Archivo de la etiqueta: La Linea del Horizonte Ediciones

“La India en que viví”, de Alexandra David-Néel

«En casa de mis padres, cuando tenía seis años, pasaba horas y horas leyendo relatos de viajes de Julio Verne. Sus héroes poblaban con sus hazañas mis sueños infantiles: Phileas Fogg, Passepartout, los hijos del capitán Grant, el capital Hatteras y tantos otros se habían convertido en mis compañeros inseparables. Había tomado una resolución… como ellos, y más aún si era posible, viajaría…»
[Del prólogo del libro]

Cubierta de 'La India en que viví'

Cubierta de: ‘La India en que viví’

Leyendo las novelas de Julio Verne… Largas horas en el museo Guimet … ¡Así nació la pasión por los viajes y, sobre todo, el deseo por Oriente, por Alexandra David-Néel! La India en que viví es la historia de su primer viaje a la India, en los albores del siglo XX.
Dioses hindúes y los ritos dedicados a ellos. El sistema de castas y la abolición de la “intocabilidad”. Los gurús, una institución nacional con mil formas. Los “santos” profesionales: ascetas, místicos, filósofos, peregrinos… ¡Todo lo que constituye la riqueza de la religión hindú es observado y comentado aquí por quien se llamó a sí mismo “reportero orientalista”!
Una introducción cautivadora a los misterios y la sabiduría de la India.

Yo nunca fui a la India como turista; a lo largo de los muchos años que pasé allí, me limité a estudiar los aspectos profundos de la mentalidad religiosa de los indios”. [Alexandra David-Néel, Pág. 266]

De todos los países que esta gran dama recorrió en una vida entregada al estudio y el vagabundeo erudito, India se despliega como un mundo de sabiduría inabarcable. No hay un caso comparable a lo largo del siglo XX, no lo hay entre otras viajeras, exploradoras o estudiosas de su época si nos atenemos a la complejidad de su experiencia in situ y no en las frías bibliotecas. Fue única, singular, una insólita mezcla de coraje, curiosidad intelectual, inteligencia y resistencia física y emocional.
La escritora que aparece en estas crónicas es ya una mujer serena, culta, segura de sí misma y de sus conocimientos, que afina visitando y debatiendo con sabios brahmanes —hablaba pali, hindi, sánscrito, tibetano; escribía en inglés a pesar de ser franco-belga— ganándose su respeto y participando en ceremonias a las que pocos extranjeros eran invitados. Se codea por igual con maestros y sadhus, con ricos marajás o doctos europeos; siempre discreta y vistiendo ropa local.
Recoge información sobre los dioses, sus cultos y ceremonias, los textos sagrados, las costumbres, y no duda en desenmascarar con humor y astucia a falsos sadhus, sanyâsines y gurus de toda condición; reniega del sistema de castas y aporta valiosa información sobre la vida de las mujeres indias.

Su relato sigue siendo hoy una lectura deslumbrante, y después de leer el libro que me ha parecido simplemente extraordinario, quiero hacer hincapié en el capítulo titulado La nueva India, sus conflictos. Me ha parecido una de las mejores lecciones de historia sobre el nacimiento de la nación India desde el sometimiento de la administración británica a la creación de India, como nación y Paquistán, pasando por el asesinato de Gandhi. Lo dicho toda una lección de historia, escrito por una mujer que lo vivió en primera persona.

Quiero dar las gracias a Meritxell-Anfitrite Álvarez Mongay, editora y ePR en La Linea del Horizonte, que sin su ayuda no habría podido terminar esta reseña.

Lee y disfruta de las primeras páginas del libro.

Alexandra David-Néel

Alexandra David-Néel

La autora:
Louise Eugénie Alexandrine Marie David, más conocida como Alexandra David-Néel (Saint Mandé, 1868 – Digne-les-Bains, 1969). De origen franco-belga es una de las personalidades más atractivas del siglo XX. Budista, feminista, anarquista, orientalista, cantante de ópera, viajera, exploradora y escritora. Interesada desde muy temprano en las religiones comparadas, el anarquismo —por influencia del geógrafo y amigo de su padre Élisée Reclus—, el feminismo y la filosofía oriental, empezó a viajar desde muy joven.
Primero por Suiza, España e Inglaterra, mientras se iniciaba en el budismo, la masonería y la teosofía. Después estudió canto y piano comenzando una carrera como cantante de ópera que la llevó a Hanoi, Atenas y Túnez, donde conoció al que será su marido: Philippe Néel, con el que le unirá una profunda amistad hasta su muerte.
Asia y, especialmente, India, Tíbet y China, se convertirán en el eje de su vida intelectual. A India viajó en diversas ocasiones, la primera siendo muy joven. Después, lo que iba a ser un viaje de dieciocho meses se convirtió en una rica y desacostumbrada experiencia que la llevó a India, Nepal y Tíbet (1911-1925) durante 14 años.
Su gran hito como exploradora lo marca su arduo viaje a Lhasa en 1924, ciudad cerrada a los extranjeros. Dejó medio centenar de importantes publicaciones (ensayos, traducciones, crónicas de viaje) entre las que destacan estas memorias escritas como resultado de sus viajes al país a lo largo de cinco décadas.

El libro:
La India en que viví (título original: L’Inde où j’ai vécu, 1951) ha sido publicado La linea del horizonte Ediciones en su Colección Fuera de sí. Contemporáneos nº 17. Traducción de Milagro Revest. Encuadernado en rústica con solapas, tiene 396 páginas.

Cómpralo a través de este enlace con Casa del Libro.

Como complemento pongo un vídeo vídeo realizado por la UNED y María Teresa Román profesora titular de filosofía en la UNED charla con el escritor Jesús Callejo.

.
Para saber más:
https://www.alexandra-david-neel.fr/
Alexandra David-Néel en Wikipedia.
Alexandra David-Néel en Wikipedia (en francés).

Deja un comentario

Archivado bajo Biografías, Ensayo - Crítica literaria, Historia, Literatura, Viajes y tiempo libre

“Viaje de Egeria. El primer relato de una viajera hispana”, edición de Carlos Pascual

«Edición, traducción y prólogo de Carlos Pascual»

«TUNC EGO, UT SUM SATIS CURIOSA»
“Entonces yo, como soy un tanto curiosa”
.

Cubierta de Viaje de Egeria

Cubierta de: ‘Viaje de Egeria’

La primera vez que escuche el nombre de Egeria fue hace muchos años a una compañera en la librería en la que trabajábamos. Toda su ilusión era poder abrir una librería de viajes que se llamaría Egeria. Desde entonces siempre me ha llamado la atención como una mujer hubiera recorrido el occidente conocido para visitar la ciudad de Jerusalén.
Egeria, (Gallaecia, Hispania, s. IV) también llamada Eteria, Ætheria o Etheria, por los datos que se poseen era de ascendencia noble, posición acomodada y de notable cultura que para su viaje solo necesitó tres cosas: Un salvoconducto imperial, fácil, si como señalan las investigaciones existe la posibilidad de su parentesco con Aelia Flacilla, primera mujer del emperador Teodosio el Grande. Su séquito de mujeres acompañantes y sus libros, entre los que figuraría un ejemplar de ‘Vetus Latina’ es decir, una versión latina de la Biblia anterior a la ‘Biblia Vulgata’, una traducción de la Biblia hebrea y griega al latín, que por entonces, a finales del siglo IV preparaba san Jerónimo. por encargo del papa Dámaso I.

“[…] Gracias a Dios que se dignaba mostrarnos a quienes no lo merecemos todo aquello que tanto anhelábamos […]     [Pág. 101]

Una de las particularidades de su viaje es que cuando llegaba a cualquiera de los lugares santos, tiraba de biblia y hacía que leyeran el pasaje correspondiente en el que se habla del lugar visitado.“También allí se leyó el pasaje correspondiente del libro de Moises y se recitó un salmo apropiado para la ocasión”.   [Pág. 71]
En sus escritos se revela como una mujer de profunda religiosidad pero también (en boca de la propia Egeria) de ilimitada curiosidad. Se sabe que visitó los Santos Lugares (Egipto, Palestina, Siria, Mesopotamia, Asia Menor y Constantinopla), en un largo viaje, entre 381 y 384. Atravesó el sur de Galia (hoy Francia) y el norte de Italia; cruzó en barco el mar Adriático. Se sabe que llegó a Constantinopla en el año 381. De ahí partió a Jerusalén y visitó Jericó, Nazaret y Cafarnaúm. Partió de Jerusalén hacia Egipto en 382, visitó Alejandría, Tebas, el mar Rojo y el Sinaí. Visitó luego Antioquia, Edesa, Mesopotamia, el río Éufrates y Siria desde donde regresó vía Constantinopla. No hay constancia de la fecha, el lugar y las circunstancias de su muerte.

Egeria

Egeria

Carlos Pascual nos hace en la introducción un viaje a través del tiempo, del libro cuyo título original es Itinerarium ad Loca Sancta. El manuscrito está redactado en latín vulgar (tal como hablado en la época), y hasta el año 1884, la única referencia a Egeria​ aparecía en una carta a los monjes de El Bierzo escrita por San Valerio. En ese año Gian Francesco Gamurrini encontró en la Biblioteca de la Cofradía de Santa María de Laicos (Biblioteca Della Confraternità dei Laici) en Arezzo, Etruria, un códice en pergamino de 37 folios, en letra beneventana del siglo XI, dividido en dos partes. La primera contenía un conocido tratado de San Hilario de Poitiers sobre los Misterios y los Himnos. La segunda parte, que es la que nos interesa, estaba incompleta, sin algunos folios del principio y del final, y por lo tanto sin autoría declarada. Esta parte del códice, que relataba un viaje por Tierra Santa, había sido redactada en el monasterio de Montecassino, y trasladada a Arezzo por Ambrosio Restellini, abad de Montecassino desde el año 1599 al 1602. Después de ese año pasaría a ocupar el cargo de abad del monasterio de Santa María de Arezzo. En el año 1801 Napoleón clausura este monasterio, trasladándose gran parte de su archivo a la mencionada Cofradía de los Laicos. Hoy día el manuscrito se conserva en el museo de la ciudad de Arezzo.
Antes de terminar la introducción una última indicación sobre la presente edición diciendo que solo se incluye la primera parte del texto de Egeria, lo que podría considerarse como el diario de viaje; de la segunda parte, la descripción de la liturgia en Jerusalén se da cuenta somera en la introducción.

Un tema muy importante  es como se desplazaba. La narración describe con detalle el modo de viajar a través del cursus publicus romano, la red de vías utilizadas por las legiones en sus desplazamientos (una red de 80.000 km) y las dificultades a superar al transitar por paisajes inhóspitos. Solía emplear como hospedaje las casas de postas, o en otras ocasiones acogiéndose a la hospitalidad de los monasterios implantados en oriente desde hace años, pero todavía casi desconocidos en occidente. Varias menciones a lo largo del manuscrito sugieren la posibilidad de que contara con algún tipo de salvoconducto oficial como comenté al principio, que le permitió recurrir a protección militar en territorios especialmente peligrosos.

Me encantaría contaros más cosas, pero entonces no compraríais el libro para leerlo y disfrutarlo por lo que aquí me quedo no sin antes dar las gracias a Carlos pascual por la preciosa edición que ha preparado y a Pilar Rubio directora de la editorial La linea del horizonte por facilitarme un ejemplar.

El libro se complementa con una Bibliografía Selecta y un Índice Alfabético para no perderse realmente útil.

Lee y disfruta de un fragmento del libro.

El editor:
Carlos Pascual escritor y viajero infatigable, dentro de su dilatada trayectoria ha dirigido una editorial, ha escrito una docena de libros y miles de artículos en periódicos como Cinco Días y El País (donde colabora regularmente desde 1990) y en revistas especializadas, como Viajes de National Geographic, Condé Nast, Lonely Planet, Gente y Viajes, Viajar, Top Viajes, etc. Ha recibido por ello numerosos reconocimientos, entre otros el Premio Francia (1999), Premio Quijote (2000), Io Leonardo y Parole sulla Sicilia (Italia 1997 y 2003), Pica d’ Estats (2007 y 2009), Jazmín de Oro (Túnez 2000), Pluma de Oro (Croacia 2012), etc. Acaba de publicar el libro Viaje de Egeria (La Línea del Horizonte, 2017) actualización de la traducción del texto latino, introducción y notas publicadas en 1994 (Editorial Laertes), todo ello revisado y ampliado en la actual versión. Su interés se centra en la cultura, el arte, la música y la ópera, el cine y la fotografía, habla seis idiomas, es amante y activo defensor de los animales, y confiesa que el deporte nunca fue lo suyo.

El libro:
Viaje de Egeria. El primer relato de una viajera hispana ha sido publicado por la La Linea del Horizonte Ediciones en la Colección Cuadernos de Horizonte, serie ¿Que hago yo aquí? Edición, traducción y prólogo de Carlos Pascual. Encuadernado en rústica con solapas tiene 158 páginas.

Cómpralo a través de este enlace con Casa del Libro.

Como complemento pongo un vídeo con la intervención de José Eduardo López Pereira (Profesor de la UDC y experto latinista) sobre El Camino de Egeria.

.
Para saber más:
Quien lo quiera leer completo en latín puede utilizar este enlace.
Egeria en Wikipedia.

Deja un comentario

Archivado bajo Biografías, Curiosidades, Ensayo - Crítica literaria, Historia, Literatura, Literatura, Narrativa, Viajes y tiempo libre