Archivo de la etiqueta: Markus Leonthier: El tatuaje de Praga

«Entrevista a José Miguel Guallar por su novela Markus Leonthier: El tatuaje de Praga»

Editado por Mariana Eguaras, la última novela de José Miguel Guallar, nos traslada a la fría y comedida Suiza con Markus Leonthier: El tatuaje de Praga.

MaudyEntrevista realizada por Maudy Ventosa.

El director de operaciones de ciberseguridad de la agencia suiza “Eyes Moon Services”, Markus Leonthier vuelve de un viaje lejano y profundo en el que se encontró a sí mismo en su relación con alguien excepcional: el Achachila. De nuevo está en Suiza y otra vez se enfrenta a un caso complejo, no solamente por el intrincado entramado que ha creado en su novela sino porque esta vez, la maldad absoluta tiene nombre de mujer.

Maudy.- ¿Cómo surge este personaje que roza -según afirmaba antes de publicar El tatuaje de Praga- una pureza espantosa?
J.M. Guallar.- W.S. se abre paso y reclama espacio de acción armada por creencias graníticas y por la voluntad desmesurada de creer controlar el propio destino mediante los itinerarios grabados en un tatuaje. La potencia destructora de creencias intolerantes gatilladas por la humillación vivida por W.S. manejan tiempos largos para la venganza. Alcanzada la venganza, W.S. cree haberse adueñado de su destino completamente.

M.-La trama gira alrededor de fondos musicales, artistas, ¿cómo ha sido el proceso creativo?
J.M.-Escribir sobre las vivencias resulta mas fluido. Viví con intensidad la música rock de finales de los 60 y los 70. Eran tantos los decibelios y la pasión que apenas podías ver lo que ocultaba esa música…Después, años mas tarde, leí mucho sobre biografías de músicos, sobre la génesis deslumbrante de discos-frontera como “Kind of Blue” de Miles Davis o “la tierra media” que suponía Memphis, el rio Tennessee y los grandes bluesman que fascinaban a Rolling Stone, Bruce Sprinsgteen y cualquiera que se acercara con apertura.

M.- Trabajar con el equipo de Markus significa no arriesgar, porque lo forman personas inteligentes, leales, eficaces y capaces. ¿Qué aporta cada personaje a Eyes Moon Services?
J.M.-Solo en parte son así. Son personas que fueron marginadas, que sintieron buena parte de su vida el precio de mantener escindida su creatividad. Todos ellos tienen – un poco más Oklahoma- la espina amarga clavada de ser sociópatas…pero a través de la unión entre ellos han hecho un equipo de criaturas que a veces hacen ballet con la inteligencia y pueden llegar, a su modo, a ser generosos.
Oklahoma, como decía no se quien ahora, cada vez que tiene un logro es expulsada de algún paraíso. Sabe más que ninguno el precio del conocimiento…

Sten, perdió su esperanza en Australia y su infancia se fue por el desagüe de la cocina de su casa cuando murió su madre y el utilizó una precoz inteligencia para ser un delincuente juvenil destacado.
Anne Karolewitz subió al pódium como atleta de esquí y capitana de equipo olímpico y por amor a su hijita perdió casi todo lo alcanzado. Fue echada como un desecho del segundo puesto mas importante de una multinacional de esquí. Entonces, abatida del todo, le echó un cable Markus.
Markus gestiona la sospecha mas que ninguna otra cosa. Sospecha que el “caso” mas importante es mantener unidos a ese conglomerado de extraviados y perplejos. Y es capaz de ir mas allá, de cruzar líneas marcadas por la ética convencional porque su propósito es mayor: el equipo. Juliette lo sabe y se lo dice a su manera.
Godzilla es un titán. Un arquetipo que flota por encima de todos y, en especial, de Markus. Su bio está plagada de grandes errores que le fueron conduciendo a revelaciones sobre sí mismo. Es casi el deus ex machina que interviene cuando las cosas se tuercen…

M.-La idea del trabajo en equipo es una constante en sus novelas, la cohesión y el respeto pese a la diversidad. ¿Qué prevalece cuando sus códigos no siguen los cauces normativos?
J.M.-Su código es exigente y los lleva a caminar con frecuencia por el filo de la navaja. Su código está diseñado expresamente para burlar los cauces normativos y lograr…sin eludir riesgo personal y profesional. Eso lo sabe Godzilla y, secretamente, le encanta.

Ese camino por el filo de la navaja hace que sea frecuente que se corten…su determinación para reequilibrar lo que creen que es justo – todos ellos estarían de acuerdo en que la ley es la SOMBRA de la justicia- les ha hecho un poco mas inmunes a la INGRATITUD de sus protegidos y clientes.

M.-¿La creatividad se nutre del dolor que alguna vez sintieron?
J.M.– Cierto. Su dolor no les abandona, pero bucean en él para sacar energía como si fueran tuaregs sacando agua de un pozo en el Teneré. El dolor es un condensado tan poderoso de creatividad – en el sentido de crearnos constantemente- que a veces no son pocos los que tienen necesidad de sentir el dolor para tirar de la red y, con él, sacar valentía de decir, sinceridad con riesgo y cierto grado de pureza.

M.-¿Qué implica el alma doble?
J.M.-Escindirnos como personas. Abandonar el propósito de hacernos con el material defectuoso que nos ha tocado –a veces incluso de derribo- y levantar una maquinaria devoradora de la energía de otros. No solo se vive así de una manera vicaria – W.S. coloniza y vive a su hijo, a su marido…- sino que a través de esta ojiva desalmada que es el alma doble se arrasa conciencias de otros y en el terreno destruido se mete dirección y propósito de vida.

Es una metáfora, claro, pero si miramos con atención ya hay “almas dobles” acechándonos desde plataformas tecnológicas o desde postulados ideológicos despiadados que utilizan armas biológicas como la ingeniería social.

El desdichado ahorcado…es un alma devastada por otra alma doble. Mucho más que un vampiro clásico.

M.- Ciberseguridad, hackeos punteros, virus, ciberguerra… ¿es el nuevo orden mundial al que nos enfrentamos?
J.M.-Ya estamos en él. Hace tiempo. Pero en tiempos de guerra tomamos conciencia de esto. Es parte de la nueva guerra y de la virtualización de casi todo…

M.-Metaverso, metauniverso… ¿los humanos serán avatares actuando como una metáfora del mundo real? ¿nos envuelve y atrae lo que no existe?
J.M.-Una confesión. Trabajé en Paris un tiempo y los burgueses franceses compraban casas unifamiliares a las que en seguida incorporaban enanos de jardín. Un juez de Versalles montó el movimiento de “Secuestradores de enanos de jardín”. Se adhirieron personajes destacados: artistas, escritores, cirujanos, fontaneros, tenderos, investigadores…Asaltaban los chalets, robaban los enanos y pedían rescate. La prensa los apoyó y la TV cansada de tanto artificio, de tanto avatar nórdico. Los italianos fueron mas lejos: montaron la “Facción armada de secuestradores de enanos de jardín” (FASEJ). Para entonces los pijos ponían nombres de enanos nórdicos a todo: proyectos, perros…

En fin, fue un protoejemplo de resistencia. En cuanto a la pregunta ¿qué es la realidad? Pues no tengo músculo para reflexionar, pero si decir: eludir, no integrar lo escindido, anestesiar conciencia aleja de los aledaños de una realidad pendiente de construir por nosotros. En definitiva, de manera metafórica ya he confesado que la REBELIÓN está en marcha ¿Te unes a nosotros?

M.-Sus descripciones son didácticas en las historias que discurren paralelas a la trama principal. ¿Alguna vez dejará de ser maestro?
J.M.-Asumo por supuesto el acierto y desacierto de mis descripciones. Incluso que sean consideradas como material sobrante que se ha de incorporar a la acción y carácter de los personajes.

Ahora bien, no soy devoto de Wikipedia y mis fuentes, por citar cuatro, (Cormac MacCarthy, Umberto Eco, W. Faulkner o Joyce Carol Oates) hacen digresiones como quien abre, de cuando en cuando, la puerta trasera y dice:” hay más” pero no sé si tienes estómago para tanto. Yo también tengo esa necesidad.

M.-Uno de sus personajes afirma que el poder absoluto se manifiesta con la muerte del otro…La venganza es una enfermedad con metástasis en el alma ¿Cuál es el sentido de la venganza en su novela?
J.M.-Un narcisista herido llega a creer que el daño –real o supuesto- que le han infringido no solo lo desestabiliza a él sino que ha desequilibrado el mundo que le rodea. Su propósito de venganza, inconfesable hasta para el narcisista extremo, es reequilibrar las cosas con el sacrificio del causante. En este punto se transforma en una criatura redentora de otros y por encima de cualquier precepto moral.

M.-Se incorporan nuevos valores al equipo de Markus. ¿Cuándo tendremos un nuevo desafío al que enfrentarlos?
J.M.-La novela prefiguraba el horror que se cernía en Ucrania por parte de un nacionalismo ruso fermentado en odio a la pérdida de la URSS y el comunismo.

Markus es, como dice su compañera Juliette, contraintuitivo así que su chispazo, si viene, no seguirá las tendencias. Y eso por una sola razón: el mundo no se inventó el jueves pasado, ni el martes ni ningún otro día de la semana. El mundo está lleno de dimensiones de aventura a condición de que nos atrevamos a poner el pie en tierra considerada prohibida o, como dice la apoteosis de la cursilería, inapropiada.

Pues eso, lo que sea sonará.

José Miguel Guallar y Maudy Ventosa

José Miguel Guallar y Maudy Ventosa

Deja un comentario

Archivado bajo Literatura, Literatura, Narrativa, Literatura. Novela Negra, Por Maudy Ventosa

«Markus Leonthier: El tatuaje de Praga», de José Miguel Guallar

«La venganza justa es un arte al que pocos pueden aspirar. La venganza se ejerce para y hasta que el sufrimiento posea a las personas que odiamos. Tú confundiste que fueran depositarios de tu sufrimiento con su muerte. Te creíste ya con poder absoluto sobre personas cercanas a ti. Y el poder absoluto se manifiesta con la muerte de otro…»

MaudyReseña escrita por Maudy Ventosa.

El tercer volumen de la saga de Markus Leonthier, acaba de ser publicado. Se trata de la última novela de José Miguel Guallar, editada por Mariana Eguaras, Markus Leonthier: El tatuaje de Praga. El experto y director de operaciones en contrainteligencia financiera, de la agencia suiza Eyes Moon Services, que regresó recientemente de su misión más personal y profunda -como supone siempre mirar hacia dentro para encontrarnos con nosotros mismos-, en El Achachila, se enfrenta a un nuevo y complicado reto.

Cubierta de 'Markus Leonthier El tatuaje de Praga'

Cubierta de: ‘Markus Leonthier: El tatuaje de Praga’

El equipo que dirige el imponente Godzilla se encuentra en lo más profundo de los Alpes suizos, en la zona llamada El Valle de los Relojeros, donde está enclavada La cripta, considerado uno de los refugios más seguros del mundo con el fin de custodiar lo que los expertos consideran un tesoro único: registros originales sonoros, material audiovisual, escrito, cartelería y portadas de los más grandes músicos del rock, blues, flamenco, country, soul… desde los años 30 del siglo XX. Tan fabulosos archivos pertenecen a La Fundación Luerman, que cuenta con la protección del gobierno suizo. Pero, ¿puede ser vulnerable un lugar como La Cripta, con apertura a distancia desde algún lugar bajo control de la NASA y construida de manera que no le afecten ni los movimientos sísmicos ni un improbable, aunque posible, ataque atómico? Un potencial hackeo proveería de una sustanciosa mercancía a las redes mafiosas que colocan grabaciones piratas en el mercado y, no solo, tendría importantes consecuencias a nivel económico, sino que dañaría de manera profunda la reputación global y el poder de la empresa familiar Audere Clover.

Un muerto que no deja de moverse es un muerto que agita conciencias. Dos muertos, moverán las conciencias aún más. El equipo de Markus, desastrado y tocapelotas, formado por tipos con varias batallas perdidas, algunas de mucha tristeza, que han dejado almacenadas en algún rincón de su desván emocional, sabe que solo tiene una opción en cada encargo que realizan los clientes a su agencia: resolverlo. Esta vez, además, se enfrentarán a la maldad más absoluta cuando las emociones negativas tomen las riendas y sean las responsables de las conductas más mezquinas; la venganza actuará como motor del comportamiento más ruin y destructivo porque se utiliza como arma devastadora la propia sangre; el resorte lo activará el resentimiento provocado por la humillación.

Se suceden las tramas paralelas en las que aflora el espíritu didáctico del autor, y la información aportada al hilo de los acontecimientos que ocurren en la novela. De esa manera nos recuerda el apagón de Ucrania provocado por el sabotaje que llevaron a cabo los rusos en sus centrales eléctricas, en el que, en una noche gélida, murieron miles de personas en las carreteras, calles, ascensores, quirófanos… dos días antes de la Navidad de 2016; y aún no había llegado el infame y terrible 24 de febrero de 2022; el escandaloso ciberataque al Bundestag –parlamento alemán– en 2015, del que la canciller alemana, Angela Merkel afirmó tener pruebas contundentes que apuntaban a Moscú; la ciberdelincuencia, los hackeos punteros, los virus y la ciberguerra en la que parece que se instalan los países dominantes que quieren tener el control del mundo; el metaverso y el metauniverso, porque a los humanos parece que les atraen los avatares actuando como una metáfora del mundo real que empieza a envolvernos: lo que no existe; la música y la vida de los músicos de jazz, blues, rock… –el autor vivió con intensidad la música rock de finales de los 60 y los 70, por eso sabe de qué habla–, esos que viven en un mundo aparte muchas veces inundado de drogas… Alguien afirma en la novela que es un mundo peligroso en el que pocos mueren en la cama; el mundo de los tatuajes…; el Japón, con su fiesta de la primavera y sus tradiciones milenarias –incluido el ajusticiamiento por ahorcamiento– y, como no, todo lo relacionado con el trabajo en equipo y las relaciones humanas en las que Guallar es experto. Afloran, como contrapunto, la justicia y la equidad, junto a la venganza y la ruindad moral.

Es solo un ligero esbozo de lo que pueden encontrar en la novela, además de la receta de un rico pescado: la dorada a la marsellesa, con un dicho de una abuela italiana: la dama bella de este guiso es la dorada. Pero es una señora que no descubre su belleza a primera vista. Se esconde entre las verduritas, el aderezo y el vino.

Y como la novela gira en torno al mundo de la música, nada mejor que finalizar con Héroes, de David Bowie, porque a veces tu trabajo te lleva a ver las cosas desde el borde, desde la última frontera… a pocos metros del muro…

Podemos ser héroes solo por un día
Podemos ser nosotros solo por un día
De pie junto al muro,
Y las pistolas disparando por encima de nuestras cabezas
… y nos besamos como si nada pudiera caer;
Nada.

PERSONAJES:

  • Markus Leonthier, hijo de una madre, gélida y determinada. Nunca abandona el Vacheron Constantin de su abuelo, un sencillo reloj de oro viejo y con el brazalete de cuero totalmente pelado, porque: mirar el reloj significa aplicar un revés letal.
  • Oklahoma realmente había nacido en Berna, y no en Tulsa. Es la agente de sistemas de la agencia, la profesional experta para asuntos de ciberinteligencia. Cociente intelectual de vértigo. Su ordenador es un Getac 500 y su Tablet militar.
  • Stan, tiene un universo propio, montado con AC/DC en Australia.
  • Anne Karolewitz, su portátil es Asur. Fue capitana del equipo olímpico austriaco de esquí. Conoció a Markus cuando investigaba espionaje industrial en Eigerland. Markusla fichó como gerente.
  • Godzilla, CEO y accionista mayoritario de Eyes Moon Services. Los estirados suizos lo consideran exótico. Dos metros de estatura y ciento cuarenta kg. Nació en Japón porque sus padres eran diplomáticos en la embajada Suiza de Tokio.
  • César Roux, teniente de policía del cantón de Vaux que siente pasión por navegar. Hizo ingeniería naval en Marsella. Tiene doble nacionalidad, suiza y francesa. Fue el teniente más joven de su promoción.

Y Patrick Lepêtre, secretario general del Consejo Rector de la Fundación Luerman, que está en el meollo del poder y del dinero con la familia Audier Clover, el gobierno suizo y el patrimonio de la propia Fundación Luerman; y Jacob Pauli, que se ha ahorcado en la roca pico de águila, en el mismo sitio donde un año antes tuvo el accidente Claude Luerman, su mentor, líder y amigo, y Simon Audere, socio global y mecenas de la Fundación Luerman, su familia, desde inicios del S. XIX ha manufacturado relojeras de alta precisión para astronomía, ciencia, medicina y relojes de lujo; y Juliette, la pareja de Markus que sigue siendo sagaz y divertida y muchos más que tendrás que descubrir…

Mañana la entrevista a José Miguel Guallar

José Miguel Guallar

José Miguel Guallar

El autor:
José Miguel Guallar fundador de TESARIA® Transiciones ha dirigido junto a su equipo, durante más de 25 años, proyectos de estrategia y desarrollo con alta proyección expansiva para grandes organizaciones en Europa y América. Bajo el concepto de «fortaleza psicológica» ha diseñado en Boston y Madrid modelos de intervención en liderazgo que han sido apreciados por su utilidad y precisión en el uso de tiempos.
Su experiencia con colectivos en situaciones de transformación y su curiosidad hacia distintas disciplinas de las ciencias sociales lo han conducido de manera natural a la escritura. Ha publicado las obras Magister Navis, Transiciones, atreverse a vivir dos veces, Markus Leonthier I, Markus Leonthier: El Achachila y La cisterna de Nur. Markus Leonthier: El tatuaje de Praga es su última novela.

El libro:
Markus Leonthier: El tatuaje de Praga ha sido Editada por Mariana Eguaras. Tiene 362 páginas. Edición digital en Amazon.

José Miguel Guallar y Maudy Ventosa

José Miguel Guallar y Maudy Ventosa

1 comentario

Archivado bajo Literatura, Literatura, Narrativa, Literatura. Novela Negra