Archivo de la etiqueta: Laura Sánchez Fernández

«Tesla. Inventor de la era eléctrica» de W. Bernard Carlson

«Hay algo en mí que podría ser ilusión, como pasa a menudo con la gente joven entusiasta, pero si tuviese la fortuna de logar alguno de mis ideales, sería en nombre de toda la humanidad».                                    Nikola Tesla, 1892

Cubierta de: Tesla. Inventor de la era eléctrica

Cubierta de: Tesla. Inventor de la era eléctrica1

Lo primero que hice cuando llegó el libro, tan amablemente enviado por la editorial, a mis manos fue mirar la editorial de la edición original: Princeton University Press. En los libros de origen extranjero, como este, el conocer la editorial de origen me da una idea de la profundidad temática del libro, y mis sospechas se han cumplido. Los libros que edita la Universidad de Princeton son siempre obras muy preparadas, muy «sesudas» si se puede decir así. No es que sean especialmente para especialistas, pero sí para personas preparadas. Un detalle de lo que digo es que el libro tiene 560 páginas, y el epílogo y las notas empiezan en la página 441, es decir más de 100 hojas dedicadas a complementar la obra.

En la introducción del libro podemos leer: «Anteriores biógrafos de Tesla han tendido a ser de los que le rinden tributo. En este libro quiero alcanzar un equilibrio entre el homenaje y la crítica a Tesla, que como se ha indicado, tiene un ascenso espectacular (1884-1894) al que sigue un descenso en la misma proporción (1895-1905). La tarea de un biógrafo de Tesla es ensamblar su vida de modo que tanto el ascenso como el descenso tengan sentido. De hecho, los factores que dan lugar a un éxito personal deberían explicar también el fracaso de esa persona».

Mark Twain en el laboratorio de Nikola Tesla (al fondo), (1894). El escritor era un gran amigo del científico.

Mark Twain en el laboratorio de Nikola Tesla (al fondo), (1894). El escritor era un gran amigo del científico.

Al contrario que otras biografías, en las que lo hagiográfico domina a la exposición informada, esta sitúa a Tesla – cuya personalidad y avatares personales no quedan, en absoluto, al margen – en su contexto apropiado, el de una sociedad, la estadounidense de finales del siglo XIX y comienzos del XX, sumergida en un proceso de cambio acelerado provocado sobre todo por el desarrollo tecnológico. Gracias a Carlson, los lectores serán capaces de comprender cómo inventaba Tesla, cómo funcionaban sus inventos y qué pasó cuando los presentó. El libro técnicamente es muy bueno, pero donde le veo un poco más flojo es en el reflejo humano de Tesla, pues le dedica poco más de veinte páginas en el primer capítulo titulado «Una infancia ideal (1856-1878)». Está dividido en dieciséis capítulos muy bien elegidos por fechas y desarrollo tecnológico; y viene complementado con un epílogo; las Notas sobre las fuentes; las Abreviaturas y fuentes; las Notas, los Agradecimientos y un Índice muy completo. También incorpora más de cincuenta imágenes aclaratorias de sus inventos.

En la sinopsis que nos ofrece la editorial nos indica que: entre los grandes protagonistas de ese mundo, destaca un serbio que después de estudiar ingeniería en Graz (Austria), emigró en 1884 a América, instalándose en Nueva York; un serbio de imaginación y habilidades descomunales, un excéntrico sin miedo a lo desconocido, que gozaba montando espectáculos para promover sus inventos: Nikola Tesla (1856-1943). Es difícil apreciar cuánto debemos a sus inventos: sus ideas y patentes fueron decisivas en la configuración de las bases sobre las que finalmente se sustentaron los sistemas modernos de producción y distribución de electricidad por corriente alterna (frente a los sistemas de corriente continua que defendía su en un tiempo amigo y luego competidor Thomas A. Edison). Utilizando la correspondencia de Tesla, registros de negocios, testimonios legales, publicaciones y aparatos que perviven, Bernard Carlson, un distinguido historiador de la tecnología, ha sido capaz de reconstruir la vida y aportaciones de aquel visionario inventor.

Lee las primeras páginas.

W. Bernard Carlson

W. Bernard Carlson

El autor:
W. Bernard Carlson es catedrático de Ciencia, Tecnología y Sociedad en la Escuela de Ingeniería y Ciencia aplicada, puesto que compatibiliza con el de catedrático de Historia de Medio Ambiente y Tecnología, en la Universidad de Virginia. Es autor de obras como Technology in World History e Innovation as a Social Process: Elihu Thomson and the Rise of General Electric, 1870-1900.

El libro:
Tesla. Inventor de la era eléctrica (título original: Tesla. Inventor of the electrical age, 2013) ha sido publicado por la Editorial Crítica en su Colección Drakontos. Traducido del inglés por Laura Sánchez Fernández, 2014. Encuadernado en rústica con solapas, tiene 566 páginas.

Cómpralo a través de este enlace con Casa del Libro.

Como complemento transcribo una noticia publicada el 4 de julio de 2014 en la que se anuncia que dos físicos rusos quieren reconstruir la torre Tesla para dar energía sin cables al mundo.

Dos físicos rusos quieren reconstruir la torre Tesla para dar energía sin cables al mundo

Dos físicos rusos quieren reconstruir la torre Tesla para dar energía sin cables al mundo

Según los físicos rusos Serguéi Plejánov y Leonid Plejánov, la versión moderna de Wardenclyffe, o la torre Tesla, también conocida como ‘transmisor planetario’, permitirá «transmitir la energía a través de la Tierra a cualquier distancia en el planeta», lo cual ayudará a resolver muchos problemas tecnológicos.
Tesla creía que la torre podría transmitir energía de forma inalámbrica, pero este proyecto no demostró su viabilidad durante la vida del genial físico.
Si Tesla estaba en lo cierto, algo que no dudan los físicos rusos, después de un profundo estudio del diseño de su torre, el proyecto podría proporcionar un sistema eficaz de distribución y transmisión de energía por todo el mundo. Y además se tratará de energía limpia.
Leonid Plejánov y Serguéi Plejánov han pasado los últimos cinco años estudiando y modelando las notas y las patentes de Tesla para la torre y están seguros de que el proyecto es viable con los materiales y tecnología actuales.
El principio detrás del diseño actual es que ya tenemos una fuente ilimitada de toda la energía que podemos necesitar: el sol. Un panel solar de 100.000 kilómetros cuadrados en un bonito, soleado desierto en alguna parte del mundo podría cubrir todas las necesidades de energía mundiales. El problema radica en la distribución de esa energía, puesto que los sistemas actuales presentan muchas fugas.
La red de torres propuesta por Tesla fue diseñada para aprovechar la propia conductividad de la Tierra, la transmisión de energía a través de la tierra y la ionosfera con muy poco desperdicio.
Una descripción detallada de cómo funciona una torre se puede encontrar aquí.
Mientras la torre original de Tesla construida en Long Island pesaba 60 toneladas, el plan de los Plejánov es construir un prototipo de tan solo dos toneladas gracias a los avances en los materiales. La bobina de Tesla (un tipo de transformador resonante patentado por el científico en 1891) será de unos 20 metros de largo.
Texto completo en: http://actualidad.rt.com/ciencias/view/132992-rusia-proyecto-tesla-transmision-inalambrica-energia

También pongo un vídeo en el que la noche del miércoles, 1 de mayo de 2013, el autor W. Bernard Carlson que estaba en Baltimore, en la Universidad Johns Hopkins y en la librería Barnes & Noble, para hablar y firmar su nuevo libro, «Tesla: Inventor de la Edad eléctrica.»

Nikola Tesla Inventor, Mystic, Genius & Hero of the Counterculture

Para saber más:

http://es.wikipedia.org/wiki/Nikola_Tesla

2 comentarios

Archivado bajo Biografías, Ciencia y tecnología, Historia, Literatura

«17 ecuaciones que cambiaron el mundo» de Ian Stewart

El progreso humano contado a través de 17 ecuaciones explicadas en un libro de lectura apasionante. – Claudi Alsina

17 ecuaciones que cambiaron el mundo

17 ecuaciones que cambiaron el mundo

“La alarma suena, miras el reloj, son las 6:30 am, ni siquiera te has levantado de la cama, y ya hay por lo menos seis ecuaciones matemáticas que están influenciando tu vida. El chip de memoria que almacena la hora de tu reloj no podría haber sido elaborado sin una ecuación clave de la mecánica cuántica. Su tiempo ha sido establecido por una señal de radio que nunca habrías soñado inventar si no fuera por las cuatro ecuaciones del electromagnetismo de James Clerk Maxwell. Y la misma señal viaja según lo que se conoce como la ecuación de onda.”

“Las ecuaciones, esos conjuntos de números y símbolos separados por el signo igual, son el alma de las matemáticas, la ciencia y la tecnología. Sin ellas, nuestro mundo no existiría en su forma actual: escondidas para muchos, han constituido una fuerza motriz en la civilización humana durante miles de años, abriendo nuevas perspectivas en campos tan variados como las comunicaciones, la tecnología espacial o la física nuclear. Que así es, es algo que se encarga de demostrar, con su maestría habitual, el distinguido matemático y reputado divulgador Ian Stewart. Para ello ha seleccionado 17 ecuaciones, pertenecientes a dos grupos diferentes. Uno es el de las ecuaciones que revelan regularidades matemáticas, como el teorema de Pitágoras, que nos dice cómo están relacionados los tres lados de un triángulo rectángulo, mientras que el otro es el de las ecuaciones que expresan leyes de la naturaleza, como la ley de gravitación universal de Newton, las ecuaciones del electromagnetismo de Maxwell, la ecuación de Schrödinger de la mecánica cuántica, o la ecuación desarrollada por Claude Shannon que define cuánta información contiene un mensaje.”

El libro es, para una persona medianamente preparada, fácilmente digerible. Al principio de cada uno de los capítulos el autor se hace tres preguntas en relación a las ecuaciones que luego responderá: Primera, ¿Que nos dice?; segunda, ¿Por qué es importante?; y tercera, ¿Que provocó?.

Luego analiza cada una de las 17 ecuaciones:

El teorema de Pitágoras, porque conectó el álgebra y la geometría.

La suma de logaritmos, porque permitió simplificar operaciones muy complejas

El teorema fundamental del cálculo, porque toda las matemáticas de la física reposan sobre él.

La teoría de la gravitación de Newton, porque unificó en una sola ecuación fenómenos en apariencia tan diferentes como la caída de una manzana y las órbitas de los planetas.

El cuadrado de la unidad imaginaria, porque el análisis complejo es esencial para resolver muchos problemas.

La fórmula de Euler para los poliedros, porque representa el nacimiento de la topología.

La distribución Gaussiana, uno de los pilares de la estadística.

La ecuación de onda, porque unifica fenómenos tan dispares como la luz, el sonido o los terremotos.

La transformada de Fourier, esencial en el tratamiento de señales.

La ecuación de Navier-Stokes, la base de la aerodinámica y la hidrodinámica.

Las ecuaciones de Maxwell, que describen el electromagnetismo.

La segunda ley de la termodinámica y el incremento de la entropía.

La identidad masa-energía de Einstein, que unifica masa y energía.

La ecuación de Schrödinger, que describe la evolución de un sistema cuántico

La entropía de la información de Shannon, que describe el límite hasta el que se puede comprimir la información.

El modelo logístico, quizás el sistema más simple donde aparece el caos.

El modelo de Black-Scholes, que se utiliza en banca para calcular el precio de productos financieros derivados.

Y un capítulo al final muy interesante titulado ¿que es lo próximo? A los curiosos de la ciencia les recomiendo este libro, pues estoy seguro que no le defraudará.

Ian Stewart

Ian Stewart

El autor:
Ian Nicholas Stewart nació el 24 de de septiembre de 1945 en Inglaterra. Es profesor de Matemáticas de la Universidad de Warwick, más conocido como escritor de ciencia ficción y de divulgación científica. Fue el primero en recibir, en 2008, la Medalla Christopher Zeeman, por sus numerosas actividades relacionadas con la divulgación matemática.Estudió matemática en la Universidad de Cambridge y se doctoró en la Universidad de Warwick, en la que ahora es catedrático. Desde 2001 es miembro de la Royal Society, Autor de dos centenares de artículos profesionales científicos, es también autor de un buen número de celebrados libros de divulgación matemática, entre los que se encuentran El laberinto mágico, ¿Es Dios un geómetra?, ¿Juega Dios a los dados?, Locos por las matemáticas, Cómo cortar un pastel y otros rompecabezas matemáticos, Belleza y verdad, Historia de las matemáticas , Cartas a una joven matemática y la cuadratura del cuadrado, todos publicados por Crítica.

El libro:
17 ecuaciones que cambiaron el mundo
(título original: 17 Equations That Changed the World, 2012) está publicado por Editorial Crítica en su Colección Drakontos. Traducido del inglés por  Laura Sánchez Fernández. Está encuadernado en rústica con solapas y tiene 432 páginas.

Cómpralo a través de este enlace con Casa del Libro.

Como complemento pongo un vídeo en inglés titulado The 17 Equations That Changed The World.

Para saber más:
http://ianstewartjoat.weebly.com/

 

2 comentarios

Archivado bajo Curiosidades, Ensayo - Crítica literaria