Archivo de la etiqueta: La Otra Gente

“La Otra Gente”, de C.J. Tudor

«… Dicen que el odio y la amargura destruyen a la gente.
Se equivocan. Lo que destruye es la esperanza…»

MaudyReseña escrita por Maudy Ventosa.

No tengo muy claro que sea así. Es posible que la esperanza sea la que nos mantenga vivos y a flote, y el odio el que nos de la fuerza para seguir creyendo que, donde no alcanza la justicia, será la venganza quien la supla, haciendo posible que pague con dolor aquel que nos arrebató lo que más queríamos… Dicen que es un plato que sirve frío… Tal vez, pero no olvides que donde tú no llegues, pueden hacerlo ellos, los que están en el lado oscuro de internet. La otra gente.

Después del éxito logrado con El hombre de tiza, C. J. Tudor nos cautiva con este nuevo thriller psicológico que sobrecoge y engancha, La Otra Gente, publicado por la editorial Plaza y Janés.

Cubierta de 'La Otra Gente'

Cubierta de: ‘La Otra Gente’

Con capítulos y frases cortas y directas, con un lenguaje coloquial y sencillo, la autora nos sumerge en la trama desde un impactante inicio, cuando Gabe, el protagonista vuelve a casa en su Range Rover por una autopista colapsada. Delante de su coche va otro, viejo y destartalado, lleno de pegatinas llamativas, incluso de mal gusto. De repente, una niña se asoma desde el asiento de atrás y él siente que su corazón se paraliza porque es igual que su hija, que su Izzy, sin un diente delantero y parece que dice “papá”. A partir de ahí comenzará la peor pesadilla que podría imaginar. Nadie creerá al principal sospechoso de asesinar a su familia; en unas horas pasará de ser un padre desesperado a ser un potencial homicida. No tiene amigos que lo apoyen, ni familiares que le ayuden a mitigar el dolor. Su vida solo tiene un sentido: buscar a su hija, porque él está convencido de que sigue viva. No es capaz de pensar que su hija ha sufrido una muerte cruenta. Ella no; él la vio, iba en aquel coche destartalado…

El paso del tiempo demuestra que una desaparición no es lo mismo que una muerte. No puedes elaborar el duelo, porque no hay evidencias del fallecimiento ni cuerpo al que llorar, ni cementerio al que llevar flores y, además, los desaparecidos dejan de ser noticia. Quedan los familiares que están seguros de que solo están perdidos y continúan la búsqueda. Como hace Gabe durante tres años.

Es una novela donde la búsqueda y la carretera son un personaje más. También la huida. Pero, sobre todo, es una novela de venganza, del “ojo por ojo”, de devolver el sufrimiento con creces… ¿Puede el amor convertirse en odio? Nadie sabe en realidad dónde están sus límites hasta que se ve empujado a ponerlos a prueba. No sabemos hasta dónde seríamos capaces de llegar por un ser querido. Los actos de crueldad más abyectos nacen del amor más profundo…Tampoco sabemos si produce satisfacción la reparación lograda; lo que está claro es que esa compensación significará un profundo dolor para otros y no recuperaremos lo que se nos arrebató y que, en esa huida hacia adelante, no habrá marcha atrás. Aunque no se hable de la culpa.

El olvido y el perdón no suelen curar las heridas. Y, seguramente, la venganza tampoco.

Tendemos a pensar que las desgracias siempre ocurren a otra gente, que las tragedias no forman parte de esa vida idílica que creemos que hemos construido para proteger a los nuestros, y cuando se desmoronan esas barreras nos damos cuenta de que no hay otra gente, de que todos somos iguales. Hablamos de la vida como como si fuera un elixir mágico… Y, sin embargo, la vida no es más que nuestro lento avance por el corredor de la muerte. Por más desvíos que tomemos, todos acabamos confluyendo en la misma dirección. La única diferencia está en la duración del viaje.

La acción va transcurriendo en tres tiempos, como si esos tres momentos no tuvieran relación entre sí. El que marca la búsqueda del padre, su continuo ir y venir por la autopista, parando en los bares de las gasolineras; durmiendo en la autocaravana; parece enfermo por lo delgado, y seco como un sarmiento…; la de Fran y Alice, que huyen constantemente, siempre con miedo a que venga el hombre, ese que, seguro, les va a hacer daño; y la de la chica pálida que está en una habitación blanca; lleva años al cuidado de enfermeras y fisioterapeutas; está atrapada en un cuerpo que no ha envejecido, que no hace ni una mueca, ni un gesto: tiene el rostro sereno y terso, parece de alabastro. Antes amaba la música y el sonido de mar. Solo la visita él; está un rato con ella y le lee en voz alta…

Todos somos capaces de hacer tanto el bien como el mal. Muy pocos mostramos nuestro rostro auténtico al mundo, por miedo a que el mundo se nos quede mirando y se ponga a gritar.

Un placer haberte conocido, C.J. Tudor, y leerte de nuevo. Me atrapaste desde la primera página, por el trasfondo que subyace a la trama; por lo que cuentas y por los giros del guion. Y sobre todo por la sencillez con la que escribes.

PERSONAJES:

  • Gabe -Gabriel- antes era escritor; ahora se ha convertido en el hombre delgado consumido por la esperanza; parece enfermo. Reparte octavillas con la foto de su hija en las cafeterías de las gasolineras. Conduce de noche. Siempre tuvo la sensación de no ser lo bastante bueno para su mujer.
  • Jenny -Jennifer Mary Forman-, su mujer, era razonable, pero con los límites bien marcados en lo que se refería a la familia. Sentía devoción por su hija. Trabajaba como Diseñadora gráfica. Mujer de buen gusto y poco tacto; buena persona y una madre genial.
  • Izzy -Isabella Jane Forman-, su hija, de cabellera rubia recogida en coletas y una mella entre los dientes delanteros. Una niña feliz.
  • Harry -médico y cirujano respetado- y Evelyn -bien peinada, almidonada y conservadora- son los padres de Jenny.
  • Katie, es camarera nocturna, su aspecto es cansado. Es madre soltera de Sam y Gracie, con un empleo sin futuro. Su marido los abandonó cuando sus hijos eran muy pequeños. Es rubia y con ojos amables. Su madre es amante de los gin-tonic y el vino; a su padre le arrebataron la vida.
  • Fran -Francesca- viaja con Alice. Siempre ha tenido una relación distante con su familia. No puede proteger a Alice del mundo de los sueños, del subconsciente. Siempre fue excitable, impulsiva y respondona.
  • Alice recoge sus cabellos castaños en una cola de caballo y su cuerpo parece escuálido; es morena, de ojos azules. Padece narcolepsia; se sumerge en un sueño profundo en cualquier parte, allí donde habitan las auténticas pesadillas, pero da más miedo cuando despierta. No le gustan los espejos. ¿Quién es y qué esconde?
  • El Samaritano es alto y delgado y se viste de negro, su piel es oscura, y lleva la cabeza rapada. En su cara sobresalen unos dientes muy blancos; en uno de ellos hay incrustada una pequeña piedra, como si fuera una perla.
  • Miriam es la enfermera más antigua que cuida a la niña pálida que está inmóvil.
  • Lou, es la hermana menor de Katie. Los hijos de esta duermen por la noche en su casa mientras trabaja.
  • Isabella, tuvo un accidenta…Charlotte Harris, es su madre. Una caracola pulida llena de veneno.
  • La inspectora de policía Maddock se encarga de buscar al culpable de lo ocurrido en casa de Gabe.

Y los demás… Tendrás que encontrarlos.

Sinopsis de la editorial:
Mientras conduce hacia casa una noche, Gabe ve aparecer la cara de una niña en la ventanilla posterior del viejo coche oxidado que tiene delante. Solo pronuncia una palabra: «Papá». Es su hija de cinco años, Izzy. Nunca la vuelve a ver.
Tres años después, Gabe pasa sus días y sus noches recorriendo la autopista en busca del automóvil que se llevó a su hija, negándose a perder la esperanza aunque la mayoría de la gente crea que Izzy está muerta.
Fran y su hija, Alice, también han hecho muchos kilómetros por la autopista. No buscan. Huyen. Tratando de mantenerse un paso por delante de quienes quieren hacerles daño.
Porque Fran conoce la verdad. Sabe lo que realmente le pasó a la hija de Gabe. Sabe quién es el responsable. Y sabe lo que les harán si alguna vez las alcanzan…

C. J. Tudor con Maudy Ventosa

C. J. Tudor con Maudy Ventosa

La autora:
C. J. Tudor (Salisbury, Inglaterra, 1972) vive con su familia en Nottingham, Gran Bretaña. Ha desempeñado diversos trabajos a lo largo de su vida: presentadora de televisión, redactora o paseadora de perros. Ahora es feliz dedicándose a escribir libros. Es autora de La Otra GenteLa desaparición de Annie Thorne y El Hombre de Tiza, su primera novela y con la que consiguió un éxito de ventas mundial.

El libro:
La Otra Gente (título original: The Other People, 2020) ha sido publicado por la Editorial Plaza y Janés en su Colección Éxitos. Traducción de Carlos Abreu Fetter. Encuadernado en tapa dura, tiene 384 páginas.

Cómpralo a través de este enlace con Casa del Libro.

Como complemento pongo un vídeo en inglés con subtítulos en español en el que C. J. Tudor nos habla de su novela La Otra Gente.

.
Para saber más:
https://www.facebook.com/caz.tudor.3
https://twitter.com/cjtudor

Deja un comentario

Archivado bajo Literatura, Literatura, Narrativa, Literatura. Novela Negra, Por Maudy Ventosa