Archivo de la etiqueta: La Linea del Horizonte Ediciones

«Viajes por Manchuria y Mongolia», de Akiko Yosano (seudónimo)

Prólogo de Joshua A. Fogel♦
Traducción de Dora Sales♦

«Las crónicas viajeras por China de la poeta y feminista
japonesa más célebre y controvertida de su época.»

Cubierta de 'Viajes por Manchuria y Mongolia'

Cubierta de: ‘Viajes por Manchuria y Mongolia’

Cuando Akiko Yosano y su esposo recibieron la oferta de la Compañía del Ferrocarril del Sur de Manchuria para realizar un viaje por el noreste de Asia, dudaron inicialmente porque los últimos años de la década de 1920 fueron un punto álgido para las relaciones chino-japonesas debido a la expansión civil y militar japonesa en Manchuria y el norte de China. Sin embargo, ambos lograron enfrascarse en un largo viaje por esta zona, recogiendo testimonios de los pueblos y lugares donde se detenían durante su travesía. En Viajes por Manchuria y Mongolia, Akiko Yosano ofrece, además, descripciones maravillosas y detalladas de las montañas, templos y santuarios, de la belleza natural de las ciudades y calles de una China misteriosa.
El testimonio de Yosano permite entender la indiferencia de los japoneses hacia la cultura china, pues son incapaces de comprenderla porque no la han vivido ni visto de cerca; por eso, ella busca experimentar por sí misma esta realidad extranjera. Así, en su narración, los chinos aparecen como un pueblo extremadamente trabajador, que sufre bajo grandes presiones y desunión interna. China se presenta como un país de gran belleza natural, que el tiempo y el expolio humano no han arruinado del todo.

«La crónica de sus viajes sigue siendo un retrato ante todo personal e íntimo de China y los chinos. Y, de este modo, está llena de ambigüedades, tanto de regocijo como de inquietud, de disfrute y de miedo.»  [Joshua A. Fogel]

Mapa de Manchuria

Mapa de Manchuria

Akiko Yosano (1878-1942) fue una de las mejores poetas y traductoras de japonés clásico. Nacida en el hogar de un comerciante de dulces en la ciudad de Sakai, a las afueras de Osaka, siendo mujer en aquella época tuvo la suerte de criarse en un hogar lleno de libros. Aunque su padre la desterró a la edad de un mes a casa de una tía porque quería tener otro hijo, tras el nacimiento de su hermano, Akiko regresó a su hogar natal en agosto de 1880, cuando tenía veinte meses. Mientras cargaba con las numerosas responsabilidades de atender la tienda de su padre, se alimentaba de la lectura de los clásicos de la literatura japonesa. En el instituto femenino de secundaria de Sakai, del que se graduó en 1895, continuó leyendo mucha literatura japonesa, así como literatura y poesía europeas, aunque la mayor parte de estas lecturas las realizó por su cuenta, dado el nivel de la pedagogía por aquel entonces en dicho instituto. En septiembre de 1895, cuando apenas tenía dieciséis años, publicó su primer poema, en estilo tanka,2 en Bungei kurabu (Club Literario), una revista de Tokio. En agosto de 1900, conoció al afamado poeta Tekkan Yosano (Hiroshi, 1873-1935), que fue el auténtico líder del movimiento romántico en la poesía japonesa contemporánea. Aunque en aquel momento estaba casado, su matrimonio había tocado fondo. Poco después, en junio de 1901, Akiko se escapó a Tokio para vivir con él, y se casaron en septiembre. […]
En noviembre de 1911, Tekkan se embarcó para hacer un largo viaje a Francia. Akiko se unió a él en mayo del año siguiente, tras viajar en tren a través del noreste de Asia y en el Transiberiano, experiencia a la que alude en la crónica de sus viajes de 1928 traducida aquí. En Francia y en otros lugares de Europa Occidental, los Yosano se reunieron con escritores y artistas de renombre con quienes compartían preocupaciones tanto estéticas como sociales. Durante esta segunda década del siglo XX, Akiko fue tomando cada vez más conciencia de los problemas sociales del Japón de la era y, en particular, de las necesidades de las mujeres japonesas. Las experiencias en Europa reforzaron esta toma de conciencia. […]
[Fragmento del prólogo: Akiko Yosano y la crónica desus viajes por China en 1928. Por Johua A. Fogel]

Akiko Yosano y su esposo Tekkan Yosano

Akiko Yosano y su esposo Tekkan Yosano

La mañana del 16 [de mayo de 1928], el señor Katō Ikuya, mi esposo y yo subimos a un tren expreso en la línea principal del Ferrocarril del Sur de Manchuria y partimos de la estación de Dalian. Los señores Usami, Kohiyama, Ishikawa, Mayama, Nishida y sus esposas, entre otras muchas personas, vinieron a la estación a despedirse.
Cuando llegamos a la estación de Jinzhou, el jefe de dicha estación tuvo la amabilidad de proporcionarnos como guía a un joven mozo chino que hablaba japonés. Nos subimos a un coche de caballos y salimos para ir a visitar en primer lugar los campos de batalla de las guerras chino-japonesa y ruso-japonesa, en la cercana Nanshan. Nanshan, o «montaña del sur», era un terreno montañoso de poca altitud, parte de la llanura de Jinzhou. Allí, entre algunos pinos jóvenes, se había erigido una lápida conmemorativa de granito blanco. Mientras presentábamos nuestras condolencias en el campo de batalla, fue alentador contemplar el extenso campo verde donde el sorgo acababa de florecer bajo el cielo claro de mayo. Divisé dientes de león y lirios silvestres brotando en desorden y, cuando mi esposo preguntó cómo se llamaban en chino, el joven mozo del ferrocarril nos dijo que iris en chino era yanziyi, y para diente de león se decía popoding. Yanzihua era, desde la antigüedad, un nombre chino elegante para la flor del lirio florecida del todo, y se conocía incluso en Japón, pero yanziyi —literalmente, el ala de la golondrina— era un provincialismo que no había escuchado nunca antes. A mi esposo le gustó aún más el nombre de popoding. Ding se añadía a los nombres de las flores perfumadas, como dingzihua (clavo), chending (aloe), zidingxiang (lila). Señaló que podría demostrarse que la palabra japonesa para el diente de león —tanpopo— era un antiguo término chino en el que ding representaba el primer carácter [es decir, tan].
[Fragmento del libro. Nanshan Por Akiko Yosano]

Lee y disfruta de las primeras páginas del libro.

La autora:Akiko Yosano
Akiko Yosano (Osaka, 1878 – Tokio, 1942). Su nombre al nacer era Shō Hō (鳳 志 や う). Poeta y traductora, vivió desde pequeña inmersa en la lectura de los clásicos de la literatura japonesa. En 1895, tras graduarse en el instituto femenino de secundaria de Sakai (Osaka), publicó su primer poema en estilo tanka, forma estilística que dominaría con los años y de la cual se convertiría en una reconocida representante. En 1901 se casó con Tekkan Yosano, líder del movimiento romántico en la poesía japonesa contemporánea, y gracias al apoyo de este consolidó su carrera literaria con la publicación de sus poemas en varias revistas. Akiko Yosano es celebrada por sus colaboraciones en la primera revista feminista de escritura creativa de Japón, Seito. Además, llegó a ser una firme defensora de la educación y el sufragio femeninos, y en 1921 se convirtió en directora y profesora de Bunka Gakuin, una escuela mixta gratuita que fundó junto con su esposo y otras personas.

El libro:
Viajes por Manchuria y Mongolia (título original: Travels in Manchuria and Mongolia: a feminist poet from japan encounters prewar china, 2001) ha sido publicado por la Editorial La Línea del Horizonte. Prólogo de Joshua A. Fogel y traducción de Dora Sales. Encuadernado en rústica, tiene 176 páginas.

Cómpralo a través de este enlace con Casa del Libro.

Para saber más:
Akiko Yosano en Wikipedia.

Deja un comentario

Archivado bajo Biografías, Historia, Literatura, Literatura, Narrativa, Viajes y tiempo libre

«La India en que viví», de Alexandra David-Néel

«En casa de mis padres, cuando tenía seis años, pasaba horas y horas leyendo relatos de viajes de Julio Verne. Sus héroes poblaban con sus hazañas mis sueños infantiles: Phileas Fogg, Passepartout, los hijos del capitán Grant, el capital Hatteras y tantos otros se habían convertido en mis compañeros inseparables. Había tomado una resolución… como ellos, y más aún si era posible, viajaría…»
[Del prólogo del libro]

Cubierta de 'La India en que viví'

Cubierta de: ‘La India en que viví’

Leyendo las novelas de Julio Verne… Largas horas en el museo Guimet … ¡Así nació la pasión por los viajes y, sobre todo, el deseo por Oriente, por Alexandra David-Néel! La India en que viví es la historia de su primer viaje a la India, en los albores del siglo XX.
Dioses hindúes y los ritos dedicados a ellos. El sistema de castas y la abolición de la «intocabilidad». Los gurús, una institución nacional con mil formas. Los «santos» profesionales: ascetas, místicos, filósofos, peregrinos… ¡Todo lo que constituye la riqueza de la religión hindú es observado y comentado aquí por quien se llamó a sí mismo «reportero orientalista»!
Una introducción cautivadora a los misterios y la sabiduría de la India.

Yo nunca fui a la India como turista; a lo largo de los muchos años que pasé allí, me limité a estudiar los aspectos profundos de la mentalidad religiosa de los indios”. [Alexandra David-Néel, Pág. 266]

De todos los países que esta gran dama recorrió en una vida entregada al estudio y el vagabundeo erudito, India se despliega como un mundo de sabiduría inabarcable. No hay un caso comparable a lo largo del siglo XX, no lo hay entre otras viajeras, exploradoras o estudiosas de su época si nos atenemos a la complejidad de su experiencia in situ y no en las frías bibliotecas. Fue única, singular, una insólita mezcla de coraje, curiosidad intelectual, inteligencia y resistencia física y emocional.
La escritora que aparece en estas crónicas es ya una mujer serena, culta, segura de sí misma y de sus conocimientos, que afina visitando y debatiendo con sabios brahmanes —hablaba pali, hindi, sánscrito, tibetano; escribía en inglés a pesar de ser franco-belga— ganándose su respeto y participando en ceremonias a las que pocos extranjeros eran invitados. Se codea por igual con maestros y sadhus, con ricos marajás o doctos europeos; siempre discreta y vistiendo ropa local.
Recoge información sobre los dioses, sus cultos y ceremonias, los textos sagrados, las costumbres, y no duda en desenmascarar con humor y astucia a falsos sadhus, sanyâsines y gurus de toda condición; reniega del sistema de castas y aporta valiosa información sobre la vida de las mujeres indias.

Su relato sigue siendo hoy una lectura deslumbrante, y después de leer el libro que me ha parecido simplemente extraordinario, quiero hacer hincapié en el capítulo titulado La nueva India, sus conflictos. Me ha parecido una de las mejores lecciones de historia sobre el nacimiento de la nación India desde el sometimiento de la administración británica a la creación de India, como nación y Paquistán, pasando por el asesinato de Gandhi. Lo dicho toda una lección de historia, escrito por una mujer que lo vivió en primera persona.

Quiero dar las gracias a Meritxell-Anfitrite Álvarez Mongay, editora y ePR en La Linea del Horizonte, que sin su ayuda no habría podido terminar esta reseña.

Lee y disfruta de las primeras páginas del libro.

Alexandra David-Néel

Alexandra David-Néel

La autora:
Louise Eugénie Alexandrine Marie David, más conocida como Alexandra David-Néel (Saint Mandé, 1868 – Digne-les-Bains, 1969). De origen franco-belga es una de las personalidades más atractivas del siglo XX. Budista, feminista, anarquista, orientalista, cantante de ópera, viajera, exploradora y escritora. Interesada desde muy temprano en las religiones comparadas, el anarquismo —por influencia del geógrafo y amigo de su padre Élisée Reclus—, el feminismo y la filosofía oriental, empezó a viajar desde muy joven.
Primero por Suiza, España e Inglaterra, mientras se iniciaba en el budismo, la masonería y la teosofía. Después estudió canto y piano comenzando una carrera como cantante de ópera que la llevó a Hanoi, Atenas y Túnez, donde conoció al que será su marido: Philippe Néel, con el que le unirá una profunda amistad hasta su muerte.
Asia y, especialmente, India, Tíbet y China, se convertirán en el eje de su vida intelectual. A India viajó en diversas ocasiones, la primera siendo muy joven. Después, lo que iba a ser un viaje de dieciocho meses se convirtió en una rica y desacostumbrada experiencia que la llevó a India, Nepal y Tíbet (1911-1925) durante 14 años.
Su gran hito como exploradora lo marca su arduo viaje a Lhasa en 1924, ciudad cerrada a los extranjeros. Dejó medio centenar de importantes publicaciones (ensayos, traducciones, crónicas de viaje) entre las que destacan estas memorias escritas como resultado de sus viajes al país a lo largo de cinco décadas.

El libro:
La India en que viví (título original: L’Inde où j’ai vécu, 1951) ha sido publicado La linea del horizonte Ediciones en su Colección Fuera de sí. Contemporáneos nº 17. Traducción de Milagro Revest. Encuadernado en rústica con solapas, tiene 396 páginas.

Cómpralo a través de este enlace con Casa del Libro.

Como complemento pongo un vídeo vídeo realizado por la UNED y María Teresa Román profesora titular de filosofía en la UNED charla con el escritor Jesús Callejo.

.
Para saber más:
https://www.alexandra-david-neel.fr/
Alexandra David-Néel en Wikipedia.
Alexandra David-Néel en Wikipedia (en francés).

Deja un comentario

Archivado bajo Biografías, Ensayo - Crítica literaria, Historia, Literatura, Viajes y tiempo libre