el mundo moderno y sus peores demonios.

Natalia Fenollera y Guillermo Lorén

Natalia Fenollera y Guillermo Lorén

Una parte muy graciosa del libro lo conforma la “liga feminista”, pues en una de sus reuniones a la que asiste la señorita Prim, y en la que el último punto del orden del día es buscar marido a la señorita Prim. Ella naturalmente siendo tan moderna se escandaliza y después de una graciosa discusión se va dando un portazo. Pero prefiero que se recreen ustedes en la escena porque merece la pena.

A lo largo de la novela, la influencia del hombre del sillón, de los niños y de las gentes del pueblo hará que la bibliotecaria se replantee ideas sobre si misma que nunca antes había puesto en duda.

La obra está escrita como con capas y la historia es aparentemente costumbrista. Habrá gente que la vea como una historia de amor, otros la verán como la reivindicación de lo pequeño, pero hay más cosas. Hay trascendencia en la novela; hay búsqueda de la belleza y  de la verdad, hay filosofía, trascendencia, espiritualidad

Pero El despertar de la señorita Prim es también una magnífica reflexión sobre el mundo; sobre el talento y su utilización, sobre el arte y su apreciación, sobre el retornar al placer de las pequeñas cosas, sobre el auténtico sentido de la vida.

En realidad es un libro bello e inteligente. Y la prueba de ello es que los derechos los han comprado las editoriales más importantes del mundo y pronto estará publicado en más de setenta países.

Lee las primeras páginas del libro.

Natalia Sanmartin Fenollera

Natalia Sanmartin Fenollera

Natalia Sanmartin Fenollera nació en 1970. Es periodista y ha desarrollado la mayor parte de su carrera profesional en el ámbito de la información económica. Licenciada en Derecho por la ULC, es Máster en Periodismo por la Escuela de Periodismo de El País y la UAM y cuenta con un PIDD por la Escuela de Negocios ESIC. Ha estado al frente de las secciones de “Cinco Sentidos” y de  “Vida Profesional” en el dario económico Cinco Días, donde actualmente es jefa de “Opinión”.

El despertar de la señorita Prim ha sido publicado por la Editorial Planeta en su Colección Autores Españoles e Iberoamericanos. Esta encuadernada en rústica con solapas y tiene 352 páginas.

Puedes comprarlo en Casa del Libro

Como complemento pongo el vídeo promocional del libro:

Booktráiler “El despertar de la señorita Prim”, de Natalia Sanmartin Fenollera

2 comentarios

Archivado bajo Literatura, Literatura, Narrativa