Archivo de la etiqueta: Herman Melville

“Moby Dick”, de Herman Melville

«EDICIÓN ESPECIAL ENCUADERNADA EN TELA»
«CENTENARIO HERMAN MELVILLE 1819 – 2019»

«La inolvidable historia de un hombre determinado a cazar una enorme ballena blanca.»
.

El amplio mar, la constante contemplación del horizonte en busca de la presa, la abigarrada tripulación del Pequod, ballenero comandado por un capitán tullido y obsesionado por su venganza… Surgiendo de la profundidad de las aguas, como un espectro, la encarnación del Mal: Moby Dick, la ballena blanca

Cubierta de Moby Dick

Cubierta de: ‘Moby Dick’

Moby Dick, o Moby-Dick, como figura en la cubierta de la primera edición de 1851 escrita por  Herman Melville, fue un fracaso de crítica y público, pero no tardó en convertirse en una de las grandes obras de la literatura universal, en uno de los libros más fascinantes y enigmáticos. Y la frase con la que comienza «Call me Ishmael», «Llamadme Ismael», se ha convertido en una de las citas más conocidas de la literatura en lengua inglesa. Pero… ¿por qué nos fascina tanto la historia autodestructiva del Capitán Ahab en su lucha contra la gran ballena blanca?. Bueno, en realidad no era una ballena sino un cachalote.  En resumidas cuentas, la lucha del hombre contra sí mismo y contra la naturaleza.

Desde luego  no le faltó a Herman Melville experiencia para escribir Moby Dick, pues solo hay que echar un vistazo a su biografía para verlo.
Con diecinueve años recién cumplidos, viendo que sus opciones no eran muchas, decidió embarcarse. Era ésta en la época una opción relativamente común para los jóvenes, entre los que gozaba del atractivo de la aventura. Se embarcó en un barco mixto –carguero y de pasaje–, que hacía la travesía Nueva York–Liverpool. Su experiencia no fue muy satisfactoria y de regreso a Nueva York y no logrando abrirse paso en ningún oficio que le satisficiera, se embarcó por segunda vez, ahora un ballenero —una opción más desesperada y también más romántica—, el Acushnet, que partió de New Bedford en la Navidad de 1841. Un año y medio después, cuando el barco arribó a la isla de Nuku Hiva, la mayor del archipiélago de las Islas Marquesas, desertó junto con un compañero y ambos fueron a caer en manos de una de las tribus con peor fama de canibalismo de todos los Mares del Sur: los Typee. Aquejado de una extraña lesión en una pierna que se hizo durante su huida, permaneció entre ellos durante un mes, transcurrido el cual fue “vendido” por los nativos a otro barco ballenero, el Lucy Ann, escaso de marinería. Un mes y medio más tarde, cuando este barco llegó a Tahití, fue desembarcado junto con el resto de la tripulación, que acusados de amotinamiento fueron encarcelados en una muy relajada prisión de la isla. Una vez liberado, vagabundeó por el archipiélago de la Islas de la Sociedad durante unos meses.

Embarcó después en un tercer ballenero, el Charles and Henri del que se despidió cuando este fondeó en Lahaina, la antigua capital de Hawai, en la isla de Maui. Allí vivió unos meses, hasta que finalmente se enroló en la fragata de la marina norteamericana United States, en la que sirvió como marinero raso durante más de un año, hasta que en octubre de 1844 fue licenciado con todos los honores cuando el barco llegó a Boston. En total había estado ausente tres años y nueve meses.

Pintura de Paul Lasaine para una película de animación de _Moby Dick_ producida por Dramworks, que no se llegó a rodar

Pintura de Paul Lasaine para una película de animación de _Moby Dick_ producida por Dramworks, que no se llegó a rodar

Esta experiencia marinera y la referencia histórica de un relato publicado en 1839 por la revista neoyorquina Knickerbocker escrito por un oficial de la armada de Estados Unidos, que narra el enfrentamiento real de balleneros con un cachalote albino conocido como Mocha Dick cerca de la isla Mocha, en Lebu (Chile). Como Moby Dick, escapó incontables veces de sus cazadores durante más de cuarenta años, por lo que llevaba varios arpones incrustados en su espalda. Los balleneros contaban que atacaba furiosamente dando resoplidos que formaban una nube a su alrededor; embestía los barcos perforándolos y volcándolos, matando a los marineros que se atrevían a enfrentarlo. Según el marinero que contó la historia publicada en la revista, para lograr matar a Mocha Dick se requirió la unión de distintos barcos balleneros de distintas nacionalidades. Cabe destacar que en Chile, en la cultura indígena mapuche, existe el mito del Trempulcahue, cuatro ballenas que llevan el alma de los mapuches que mueren hasta la isla de Mocha, para embarcarse en su viaje final. 

Creo que no hace falta contar el argumento de la novela pero quiero refrescar la memoria. Narra la travesía del barco ballenero Pequod, comandado por el capitán Ahab, junto a Ismael y el arponero Quiqueg en la obsesiva y autodestructiva persecución de una gran ballena  blanca. Al margen de la persecución y evolución de sus personajes, el tema de la novela es eminentemente enciclopédico al incluir detalladas y extensas descripciones de la caza de las ballenas en el siglo XIX y multitud de otros detalles sobre la vida marinera de la época. Quizá por ello la novela no tuvo ningún éxito comercial en su primera publicación, aunque con posterioridad haya servido para cimentar la reputación del autor y situarlo entre los mejores escritores estadounidenses.

La edición incluye un pequeño glosario de términos marinos.

Rare albino form of a sperm whale, (Physeter macrocephalus), Azores Islands (N. Atlantic).

Rare albino form of a sperm whale, (Physeter macrocephalus), Azores Islands (N. Atlantic)

Herman Melville en 1861

Herman Melville en 1861

El autor:
Herman Melville nació en New York, Estados Unidos, el 1 de agosto de 1819 y murió también en Nueva York el 28 de septiembre de 1891. Es una de las principales figuras de la historia de la literatura. Cuatro años a bordo de un ballenero, en los mares del Sur, le inspiraron un buen número de novelas de aventuras: Typee (1846) y Omoo (1847) se basan en sus vivencias en las islas Marquesas; Redburn (1849) y La guerra blanca (1850) describen las duras y degradantes condiciones de vida en la marina. Su obra maestra, en la que vertió magistralmente todas sus inquietudes y su talento literario, fue Moby Dick (1851).

El libro:
Moby Dick (título original: The Whale (primera edición) Moby-Dick (siguientes)) ha sido publicada por Alianza Editorial en su Colección Alianza Literaria (AL). Traducción y notas de Maylee Yábar Dávila. Encuadernado en tela, tiene 804 páginas.

Cómpralo a través de este enlace con Casa del Libro.

Como complemento pongo un trailer de la película Moby Dick, donde podemos escuchar la impresionante voz de Gregory Peck.

.
Para saber más:
Herman Melville en Wikipedia.

 

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Literatura, Literatura infantil y Juvenil, Literatura, Narrativa

“Bartleby, el escribiente” de Herman Melville (ilustraciones de Stéphane Poulin)

«Preferiría no hacerlo» (I would prefer not to, en el original)

Cubierta de: Bartleby, el escribiente

Cubierta de: Bartleby, el escribiente

Hay que agradecer a Alianza Editorial que de un cuento tan importante como es Bartleby, el escribiente. Un relato de Wall-Street, haya realizado una edición tan cuidada; con traducción y notas de Arturo Agüero Herranz e ilustraciones del artista y escritor canadiense Stéphane Poulin.

Bartleby, el escribiente. Un relato de Wall-Street fue publicado por primera vez, de forma anónima y en dos partes, en los números de noviembre y diciembre de 1853 de la revista Putnam’s Magazine. En 1856, con pequeños cambios, fue incluido en el libro de Melville The Piazza Tales. El cuento tuvo escaso éxito inicial tanto entre lectores como críticos, aunque su importancia y reconocimiento no han cesado de aumentar desde entonces.
Narra la historia un abogado de nombre desconocido que tiene su oficina en Wall Street, Nueva York y que, según sus propias palabras, «en la plácida  tranquilidad de un retiro confortable, hacen un cómodo negocio entre las rentas, hipotecas y títulos de propiedad de los hombres ricos». Tiene tres empleados, apodados Turkey (Pavo), Nippers (Tenazas) y Ginger Nut (Bizcocho de jengibre). Turkey y Nippers son copistas, o escribientes; Ginger Nut, de apenas doce años, es el chico de los recados. Como los dos escribientes no son suficientes para hacer el trabajo de la oficina, el narrador pone un anuncio para contratar un nuevo empleado. Bartleby se presenta y es contratado de inmediato. Su figura es descrita como «pálidamente pulcra, lamentablemente decorosa, incurablemente desamparada».

Ilustración del libro (1)

Ilustración del libro (1)

El narrador asigna a Bartleby un lugar junto a la ventana. Al principio, Bartleby se muestra como un empleado ejemplar. Sin embargo, cuando el narrador le pide que examine con él un documento, Bartleby contesta: «Preferiría no hacerlo» (I would prefer not to, en el original) y no lleva a cabo la solicitud. A partir de entonces, a cada nuevo requerimiento de su patrón, contesta únicamente esta frase, aunque continúa trabajando en sus tareas habituales con la misma eficiencia. El narrador descubre que Bartleby no abandona nunca la oficina y que parece que se ha quedado a vivir allí. Al día siguiente, le hace algunas preguntas, pero Bartleby responde siempre con la misma frase. Poco después, Bartleby decide no escribir más, por lo que es despedido. Pero se niega a irse de la oficina.
Incapaz de expulsarlo por la fuerza, el narrador decide trasladar sus oficinas. Bartleby permanece en el lugar, y los nuevos inquilinos se quejan al narrador de su presencia. El narrador intenta convencerlo de que se vaya, pero no lo consigue. Bartleby es finalmente detenido por vagabundo y encerrado en la cárcel. Allí, poco después de la última visita que le hace el narrador, se deja morir de hambre. En un breve epílogo, el narrador comenta que el extraño comportamiento de Bartleby puede deberse a su antiguo trabajo en la Oficina de Cartas Muertas, en Washington.

Ilustración del libro (2)

Ilustración del libro (2)

Bartleby, el escribiente es uno de los más célebres relatos breves de la literatura americana. Curiosamente la única historia que escribió Melville aquel 1853 aparte de Bartleby el escribiente , Cock-A-Doodle-Doo!, comparte el mismo final que esta, la muerte por inanición. El comportamiento de Bartleby representa un enigma, con la existencia de multitud de interpretaciones al respecto. Tanto el filósofo francés Gilles Deleuze, como el italiano  Giorgio Agamben han escrito ampliamente sobre el tema. El cuento ha sido considerado precursor del existencialismo y de la literatura del absurdo. Borges y otras voces han apuntado que Bartleby anticipa algunos temas de la obra de Franz Kafka, así como Enrique Vila-Matas destaca la existencia de características comunes entre los personajes del escritor praguense y el de Bartleby. También se ha afirmado que pueden encontrarse elementos del personaje de Bartleby en la obra de Samuel Beckett. Incluso la novela Un saco de huesos (1998), de Stephen King, tiene pasajes inspirados en Bartleby, con distintas referencias a este.

Herman Melville en 1870

El autor:
Herman Melville nació en Nueva York, el 1 de agosto de 1819 y falleció el 28 de septiembre de 1891, autor fundamental de la literatura estadounidense del siglo XIX, es conocido sobre todo por la profundidad simbólica y psicológica que contienen sus novelas. De su experiencia aventurera como marino dejó constancia en sus primeras novelas y en su obra maestra Moby Dick (1851). Su magnífico relato Bartleby, el escribiente (1853) se ha considerado un precursor de la literatura del absurdo e incluso del existencialismo.

Stéphane Poulin

Stéphane Poulin

El Ilustrador:
Stéphane Poulin es un ilustrador y autor de literatura para niños y jóvenes nacido en Montreal, Canadá, en 1961. Comenzó a ilustrar libros en 1985, y desde entonces ha conseguido numerosos premios.

El libro:
Bartleby, el escribiente. Un relato de Wall-Street (título original: Bartleby the Scrivener: A Story of Wall Street, 1853) ha sido publicado por Alianza Editorial en su Colección Libros Singulares. Con traducción y notas de Arturo Agüero Herranz; e ilustraciones de Stéphane Poulin. Encuadernado en tapa dura y gran formato 38 x 26 cm., tiene 65 páginas.

Cómpralo a través de este enlace con Casa del Libro.

Como complemento pongo un vídeo en inglés titulado:

Bartleby The Scrivener (Movie), Herman Melville 1853

 

Preferiría no hacerlo

Preferiría no hacerlo

 

 

2 comentarios

Archivado bajo Cómics, libros ilustrados con viñetas, Literatura, Literatura, Narrativa