Archivo de la etiqueta: Lord Byron

“Una fiebre de ti mismo. Poesía del romanticismo inglés”, de Wordsworth, Coleridge, Lord Byron, Shelley y Keats. (Edición bilíngüe)

Edición y traducción de Gonzalo Torné

«El soplo de la más humilde de las flores puede ofrecer pensamientos que a menudo encuentro demasiado profundos para desgarrarlos.» [William Wordsworth].

Cubierta de Una fiebre de ti mismo

Cubierta de: ‘Una fiebre de ti mismo’

Inglaterra es, junto con Alemania, la cuna del Romanticismo. Con una fuerte tradición prerromántica, la literatura inglesa de la primera mitad del siglo XIX se caracteriza por sus grandes poetas, el desarrollo de la novela histórica y el inicio de la novela gótica o de terror. En el siglo XVIII varios literatos anticipan el romanticismo. James Thomson muestra en su lírica el paisaje como reflejo de las emociones del poeta. Edward Young escribe Pensamientos nocturnos, un poema que introduce el típico ambiente nocturno y terrorífico característico de muchas de las obras románticas. Thomas Gray, en su Elegía escrita en un cementerio de aldea localiza en un camposanto el asunto de esta poesía que tanto influirá en la ambientación de esta literatura. Sin embargo, la gran figura que anuncia el estilo fue William Blake, pintor y poeta de un simbolismo muy personal y creador de imágenes oníricas de resonancias bíblicas que preludian las inquietudes de románticos posteriores.
Sin embargo, el inicio del romanticismo inglés puede fecharse en 1798, año de la publicación anónima de Baladas líricas, con otros pocos poemas, en realidad escrito por William Wordsworth y Samuel Taylor Coleridge. Cuatro de las composiciones del tomo son de Coleridge, mientras que las diecinueve restantes son de WordsworthEn él se utilizaba por primera vez un lenguaje común para la expresión poética y se daba cuenta de la belleza de la naturaleza como evasión del mundo burgués e industrializado. Esta obra se considera el arranque de la literatura romántica anglosajona.

William Wordsworth

William Wordsworth

Wiliam Wordsworth (1770-1850) cree que ni hay un lenguaje especial para la poesía, ni asuntos que para ella estén reservados. Se puede hablar en verso de todo lo que forma parte de la conversación, empleando el mismo lenguaje que el coloquial. Acostumbrado a vivir y a componer sus versos en plena naturaleza, no en su gabinete de estudio, transmite en su poesía un profundo sentimiento hacia ella. Empezó su vida bajo la influencia y los entusiasmos juveniles de la Revolución francesa, pero la nueva tiranía y los horrores de la revolución fueron desengañándole, hasta convertirse en un conservador por convencimiento, que no desea más revolución ni más reforma que la poética por él representada: cultura, amor a la naturaleza y a lo humilde.
Tras viajar por Francia y Alemania, se instala definitivamente en el Lake Discrict de Inglaterra, en el distrito o comarca de los lagos, donde murió. Esta región dio el nombre a los llamados poetas lakistas, que compusieron entre 1798 y 1815 los primeros poemas de tendencia claramente romántica. Considerados parte del movimiento romántico, ni siguieron ninguna escuela de pensamiento o práctica literaria conocida por entonces. Formaron este grupo, junto a William Wordsworth (1770-1850), Samuel Taylor Coleridge (1770-1834) y Robert Southey (1774-1843). Otros poetas y escritores visitaron la región de los lagos entre ellos están Percy Bysshe Shelley (1792-1822), Sir Walter Scott (1771-1832),  Nathaniel Hawthorne (184-1865), John Keats (1795-1812).

Samuel Taylor Coleridge

Samuel Taylor Coleridge

Samuel Taylor Coleridge (1772-1834), poeta, crítico y filósofo inglés. Sus obras más conocidas son Lyrical Ballads (1798), con su famosa La canción del anciano marinero y Kubla Khan, o una visión en un sueño (1816), ambientada  en un oriente antiguo y lleno de ritos mágicos. El mérito de Coleridge como poeta radica en haber rechazado los lugares comunes y la literatura artificial de su tiempo, haber consultado la naturaleza, y llamado la atención sobre la Edad Media. Si Wordsworth se inspira en las cosas sencillas de la vida cotidiana, Coleridge recurre al pasado como un tiempo misterioso y fantástico.
El Romanticismo inglés alcanza su máximo esplendor con Lord Byron, Shelley y Keats, conocidos como los poetas «satánicos», por su rebeldía y su inadaptación a la sociedad de la época.

Lord Byron

Lord Byron

Lord Byron (1788-1824) es uno de los ejemplos de una personalidad en lucha trágica contra la sociedad. Fue el prototipo del poeta romántico y fue tenido en vida por el primero de los poetas de su tiempo, pasando a ser considerado más tarde como de segundo orden, mientras Shelley y Keats, que él oscurecía, ganaban cada día más en la estimación de la crítica. Se le discuten la imaginación y el sentimiento, pero no su regia ironía. Así como Byron fue lo que podría llamarse un poeta popular, al alcance de todos los lectores, no lo fueron ni Shelley ni Keats, pero sobre todo Keats.

Percy Bysshe Shelley

Percy Bysshe Shelley

Percy Bysshe Shelley (1792-1822), amigo y compañero de viajes de Lord Byron, que ponía la poesía al servicio de sus ideas demoledoras de la sociedad en que vivía. Los que le conocían lo describen como un alma candorosa, un hombre noble, lleno de encanto personal, un idealista soñador que no predicaba por odio alguno. Pudo hacer y pensar lo que quiso gracias a una pensión paterna.
Al poeta excepcional es al que rinde hoy fervoroso homenaje la crítica, y menos a lo que pensara, creyera o se figurara creer. En su obra plasmó un gran idealismo, matizado por una profunda melancolía.  Entre sus obras más famosas se encuentran, Oda al viento del Oeste A una alondrapoemas líricos que destacan por su musicalidad y abundantes metáforas; y por primera vez en castellano su obra maestra, El triunfo de la vidaA Byron lo entiende todos, mientras que a Shelley serán siempre muchos los que no puedan seguirle sin perderse.

John Keats

John Keats

John Keats (1795-1821), uno de los principales poetas británicos del romanticismo, murió a los veinticinco años de edad, habiendo sido objeto de burlas y desprecios por una parte de sus contemporáneos, para quedar luego clasificado entre los inmortales de todos los países. Lo que dejó escrito ha formado escuela de mayor importancia que las de sus contemporáneos. Su fama se debe a sus poemas breves, recogidos en sus OdasOda al ruiseñor (1819), Oda a la melancolía (1819), Oda a la indolencia (1819). La poesía de Keats es, por encima de la de los demás románticos, una respuesta a las impresiones sensoriales desprovista de toda filosofía moral o social.

Wordsworth, Coleridge, Lord Byron, Shelley y Keats constituyen una secuencia que bajo el nombre de poesía romántica inglesa puede citarse al lado del teatro griego o de la novela rusa como una de las cimas indiscutibles del espíritu humano, y del que ningún lector inquieto debería privarse.
Escritos en la encrucijada de un absolutismo que se resiste a desvanecerse y una revolución liberal que no termina de cuajar, y con un ánimo incapaz de confiar en promesas divinas pero que no puede dejar de ver un halo de trascendencia en la naturaleza, estos poemas son ejemplos de tensión humana y de indagación expresiva.

Gonzalo Torné

Gonzalo Torné

El editor:
Gonzalo Torné (Barcelona, 1976) empieza  a escribir sobre los 20 años, sobre todo ensayos y textos en catalán. En 2001 recibe el  Premio Ramón Llull de Ensayo Filosófico reconociendo la labor realizada hasta ese momento. Desde el año 2002, ejerce como asesor literario  para algunas de las editoriales más importantes de país, como Anagrama, Salamandra y Paidós entre muchas otras. Ha compaginado su labor como técnico editorial con la redacción de su primera novela que ve la luz en 2008. Lo inhóspito estuvo entre las obras aspirantes al Premio Nacional de Narrativa del 2008 y también el mismo año fue nominada al Premi Llibreter. Compuesta por cinco relatos diferenciados, dicha obra nos acerca a la concepción vital de las cinco personas protagonistas, entre las que se encuentra el filósofo Kant.  En el texto se entremezclan, influenciadas siempre por el estilo filosófico, las referencias a la muerte, la vida, el amor y la existencia. En 2010 logró el Premio Jaén de Novela por Hilos de sangreTambién es autor de las novelas Divorcio en el aire (2013) y Años felices (2017). Sus obras se han traducido al inglés, francés, italiano, alemán, holandés, portugués y catalán.

El libro:
Una fiebre de ti mismo. Poesía del romanticismo inglés ha sido publicado por la Editorial Penguin clásicos. Traducción del inglés de Gonzalo Torné de la Guardia. Encuadernado en rústica, tiene 371 páginas.

Cómpralo a través de este enlace con Casa del Libro.

Como complemento pongo un audio titulado Poetas románticos ingleses, la segunda generación: Shelley, Keats y Byron, grabado por Didac Llorens Cubedo, profesor Filología Inglesa (UNED) e Isabel Baeza Fernández para UNED Radio.

Para saber más:
Literatura del romanticismo en Inglaterra.

 

Deja un comentario

Archivado bajo Literatura, Literatura. Poesía

“Vampiros”, edición de Rosa Samper y Óscar Sáenz. Epílogo de David Roas.

«Baudelaire, Byron, Conan Doyle, Dumas, Gautier, Gógol, Hoffmann, Le Fanu, Maupassant, Poe, Polidori»
.

«Un rayo de luna se filtró por la ventana entre las cortinas y la envolvió con una luz azulada que parecía hacer de ella una estatua de mármol negro echada sobre una tumba.»
[La dama pálida, de Alejandro Dumas. Pág.131 de la presente edición]

«El epílogo de David Roas solo está disponible en la Edición de la Colección Grandes Clásicos de Literatura Random House.»

Cubierta de Vampiros

Cubierta de: ‘Vampiros’

Inquietante, verdad. Pues esta frase es un grano de arena en la playa de la presente edición de Vampiros que han preparado Rosa Samper y Óscar Sáenz. El vampiro es un clásico, el gran clásico de los mitos de terror. Antes de convertirse en el gran protagonista de la literatura, el Drácula de Bram Stoker, la figura del vampiro había conquistado ya los altos y los bajos instintos de la literatura. El mito vampírico, en su potencia y su voluptuosidad, atrajo a los autores de prestigio que aquí se recogen, llamándolos hacia el género, incitándolos a desbordarlo.

Cubierta de Vampiros (edición ilustrada)

Cubierta de: ‘Vampiros’ (edición ilustrada)

La presente antología recoge una muestra de las recreaciones más brillantes que hicieron del vampiro autores como ByronPolidoriGógolMaupassantEdgar Allan Poe o Conan Doyle, originales aproximaciones a un mito en el que se cifran los misterios del sexo, la muerte, la trascendencia y el deseo de inmortalidad. Desde luego la selección de textos no va a dejar indiferente a nadie, y menos a los amantes del género.

Siguiendo el orden que figura en el libro los relatos son:
La metamorfosis del vampiro es uno de los “poemas inmorales” de Charles Baudelaire que fueron censurados de su libro de poemas Las flores del mal, publicado en 1857. El amor toma la forma de un culto infernal a la mujer, un sacrificio que no recibe nada a cambio, convirtiéndose en condenación y prisión de quien cae en él.

El Giaour es un poema escrito por George Gordon Byron, publicado en 1813 y el primero de una serie de poemas de temática oriental y el único poema narrativo. También es una de las primeras obras de ficción en tocar el tema del vampirismo. El Giaour (palabra turca para designar a un infiel o no creyente) tuvo un gran éxito cuando fue publicado, consolidando la reputación literaria y comercial de Byron. El origen de la historia se sitúa durante el viaje de Byron entre 1809 y 1810 junto a su amigo John Cam Hobhouse. Mientras se encontraba en Atenas, Byron conoció la costumbre turca de arrojar al mar a una mujer culpable de adulterio envuelta en un saco.

El parásito es un relato corto de Sir Arthur Conan Doyle. El relato hace referencia al conflicto entre razón y poderes sobrenaturales, así como a creencias espiritistas y vampirismo energético. Fue publicado en 1894. El protagonista es un joven profesor de fisiología llamado Austin Gilroy, uno de cuyos compañeros se dedica a estudiar fenómenos ocultistas, ante el escepticismo de Gilroy. Un día su compañero le presenta a una mujer madura llamada Helen Penelosa, con una pierna paralizada y que afirma tener poderes psíquicos.

La dama pálida, es un relato corto de Alexandre Dumas escrito en 1849 como parte de su recopilación de cuentos de terror Les Mille et un fantômes (Los mil y un fantasmas), se trata de un relato de influencia fantástica y sombría, ambientado en el corazón de los montes Cárpatos. Este relato está dividido en cuatro partes: Los montes CárpatosEl castillo de BrancovanLos dos hermanos y El monasterio de Hango. El relato está contado en primera persona por Hedwige, una noble polaca de Sandomir, que en el año 1825, durante la guerra entre Polonia y Rusia se ve obligada a exiliarse al monasterio de Sabastru, tras la muerte de sus dos hermanos y siguiendo la voluntad de su padre.

La muerta enamorada es un relato de Théophile Gautier publicado por primera vez en 1836, en la revista Chronique de Paris. Se trata de un relato vampírico, narrado en primera persona por su protagonista, y probablemente influenciado por la obra de E.T.A. Hoffmann, muy admirado por GautierBaudelaire llegó a escribir que esta «es la obra maestra de Gautier». En ella el párroco Romuald, ya con sesenta y seis años de edad, narra a otro sacerdote una historia de su juventud, que el propio Romuald califica de «singular y terrible», y de la que no está seguro de si fue un sueño o realidad.
Vi es un cuento de terror escrito por el autor ruso de origen ucraniano Nikolái Gógol, publicado por primera vez en el primer volumen de su colección de cuentos titulada Mírgorod (1835). El título se refiere al nombre de la criatura demoníaca que protagoniza la trama. Y esta comienza con el narrador afirmando que está contando la historia tal y como la escuchó. La historia trata de tres estudiantes que se encuentran en la Academia teológica en Kiev.

“El vampiro simboliza, en resumen, la transgresión a todos los niveles.”

Vampirismo, cuento de terror publicado en 1821 por el escritor E.T.A. Hoffmann. También es el primer relato en prosa de una mujer vampiro. Inicialmente perteneció a la colección de relatos Los hermanos de San Serapión, en la que un grupo de aristócratas se reúnen para contar historias fantásticas. El relato cuenta con muchos elementos folklóricos, de hecho comienza con una breve disertación sobre el vampirismo. El vampiro del relato parece más bien un necrófago. También parece estar influenciado por la historia de Abdul Hassan un cuento de Las mil y una noches, quien a los tres meses de estar casado con Nazilla, descubre que la mujer se ausenta del lecho cada noche para ir a cebarse de cadáveres con otros ghoules.

Carmilla escrita por Sheridan Le Fanu en 1872. Fue publicada en la colección In a Glass Darkly. La protagonista, Laura, narra cómo su vida pasa de plácida y tranquila a desconcertante y espantosa cuando aparece Carmilla, una joven hermosa y enigmática. La historia muestra muchas características del terror gótico, y resalta el estereotipo popular del vampiro y la perplejidad de los personajes frente a los sucesos sobrenaturales, y la aumenta hasta convertirse en éxtasis y terror a la vez.

El Horla es un relato fantástico de Guy de Maupassant publicado originalmente el 23 de octubre de 1882 en el periódico Le Gaulois. Existen tres versiones del relato, la última es la más consultada actualmente, esta versión es más larga que las anteriores y fue publicada en 1887 en la antología de relatos del mismo nombre. El relato, escrito en forma de diario narra los síntomas y miedos del personaje principal cuando empieza a sentir la presencia de un ser invisible llamado el Horla que lo rodea y lo controla. Cada noche mientras duerme esta presencia lo invade y bebe su vida.

Berenice es un cuento de terror del escritor Edgar Allan Poe. Fue publicado por primera vez en el periódico Southern Literary Messenger, en el año 1835. Ante su sadismo espeluznante, los lectores contemporáneos se manifestaron horrorizados con la historia y expusieron sus quejas al director del Messenger.
Para la curiosidad de algunos diré que la cita que encabeza el relato, en latín: Dicebant mihi sodales, si sepulchrum amicae visitarem, curas meas aliquantulum fore levatas, puede traducirse por: «Decíanme los amigos que encontraría algún alivio a mi dolor visitando la tumba de la amada». Esta cita la descubre el narrador protagonista, Egaeus, en un libro hacia el final del relato.

Y por fin el último relato El vampiro escrito por J.W. Polidori, el creador del género del vampiro romántico. La obra surgió en la Villa Diodati, donde se hallaba Polidori con Lord ByronPercy ShelleyMary Shelley, y la hermanastra de ésta Claire Clairmont.  La noche del 16 o el 17 se pusieron a leer un libro perteneciente a Polidori llamado Phantasmagoriana, que contenía leyendas alemanas de fantasmas, y se pusieron todos de acuerdo para escribir cada cual una historia de terror; pero los únicos que terminaron el desafío fueron Mary Shelley, que ideó el argumento para su obra Frankenstein, y el propio Polidori con el relato El vampiro. La narración fue publicada el 1 de abril de 1819 en The New Monthly Magazine.

En el epílogo, David Roas nos cuenta: “Basta echar una rápida ojeada al listado de cuentos aquí recogidos para darse cuenta de la importancia que el vampiro tuvo en la literatura del siglo XIX: desde Hoffmann y Byron hasta Maupassant y Conan Doyle, pasando por Gautier, Poe, Gógol o Le Fanu, muchos fueron los autores que se acercaron a este mito inmortal. El monstruo (y aquí no me refiero sólo al vampiro) encarna la transgresión, el desorden. Su existencia subvierte los límites que determinan lo que resulta aceptable desde un punto de vista físico, biológico e incluso moral. Pero, al mismo tiempo, el monstruo nos pone en contacto con el lado oscuro del ser humano al reflejar nuestros deseos más ocultos. El vampiro es un buen ejemplo de ello, pues, además de metaforizar esos miedos atávicos antes descritos, también puede interpretarse como una representación de todo lo que no somos pero ansiamos ser. El vampiro se identifica, así, con el placer, la noche, el desorden, la liberación de nuestros instintos naturales. El vampiro simboliza, en resumen, la transgresión a todos los niveles.”

“El monstruo resiste porque nuestros miedos persisten.”
[Pág. 442 de la edición publicada en la Colección Grandes Clásicos.]

Recomiendo, si le es posible al lector de esta reseña, la adquisición de la edición publicada en la Colección Grandes Clásicos pues el epílogo de David Roas es muy bueno.

Lee y disfruta de un fragmento del libro.

Los autores:
Las biografías de todos los autores están tomados de Wikipedia, y si pulsan sobre cada autor podrán leer su biografía.

El libro:
Vampiros ha sido publicado por el Sello Debolsillo en su Colección Clásica. Esta edición NO incluye el epílogo de David Roas. Encuadernado en rústica, tiene 432 páginas.

Cómpralo a través de este enlace con Casa del Libro.

También existe una versión con ilustraciones de Meritxell Ribas en tapa dura con sobrecubierta publicado por el Sello Literatura Random House en su Colección Grandes Clásicos. Esta edición incluye el epílogo de David Roas. Tiene 442 páginas

Cómpralo a través de este enlace con Casa del Libro.

Como complemento pongo un documental alemán doblado en español y emitido por Televisión Española en su programa Documenta2.

Para saber más:
Vampiro en Wikipedia.
Creencias sobre vampiros en Wikipedia.

 

 

 

 

 

Deja un comentario

Archivado bajo Literatura, Literatura. Fantasía y Ciencia Ficción