Archivo de la etiqueta: Maia Figueroa Evans

“La tentación del perdón”, de Donna Leon

«Un accidente sospechoso atrae a Brunetti al inframundo de Venecia, con consecuencias involuntarias e inquietantes …»

«El comisario Guido Brunetti vuelve puntualmente a su cita anual con una nueva aventura en la que investigará sobre una mujer dividida entre el deber a su familia, el deber a la sociedad, las consecuencias imprevistas de las malas decisiones y la tentación de perdonar un crimen que nace del corazón.»

La verdad es que los libros de Donna Leon son muy entretenidos y siempre toca temas de verdadera actualidad. Si en Restos mortales el tema de la novela era principalmente la contaminación, en La tentación del perdón las drogas y la estafa al sistema farmacéutico de Venecia son temas que le tocara investigar al comisario Brunetti, al sergente Vianello y con la ayuda de la polifacética y muy bien conectada signorina Elettra, secretaria de Patta, ayudarán a Brunetti para llegar con sus investigaciones un poco más allá de lo que le permiten sus superiores.

Cubierta de La tentación del perdón

Cubierta de: ‘La tentación del perdón’

La historia comienza cuando se filtra información importante desde el interior de la Questura veneciana, y se le confía al comisario Guido Brunetti la tarea de descubrir cuál de sus colegas es el responsable. Pero antes de que Brunetti pueda comenzar su investigación, se sorprende por la aparición en su oficina de una colega de su esposa, la Professoressa Elisa Crosera, que teme que su hijo de 15 años esté consumiendo drogas. Unas semanas más tarde, Tullio Gasparini, el esposo de la mujer, se encuentra en coma con una lesión grave en la cabeza al caer desde un puente, y Brunetti se siente atraído por buscar una posible conexión con el comportamiento del niño. Pero la verdad no es directa.
Siguiendo varias pistas contradictorias, Brunetti navega a través de un mundo de informantes misteriosos, negocios clandestinos y redes de estafas antiguas y secretas, mientras se siente cada vez más impresionado por la intuición de su compañera la Commissario Claudia Griffoni, y por el infinito ingenio de la Signorina Elettra Zorzi.

Como Tullio Gasparini no muestra signos de mejora, y sus investigaciones no le llevan a ninguna parte, Brunetti se relaja por el abrazo de su propia familia y por su pasión por los clásicos. Se dirige a Antígona de Sófocles en un intento por comprender el verdadero propósito de la justicia, y, en su opinión, se ve obligado a considerar las terribles consecuencias a las que pueden conducir las acciones de un corazón tierno.

“—Que los inocentes estén protegidos.Eso es lo que las leyes deben hacer.
    En el fondo Brunetti no lo creía. Las leyes, aprobadas por los que ostentaban el poder, estaban pensadas para mantenerlos en él. Si además protegían a las personas inocentes, perfecto, pero no se trataba más que de un efecto secundario de agradecer.”   [Pág. 39]

Mientras Brunetti examina los movimientos y antecedentes de Gasparini, descubre un extraño comportamiento de la tía anciana de Gasparini que puede apuntar a hechos más siniestros…
Hasta aquí puedo contar. El resto lo tendréis que disfrutar al leer la novela.

He leído y me encantan las 26 novelas anteriores de la serie y leer una de las novelas de Donna Leon es uno de los aspectos más destacados de mi año de lectura. Hay algo acogedor y reconfortante en regresar a los personajes que amas. Luego está el conocimiento agridulce de que una vez que lo has devorado, hay una larga espera hasta la siguiente que será la número 28.

Lee y disfruta de un fragmento de la novela.

Donna Leon

Donna Leon

La autora:
Donna Leon nació en Nueva Jersey, Estados Unidos,  el 28 de septiembre de 1942. En 1965 estudió en Perugia y Siena. Continuó en el extranjero y trabajó como guía turística en Roma, como redactora de textos publicitarios en Londres y como profesora en distintas escuelas norteamericanas en Europa y en Asia (Irán, China y Arabia Saudita). Protagonizadas por el comisario Brunetti, ha publicado, siempre en Seix Barral, las novelas Muerte en La Fenice (1992), que obtuvo el prestigioso Premio Suntory a la mejor novela de intriga, Muerte en un país extraño (1993), Vestido para la muerte(1994), Muerte y juicio (1995), Acqua alta (1996), Mientras dormían(1997), Nobleza obliga (1998), El peor remedio (1999), Amigos en las altas esferas (2000) —Premio CWA Macallan Silver Dagger—, Un mar de problemas (2001)Malas artes (2002), Justicia uniforme (2003), Pruebas falsas (2004), Piedras ensangrentadas (2005), Veneno de cristal (2006), Líbranos del bien (2007), La chica de sus sueños (2008), La otra cara de la verdad (2009), Cuestión de fe (2010), Testamento mortal (2011), La palabra se hizo carne (2012), El huevo de oro (2013), Muerte entre líneas (2014), Sangre o amor (2015), Las aguas de la eterna juventud (2016) y Restos mortales (2017).
Es también autora del libro de ensayos Sin Brunetti (Seix Barral, 20 06) y prologuista de la atípica guía Paseos por Venecia (Seix Barral, 2008). Sus libros, traducidos a veintiséis idiomas, incluido el chino, son un fenómeno de crítica y ventas en toda Europa y Estados Unidos. Desde 1981 reside en Venecia.

El libro:
La tentación del perdón (título original: The Temptation of Forgiveness, 2018) ha sido publicado por la Editorial Seix Barral en su Colección Biblioteca Formentor. Traducido del inglés por Maia Figueroa Evans. Encuadernado en rústica con solapas, tiene 331 páginas.

Cómpralo a través de este enlace con Casa del Libro.

Para saber más:
http://www.donnaleon.net/
Donna Leon en Wikipedia.

 

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Literatura, Literatura, Narrativa, Literatura. Novela Negra

“Un bello misterio”, de Louise Penny

“Novela ganadora del Premio Macavity 2013”

«¡Monjes asesinos! ¡Un manuscrito medieval perdido!
¡La Inquisición!»
.

Cubierta de Un bello misterio

Cubierta de: ‘Un bello misterio’

En un paraje virgen de Quebec, se encuentra el monasterio de clausura de Saint-Gilbert-Entre-les-Loups, de la orden de Gilbertine, hace tiempo extinguida a excepción de las dos docenas de hermanos que viven en una isla separada del resto del mundo, que impone silencio a sus miembros. En ausencia de habla, una ceja levantada o una mirada desviada pueden expresar una intensa hostilidad. Estos monjes de clausura viven entregados a la contemplación. Cultivan un huerto, recogen los frutos del bosque, son autosuficientes y, sobre todo, cantan. Curiosamente, una comunidad que ha hecho voto de silencio es célebre en todo el mundo por sus salmodias gloriosas del canto gregoriano, cuyo impacto tan profundo en el espíritu del cantor y del oyente es conocido como «el bello misterio».
Se asegura que los monjes jamás han abierto sus puertas a ningún extraño… hasta hoy, cuando los inspectores Armand Gamache y Jean-Guy Beauvoir su compañero en la Surete du Quebec, que llegan a bordo de una lancha motora, están a punto de convertirse en los primeros seres humanos ajenos a la orden en acceder al recinto. Su billete de entrada es un muerto, la víctima descubierta en el jardín amurallado de la abadía con el cráneo aplastado resulta ser el hermano Mathieu, prior y maestro del coro, que ha sido asesinado tras recibir un fuerte golpe en el cráneo. Mientras la frágil armonía de la congregación se deteriora, poniendo al descubierto las desavenencias de un grupo profundamente dividido. Los detectives encuentran un trozo de vitela en el puño del hermano Mathieu con algunos “neumes”, o anotaciones musicales antiguas, garabateadas en él. Gamache y Beauvoir se acomodan en celdas espartanas en la abadía para descifrar estos y otros misterios aún más irritantes. Gamache tendrá que conjurar sus propios demonios y enfrentarse a uno de los casos más crípticos y complejos de su carrera.

La lenta trama se acelera, sin embargo, cuando la némesis de Gamache, el inspector jefe Francoeur, aparece en la puerta de la abadía, seguido, por un joven monje dominico enviado desde Roma en una misión de la Congregación para la Doctrina de la Fe  (hoy encarnación de la Inquisición). No en vano, en latín, “dominicano” puede significar “el sabueso del señor” (Domini canis). Este astuto monje va de hocico a hocico con Gamache, olfateando la podredumbre que subyace a las aspiraciones celestiales de la abadía.

Lejos de sus escenarios habituales, Louise Penny vuelve a demostrar por qué es una de las escritoras más reconocidas del género negro. Galardonada con los premios Agatha, Anthony y MacavityUn bello misterio combina magistralmente la ambientación, la acción y la emoción. Y en sus páginas se trasluce el amor de la autora por la música, lo que la convierte en una de sus obras más personales.

Louise Penny

Louise Penny

La autora:
Louise Penny nació en Toronto, Canada, el 1 de julio de 1958, y comenzó trabajando como periodista y locutora radiofónica para la Canadian Broadcasting Corporation. Debutó en 2005 con Naturaleza muerta, con la que consiguió el favor del público, el aplauso de la crítica y  multitud de premios. Las trece novelas que ha escrito del ciclo dedicado al inspector jefe Armand Gamache y la localidad de Three Pines han sido traducidas a veinticinco idiomas y han merecido seis Agatha Awards y seis Anthony Awards, entre otros muchísimos premios y distinciones. Además, sus últimos títulos se han situado en los primeros puestos de la lista de libros más vendidos de The New York Times. En 2013 fue nombrada Miembro de la Orden de Canadá por su contribución a difundir la cultura del país.

El libro:
Un bello misterio (título original: The Beautiful Mistery, 2012) ha sido publicado por el Sello Salamandra Black en su Colección Novela Negra. Traducido del inglés por Maia Figueroa Evans. Encuadernado en rústica con solapas, tiene 496 páginas.

Cómpralo a través de este enlace con Casa del Libro.

Como complemento pongo un vídeo donde Louise Penny, autora de la serie sobre el inspector jefe Gamache, nos presenta su nueva novela, “El juego de la luz”.

Para saber más:
http://www.louisepenny.com/

 

 

 

Deja un comentario

Archivado bajo Literatura, Literatura, Narrativa, Literatura. Novela Negra