Archivo de la etiqueta: Frederick Forsyth

“El Zorro”, de Frederick Forsyth

«¿Y si el arma más peligrosa del mundo no fuera un misil inteligente, un submarino sigiloso o un virus informático?»

«MIS, MIG, GCHQ, NCSC, SAS, SIS, COBRA, SBS, SRR, FBI, CIA, ICE, NSA, SAD, SUR, Departamento V, FSB, MOSAD, Sayeret, Matkal, FEDAT, ÁVO, PASDARÁN, SAVAMA, VAJA, RUSI, Lobos Nocturnos, ELINT…»

Y seguro que me dejo alguna de las agencias, centros de espionaje, centros de inteligencia…, que figuran en la nueva novela de Frederick Forsyth. La guerra fría se ha transformado en la guerra cibernética. y tengo que añadir que los agentes de inteligencia del Reino Unido —como no podía ser menos— son mucho más inteligentes que sus equivalentes rusos, iraníes o coreanos del norte. La prueba, en la novela.
Por cierto, para no perdernos, al final del libro hay una casi imprescindible ‘Lista de personajes y organizaciones’.

Cubierta de El Zorro

Cubierta de: ‘El Zorro’

Han pasado casi cincuenta años desde que en 1971 Forsyth publicara El día del Chacal aunque la edición española se publicó solo como Chacal. Magnífica novela que tuvo mucho éxito y que dio a conocer a un joven Forsyth como uno de los mejores novelistas del mundo. Ahora con ochenta años publica su novela número diecisiete, ingeniosa y muy bien documentada, asesorado por expertos en ciberseguridad y muy centrada en los verdaderos conflictos internacionales.

En la novela hay tres personajes principales. Los dos primeros difícilmente podrían ser más diferentes. Sir Adrian Weston es un alto funcionario de inteligencia británico retirado, de 70 años que sigue siendo influyente porque la Primera Ministra Marjory Graham (cuadra a la perfección con Theresa May. Más adelante nos daremos cuenta de que también están retratados Donald Trump; Vladimir Putin, hombrecillo de mirada fría o el coreano Kim Jong-un) confía en él. Sir Adrian es el cerebro, la conciencia y el héroe de la novela.
El otro personaje principal es Luke Jennings, un joven de 18 años que sufre un caso grave de síndrome de Asperger. Al principio, Luke vive con sus padres en una casa modesta en un suburbio de Londres, donde pasa la mayor parte del tiempo en el ático con su ordenador. Luke de alguna manera ha desarrollado una habilidad inexplicable para romper las defensas de los sistemas de seguridad más sofisticados. Esa habilidad es el argumento principal de la novela de Forsyth.
Un día, asombrados funcionarios de seguridad estadounidenses descubren que sus bases de datos más secretas guardadas en los ordenadores de Fort Meade, que durante mucho tiempo fueron inexpugnables, han sido hackeadas por un intruso que no había robado, saboteado ni destruido nada, se había limitado a entrar, echar un vistazo y marcharse. Para ir más rápido diré que una investigación intensiva identifica a Luke Jennings como el culpable.
Sigo adelantando.
En una reunión en la Casa Blanca, el presidente, al que se define en el libro como “La enorme cabeza de cabellera rubia” (a que se parece a Donald Trump), exige que se entregue a Luke para ser juzgado y encarcelado. Pero Sir Adrian insiste en que el chico puede ser más útil en Londres al obtener acceso a bases de datos supuestamente impenetrables en Irán, Corea del Norte y Rusia. Luke procede a romper las defensas más elaboradas de esas naciones para extraer inteligencia invaluable, a menudo sobre planes nucleares.
Después de hacer encallar en el paso de Calais al buque insignia de la Flota del Pacífico rusa, el Alomirante Nájimov, el vozhd (¿Putin?) ordena enviar al francotirador más letal de Rusia, conocido solo como Misha, a Inglaterra para eliminar al adolescente problemático. Forsyth compara a Misha con Vasily Zaitsev, el legendario francotirador ruso que en el invierno de 1942 en Stalingrado, cubierto de nieve, se le atribuyó la eliminación de cientos de soldados alemanes.

¿Pero puede Misha encontrar a Luke? ¿O puede Sir Adrian proteger al niño y preservar la paz mundial? El resultado es emocionante, sorprendente y muy satisfactorio.

También tendría que hablar de los coreanos, de sus misiles intercontinentales con cargas  nucleares, o de los iraníes. Prefiero que lo leáis, son 280 páginas que no tienen desperdicio.

La habilidad de Luke (El Zorro) para romper los códigos de los ordenadores nunca se aclara. Se le llama “cybergenio” con una habilidad “desconcertante”, pero lo aceptamos porque está de nuestro lado, es divertido y el resto del libro está profundamente arraigado en la realidad.
Forsyth está sumamente bien informado sobre los asuntos mundiales, la política, la diplomacia, el armamento y los misterios del espionaje. En El zorro, como en todas sus novelas, las presenta con brillante detalle.

El jovenLuke es la guinda del pastel.

Lee y disfruta de un fragmento de la novela.

Frederick Forsyth

Frederick Forsyth

El autor:
Frederick Forsyth nació en  Ashford, Reino Unido, 25 de agosto de 1938. Es ex piloto de la RAF y periodista de investigación, modernizó el género del thriller cuando publicó Chacal, una novela que combina a la perfección la documentación periodística con un estilo narrativo ágil y rápido. Desde entonces ha escrito numerosas novelas que se han convertido en verdaderos super-ventas mundiales. Odessa, Los perros de la guerra, La alternativa del diablo, El cuarto protocolo, El negociador, El manipulador, El manifiesto negro, El puño de Dios, El veterano, Vengador, El afgano, Cobra o La lista. Además ha publicado recientemente El intruso. Mi vida en clave de intriga, sus memorias. Vive en Hertfordshire, Inglaterra.

El Libro:
El zorro (título original: The fox, 2018) ha sido publicado por la Editorial Plaza y Janés en su Colección Éxitos. Traducido del inglés por Carlos Abreu Fetter y Efrén del Valle Peñamil. Encuadernado en tapa dura con sobrecubierta, tiene 286 páginas.1

Cómpralo a través de este enlace con Casa del Libro.

Como complemento pongo un vídeo en inglés grabado por Penguin Books South Africa en el que Frederick Forsyth habla de su libro El zorro.

.
Para saber más:
Web de Frederick Forsyth en Penguin.
Frederick Forsyth en Wikipedia.

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Literatura, Literatura, Narrativa, Literatura. Novela Negra

“El intruso. Mi vida en clave de intriga”, de Frederick Forsyth

“Mi editor me dijo, para gran sorpresa mía, que parecía capaz de contar una historia. Y eso he hecho durante los últimos cuarenta y cinco años
. :

cubierta-de-el-intruso

Cubierta de: El intruso

«Hace casi un mes, publiqué la reseña de “Volar en círculos”, de John le Carré. Mi contacto dice que no que no hay premeditación, sino casualidad, pues ocurre que con muy poco tiempo de de diferencia, dos exagentes del británico MI6 publiquen no sus autobiografías pues estas requieren mucha investigación, sino sus recuerdos. Esto lo digo porque con una diferencia de solo CINCO días (en Reino Unido), John le Carré publicó Volar en círculos el día 6 de octubre; y Frederick Forsyth publicó El intruso el día 11 de octubre, el cual lo reseñaré más adelante.» Y eso ocurre hoy. Espero lo disfruten.

“Entonces ¿por qué, con el tiempo me hice escritor? Fue pura chiripa. Yo no quería escribir, sino viajar por el mundo. Quería verlo todo, desde las nieves del Ártico hasta las arenas del Sáhara, de las junglas de Asia a las llanuras de África. Como no tenía ahorros propio, opté por el trabajo que pensé que me permitiría hacerlo.”    [Pág. 16]

Pero claro, tuvo la suerte de nacer en una familia que ahora llamaríamos acomodada, lo que le permitió pasar las temporadas de verano en Francia y Alemania, llegando a hablar perfectamente esos dos idiomas. Aparte conocía el ruso, y lo que son las cosas, el español, pues pasó un verano estudiando en Málaga en donde además de estudiar ¡se apuntó a una escuela de tauromaquia! (Pág. 75 – 77)
Su pasión por la aviación nació cuando a los cinco años le subieron a un avión Spitfire en tierra, y lo culminó setenta y un años después cuando pudo volar y pilotar su sueño de niño: el Spitfire. El dice y alguien más lo dijo, que la suerte le ha acompañado siempre; y esa suerte le permitió ingresar en la RAF sin haber cumplido los dieciocho años. Un tiempo después, y ya volando en reactores consiguió sus ansiadas “alas” siendo uno de los pilotos más jóvenes en conseguirlo.

Resumiendo, sin haber cumplido los 20 años Frederick Forsyth hablaba cuatro idiomas con facilidad; tenía una buena educación pues fue a uno de los mejores colegios de Inglaterra y tenía la licencia de piloto.
El periodismo siempre le había atraído y comenzó trabajando en el periódico local. Pero su ambición por conocer mundo le llevó a Londres, y de nuevo “su suerte” le condujo a trabajar en la agencia REUTERS, una de las mejores del mundo.
Gracias a su “Gran suerte” y su conocimiento del francés le enviaron como corresponsal  a París en una época verdaderamente interesante desde todos los puntos de vista, pues Francia estaba inmersa en la guerra de Argel, y la organización OAS quería acabar con el general De Gaulle, y París era un hervidero de noticias de todo tipo.

«De su estancia en París resultó posteriormente su primer gran éxito Chacal 

De nuevo “la suerte” decidió que Forsyth, por su conocimiento del alemán, fuera destinado a la República Democrática Alemana. Concretamente a la oficina de REUTERS en el Berlín ocupado por los rusos. Un año aguantó.

Y dejamos hablar al propio Forsyth cuando dice: «Todos nos equivocamos, pero desencadenar la Tercera Guerra Mundial habría supuesto un error considerable. […] En el transcurso de mi vida he escapado por los pelos de la ira de un traficante de armas en Hamburgo, he sido ametrallado por un MiG durante la guerra civil nigeriana y he ido a parar a Biafra durante un sangriento golpe de Estado. Me detuvo la Stasi, me agasajaron los israelíes, el IRA precipitó un traslado repentino de Irlanda a Inglaterra, a lo que también contribuyó una atractiva agente de la policía secreta checa (bueno, su intervención fue algo más íntima). Y eso solo para empezar. Todo eso lo vi desde dentro. Pero, aun así, siempre me sentí como un intruso

Una nochevieja con Arafat, increíble; una agradable charla con David Ben-Gurión, fascinante; pero casi prefiero que lean el libro. Es casi tan interesante como sus novelas con la diferencia de que el protagonista es él.

Por cierto, cuando Ben-Gurion le despidió le dijo:
—Adiós joven. Espero que le haya parecido interesante. Y que siga sonriéndole “la suerte”.

Lee y disfruta de un fragmento del libro.

frederick-forsyth

Frederick Forsyth

El autor:
Frederick Forsyth nació en  Ashford, Reino Unido, 25 de agosto de 1938; el maestro del suspense internacional, nos presenta la historia más fascinante de cuantas ha escrito: la suya. Frederick Forsyth es uno de los autores marca de Plaza & Janés y es un éxito de ventas mundial con sus numerosos thrillers. Aquí nos relata su vida, tan fascinante como sus novelas. Una mirada muy personal a una vida tan exótica que parece irreal. Es ex piloto de la RAF y periodista de investigación, modernizó el género del thriller cuando publicó Chacal, una novela que combina a la perfección la documentación periodística con un estilo narrativo ágil y rápido. Vive en Hertfordshire, Inglaterra.

El libro:
El intruso (título original: The outsider. My life in intrigue, 2016) ha sido publicado por el Sello Plaza & Janés en su Colección Éxitos. Traducido del inglés por Eduardo Iriarte Goñi, 2016. Encuadernado en tapa dura con sobrecubierta, tiene 350 páginas.

Cómpralo a través de este enlace con Casa del Libro.

Para saber más:
http://www.frederickforsyth.co.uk/

Deja un comentario

Archivado bajo Biografías, Literatura, Literatura, Narrativa