Archivo de la etiqueta: Gonzalo Torné

“Cuadernos alquímicos”, de Isaac Newton

Edición de Gonzalo Torné

«Newton no fue el iniciador de la edad de la razón. Fue el último de los magos, el último babilonio y sumerio, la última gran mente que miró al mundo de lo visible y del intelecto con idénticos ojos que aquellos que iniciaron la edificación de nuestra herencia intelectual hace 10.000 años […]»

Cubierta de Cuadernos alquímicos

Cubierta de: ‘Cuadernos alquímicos’

Quien escribió estas palabras es nada menos que el economista británico  John Maynard Keynes considerado un gran bibliófilo, en especial por lo que respecta a las ediciones originales de las obras de Isaac Newton. Dada la inmensa reputación de que gozó Newton como padre de la ciencia moderna, se comprende la sorpresa que causó el descubrimiento, en la década de 1930, de una enorme cantidad de manuscritos suyos dedicados a asuntos en apariencia tan poco científicos como la alquimia, la cábala, la teología natural y la interpretación de textos bíblicos. El mismo hombre que desarrolló el cálculo infinitesimal y estudiaba las leyes de la mecánica se dedicó en cuerpo y alma a realizar experimentos alquímicos con sustancias misteriosas a las que dio nombres tan pintorescos como «el león verde», o bien con nombres de planetas, como Júpiter y Saturno.
Keynes estaba fascinado por los manuscritos de Newton y había sido la primera persona en ver parte del material manuscrito de Newton, que se había mantenido en secreto hasta que sus papeles se vendieron durante una subasta en 1936 en la que Keynes adquirió buena parte de estos manuscritos en 1936.  La Royal Society planeó un evento para celebrar el tricentenario del nacimiento de Isaac Newton en 1942. Sin embargo, la Segunda Guerra Mundial lo hizo esencialmente imposible y las celebraciones no tuvieron lugar hasta julio de 1946. Keynes había sido invitado a dar una conferencia, pero desafortunadamente murió en abril de 1946, tres meses antes de que las celebraciones tuvieran lugar. La conferencia se titulaba Newton, the Man” fue leído en las celebraciones por su hermano Geoffrey KeynesAquí está el texto de la conferencia.

Isaac Newton

Isaac Newton

Esta es la razón por la que los textos que figuran en el estupendo libro compilado por Gonzalo Torné, tengan como origen los papeles que Keynes donó a la King’s College Library de la Universidad de Cambridge, como podemos ver al final del libro en el capítulo dedicado a la Procedencia de los textos.

Este libro reúne poemas, tratados, notas de laboratorio, epístolas, confesiones y cosmologías y en el que podemos encontrar textos tan interesantes como “Parábola de la Piedra de Fuego“; “¿Como preparar un recipiente?“; “Sobre la Piedra Filosofal“; “Poema de las Dos Sustancias“; “La Luz de la Piedra Femenina“; “Las Puertas de la Piedra“; Compendio de Operaciones Alquímicas“; “Cazar al León Verde“; “El Monje Negro habla sobre el Elixir“; y así hasta treinta y cinco textos verdaderamente interesantes.

No quiero terminar esta reseña sin mencionar el artículo publicado por el New York Times titulado Moonlighting as a Conjurer of Chemicals inspirado en el trabajo del profesor de historia y filosofía William Newman y sus indagaciones en la opus hermética newtoniana.

Lee y disfruta de un fragmento del libro.

548bee1be68d9

.
El autor:

Como sería largo el escribir una biografía de Isaac Newton me voy a remitir a la biografía que publica Wikipedia en su versión en inglés.

El libro:
Cuadernos alquímicos ha sido publicado por Hermida Editores en su Colección El Jardín de Epicuro – No Ficción. Edición de Gonzalo Torné. Encuadernado en rústica con sobrecubierta, tiene 174 páginas.

Cómpralo a través de este enlace con Casa del Libro.

Como complemento pongo un pequeño vídeo titulado “Isaac Newton y la Alquimia”.

.
Para saber más:

Quién quiera saber más sobre este tema le remito  al libro escrito por  Betty Jo Teeter Dobbs historiadora especializada en estudios ocultos de Isaac Newton titulado The Foundations of Newton’s Alchemy.

The Newton Project. Los papeles alquímicos de Newton

 

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Ciencia y tecnología, Ensayo - Crítica literaria, Literatura

“Una fiebre de ti mismo. Poesía del romanticismo inglés”, de Wordsworth, Coleridge, Lord Byron, Shelley y Keats. (Edición bilíngüe)

Edición y traducción de Gonzalo Torné

«El soplo de la más humilde de las flores puede ofrecer pensamientos que a menudo encuentro demasiado profundos para desgarrarlos.» [William Wordsworth].

Cubierta de Una fiebre de ti mismo

Cubierta de: ‘Una fiebre de ti mismo’

Inglaterra es, junto con Alemania, la cuna del Romanticismo. Con una fuerte tradición prerromántica, la literatura inglesa de la primera mitad del siglo XIX se caracteriza por sus grandes poetas, el desarrollo de la novela histórica y el inicio de la novela gótica o de terror. En el siglo XVIII varios literatos anticipan el romanticismo. James Thomson muestra en su lírica el paisaje como reflejo de las emociones del poeta. Edward Young escribe Pensamientos nocturnos, un poema que introduce el típico ambiente nocturno y terrorífico característico de muchas de las obras románticas. Thomas Gray, en su Elegía escrita en un cementerio de aldea localiza en un camposanto el asunto de esta poesía que tanto influirá en la ambientación de esta literatura. Sin embargo, la gran figura que anuncia el estilo fue William Blake, pintor y poeta de un simbolismo muy personal y creador de imágenes oníricas de resonancias bíblicas que preludian las inquietudes de románticos posteriores.
Sin embargo, el inicio del romanticismo inglés puede fecharse en 1798, año de la publicación anónima de Baladas líricas, con otros pocos poemas, en realidad escrito por William Wordsworth y Samuel Taylor Coleridge. Cuatro de las composiciones del tomo son de Coleridge, mientras que las diecinueve restantes son de WordsworthEn él se utilizaba por primera vez un lenguaje común para la expresión poética y se daba cuenta de la belleza de la naturaleza como evasión del mundo burgués e industrializado. Esta obra se considera el arranque de la literatura romántica anglosajona.

William Wordsworth

William Wordsworth

Wiliam Wordsworth (1770-1850) cree que ni hay un lenguaje especial para la poesía, ni asuntos que para ella estén reservados. Se puede hablar en verso de todo lo que forma parte de la conversación, empleando el mismo lenguaje que el coloquial. Acostumbrado a vivir y a componer sus versos en plena naturaleza, no en su gabinete de estudio, transmite en su poesía un profundo sentimiento hacia ella. Empezó su vida bajo la influencia y los entusiasmos juveniles de la Revolución francesa, pero la nueva tiranía y los horrores de la revolución fueron desengañándole, hasta convertirse en un conservador por convencimiento, que no desea más revolución ni más reforma que la poética por él representada: cultura, amor a la naturaleza y a lo humilde.
Tras viajar por Francia y Alemania, se instala definitivamente en el Lake Discrict de Inglaterra, en el distrito o comarca de los lagos, donde murió. Esta región dio el nombre a los llamados poetas lakistas, que compusieron entre 1798 y 1815 los primeros poemas de tendencia claramente romántica. Considerados parte del movimiento romántico, ni siguieron ninguna escuela de pensamiento o práctica literaria conocida por entonces. Formaron este grupo, junto a William Wordsworth (1770-1850), Samuel Taylor Coleridge (1770-1834) y Robert Southey (1774-1843). Otros poetas y escritores visitaron la región de los lagos entre ellos están Percy Bysshe Shelley (1792-1822), Sir Walter Scott (1771-1832),  Nathaniel Hawthorne (184-1865), John Keats (1795-1812).

Samuel Taylor Coleridge

Samuel Taylor Coleridge

Samuel Taylor Coleridge (1772-1834), poeta, crítico y filósofo inglés. Sus obras más conocidas son Lyrical Ballads (1798), con su famosa La canción del anciano marinero y Kubla Khan, o una visión en un sueño (1816), ambientada  en un oriente antiguo y lleno de ritos mágicos. El mérito de Coleridge como poeta radica en haber rechazado los lugares comunes y la literatura artificial de su tiempo, haber consultado la naturaleza, y llamado la atención sobre la Edad Media. Si Wordsworth se inspira en las cosas sencillas de la vida cotidiana, Coleridge recurre al pasado como un tiempo misterioso y fantástico.
El Romanticismo inglés alcanza su máximo esplendor con Lord Byron, Shelley y Keats, conocidos como los poetas «satánicos», por su rebeldía y su inadaptación a la sociedad de la época.

Lord Byron

Lord Byron

Lord Byron (1788-1824) es uno de los ejemplos de una personalidad en lucha trágica contra la sociedad. Fue el prototipo del poeta romántico y fue tenido en vida por el primero de los poetas de su tiempo, pasando a ser considerado más tarde como de segundo orden, mientras Shelley y Keats, que él oscurecía, ganaban cada día más en la estimación de la crítica. Se le discuten la imaginación y el sentimiento, pero no su regia ironía. Así como Byron fue lo que podría llamarse un poeta popular, al alcance de todos los lectores, no lo fueron ni Shelley ni Keats, pero sobre todo Keats.

Percy Bysshe Shelley

Percy Bysshe Shelley

Percy Bysshe Shelley (1792-1822), amigo y compañero de viajes de Lord Byron, que ponía la poesía al servicio de sus ideas demoledoras de la sociedad en que vivía. Los que le conocían lo describen como un alma candorosa, un hombre noble, lleno de encanto personal, un idealista soñador que no predicaba por odio alguno. Pudo hacer y pensar lo que quiso gracias a una pensión paterna.
Al poeta excepcional es al que rinde hoy fervoroso homenaje la crítica, y menos a lo que pensara, creyera o se figurara creer. En su obra plasmó un gran idealismo, matizado por una profunda melancolía.  Entre sus obras más famosas se encuentran, Oda al viento del Oeste A una alondrapoemas líricos que destacan por su musicalidad y abundantes metáforas; y por primera vez en castellano su obra maestra, El triunfo de la vidaA Byron lo entiende todos, mientras que a Shelley serán siempre muchos los que no puedan seguirle sin perderse.

John Keats

John Keats

John Keats (1795-1821), uno de los principales poetas británicos del romanticismo, murió a los veinticinco años de edad, habiendo sido objeto de burlas y desprecios por una parte de sus contemporáneos, para quedar luego clasificado entre los inmortales de todos los países. Lo que dejó escrito ha formado escuela de mayor importancia que las de sus contemporáneos. Su fama se debe a sus poemas breves, recogidos en sus OdasOda al ruiseñor (1819), Oda a la melancolía (1819), Oda a la indolencia (1819). La poesía de Keats es, por encima de la de los demás románticos, una respuesta a las impresiones sensoriales desprovista de toda filosofía moral o social.

Wordsworth, Coleridge, Lord Byron, Shelley y Keats constituyen una secuencia que bajo el nombre de poesía romántica inglesa puede citarse al lado del teatro griego o de la novela rusa como una de las cimas indiscutibles del espíritu humano, y del que ningún lector inquieto debería privarse.
Escritos en la encrucijada de un absolutismo que se resiste a desvanecerse y una revolución liberal que no termina de cuajar, y con un ánimo incapaz de confiar en promesas divinas pero que no puede dejar de ver un halo de trascendencia en la naturaleza, estos poemas son ejemplos de tensión humana y de indagación expresiva.

Gonzalo Torné

Gonzalo Torné

El editor:
Gonzalo Torné (Barcelona, 1976) empieza  a escribir sobre los 20 años, sobre todo ensayos y textos en catalán. En 2001 recibe el  Premio Ramón Llull de Ensayo Filosófico reconociendo la labor realizada hasta ese momento. Desde el año 2002, ejerce como asesor literario  para algunas de las editoriales más importantes de país, como Anagrama, Salamandra y Paidós entre muchas otras. Ha compaginado su labor como técnico editorial con la redacción de su primera novela que ve la luz en 2008. Lo inhóspito estuvo entre las obras aspirantes al Premio Nacional de Narrativa del 2008 y también el mismo año fue nominada al Premi Llibreter. Compuesta por cinco relatos diferenciados, dicha obra nos acerca a la concepción vital de las cinco personas protagonistas, entre las que se encuentra el filósofo Kant.  En el texto se entremezclan, influenciadas siempre por el estilo filosófico, las referencias a la muerte, la vida, el amor y la existencia. En 2010 logró el Premio Jaén de Novela por Hilos de sangreTambién es autor de las novelas Divorcio en el aire (2013) y Años felices (2017). Sus obras se han traducido al inglés, francés, italiano, alemán, holandés, portugués y catalán.

El libro:
Una fiebre de ti mismo. Poesía del romanticismo inglés ha sido publicado por la Editorial Penguin clásicos. Traducción del inglés de Gonzalo Torné de la Guardia. Encuadernado en rústica, tiene 371 páginas.

Cómpralo a través de este enlace con Casa del Libro.

Como complemento pongo un audio titulado Poetas románticos ingleses, la segunda generación: Shelley, Keats y Byron, grabado por Didac Llorens Cubedo, profesor Filología Inglesa (UNED) e Isabel Baeza Fernández para UNED Radio.

Para saber más:
Literatura del romanticismo en Inglaterra.

 

Deja un comentario

Archivado bajo Literatura, Literatura. Poesía