Archivo de la etiqueta: L. Frank Baum

“Vida y aventuras de Santa Claus”, de Lyman Frank Baum

♦Hoy, día de Navidad os presento uno de los libros
más deliciosos, originales y divertidos
que he leído sobre la Navidad♦

«¿Cuál es el origen de Claus? ¿Por qué se le llamó luego Santa Claus? ¿De dónde viene la costumbre de poner calcetines en la chimenea? ¿Y el árbol de Navidad? ¿Cómo puede entrar y salir de tantos hogares en una sola noche? ¿Y esos renos?
Todas estas preguntas y muchas más se explican en este libro.»

Cubierta de 'Vida y aventuras de Santa Claus'

Cubierta de: ‘Vida y aventuras de Santa Claus’

L. Frank Baum, el autor norteamericano que se hizo inmortal con su obra El Mago de Oz, era hijo de un magnate del petróleo que, tras la ruina de su padre, se dedicó al periodismo y a su auténtica vocación de escribir narraciones para niños. Baum se plantea, y así lo afirma sin ambigüedades, escribir «cuentos de hadas modernos» cuyo objetivo fundamental sea algo tan fácil y tan difícil como hacer felices a los niños. Y ese mundo mágico y a la vez moderno se encuentra en esta Vida y Aventuras de Santa Claus.

La historia comienza en el bosque de Burzee, un bosque poderoso y grande y sobrecogedor para los que se deslizan entre sus tinieblas, aunque después resulta agradable y lleno de delicias interminables con sus propios habitantes Hadas, Knooks, Ryls, Ninfas, los demonios del viento y otros muchos. En el bosque vivía una ninfa llamada Necile que era pariente de la poderosa reina Zurline. Una vez al año, en el Día de los Brotes, cuando los árboles mostraban sus nuevos retoños, Necile llevaba el Cáliz Dorado de Ak a los labios de la Reina que bebía por la prosperidad del bosque.
Ak es el Señor de los Bosques de todo el mundo y una noche que iba a visitar el bosque de Burzee, contó a la Reina y a las ninfas que allí se encontraban que al llegar al límite del bosque oyó un débil gemido procedente de un infante humano, un bebé indefenso. Como tenía prisa ordenó a la leona Shiegra que se tumbara junto al bebé y le diera leche para aplacar su hambre y que hiciera correr la voz por el bosque de que el niño no debía sufrir daño alguno. —Me alegro que obraras a sí, dijo la buena Reina con voz de alivio, pero la ninfa Necile dominada por un un extraño impulso se apartó repentinamente del grupo y corrió hasta alcanzar el límite del bosque donde encontró al niño humano.
De pronto el Señor del Bosque se levanto de donde estaba y dijo: ¡Hay una presencia extraña en el bosque! La Reina y las ninfas se volvieron y vieron delante de ellas a Necile, con el infante dormido entre sus brazos. El Señor del Bosque se acarició lentamente la barba canosa y dijo: Necile se quedará con el niño y yo le daré mi protección”. Y había que ponerle un nombre. –Le llamaremos Claus, dijo Necile que significa «pequeño».
Pero no os voy a contar más, me gustaría que leyerais este precioso  libro que es realmente delicioso.

Todo lo que de la vida de Santa Claus ha llegado hasta nosotros por el acarreo temporal de la tradición está en la narración de Baum: los renos, el árbol de Navidad, la invención del juguete, su casa y taller, el motivo de poner los calcetines para recibir los regalos… Todo está aquí, y no elaborado como un erudito estudio histórico, sino con el encanto de un relato fantástico que a veces remonta el vuelo a la esfera de la Alta Fantasía, y nos recuerda a Tolkien, a quien evoca anticipadamente en algún destello de estas páginas.

L. Frank Baum es uno de los autores más imaginativos y bondadosos que nos ha dado la literatura. Soñador desde la infancia, no dejó nunca de escribir y de actuar, a pesar de penurias, rechazos y fracasos. El éxito le llegó, a los 44 años, con El mago de Oz, al que seguiría, dos años más tarde Vida y aventuras de Santa Claus. En toda su obra se respira bondad y ese deseo de felicidad, que, sin duda, podemos afirmar que se ha visto cumplido.

Frank Baum en 1911

L. Frank Baum en 1911

El autor:
Lyman Frank Baum, nacido en Chittenango, estado de Nueva York, en 1856, es célebre como autor de un clásico imperecedero, El mago de Oz. En 1897 vio impreso su primer libro: Mother goose in prose, una colección de cuentos infantiles ilustrados por Maxfield Parrish. Su primer éxito llegó en 1899 con Father goose, his book, una antología de poesía disparatada con dibujos de W. W. Denslow. Un año después, el tándem Baum-Denslow publica El maravilloso mago de Oz, que se convertirá en un clásico de la literatura infantil y juvenil. En 1902 publicó Vida y aventuras de Santa Claus. Escribió 14 novelas en la serie Oz , además de otras 41 novelas (sin incluir cuatro novelas perdidas e inéditas), 83 cuentos, más de 200 poemas y al menos 42 guiones. Falleció el 6 de mayo de 1919 en  Los Ángeles, California, EE. UU.

El libro:
Vida y aventuras de Santa Claus (título original: The Life and Adventures of Santa Claus, 1902) ha sido publicado por la Editorial Valdemar en su Colección El Club Diógenes / CD-130. Traducción de Santiago García. La ilustración de la cubierta es de Norman Rockwell. Encuadernado en rústica sin solapas, tiene 208 páginas.

Cómpralo a través de este enlace con Casa del Libro.

Como complemento pongo un vídeo titulado Vida y Aventuras de Santa Claus.

.
Para saber más:
L. Frank Baum en Wikipedia.

Deja un comentario

Archivado bajo Literatura, Literatura infantil y Juvenil, Literatura, Narrativa

“El maravilloso mago de Oz”, de L. Frank Baum

«El imperecedero clásico de L. Frank Baum con las ilustraciones originales a color de W. W. Denslow y en una nueva y deliciosa traducción de Óscar Mariscal
.

Parece que fue ayer, pero fue en 2016 cuando nacía en Sevilla una pequeña (ya no tan pequeña) editorial literaria e independiente que responde al nombre de ‘el paseo’ y que al poco publicó Historias mágicas de Oz y con ello ya nos indicaba que no tardaría mucho en publicar el libro talismán de L. Frank Baum: El maravilloso mago de Oz

Cubierta de El maravilloso mago de Oz

Cubierta de: ‘El maravilloso mago de Oz’

“En medio de las vastas praderas de Kansas vivía Dorothy con su tío Henry y su tía Em, que eran granjeros. Su casa era pequeña, pues la madera necesaria para para construirla hubo que transportarla en carro desde muy lejos. Sus cuatro paredes, su suelo y su techo formaban una sola estancia que contenía una herrumbrosa estufa, un aparador para la vajilla, una mesa y tres o cuatro sillas; tío Henry y tía Em tenían una cama grande en un rincón, y Dorothy una camita en el opuesto. No había buhardilla  ni sótano solo un hueco excavado en la tierra, que llamaban «refugio antitornados», en el que la familia podía resguardarse en caso de que uno de esos grandes torbellinos, lo suficientemente poderosos para aplastar a su pase cualquier construcción, se levantase…”

De esta forma comienza esta maravillosa novela  que no me he podido resistir a compartirla con todos vosotros en esta deliciosa traducción de Óscar Mariscal. Aunque creo que todos conocéis el argumento de la novela creo que no está de más el recordarlo.

Dorothy conoce al león cobarde (Pág. 59)

Dorothy conoce al león cobarde (Pág. 59)

Vamos a vivir la increíble peripecia de Dorothy y su perro Toto, extraviados en el fantástico mundo de Oz por culpa de un gran tornado que les lleva con granja y todo al  país de los Munchkins en la mágica Tierra de Oz . La casa,  al caer, ha matado a la Bruja Mala del Este, la malvada gobernante de los munchkins. La Bruja del Norte, que es buena, llega con tres Munchkins agradecidos y le da a Dorothy los mágicos zapatos de plata que una vez pertenecieron a la Bruja Mala del Este. La Bruja del Norte le dice a Dorothy que la única manera de regresar a casa es seguir el camino de baldosas doradas hacia la Ciudad de las Esmeraldas y pídele al gran y poderoso Mago de Oz que te ayude. Cuando Dorothy se embarca en su viaje, la Buena Bruja del Norte la besa en la frente y le da protección mágica contra todo el que quiera hacerle daño.
Allí conocerán a sus amigos el Espantapájaros, el Leñador de hojalata y el León cobarde, y harán su camino hacia la Ciudad de las Esmeraldas, donde esperan conseguir del Gran Mago Oz una solución a sus deseos a través de su poderosa magia.

24. De nuevo en casa.
La tía Em acababa de salir de la casa para regar las coles cuando levantó la vista y vio a Dorothy corriendo hacia ella.
…..—¡Mi querida niña! —gritó, estrujando a la niña entre sus brazos y cubriendo su rostro de besos—. ¿De dónde sales tú?
…..—De la tierra de Oz—dijo Dorothy seriamente—. Y aquí está Toto. Y… ¡oh, tía Em… estoy tan contenta de estar de nuevo en casa!

‘Y COLORÍN COLORADO ESTE CUENTO SE HA ACABADO.’

Y la editorial nos dice: “Este es el primer y celebrado libro de la Tierra de Oz, un escenario ya mítico en la literatura universal creado por Lyman Frank Baum, quien escribió 14 libros sobre este mundo imaginario. Este imperecedero relato para todas las edades —que ofrecemos con las ilustraciones originales a color y una nueva y fiel traducción — ha tenido múltiples lecturas: una sátira política, una alegoría religiosa, un manifiesto de género, un viaje alucinógeno… Pero lo único seguro es que sigue manteniendo hoy plena vigencia, con su frescura y atractivo intactos, como uno de los más admirados cuentos de hadas de todos los tiempos…”

Frank Baum, c. 1911

Frank Baum en 1911

El autor:
Lyman Frank Baum, nacido en Chittenango, estado de Nueva York, en 1856, es célebre como autor de un clásico imperecedero, El mago de Oz. En 1897 vio impreso su primer libro: Mother goose in prose, una colección de cuentos infantiles ilustrados por Maxfield Parrish. Su primer éxito llegó en 1899 con Father goose, his book, una antología de poesía disparatada con dibujos de W. W. Denslow. Un año después, el tándem Baum-Denslow publica El maravilloso mago de Oz, que se convertirá en un clásico de la literatura infantil y juvenil, y tuvo un impacto inmediato con una versión teatral representada en Broadway desde enero de 1903 a diciembre de 1904. Además de los catorce libros de Oz, Baum escribió más títulos para niños y jóvenes —en total, cerca de sesenta novelas y más de ochenta relatos—, y muchos de ellos acabarían teniendo alguna conexión con Oz. En 1910, se trasladó con su familia a Hollywood, California; y en 1914, a fin de llevar sus historias a la gran pantalla, fundó la Oz Film Manufacturing Company, de la que fue presidente, productor y guionista. Murió en su casa el 6 de mayo de 1919. En 1939, tras veinte años de su fallecimiento, se estrenó en la gran pantalla la celebérrima adaptación cinematográfica de El mago de Oz, protagonizada por Judy Garland.

El libro:
El maravilloso mago de Oz (título original: The Wonderful Wizard of Oz, 1900) ha sido publicado por la Editorial el paseo en su Colección DE-9-A-99. Traducción de Óscar Mariscal, con las ilustraciones de W.W. Denslow. Encuadernado en rústica con solapas, tiene 224 páginas.

Cómpralo a través de este enlace con Casa del Libro.

Como complemento pongo el vídeo de la versión en dibujos animados basada en la novela infantil El maravilloso mago de Oz de L. Frank Baum.

.
Para saber más:
El maravilloso mago de Oz en Wikipedia.
L. Frank Baum en Wikipedia.

1 comentario

Archivado bajo Literatura, Literatura infantil y Juvenil, Literatura, Narrativa